Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino

Clara Paolini

Foto: Andy Mahoney
University of Alaska Fairbanks

De las bombas al deshielo; mismo dron, diferente cometido. La historia del ArcticShark comienza con las guerras de Estados Unidos en Oriente Medio, dando apoyo en combate en Irak y Afganistán, pero a día de hoy su renovada versión sobrevuela Alaska de la mano de científicos que investigan el cambio climático.

Antes era un dron que detectaba explosivos. Ahora recoge datos sobre las partículas de la atmósfera en el Ártico,  ¿cómo ha llegado esto a suceder? Ventajoso en ambos contextos, la particular trayectoria de este vehículo autopilotado demuestra la capacidad de transformación de los objetivos de una misma herramienta en diferentes manos.

Este aparato volador de mutante utilidad fue creado por la empresa Navmar Applied Sciences Corporation, contratista del Departamento de Defensa estadounidense. Fundada en 1977, en su origen Navmar se especializó en ofrecer al ejército de Estados Unidos soluciones anti-submarinos, pero entrando en el nuevo siglo, las batallas bajo el mar parecieron quedar relegadas a un segundo plano en la escala de preocupaciones bélicas. Defensa solicitó a la empresa la creación de aviones no tripulados: el arma del futuro.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 1
Así es el ArcticShark | Foto: Navmar Applied Science Corp.

El ejército estadounidense empezó a usar drones en el 2000, primero para la vigilancia y más tarde para ataques dirigidos, requiriendo modelos con diferentes cometidos. Necesitaban drones veloces, como el famoso Predator, capaz de asesinar rápida y silenciosamente (desde un punto de vista político) y a gran distancia. Necesitaban drones potentes, como el Reaper, capaces de transportar grandes cargas de armamento. Y, finalmente, necesitaban drones ágiles y precisos, ideales para llevar consigo un equipo de cámaras que consiguiera capturar imágenes del enemigo.

Con este fin nació Mako, el primer antecesor del ArcticShark. Dos años después, actualizaron ese primer dron creando un modelo conocido como TigerShark, que fue utilizado para localizar artefactos explosivos durante la Guerra de Afganistán: “La carga útil que volamos neutralizó estas amenaza”, declara Ken Lewko, Director de Operaciones Financieras de Navmar en una entrevista en Wired.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 2
Un soldado estadounidense frente a dron Reaper en Afganistán | Foto: Josh Smith / Reuters

¿Qué pasó cuando Obama comenzó a retirar tropas de Afganistán en 2011? Navmar necesitaba otros clientes a los que ofrecer sus drones para sobrevivir, y su campo de actuación se amplió desde lo bélico a lo científico. En esta nueva etapa, científicos del Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste perteneciente al Departamento de Energía encargaron a la empresa un dron que fuera capaz de volar sobre Alaska para tomar datos en la atmósfera ártica, y el antiguo TigerShark, rebautizado con el prefijo “Arctic” resultó perfecto para la tarea.

Entre otras cosas, el ArcticShark mide el tamaño de las partículas atmosféricas, los niveles de radiación infrarroja, la humedad y la dirección del viento, aportando datos que ayudarán a los científicos a entender los procesos atmosféricos relacionados con el cambio climático. Este dron es básicamente el mismo que el TigerShark, aunque sí que muestra algunas modificaciones.

Alaska no es Afganistán, por lo que los ingenieros de Navmar tuvieron que rediseñar ciertas partes para adaptar su funcionamiento a las bajas temperaturas de Alaska e impedir el congelamiento de las partes y otras modificaciones para hacerlo aún más útil en su cometido han perfeccionado el anterior modelo.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 3
El deshielo provocado en Alaska por el cambio climático | Foto: Lucas Jackson / Reuters

Como militar retirado, el nuevo y renovado dron de casi 7 metros de envergadura y capaz de transportar más de 45 kilos de peso a 120 kilómetros por hora estará equipado con más de una docena de instrumentos diseñados para ayudar a los científicos a comprender una de las regiones más sensibles del planeta. Aún queda por conocer su valía en la lucha contra el cambio climático, pero su historia demuestra que la lucha más pertinente sea quizá la que batallamos los humanos para eliminar nuestros devastadores efectos en el medioambiente.

