Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas

Jorge Raya Pons

El fotógrafo Héctor Garrido viajó a Cuba por una invitación y nunca imaginó que conocería allí a su esposa. Ahora ella, la actriz Laura de la Uz, es uno de los retratos –o más bien una de las secuencias– que enriquece esta exposición de Casa de América que dibuja el paisaje cultural de la isla a partir de los rostros y manos de sus grandes artistas. Todo nació en 2010 por una propuesta editorial que nunca llegó a puerto. En aquella época, Garrido trabajaba como fotógrafo para el CSIC en el Parque Natural de Doñana, donde vivió durante 20 años, prácticamente aislado. Lo conoce tan bien que los planos aéreos de la película La isla mínima son consecuencia de su trabajo previo.

“Viví muchos horas de soledad, escondido en el campo, metido en los agujeros esperando, por ejemplo, al águila imperial”, recuerda Garrido. Su trabajo consistía en capturar en imágenes la fauna que habita el parque natural andaluz. Ahora reside en La Habana junto a su pareja y en ocasiones, cuando quiere alejarse de la ciudad y del ruido, viaja hasta la Ciénaga de Zapata únicamente acompañado de su cámara. A este lugar de retiro lo llama su Doñana supletoria.

'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas 1
Leonardo Padura, escritor. | Cortesía de Casa de América

La muestra, que tiene el mismo nombre que el libro que finalmente publicó, Cuba iluminada, reúne rostros que también conocemos en España. Leonardo Padura posa, en una de las múltiples fotos, junto a su perro Chorizo, al que amaba profundamente. La fotografía de Héctor Garrido fue la última en la que apareció. Así que los dos artistas acordaron algo: Padura escribiría el prólogo de su libro y Garrido le regalaría la foto. Estas anécdotas se repiten en cada imagen, que parece contener una historia nueva.

'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas
Omara Portuondo, cantante. | Cortesía de Casa de América

Entre sus obras, encontramos fotografías al cineasta Fernando Pérez, que es íntimo amigo de la pareja, casi familia; al bailarín Carlos Acosta, que ha estado recientemente en Madrid por el rodaje de una película sobre su vida por parte de Icíar Bollaín; el músico Juan Formell, que aparece sentado en un sillón junto a su reloj de pie –y poco tiempo después falleció–; el escritor Pedro Juan Gutiérrez, con la ciudad de La Habana a sus espaldas. Garrido dice que, a través de la fotografía, busca retratar los sentimientos del otro y el reflejo de uno mismo.

El catálogo es amplísimo, consta de una selección de 250 retratos, y no está terminado: la exposición se renueva todo el tiempo, vive en constante evolución. El fotógrafo extremeño lo concibe como un work in progress y tendrá sus puertas abiertas hasta el próximo 24 de marzo.

'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas 2
Sosabravo, artista plástico. | Cortesía de Casa de América
'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas 3
Flora Fong, artista plástica. | Cortesía de Casa de América
'Cuba iluminada': la vida de la isla en el retrato de sus artistas 4
Roberto Fabelo, artista plástico. | Cortesía de Casa de América

Continúa leyendo: Fernando Pérez: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado"

Fernando Pérez: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado"

Jorge Raya Pons

Foto: Jorge Raya
The Objective

Fernando Pérez (Guanabacoa, 1942) sabe qué esperar de la vida. Ya son más de 40 años de cine y sus películas son el ojo clínico de Cuba; nadie ha retratado el espíritu de la isla como él. Fernando vive en La Habana, una ciudad que ama, y es rara la ocasión en que no se le escapa hablar de ella como si fuera un órgano vital dentro de su cuerpo, como un pulmón o como el estómago. “La Habana es una ciudad azul”, dice, y mira lejos. “La Habana es la sorpresa, es la contradicción. He llegado a un estado en que yo me siento cubano, pero sobre todo habanero. El otro día estaba en Villaclara, otra ciudad de Cuba, y sentía que estaba raro. Y cuando llegué a La Habana me di cuenta de que me faltaba el mar. Allá la mayoría de las calles terminan en el malecón”.

