Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Cassini se despide de Saturno para siempre

Rodrigo Isasi Arce

Foto: NASA

Tras 20 años de servicio espacial, la nave Cassini se retira por todo lo grande. El 15 de septiembre la sonda cruzará por última vez el espacio entre Encélado, el anillo F, el más externo y Saturno, y se lanzará contra su atmósfera, transmitiendo los datos sobre la entrada mientras pueda. Cuando se encuentre a 1.500 kilómetros de sobre la superficie del planeta gasesoso, dirá sus últimas palabras y se perderá la señal. La misión Cassini-Huygen, un proyecto de cooperación entre la NASA, la ESA y la agencia espacial italiana (ASI), es una de las más importantes. Gracias a la nave Cassini se ha podido comprobar la Teoría de la relatividad, descubrir nuevas lunas en torno a Saturno, observar como nunca sus anillos e incluso detectar moléculas y compuestos muy prometedores en las lunas Encélado y Titán. Su “gran final”, previsto para las 12:30 horas, se puede seguir en directo a través de la NASA.

Puesta en órbita en 1997 desde Cabo Cañaveral, su andadura en torno a Saturno comenzó en 2004, cuando la misión internacional Cassini-Huygens llegó al planeta. Hasta entonces, este gigante gaseoso, su intrincado sistema de anillos y sus enigmáticas lunas constituían un gran misterio para la ciencia. El 14 de enero de 2005, la sonda Huygens de la ESA desveló lo que se ocultaba bajo la densa atmósfera de la mayor luna saturniana, Titán, al efectuar el primer aterrizaje exitoso sobre un cuerpo del Sistema Solar exterior.

Cassini se despide de Saturno para siempre 3
Anillos de Saturno. Imagen tomada por Cassini en agosto de 2017 | Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Cassini es la primera nave que se ha quedado en órbita alrededor del planeta y lo ha estudiado pacientemente durante 13 años, pero la NASA ha decidido poner fin a su gran labor. La misión finaliza porque su combustible se está agotando. Para garantizar la puesta fuera de servicio segura de la nave y evitar un impacto no planificado en alguno de los satélites helados, como Encélado y su inmaculado océano, Cassini se dirigirá al propio planeta gaseoso, donde la enorme presión atmosférica la triturará rápidamente.

Cassini se despide de Saturno para siempre 5
La nave Cassini lista para ser enviada al espacio | Foto: NASA/JPL

Durante la inmersión final en Saturno, la sonda no tomará imágenes ya que la velocidad de transmisión de datos necesaria para enviar imágenes es demasiado alta e impediría que se devuelvan otros datos científicos de alto valor. Como la propia ESA indica, las imágenes finales se tomarán el 14 de septiembre y, previsiblemente, incluirán fotografías de Titán, Encélado, el satélite menor ‘Peggy’, una hélice en los anillos y un montaje en color del planeta y sus anillos, incluyendo la aurora del polo norte.

Cassini se despide de Saturno para siempre 7
Huracán en el Polo Norte de Saturno. Imagen tomada por Cassini en 2013 | Foto: NASA/JPL

En sus 13 años de odisea en el sistema saturniano, Cassini ha efectuado 127 sobrevuelos cercanos en Titán, incluyendo el cartografiado por radar de su superficie y el descubrimiento de numerosos lagos y mares de hidrocarburos que prueban la existencia de un océano global de agua bajo su gruesa corteza, así como un atmósfera repleta de sustancias prebióticas. Tal y como asegura la ESA, se cree que la atmósfera de Titán sería similar a la de la Tierra antes de que se desarrollase la vida, por lo que podría considerarse un laboratorio a escala planetaria para comprender las reacciones químicas que desencadenaron la vida en nuestro planeta.

Cassini se despide de Saturno para siempre 1
Imagen de Saturno al amanecer tomada por Cassini en julio de 2017 | Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

En 2004, Huygens se posó sobre la superficie helada de Titán, salpicada de guijarros, y continuó transmitiendo datos a la nave nodriza durante 72 minutos, hasta que Cassini desapareció en el horizonte. Estos datos constituyen un tesoro único de mediciones in situ que los científicos aún siguen estudiando a día de hoy.

