Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017

Redacción TO

Foto: DARRIN ZAMMIT LUPI
Reuters

2017 ha sido un año intenso que comenzó con la toma de posesión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y ha acabado con Donald Trump suspendiendo la neutralidad en la red. En medio ha habido desastres medioambientales, atentados como los de Barcelona o Londres reivindicados por un Estado Islámico derrotado en Irak; violencia en Venezuela, juicios por corrupción en España o los Paradise Papers y se han iniciado las negociaciones del Brexit entre el Reino Unido y la UE.

Cataluña y el ‘procés‘, el escándalo de las denuncias sexuales contra el productor de Hollywood, Harvey Weinstein, que se han extendido como la espuma a otros personajes y ámbitos, mientras ha cobrado fuerza el movimiento #MeToo, han sido también acontecimientos que han marcado un 2017 en el que las crisis humanitarias han seguido aumentando como también el número de emigrantes ahogados en Mediterráneo.

Donald Trump

Resumen de lo más destacado de 2017 1
Trump con sus asesores en enero de 2017. | Foto: Jonathan Ernst / Reuters

Ganó las elecciones contra todo pronóstico en noviembre de 2016 y tomó posesión como presidente de Estados Unidos el 20 de enero de 2017. Desde entonces se ha convertido en protagonista deseado e indeseado de noticias dentro y fuera de EEUU. Empeñado en escribir sus propios tuits, las redes se incendian cada vez que ofrece su particular visión sobre temas de interés general, personas y colectivos criticables para el inquilino de la Casa Blanca, como inmigrantes, jueces, periodistas, políticos… Entre las noticias más polémicas que han rodeado a Trump están: el veto migratorio seguido de numerosas manifestaciones de protesta; la muy criticada decisión de sacar a EEUU del Acuerdo de París, o el intercambio de amenazas y descalificaciones con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un en medio de una creciente tensión internacional por las pruebas nucleares que el gobierno de Pyongyang ha realizado durante todo 2017 en la península de Corea.

En el ámbito interno, además de fracasar en su intento de sustituir el Obamacare por un sistema sanitario que ni los republicanos parecen dispuestos a aprobar, la presidencia de Trump se ha empañado con la investigación abierta en el Senado para determinar posibles injerencias del gobierno ruso en las elecciones presidenciales de 2016 y la presunta participación de personas próximas al entonces candidato republicano, incluido su yerno, Jared Kushner. El año ha terminado con varias promesas electorales cumplidas, no exentas de polémica, como trasladar la sede de la embajada de EEUU a Jerusalén; acabar con la neutralidad en Internet, o aprobar la mayor bajada de impuestos para las rentas más altas y las grandes empresas.

La amenaza de la ultraderecha 

2017 ha sido un año de elecciones de especial trascendencia con el fantasma del populismo y la ultraderecha como principal amenaza.

El 15 de marzo, los Países Bajos celebraron elecciones legislativas. Las encuestas daban ganador al líder de extrema derecha Geert Wilders y su Partido de la Libertad (PVV), pero al final, se impuso el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro liberal, Mark Rutte, victoria que fue muy aplaudida por los líderes europeos. El ultraderechista Wilder no ganó pero obtuvo el 12% de los votos y 20 escaños, 12 más que en los anteriores comicios de 2012.

En Francia, la primera vuelta de las presidenciales celebradas el 23 de abril llevó a Europa a contener la respiración después de que el partido de la ultranacionalista Marine Le Pen se convirtiera en el segundo más votado por detrás de la formación del centrista Emmanuel Macron, pasando así a la segunda vuelta.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017
Macron y Le Pen en el Elíseo. | Foto: Francois Mori / Reuters

El 7 de mayo, los temores a que Francia fuera presidida por Le Pen se disiparon con la victoria de Macron que, a los 39 años, se convirtió en el presidente más joven de la historia de la república con el 65% de los votos. Marine Le Pen y su Frente Nacional lograron el 34,95% de los votos. En junio, Francia celebró elecciones legislativas. Si en la primera vuelta el movimiento del presidente Macron, La República en Marcha (LREM) fue la fuerza más votada con el 32,33% de los sufragios, en la segunda vuelta, el 18 de junio, obtuvo una aplastante victoria al lograr 350 de los 577 escaños en el Parlamento. La oposición quedó reducida de forma drástica en unas legislativas empañadas por una histórica abstención.

En Reino Unido, con el Brexit como telón de fondo, la primera ministra británica, Theresa May, sorprendió a todos en abril al convocar elecciones anticipadas para el 8 de junio, argumentando que necesitaba una mayoría más amplia en el Parlamento para llevar a buen puerto las negociaciones del Brexit que culminarán con la salida de la UE por parte del Reino Unido dentro de dos años. Con 318 escaños, el Partido Conservador de May ganó las elecciones, sí, pero perdió la mayoría absoluta con la que contaba y tuvo que hacer frente a críticas dentro y fuera del partido, además de obligarla a iniciar negociaciones que concluyeron a finales de junio con un acuerdo con el Partido Democrático Unionista (DUP), de corte ultraliberal, que permitirá a los tories gobernar en minoría.