En Últimos días en La Habana, su última película –galardonada con el Biznaga de Oro en el Festival de Málaga-, Fernando cuenta la historia de dos amigos con destinos aparentemente distanciados. Diego es un enfermo de Sida que cuenta sus horas finales postrado en una cama. Miguel cuida de él y trabaja lavando platos en un bar, juntando el dinero necesario para marcharse de Cuba y comenzar una vida nueva en Estados Unidos. Y, entre medias, siempre está la ciudad, o al menos parte de ella. “Si tuviera que decirte qué es La Habana, te diría que es los habaneros”, continúa el cineasta, con la voz encendida. “No es el espacio, sino esa gente llena de energía y con esa manera de ser”.

Fernando Pérez: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado" 1
Fotograma de ‘Últimas días en La Habana’, de Fernando Pérez. | Foto: Wanda Vision

Fernando viste con elegancia una americana marrón. Su piel es blanca a ojos de los caribeños, y las manchas en la piel se revelan como heridas de guerra de quien ha pasado toda una vida bajo el sol calcinante de La Habana, adonde llegó siendo un adolescente. “Yo nací en Guanabacoa, un pueblo separado de La Habana por una bahía, y para mí cruzar aquello era como viajar a otro país. Recuerdo la primera vez que viajé solo, yo tenía 12 ó 13 años. Tomé una lanchita y crucé la bahía. Recuerdo recorrer las calles de La Habana, esplendorosas, y ver las marquesinas de los cines. Para mí eso fue una emoción tremenda, fue un descubrimiento”.

“Cuando triunfa la Revolución, en 1959, se crea un instituto de cine. Yo me dije que tenía que entrar ahí”

La infancia de Fernando transcurrió sin comodidades. Creció en una familia con pocos recursos; su papá era cartero y su mamá, ama de casa. En cuanto tuvo la oportunidad comenzó a trabajar para ayudar a la economía familiar y no estudió más que la enseñanza media, sin alcanzar el preuniversitario. Pero en aquel momento, confiesa, sabía con seguridad que su vocación era el cine. “Yo era y sigo siendo curioso”, dice. “Con 14 ó 15 años veía una película y me ponía a escribir, aspiraba a ser crítico de cine. Cuando triunfa la Revolución, en 1959, se crea un instituto de cine. Yo me dije que tenía que entrar ahí”. Para ello estudió con esfuerzo y se presentó a un examen de ingreso que logró aprobar. Tenía 16 años. Fue su primera incursión en ese mundo, donde comenzó como mensajero de una película, como Jack Nicholson, y terminó por construir una carrera exitosa. Entre medias se licenció en Lengua y Literatura Hispánica. Le digo que fue un recorrido largo, y él sonríe: “Esto lo dijo Freud cuando le pidieron el epitafio que quería para su tumba: ‘He sido un hombre feliz; nada en la vida me fue fácil’”.

Fernando Pérez: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado" 2
Fidel Castro, firmando la reforma agraria de junio del 59. | Foto: RB/AP Photo

Por el tiempo en que nació, a Fernando le tocó vivir el auge de la Revolución cubana, uno de los episodios más destacados del siglo XX. Pero no el único: el mundo entero vivía en estado de agitación. “Yo viví ese cambio”, dice, moviendo mucho las manos. “Todo empezó a transformarse, otro mundo era posible. La Revolución en Cuba. Los hippies en Estados Unidos. Las revueltas del 68. Bob Dylan. Los pelos largos. El mundo caminaba hacia una ilusión utópica”. Aquella gran ola, sin embargo, fue retrocediendo y arrastró con ella todas las aspiraciones. Fernando es un veterano, a sus 72 años, pero el paso del tiempo no lo ha convertido en un nostálgico. Él es resuelto y optimista y piensa justo lo contrario, que de todo aquello queda una esencia, que no todo fueron batallas perdidas. “Todo ese espíritu, toda la energía de esas ideas es eterna y mantiene el significado. La historia es espiral, no va en línea recta”.

“Se alfabetizó al pueblo cubano. Los campesinos leían y escribían. Pero después comenzaron a venir los problemas”

La historia de Cuba está irremediablemente ligada a Fidel Castro, el líder de aquella Revolución. Castro fue un hombre culto e inteligente, pero asertivo ante la crítica, inclemente ante los opositores. En este contexto, la convivencia entre la cultura y el régimen debió ser compleja, peligrosa solo para una de las partes. “Los años 60 fueron como un remolino, se produjo una eclosión de la creatividad”, cuenta Fernando. “Se alfabetizó al pueblo cubano. Los campesinos leían y escribían. Pero después comenzaron a venir los problemas. La sociedad comenzó a institucionalizarse y los problemas políticos no podían negarse; pretendían reducir la cultura a un mensaje político”. Pese a ello, el cineasta encuentra un punto positivo en una herencia de la Revolución: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado, no se ha convertido en un negocio. Aunque ya comienza a serlo…”.

