Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Cuando el violador es tu propio novio

Redacción TO

¿Qué es una violación? Es la pregunta que plantea el cortometraje francés Je suis ordinaire (traducido como Soy ordinaria, ya que pretende denunciar que es una situación común en una pareja). En él se muestra, en menos de dos minutos, cómo un hombre abusa de su novia en un hecho que quizá ninguno califique como violación, por lo cotidiano y lo aparentemente inocente de la situación.

La pareja está en la habitación. Él le propone ver una película, también gala: Irreversible. El título elegido no es casual. La cinta de 2002 de Gaspar Noé fue polémica en su momento por mostrar, de forma explícita, una violación al personaje que interpreta Monica Bellucci.

—Ay, esa no. ¿Qué quieres, vomitar? —responde, con cara de asco.

—¿Vomitar, Monica Bellucci? Eres difícil de satisfacer.

Ya tumbados en la cama, tontean, se besan. Después de allanar ligeramente el terreno soltándole un “Qué guapa eres”, le propone sexo.

—No, no me apetece —dice entre risas.

Él ignora la primera negativa.

—Venga va, pon tu película.

Se monta encima de ella.

—Me estás chafando.

Después de varias negativas, el chico finalmente consuma la relación. Satisfecho, le da un beso y ella se queda quieta con la mirada perdida. El cortometraje, colgado en Vimeo, lleva ya más de 238.000 reproducciones en dos semanas, 789.000 desde hace un mes en su versión original francesa. Además, ha triunfado en las redes sociales, tanto en la versión española como la gala. Incluso la actriz y directora Leticia Dolera lo ha recomendado en Twitter.

El vídeo, dirigido por Victor Habchy, cuenta con guion de Chloé Fontaine, que también actúa como protagonista. El objetivo del cortometraje es mostrar una cara diferente de la violación. Sin callejones oscuros. Sin hombres siniestros con gabardina y navaja. En Je suis ordinaire la situación realmente es ordinaria: una pareja mantiene una relación sexual. Solo que uno de los dos miembros se ha negado repetidamente.

Continúa leyendo: Una mala relación puede romper tu corazón literalmente

Una mala relación puede romper tu corazón literalmente

Redacción TO

Foto: Cristina Litvjak
Unsplash

Una mala relación puede romperte el corazón. Todos hemos utilizado esa frase alguna vez para expresar el dolor que supone una ruptura o una relación tóxica, pero siempre hablando en sentido figurado. Pues ahora podemos hacerlo casi en sentido literal.

Un estudio publicado en la revista American Psychologist establece la relación directa entre una buena relación amorosa y la salud coronaria. Timothy Smith y Brian Baucom, de la Universidad de Utah, explican que las cualidades que hacen que la gente tenga buenos matrimonios o buenas “relaciones como matrimonios” son las mismas cualidades que hacen más probable que estas personas estén sanas.

Lo que estos investigadores proponen con este estudio es una nueva manera de estudiar las relaciones amorosas, relacionándolas con la salud desde jóvenes, en especial con el corazón.

Buenas relaciones, buena salud coronaria

La depresión, la ansiedad, la ira, el pesimismo y una serie de factores que influyen en la salud del corazón están estrechamente relacionadas con las relaciones personales. Todas ellas implican una dificultad para mantener una relación cercana con alguien, explican los autores del estudio.

“Hay una cantidad sustancial de literatura que sugiere que el manejo de las enfermedades crónicas puede ser mejor o peor dependiendo de cómo vayan las cosas en la relación”, explica Smith, profesor de Psicología en la Universidad de Utah, según informa Time.

Una mala relación puede romper tu corazón literalmente 2
Mantener una relación estrecha y positiva con alguien ayuda a tratar mejor las enfermedades crónicas. | Foto: Natacha Pisarenko/AP

Por tanto, probablemente una ruptura no pueda romperte el corazón, pero sí una serie de “interacciones negativas” dentro de la pareja, explican los autores. Y, al contrario, una relación sana, con pocas discusiones, mejora la salud y puede evitar enfermedades coronarias derivadas principalmente del estrés.

