Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Celtas Cortos: "Nos quedan muchas ganas de seguir haciendo música"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

“20 de abril del 90, hola chata ¿cómo estás?, te sorprende que te escriba, tanto tiempo es normal…”. Así comienza una de las canciones más conocidas del mítico grupo de folk rock Celtas Cortos. Y es que somos muchos los integrantes de la generación Y, y parte de la Z los que hemos crecido escuchando esta y otras canciones como La senda del tiempo. Han pasado muchos años desde ese “20 de abril del 90”, pero no por ello Celtas Cortos ha dejado de tocar. El grupo, que cumple 30 años este 2017, sigue dando guerra sobre los escenarios y ha ofrecido este jueves por la noche un concierto en la Sala Joy Eslava de Madrid.

Allá por el año 87 sacaban su primer disco, Así es como suena: folk joven, que publicaban junto con los grupos de folk Ágora y Yedra. Han sido 30 años de cambios en los componentes de la banda, en la que se mantienen fieles el guitarra y vocalista Jesús Cifuentes, Cifu, y el encargado del saxo y los whistles, Goyo Yeves.  Uno de sus temas reza: “No. No nos podrán parar somos Celtas Cortos con ganas de luchar”. Y eso es precisamente lo que parece, en estos 30 años, nada les ha detenido y hoy es el día en el que nos reciben encima de un escenario para ofrecer un nuevo bolo a sus incondicionales fans y comenzar la gira de su nuevo disco In Crescendo, grabado en directo con la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias. Son ya casi dos millones de discos vendidos en toda su historia y más de 2.000 conciertos a sus espaldas.

30 años de Celtas Cortos 1
Alberto García en la prueba de sonido | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Hablamos con Alberto García, que se incorporó al grupo en 1992 y que se encarga del violín y del trombón. Alberto lleva muchos años tocando el violín. Un cúmulo desafortunado de circunstancias en su vida no han sido suficientes para que abandonara la música; y es que con 31 años le diagnosticaron artritis psoriásica, una dolencia muy común que puede llegar a ser bastante invalidante dependiendo del grado de afección y del dolor que ésta provoque. Aún así, es el primero que se sube al escenario a dar lo mejor de sí mismo.

¿Qué ha cambiado en Celtas Cortos desde aquel 20 de abril del 90? 

Pues han cambiado muchas cosas. Los años te acaban abollando un poco la ingenuidad y la ilusión a borbotones que tienes cuando eres más joven, pero quedan muchas cosas de lo que era el grupo de entonces. Quedan muchas ganas de seguir haciendo música, canciones en común, que es el hilo conductor, es la esencia que nos mantiene juntos, aparte de una buena dosis de amistad. También han cambiado las vidas de todos, ya que la inmensa mayoría somos padres, y eso también va conformando la manera de estar en el grupo.

¿Cómo surgió el tema 20 de abril?

Bueno, eso fue una carta de amor que escribió Jesús (Cifuentes) a una destinataria y ahí se queda la cosa. Es algo anecdótico. Yo creo que la cuestión personal se puede obviar, es un desparramo de desamor hecho poesía y una manera de hacer música para nosotros, que es combinar una base más o menos rockera con una instrumentación más o menos folk. También fue una manera para nosotros de sentar las bases de como hacer música, aunque luego la hemos hecho de muchas otras maneras y mirando a muchos otros sitios.

30 años  sobre los escenarios ¿Tendremos Celtas para unos cuantos años más? 

Nosotros vamos a ir pasito a pasito y siempre hemos pensado que esto era una carrera de fondo y nos vamos planteando las etapas una a una. Ahora estamos pensando en la siguiente, que son unos ensayos en el mes de octubre, y no tardando demasiado hacer una grabación de eso. Hasta ese momento, cada uno va cocinando sus historias, grabando, proponiendo ideas que luego serán comunes. Eso es lo que tenemos ahora, aparte de acabar la gira enteros. La idea es tener un nuevo disco para el año que viene.

¿Qué hay de cierto en el origen de vuestro nombre?

Nuestro nombre tenía que ver con que muchos integrantes del grupo fumaban Celtas. Al haber Celtas largos y Celtas normales, la gente los llamaba ‘cortos’ y se aprovechó esa especie de complicidad con el público en general, ya que era un tabaco muy popular y tenía que ver mucho con lo que hacíamos musicalmente: usábamos la música celta, pero nos quedábamos cortos para hacer otro tipo de sonoridades, por lo que nos venía un poco como anillo al dedo.

 ¿Ya no se hace música como la de antes?