En septiembre le tocó el turno a Alemania. Angela Merkel revalidó por cuarta vez su mandato al frente del país aunque obtuvo unos resultados peores de los esperados, según reconoció la propia canciller. La ajustada victoria llevó a un intenso y arduo proceso de negociaciones entre el partido de la canciller, la CDU, y otras fuerzas políticas para formar gobierno que a finales de diciembre aún no había dado sus frutos.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 1
Angela Merkel en una reunión de su partido en el Parlamento. | Foto: Axel Schmidt / Reuters

El año terminó con un nuevo gabinete en  Austria, integrado por el democristiano Partido Popular (ÖVP) del canciller federal, Sebastian Kurz, y la formación ultranacionalista FPÖ del vicecanciller, Hienz-Christian Strache.

El ‘procés’ catalán y el 21D

En España, Cataluña merece un capítulo aparte ya que las elecciones del 21 de diciembre son la consecuencia de un largo desencuentro entre los gobiernos catalán y central que se remonta a años atrás. Unas elecciones que han mostrado la división de la sociedad después de que Ciudadanos ganara en votos (1.100.000) y en escaños (37) pero el bloque independentista, con JUNTSxCAT a la cabeza, lograra la mayoría en el Parlament con 70 escaños.

2017 ha sido el año en el que el presidente Carles Puigdemont comenzó lanzando un órdago con la convocatoria de un referéndum de autodeterminación el 1 de octubre. Un mes antes, el día 6 de septiembre, el Parlament aprobó la Ley del referéndum y el día 8 la ley de transitoriedad. Ambas normas fueron suspendidas por el Tribunal Constitucional y llegaron las primeras querellas de la Fiscalía contra el Govern y la Mesa del Parlament.

Tras el referéndum, marcado por la cargas policiales que dieron la vuelta al mundo, llegaron las manifestaciones contra el Gobierno central que había realizado un despliegue de policías nacionales y guardias civiles sin precedentes.  El gobierno catalán, pese a la ausencia de un censo, y que la consulta se realizó sin ningún control,  salió diciendo que había ganado el ‘sí’ a la autodeterminación frente al ‘no’. A partir de ahí se desencadenaron los sucesos que llevaron a la declaración unilateral de independencia en un Parlament fragmentado. El TC, que ya había anulado el referéndum, también suspendió la DUI y el Senado dio luz verde al Gobierno central para aplicar el artículo 155 de la Constitución. Mariano Rajoy cesó a Carles Puigdemont y su gobierno, disolvió la Cámara autonómica, convocó elecciones y tomó posesión de la Generalitat. Todo, en medio de manifestaciones multitudinarias a favor y en contra del procés.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 2
Cargas policiales en Barcelona durante la jornada del referéndum de autodeterminación. | Foto: Enrique Calvo / Reuters

A esto se sumó la acción de la justicia contra los miembros del Govern y los miembros de la Mesa soberanistas que culminó con la citación de los primeros ante la Audiencia Nacional y de los segundos ante el Tribunal Supremo por su situación de aforados. Ni Carles Puigdemont ni cuatro de sus consellers cesados se presentaron porque para entonces ya se encontraban en Bruselas; sí lo hicieron el exvicepresidente, Oriol Junqueras, y los siete exconsellers restantes que fueron enviados a prisión incondicional, salvo Santi Vila que, al haberse desmarcado de la DUI a tiempo, salió de prisión tras pagar la fianza impuesta. Así es como la campaña electoral del 21D se convirtió en una de las más trascendentales y atípicas celebradas en Cataluña, con el candidato a la presidencia de la Generalitat por Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, fugado, y con el cabeza de lista de ERC, Oriol Junqueras, en prisión. Y en medio de la peor crisis política e institucional en España desde el restablecimiento tras la dictadura de Franco, cerca de 3.000 empresas abandonaron Cataluña desde octubre.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 3
Los candidatos a las elecciones del 21D antes del debate en TV3. | Foto: Jon Nazca / Reuters

Yihadismo en Europa

El autodenominado Estado Islámico (EI), que desde su aparición en 2011 en Siria e Irak, fundamentalmente, ha dejado un largo historial de muerte y destrucción en estos países, provocando desplazamientos masivos, y cuya presencia combaten los gobiernos de dichos países con la ayuda de la comunidad internacional -Rusia y Estados Unidos, básicamente-, ha protagonizado el terror en Europa con atentados indiscriminados, la mayoría de las veces cometidos por individuos en solitario o por integrantes de células yihadistas establecidas en territorio europeo.