Cuando murió Fidel Castro, el mundo quedó congelado por unas horas, pero Cuba permaneció así por diez días. Este fue el tiempo que la isla se mantuvo de luto por la muerte del dictador. Aquella noticia no fue una sorpresa para Fernando: “Yo estaba fuera de Cuba en una actividad pública. Uno de los organizadores se acercó y me dijo: ‘Se murió Fidel’. Yo le respondí: ‘Ah’. Era una pérdida esperada, ya llevaba dos o tres años fuera. El pueblo cubano se fue preparando para el momento. Cuando volví, se celebraban los funerales y había mucho respeto. Pero claro, declararon diez días de luto…”. Fernando hace una pausa y no puede contener la risa: “Al noveno día la gente ya estaba como ‘Oye, lo sufrimos, pero ya está bien…’. Fidel causó pena, pero ya pasó”.

Fernando Pérez: “En Cuba, a diferencia de en otros países, la cultura no se ha contaminado" 3
Una procesión transportó las cenizas de Fidel Castro por varias ciudades cubanas durante cuatro días. | Foto: Desmond Boylan/AP Photo

Fernando, que reconoce expresarse mejor con imágenes que con palabras, se define como un escritor lento aunque apasionado. Dice tener una película en mente, que la tiene clara en la cabeza, aun a falta de ponerle un poco de orden. “Es una historia coral en tres o cuatro capítulos”, explica, midiendo las palabras. “Empieza en el año 61, en Cuba, con la campaña de alfabetización, y aquí presento a unos personajes. Luego viene otro capitulo en los 70, donde estos personajes son hombres maduros, aquellos niñitos empiezan a ser protagonistas. El último capítulo termina en el hoy, cuando ya son ancianitos. Esa película contará lo que yo he vivido, con historias mías y otras que he oído”.

“Hay muchas montañas que he subido y otras que no he alcanzado. Se trata de buscar el sentido”

La estancia de Fernando en España ya se ha alargado por seis semanas. La Casa de América le trajo a Madrid, lejos del mar azul de la Habana, y todavía pasará un tiempo hasta que regrese a la isla, pues visitará a su hija en Valencia. Fernando se mantiene joven, no ha perdido la curiosidad, no le importa salir de casa. Es un acto de rebeldía mantener esta actitud a pesar de los golpes y del tiempo: “A mis 72 años, yo sé hacer cine, tengo una profesión, sé dónde poner una cámara. Pero eso no es lo que a mí me interesa. Yo quiero plantearme en cada película algo que nunca haya hecho antes y ver si lo logro. Si la montaña es muy alta, comienzo a subirla. Sé que igual no llego. Hay muchas montañas que he subido y otras que no he alcanzado. Se trata de buscar el sentido. Por eso me gusta rodearme de gente joven. Porque siempre te desafía, porque siempre te niega cosas. En este sentido, el cine es una búsqueda. Y esto lo decía mejor Almodóvar: ‘Existe una gramática del lenguaje cinematográfico y, por supuesto, uno lo aprende y se puede hacer una película. Pero siempre va a faltar algo, y ese algo eres tú mismo’”.

Continúa leyendo: ¿Por qué el metro de Madrid circula por la izquierda?

¿Por qué el metro de Madrid circula por la izquierda?

Redacción TO

Foto: Victor R. Caivano
AP

La sorpresa es común en el turista o en el recién llegado a Madrid. ¿Por qué el metro circula por la izquierda? Existen dos teorías principales.

La primera apunta a los látigos como causa fundamental de esta característica del suburbano de la capital. En el momento de la inauguración de la primera línea del metro, el 17 de octubre de 1919, los coches en Madrid circulaban por la izquierda, ya que los conductores de los carruajes llevaban las riendas de los caballos con la mano izquierda y los látigos para fustigarlos con la derecha. Por eso, para no darle un latigazo accidental a un peatón en la cara, se estableció que estos vehículos viajaran por el carril izquierdo. En consecuencia, el metro imitó esta característica y se decidió que el suburbano circulara por la izquierda. Posteriormente, cuando se estableció legalmente que el sentido de la circulación de los coches en la superficie sería el derecho, resultaba demasiado caro volver a señalizar toda la red del metro, así que la cosa se quedó como estaba.

