Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

David DeMaría hace oír la pobreza del Sahel

Lidia Ramírez

Foto: Lidia Ramirez
The Objective

“Al pensar en la pobreza me salieron estas notas, que unidas resultan ser una melodía clásica, sinfónica, pasional, orgánica, racial, emotiva, triste y esperanzadora”, así explica David DeMaría su interpretación de la pobreza, uno de los sonidos del hambre. “Esta composición es el encargo más profundo y especial que me han propuesto, ojalá sirva para despertar conciencias dormidas”, ha indicado el artista durante la presentación de la exposición sonora en el Fnac de Callao, Madrid.

El sonido del hambre‘ es un reto lanzado por Acción contra el Hambre que tiene como objetivo “hacer oír un sonido invisible y movilizar a la población para acallarlo”, ha señalado Nuria Berro, coordinadora de la campaña. Para ello, once artistas españoles han interpretado de forma instrumental y en una pieza de apenas un minuto los sonidos de la pobreza del Sahel, coincidiendo con el inicio de la estación del hambre en esta zona que atraviesa África el Océano Atlántico hasta el Mar Rojo, y que cada año, de forma cíclica, deja sin alimentos a 30 millones de personas. Así, quienes se acerquen a la exposición, que se encontrará en el hall del Fnac de Callao hasta el 15 de junio, podrán escuchar la interpretación musical que estos solidarios artistas han hecho de la escasez de alimentos (Miss Caffeína), la desnutrición (Amaro Ferreiro), el agua no segura (Ángel Martín y Mauro Muñiz de Urquiza), la sequía (Amaral), la enfermedad (Fredi Leis), la pobreza (David DeMaría), los conflictos (Iván Ferreiro), el avance del desierto (Mucho), la especulación (Leiva), las inundaciones (David Otero), y la migración (Barei).

Para Amaral la sequía es, en su composición de 60 segundos, “el sonido de una solitaria gota de agua cayendo en un recipiente de madera, la desesperación en medio de una paisaje desértico donde no encontramos cobijo de los rayos del sol”. Por su parte David DeMaría, encontró en el piano el arpegio que le transmitía la pobreza. Al final de su pieza, la voz de una niña susurra: “Luchemos por la pobreza en el mundo”. Según cuenta el artista gaditano, se trata de la hija de una amiga de tan sólo tres años que mediante WhatsApp le envió esta nota de voz. “Me vino como anillo al dedo, qué mejor que la voz de un niño para despertar conciencias”.

David DeMaría hace oír la pobreza del Sahel
Exposición ‘El sonido del hambre’, en Fnac de Callao. | Foto: Lidia Ramírez/The Objective

La estación del hambre en Sahel

El hambre estacional es un periodo de escasez que se da cada año en países donde su población depende de la agricultura de subsistencia, como Senegal, Gambia, Mauritania, Malí, Níger, parte de Burkina Faso, Nigeria, Chad y Camerún. En estas zonas, durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre, las reservas de alimentos de la cosecha anterior se van agotando y esa falta de oferta hace que los precios suban.

Coincide además con el inicio de la estación de lluvias y las aguas no seguras disparan los casos de malaria y otras enfermedades. Quienes las sufren son más vulnerables a la desnutrición ya que no pueden retener y absorber los nutrientes cuando los ingieren.

Por delante, casi cinco meses hasta la próxima cosecha. Cinco meses de hambre silenciosa, predecible y evitable. Una amenaza para más de 30 millones de personas en el Sahel, donde ocho millones de niños ya padecen desnutrición. “Se está trabajando con mucha previsión para evitar que la situación se agrave, ahora esperamos que los gobiernos y políticos actúen”, sentencia David.