El 22 de marzo, Khalid Masood arrolló con un vehículo a las personas que caminaban por el puente de Westminster, en Londres, después se bajó del mismo y atacó con un cuchillo a un policía antes de ser abatido mortalmente por las fuerzas de seguridad. Dejó un saldo de cinco muertos y medio centenar de heridos. Justo dos meses después, y también en el Reino Unido, Salman Abedi detonó un artefacto que llevaba en el cuerpo y se inmoló dejando tras de sí 22 muertos y 59 heridos. La acción del terrorista, un ciudadanos británico de origen libanés, se produjo en el Manchester Arena a la salida de un concierto de Ariana Grande, al que asistieron jóvenes, niños y familias enteras algunas de las cuales quedaron destrozadas para siempre. El Gobierno de Theresa May declaró la “alerta crítica” ante la posibilidad de un nuevo atentado.

Londres volvió a ser objeto de los yihadistas el 3 de junio en un ataque protagonizado por varios miembros de una célula yihadista que acabaron con la vida de ocho personas, entre ellas el español Ignacio Echeverría. Los tres asaltantes arrollaron con una furgoneta a los viandantes que encontraron a su paso en London Bridge y posteriormente atacaron con cuchillos a quienes encontraron a su paso en el barrio turístico de Borough Market, amenazando con hacer estallar cinturones explosivos que resultaron ser falsos, según informó la policía tras acabar con sus vidas.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 4
Recuerdo de las víctimas del Manchester Arena. | Foto: Stefan Wermuth / Reuters

El 17 de agosto por la tarde, una furgoneta conducida por un individuo de 22 años e identificado posteriormente como Younes Abouyaaqoub arrolló a las numerosas personas que paseaban por La Rambla de Barcelona, dejando numerosas víctimas mortales. El conductor se dio a la fuga y poco después se produjo en Cambrils otro atropello y un ataque por parte de cuatro hombres que fueron abatidos por los mossos. El balance final de los atentados fue de 16 muertos y mas de 150 heridos. Como resultado de las investigaciones se descubrió la existencia de una célula yihadista del Estado Islámico dirigida por el imam de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, que murió junto a otro integrante del grupo terrorista en una explosión accidental mientras preparaban varios atentados, y principal responsable de la radicalización de los jóvenes que cometieron los ataques mortales.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 5
‘No tengo miedo’ se convirtió en el lema de la marcha antiterrorista en Barcelona. | Foto: Juan Medina / Reuters

En una acción similar, el 31 de octubre y coincidiendo con Halloween, se produjo un atentado terrorista en el barrio de Tribeca, en Nueva York, en el que fueron asesinadas ocho personas y una docena más resultaron heridas. El responsable, un hombre de origen uzbeko. Días después, el EI reivindicó el atentado, como los ocurridos previamente en Reino Unido y España.

Venezuela en el abismo

Un año más, Venezuela ha ocupado buena parte de la atención internacional. Durante 2017 la situación política y económica ha empeorado en un marco de protestas y violencia en el que han perdido la vida más de 120 personas. Naciones Unidas ha acusado a las fuerzas de seguridad del Estado de malos tratos generalizados y de torturas. La oposición, por su parte, se ha cansado de denunciar el “secuestro total” de las instituciones por parte del gobierno de Nicolás Maduro, que no sólo realizó una consulta para sacar adelante su Asamblea Constituyente para anular una Asamblea salida de las urnas, de mayoría opositora al régimen chavista, sino que además destituyó a la Fiscal General del Estado, Luisa Ortega Díaz, por cuestionar a Maduro y lo que muchos han dado en llamar el autogolpe.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 6
Un manifestante con una bandera de Venezuela en una protesta en las calles de Caracas. | Foto: Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Durante gran parte de 2017, los ciudadanos han salido a la calle movilizados por la oposición y han protagonizado varios paros generales contra el gobierno de Maduro y sus medidas “antidemocráticas”, así como contra las elecciones regionales de octubre que Maduro dijo haber ganado. Manifestaciones también para exigir la libertad de los presos políticos, como Leopoldo López – encarcelado y bajo arresto domiciliario, desde agosto Venezuela vive también el mayor éxodo de ciudadanos que se recuerda, agobiados por la falta de alimentos, de medicinas, o perseguidos por el régimen o que ha provocado problemas, sobre todo, en la vecina Colombia, inmersa en su proceso de paz.

Cuenta atrás para el Brexit

Reino Unido inició este año un largo y tortuoso camino de negociaciones con los 27 para abandonar la Unión Europea, conocido como el Brexit. Largo y tortuoso porque la primera fase de dichas negociaciones concluyeron el 8 de diciembre cuando estaba a punto de cumplirse el plazo establecido por el bloque. Está previsto que el abandono definitivo del Reino Unido se produzca el 29 de marzo de 2019 a las 23.00 horas pero antes queda mucho por hacer. Las negociaciones comenzaron oficialmente el 19 de junio, casi un año después del referéndum que dividió al país entre los partidario del Brexit dejar de pertenecer a la UE y los que quieren seguir siendo parte del club, y unos meses antes de que la primera ministra Theresa May apelara durante una intervención en el parlamento a la unidad de los británicos en torno al Brexit. El “divorcio” comenzó el 29 de marzo con la carta que May envió al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, invocando el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que permite a un estado miembro abandonar la Unión Europea y que es la primera vez que se aplica en 60 años de historia de la Unión Europea.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 7
Jean-Claude Juncker y Theresa May en Bruselas. | Foto: Yves Herman / Reuters

