Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Comías insectos y no lo sabías: la historia detrás del rojo que casi todo lo tiñe

Tal Levy

Foto: TOMAS BRAVO
Reuters

Es un colorante natural, pero no se suele precisar que es de origen animal; menos aún, que procede de un insecto triturado. Un aditivo exótico, por decir lo menos, enmascarado en las etiquetas de productos comestibles bajo la denominación de E-120 o más amigable de rojo natural número 4, conocido también como ácido carmínico y hasta simplemente carmín, distintas formas de eludir un nombre poco apetecible: la cochinilla.

El cuerpo desecado de este diminuto parásito ha coloreado de rojo buena parte de lo que nos rodea. Es difícil escapar de él. Desde medicinas hasta yogures, desde gominolas hasta embutidos o conservas vegetales, desde bebidas energizantes hasta mermeladas, desde ropa teñida hasta pinturas industriales, desde lacas de uña hasta pintalabios, lo contienen.

Al descubrirlo, es inevitable mirar todo con otros ojos; así, por ejemplo, la tan deseada sensualidad de los labios color carmín de pronto palidece, por lo que ya hay quienes demandan un maquillaje vegano.

Distintas legislaciones alimentarias aprueban su consumo. La Organización de las Naciones Unidas paras Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han establecido en el Codex Alimentarius. Normas internacionales de los alimentos, la dosis máxima de uso para los aditivos según la categoría de alimentos. La ingesta diaria admisible suele ser de unos 5mg por kg de peso corporal.

Los colores que se obtienen varían del fresa al grosella pasando por el carmín al negro. Y es que sin duda comemos, o mejor dicho empezamos a comer, por los ojos. De allí la proliferación de colorantes artificiales, frente a los cuales el E-120 es considerado inocuo salvo contadas intolerancias o alergias.

La pregunta entonces: ¿es preferible el uso de colorantes sintéticos que según estudios se han asociado al cáncer o sobrellevar la repulsa y hacerse la vista gorda con la cochinilla?

Muchos son los cuestionamientos que se derivan, pues al estar presente en medicamentos sobre todo infantiles cómo eludirla, especialmente por parte de quienes son vegetarianos o profesan religiones como la judía, que prohíbe la ingesta de insectos y sangre por considerarlos no kosher, o la musulmana, de igual manera por no inscribirse dentro de los alimentos calificados como halal.

Comías insectos y no lo sabías: la historia detrás del rojo que casi todo lo tiñe 1
Un hombre aplasta una cochinilla para mostrar su color rojo | Imagen vía REUTERS/Tomas Bravo

Y es que podría estar incluso en el café que tomas. En 2012 fue motivo de una gran polémica cuando clientes de la cadena Starbucks supieron que en el Frappuccino de fresa habían incorporado el E-120 para dejar de lado los aditivos artificiales. En respuesta al reclamo de los consumidores veganos, fue sustituido por un colorante a base de tomate, como se lee en el informe Los insectos comestibles: Perspectivas de futuro de la seguridad alimentaria y la alimentación, de la FAO, organización que reconoce más de 1.900 especies que se pueden consumir.

Al año siguiente, las críticas recayeron sobre el yogur de fresa de Dannon, subsidiaria en Estados Unidos de Danone. “No tengo nada en contra de la gente que come insectos, pero cuando compro un yogur de fresa estoy esperando yogur y fresas, y no colorante rojo hecho de insectos. Dado que causa reacciones alérgicas en algunas personas y que es fácil de usar colores más seguros basados en plantas, ¿por qué Dannon lo usaría? ¿Por qué el riesgo al ofender a vegetarianos y asquear al resto de los clientes?”, declaraba Michael F. Jacobson, director ejecutivo de la ONG de apoyo al consumidor Center for Science in the Public Interest, a Fox News.

Por lo pronto, no queda sino leer con lupa si es necesario las etiquetas y en muchos casos privarse, privarse y privarse.