A lo largo de las dos horas y media que duró su descenso en paracaídas, fueron apareciendo entre la bruma formaciones extraordinariamente parecidas a las costas y sistemas fluviales de la Tierra. No obstante, dadas las temperaturas superficiales de unos -180 ºC, en lugar de agua, estas figuras habían sido excavadas por metano, un compuesto orgánico simple.

Cassini se despide de Saturno para siempre 9
Cassini captura la primera imagen en alta resolución del hemisferio brillante de la luna de Saturno, Iapetus, en 2007 | Foto: NASA/JPL/Space Science Institute

En origen, Cassini-Huygens era una misión destinada a durar apenas cuatro años, pero ante su excelente comportamiento, y aprovechando una posición única entre los satélites artificiales, las agencias decidieron extender el servicio de Cassini, en 2008, hasta 2017. Cassini se despide de Saturno, pero su legado queda para siempre.

Continúa leyendo: La inteligencia artificial que detecta si eres homosexual con una foto

La inteligencia artificial que detecta si eres homosexual con una foto

Néstor Villamor

Foto: Toru Hanai
Reuters

¿Está depilado y se maquilla? ¿Está obsesionada con el fútbol y lleva el pelo corto? Ciertos estereotipos más o menos afortunados pueden permitir, a ojo de buen cubero, advertir si alguien es homosexual. Pero esta sabiduría callejera se ha quedado en la cuneta con la publicación de un estudio que expone que una herramienta de inteligencia artificial que utiliza técnicas de reconocimiento facial puede deducir si una persona es homosexual con solo una fotografía. Se trata de un programa informático que utiliza algoritmos que permiten reconocer ciertos rasgos faciales. El trabajo, elaborado por los investigadores Michal Kosinksi y Yilun Wang, de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, se ha publicado en el Journal of Personality and Social Psychology.

El programa, que no ha sido desarrollado por los científicos que firman el análisis -solamente lo utilizaron-, fue capaz de predecir con relativa precisión la homosexualidad de más de 35.000 personas utilizando fotos de perfil de una página de citas estadounidense. Con ver una sola imagen, la herramienta acertó en el 81% de los hombres y en el 74% de las mujeres. Con cinco fotos de cada persona, el programa acertó en un 91% de los casos masculinos y un 83% de los casos femeninos. Los humanos hacen un trabajo mucho peor a la hora de adivinar sexualidades ajenas, según el estudio. Cuando los investigadores pidieron a un grupo de personas que hicieran la misma tarea, con una sola fotografía, el resultado fue de un 61% de aciertos en el caso de los hombres y de un 54% de aciertos en el caso de las mujeres.

Diferencia fisiológica entre homosexuales y heterosexuales

Existen “rasgos faciales transitorios”, según los científicos que firman el proyecto, como distintos estilos de cuidado personal (dejarse barba o afeitarse, llevar el pelo corto o largo…) que distinguen a los homosexuales de los heterosexuales. Pero los investigadores también han encontrado también rasgos faciales “fijos”. En el caso de los hombres, los homosexuales tienen, según el estudio, “mandíbulas y mentones más pequeños, cejas más finas y frentes más grandes” que los heterosexuales. En el caso de las mujeres, las homosexuales tienen los rasgos opuestos.

El trabajo pone sobre la mesa el debate sobre el origen de la orientación sexual. ¿Es innata o adquirida? Actualmente, el consenso científico general es que la sexualidad es producto de una combinación de ambos factores, pero no existen pruebas concluyentes.

Dilema ético

“Estos descubrimientos hacen avanzar nuestra comprensión sobre los orígenes de la orientación sexual y los límites de la percepción humana”, consideran Kosinki y Yilun. Pero también presentan un problema: que alguien pueda utilizar esta tecnología para invadir la privacidad ajena. ¿Y si un marido receloso utilizara esta inteligencia artificial con una foto de su mujer, sospechando que es lesbiana? ¿Y si esa misma mujer la utilizara con su hijo adolescente para intentar corregir su orientación si resulta ser gay? ¿Y si ese mismo adolescente la utilizara con algún compañero de clase para hacerle bullying? Pero aparte de conflictos más o menos cotidianos, hay un dilema ético mayor, que los propios investigadores reconocen: “Dado que empresas y gobiernos están utilizando cada vez más los algoritmos de visión informática para detectar rasgos íntimos de la gente, nuestros descubrimientos exponen una amenaza para la intimidad y seguridad de hombres y mujeres homosexuales”.