Corrupción en España, y los Paradise Papers

2017 comenzó con una sentencia muy esperada: la del caso Nóos. En la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de las Islas Baleares, la hermana del rey Felipe, la infanta Cristina, quedó absuelta, no así su marido Iñaki Urdangarín, condenado a seis años y tres meses de prisión por prevaricación, fraude, malversación, tráfico de influencias y dos delitos contra la Hacienda Pública. De este modo se ponía fin a más de seis años de un proceso que dejó tocada a la Jefatura del Estado. Sin embargo y a pesar de la condena, ninguno de los procesados ha entrado en prisión aún y Urdangarín, a quien no se le retiró el pasaporte ni se le pidió una fianza como solicitaba el fiscal Pedro Horrach, vive fuera de España con su familia mientras espera que la justicia resuelva los recursos y ordene que cumpla su condena. En el mes de julio, la Fiscalía del Tribunal Supremo solicitó aumentar la pena de prisión a 14 años y medio al cuñado del rey Felipe VI y marido de la infanta Cristina, por considerar que debería haber sido condenado por algunos delitos que no se incluyeron en la sentencia y que se aplicaron rebajas injustificadas a otros.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 8
Iñaki Urdangarín fue condenado a más de seis años de cárcel por el caso Nóos. | Foto: Ballesteros / Reuters

El 17 de noviembre quedó visto para sentencia el juicio del caso Gürtel y la presunta financiación ilegal del PP, uno de los más largos de la historia de los tribunales españoles con 125 sesiones y 37 acusados por corrupción, que había comenzado en la Audiencia Nacional en octubre del año anterior. Más allá de las declaraciones de los encausados, con Francisco Correa alardeando de que la sede del PP era como su casa, o Luis Bárcenas tirando balones fuera del PP, lo más llamativo e inusual fue la declaración como testigo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el primer presidente en activo en intervenir en un juicio. Fue una comparecencia histórica que Rajoy dijo tomarse con “absoluta normalidad” aunque de normal no hubiera nada.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 9
Mariano Rajoy, primer presidente en activo en declarar como testigo en un caso de corrupción. | Foto: Jon Nazca / Reuters

Las ramificaciones de la Gürtel y el llamado caso Auditorio acabaron también en 2017 con las aspiraciones políticas del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, investigado por corrupción que abandonó la política en septiembre.

Otro escándalo de corrupción relacionado con altos cargos del PP que ha sido objeto de interés este año es el llamado caso Lezo sobre posibles irregularidades en el Canal de Isabel II, empresa madrileña de titularidad pública. Entre los encausados destaca el expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que fue encarcelado en abril y que salió en noviembre después de pagar una fianza de 400.000 euros.

El juez instructor le acusa de ser el cabecilla de una “organización criminal” y le investiga por los presuntos delitos de cohecho, prevaricación, malversación de caudales públicos, administración desleal, corrupción en los negocios, falsificación de documentos públicos y blanqueo de capitales en la gestión del Canal de Isabel II.

Otro que también entró en prisión y al acabar 2017 aún sigue en Soto del Real es Jordi Pujol Ferrusola. El juez De la Mata ordenó prisión sin fianza contra el hijo mayor del expresidente de la Generalitat del mismo nombre, por evasión de capitales que, según el instructor realizó después de que se iniciara una investigación en torno a la familia Pujol Ferrusola por presunta malversación de caudales, desvío, evasión y otros delitos que siguen investigándose. El día después, el juez ordenó registrar los despachos de Pujol padre y otras propiedades de la familia. La familia Pujol-Ferrusola obtuvo un “beneficio económico no justificado” de 69 millones de euros en sus cuentas de Andorra, aseguró la UDEF en mayo, en el marco del caso Pujol iniciado un par de años antes. Todos los miembros del clan están siendo investigados y han declarado ante la justicia, pero sólo el mayor permanece en prisión preventiva a la espera de juicio.

Pendientes de juicio están también personalidades como el exvicepresidente y exministro de Economía, Rodrigo Rato, por el llamado caso de la tarjetas Black. La Audiencia Nacional condenó en febrero a los dos ex presidentes de Caja Madrid y Bankia, Rodrigo Rato y Miguel Blesa, y a los otros 63 encausados a penas de cárcel que oscilan entre los tres meses y los seis años de prisión por el uso fraudulento de tarjetas de las entidades bancarias entre los años 2003 y 2012. Blesa se suicidó poco después.

Y en diciembre comenzó el juicio de los ERE en el que se sientan en el banquillo de los acusados dos exministros y expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Si en 2016 uno de los escándalo más internacionales fueron los Panama Papers, en 2017 fueron los Paradise Papers, algo menos de trascendencia mediática a pesar de que en ellos aparecieron personajes españoles como el exalcalde de Barcelona, Xavier Trías, el expresidente de Telefónica, Juan Villalonga, o el cantante de Mecano, José María Cano; y en el ámbito internacional, la mismísima Reina de Inglaterra o su hijo el príncipe Carlos, varios miembros del círculo íntimo de Donald Trump, artistas como Bono o Madonna.