Continúa leyendo: El sonido del hambre se hace atronador

El sonido del hambre se hace atronador

Redacción TO

Foto: Rebecca Blackwell
AP

El rechinar de una puerta que se abre poco a poco. Sirenas de ambulancia en la calle. Voces en el pasillo. Un trueno. Hay sonidos que asustan a los niños. Pero hay uno que aterra cada año a cinco millones de niños en el Sahel: es el sonido del hambre, desvelado en el vídeo de campaña cuando una de las cuatro niñas protagonistas se lleva las manos la tripa para calmar el rugir de su estómago.

Con este vídeo como punto de partida comienza una campaña, llevada a cabo por Acción contra el Hambre y la Comisión Europea con el apoyo de Radio 3, centrada en el hambre estacional que se produce, al menos, una vez al año.

“El mundo no puede permitirse cuatro hambrunas cuando producimos alimentos suficientes para todos”

-Carmen Gayo, directora de comunicación ACH

El objetivo es sensibilizar sobre este fenómeno, antesala de las grandes crisis alimentarias, y poner en relieve las soluciones que podrían acallar este rugido. Para ello la ONG ha creado la primera exposición sonora contra el hambre en la que se buscará la aportación de músicos y ciudadanos que reflexionen en clave de sonidos en torno al hambre. La exhibición podrá visitarse en junio en Fnac y en www.elsonidodelhambre.org, y culminará en septiembre coincidiendo con el fin de la estación del hambre. “Creamos esta campaña pensando en los países en los que, durante este periodo, millones de personas se van a la cama con el estómago vacío porque ven acabadas sus reservas de alimentos hasta la siguiente cosecha, de una forma cíclica pero precisamente por ello evitable. En Sahel 30 millones de personas (uno de cada cinco habitantes) se enfrentará a esta situación este verano. Pero lo cierto es que en 2017, este sonido, el de un estómago vacío, se está haciendo ensordecedor también en otros lugares del mundo como Nigeria, Yemen, Somalia y Sudán del Sur, de modo que hay que prestar más oídos que nunca a este grito y poner en marcha todos los mecanismos necesarios para acallarlo”, explica Carmen Gayo, la directora de Comunicación de Acción contra el Hambre. “El mundo no puede permitirse cuatro hambrunas cuando producimos alimentos suficientes para todos”, añade.

El sonido del hambre se hace atronador 2
La estación del hambre amenaza a 30 millones de personas en el Sahel. | Gráfico: Acción contra el Hambre

“Todos los años, entre cuatro y ocho millones de personas en el Sahel precisan ayuda de emergencia durante la estación del hambre para sobrevivir. El departamento de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea financia cada año la asistencia alimentaria a las familias en las fases más críticas de inseguridad alimentaria. Esta ayuda cubrió en 2015 un 29% de las necesidades totales de la región. El Sahel es claramente una de nuestras prioridades de actuación”, señala Nicolas Govaert, coordinador para el Sahel de la oficina de Operaciones Humanitarias europeas, ECHO, que también está presente y aporta fondos a la respuesta humanitaria en los países amenazados por la hambruna en África y en Oriente Medio.

La estación del hambre en Sahel


El hambre estacional es un periodo de escasez que se da cada año en países donde su población depende de la agricultura de subsistencia. Las reservas de alimentos de la cosecha anterior se van agotando y esa falta de oferta hace que los precios suban.

Coincide además con el inicio de la estación de lluvias y las aguas no seguras disparan los casos de malaria y otras enfermedades. Quienes las sufren son más vulnerables a la desnutrición ya que no pueden retener y absorber los nutrientes cuando los ingieren.

Por delante, casi cinco meses hasta la próxima cosecha. Cinco meses de hambre silenciosa, predecible y evitable. Una amenaza para más de 30 millones de personas en el Sahel, donde cinco millones de niños ya padecen desnutrición.

El sonido del hambre se hace atronador
El Sahel en cifras. | Ilustración: Acción contra el Hambre

Naciones Unidas estima que serán necesarios 2.600 millones de dólares en 2017 para salvar vidas y aliviar el sufrimiento de 12 millones de personas.

