Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Cassini se despide de Saturno para siempre

Rodrigo Isasi Arce

Foto: NASA

Tras 20 años de servicio espacial, la nave Cassini se retira por todo lo grande. El 15 de septiembre la sonda cruzará por última vez el espacio entre Encélado, el anillo F, el más externo y Saturno, y se lanzará contra su atmósfera, transmitiendo los datos sobre la entrada mientras pueda. Cuando se encuentre a 1.500 kilómetros de sobre la superficie del planeta gasesoso, dirá sus últimas palabras y se perderá la señal. La misión Cassini-Huygen, un proyecto de cooperación entre la NASA, la ESA y la agencia espacial italiana (ASI), es una de las más importantes. Gracias a la nave Cassini se ha podido comprobar la Teoría de la relatividad, descubrir nuevas lunas en torno a Saturno, observar como nunca sus anillos e incluso detectar moléculas y compuestos muy prometedores en las lunas Encélado y Titán. Su “gran final”, previsto para las 12:30 horas, se puede seguir en directo a través de la NASA.

Puesta en órbita en 1997 desde Cabo Cañaveral, su andadura en torno a Saturno comenzó en 2004, cuando la misión internacional Cassini-Huygens llegó al planeta. Hasta entonces, este gigante gaseoso, su intrincado sistema de anillos y sus enigmáticas lunas constituían un gran misterio para la ciencia. El 14 de enero de 2005, la sonda Huygens de la ESA desveló lo que se ocultaba bajo la densa atmósfera de la mayor luna saturniana, Titán, al efectuar el primer aterrizaje exitoso sobre un cuerpo del Sistema Solar exterior.

Cassini se despide de Saturno para siempre 3
Anillos de Saturno. Imagen tomada por Cassini en agosto de 2017 | Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

Cassini es la primera nave que se ha quedado en órbita alrededor del planeta y lo ha estudiado pacientemente durante 13 años, pero la NASA ha decidido poner fin a su gran labor. La misión finaliza porque su combustible se está agotando. Para garantizar la puesta fuera de servicio segura de la nave y evitar un impacto no planificado en alguno de los satélites helados, como Encélado y su inmaculado océano, Cassini se dirigirá al propio planeta gaseoso, donde la enorme presión atmosférica la triturará rápidamente.

Cassini se despide de Saturno para siempre 5
La nave Cassini lista para ser enviada al espacio | Foto: NASA/JPL

Durante la inmersión final en Saturno, la sonda no tomará imágenes ya que la velocidad de transmisión de datos necesaria para enviar imágenes es demasiado alta e impediría que se devuelvan otros datos científicos de alto valor. Como la propia ESA indica, las imágenes finales se tomarán el 14 de septiembre y, previsiblemente, incluirán fotografías de Titán, Encélado, el satélite menor ‘Peggy’, una hélice en los anillos y un montaje en color del planeta y sus anillos, incluyendo la aurora del polo norte.

Cassini se despide de Saturno para siempre 7
Huracán en el Polo Norte de Saturno. Imagen tomada por Cassini en 2013 | Foto: NASA/JPL

En sus 13 años de odisea en el sistema saturniano, Cassini ha efectuado 127 sobrevuelos cercanos en Titán, incluyendo el cartografiado por radar de su superficie y el descubrimiento de numerosos lagos y mares de hidrocarburos que prueban la existencia de un océano global de agua bajo su gruesa corteza, así como un atmósfera repleta de sustancias prebióticas. Tal y como asegura la ESA, se cree que la atmósfera de Titán sería similar a la de la Tierra antes de que se desarrollase la vida, por lo que podría considerarse un laboratorio a escala planetaria para comprender las reacciones químicas que desencadenaron la vida en nuestro planeta.

Cassini se despide de Saturno para siempre 1
Imagen de Saturno al amanecer tomada por Cassini en julio de 2017 | Foto: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

En 2004, Huygens se posó sobre la superficie helada de Titán, salpicada de guijarros, y continuó transmitiendo datos a la nave nodriza durante 72 minutos, hasta que Cassini desapareció en el horizonte. Estos datos constituyen un tesoro único de mediciones in situ que los científicos aún siguen estudiando a día de hoy.

