Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino

Clara Paolini

Foto: Andy Mahoney
University of Alaska Fairbanks

De las bombas al deshielo; mismo dron, diferente cometido. La historia del ArcticShark comienza con las guerras de Estados Unidos en Oriente Medio, dando apoyo en combate en Irak y Afganistán, pero a día de hoy su renovada versión sobrevuela Alaska de la mano de científicos que investigan el cambio climático.

Antes era un dron que detectaba explosivos. Ahora recoge datos sobre las partículas de la atmósfera en el Ártico,  ¿cómo ha llegado esto a suceder? Ventajoso en ambos contextos, la particular trayectoria de este vehículo autopilotado demuestra la capacidad de transformación de los objetivos de una misma herramienta en diferentes manos.

Este aparato volador de mutante utilidad fue creado por la empresa Navmar Applied Sciences Corporation, contratista del Departamento de Defensa estadounidense. Fundada en 1977, en su origen Navmar se especializó en ofrecer al ejército de Estados Unidos soluciones anti-submarinos, pero entrando en el nuevo siglo, las batallas bajo el mar parecieron quedar relegadas a un segundo plano en la escala de preocupaciones bélicas. Defensa solicitó a la empresa la creación de aviones no tripulados: el arma del futuro.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 1
Así es el ArcticShark | Foto: Navmar Applied Science Corp.

El ejército estadounidense empezó a usar drones en el 2000, primero para la vigilancia y más tarde para ataques dirigidos, requiriendo modelos con diferentes cometidos. Necesitaban drones veloces, como el famoso Predator, capaz de asesinar rápida y silenciosamente (desde un punto de vista político) y a gran distancia. Necesitaban drones potentes, como el Reaper, capaces de transportar grandes cargas de armamento. Y, finalmente, necesitaban drones ágiles y precisos, ideales para llevar consigo un equipo de cámaras que consiguiera capturar imágenes del enemigo.

Con este fin nació Mako, el primer antecesor del ArcticShark. Dos años después, actualizaron ese primer dron creando un modelo conocido como TigerShark, que fue utilizado para localizar artefactos explosivos durante la Guerra de Afganistán: “La carga útil que volamos neutralizó estas amenaza”, declara Ken Lewko, Director de Operaciones Financieras de Navmar en una entrevista en Wired.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 2
Un soldado estadounidense frente a dron Reaper en Afganistán | Foto: Josh Smith / Reuters

¿Qué pasó cuando Obama comenzó a retirar tropas de Afganistán en 2011? Navmar necesitaba otros clientes a los que ofrecer sus drones para sobrevivir, y su campo de actuación se amplió desde lo bélico a lo científico. En esta nueva etapa, científicos del Laboratorio Nacional del Pacífico Noroeste perteneciente al Departamento de Energía encargaron a la empresa un dron que fuera capaz de volar sobre Alaska para tomar datos en la atmósfera ártica, y el antiguo TigerShark, rebautizado con el prefijo “Arctic” resultó perfecto para la tarea.

Entre otras cosas, el ArcticShark mide el tamaño de las partículas atmosféricas, los niveles de radiación infrarroja, la humedad y la dirección del viento, aportando datos que ayudarán a los científicos a entender los procesos atmosféricos relacionados con el cambio climático. Este dron es básicamente el mismo que el TigerShark, aunque sí que muestra algunas modificaciones.

Alaska no es Afganistán, por lo que los ingenieros de Navmar tuvieron que rediseñar ciertas partes para adaptar su funcionamiento a las bajas temperaturas de Alaska e impedir el congelamiento de las partes y otras modificaciones para hacerlo aún más útil en su cometido han perfeccionado el anterior modelo.