Es lo que preocupa a diversas organizaciones LGTB estadounidenses, que han criticado duramente la publicación del estudio. Este martes, la Campaña por los Derechos Humanos (HRC, por sus siglas en inglés) y la Alianza de Gays y Lesbianas contra la Difamación (GLAAD), han emitido un comunicado en el que exponen distintos motivos por los que desacreditan la investigación. Son los siguientes:

  • “El estudio no tuvo en cuenta individuos no blancos
  • El estudio no verificó de forma independiente información crucial, incluyendo edad y orientación sexual, y le dio valor a información que aparece en perfiles de citas online
  • El estudio asumió que no había diferencia entre orientación sexual y actividad sexual, lo cual es incorrecto
  • El estudio asumió que solo había dos orientaciones sexuales -homosexual y heterosexual- y no tiene en cuenta a los individuos bisexuales
  • La investigación expone: ‘Fuera del laboratorio, la tasa de precisión podría ser mucho más baja’ (el laboratorio = ciertas páginas de citas) y es 10 puntos menos preciso para las mujeres
  • El estudio dice detectar a hombres gays a partir de una piscina de fotos de webs de citas con una precisión del 81%. Aunque esto fuera cierto dados los errores arriba mencionados, todavía significa que los hombres heterosexuales, por lo tanto, podrían ser identificados como gays cerca del 20% de las veces
  • El estudio revisó características superficiales en las fotos de hombres y mujeres heterosexuales en webs de citas, como el peso, el peinado y la expresión facial”

Sin embargo, GLAAD le da la suficiente credibilidad como para “aplaudir” la decisión de la Universidad de Stanford de someter el estudio a una “revisión ética” tras el revuelo generado por el posible uso negligente de esta tecnología. A fin de cuentas, la policía para e incluso dice que mata en función de la raza del individuo. ¿Qué ocurriría si utilizara esta herramienta la policía de Chechenia, donde se ha denunciado la existencia de campos de concentración para homosexuales?

Continúa leyendo: Si la música te eriza la piel, quizá sea porque tienes un don especial

Si la música te eriza la piel, quizá sea porque tienes un don especial

Redacción TO

Foto: Huyen Do
Unsplash

Si amas la música, si ciertas canciones hacen que un escalofrío recorra tu cuerpo, significa que tienes una sensibilidad genuina. Hay canciones con las que ocurre. Digamos, por ejemplo, la versión que hizo Jeff Buckley de la canción Hallelujah, de Leonard Cohen.

Probablemente creas y des por hecho que todo el mundo puede sentirse de esta manera, pero la ciencia lo desmiente. El científico Matthew Sachs, antiguo alumno de Harvard, empleó un año en el estudio de los efectos de la música en nuestro cuerpo y del origen y punto de partida del escalofrío. Lo que descubrió tras examinar minuciosamente –en un sentido cerebral– a 20 personas es que solo 10 de ellas, la mitad, reconocían esta sensación con alguna canción en concreto. Las conclusiones se publicaron en la revista especializada Neuroscience.

Unas de las entrevistadas se llama Alissa Der Sarkissian, a quien analizan mientras escucha la canción Nude, de Radiohead. “Puedo sentir cómo mi respiración sigue el ritmo de la canción”, dice. “Mi corazón late más despacio y me siento como dentro de la melodía”. Der Sarkissian es investigadora en el Instituto de Cerebro y Creatividad de la Universidad de California del Sur, y detalla todo lo que la música le lleva a experimentar.

El estudio prueba que la otra mitad de los entrevistados fue incapaz de sentir emociones con tanta intensidad. Sachs continuó investigando y determinó que las personas de un grupo y la de otro presentaban estructuras cerebrales bien distintas. Sachs pudo advertir que aquellas que tenían un volumen mayor de fibras conectando la corteza auditiva con las áreas que procesan las emociones tenían una mejor conexión, lo cual derivaba en una mayor sensibilidad.