Otra teoría tiene su epicentro en el Reino Unido. Según esta hipótesis, las infraestructuras del suburbano de la capital se compraron y se diseñaron imitando las inglesas, donde ya estaba establecido el carril izquierdo como norma de circulación, así que este sistema se importó a Madrid.

En la superficie, Madrid también circuló inicialmente por la izquierda. Pero no era así en otras ciudades españolas, como Barcelona, que siempre ha circulado por la derecha. En 1924, Madrid cambió su normativa y la circulación pasó a tener lugar por el carril derecho. No obstante, no fue hasta los años 30 del siglo pasado cuando se adoptaron normas nacionales que equipararan la circulación del tráfico en todo el territorio español.

Y el caso de los trenes no es el único en el metro de Madrid. Muchas de las escaleras mecánicas del suburbano de la capital circulan por la izquierda, pero en este punto el caos es mayor, ya que no todas lo hacen. Es decir, si uno ve un par de escaleras mecánicas en el metro, ha de prestar atención al sentido en el que circulan antes de subirse a ellas. E incluso una vez dentro de la escaleras, la dicotomía entre la izquierda y la derecha continúa: un viajero que desee quedarse parado y bajar o subir sin moverse, al ritmo de las propias escaleras mecánicas, debe arrimarse al lado derecho de las escaleras. Por contra, un viajero que tenga prisa y prefiera caminar por las escaleras mecánicas, debe hacerlo por el lado izquierdo.

Y la curiosidad del sentido de la circulación no es la única. La famosa estación fantasma de Chamberí también alimenta conversaciones entre los usuarios del metro, que diariamente cruzan una estación en la que nunca para el metro entre Iglesia y Bilbao. El motivo de que ya no esté operativa es la cantidad de usuarios que tiene el metro. Ante el aumento del uso del suburbano en los años 70, se decidió aumentar la capacidad de los trenes añadiéndoles más vagones. En consecuencia, hubo que ampliar todas las estaciones para que cupieran los nuevos trenes. La ampliación de la estación de Chamberí resultó imposible y Metro de Madrid decidió clausurarla. Eso sí, hoy sigue operativa como museo y como curiosidad histórica de la ciudad.

Continúa leyendo: Estas son los lugares que más turistas reciben del mundo

Estas son los lugares que más turistas reciben del mundo

Whitney Leach

Foto: Kin Cheung
AP

Asia lidera de nuevo la recepción de turistas a lo largo del año con ciudades como Hong Kong, Bangkok o Singapur entre las más visitadas del mundo. Hong Kong mantiene por noveno año consecutivo el título de ciudad más visitada del mundo según el Top 100 City Destinations Ranking, seguido de Bangkok, que en 2017 superó a Londres.

Estas son las ciudades que más turistas reciben del mundo 1
Estas son las ciudades más visitadas del mundo. | Foto: Euromonitor International

Asia lidera la lista 

Las ciudades asiáticas dominan el ranking: hay 41 ciudades de la región de Asia y el Pacífico en la lista de 2017, en comparación con las 34 que había en 2010. Y se espera que esta cifra aumente a 47 en el año 2025.

Un factor importante del boom de turistas en esta región es el “aumento inexorable” del mercado de turismo emisor de China, que es el más grande del mundo, dice el informe.

Se predice que el número de visitantes internacionales de Hong Kong caerá a 25,7 millones durante 2018, debido al aumento de las tensiones con China continental. Pero se espera que la ciudad se recupere, y las visitas llegarán a los 45 millones en 2025.

“Esperamos que la región continúe creciendo en la próxima década, con Singapur superando a Londres como la tercera ciudad más visitada del mundo para 2025, otorgando el podio por completo a Asia”, dijo en un comunicado de prensa un analista senior de viajes de Euromonitor International.

El futuro de Europa 

Euromonitor dice que las recepción de turistas de las ciudades europeas se ha visto afectada por acontecimientos recientes como la crisis de la zona euro, la afluencia de refugiados, el brexit y los ataques terroristas.