Continúa leyendo: Salvar vidas y desaparecer: así es el dron que puede cambiar el mundo

Salvar vidas y desaparecer: así es el dron que puede cambiar el mundo

Clara Paolini

Foto: Otherlab

Los drones que aparecen en titulares suelen ser protagonistas de noticias militares o de orgullosa innovación empresarial. Como consecuencia, las primeras imágenes que nos vienen a la mente al pensar en un dron son las de un avión de guerra autopilotado bombardeando objetivos en Oriente Próximo (como vienen haciendo desde hace algunos años los drones predator de Estados Unidos) o las de un robot volador capaz de entregar pizzas a domicilio (tal y como sucede desde noviembre en Nueva Zelanda).

Relucientes y futuristas, los androides con alas que hasta ahora conocíamos o imaginábamos poco tienen que ver, tanto en su forma como en su fin, con el que presentamos a continuación.

¿Existen proyectos que consigan exprimir de forma más justa y beneficiosa el amplísimo potencial de los drones? Por supuesto que sí, y buen ejemplo de ello es el trabajo del equipo de ingenieros de Otherlab, un laboratorio de I+D de San Francisco que está desarrollando drones que algún día podrían salvarte la vida.

Salvar vidas y desaparecer: Así es el dron que puede cambiar el mundo

¿Para qué sirven?

Creados desde una perspectiva y diseño sin precedentes, estos drones están hechos de cartón biodegradable y son capaces de hacer llegar suministros a lugares remotos donde el acceso a comida, medicinas y agua potable resulta tan complicado como urgente.

En palabras de sus creadores se trata del “avión de papel” más funcional del mundo, y se espera que organizaciones de ayuda humanitaria puedan empezar a utilizarlos en lugares donde la población sufre las consecuencias de conflictos armados y desastres naturales.

¿Cómo funcionan?

El sistema Otherlab ha sido bautizado como ‘Plataforma Aérea de Apoyo a Acciones de Reaprovisionamiento Autónomo’ (APSARA por sus siglas en inglés) y combina las técnicas más avanzadas de diseño computacional con métodos de fabricación de bajo coste.

En una explicación simple pero precisa “parece una caja de pizza con forma de ala”, comenta Star Simpson, una de las ingenieras de Otherlab, pero a pesar de lo austero de su aspecto, es capaz de aterrizar con precisión en los lugares más inaccesibles y además, no dejar rastro una vez finalizado su cometido.

El material elegido para su producción es el cartón porque tiene todas las características que requería el proyecto: es barato, ligero, manejable y puede descomponerse en cuestión de meses. ¿Cómo se monta? Tras una productiva sesión de origami, las diferentes láminas medidas al milímetro y cortadas con láser pueden doblarse y graparse teniendo el dron listo para volar en alrededor de una hora.

¿Qué pueden transportar los drones APSARA?

Prácticamente de todo. Biberones, mantas térmicas, medicamentos, sangre, vacunas… Los drones consiguen que lo más urgente y necesario llegue allá donde otros humanos no consiguen acceder.

Desde la comodidad del primer mundo resulta un reto llegar a comprender la importancia de esta herramienta, pero se trata de un invento que podría llegar aliviar de forma considerable los desafíos a los que se enfrentan día a día las organizaciones de ayuda humanitaria.

Parece perfecto, ¿puede ser aún mejor?

Aunque el prototipo de cartón de Otherlab supone ya un importante paso hacia el futuro, se prevé que el diseño final sea aún mejor: el material utilizado para la producción de los drones tendrá como base una especie de hongo cuya descomposición se lleva a cabo en cuestión de días y no de meses.

¿Y el siguiente paso? En un futuro quizá no muy lejano, hacer desaparecer del dron los componentes electrónicos.

Por ahora, APSARA utiliza una unidad GPS y dos motores entre las alas, pero la agencia DARPA está llevando a cabo otro proyecto dedicado a la electrónica efímera con el que podrían llegar a eliminar el 100% de los por pequeños que éstos sean.

¿Cuándo empezarán a utilizarse?

En colaboración con Otherlab, la empresa Everfly espera refinar el prototipo y que organizaciones como Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras puedan empezar a utilizarlo cuanto antes.