De la Guerra de Irak a la lucha contra el cambio climático: la historia del dron que cambió su destino 3
El deshielo provocado en Alaska por el cambio climático | Foto: Lucas Jackson / Reuters

Como militar retirado, el nuevo y renovado dron de casi 7 metros de envergadura y capaz de transportar más de 45 kilos de peso a 120 kilómetros por hora estará equipado con más de una docena de instrumentos diseñados para ayudar a los científicos a comprender una de las regiones más sensibles del planeta. Aún queda por conocer su valía en la lucha contra el cambio climático, pero su historia demuestra que la lucha más pertinente sea quizá la que batallamos los humanos para eliminar nuestros devastadores efectos en el medioambiente.

Continua leyendo: Salvar vidas y desaparecer: así es el dron que puede cambiar el mundo

Salvar vidas y desaparecer: así es el dron que puede cambiar el mundo

Clara Paolini

Foto: Otherlab

Los drones que aparecen en titulares suelen ser protagonistas de noticias militares o de orgullosa innovación empresarial. Como consecuencia, las primeras imágenes que nos vienen a la mente al pensar en un dron son las de un avión de guerra autopilotado bombardeando objetivos en Oriente Próximo (como vienen haciendo desde hace algunos años los drones predator de Estados Unidos) o las de un robot volador capaz de entregar pizzas a domicilio (tal y como sucede desde noviembre en Nueva Zelanda).

Relucientes y futuristas, los androides con alas que hasta ahora conocíamos o imaginábamos poco tienen que ver, tanto en su forma como en su fin, con el que presentamos a continuación.

¿Existen proyectos que consigan exprimir de forma más justa y beneficiosa el amplísimo potencial de los drones? Por supuesto que sí, y buen ejemplo de ello es el trabajo del equipo de ingenieros de Otherlab, un laboratorio de I+D de San Francisco que está desarrollando drones que algún día podrían salvarte la vida.

Salvar vidas y desaparecer: Así es el dron que puede cambiar el mundo

¿Para qué sirven?

Creados desde una perspectiva y diseño sin precedentes, estos drones están hechos de cartón biodegradable y son capaces de hacer llegar suministros a lugares remotos donde el acceso a comida, medicinas y agua potable resulta tan complicado como urgente.

En palabras de sus creadores se trata del “avión de papel” más funcional del mundo, y se espera que organizaciones de ayuda humanitaria puedan empezar a utilizarlos en lugares donde la población sufre las consecuencias de conflictos armados y desastres naturales.

¿Cómo funcionan?

El sistema Otherlab ha sido bautizado como ‘Plataforma Aérea de Apoyo a Acciones de Reaprovisionamiento Autónomo’ (APSARA por sus siglas en inglés) y combina las técnicas más avanzadas de diseño computacional con métodos de fabricación de bajo coste.

En una explicación simple pero precisa “parece una caja de pizza con forma de ala”, comenta Star Simpson, una de las ingenieras de Otherlab, pero a pesar de lo austero de su aspecto, es capaz de aterrizar con precisión en los lugares más inaccesibles y además, no dejar rastro una vez finalizado su cometido.

El material elegido para su producción es el cartón porque tiene todas las características que requería el proyecto: es barato, ligero, manejable y puede descomponerse en cuestión de meses. ¿Cómo se monta? Tras una productiva sesión de origami, las diferentes láminas medidas al milímetro y cortadas con láser pueden doblarse y graparse teniendo el dron listo para volar en alrededor de una hora.

¿Qué pueden transportar los drones APSARA?

Prácticamente de todo. Biberones, mantas térmicas, medicamentos, sangre, vacunas… Los drones consiguen que lo más urgente y necesario llegue allá donde otros humanos no consiguen acceder.

Desde la comodidad del primer mundo resulta un reto llegar a comprender la importancia de esta herramienta, pero se trata de un invento que podría llegar aliviar de forma considerable los desafíos a los que se enfrentan día a día las organizaciones de ayuda humanitaria.

Parece perfecto, ¿puede ser aún mejor?

Aunque el prototipo de cartón de Otherlab supone ya un importante paso hacia el futuro, se prevé que el diseño final sea aún mejor: el material utilizado para la producción de los drones tendrá como base una especie de hongo cuya descomposición se lleva a cabo en cuestión de días y no de meses.