El papel de la pareja en la salud

Una pareja es realmente importante en la salud de una persona, y los autores de este estudio quieren concienciar a los cardiólogos de la necesidad de contar con ellas a la hora de establecer un tratamiento para un paciente.

Los investigadores destacan principalmente el papel que cumple la pareja a la hora de seguir un tratamiento. Los pacientes pueden engañar a su médico respecto a los dolores que sienten o a si están siguiendo o no las instrucciones recibidas, pero las parejas suelen ser mucho más sinceras debido a una preocupación sincera por la salud de aquella persona con la que comparten su vida.

Además, explican que hay algunos factores que incrementan el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón, como fumar, la falta de ejercicio o el sobrepeso, que son mucho más fáciles de controlar si la pareja que tenemos nos ayuda y comparte con nosotros los hábitos saludables.

Una mala relación puede romper tu corazón literalmente 1
Los hábitos saludables, como hacer deporte, son más fáciles de cumplir si nuestra pareja nos apoya. | Foto: Toby Melville/Reuters

Lo mismo ocurre al contrario, es decir, podemos contagiarnos de los hábitos menos saludables de nuestra pareja e incrementar así nuestro riesgo de sufrir una enfermedad del corazón.

Los autores del estudio quieren recordar que existe una gran cantidad de investigación actualmente que relaciona el matrimonio con el aumento de peso, y que la obesidad está directamente relacionada con las enfermedades coronarias. Explican que una mala relación que cause hostilidad o depresión hace que sea mucho más duro seguir cumplir con exigencias de salud como dejar de fumar o hacer más deporte.

¿Cómo se realizó el estudio?

Timothy Smith llegó a estas conclusiones tras analizar la salud cardíaca de 114 parejas tras una discusión reciente. En el estudio se recogieron las interacciones de cada participante y después se evaluó su salud cardíaca.

Aquellos que tuvieron unas interacciones más hostiles y menos constructivas tenían una mayor probabilidad de tener enfermedades coronarias.

Una mala relación puede romper tu corazón literalmente 3
Aquellos que tienen más reacciones negativas u hostiles tienen más probabilidad de sufrir una enfermedad coronaria. | Foto: Francisco Moreno/Unsplash

Sin embargo, los autores del estudio quieren remarcar que el matrimonio no soluciona los problemas del corazón, sino que es la sucesión de interacciones positivas, de buenas relaciones personales, la que ayuda a mejorar la salud del corazón.

Lo que importa, por tanto, es cómo nos sentimos. A la hora de relacionar nuestras relaciones personales con nuestro corazón, lo que realmente importa es en qué estado anímico nos encontramos, si nos sentimos solos y aislados, o si tenemos conexiones satisfactorias con otras personas.

Continúa leyendo: Diario de un incesto: cuando la atrocidad se visibiliza

Diario de un incesto: cuando la atrocidad se visibiliza

Redaccion The Objective

Foto: Malpaso
Malpaso

El pasado mes de julio la editorial Farrar, Straus and Giroux, publicó en los Estados Unidos Diario de un incesto, un libro breve que llegaba a las librerías envuelto en una gran expectativa. Antes de pasar por la imprenta, Diario de un incesto ya había suscitado no pocos rumores y comentarios. El relato anónimo y descarnado de una mujer que sufre abusos por parte de su padre desde la infancia, narrado sin rodeos y sin ahorrarse detalle, no podía pasar desapercibido.

Poco tiempo después de su publicación, algunos de sus lectores manifestaron el interés que les producía el libro, especialmente por su valor testimonial. Otros, no supieron mirar más allá de la crudeza de los detalles y no dudaron en calificar al libro como repugnante, pornográfico o gratuitamente morboso. La lectura de Diario de un incesto, más allá de ser perturbadora, no es apto para lectores tibios: o fascina por su sinceridad, valor testimonial y capacidad para conjurar; o genera el mayor de los rechazos.

“Mi padre es mi secreto. Sus violaciones son mi secreto. Pero el secreto que encierra ese secreto es que a veces me gustaba. A veces lo estaba deseando y a veces lo seducía para que me follara”, se puede leer en una de sus páginas.