Puede que el aspecto de este dron humanitario y desechable no sea tan atractivo como el que reparte las pizzas ni tan tecnológicamente impactante como los de uso militar, pero ante una situación de emergencia, donde reine el hambre, la sed y la enfermedad,  ¿qué preferirías ver en el cielo?

Continúa leyendo: 'Los sueños de la razón' o cómo descubrir el vínculo desconocido entre Goya y Buñuel

'Los sueños de la razón' o cómo descubrir el vínculo desconocido entre Goya y Buñuel

Jorge Raya Pons

Foto: MUSEO LÁZARO GALDIANO

Solía bromear Buñuel con el hecho de que los tres grandes artistas aragoneses eran Goya, él mismo y Beethoven. ¡Y los tres eran sordos! Ahora, el museo Lázaro Galdiano -ubicado en el barrio madrileño de Salamanca- expone en su muestra Los sueños de la razón los lazos invisibles y emocionales de Goya y Buñuel, dos artistas irrepetibles que tomaron con precisión quirúrgica el pulso arrítmico de España.

Los comisarios de esta exposición, Amparo Martínez y José Ignacio Calvo, dedicaron una gran esfuerzo para crear esta muestra. “Queríamos explorar sus puntos de conexión, su modo de comprender el arte y el mundo, aun con una distancia temporal de 150 años”, dice Martínez. El resultado es una recopilación de guiones y fotografías del cineasta que parecen mantener un diálogo constante con las pinturas y grabados de Goya: hay conexiones quizá inconscientes que vertebran la exposición.

Martínez explica cómo lo lograron a partir de cinco puntos fundamentales que servían como puentes entre un artista y otro.

'Los sueños de la razón' o cómo descubrir el vínculo desconocido entre Goya y Buñuel
‘Desastre 30. Estragos de la guerra’. | Cortesía del Museo Lázaro Galdiano

El primero fue la curiosidad como principio creador y su voluntad de aprender todo el tiempo, tanto es así que en una carta de Buñuel se puede leer cómo, siendo ya un anciano, tenía el deseo fervoroso de ser testigo del rodaje de un director joven: era el modo más efectivo de ver la evolución en la forma de hacer cine.

'Los sueños de la razón' o cómo descubrir el vínculo desconocido entre Goya y Buñuel 1
‘La letra con sangre entra’ (Goya). | Cortesía del Museo Lázaro Galdiano

El segundo, su visión crítica de la realidad, la capacidad que tenían para no ser reconfortantes, sino inspiradores. Su crítica feroz contra la violencia y la guerra, que completan un círculo de absurdos, y se representa en cuadros como La letra en sangre entra o la película Los olvidados.

El tercero, la libertad como concepto esencial y el ser humano como centro de sus preocupación, Goya desde la herencia de la Ilustración y Buñuel desde la vanguardia y el socialismo. Martínez recuerda los grabados de los desastres de la guerra, pero también la ensoñación de Un perro andaluz.

El cuarto, su universo interior. “En este aspecto, la sordera es importante porque los obliga a mirarse hacia dentro“, especifica Martínez. En este punto -y en continuación con el anterior- se revela la importancia de los sueños en sus obras, tanto en los grabados de Goya como en la filmografía de Buñuel, que los empleaba para explorar las pulsiones del ser humano.

'Los sueños de la razón' o cómo descubrir el vínculo desconocido entre Goya y Buñuel 2
Silvia Pinal, fotografiada durante el rodaje de ‘Viridiana’. | Cortesía del Museo Lázaro Galdiano

El quinto y último, los momentos vitales en los que se admiran ciertos paralelismos. Hay uno que para la comisaria está por encima de todos: la ocasión en que le encargaron a Buñuel un guión sobre Goya por el centenario de su muerte. Lo escribió. Y no fue el único guiño que le hizo en su cine: ¿qué hay de los fusilamientos al comienzo de El espíritu de la libertad? ¿Y de la niña que huye de la peste en Nazarín?