Denominación de origen

El colorante es extraído de la desecación de las hembras adultas de los insectos de la familia de los Dactylopius coccus, llamados comúnmente cochinilla, que habitan en los nopales. ¿Por qué pensabas que se plantaban cactus en las islas Canarias?

De hecho, al igual que en el caso del queso Parmesano Reggiano italiano o la Champagne francesa, en la etiqueta del producto final “granuloso y seco al tacto” elaborado en el Archipiélago figura el símbolo comunitario propio de la Denominación de Origen Protegida “Cochinilla de Canarias”.

“Los factores naturales unidos a los históricos hacen que la Cochinilla de Canarias esté vinculada a su medio geográfico, a la tradición y costumbres de sus productores y por tanto presente unas características específicas”, se apuntaba en la solicitud de inscripción en el registro comunitario, que vio finalmente luz el 3 de febrero de 2016.

Más allá de su alta concentración de ácido carmínico y su poca humedad, ¿por qué es única, distinta? Procede de un solo tipo de huésped (Opuntia ficus indica) y de insecto (Dactylopius coccus), recolectado de tuneras, y su secado es al sol y sin utilizar químico alguno, por lo que todo el proceso, desde la plantación del cactus hasta el secado, pasando por la cría del insecto y la recolección, se desarrolla de manera manual, artesanal, según se detalla en la web del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

Comías insectos y no lo sabías: la historia detrás del rojo que casi todo lo tiñe 3
Los insectos de la cochinilla se ven en una hoja de cactus nopal. | Imagen vía REUTERS/Tomas Bravo

Para hacer una libra de cochinilla, son necesarios 70 mil insectos, de acuerdo con la Enciclopedia Británica. La plantación y posterior cría requieren de condiciones que se hallan en ciertas zonas cálidas de países como México, Chile, Bolivia, Ecuador, Perú o España, concretamente en Canarias.

En las siete islas del Archipiélago se desarrolla el cultivo de la planta huésped, introducido hacia el primer tercio del siglo XIX en respuesta a la gran demanda de tintes en la industria textil europea. Inglaterra y después Francia se convertirían en sus clientes por excelencia y el tope de su comercialización lo alcanzaría en 1869. De hecho, el rojo del uniforme que el ejército británico vistió en la guerra de Crimea era extraído de la cochinilla de Canarias.

Vivió, pues, su tiempo de gloria a mediados del siglo XIX hasta que fue desplazado por tintes sintéticos como la anilina y la fucsina.

El polifacético creador español Mariano Fortuny y Madrazo, que ha quedado para la posteridad como el diseñador del mítico vestido Delphos, al punto que fue patentando en 1909 como si se tratara de un invento, utilizaba tintes naturales como la cochinilla en sus trajes inspirados en las antiguas túnicas griegas y que lucieron, entre otras, la bailarina Isadora Duncan, la actriz Sara Bernhardt y la mecenas y coleccionista de arte Peggy Guggenheim.

El oro rojo

Procedente de la América precolombina, donde fue empleado como tinte en pieles de animales y pigmento en pinturas murales, los exploradores españoles quedaron prendados del color que daba el nocheztli, como lo llamaban los aztecas o, lo que es lo mismo, “sangre de tuna”.

Apodada por los conquistadores como “grana”, llegó durante el Renacimiento a Europa desde México. En el siglo XVI, se convirtió para la Corona Española en uno de los artículos comerciales que generaba más ingresos después del oro y la plata, por lo que no era de extrañar que los barcos que lo transportaban desde el “Nuevo Mundo” fueran blanco de la codicia de los piratas.

No hay que olvidar que el rojo en Europa era símbolo de estatus, de distinción, precisamente porque eran privilegiados quienes podían lucirlo debido a que en la Edad Media era muy difícil y, por tanto, costoso teñir de este color al menos de un modo intenso y duradero.

Comías insectos y no lo sabías: la historia detrás del rojo que casi todo lo tiñe
En las paredes de El dormitorio, de Vincent Van Gogh, se usó el pigmento de la cochinilla.