A lo largo de las dos horas y media que duró su descenso en paracaídas, fueron apareciendo entre la bruma formaciones extraordinariamente parecidas a las costas y sistemas fluviales de la Tierra. No obstante, dadas las temperaturas superficiales de unos -180 ºC, en lugar de agua, estas figuras habían sido excavadas por metano, un compuesto orgánico simple.

Cassini se despide de Saturno para siempre 9
Cassini captura la primera imagen en alta resolución del hemisferio brillante de la luna de Saturno, Iapetus, en 2007 | Foto: NASA/JPL/Space Science Institute

En origen, Cassini-Huygens era una misión destinada a durar apenas cuatro años, pero ante su excelente comportamiento, y aprovechando una posición única entre los satélites artificiales, las agencias decidieron extender el servicio de Cassini, en 2008, hasta 2017. Cassini se despide de Saturno, pero su legado queda para siempre.

Continúa leyendo: La NASA captura un enorme bloque de hielo despegándose de la Antártida

La NASA captura un enorme bloque de hielo despegándose de la Antártida

Redacción TO

Foto: NASA

Una parcela del tamaño de Sicilia comenzó el año amenazando con separarse definitivamente de la Antártida, y esa amenaza terminó por cumplirse en el pasado mes de julio. Hasta ahora, las únicas imágenes que nos habían llegado del iceberg A-68 nos llegaron vía satélite. Esto se debe a la oscuridad que reina en esta época del año. Sin embargo, con el retorno del sol a la llegada del verano, se han sucedido los vuelos por encima del continente y se ha podido ver por primera vez el iceberg gigante.

La NASA se ha encargado de difundir algunas de estas imágenes, que muestran una realidad temible. “Este es un gran cambio: los mapas tendrán que volver a dibujarse“, comentó el investigador Adrian Luckman, de la Universidad de Swansea, al diario The New York Times.

En la página web de la agencia espacial, la experta científica Katheryn Hansen escribió el pasado 12 de noviembre: “Sabía que vería un iceberg del tamaño de Delaware, pero no estaba preparada para el impacto de verlo desde el aire. La mayor parte de los icebergs que he visto parecen relativamente pequeños y compactos. Este no es el caso. Este (A-68) es tan vasto que parece que siga formando parte del continente”.

Continúa leyendo: ¿Por qué sufrimos tanto con el dolor de cabeza?

¿Por qué sufrimos tanto con el dolor de cabeza?

Redacción TO

Foto: Carolina Heza
Unsplash

Hay una razón por la que el dolor de cabeza se nos hace tan insoportable. O el de muelas. O el de ojos. Todo se debe a que las neuronas sensoriales que trabajan en la cabeza y la cara están directamente conectadas con uno de los principales ejes de señalización emocional del cerebro. Esto no quiere decir que el resto de partes del cuerpo no lo estén, sino que lo están de manera indirecta.

Al menos así lo demuestra un estudio de la Universidad de Duke, cuyas conclusiones podrían ser fundamentales en el desarrollo de tratamientos más efectivos contra el dolor craneofacial. Especialmente interesante en el caso de los dolores de cabeza crónicos y en el dolor facial neuropático.

“Habitualmente los médicos se centran en atacar la sensación de dolor, pero se ha evidenciado que lo que necesitamos abordar son los aspectos emocionales del dolor”, sostiene Fan Wang, uno de los responsables de la investigación y profesor de Neurobiología y Biología Celular en la Universidad de Duke, en unas declaraciones recogidas por el portal especializado Futurity.

¿Por qué sufrimos tanto con el dolor de cabeza? 2
El profesor Steve Gentleman, sosteniendo un ejemplar de cerebro humano. | Foto: Neil Hall/Reuters

Hay que tener en cuenta que son dos grupos de neuronas las que se ocupan de trasladar las señales de dolor desde el cuerpo hasta el cerebro, y que es posible que las neuronas de la cabeza sean más sensibles al dolor que las neuronas del resto del cuerpo. Con todo, estas diferencias de sensibilidad no explicarían una mayor sensación de miedo o de sufrimiento físico en la cabeza que en el cuerpo, de acuerdo con Wang.