En general, la crítica ha ido más allá de lo evidente, se ha fijado en la intención y en la calidad literaria del texto. Lo ha calificado como un libro “urgente y claro”, como “necesario”, como “extraordinariamente bello”. Diario de un incesto está escrito desde la voluntad de eliminar cualquier recurso superfluo, cualquier amaneramiento o concesión ornamental. La autora maneja su prosa como un bisturí que se abre paso entre capas de pudor, prejuicios y convenciones. Se trata de narrar lo que sucedió sin otra voluntad que el conjuro.

Ahora en castellano, Editorial Malpaso nos trae la obra en castellano. Para ellos es un libro necesario para la visibilización del grave problema que conlleva no reflexionar sobre el incesto o la violación en pleno siglo XXI. A continuación puedes descargar las primeras páginas de Diario de un incesto.

Continúa leyendo: Jana Leo: "La histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir."

Jana Leo: "La histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir."

Ariana Basciani

Foto: Lince Ediciones
Lince Ediciones

Un total de 1.127 mujeres fueron violadas en España durante el año 2015. Hace 17 años en la ciudad de Nueva York, la artista Jana Leo también se convertía en una víctima más en la estadística de la violencia: un hombre armado la violó en su propia casa.

“No me podía creer que hubiera un hombre con una pistola junto a la puerta de mi piso”, relata en la artista en el primer capítulo de su libro Violación Nueva York. Fue en ese momento, mientras pensaba que iba perder su vida, Jana Leo tomó algunas decisiones que ella misma no entendería tiempo después. Leo invitó al hombre a pasar a su casa, no perdió el control, le ofreció algo de beber, fue cool –como ella misma afirma- y simpática, hasta que le pasó por la cabeza que quizás ese hombre quería violarla pero sin forcejeo, con intimidad. Durante la violación el hombre inclusive osó con preguntar si podía besarla y ella, pasiva, se obligó a permitirle que la besara. Al finalizar, ella dialogó con él, le cuestionó sus formas de acercarse a las mujeres, le preguntó si vivía cerca, hasta le abrió la puerta de su casa, después de que ella lo convenciera de que no iría a la policía. Su comportamiento era lógico, el instinto de sobrevivir era prioridad para Leo.

A partir de esa experiencia Jana decidió actuar y contar su historia, no solo como forma de desahogo sino como relato policíaco, una huella que guarda pruebas de un hecho violento, sin sangre, sin golpes. Violación Nueva York (Lince Ediciones, 2017), es una forma de dar a entender que vivir en una ciudad gentrificada con pobreza alrededor incide directamente en la violencia social.

Jana Leo: "la histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir." 2
Portada de Violación Nueva York | Imagen vía Lince Ediciones

¿Por qué decidiste escribir sobre tu propia violación?

Son cosas que tienes que decirlas pero tampoco tienes porque ocultarlas, automáticamente es algo que no lo puedes contar, ese era el punto uno del libro, ‘esto me jode’. Porque al final acabas contando entre amigos tus experiencias sexuales, primeros las buenas y luego las malas. Parece que se cuenta en un entorno que ya has creado, si bien cuando vas a tener relaciones sexuales con alguien o si las has tenido o si alguien te ha contado algo al respecto, pero es algo de lo que uno no habla. Estoy acostumbrada a documentar las emociones, más que a contarlas. Mi trabajo ha sido sobre eso, así que tenía mucha ventaja. He creado una red con este libro, si mi mundo normal se tambalea estoy creando uno nuevo con este libro. Empecé a escribir y a describir lo que me había pasado desde la mañana siguiente, sin consciencia de libro sino pensado en cómo librarte de la muerte.

¿Es un proyecto como resistencia si el violador volvía?

Era dejar rastro, es supervivencia y lo único que puedes hacer si eres víctima es recordar, eso tiene un poder contra la persona que lo ha hecho y tú puedes identificar mil cosas. Mientras yo estaba allí estaba atenta a la supervivencia, pero con los ojos abiertos. El hecho de que recuerdes una marca en el estómago es algo que después te va a dejar poder identificarlo. Eso es instintivo.

¿Tiene que ver con un tabú con respecto al sexo?