El uso del insecto fitófago ha sufrido altibajos pero ha quedado inscrito en la historia del arte. En las paredes de El dormitorio, de Vincent Van Gogh, y las flores del Campo de lirios en Arles, ambos de 1888, fueron pintadas originalmente de púrpura, empleando según han identificado científicos el pigmento de la cochinilla, cuyo color se fue desvaneciendo hasta adquirir un tono azulado producto de la exposición a la luz, según publica Chemical & Engineering News, de la Sociedad Americana de Química.

También se ha rastreado su utilización en otras obras de la pintura universal de maestros como Canaletto, Rembrandt, Van Dyck, El Greco o Velázquez, en cuyas pinturas aunque de forma anónima la cochinilla ha alcanzado la inmortalidad.

Save

Continúa leyendo: Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

DiverXO presume de ser el único restaurante de Madrid dirigido por un chef con tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, y eso se nota, siempre está lleno. Se puede reservar a través de su web, pero seguramente no encuentres mesa libre, al menos, hasta dentro de seis meses. Dabiz consiguió su primera estrella en 2010; la segunda, apenas dos años después, y la tercera en 2013. La ambición es lo que mueve a este mediático cocinero, que tiene dos restaurantes en Madrid (DiverXO y StretXO) y otro en Londres,  pero que ya planea inaugurar en 2018 otro en la capital española. Dabiz nos ha abierto  las puertas de “su templo”, DiverXO.

De puertas hacia fuera, se respira tranquilidad, un trato exquisito, exclusividad; de puertas hacia adentro, la cocina de DiverXO es un hervidero, la gente no para, los fuegos están a tope, cada trabajador, centrado en una tarea, y los camareros hacen “malabarismos” para no chocar con nadie y sacar los platos preparados. El resultado final es, sin duda, extraordinario, todo llega perfecto a la mesa de los comensales.

¿ Alguna vez imaginaste estar en la cúspide de la gastronomía española?

No sé si lo que me he imaginado es estar en la cúspide de nada. Yo siempre he soñado grande y sigo haciéndolo, he soñado con hacer grandes cosas que tenían que ver con DiverXO, al igual que ahora tienen que ver con StreetXO, o con todo lo que hagamos. Lo importante es que siempre he tenido claro que cuanto más grande sueñas, más grandes son los sacrificios, y he sido consecuente con ello. Así funciono yo, a través de grandes retos y objetivos que me voy marcando.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 1
El chef Dabiz Muñoz prueba un plato antes de que salga de cocina. | Foto: Jorge Raya/The Objective

¿Qué nos puedes contar de la apertura de un nuevo restaurante en Madrid?

Pues os puedo contar poco, pero estará abierto a comienzos del verano de 2018, que no se parecerá en nada a DiverXO y StreetXO y que creo que va a redefinir un poco nuestras propias reglas dentro del mundo ‘XO’ otra vez.

¿Cuál es la especia esencial en tu vida?

Per se no es solo una especia, es una mezcla de especias, que es el curry tailandés. Puede ser una mezcla de entre dos y 15 especias secas y otros seis u ocho condimentos húmedos. Quizá este sería el paquete de especias sin el que no podría vivir. Que no sea per se, la especia que alimenta mi vida es la ambición.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 5
Un cocinero monta un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cuál es el precio de la ambición?

Creo que la ambición es necesaria para progresar, cada uno tiene su concepto de vida y cada uno tiene sus retos y objetivos en la vida. Pongo en una balanza lo que he perdido y lo que he ganado, y soy muy feliz. A mí nadie me ha obligado nunca a hacer nada de lo que hago, lo he hecho siempre porque así me ha salido hacerlo y es verdad que yo soy un tipo muy ambicioso, terriblemente competitivo  y que siempre tengo ganas y hambre de más. Esto, evidentemente, tiene consecuencias pero, a mí, siempre me ha merecido la pena.