Yo creo que sí se hace música como la de antes, lo que pasa es que los canales para llegar al público han cambiado. Los mayoritarios se dedican algo más no se, es que la palabra “comercial” se queda corta; se dedican a lo básico, a llegar al público. Actualmente, por suerte, los canales de difusión de la música han cambiado y están prácticamente al alcance de cada uno de nosotros; otra cosa es saber cómo ofrecerte, ser un poco culebrilla para llegar a donde quieres llegar, dar mucho la tabarra y creértelo mucho.

 ¿Qué papel juega la tecnología?

La tecnología ha influido para mal y para bien, ha abaratado muchas cosas que tienen mucho valor, pero también ha abaratado, precisamente, la posibilidad de ser tu propio gestor y productor de tu música. Puedes ser un ente completamente autónomo.  Desde que la idea surge en tu cabeza, hasta que se estrella en el mejor de los sitios.  Esto es un arma de doble filo, hay que saber manejarla y no cortarse.

 ¿Qué decir del trabajo de Celtas Cortos?

Nosotros procuramos tener una coherencia con lo que a nosotros nos gusta, con lo que realmente hemos hecho, y con lo que consideramos que es digno para que el público lo escuche. No obstante, supongo que hay gente que en la música ve algo más aparte de lo puramente artístico y da más prioridad a la parte de mercadería de la música. Creo que en hacer girar todo al mismo tipo de música en todas las cadenas de radio, hay mucho de interés puramente comercial. Nosotros intentamos mantener por lo menos una buena dosis de interés por lo puramente artístico y lo que realmente a nosotros nos conmueve por dentro.

Aparte de Celtas Cortos, ¿Qué escucha Alberto? 

Pues escucho infinidad de cosas. Lo último que he escuchado con un poco de atención es un grupo que se llama Punch Brothers, que tienen violín, mandolina, banjo, contrabajo, guitarra y su vocalista canta muy bien el tío. También he escuchado una mandolinista que se llama Sierra Hull. No lo sé, la verdad es que estoy abierto a un montón de grupos. Es un espectro muy amplio el que me puede llegar a calar, necesito un poco de virtuosismo musical para que me llegue, pero estoy abierto a prácticamente cualquier tipo de música.

Continúa leyendo: El verano se va pero llega MadTown Days

El verano se va pero llega MadTown Days

Redacción TO

Foto: Ayman Saidi
Reuters

MadTown Days by Jim Beam amplía el cartel de su cuarta edición con una nueva confirmación: Nouvelle Vague, que tendrá lugar el 6 de noviembre en But.

El colectivo musical liderado por Marc Collin y Olivier Libaux lleva más de diez años girando por todo el mundo gracias a su exquisita mezcla de punk, new wave y jazz con ritmos bossa-nova, versionando clásicos de Joy Division, The Clash o The Cure, entre otros, y ayudando a lanzar al estrellato a jóvenes cantantes y músicos franceses.

Desde 2004 han vendido más de 1.5 millones de discos, lanzando en 2016 ‘I could be happy’, que estarán presentando en el ciclo.

Igualmente, MTD by Jim Beam contará con las actuaciones de Bomba Estéreo el 30 de agosto en La Riviera, Smile el 6 de octubre en Copérnico, Lucía Scansetti + Tom Forbes el 20 en Café Berlín, Delaporte el 21 en Icon Stage, Ukulele Clan Band + Bluestain el 28 en Siroco y Lichis el 4 de noviembre en Joy Eslava.

El verano se va pero llega Mad Town Days 1

Las entradas para todos los conciertos están disponibles en Ticketmaster y Ticketea, a excepción de Nouvelle Vague que lo estarán próximamente. Asimismo, se podrán adquirir tickets también en Wegow y tkt.es en los próximos días, aunque si queréis asistir a alguno de los conciertos, no lo penséis mucho ya que las entradas están volando.

MTD by Jim Beam, promovido por Radio Madrid, tiene como objetivo que la capital sea el centro representativo de diferentes ramas musicales dirigidas a los amantes del directo. Ha tenido lugar en 2015, 2016 y principios de 2017 con conciertos de los artistas nacionales e internacionales más destacados del indie, el soul y la electrónica, congregando a más de 25.000 personas. En esta ocasión, MTD se ha asociado con Jim Beam, el bourbon más vendido del mundo, del que los asistentes podrán degustar en todos los shows del ciclo.