“Tenemos la primera explicación biológica de por qué este tipo de dolor puede ser mucho más doloroso”

Las resonancias magnéticas vendrían a demostrar estos supuestos, ilustrando una mayor actividad en la región cerebral de la amígdala –involucrada en las experiencias emocionales– y coincidiendo con los relatos de los pacientes que confiesan un mayor sufrimiento con el dolor de cabeza que con el dolor corporal. “Parece activar el sistema emocional más extensamente”, dice Wang, que guarda ciertas reservas. “Pero lo que siguen sin estar claros son los mecanismos subyacentes”.

¿Por qué sufrimos tanto con el dolor de cabeza? 1
El presidente suizo, Johann Schneider-Ammann, y su homólogo portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, durante una explicación científica sobre el cerebro humano en el Centro Wyss, en Ginebra. | Foto: Denis Balibouse/Reuters

En esta investigación también participó Wolfgang Liedtke, profesor de Neurología en el Centro Médico de la Universidad de Duke, quien comparte el optimismo de Wang: “Tenemos la primera explicación biológica de por qué este tipo de dolor puede ser mucho más doloroso desde un punto de vista emocional que otros”. Y continúa: “Este estudio abre la puerta no solo hacia una comprensión más profunda del dolor crónico en la cabeza, sino también hacia una traducción en tratamientos que ayuden a los pacientes”.

Son los casos de quienes padecen cefaleas o neuralgias del trigémino, por ejemplo. En algunas circunstancias el dolor es tan severo que los pacientes buscan soluciones drásticas, como cortar las vías neuronales que conectan con el cerebro y transportan la sensación de dolor. A veces ni siquiera está vía es efectiva. Liedtke confía en que sea cuestión de tiempo poner fin a esta circunstancia.

Continúa leyendo: Un experimento con gusanos nos sugiere por qué somos adictos al tabaco

Un experimento con gusanos nos sugiere por qué somos adictos al tabaco

Redacción TO

Foto: Eriko Sugita
Reuters

Los gusanos, igual que los seres humanos, pueden ser adictos a la nicotina. Y, como tal, padecen los síntomas de la abstinencia. Por esta razón, un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan ha empleado gusanos –Caenorhabditis elegans– para comprender los mecanismos de la adicción. Las conclusiones son esperanzadoras.

A partir de un supuesto genético que los científicos han ignorado hasta hoy, el equipo de Shawn Xu ha determinado que unas pequeñas moléculas llamadas microRNAs son esenciales en la forma en que estos invertebrados desarrollan dependencia de la nicotina y reacciones de abstinencia.  El motivo de este olvido nunca fue voluntario: el equipo de Xu, a diferencia de otros equipos, no obvió un paso previo en el proceso de codificación genética.

Esta circunstancia les permitió advertir que había unos genes implicados en un proceso que, en último término, implicaba la producción de proteínas receptoras de nicotina, las microRNAs, que participan en la sintonización de la expresión génica. El resto de científicos había desestimado durante años que este mecanismo fuera importante en la creación de la dependencia. Sin embargo, Xu encontró que aquellas conclusiones se habían alcanzado con técnicas menos sofisticadas que las actuales, tal y como publica el portal especializado Futurity.

Un experimento con gusanos nos sugiere por qué somos adictos al tabaco
Un ejemplar de C. elegans, observado en un laboratorio. | Foto: Reuters

“Estamos viendo un vínculo evidente entre la nicotina, el microRNA, las proteínas receptoras y las reacciones de dependencia que provoca la nicotina”, dice Jianke Gong, compañero de Xu y uno de los autores del estudio.

El laboratorio de Xu demostró anteriormente que mamíferos y gusanos comparten respuestas conductuales derivadas del consumo de nicotina. Y no solo eso, sino que mamíferos y gusanos tienen genes comunes. Esto explica que las conclusiones obtenidas esta vez en gusanos puedan aplicarse a los mamíferos. Los gusanos serían, por tanto, un buen modelo genético sobre el que experimentar.