Continúa leyendo: Claves para detectar si un e-mail es un fraude

Claves para detectar si un e-mail es un fraude

Redacción TO

Foto: Farrel Nobel
Unsplash

El phishing es una de las estafas digitales más extendidas. Consiste en el intento, por parte de un ciberdelincuente, de obtener información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria) a través de un correo electrónico.

A pesar de ser uno de los clásicos más longevos del cibercrimen, millones de personas siguen cayendo año tras año en la trampa de los e-mails falsos. Concretamente, y según un estudio de la compañía de ciberseguridad Norton, de 978 millones de personas que se vieron afectadas por el cibercrimen en 2017 a escala global, el 32% sufrió un ataque de phishing, o lo que es lo mismo, abrió un enlace o archivo adjunto en un e-mail malicioso.

Recientemente, una estafa masiva tuvo como objetivo a los usuarios del servicio de series y películas en streaming Netflix. Según alertó la compañá Panda Security en un comunicado, los ciberdelincuentes enviaron cientos de correos electrónicos falsos a usuarios de varios países en los que suplantaban “con bastante acierto” la identidad corporativa de Netflix. Los e-mails fueron enviados con el asunto Notice – Document, seguido por una serie de números, y solicitaban a las víctimas que verificaran sus datos de acceso a Netflix a través de un enlace. El objetivo final no era, según apuntan desde Panda Security, utilizar dichas cuentas, sino revender los datos a terceros para llevar a cabo ataques a mayor escala dada la extendida costumbre de los usuarios de tener una misma contraseña para distintos servicios.

Cuantos más usuarios sean conscientes de que existen estos tipos de ataques, más ejemplos conozcan, y más consejos reciban para saber cómo identificarlos, las víctimas de phishing disminuirán considerablemente. Por ello recopilamos las claves para detectar si un e-mail es un fraude que busca robarnos nuestra información:

1. Fíjate en el correo del remitente

Una forma de detectar de primeras si un correo es malicioso es su remitente. Si el e-mail lo envía una cuenta de correo llena de cifras y letras incongruentes, seguramente sea un fraude. Si este además busca suplantar la identidad corporativa de alguna empresa, como en el caso de los correos falsos de Netflix que comentábamos anteriormente, es importante que nos fijemos en el dominio de la cuenta. Un @nelflix.com podría llevar a engaño de una pasada, pero no si releemos bien.

2. Comprueba el asunto del e-mail

El asunto es otro indicador que puede mostrarnos, incluso antes de abrir el correo, es el asunto del mismo. Desconfía si la línea del asunto es muy vaga o no concreta realmente sobre lo que trata el interior del correo -ese Notice – Document del falso Netflix sería un ejemplo perfecto-. Si el asunto no te convence, elimina directamente el correo antes de abrirlo.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude
‘Mensaje nuevo – Apple’ no parece un asunto muy convincente.

3. Desconfía: ninguna compañía pide datos personales por e-mail

Si comprendemos el punto básico de que ninguna compañía en ninguna circunstancia va a pedirnos nuestros datos personales vía e-mail, tendremos muchas menos posibilidades de caer en las garras del phishing.

4. Cada detalle cuenta: examina la identidad corporativa

La identidad corporativa es la suma de la identidad verbal y la identidad visual de una compañía. Esta identidad puede ser imitada, al fin y al cabo buscar un logo de una gran empresa no lleva más de dos minutos. No obstante, hacerlo de forma perfecta no es tarea fácil. No solo es el logo, sino también la tipografía, el fondo del correo, entre otros elementos. Muy bueno tiene que ser el imitador para que nos engañe cuando comparamos su correo con otro verdadero del mismo remitente.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude 2
¿Estás seguro de que BBVA pondría un link de forma tan burda?

5. No hagas clic en ningún enlace sospechoso

Un enlace malicioso es el gancho perfecto para el fraude. Para no caer en la trampa, lo mejor es buscar ese enlace directamente en la barra de búsqueda del navegador o entre nuestros marcadores, y no hacer nunca clic en él.