El acoso sexual y el movimiento #MeToo

El escándalo estalló en octubre cuando The New York Times hizo públicas las denuncias de varias mujeres que aseguraban haber sido acosadas sexualmente, e incluso alguna habló de violación, por el famosísimo productor de cine de Hollywood, Harvey Weinstein. A partir de ese momento, se fueron sumando las denuncias de actrices famosas como Gwyneth Paltrowy Angelina Jolie y otras no tan famosas, contra el depredador Weinstein. El hasta entonces idolatrado por todo Hollywood fue expulsado de la Academia de Cine de Estados Unidos, de la Academia de Cine británica, de su propia compañía y, de la Academia de Televisión.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 10
Harvey Weinstein en una gala en Nueva York. | Foto: Andrew Kelly / Reuters

El caso Weinstein destapó la caja de Pandora y muchas mujeres y hombres que hasta ahora habían permanecido en silencio perdieron el miedo y comenzaron a denunciar los abusos a los que habían sido sometidos en el pasado por estrellas como el acto Kevin Spacey, el director musical de la Ópera de Nueva York, James Levine. Acusaciones que han salpicado a otras muchas instituciones como la Academia de los Nobel, cadenas de televisión y periódicos como el propio The New York Times, y el Congreso de Estados Unidos. Y ha sido ese perder el miedo el que ha llevado a la revista Time a elegir como su personaje del año 2017 al movimiento #MeToo, encarnado en las mujeres que rompieron el silencio contra el acoso sexual.

Huracanes e incendios devastadores

2017 ha sido también el año de las catástrofes. Huracanes devastadores como Ofelia, María, Nate, Xavier, Irma, Harvey; incendios mortales como los de Galicia y Portugal o California.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 11
Un bombero observa el fuego descontrolado en California. | Foto: Gene Blevins / Reuters

Crisis humanitarias

La guerra en Siria no ha dado tregua durante 2017 a miles de ciudadanos cercados por las bombas y los ataques, mientras crecía el número de muertos y desplazados. Tampoco ha sido un buen año para los más de 3.000 emigrantes que, huyendo de guerras, persecuciones y pobreza, han perdido la vida ahogados en el Mediterráneo.

A estas crisis humanitarias se ha sumado la de los rohingyas, minoría musulmana masacrada por el ejército de la antigua Birmania. Más de 260.000 han huido a Bangladesh donde sobreviven en condiciones infrahumanas, mientras Naciones Unidas acusa a las autoridades de Myanmar de violación de los derechos humanos y de practicar la “limpieza étnica”.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 12
Refugiados rohingyas esperan ayuda humanitaria apelotonados en un campo de Bangladesh. | Foto: Foto Susana Vera / Reuters

Buenas noticias de 2017

Pero no todo han sido noticias malas o negativas. 2017 también ha sido un año en el que no han faltado noticias positivas, como esperanzadores hallazgos en el ámbito de la medicina; la ‘retirada’ de la nave Cassini tras 20 años de servicio en el espacio; la celebración por primera vez en España de la World Pride o la entrega de los Oscar con el mayor gazapo de su historia.

La World Pride se celebró por primera vez  en España. Madrid se vistió de gala para recibir una macromanifestación en defensa de los derechos del colectivo LGTB; a capital fue una fiesta durante la semana del Orgullo a la que acudieron en torno a dos millones de personas.

De Trump al movimiento #MeToo, estos son los hechos que han impactado en 2017 13
Madrid acogio a miles de personas durante la World Pride. | Foto: Juan Medina / Reuters

En este 2017 hemos tenido ocasión de mirar al espacio para decir adiós a Cassini tras 20 años de misión no sin antes recibir información e imágenes impactantes de Saturno.

Ha habido también el hito científico del año. Un equipo internacional de científicos ha conseguido por primera vez, con éxito, corregir una enfermedad hereditaria en embriones humanos. El grupo ha utilizado una nueva técnica de edición genética, llamada CRISPR, para modificar una mutación en un gen que causa miocardiopatía hipertrófica, una dolencia del corazón que provoca la muerte súbita en deportistas y personas jóvenes. Los científicos han encontrado la forma de evitar que esta mutación pase a las siguientes generaciones.