¿Vale la pena renunciar a algunas cosas?

No conozco a nadie que haya querido conseguir algo y a base de constancia y perseverancia no lo haya conseguido, lo que pasa es que cuando hablamos de esto, a veces la constancia y la perseverancia suponen 15 años de tu vida. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Esa es la pregunta. Eso ya es muy personal de cada uno, no creo que nadie sea mejor o peor por ambicionar más o ambicionar menos. Lo que sí creo es que hay que ser consecuente. No concibo el éxito sin un trabajo muy duro detrás.

Una de las lacras que quizá haya detrás de la ambición es la falsa modestia. No pasa nada porque seas ambicioso y a la vez seas consciente de que lo que haces lo haces bien, otra cosa es que caigas en el error de decir que eres el mejor o que eres mejor que el de al lado. Esto es muy subjetivo y no creo en este tipo de valoraciones absolutas. Lo que si que estoy de acuerdo es con competir con uno mismo, cada día ser mejor que tu día anterior, aunque a veces sea difícil de gestionar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 2
Parte del equipo que dirige Dabiz Muñoz en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Qué le dirías a un aspirante a chef?

Sobre todo, si quieres ser cocinero, es porque te gusta mucho cocinar, te gusta hacer feliz a un tercero y tienes pasión por lo que haces. En este sentido, todos los programas de televisión de cocina han tenido muchas cosas buenas, pondero muy positivamente el impacto y la repercusión que han tenido sobre la sociedad y sobre la cultura gastronómica que tenemos en España. Quizá la parte más difícil de gestionar que han tenido estos programas y el boom gastronómico es que muchos chicos y chicas jóvenes, cuando quieren ser cocineros, solamente piensan en el éxito mediático y el reconocimiento social, y eso es un error. A cualquier chico joven que quiera ser cocinero le diría que nunca persiga ese reconocimiento, que ese éxito mediático tiene que ser la consecuencia de lo que hace y nunca tiene que ser el fin.

¿Cómo lograr el éxito en esta profesión?

Yo nunca busqué el éxito, nunca busqué el reconocimiento social, lo que buscaba es tener el éxito de ver mi restaurante lleno cada día, todas las sillas. Para mí, ese ha sido y es el gran éxito. Me voy muy feliz a mi casa cuando tengo los tres restaurantes llenos, que a día de hoy lo están siempre, y sobre todo cuando la gente que ha venido a comer te dice que es espectacular y le ha encantado. Para mí, esa es la definición de éxito en mi profesión.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 4
En DiverXO se cuida hasta el último detalle | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cómo es colaborar con la ONG ‘Un inicio’?

En un principio empezamos a colaborar con la ONG Cesal, pero luego hubo una escisión en la organización y continuamos trabajando con la ONG ‘Un inicio’, que al frente de ella está Eduardo Roselló, un tipo que conocí hace ocho años, un loco que se dedicaba a la docencia y que hace dos años lo dejó para montar su propia forma de entender la ayuda a chicos que están en riesgo de exclusión social, a través de la cocina. Él no sabía nada de cocina hace ocho años, pero a base de ser un tipo con mucha constancia y muy terco, estuvo trabajando en DiverXO y otros restaurantes, consiguió aprender.

¿Y con Eduardo Roselló?

Roselló tiene mucha hambre por conseguir cosas en ese mundo de la ayuda social. Yo me siento muy vinculado a él y a todo lo que haga él; colaboro con Eduardo en muchas cosas que se ven y en otras muchas que no se ven. Creo mucho más en las personas que en los discursos y en lo que sucede de puertas hacia afuera. Edu es un tipo al que merece la pena conocer y seguir.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 6
El chef elabora una salsa en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Una causa por la que merezca la pena luchar?