La exposición, que estará abierta hasta el próximo 4 de marzo, es una joya. Además de pinturas de Goya que no acostumbran a verse en Madrid o grabados atribuidos recientemente, como el San Antonio Abad, reúne fotografías inéditas de Buñuel, algunas de ellas durante el rodaje de Viridiana o retratándose -curiosamente- junto a pinturas del artista zaragozano, y todos sus guiones. Se crea una atmósfera que corrobora que los dos artistas -sordos, aragoneses y afrancesados- comparten todo un patrimonio común ahora desclasificado.

Continúa leyendo: Un año de portadas: Donald Trump, el presidente más ridiculizado de la Historia

Un año de portadas: Donald Trump, el presidente más ridiculizado de la Historia

Cecilia de la Serna

Foto: Der Spiegel

Donald Trump cumple ahora su primer año de mandato. El magnate, que atrajo una gran atención hacia sí mismo tanto durante la campaña de los republicanos como durante la presidencial norteamericana, seguirá previsiblemente tres años más en la Casa Blanca (a falta de un impeachment inmediato a la vista).

El primero de sus ejercicios en el poder ha estado marcado por no pocas controversias: su veto a la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana, sus comentarios racistas, la relación de su entorno más próximo con agentes rusos o la construcción de un muro con México que por ahora parece más obra de su imaginación que de la realidad.

Una de esas polémicas que ha planeado constantemente sobre Trump y su propio ego ha sido la relación con la prensa, a la que ha acusado constantemente de verter noticias falsas sobre él cada vez que había un tema de actualidad que podía afectarle. La expresión “fake news” ha servido como una especie de escudo, transmitiendo un mensaje que sin duda ha calado sobre sus seguidores y provocando un descrédito desmesurado de la prensa.

Esa prensa a la que él ha acusado de mentirosa ha publicado numerosas portadas, algunas auténticas obras maestras de la ilustración y el humor, que lo han convertido no sólo en el presidente más controvertido sino también en el más ridiculizado que se recuerde. A continuación, un repaso de esas portadas, tanto de medios serios como de publicaciones satíricas, de uno y otro lado del charco.

La revista New Yorker

Desde la polémica por las largas estancias del presidente Trump en sus complejos de golf, al apoyo por parte de grupos de supremacía blanca o el pozo en el que para muchos está el mandatario a estas alturas, las célebres ilustraciones de portada de la prestigiosa revista New Yorker han mostrado a un Donald Trump poco adecuado para el cargo que ostenta.

Imagen: The New Yorker

Imagen: The New Yorker

Imagen: The New Yorker

La revista Time

La famosa publicación Time ha sido una de las más incisivas a la hora de retratar a Donald Trump en su portada. Las dos imágenes que hemos seleccionado son muy violentas, y muestran ese odio y esa furia que lo caracterizan.

Imagen: Time

Imagen: Time

La revista The Week

Con ocasión del lanzamiento de Fire and Fury del periodista Michael Wolff, la publicación The Week divulgó esta portada en la que mostraban al Trump que ama la comida rápida totalmente furioso por lo que el libro cuenta.

Imagen: The Week

El New York Magazine

Por el mismo sendero caminaba New York Magazine cuando publicó esta portada en la que se representan los malos hábitos alimenticios de Donald Trump y que se ven reflejados en el libro de Wolff.

Imagen: New York Magazine

Der Spiegel

Más allá de las fronteras norteamericanas, una de las publicaciones que ha publicado las portadas más notables durante el primer año de Trump en la Casa Blanca ha sido el alemán Der Spiegel. En ellas ha puesto de relevancia temas como el exacerbado patriotismo del presidente e incluso ha llegado a retratarle como la viva imagen de la involución humana.

Imagen: Der Spiegel

Imagen: Der Spiegel

La revista The Economist

Con sus siempre acertados análisis, The Economist ha dedicado varias portadas al presidente norteamericano. De entre todas destacamos la última, en la que pretenden hacer balance del primer año del presidente en el poder ilustrando a un bebé Trump.

Imagen: The Economist

Bloomberg Businessweek

Las polémicas medidas firmadas durante este año por el mandatario estadounidense inspiraron la portada de Bloomberg Businessweek en la que, en lugar de una orden ejecutiva, podemos leer en un documento firmado por Trump: “insertar orden ejecutiva redactada precipitadamente, jurídicamente dudosa y económicamente desestabilizadora”.