Por último, nada mejor que finalizar el balance de lo que ha sido, a grandes rasgos 2017, recordando el mayor patinazo de la historia de los Oscar cometido durante la entrega del premio a mejor película por los actores Faye Dunaway y Warren Beatty que leyeron La, La, Land cuando la ganadora era Moonlight. Y para acabar con una sonrisa, os dejamos los mejores memes de esa noche memorable

Continúa leyendo: La ruta Pla

La ruta Pla

Jaime G. Mora

Tengo por costumbre matar a todos mis ídolos cada 31 de diciembre, y luego voy renovando la fascinación por ellos, si se lo merecen, poco a poco. Para volver a admirar a Josep Pla me marché a Palafrugell recién comenzado el año, a hacer la ruta del escritor, con la idea de conocer la Costa Brava con el autor catalán como anfitrión. En el primer día de la escapada M. y yo caímos en la plaza Nova para comer en el Centro Fraternal, mientras los abuelos echaban la partida. Allí Pla se estrenó en el arte de la tertulia. “Al atardecer voy al café del Centro Fraternal. Encuentro a casi todos mis amigos —escribió—. Larga conversación sobre mujeres. La conversación de siempre”.

La plaza Nova es el tercero de los diez puntos de la ruta Pla. El itinerario comienza en la casa natal del autor: “Nací en el Carrer Nou, que es una calle muy triste y larga, derecha como una vela, que va desde la calle de la Caritat a la vía del tren de PalamósAllí se ubica hoy la fundación Pla, que el escritor impulsó diez años antes de su muerte con la donación de parte de su biblioteca particular. Otros puntos de la ruta llevan a otra residencia de su familia, que hoy es un restaurante exquisito, varias playas que acostumbraba a visitar, el imponente faro de Sant Sebastià, el cementerio donde lo enterraron, en Llofriu, y el mas Pla.

“Hace ya muchos años —en realidad, desde que me organicé una habitación y una pequeña biblioteca en el mas Pla, en la parroquia de Llofriu— que llevo la misma vida. En este caserón hecho un considerable desbarajuste, frío en invierno, agradable en verano, vivo completamente solo”, dice en ‘El cuaderno gris’.

La masía está indicado como uno de los puntos de la ruta por motivos obvios, pero no se puede visitar, pues en la enorme casa donde el escritor se recluyó las cuatro últimas décadas de su vida viven ahora familiares. Quizá por eso no hay indicaciones, y llegar a ella no es nada fácil. Para hacerlo es necesario tomar un desvío en medio de una carretera y no hacer caso al cartel que avisa que es una propiedad privada, y que no está permitido el paso. Allí dejamos el coche, mientras intentábamos cotejar con las fotos colgadas en internet si lo que se veía al otro lado de la verja era en efecto el mas Pla.

No es, ¿no ves que no es igual?

—Pero tiene que ser esto, no puede ser otra cosa.

Me subí a unos altos, por si veía algo más claro. El sol se estaba despidiendo del díaBusqué la placa con la que se indica cada punto de la ruta. Nada. Miré los nombres del timbre. Y cuando ya nos rendíamos apareció al otro lado de la finca un hombre, rodeado de dos perros. Le hice una señal, abrió la puerta de la entrada y se acercó a nosotros. En efecto, esa mole era el mas Pla. Ahora vive allí un sobrino, y la casa suele estar vacía entre semana.

En esa casa Pla leía y leía, y escribía, al lado de la chimenea y en su cama, vestido con una chaqueta de comando y cubierto por una manta eléctrica: “Me levanto entre la una y las dos, aunque a veces estoy tan dormido que son las dos y media. Debido a mis largos años de periodismo nocturno, siempre he considerado la mañana como la parte más inútil del día. Cuando madrugo, encuentro que el día tiene demasiadas horas, que es demasiado largo, que su dilatación es excesiva. Es un inmenso error, pero la desagradable realidad es esta. Una vez levantado, almuerzo bajo la campana de la chimenea. Hasta el atardecer, paso las horas escribiendo una cosa u otra, un artículo u otro, o bien leyendo lo que tengo en curso, o contestando a alguna carta”.

¿Queréis entrar? —nos ofreció el hombre—. Meted el coche y os dais una vuelta, aunque ya esté oscuro.

Un árbol de Navidad iluminaba la sala de la entrada principal de la casa. El escritor murió en esa masía el día del libro de 1981, y por esa puerta sacaron su cadáver. Cuando rodeamos la esquina de la famosa foto de Pla, esa en la que lo retrataron con una mano en el bolsillo y un abrigo en el otro brazo, vestido con chaleco y corbata y por supuesto con boina, un escalofrío nos recorrió el espinazo. La sensación de haber estado ahí, con ese grado de exclusividad, es una cosa indescriptible, que diría Pla. La masía de Llofriu es el Vaticano de los defensores de la frase inteligible.

Continúa leyendo: Miedo vintage en Hawai

Miedo vintage en Hawai

Pablo Mediavilla Costa

Foto: Lee Jin-man
AP Foto

Aunque vivamos en el futuro, lo viejo es obstinado. El botón como imagen del cataclismo nuclear ha regresado con fuerza. Trump ha advertido a Kim Jong-un que el suyo es más grande y que se ande con ojo. En realidad es un código que el presidente debe llevar siempre a cuestas -Mónica G. Prieto contaba ayer en El Mundo que Clinton lo extravió durante unos meses-, pero lo del botón, una antigualla en este mundo táctil, es más gráfico y se ajusta a lo azaroso del asunto. ¿Quién no ha encendido sin querer alguna vez la luz del pasillo?