A lo largo del año colaboro con muchas causas. Tengo un amigo que se llama Carlos Matallanas y tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad terrible que a día de hoy no tiene cura y no tiene un tratamiento definido. Carlos es amigo mío de la infancia, jugábamos juntos al fútbol, pero después perdimos el contacto. Años después supe de él a raíz de su enfermedad. La ELA es una enfermedad que es muy fastidiada, poco a poco te va menguando y mermando las posibilidades físicas y en ocasiones las psicológicas. Es una enfermedad muy triste y por la que merece la pena luchar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 7
Un cocinero prepara un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Continúa leyendo: Las verdaderas razones por las que no debes comerte la masa cruda de las galletas

Las verdaderas razones por las que no debes comerte la masa cruda de las galletas

Redacción TO

Foto: Juan Carlos Ullate
Reuters

Probar la masa cruda de las galletas o de cualquier dulce que lleve harina puede enfermarte más de lo que creías. No, no se tratará de una simple indigestión. Un reciente estudio publicado en The New England Journal of Medicine ha revelado que un tipo de la bacteria Escherichia Coli (E. coli) que suele encontrarse en lugares húmedos como la carne o las hojas de verduras, también puede ser huésped de espacios áridos como las bolsas de harina. La investigación añade que comer masa cruda incluso puede producirte salmonella.

El análisis fue hecho a 10 millones de libras de harina y destaca que debemos prestar el mismo cuidado a la correcta cocción y consumo de la harina, tal y como solemos hacer con los huevos o el pollo.

“No estamos tratando de arruinar las fiestas de nadie, pero queremos que sean conscientes de los riesgos”, dijo Samuel J. Crowe, autor principal del estudio y un epidemiólogo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. J.Crowe advirtió de que no es necesario comer mucha harina cruda para enfermarse ya que una pequeña cucharada podría ponerte “realmente enfermo”. Incluso mencionó la Salmonella como una de las posibles infecciones.

Las verdaderas razones por las que no debes comerte la masa cruda de las galletas 1
El estudio concluye que debemos prestar el mismo cuidado a la correcta cocción y consumo de la harina, tal y como solemos hacer con los huevos o el pollo. | Foto: Michaela Rehle / Reuters

“He tenido E. coli y salmonella y es bastante desagradable”, ha añadido a The New York Times. La E. coli es una bacteria que normalmente se encuentra en los intestinos de seres humanos y animales. Aunque la mayoría de las cepas son inocuas, algunas pueden provocar enfermedades al producir una toxina denominada Shiga, informa el Washington State Department of Health. La bacteria que produce esta toxina se denomina E. coli productora de toxina Shiga y se la conoce por su sigla en inglés, STEC.

Por lo general, las personas se infectan con STEC al ingerir alimentos o bebidas contaminados que no se han cocido o pasteurizado de manera adecuada. Aunque siempre se han relacionado el E. coli por ingerir carne cruda, tomar leche o jugos sin pausterizar o comer verduras sin cocer, el estudio alerta sobre la harina.

La investigación surgió por un brote que se dio entre el 21 de diciembre de 2015 y el 5 de septiembre de 2016. Un total de 56 casos de STEC fueron identificados en 24 estados de EEUU. Tras los análisis hechos a todos los casos, se demostró que las infecciones estuvieron relacionadas al consumo de masa cruda.

“Es una nueva visión de la harina”, dijo a The New York Times la Doctora Marguerite A. Neill, profesora asociada de medicina en la Facultad de Medicina de Brown University y experta en enfermedades transmitidas por alimentos, quien no participó en este estudio. “Parecía increíble que esta sustancia seca y polvorienta, almacenada en un estante durante meses, pudiera tener un microorganismo vivo que no echara a perder la harina, pero que aún pudiera enfermar a alguien”, ha dicho A. Neill.