¿Y el siguiente paso? En un futuro quizá no muy lejano, hacer desaparecer del dron los componentes electrónicos.

Por ahora, APSARA utiliza una unidad GPS y dos motores entre las alas, pero la agencia DARPA está llevando a cabo otro proyecto dedicado a la electrónica efímera con el que podrían llegar a eliminar el 100% de los por pequeños que éstos sean.

¿Cuándo empezarán a utilizarse?

En colaboración con Otherlab, la empresa Everfly espera refinar el prototipo y que organizaciones como Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras puedan empezar a utilizarlo cuanto antes.

Puede que el aspecto de este dron humanitario y desechable no sea tan atractivo como el que reparte las pizzas ni tan tecnológicamente impactante como los de uso militar, pero ante una situación de emergencia, donde reine el hambre, la sed y la enfermedad,  ¿qué preferirías ver en el cielo?

Continua leyendo: Así están cambiando los drones nuestra forma de vida

Así están cambiando los drones nuestra forma de vida

Rodrigo Isasi Arce

Foto: U.S. Marine Corps
U.S. Marine Corps

Durante los últimos años, los drones, también conocidos como UAV o RPAS, han tomado una relevancia cada vez mayor en nuestras vidas. Varias empresas e instituciones han volcado sus esfuerzos bien por fabricar drones, bien por adquirir alguno.  La tendencia es que durante los próximos años sigan creciendo, llevando a cabo un mayor número de tareas de manera autónoma y facilitándonos algunas tareas. La producción de drones de uso civil aumentará más de 60 millones de euros durante la próxima década, según una previsión realizada por Teal Group, una empresa estadounidense independiente de investigación y análisis del sector aeroespacial y de defensa. Si bien es verdad que la fama les ha llegado por sus notorios usos militares en lugares de conflicto, lo cierto es que los drones tienen también multitud de aplicaciones en el ámbito civil. Estas son solo algunas de las áreas en las que están revolucionando el mercado:

Comunicaciones

Recientemente Facebook ha probado con éxito el segundo vuelo de Aquila, el dron de energía solar con el que el gigante tecnológico de Zuckerberg quiere hacer llegar Internet a todos los rincones del mundo. El proyecto de la compañía estadounidense es crear una red colocando diferentes drones en forma geoestacionaria (describiendo órbitas sobre el ecuador terrestre) a gran altitud y con el uso de láser conectarlos con los equipos de tierra o satélites de comunicaciones. De esa manera, Zuckerberg espera lograr que el 60% de la población que no tiene Internet logre una conexión asequible.

Aquila tiene una envergadura más ancha que un Boeing 737 (más de 30 metros) pero está hecho de fibra de carbono compuesto por lo que pesa menos de 500 kilogramos. Este UAV está diseñado para ser hipereficiente, por lo que puede volar hasta tres meses seguidos, y se espera que a velocidad de crucero solo consuma 5.000 vatios, lo mismo que tres secadores de pelo o un horno microondas de alta gama.

Aquila es en su mayoría autosuficiente, pero todavía depende de una tripulación de tierra que dirige, mantiene y monitorea el avión. Los componentes de esta tripulación controlan la aeronave a través de un software que les permite determinar el rumbo, la altitud y la velocidad del aire o enviar a Aquila una ruta basada en GPS. El despegue y el aterrizaje son automáticos.

Agricultura

Según estudios recientes, cada año unos 15.000 millones de árboles desaparecen a causa de los incendios o la tala, y tan solo 9.000 se vuelven a plantar, lo que supone que, año tras año, se pierde a nivel mundial la escalofriante cifra de 6.000 millones de árboles. Para luchar contra la deforestación,la compañía británica Biocarbon Engineering ha creado un dron que será capaz de plantar 1.000 millones de árboles al año. Su CEO, Lauren Fletcher, es un ex ingeniero de la NASA.