El pasado sábado, los habitantes de Hawai vivieron media hora de agonía por culpa de un funcionario que apretó por error otro botón -de nuevo, inaudita y solvente explicación- que envió la siguiente alerta a móviles, televisiones y radios del archipiélago: “Amenaza de misil balístico en dirección a Hawai. Busque refugio de inmediato. Esto no es un simulacro”. Mientras algunas familias metían a sus hijos en el sistema de alcantarillado, un turista se alegraba en Twitter de lo despejado que había quedado el buffet libre de su hotel.

Se vive tan bien que no se acaba de tomar en serio esta nueva Guerra Fría, aunque haya instalado su decorado y su léxico; sus maniobras de la OTAN, el espionaje de gabardina y bigote, el agitprop y el miedo. Rusia tiene sometida a media Europa con su psicodrama de hombrecillos agazapados en los bosques nevados y Estados Unidos parece tentado a volver a Asia, donde tanta piel ha cobrado y se ha dejado. China observa, como acostumbra; Irán y Arabia Saudí se enzarzan en Siria y Yemen, Europa enredada en sus fantasmas… El sueño erótico del pesimista profesional.

Si es cierto el dicho popular sobre lo que cada presidente norteamericano trae bajo el brazo; nadie quiere ni pensar en el turno de Trump. Corea del Sur ha dejado claro que cualquier acción contra sus hermanos descarriados del norte debe pasar por sus manos, pues son las que pagarían todas las facturas: la de la Bomba, la de la reconstrucción y los millones de refugiados que debería acoger y la de lo que tanto le gusta apuntar a nuestro hombre en Pyongyang, Alejandro Cao de Benós, cuando pasea a los periodistas por la Zona Desmilitarizada: los campos del norte están sembrados de piezas de artillería que destruirían Seúl en minutos, a solo 56 kilómetros de la frontera. La evaporación del norte está asegurada en cualquiera de los escenarios agresivos.

Los números dicen que el mundo está mejor que nunca, pero hay una nostalgia del desastre; una pulsión aguafiestas por creer que estamos a un loco y un botón del abismo. Prefiero pensar que, al menos, seguiremos en la paz del buffet libre hawaiano y no volveremos al blanco y negro de Sterling Hayden atrincherado en su base y mascullando que los comunistas han fluorizado el agua.

Continúa leyendo: Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca

Lidia Ramírez

Foto: Rocío Peralta

Predominio del blanco, los lunares, telas bordadas y perforadas… La nueva temporada 2018 de Rocío Peralta en sus trajes de flamenca es un viaje en el tiempo. En concreto al siglo XIX, a la Sevilla de la primera mitad de siglo de la Ilustración.

Primeras ferias de Sevilla –por entonces sólo de ganado–, parque de María Luisa en la capital andaluza, mujeres con faldas ensanchadas y de talle alto, mangas infladas, abanicos y sombreros con flores. Inspirada en estas localizaciones y en este cambio de tendencia que tuvo lugar alrededor del año 1820, la popular diseñadora de trajes de flamenca, Rocío Peralta, ha creado su nueva colección de moda flamenca 2018: Montpensier. 

Una nueva línea, que lleva preparando aproximadamente desde agosto, con trajes diseñados exclusivamente por la andaluza y que tiene un precio de en torno a unos 600 euros. Según apunta la creadora a The Objective, este año ha apostado “por el blanco, los colores alegres, como el verde y el rojo, y los lunares”.  Los lunares de todos los tamaños y colores, porque si algo caracteriza a los diseños de esta joven empresaria perteneciente a una de las familias más conocidas del Sur, son estos topos siempre asociados al mundo del flamenco.

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca
El blanco es uno de los colores predominantes en la nueva colección de Montpensier. | Foto: Rocío Peralta
Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 1
Rocío Peralta siempre apuesta por los lunares y los colores alegres. | Foto: Rocío Peralta

La semana pasada, Montpensier, que hace homenaje a la acaudalada familia Montpensier que vivió durante más de 40 años en Sevilla, era presentada en el Salón Real del emblemático Hotel Alfonso XIII, sede de la pasarela We Love Flamenco, una de las más esperadas y conocidas que presenta cada año la temporada flamenca. La pasarela, decorada con unos impresionante arcos de hojas y flores, te transportaba a la feria del Prado, cuando las vendedoras acudían a con los tratantes de ganado vestidas con modestas batas de percal adornadas con volantes. El baile por sevillana hasta las coplas más icónicas acompañaron como banda sonora la salida de las modelos. El duende y el arte no faltaron.

Errepe, la línea prêt-à-porter de Rocío Peralta

Dejándose llevar por el “crecimiento natural” de la marca Rocío Peralta, la diseñadora ha creado una línea prêt-à-porter, Errepe, “con precios más asequibles a todo tipo de público”. “Se trata de una línea de flamenca industrializada con prendas que las compradoras puedan ponerse de un año para otro, no es como la línea Rocío Peralta que cada año tiene una tendencia y una temática”.