Continúa leyendo: Ángel León: "Andalucía merece seguir siendo cocinada desde la excelencia"

Ángel León: "Andalucía merece seguir siendo cocinada desde la excelencia"

Lidia Ramírez

Foto: Ángel León

La noche del miércoles 22 de noviembre, mientras Tenerife acogía la presentación de las novedades de la Guía Michelin 2018, en Cádiz los vientos soplaban a favor de la buena comida, de la cocina suculenta con sabor a mar. El chef gaditano Ángel León y su tripulación hacían historia y sin saberlo cocinaron 4 estrellas Michelin. La máxima distinción de la guía roja fue para su restaurante estrella, Aponiente, situado en el Puerto de Santa María. Alevante, en Chiclana de la Frontera, recibía su primer reconocimiento. “La verdad que estaba en un momento en el que prácticamente tenía asumido que no nos tocaba este año, ya tenía el cuerpo hecho. Pero de repente pasó…”, cuenta el chef a The Objective en una conversación después de una semana de resaca emocional en la que asegura el teléfono no ha dejado de sonar.

–¿Qué pensaste cuando recibiste los galardones?

–Pasaron muchas cosas por mi cabeza, muchas ilusiones, muchas personas, muchos sentimientos, un sueño hecho realidad poder tener los dos vientos de Cádiz estrellados en una misma gala –apunta Ángel.

Ángel León: "Andalucía merece seguir siendo cocinada desde la excelencia" 1
Ángel León junto a su equipo en Aponiente. | Foto: cedida por Ángel León

Con su cocina, el autoproclamado chef del mar reivindica los pescados de descarte y, tras enseñarnos las entrañas marinas con el plancton o ilusionarnos dándonos la posibilidad de comer luz, ahora amenaza con sorprendernos con “cosas muy bestias que sin duda irán viendo la luz poco a poco en próximas temporadas”.

De gustos sencillos, asegura que lloró como un niño cuando su tripulación, como llama a su equipo, lo recibió en Aponiente después de la gala. “Fue muy emocionante llegar a Aponiente y que todo mi equipo estuviera a las puertas para recibirme. Tengo la suerte de contar con un equipazo, con gente que ha apostado por este proyecto y lo sienten como suyo. Todos vamos remando a la vez y lo que nos engancha es la pasión, la constancia y aspirar a lo máximo”.

Atrás queda el antiguo local de la Calle Puerto Escondido, en el que se cocinaron la primera y segunda estrella en los años 2010 y 2014. Ahora 65 personas trabajan para dar de comer a 38 comensales que pueden degustar dos menús: Mar de Fondo, compuesto de 23 platos y con un coste de 205 euros, y Mar en Calma, de 19 platos y con un precio de 175 euros, con los cuales Ángel, como capitán, y su equipo pretenden sorprender a sus huéspedes “re-inventando la cocina marinera del s. XXI”.

Ángel León: "Andalucía merece seguir siendo cocinada desde la excelencia" 2
Arroz de cañaillas. | Foto: cedida por Ángel León

Ubicado en un antiguo Molino de Mareas del s. XIX, Aponiente se convierte así en el primer restaurante andaluz con esta distinción, consagrando a la región en el panorama gastronómico nacional. “Andalucía merece seguir siendo cocinada desde la excelencia. Hay grandes compañeros de profesión en esta tierra”, señala el chef que asegura ha recibido multitud de muestras de cariño por parte de sus colegas de profesión.

Con la presión y la responsabilidad de ser el único triestrellado de la región andaluza, el cocinero asegura que seguirá buceando en nuestras aguas para rescatar nuevas especies y desarrollar nuevos ingredientes con los que seguir dando el mejor servicio para que el cliente pueda vivir una gran experiencia.

Continúa leyendo: El apetito 'online' rompe barreras y se dispara

El apetito 'online' rompe barreras y se dispara

Lidia Ramírez

Foto: Ana Laya
The Objective

El 31 de diciembre de 2001 la peseta dejaba definitivamente de circular, dos meses antes Steve Jobs presentaba por primera vez el iPod, era finales de 2001 cuando Tom Cruise y Nicole Kidman ponían fin a su relación después de varios años de matrimonio, y en este año nacía también el restaurante más grande del mundo, “el Amazon de los alimentos”. Hablamos de Just Eat, la plataforma online que pone en contacto a los amantes de la comida con los restaurantes que quieren expandir su oferta gastronómica más allá de las puertas de su local.