Los drones se encargan de analizar el terreno mediante modelos en 3d (mapeo) para obtener información valiosa sobre el sustrato y decidir autónomamente qué zonas son las más adecuadas para la reforestación. El dispositivo está provisto de pequeñas cápsulas con semillas pregerminadas que es capaz de soltar en lugares señalados donde el ser humano no llega y sin dañar el medio ambiente.

Según datos de la compañía, cada una de estas máquinas puede sembrar hasta 36.000 semillas diariamente y es capaz de vigilar la salud de los brotes.

El trabajo de este RPAS equivaldría a diez veces el trabajo de reforestación que habitualmente se hace de forma manual, con un coste que solo representa un 20% del actual.

Defensa

Si hay un dron que lidere el ranking de UAVS, es sin duda el Reaper, originalmente conocido como Predator B, con 11 metros de longitud y 20 metros de envergadura, se convierte en uno de los vehículos aéreos no tripulados más grandes del mundo y más mortíferos. El Reaper tiene 27 horas de autonomía, puede volar a una altura máxima de 15,2 kilómetros y desplazarse a una velocidad de hasta 445 kilómetros por hora. Se ha hecho popular tras dar servicio en misiones norteamericanas en Pakistán e Irak.

España recibirá este mes de julio dos drones Reaper, de un pedido de cuatro realizado al Pentágono, previo desembolso de más 200 millones de euros.

Así están cambiando los drones nuestra forma de vida 1
Un soldado estadounidense guía un dron Reaper MQ-9 en un aeródromo en Kandahar, Afganistán | Foto: Josh Smith / Reuters File

Pero no todos los drones que se usan en defensa tienen el tamaño descomunal del Predator, su hermano más pequeño es el Black Hornet, un microdron de ala rotatoria de apenas 10×2,5 centímetros de tamaño y 18 gramos de peso, que ya usan cuerpos militares de EEUU, Reino Unido o Alemania, entre otros. Fyr Systems, la empresa estadounidense que lo fabrica, ya está trabajando en la tercera versión de este UAV, que tendrá un peso superior, 35 gramos, y se dedicará a tareas de vigilancia, reconocimiento e inteligencia militar. Con una autonomía de 25 minutos, el soldado podrá llevar en su chaleco este dron, al igual que su predecesor, que graba vídeo tanto diurno como nocturno, tiene una función para recoger metadatos e instantáneas, un autopiloto con GPS, y también puede operar en zonas en las que no llega la señal GPS.

Salvamento y rescate

El ayuntamiento de Torrevieja, Alicante, intentó poner en marcha el año pasado un sistema pionero de vigilancia y seguridad en zonas de baño mediante drones denominado SalvaDron. Este servicio consiste en usar RPAS controlados de manera remota que pueden acudir rápidamente hasta las personas en riesgo y lazarles un salvavidas mientras llegan los medios tradicionales de rescate. Sin embargo, debido al enorme vacío legal que todavía existe en España para la regulación de UAV, no se pudo llevar a cabo.

Son ya varios países los que están llevando a cabo estos servicios de rescate con drones equipados con sistemas de flotabilidad. Estas aeronaves ayudan a reducir el riesgo de los socorristas y aumentan notablemente las posibilidades de éxito en el rescate, gracias a la rapidez de actuación.

Pero los drones de rescate no solo se emplean en salvamento marítimo. Alemania ya ha creado un UAV ambulancia que posee un desfibrilidador y otra serie de material médico y que puede ser muy útil para llegar a los heridos rápidamente, allá donde los equipos de rescate tienen más dificultades para acceder.

Incendios

Los incendios forestales azotan por desgracia la Península Ibérica todos los veranos. Bomberos, militares, cuerpos de seguridad y de emergencias, hacen todo lo que está en sus manos para combatirlos, pero no están solos, los drones les apoyan.
La Unidad Militar de Emergencias (UME) ya tiene drones para monitorear el avance de las llamas, y el Gobierno español ha reforzado este año 2017 la campaña de prevención y lucha contra los incendios forestales con dos nuevos aviones y con nuevas herramientas tecnológicas, como cuatro drones para uso nocturno, uno de los cuales está ubicado en Albacete.