Yo creo que sí, pero no he descubierto exactamente por qué, por qué la gente no habla de esas cosas. La violación es tabú cuando tiene poca violencia física, porque si te han violado en la calle, en un parque o en un viaje, yo creo que la gente habla más de ello porque no está relacionado con su entorno, con su vida normal puedes decir que son sucesos que ocurren sin más, desde la lejanía. El problema es que no se cuenta porque tiene que ver realmente con el entorno, con la intimidad, más que con el sexo.

¿Por qué existe un tabú con la violación que ocurre de un padre a su hija más que una violación que pueda ocurrirte en un viaje a la India?

En el caso de la violación en el entorno íntimo, la gente suele pensar que es como la peste, que se contagia. Si le cuentas a alguien algo que te ha pasado en un entorno lejano, implica que eso no le va a pasar a los que estamos aquí. Además si cuentas algo que pasa en un entorno lejano no estás agrediendo verbalmente, porque si te cuento cosas que pueden estar en tu entorno, es una agresión.

¿Contar un suceso violento es una agresión?

Hay gente que lo considera una agresión. Realmente tiene que ver con la intimidad, hay cosas que no salen de casa y no salen de tu cuerpo; y si el hecho violento ocurre en tu casa y en tu cuerpo, no lo puedes contar porque lo ves demasiado cercano al entorno.

¿Qué reacción de ti misma te sorprendió mientras te violaba?

Me sorprendió cuando le pregunté al tipo si me iba a matar. Yo pasé de una actitud relativamente cool porque yo lo confundí con el vecino de abajo. Primero le confundo con el vecino de abajo y luego llega un momento en que lo cool se me pasa porque estoy literalmente acojonada y le pregunto: ‘¿me vas a matar?’. Y al segundo pensaba: ¿eres gilipollas?, no le des ideas, no le muestres que tienes miedo y allí me sorprendí a mi misma diciendo: ¿quieres algo de tomar? Era la adrenalina. En ese momento estás bregando con tu vida. La adrenalina y el carácter se impone en esos momentos.

Jana Leo: "la histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir." 3
Algunos de los documentos que recopiló Leo durante la investigación de su violación | Imagen vía Jana Leo

¿Cómo sociedad debemos educar a las posibles víctimas de una violación?

A nivel ideológico me fastidian todas las recomendaciones que te dicen para combatir un acto violento: ¿por qué tienes que ser dócil, maja y suave? Casi te fuerzas a ti misma a colaborar. En cierto modo a las víctimas nos educan en lo que hay que hacer, a convertirte en tu propio verdugo, porque psicológicamente estás obligando a que tu cuerpo se abra en vez de decir no y que el otro te fuerce. Si no eres tu propio verdugo posiblemente vas a salir más dañado, pero por otro lado estás siendo coherente con que no quieres sentirte violado. Tú no asumes la figura del violador, no la internalizas, con lo cual dejas muy claro que es violación; por lo tanto, no estás eliminando al sujeto de culpa. Con las recomendaciones de convertirte en un ser dócil, casi estás facilitando que te violen y que el otro crea que no es violación y, que a la hora de denunciarlo, tengas menos posibilidades de que te crean pero, por otro lado, nos están educando también para el instinto de supervivencia, a preservar la vida.

¿Sigues molesta con esa guía de supervivencia?

Como instinto de supervivencia funciona, pero luego genera una serie de movimientos psicológicos que son violentos para la víctima.

¿Cómo enfrentaste al momento después de la violación?

Me enfrenté a varias cosas. Por un lado a nivel físico no me producía demasiado trauma, posiblemente porque tenía 30 años y había tenido sexo en otras ocasiones, me llevaba bien con mi cuerpo y no me estaba enfrentando a algo nuevo. Además, el mayor problema para mi era la posibilidad de muerte, el miedo a morir, más que el rechazo sexual, ni siquiera decrecía mi libido. Por otra parte, me generaba miedo estar en casa, miedo a que el violador volviera, miedo al control de otra persona, miedo a la amenaza, porque es esa sensación como en las películas de ‘primero te violo, luego te mato’ o ‘si vas a la policía vuelvo y te mato’, esa sensación de que el violador hasta que no esté en la cárcel sigue teniendo control sobre mí porque sabe donde vivo. Es el miedo a que esté allí y de la sensación de que alguien está tomando ventaja sobre ti, de engaño en cualquier situación cotidiana a la que yo estaba predispuesta.