Con una facturación anual de 435,8 millones de euros, llegaba a España en 2010 convirtiéndose en la empresa líder en el sector, con más de 6.500 restaurantes adheridos y 60 tipos de comidas diferentes. Sin embargo, a pesar que en 2016 la compañía registró un total de 136,4 millones de pedidos, un 42% más que el año anterior, donde se contabilizaron 96,2 millones, sólo el 15% de la población hace encargos de comida a domicilio mediante la web o la app, y es que España es –o era– un mercado de pedido telefónico. Así lo confirma Violeta Olagüe, Brand Manager de Just Eat, en una entrevista concedida a The Objective con motivo del XI edición del Festival Inspirational que este año tiene lugar en Madrid durante los días 29 y 30 de noviembre. “Ese es nuestro gran reto, ya que el 85% de la gente que pide comida lo hace por teléfono. Tenemos que educar a la gente de las ventajas de una app móvil”, apunta. Este año Just Eat alcanzó los 3 millones de descargas en España, unas 60.000 al mes.

Sin embargo, lo que a priori parece una dificultad, según la Brand Manager, ha terminado siendo una coyuntura. “El público español se adapta rápido a las nuevas tecnologías, al igual que los restaurantes, que al final nos ven como una oportunidad con la que crecer”. Y es que según datos aportados por Just Eat, con esta línea de negocio los restaurantes pueden incrementar su facturación entre un 15% y un 25% de media. En este sentido, Jesús Rebollo, Country Manager de Just Eat, aseguraba en la ponencia ‘La revolución de la comida a domicilio’ que ha tenido lugar durante el Festival Inspirational, que los restaurantes españoles han ingresado unos 600 millones de euros a través de los pedidos a domicilio.

Por otro lado, si hace unos años el concepto de ‘comida a domicilio’ estaba estrechamente asociado a la comida rápida,  el mercado ya está evolucionando hacia nuevos horizontes. Según Olagüe, en España ya son más de 6.500 los restaurantes adheridos, además la compañía está presente en el 95% de las ciudades con más de 50.000 habitantes. “El tipo de comida mas solicitada es la japonesa, seguida de la china, la italiana, la americana, la turca y la española”, informa Violeta Olagüe.

Fuente: Just Eat

Perfil de usuarios y hábitos de consumo

El perfil del consumidor de Just Eat es muy amplio y heterogéneo: casi tanto como los gustos y variedades gastronómicas que hay en el mundo. Sin embargo, existen una serie de atributos
que ayudan a identificar al usuario de Just Eat como su rango de edad, estilo de vida y costumbres, o su familiaridad con el uso de las nuevas tecnologías. En el caso de España, a grandes rasgos el usuario de comida a domicilio se presenta como una persona joven, cosmopolita, de poder adquisitivo medio y que vive en familia o en pareja.

El apetito 'online' rompe barreras y se dispara
Fuente: Just Eat
El apetito 'online' rompe barreras y se dispara 1
Fuente: Just Eat

Momentos para compartir 

Uno de los momentos por excelencia en el que se opta por pedir comida es el fútbol. Tanto es así que el 62% de los usuarios afirman que piden comida cuando hay partido. En finales como la Champions, la
Copa del Rey o en los partidos de Eurocopa o Mundial, los pedidos suelen incrementarse entre un 30 y un 35%. Otro de los momentos preferidos para pedir comida en casa, según datos aportados por la compañía, es el plan de ver cine y series. El 93% de los usuarios afirma que le encanta hacer su pedido para disfrutar de este plan. Los días preferidos para disfrutar de este momento son el viernes y el sábado.

Así, todo apunta que este hábito de consumo ya no tiene marcha atrás, ya que el pedido por internet es más cómodo y evita costes de gestión telefónica a los restaurantes. El apetito ‘online’ llega pisando fuerte.

TOP