6. Pregúntate si estabas esperando esa información o ese archivo adjunto

¿Estabas esperando un correo con un archivo en particular? Si la respuesta es no, lo más probable es que al recibirlo estés ante un fraude. Para comprobarlo, ten en cuenta el siguiente punto.

7. Ponte en contacto directo con el supuesto remitente del correo

Ante cualquier duda, ponte siempre en contacto directo con el remitente real. Es decir, que si tu banco u otro servicio te envía un e-mail solicitando algún tipo de información, utiliza los canales oficiales de comunicación de la entidad para preguntar si ese correo es suyo para salir de dudas.

8. Analiza la gramática o la forma en la que está estructurado el correo

Si la redacción es torpe, la gramática brilla por su ausencia, la puntuación es errónea, la ortografía es incorrecta o vemos un uso repetido de las palabras “por favor” en el cuerpo del correo electrónico, ese correo será un fraude. Los departamentos de comunicación de las grandes compañías suelen estar repletos de profesionales que saben perfectamente redactar un correo electrónico sin errores.

Claves para detectar si un e-mail es un fraude 3
¿Un gran banco escribiría con faltas de puntuación o generaría errores en sus tildes? Seguramente no.

9. Utiliza los filtros anti spam y los servicios de ciberseguridad

Una manera de prevenir antes de curar es tener al día los filtros anti spam de nuestros correos -los grandes proveedores como Gmail o Hotmail suelen tener los suyos propios-. Los anti virus también pueden ser de gran ayuda en esta labor.

Continúa leyendo: Vídeo | Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Vídeo | Nahuel Pérez Biscayart, actor de '120 pulsaciones por minuto': "Los jóvenes tratan el sida como algo del pasado"

Néstor Villamor

Foto: The Objective
The Objective

“Conozco casos de gente joven a la que, de golpe, diagnostican [como seropositivos] y uno dice: ‘Guau, ¿cómo puede ser que después de tanto trabajo, después de tantas muertes, tanta lucha dada no haya disminuido?’”. Lo dice Nahuel Pérez Biscayart, protagonista de 120 pulsaciones por minuto, un drama sobre la lucha contra el VIH que ha triunfado en Cannes. Lee la historia completa aquí.

Continúa leyendo: Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días en el espacio

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días en el espacio

Jorge Raya Pons

Foto: Alfonso Monteserín
Penguin Random House

Es fascinante el interés que despiertan los astronautas: captan la atención de los héroes. Scott Kelly está en Madrid para presentar su libroResistencia (Debate)– en la Fundación Telefónica y la cola en la calle es inmensa: algunas personas llevan incluso chupas y accesorios variados de la NASA y parece más una convención intergaláctica que una conferencia literaria. Eso revela la dimensión del personaje.

Scott Kelly nació en un pequeño pueblo llamado Orange, en Nueva Jersey, y tiene el confuso aspecto de un hincha inglés: es bajo de estatura y tiene la piel rojiza y una prominente barriga. Sin embargo, este estadounidense ha orbitado la Tierra sin pisar el suelo y en compañía de nadie durante 340 días, lo que le convierte en el único hombre en conseguirlo de manera continuada. Habitualmente pensamos en las condiciones físicas que requiere un reto como este, pero ¿cómo se prepara a una persona para vivir en completa soledad y en el vacío durante tanto tiempo sin desmoronarse?

Kelly parece tener la situación bajo control, se siente cómodo ante la insistencia mediática. “Es un placer estar aquí con ustedes”, dice, a modo de presentación. “Es más, es un placer estar en cualquier lugar donde hay gravedad”. [¿Cuántas veces habrá empleado esta broma?]. Una de las preguntas obligadas al astronauta llega a las primeras de cambio: ¿sufres las secuelas físicas y psicológicas de volver del espacio? Kelly responde con una mueca, dice que todo está bien, que le gusta la Tierra, y mientras el público ríe, matiza que solo el tiempo determinará el impacto de la radiación en su organismo. El entrevistador le plantea, entonces, otra cuestión: ¿sigues disfrutando de los amaneceres y de los anocheceres en la Tierra, o son, para ti, nada más que una minucia? Kelly finge perplejidad y sonríe levemente: “Prefiero los anocheceres: falta más tiempo para despertarme”.