El Ministerio de Defensa también posee un avión tripulado por control remoto ubicado en el Bierzo, León, para labores de vigilancia contra incendios.

Los UAV, además de dedicarse a tareas de vigilancia y mapeo de zonas forestales, también pueden combatir los incendios directamente. Es el caso concreto de la empresa española Drone Hopper, que ha desarrollado un prototipo que es capaz de almacenar 300 litros de agua y que puede acceder a lugares donde no llegan los bomberos.

Transporte

La compañía china Ehang ha desarrollado el primer dron taxi del mundo, que quiere implantar en los próximos meses en Dubai. Este vehículo aéreo uniplaza permitirá desplazar a las personas con solo seleccionar un punto en el mapa de abordo.

La compañía ya ha realizado varias pruebas con éxito de su UAV, que por el momento puede cargar un peso máximo de 120 kilogramos durante un trayecto que debe ser menor a la media hora de vuelo o unos 50 kilómetros de recorrido.

Espacio

La agencia espacial estadounidense (NASA), en su empeño por conquistar Marte, se ha planteado una revolucionaria forma de explorar el planeta rojo: utilizando drones.

Hasta ahora, los vehículos rover son los encargados de realizar las misiones de exploración, pero son bastante lentos. El desarrollo de un dron autónomo capaz de sobrevolar la superficie marciana de una forma más rápida, y que complemente las tareas realizadas por los rovers, será sin duda un gran avance para las misiones espaciales.

Los dispositivos son de tipo VTOL (vertical takeoff and landing), con lo que despegarían como lo hace un helicóptero. Sin embargo, el vuelo sería como el de un avión, la forma más eficiente de surcar los cielos (también los de Marte). Los drones se alojarán en el interior del rover, quien los sacará a la superficie marciana mediante un brazo robótico. 

Continua leyendo: La aplicación más popular del mundo no es la que te imaginas

La aplicación más popular del mundo no es la que te imaginas

Redacción TO

Foto: Oliur Rahman
Unsplash

El trono de la aplicación más popular tiene nuevo rey. Sarahah lleva ocho días, y subiendo, por encima de Instagram, YouTube, Snapchat y Facebook. ¿Sarah… qué? Sarahah, que significa honestidad y franqueza en árabe, es una aplicación para enviar mensajes privados y anónimos a otros usuarios. La idea no es nueva. Antes estuvieron Whisper, Yik Yak o Secret. Ninguna de ellas duró mucho, pero tampoco tuvieron un ascenso tan viral. El 8 de julio entró por primera vez en el top de las 1.500 aplicaciones de la App Store, según datos de Sensor Tower. A los cuatro días estaba en el puesto 104. Y cinco días después, ¡sorpresa!, la aplicación más popular del momento en iTunes. Es el pigmeo que ha vencido a los gigantes.

Porque detrás de Sarahah no hay grandes compañías valoradas en millones de euros. No están Zuckerberg ni Spiegel. Está Zain al-Abidin Tawfiq, un joven desarrollador de Arabia Saudí, que se le ocurrió la idea hace menos de un año para empresas de su país. Hoy tiene más de 14 millones de usuarios registrados de todo el mundo.

Su descripción es sencilla: “Sarahah te permite recibir constructivas y anónimas críticas 🙂“. En el concepto idílico de su creador, esta app ayuda a sus usuarios a “descubrir sus fortalezas y sus áreas de mejor recibiendo feedback honesto por parte de sus empleados y de sus amigos de una manera privada”.

Comentarios anónimos a los jefes

La historia comienza en Dhahran, una ciudad al este de Arabia Saudí considerada el centro administrativo del petróleo. Allí vivía Tawfiq, quien con un grado en Ciencias de la Computación trabajaba a tiempo completo como analista de sistemas en una compañía de petróleo. El objetivo era crear una herramienta que pudiera ayudar a los empleados a realizar comentarios sin filtrar a los empresarios. Así nació Sarahah, una manera de comunicarse de manera sincera con los jefes.