Ahora bien, este experimento científico tiene un margen de error significativo: el científico es incapaz de asegurar si los escalofríos proceden de la propia música o de algún recuerdo concreto que la música evoca. Sachs aspira a ir más allá en sus investigaciones, como cuenta la revista Quartz, y espera llegar a concluir cuál es la casilla de salida de esta sensación. Él mismo reconoce que 20 personas suponen, todavía, una muestra poco representativa.

 1
La música tiene propiedades terapéuticas. | Foto: Mike Wilson/Unsplash

Si has escuchado la canción de Jeff Buckley, quizá hayas experimentado algo parecido. El poder de la música es evocador. En gran medida, es por este tipo de reacciones que Sachs vive convencido de la capacidad terapéutica de la música. La música puede ser el camino hacia la relajación, y hacer música en grupo mejora las cualidades sociales y de trabajo en equipo. “Uno de las razones principales por las que la gente se pone música y la escucha es que necesita poner en orden sus emociones”, señala Sachs en una entrevista a The Guardian.

Sachs cree que infravaloramos los efectos potenciales de la música. El científico sostiene que la depresión nos quita la capacidad de “experimentar placer” con las cuestiones cotidianas, pero cree tener una solución a estos males: “Podrías utilizar la música con un terapeuta para explorar tus sentimientos”. Sachs cree profundamente que la música puede ir más allá y curar incluso desórdenes maniático-depresivos. Sachs está seguro de que el poder de la música no tiene límites.

Continúa leyendo: Un adolescente con un amigo íntimo será un adulto más sano

Un adolescente con un amigo íntimo será un adulto más sano

Redacción TO

Foto: Cole Hutson
Unsplash

Suele verse a un adolescente con una nutrida pandilla de colegas como alguien popular y con muchas habilidades sociales y a uno con un amigo íntimo con el que pasa todo el tiempo como a uno más introvetido e impopular. Pero un estudio publicado en la revista Child Development (Desarrollo infantil) muestra que los chavales de 15 y 16 años con una amistad cercana en lugar de un amplio grupo de amigos con los que mantiene relaciones menos estrechas tendrán a los 25 años niveles más altos de autoestima y niveles más bajos de ansiedad social y depresión. Los adolescentes más populares, por contra, muestran, según la investigación, mayores niveles de ansiedad en su juventud.

El estudio, liderado por Rachel K. Narr, doctoranda en Psicología Clínica en la Universidad de Virginia, estudió a 169 personas durante 10 años, entre los 15 y los 25. La muestra era diversa: los chicos tenían razas, etnias y procedencias socioeconómicas diferentes. Los investigadores realizaron el estudio en dos fases: una ronda de entrevistas a los jóvenes en su adolescencia y otra a los 25 años. En ambos casos, los investigadores les preguntaron quiénes eran sus amigos más cercanos y les realizaron preguntas sobre sus amistades en general. También les hicieron preguntas sobre su estado psicológico general: los interrogaron sobre sus niveles de ansiedad y de aceptación social, sobre su autoestima y si tenían síntomas de depresión.

Tras asegurarse de que cuando los jóvenes hablaban de “mejores amigos” realmente se referían a amistades muy cercanas y de contrastar con otras fuentes que aquellos que decían que eran populares realmente lo eran, triangularon las respuestas obtenidas. Fue así como llegaron a la conclusión de que los que tenían una amistad cercana mostraban diferencias psicológicas con los que tenían un grupo de amigos amplio pero con menos intimidad.

Un adolescente con un amigo íntimo será un adulto más sano 1
Tener un amplio grupo de amigos no tan cercanos en la adolescencia se relaciona con mayores niveles de ansiedad social en el futuro. | Foto: Luke Porter / Unsplash

El estudio apoya las tesis de estudios anteriores, que mostraban que existen dos tipos de popularidad, según un estudio del que se hace eco la publicación estadounidense Quartz. Se puede ser amigable y fiable y así atraer a las demás personas, o se puede atraer a las personas para ser popular y ganar mayor aceptación y consideración social (estos últimos son más proclives a padecer problemas de depresión y de ansiedad y a las adicciones).