¿Nunca tuviste una reacción histérica o desesperada durante tu encuentro con el violador o posteriormente hacia algún hombre en tu vida cotidiana?

Hablando con una amiga psicóloga, me decía que el gran problema de que nos violen a las mujeres es que nos hacemos histéricas, que es en cierto modo lo que se define como histeria, pero que es una relación desmesurada a algo que no es apropiado. La histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir. No es que sea el carácter de la mujer, sino que hemos sido abusadas y nos lo hemos callado. Ya sea que no hayas podido decir nada por supervivencia, porque fue una violación en casa o por lo que sea, entonces debes expresarlo de otra forma a través de las acciones cotidianas. La histeria no está relacionada con el sexo, sino con la violación, cuando alguien te está utilizando como objeto, y las mujeres estamos acostumbradas a que nos traten mal. Es un comportamiento que ocurre, que lo ves, te molesta, te vas tragando toda esa molestia y terminas convirtiéndote en una histérica porque no hemos puesto límites. Quizás eso fue una de las cosas que más me molestó después, la falta de capacidad física para defenderme porque no estoy entrenada.

¿Cómo puedes hablar de tu violación ahora conmigo? ¿Cómo lo manejas?

Es muy difícil hablar cuando te está pasando. Ahora que ya han pasado 17 años me sigue molestando pero no hay un efecto físico, sí intelectual, lo que tienes más cerca es la soledad. No había manera de hablarlo “te han violado y ya está”. No pasas un duelo, mi investigación de la violación fue una forma de resistencia porque mi novio ya no podía más con el tema.

Jana Leo: "la histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir." 1
Jana Leo | Imagen vía Lince Ediciones

¿Las cifras de denuncias por violación no son suficientes?¿Hay una doble amenaza al no poder hablar del tema especialmente si es una violación pasiva?

Es que no sabes qué hacer. La persona puede volver de cualquier manera. Es una forma de resistencia a la dominación.

La violación es una forma de pertenecer, de que el violador se adueñe de ti, pero si el cuerpo es una casa, ¿por qué ocurren las violaciones pasivas ocurren en la intimidad del hogar?

Lo primero es hablar sobre ello. Que se reconozcan, por lo menos si uno reconoce a un violador durante una cita, entiendo que es una violación con cita, en el momento que tu reconoces sus mecanismos ya no te sientes tu mal.

¿Cuáles violaciones pasivas existen?

La más habitual es la date rate, la de que es tu novio y sales a cenar o que vas a una discoteca y te echan algo en la bebida y luego te arrastran a casa hasta los abusos de poder: maestras con niños o con niñas. En realidad las violaciones pasivas son más frecuentes que las violaciones con alto grado de violencia lo que pasa es que las pasivas están tan en nuestro engranaje y tan cerca de casa, que no quieres hablar de ello. Me acuerdo que en el colegio una novicia me llevaba a su cuarto y me tocaba y yo al decírselo a mi madre, ella me decía: ¿cómo puedes decir estas guarradas de una monja?

Jana Leo: "la histeria está relacionada con la violación, pero esto nunca se llega a decir." 8

Investigación de Jana Leo sobre su violación  | Imagen vía Jana Leo

La violación y la ciudad

¿Cómo comenzaste hacer conexiones con la violación, la ciudad y la casa?