El joven pronto se dio cuenta de que este tipo de servicios podría ser útil también fuera del entorno laboral. Así, en noviembre de 2016 lanzó la página web y empezó a compartirlo con su grupo de amigos. Sin embargo, apenas llegó a 100 mensajes al final de año, según contó Tawfiq a Mashable. Ese fracaso le hizo cambiar de estrategia. Empezó a utilizar a algunos de sus amigos influencers, los grandes prescriptores de contenidos para millenials.

De 70 usuarios pasó a 1.000 en solo unos días. A partir de ahí, la aplicación se extendió por todo Oriente Medio: Túnez, Líbano, Egipto… En este último, por ejemplo, es la página 104 más vista del país según los ránkings que realiza Alexa. Después del éxito en esta región, Tawfiq decidió crear la aplicación. La lanzó finalmente en junio y en inglés —hasta el momento solo estaba en árabe—.

La aplicación más popular del mundo no es la que te imaginas 1
Capturas de pantalla de la bienvenida a la ‘app’ Sarahah.

Seguramente el final de esta historia no sería el mismo si no hubiera aparecido Snapchat. La red social de mensajería instantánea incorporó en su última actualización la posibilidad de conectar el perfil en Snap con el de Sarahah. Tres días después empezó el meteórico ascenso. Millones de adolescentes deseosos de saber qué pensaban sus amigos y conocidos sobre ellos.

“Una aplicación que ‘crea’ suicidas”

El aspecto de la app es muy sencillo. Varios apartados: búsquedas, novedades, perfil y mensajes. En este último se almacenan los recibidos, favoritos y enviados. Para enviar un mensaje a otro usuario este debe estar también dentro de la aplicación. Es imposible saber quién te envía los mensajes y tampoco es posible contestar a los que recibes. En cambio, sí puedes marcar como favoritos aquellos que te gusten más. Otra prueba de la inocencia idílica que su creador espera de la aplicación. Sarahah ya está recibiendo miles de críticas por ser una plataforma que hace muy fácil el acoso y muy difícil su investigación, ya que todo es anónimo.

“Deja un mensaje constructivo”, es toda la precaución que Sarahah propone antes de enviar un mensaje. Una frase que no parece suficiente a la vista de algunos de los comentarios que tiene Sarahah en iTunes. “Mi hijo se creó una cuenta y a las 24 horas alguien ya le había enviado un horrible comentario racista diciendo incluso que debería ser linchado”, contó un usuario. “Este sitio es el caldo de cultivo perfecto para el odio”, añadió. Otros comentarios no se quedan atrás: “No recomiendo este sitio a menos que quieras ser acosado” o “Padres, no permitáis que vuestros hijos se descarguen esta app. Es una app que crea suicidas”.

El fundador ha respondido a las críticas en Twitter:

Además, Tawfiq explicó que estaba intentando acabar con esa versión de la aplicación, una faceta que experimentan todas las redes sociales, mediante el bloqueo de ciertas palabras ofensivas y permitiendo bloquear a la gente, según recogió Mashable. Medidas cuestionables puesto que se pueden crear tantas cuentas de Sarahah como se quiera, no es necesario ni validar el email, y es imposible vetar todas las formas que los humanos tenemos para ser ofensivos contra otros. “De verdad estoy haciendo todo lo que puedo para crear un ambiente positivo”, dijo el joven a este medio. De momento, sigue sin ser suficiente.

Continua leyendo: Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials

Lidia Ramírez

Foto: The Objective

Son pocos los hombres que se atreven a reconocerlo, pero las estadísticas no mienten y aseguran que la demanda de tratamientos de belleza y de cirugías estéticas masculinas ha aumentado un 30 % en 2016 respecto al año anterior. Así también nos lo confirma la doctora Gloria Santomauro, experta en medicina estética y directora del Centro Médico GS, quien afirma que cada vez con más frecuencia los hombres acuden a su consulta para someterse a algún tratamiento.