Xu confía en que este hallazgo sirva como impulso para replantearse el papel de las moléculas microRNA en la adicción de los mamíferos a la nicotina. “La gente creía que la cuestión estaba resuelta”, dice Xu. También deposita sus esperanzas en que sean útiles para comprender mejor los motivos de la dependencia y seguir, así, avanzando en la lucha contra el tabaco. Una adicción que en España mata a 60.000 personas cada año.

Continúa leyendo: ¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 para averiguarlo

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 para averiguarlo

Redacción TO

Aruni Bhatnagar es un profesor de medicina con un sueño: probar que los árboles pueden tener un impacto directo en la mejora de nuestra salud. Bhatnagar trabaja en la Universidad de Louisville (Estados Unidos) y cree firmemente que la contaminación del aire provoca riesgos cardiovasculares que los árboles pueden prevenir. El enfoque del proyecto es plantar miles de ejemplares para que estos reduzcan la contaminación, y entonces se reduzcan los riesgos de enfermedades cardíacas; por lo que en un futuro, los árboles incluso podrían sustituir a determinadas medicaciones. Para comprobarlo Aruni Bhatnagar ha convertido su sueño en un proyecto de investigación, el Green Heart Project. Esta iniciativa la lleva a cabo con la Universidad de Louisville, la asociación de Conservación de la Naturaleza y el Instituto de Aire, Agua y Suelo Limpios. Juntos quieren probar la correlación directa entre salud cardiovascular y naturaleza.

El proyecto consiste en plantar 8.000 nuevos árboles nativos de Kentucky en un área de Louisville en la que viven 22.000 habitantes. La iniciativa cuenta con una financiación de 14,5 millones de dólares. “El proyecto es esencialmente un estudio controlado a escala de vecindario”, señala Ted Smith, cofundador del Instituto de Aire, Agua y Suelo Limpios. Se trata de una agresivo plan de reverdecimiento que debería eliminar la contaminación del aire, según sus organizadores.

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 ejemplares para averiguarlo
Bosque cruzado por una carretera en Estados Unidos. | Foto: Will Suddreth/Unsplash

Los ejemplares que se van a trasplantar son grandes árboles autóctonos que pueden superar los nueve metros de altura. Además de estos árboles, se colocarán arbustos y otras plantas donde puedan absorber mejor la contaminación del aire que daña los pulmones, como a lo largo de autopistas y otras vías transitadas dentro del área de estudio. “Se va a convertir en un laboratorio urbano realmente único”, explica a USA Today Chris Chandler, director de conservación urbana de The Nature Conservancy en Kentucky.

Controles periódicos a la población

Durante los próximos cuatro años, a los habitantes que vivan en estas nuevas áreas verdes se les hará controles periódicos para comprobar las posibles mejoras en su salud. “Serían los primeros datos que muestran de forma definitiva la causalidad entre naturaleza y salud. Solo se han hecho estudios correcionales en el pasado [que dependían de más variables], lo que suponía un problema real para los amantes de la naturaleza. Que plantar árboles tiene un impacto directo en la salud no está basado en ningún estudio empírico“, asegura Smith.

La salud de las personas que viven cerca de la vegetación recién plantada se comparará con la de aquellos que viven en otras partes del área de estudio. “No ha habido otros estudios como este, donde se monitoree la salud de las personas antes, durante y después de una importante plantación de árboles“, sostiene el profesor Bhatnagar a USA Today. “En lugar de darle una pastilla a alguien, les estamos dando verdor”, añade Chris Chandler.

¿Mejoran los árboles nuestra salud? Una ciudad de EEUU planta 8.000 ejemplares para averiguarlo 1
Vista área de un bosque. | Foto: Noah Silliman/Unsplash

Además de estudiar la salud cardiovascular, los investigadores también planean ver si hay algún cambio en las tasas de criminalidad, el estrés, la economía y otros resultados sociológicos, puesto que algunos estudios sugieren que los árboles también pueden ayudar en esas áreas.

Los organizadores reconocen que “no es un proyecto pequeño, no es un proyecto rápido y puede no funcionar“, pero “es importante”. Hasta que descubramos los resultados, es bastante excitante pensar que la clave para mejorar la salud de nuestro corazón está escondida en la naturaleza.

TOP