El miedo a estar en casa lo tengo desde pequeña. No creía que en casa pasaba, pero vas creciendo y esas cosas se te olvidan. Estudiando en Princeton empecé a leer sobre la casa como lugar de horrores, así que no era yo la única que sentía esto. Allí me puse a investigar sobre el tema. Empecé estudiar la muerte en la fotografía, la muerte como escenografía, es ahí cuando incluí la casa, porque las imágenes que yo estaba recopilando habían ocurrido en casas y el cuerpo de la mujer. La muerte de la mujer sucede en sitios domésticos y allí comencé a elaborar un cruce de caminos que fue previo a mi violación. A partir de mi violación me encuentro con que la gente comienza a contarme cosas, que si le ocurrió lo mismo en una escalera, en un ascensor, en su casa. Es así como conceptualizo la casa, derrumbo el mito de que todo ocurre fuera y entiendo la dejadez con el código técnico, que no hay reglamento alguno para exponer al potencial traspasador – violador, salvo que una cámara de vídeo te grabe. En el momento de su violación, mi cámara de fotografía estaba encima del trípode y en algún momento pensé en levantarse juiciosamente y encenderla para tener evidencia de lo que estaba sucediendo pero no lo hice por miedo.

¿Por qué no abandonaste Harlem?

Dejar tu casa es dejar tus recuerdos, me resistía a eso y aceptar que realmente había ocurrido una violación. La aceptación del hecho. Si al violador lo hubiesen metido en la cárcel al mes, yo no me mudaba. Hasta que me di cuenta de lo de casero, quien había dejado el edificio en manos de la delincuencia y de la pobreza exterior.

Y Madrid, ¿cómo ves el crecimiento de la capital?

Madrid era una ciudad peligrosa en los 80 y los 90 y ahora de repente tiene un boom. Y lo que hace que suba el precio del metro cuadrado es la falta de criminalidad.

¿Cuál es el problema con la gentrificación de las ciudades?

Es un problema de controlar el proceso. La ciudad es un animal vivo y la gentrificación es algo natural. En cuanto a Harlem es lo mismo, hay nuevas generaciones de inmigrantes que se mueven y eso es la ciudad. El cambio se va dar, pero de muchas maneras. ¿Por qué no hay un mecanismo de inspección y control de los cambios que ocurren en la ciudad? porque tenemos a un animal desbocado, sobre todo en los últimos años en que las ciudades han cambiado de una manera brutal y no ha crecido junto a ello ningún organismo a nivel urbanístico que haya cuidado de eso, que ejerza un control. La legislación claro que ha favorecido a que el proceso ocurra y que haya un cambio; por otro lado es algo natural, no hay trabajo, el turismo y las inmobiliarias se han convertido prácticamente en las industrias número uno y número dos.

AirBnB es un fenómeno que se ha satanizado, ¿qué piensas de la empresa con respecto al crecimiento de la ciudad?

El fenómeno es muy complejo desde Airbnb al couchsurfing. Por un lado está la necesidad de la gente de relacionarse con el otro de una manera distinta y tener relaciones anónimas porque en el espacio público no están ocurriendo. Por ejemplo, las plazas se llenan de terrazas que son sitios privados donde debes consumir, al haber inmigrantes te da miedo sentarse en los parques, entonces hay una especie de aislamiento y se necesita salir de él a través del viaje, así empieza el couchsurfing. Luego del couchsurfing se piensa que a partir de eso se puede capitalizar, al cobrar un alquiler y si eso lo juntas con la crisis, entonces el problema real es la pobreza. Es importante que los fenómenos se hablen desde la complejidad. El problema no es Airbnb, está genial compartir tu casa.

¿Existe un vínculo entre la violencia de género, la vivienda y la pobreza?

Recuerdo que un sociólogo español en el 2008 dijo que había una sola razón por la que la violencia doméstica era mucho mas alta en España que, por ejemplo, en Alemania, y es el precio de los alquileres. Y claro tiene sentido, si me cuesta 900 euros un piso cómo me voy de allí, pues acepto que mi pareja me pegue. Una política de cualquier tipo tiene un vinculo ligado al individuo, punto.

Jana Leo sigue viviendo en Nueva York y aprecia lo que le ha dado la ciudad y las raíces intelectuales que para ella son fundamentales, más allá de cualquier violencia que pueda ocurrir en su contra debido al crecimiento de la ciudad. Su libro Violación Nueva York está disponible en España a partir del 11 de septiembre y si quieres leer su primer capítulo puedes hacer click aquí.

Continúa leyendo: 5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra

Nerea Dolara

Foto: CW

Cumple una década, pero ¿por qué esta serie sobre adolescentes millonarios y una cyber bully se convirtió en un hito? ¿Lo sabes?