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días por el espacio 1
Scott Kelly, posando en la Fundación Telefónica. | Foto: Alfonso Monteserín/Penguin Random House

Las respuestas de Kelly son siempre escuetas y apenas se alargan si la pregunta la plantea él mismo. Tiene un sentido del humor muy ácido y agudo, casi cínico, y una gran inteligencia. Hay una circunstancia que define con precisión su carácter, a menos que todo se trate de una escenificación. Cuando le piden que explique cómo fue la despedida con su mujer y sus hijos antes de introducirse en una nave que podía estallar con toneladas de combustible en su depósito, Kelly responde con frialdad: “No recuerdo demasiado de aquello, quizá con un ‘Hasta luego’”. Se escucha una breve carcajada de fondo y el entrevistador le recuerda que aquella misión era altamente peligrosa: su vida estaba en juego. Kelly le resta importancia y dice que asumir riesgos nunca fue un desafío para él: “Nunca tuve miedo al fracaso. Sé que no soy el mejor en nada, salvo en no rendirme nunca”.

“Necesitamos cuidar de este planeta porque no encontraremos un ambiente mejor en el que vivir”

La sala de conferencias está llena de niños y es reconfortante: no es extraño que mientras Kelly relata su aventura en el espacio, se escuche el susurro de unos niños sentados al final de la sala, un bebé reclamando la atención de su padre. Están presentes, también, algunos adolescentes probablemente entusiasmados por su historia y escuchando en silencio. Kelly fue un adolescente como ellos, rendido al romanticismo de viajar por el espacio, y cuenta cómo el descubrimiento de un libroThe Right Stuff, de Tom Wolfe–, que describe la formación de los primeros astronautas de la NASA, le condujo a la determinación de hacia dónde dirigirse. Hasta entonces fue un mal estudiante que invertía más tiempo observando el movimiento de las agujas del reloj que escuchando las lecciones de clase. Kelly le debe tanto a Wolfe que decidió llamarle desde el espacio para agradecerle que su vida nació de la inspiración de su libro.

Debido a esa revelación, Kelly descubrió la belleza de las grandes extensiones verdes del planeta, de la intensidad del azul en los océanos, del rojo violento de los desiertos. “La Tierra es increíblemente bonita desde el espacio”, asegura. “Pero también parece muy frágil”. Kelly lamenta la falta de compromiso de la Administración de Donald Trump hacia la conservación del medioambiente –el público responde con un aplauso– y sostiene una afirmación que preocupa: “Necesitamos cuidar de este planeta, debemos frenar su destrucción, porque no encontraremos un ambiente mejor en el que vivir”.

Scott Kelly, el hombre transformado que regresó tras 340 días por el espacio 2
Scott Kelly, durante la conferencia. | Foto: Jorge Raya Pons/The Objective

El entrevistador, recogiendo el guante, le comenta que Trump –pese a todo– plantea un regreso temprano a la Luna. Kelly considera que el presidente no cumplirá con las condiciones de tiempo y dinero que requiere una misión tan importante: “No tengo esperanzas de que ocurra pronto”.

–¿Ni siquiera con proyectos como el de Elon Musk? –le replantea.

Entonces sonríe y mira al público, y dice que la primera vez que se anunció el lanzamiento de un cohete de SpaceX, pensó que Musk estaba loco. Sin embargo, tantos despegues y aterrizajes exitosos después, piensa que simplemente es ambicioso. “Y es bueno ser ambicioso”, añade.

–¿Volvería usted al espacio? –le pregunta el entrevistador.

–Sí –responde Kelly.

–¿Por un año? –insiste.

Kelly concede un par de segundos y responde con un rotundo “Sí” que acompaña con la cabeza.

TOP