Hombres de entre 45 y 60 años es el perfil del cliente más habitual de Santomauro, sin embargo, la doctora destaca la asidua asistencia a su consulta de chicos jóvenes que quieren realizarse algún “retoquito”. “A partir de los 20 años ya empiezan a venir”, apunta. “En general son chicos que se cuidan mucho y van al gimnasio”, informa la experta, que señala que cuando más suelen acudir a su clínica es después del verano para realizarse algún tratamiento para el cuidado de la piel después de todo el verano expuestos al sol “y de marcha”.

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials 2
Tres de cada diez clientes de Santomauro son hombres. | Foto: The Objective

Tratamientos más demandados

Los procedimientos no quirúrgicos se han vuelto muy atractivos para el público joven, ya que estos no requieren de periodos post-operatorios extensos. Una de las principales características de la generación millennials es el gusto por la inmediatez y su alta exposición en redes sociales. “Tratamientos con ácido hialurónico, bótox o mesoterapia facial o corporal, con la que se obtiene una piel hidratada, nutrida, luminosa y con mejor textura son los procedimientos más recurridos”. Estos últimos suelen tener un coste de 240 euros, 80 euros la sesión (la doctora aconseja un mínimo de tres sesiones al año, una cada 20 días). Además, entre los tratamientos más recurridos, Santomauro también destaca el aumento de labios. “A pesar de que se piensa que es algo de mujeres, cada vez son más los chicos que se someten a un tratamiento de aumento de labios con ácido hialurónico”. Esto suele tener un coste de 150 euros.

En cuanto a las razones por las cuales se someten a algunos ‘retoquitos’, Santomauro hace referencia a la mejora del autoestima sin olvidar la salud, sobre todo en aquellos tratamientos que tienen como objetivo el adelgazamiento, o las rinoplastias terapéuticas motivadas por alguna afección respiratoria.

Pasados los 40…

Como destaca Gloria Santomauro, “después de los cuarenta, lo que más les preocupa a los hombres son las arrugas, la calvicie y los excesos de grasa en el cuello o abdomen”. El injerto de pelo, bien de modo tradicional o mediante la técnica FUE (pelo por pelo) y el bótox, adaptado a cada tipo de arruga, son los tratamientos estrella masculinos, subraya la doctora. Sin embargo, no hay que olvidar que todas estas intervenciones son “adictivas”. Así nos lo asegura Germán, un cliente de Santomauro que al año asegura gastarse unos 1.500 euros en retoques estéticos. “Ya he perdido la cuenta de cuantos retoques me he hecho”, nos cuenta el cliente antes de someterse a un tratamiento de bótox, su preferido junto a los hilos tensores. “Lo hago porque me gusta y los resultados son evidentes e inmediatos”.

Tratamientos estéticos, un alza entre los hombres millennials 3
German, cliente de Gloria Santomauro, sometiéndose a un tratamiento de bótox. | Foto: Lidia Ramírez / The Objective

Las ojeras también son una de las principales preocupaciones de los hombres pasados los cuarenta; para corregirlas, la experta propone dos tipos de tratamientos: mesoterapia para aclarar y ácido hialurónico para rellenar. Los hilos tensores para cara y cuello, que rellenan las arrugas más finas y mejoran la calidad y el aspecto de la piel, además del plasma rico en plaquetas, que contribuye a regenerar la piel, se suman a otros más atrevidos. La bioplastia, que remodela el rostro creando ángulo, o la mentoplastia, también llamada cirugía del mentón, completan este decálogo de tratamientos que muy pocos hombres se atreven a confesar. Y es que según asegura la directora de Centro Médico GS: “Aún seguimos todos con la fantasía de la genética perfecta y con el cuento de que estamos así de guapos y perfectos por dormir la siesta y beber agua natural”, concluye.

TOP