Ya hace 10 años y en esa década la vida ha cambiado mucho. Gossip Girl llegó a las pantallas en 2007 y se convirtió, casi inmediatamente, en un fenómeno de esos que suceden raramente. La historia es la siguiente: cuando los creadores de The O.C., otra serie que generó revuelo y pasiones, cerraron el capítulo de sus vidas centrado en Brian, Summer, Marissa y Seth y ya tenían un proyecto entre manos. Gossip Girl era una serie de novelas juveniles sobre chicos de clase alta. Sus dramáticas, enrevesadas y glamurosas vidas y sobre “una” chismosa que divulgaba todos sus secretos en un blog. En paralelo el canal CW buscaba un proyecto que le diese base sólida a su reciente existencia. Gossip Girl prometía.

Todo tenía como base a dos chicas que debían ser expresión clara de aspiración y distancia, hermosas criaturas millonarias que navegan su adolescencia entre escándalos y vestidos de Chanel. Así que las actrices eran de vital importancia. Blake Lively, que había decidido dejar de actuar y volver a la universidad tras su película The Sisterhood of the Travelling Pants, fue una elección casi inmediata. Como cuenta Josh Schwartz (una parte del dúo creador que completa Stephanie Savage) a Vanity Fair buscaron en foros de comentarios sobre las novelas, para rastrear las propuestas de los lectores de quién sería la Serena van der Woodsen perfecta y Lively era la elección común. Leighton Meister llegó luego, tras una buena audición en que demostró su capacidad de transformar su espíritu reservado y relajado en la reina de las “arpías adolescentes”. Y tras ellas aparecieron los chicos.

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra 2
Fotograma de Gossip Girl con Blave Lively y Leighton Meister

El piloto se estrenó y la serie se rodó en las calles de Nueva York. Y en cuestión de meses ninguno de los nombres de estos jóvenes actores desconocidos poblaba portadas de revistas y magazines televisivos. Similar al fenómeno de Friends, los muchachos se vieron famosos de la noche a la mañana y en un tiempo, y en unos exteriores, que nada tenían que ver con los de la serie de los noventa. Paparazzi y fans invadían los sets diariamente, los guiones fueron hackeados, los rumores sobre el set eran diarios. Gossip Girl era enorme, un monstruo. ¿Cómo pasó esto? Intentaremos descifrar las claves de su éxito…

La visión de futuro

Esta serie, aunque parezca mentira, nació antes que Instagram o Snapchat. Se estrenó cuando Facebook y Twitter no eran gigantes de las redes sociales. Apareció cuando el mundo era otro… pero predijo el que vendría. La infame Gossip Girl postea en un blog los secretos de la vida privada de los protagonistas sin pudor… la serie se adelantó a la omnipresente existencia del troll de hoy en día y a la obsesión con conocer detalles privados de vidas ajenas. Kristen Bell, la voz de GG, citada en Vanity Fair lo dice claramente: “Schwartz y Savage fueron pioneros del ‘¿Qué pasaría si Internet fuese sólo un lugar para juzgar a la gente?”. Se convirtieron en Nostradamus. La vida de los protagonistas de Gossip Girl hubiese sido muy distinta en 2017, pero la serie aún logra mantenerse vigente. Ahora en Netflix ha logrado atraer nuevas audiencias, infantes cuando estrenó, que se identifican con el acoso y el escrutinio sin que falte hacer referencia a las redes sociales.

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra
Las chicas llevaban modelos sacados de las pasarelas. | Imagen vía CW

La moda

Una cosa que estaba clara es que las chicas, y los chicos, tenían que ser iconos. Son adolescentes millonarios en Nueva York… obviamente van a llevar el último bolso de Prada. El diseñador de vestuario Eric Daman (que ya había trabajado en Sexo en la ciudad) se dedicó a espiar y hacer fotos en las entradas de institutos del Upper West Side para estudiar el estilo de los adolescentes ricachones que asistían. La ropa se convirtió en la expresión de cada personaja, pero también en un armario aspiracional para una generación entera. Estas chicas, y chicos, llevaban -cada uno a su manera- lo último de las pasarelas, tocaban con sus manos looks que sólo se pueden ver en revistas, y lo hacían derrochando encanto y hermosura. Gossip Girl fue, sin duda, la sucesora de Sexo en la ciudad en cuanto a mujeres y moda (editoras de revistas han dejado claro que influenció mucho de su momento, tanto en medios como en las compras en sí). En cuanto a los chicos, el estilo de Chuck Bass abrió la puerta a estilismos más arriesgados y dio variedad a la moda masculina y muchos lo agradecieron.