Y eso fue precisamente lo que estudiaron Narr y su equipo, “la posibilidad de que establecer amistades cercanas en la adolescencia es una tarea de desarrollo fundamental y por lo tanto será más predictiva de resultados psicológicos positivos a largo plazo que simplemente buscar convertirse en una compañía deseable dentro de un grupo grande de compañeros”. Y la conclusión es que, “en general, los adolescentes con amistades íntimas de alta calidad presentan niveles más altos de felicidad general que aquellos que no las tienen”. Esto ocurre, “en parte, porque las amistades íntimas parecen aumentar la sensación de unicidad de un individuo”. Por el contrario, “la atención que lleva a un joven a sentirse único y especial puede ser más difícil de obtener en un grupo mayor”, concluye el estudio. “Además, se han encontrado conexiones entre las amistades duales cercanas (pero no entre aceptación y competencia a escala grupal) y un desarrollo del ego más avanzado entre los jóvenes”.

Continúa leyendo: Por qué la gente solitaria compra marcas con rostros

Por qué la gente solitaria compra marcas con rostros

Redacción TO

Foto: Pat Wellenbach
AP

Hay técnicas de marketing deslumbrantes. Un estudio acaba de revelar que las personas solteras o solitarias se decantan casi de una manera intuitiva e involuntaria por aquellos productos cuyas marcas sean rostros –véase Starbucks, Pringles, Kentucky Fried Chicken o Don Limpio…–. “Los logotipos pueden llenar ese vacío que los consumidores experimentan por su desconexión social”, explica Bettina Cornwell, profesora de marketing en la Universidad de Oregón, en Estados Unidos.

Y continúa: “Cuando esa persona ve una cara en el producto, su preferencia hacia la marca aumenta”.

Starbucks, una de las marcas con un logo identificable como rostro. | Foto: Mohammad Khursheed/Reuters

El descubrimiento, publicado en el European Journal of Social Social Psychology y recogido por la revista de divulgación científica Futurity, es una reafirmación contundente sobre la interdependencia de las personas y el anhelo constante de estar acompañados y vivir en comunidad. Cuando una persona pierde esa conexión fundamental, busca maneras desesperadas de cubrir los vacíos. Y esto se revela incluso en nuestra elección en los supermercados.

“Algunas investigaciones anteriores vinculan esa necesidad de relacionarnos con nuestro comportamiento como consumidores, pero se extraen pocas conclusiones sobre el rol que desempeñan los logotipos en nuestra predilección por una marca u otra”, sostiene Ulrich R. Orth, director de la investigación profesor de la Universidad de Kiel, en Alemania, que continúa: “Nuestro estudio demuestra que ver una cara aumenta el gusto del consumidor sobre esa marca, sobre todo si se sienten solos”.

Apenas importa que sonría o no; el elemento decisivo responde a la morfología en sí, a la silueta. Incluso cuando el rostro es más una representación abstracta que el calco preciso de un rostro. Este proceso, conocido como antropomorfismo, es innato a los humanos y no pasa desapercibido para los profesionales del marketing y la publicidad.

“La falta de relaciones interpersonales motiva a la gente a buscar activamente otras fuentes de conexión con la sociedad”, argumenta Cornwell. “Esto explica que las personas que se sienten solas sean más propensas a ver rostros en las imágenes”. Es una reacción a ese deseo de conocer, a esa voluntad de relacionarnos con los otros. Y consiguieron demostrarlo a través de un estante con varias botellas de vino, cada una con un diseño de marca.

Algunos ejemplos de botellas empleadas en el experimento. | Fuente: Futurity/CC

Emplearon hasta 45 etiquetas diferentes con siete niveles distintos, marcados en función de lo fácil que resultara su asociación a un rostro humano. El experimento concluyó validando la hipótesis inicial, que las caras nos acercan al producto, y los autores del mismo defienden que los hallazgos son importantes para el sector publicitario, que pueden encontrar en el perfil del consumidor solitario todo un nicho de mercado.

Con todo, los autores se esfuerzan por resaltar que estos conocimientos también pueden ser exprimidos por las instituciones públicas, que pueden comprender mejor la vulnerabilidad de los consumidores ante las multinacionales, y las organizaciones caritativas, que pueden alcanzar con mayor efectividad el corazón de las personas, tal y como explica Cornwell:

“Las organizaciones benéficas y sin ánimo de lucro pueden extraer información importante de estos hallazgos, que les ayudarán a servir a sus comunidades. Si eligen usar una cara sobre otra imagen, tendrán más probabilidades de conectar con otras personas y compartir su misión”.

TOP