Sin embargo, los imanes turísticos como Londres y París siguen siendo resistentes. Y algunos destinos en Grecia, Italia y España experimentaron un crecimiento durante 2016 como resultado de los disturbios en Medio Oriente y norte de África.

Estas son las ciudades que más turistas reciben del mundo 2
Ciudades como París siguen atrayendo a un gran número de turistas. | Foto: Kamil Zihnioglu/ AP

A pesar de sufrir ataques terroristas y la turbulencia política provocada por el Brexit, Londres fue la ciudad más visitada de Europa en 2016 con 19,2 millones de visitantes. De hecho, una libra más débil como resultado del Brexit ha ayudado a atraer más visitantes al Reino Unido.

A largo plazo, sin embargo, las perspectivas para Londres son más sombrías, con Euromonitor prediciendo una caída hasta el sexto lugar para el año 2025 a medida que el turismo se eleve más rápido en las ciudades asiáticas.

La ciudad mejor posicionada de Estados Unidos en el ranking es Nueva York, que se mantiene en la octava posición con 12.7 millones de visitantes, justo por delante de Shenzhen con 12.6 millones.

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

Continúa leyendo: ¿Cómo son las despedidas de soltera de la realeza?

¿Cómo son las despedidas de soltera de la realeza?

Redacción TO

Foto: Jordan Strauss
AP

Cada vez falta menos para la boda más esperada del año, la del príncipe Harry y la actriz Meghan Markle. La pareja contraerá matrimonio el próximo 19 de mayo en la Capilla St. George, en el Castillo Windsor, y aunque aún faltan tres meses, nadie quiere perder detalle del evento real: desde el vestido de la novia y el traje del novio, hasta las reglas de vestimenta de los invitados, como quién será el arzobispo que oficie la boda.

Pero no todo son curiosidades del día del ‘sí quiero’, los momentos previos también son de gran interés del público, por ejemplo, la despedida de solteros de los novios. Si bien el príncipe Harry no ha revelado nada sobre la noche más loca de los prometidos, Markle ha dado algunas pinceladas. ¿Asistirán sus amigos famosos? ¿Está Kate Middleton organizando todo de principio a fin o alguien más ha recibido ese honor?

Hasta ahora sólo sabemos que “ya está arreglada” y que “será divertida”, según confesó la propia actriz a la revista People. Por otro lado, una fuente anónima ha asegurado a Us Weekly que “será discreta. En algún lugar con buena comida y bebida y un poco de música. Pero nada salvaje”.

De esta forma, como viene siendo habitual en las despedidas reales, seguro tendrán lugar lejos de los clubes nocturnos de Londres, en algún lugar súper privado. Pero, ¿qué ocurre exactamente en las fiestas de soltera reales?

La fiesta de Kate Middleton fue en la casa de un amigo cercano y fue planeada por su hermana Pippa, organizadora de fiestas. “Sin duda fue muy discreta”, informó The Telegraph.

¿Cómo son las despedidas de soltera de la realeza? 1
Kate Middleton, duquesa de Cambridge​​. | Foto: Chris Jackson/AP

La princesa Sofía de Suecia también tuvo una fastuosa fiesta en una mansión.  Su despedida de soltera tuvo lugar en una finca de campo del siglo XVII en el lago Mälaren. El dueño de la propiedad, Jacob Wijkander, confirmó que Sofía celebró su despedida de soltera en Hatuna Stenus, que cuenta con 12 habitaciones, una biblioteca y una sala de juegos.

En el caso de la princesa Diana no tuvo despedida antes de su boda con el Príncipe Carlos. Sin embargo, según varios medios, tuvo su gran momento en la despedida de soltera de Sarah Ferguson antes de que  se casara con el Príncipe Andrés (ahora están divorciados). Disfrazadas de policías, terminaron en Annabel’s, el reverenciado club privado de Londres.

Pero, ¿cuál fue la fiesta de despedida de soltera más loca? Ese honor probablemente pertenece a la princesa Victoria de Suecia, que supuestamente fue “secuestrada” durante la cena de cumpleaños de su hermano y llevada a un yate que navega por el archipiélago de Estocolmo.

¿Qué ejemplo seguirá Meghan Markle?

TOP