Continúa leyendo: Elvis Presley: 7 cosas que quizá no conocías sobre el Rey

Elvis Presley: 7 cosas que quizá no conocías sobre el Rey

Jorge Raya Pons

Foto: AP Photo

La sombra de Elvis es alargada: no solo ha vendido entre 500 y 600 millones de discos —parece imposible dar una cifra exacta—, sino que se ha convertido en una referencia cultural básica del siglo XX. Con su pelo engrasado, los mechones meciéndose en su frente cuando movía las rodillas y las caderas. Antes de morir el 16 de agosto de 1977, hace 40 años, Elvis apenas podía respirar cuando se presentaba ante el público, obeso y cansado, pero conservaba ese atributo hipnótico y nada común de absorber todas las miradas. Desde entonces nadie ha conseguido alcanzarle y, a día de hoy, mantiene el trono del rock and roll.

Si quieres conocer un poco más sobre el Rey, te contamos siete cosas que quizá no conocías sobre él.

Continúa leyendo: Google celebra el 44º aniversario del nacimiento del hip-hop con un Doodle interactivo

Google celebra el 44º aniversario del nacimiento del hip-hop con un Doodle interactivo

Redacción TO

Foto: Google

Hace 44 años, el 11 de agosto de 1973, el Dj jamaicano Kool Herc en una fiesta en el Bronx utilizó dos platos para aislar el breakbeat de una canción, inspirando a la gente a soltarse en la pista cantando y bailando. Así, nacía el hip-hop tal y como lo conocemos.

En honor de esta fiesta histórica que tuvo lugar en una sala comunal del edificio 1520 Sedgwick Avenue del Bronx, Google ha realizado con Doodle interactivo para de esta forma celebrar los orígenes y la cultura del movimiento hip-hop.

Apenas el usuario entra en la página del buscador ve el logo de Google convertido en una pintada de grafitti, que ha sido diseñada por el legendario artista de graffitis, Cey Adams, en el que destaca un botón de ‘play’. Tras pulsar, el popular rapero de Yo! MTV Raps, Fab 5 Freddy, explica los orígenes de este estilo musical. “El 11 de agosto de 1973, un Dj llamado Kool Herc hizo una fiesta en el Bronx que cambió la música para siempre”, comenta Freddy antes de explicar que en esa fiesta nació el break.

Tras esta introducción, el buscador se transforma en una mesa de mezclas donde puedes elegir canciones clásicas de artistas como George Clinton, The Isley Brothers, Billy Squire o Betty Wright y personalizarlas usando controles deslizantes.

Aunque no es la primera vez que Google permite hacer música en un Doodle, Ryan Germick, de Google, ha apuntado en el blog de la compañía que este proyecto es uno de los más complicados “por las complejidades en torno a las animaciones”. Perla Campos, también doodlers, así llama la compañía al equipo de ilustradores que realizan los Doodles, también aseguraba que nunca hicieron una animación como esta “por los retos técnicos como por las voces que hemos incluido”.

Continúa leyendo: ¿Censuradito?

¿Censuradito?

Rafa Latorre

Si hay algo peor que nuestro escandalito diario es el escandalito sobre el escandalito, ese sofocón que se alimenta de los sofocos de los demás. Así ha ocurrido con el Instituto de la Mujer del País Vasco y su lista de canciones recomendadas para las fiestas. Uno se asoma al periódico y se imagina a Luis Fonsi como a Shostakovich, con la maleta hecha esperando aterrado de madrugada a la policía política.

En realidad ha sido una de tantas anécdotas que solo demuestran dos cosas: que en España hay organismos públicos ocupando su tiempo en elaborar playlists y que la incorrección política tiene unos engranajes muy parecidos a los de la corrección política. La ruedas dentadas de la hipervigilancia, la susceptibilidad y la precipitación.

El Instituto de la Mujer del País Vasco no pidió que censurasen Despacito y yo no he conseguido encontrar un solo entrecomillado de alguno de sus responsables que critique la letra de la canción. El organismo recomendó una serie de canciones que a mí no me apetece nada escuchar porque creo que no hay nada peor que la música aleccionadora. Pero allá cada cual. Como el propio Mark Twain dijo sobre los rumores de su muerte, la noticia de la censura de Despacito ha sido sin duda algo exagerada.

Es terrible descubrirte los mismos tics que aquellos a los que no soportas. Y, creanme, si hay alguien a quien no soporto es a esos beatillos custodios de lo correcto. Llevaba todo el día pensando en escribir sobre la censura del Despacito, ya me había sentado y a la manera de aquel aguerrido editorialista había exclamado “¡Se van a enterar en el Kremlin!”. Y al informarme me di cuenta de que no había tema y de que yo mismo llevaba varias horas comportándome como un beato de lo antibeato. Qué descubrimiento tan deprimente.

TOP