Imagen: Bloomberg Businessweek

La revista elJueves

Para terminar: una publicación española. Los chicos de elJueves utilizaron su acertado sentido del humor para alumbrar la boca de Trump con una antorcha sostenida por un miembro del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan.

Imagen: elJueves

Un nuevo año comienza para Trump, y para todos aquellos maestros ilustradores a los que les espera mucho trabajo para retratar las facetas de un icono mediático irrepetible.

Continúa leyendo: Mientras el bitcoin se desploma, sus grandes inversores se van de farra

Mientras el bitcoin se desploma, sus grandes inversores se van de farra

Redacción TO

Foto: DADO RUVIC
Reuters

De las 100 principales criptomonedas que actualmente están en el mercado, un total de 96 están en números rojos, es decir, la práctica totalidad de las criptodivisas pierde dinero (y con ellas, sus inversores). Solo se salvan de esta guillotina económica Tether, Gas, Neblio y Cryptonex. El martes se conocía la noticia de que la criptomoneda por antonomasia, bitcoin, se desplomaba un 16% y que sus casi igualmente famosas compañeras Ethereum y Ripple (las dos más populares después de bitcoin) perdían un 16% y un 24% de su valor, respectivamente. Uno podría pensar que este pesimista panorama alertaría a los inversores y que estos cruzarían tierra, mar y aire para salir de semejante embrollo. Pero se equivocaría. Los grandes inversores han cruzado mar sí, pero en crucero, con toda la calma.

Alrededor de 600 entusiastas de las criptomonedas se embarcaron el lunes por la noche en Singapur en el segundo Blockchain Cruise anual, una suerte de vacaciones en el mar con una temática entrada en las criptodivisas. El valor del bitcoin se situaba entonces cómodamente por encima de los 13.500 dólares (unos 11.000 euros) pero para cuando el buque llegó a el miércoles a Tailandia, donde los viajeros pudieron dedicarse a beber, a tomar el sol y a disfrutar de conferencias sobe la criptoeconomía, el bitcoin había caído ya hasta los 10.000 dólares (algo más de 8.000 euros), informa Bloomberg. En el transcurso de esos días, el grupo, compuesto en su mayoría de hombres jóvenes, muchos de los cuales han hecho fortunas gracias a bitcoin, habían perdido probablemente millones de dólares.

Pero el batacazo no detuvo la fiesta. Según ha explicado Ronnie Moas, uno de los conferenciantes del miércoles, el bitcoin alcanzaría, en el mejor de los casos, los 300.000 dólares (más de 245.000 euros) en tan solo siete años. “Nada crece en línea recta”, razona. Pero la lista de conferenciantes del exclusivo crucero no acaba ahí e incluye nombres fuertes como José Gómez, hombre cercano al expresidente de Venezuela Hugo Chávez; Kaspar Korjus, el hombre detrás de la “nación digital” de las e-residencias impulsada por el Gobierno de Estonia; Jorg Molt, que -de ser cierta su afirmación de que posee un cuarto de millón de bitcoins– tiene una fortuna de 2.800 millones de dólares (casi 2.300 millones de euros), e incluso el mismísimo John McAfee, el empresario de la compañía de ciberseguridad McAfee (cuyos antivirus se encuentran hoy en día en dispositivos de todo el mundo).

Precisamente McAfee se ha convertido en los últimos tiempos en un gran promotor de las criptodivisas a través de su cuenta de Twitter, donde también ha incluido una fotografía del crucero.

“¡Que todo el mundo se relaje!”, ha dicho recientemente, citado por International Business Times. “No sé si será el bitcoin o múltiples divisas pero habrá un estándar de criptomonedas para el mundo les guste a los gobiernos o no”.

Con este panorama, el mundo de las criptomonedas sigue festejando su repentino éxito, ajeno a los últimos datos, que apuntan a que estas divisas experimentarán una caída tan potente como lo fue su ascenso. Y olvidan el tortazo que se pegaron en 2007 las hipotecas subprime (disparador de la crisis económica) y de la explosión de la burbuja de las puntocom a principios de siglo. Los seguidores más acérrimos de la moda del bitcoin, según una de las conferencias, tendrán que ver una caída de más del 50% del valor antes de que salgan espantados. 

TOP