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra 6
Serena y Dan | Imagen vía CW

El drama

Schwartz y Savage venían de la escuela de The O.C. La telenovela juvenil era su terreno y sabía navegarlo bien. The O.C. Fue un verdadero fenómeno (mucha gente recuerda dónde estaba cuando murió Marissa Cooper) pero nada comparado con su siguiente serie. Gossip Girl era, tras la belleza y las prendas y el dinero y los paparazzi, un melodrama adolescente en esencia. Y como tal dio bastante de sí: amores imposibles, decenas de novios, malvadas amigas, secretos del pasado… plagaban los guiones en que el verdadero peso siempre cayó, además de en las historias de amor (telenovela al fin), en la amistad de las dos protagonistas y en las diferencias de clase y qué significan. Gossip Girl tenía la ventaja, además, de no sólo mostrar el drama, sino mostrar cómo los demás personajes reaccionaban a él cuando GG lo divulgaba. Drama al cuadrado.

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra 3
Chuck y Blair, una de las parejas románticas de la serie

La cobertura

Al final de la primera temporada el reparto apareció en la portada de New York Magazine bajo el título: MEJOR. SERIE.DE.LA.VIDA. Obviamente el show había logrado hacer ruido y conquistar tanto a espectadores como a críticos. Luego llegó al comentada campaña OMFG (Oh My Fucking God) en que los actores aparecían con poca ropa con frases como “la peor pesadilla de cualquier padre”. Tal fue su alcance que llegó a prohibirse en varias escuelas privadas neoyorquinas (qué movida tan Gossip Girl). Las amistades y enemistades en el set se discutían, sin bases, en las revistas del corazón; Blake Lively y su co-estrella Penn Bagdley (Dan Humphrey) se hicieron pareja mientras lo eran en el set, Lively, tras su ruptura, salió con Leonardo DiCaprio… Las chicas comenzaron a codearse con diseñadores y aparecer en portadas. La vida y la ficción se mezclaron y el show se benefició de ello. Famosos de todo tipo querían hacer apariciones en sus episodios. Entre ellos estuvieron Lady Gaga, David O. Russell, Ivanka Trump, Cindy Lauper, Tyra Banks, Vera Wang, Tory Burch, el alcalde Michael Bloomberg, Rachel Zoe y Tim Gunn. ¿Otra ventaja? La huelga de guionistas entre 2007 y 2008 que obligó a CW a repetir episodios de la programación que tenía, por lo que Gossip Girl se podía ver una y otra vez…

5 razones por las que Gossip Girl es una obra maestra 5
El reparto de los jóvenes protagonistas estaba compuesto por relativos desconocidos que se convirtieron en estrellas. | Imagen vía CW

El reparto

Un grupo de desconocidos encabezó este éxito instantáneo, muy al estilo de Friends, y se convirtieron en estrellas de la noche a la mañana. La verdad es que el reparto era perfecto en cada uno de sus roles. Blair Waldorf es un arquetipo al que se hace referencia y es sobradamente comprendido, por ejemplo. Los nombres de cada personaje se convirtieron en  sinónimos de sus actores porque sabían lo que hacían: tenían encanto, enganche y talento (y sus físicos, claro). Algunos aún detestan la experiencia (Penn Badgley ha sido claro en su desprecio por la serie) y otros están dispuestos a volver para un revival (esa tendencia tan desatada en estos tiempos). Lo cierto es que estos actores hicieron vivir a personajes ajenos y distantes (los espectadores no eran millonarios con ropa de Marc Jacobs) y los convirtieron en hitos televisivos.

TOP