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 2
Los precios oscilan entre los 170 y 345 euros. | Foto: Errepe.com
Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 3
Errepe presenta una línea de trajes con cortes clásicos y tradicionales. | Foto: Errepe.com

Con precios que oscilan entre los 170 y 345 euros, Errepe presenta unos diseños más comerciales, con telas más clásicas de lunares y lisos, nada arriesgados. Con cuatro modelos de niñas y cinco de señora pero en mucha modalidad de telas, son trajes con cortes clásicas y telas tradicionales, para que, según la de Sevilla, estos no pasen de moda de una feria a otra.

“Nuestro mayor ‘boom’ de ventas es durante la feria de Sevilla, Jerez, Córdoba y El Rocío. Después viene meses de no actividad en la moda flamenca y con Errepe lo que queremos es ampliar el negocio para llegar también a las ferias de otros pueblos”, nos cuenta Rocío, con la mirada ahora puesta también en el mercado exterior.

Ya huele a feria

Pasadas las navidades, son muchas las mujeres que comienzan a elegir sus vestidos para lucir guapas en, para muchas, la fiesta más importante del año: la Feria de Abril o Feria de Sevilla. Uno de los eventos sociales más importantes y conocidos de Andalucía y España al que cada año acuden más de tres millones de personas de todas partes del mundo.

Los talleres, tiendas y estudios de los diseñadores de moda flamenca están ya que echan humo. Además, el Ayuntamiento ha abierto ya el plazo para abonar las tasas fiscales que correspondan de las casetas adjudicadas para la Feria de Abril 2018. Con una superficie total del recinto de 1.200.000 m², el año pasado 1.047 casetas conformaron el sitio con más arte y duende de Andalucía y, por qué no, de España.

Este año, la feria tendrá lugar del domingo 15 al domingo 22 de abril y su portada, diseñada por el arquitecto y pintor César Ramírez, ya ha comenzado a construirse. Con tres arcos de acceso, contará con una altura en sus torres laterales de 40 metros y más de 250.000 kilos de peso. Estará iluminada por 25.000 bombillas y tendrá 50 metros de frente. Además, se estima que se dedicarán unas 16.500 horas al montaje de la portada. Inspirada en la caseta arabesca del Mercantil de 1905, una institución a la que se rinde homenaje en el 150 aniversario de su fundación, tendrá un coste de unos 560.000 euros, aproximadamente.

Continúa leyendo: Ser guionista en España: una realidad precaria incluso para los nominados a los Goya

Ser guionista en España: una realidad precaria incluso para los nominados a los Goya

Jorge Raya Pons

Foto: ACADEMIA DE CINE
RRSS

A pocos metros de la sede del Partido Popular en Madrid, compartiendo incluso fachada, está el edificio de la Academia de Cine, apenas reconocible por una placa en una calle particularmente lustrosa de Madrid –Zurbano, lo dijo The New York Times en 2015, es una de las mejores calles para vivir en Europa–. Allí se congregaban, a menos de tres semanas de la entrega de los Goya, siete de los autores nominados a mejor guión original y a mejor guión adaptado (Pablo Berger, Carla Simón, Andoni de Carlos, Paco Plaza, Fernando Navarro, Alejandro Hernández y Coral Cruz) y todos ellos compartieron las virtudes y miserias de ser guionista en una industria tan dura. También las experiencias de escribir las películas que ahora representan.

La moderadora arranca y les plantea una cuestión: la dificultad de encontrar superficies comunes entre todas las cintas, tan diversas. Hay terror, hay drama, hay comedia. “Quizá que todas salen de las tripas”, responde Alejandro Hernández, guionista de El autor. Y Pablo Berger, que escribe los propios guiones que dirige –está nominado por Abracadabra–, encuentra la afinidad de sus compañeros cuando dice que el patrón común que todos comparten es que son los “raritos” del circuito: “No vamos por autopistas, sino por carreteras secundarias”.

Ser guionista en España: una realidad precaria incluso para los nominados a los Goya
Tres de las favoritas a mejor guión de los Goya.

En estas carreteras transita desde muy poco Carla Simón, que fue el gran descubrimiento del cine español. Tanto que su debut en el largometraje, Estiu 1993, es la candidata a representar al país en los próximos Oscar. En aquel guión puso el corazón y su historia: siendo una niña perdió a sus padres y fueron sus tíos quienes la acogieron en su familia. Curiosamente, en una película donde la muerte está tan presente apenas se menciona: la propia Simón no supo que sus padres estaban muertos hasta que cumplió los 12. Sí comprendió, en cambio, que nunca volvería a verlos. Su reto en este guion, dice, no fue tanto rebajar la sensibilidad como añadirla: ella es mucho más fría.

Paco Plaza y Fernando Navarro comparten su experiencia como tándem creativo detrás de Verónica: ellos aspiraban a construir el gótico vallecano [sic] con esta película. Esto es, respetar el género de terror pero también el costumbrismo español, contar una historia con personajes que conocemos y con brotes de humor necesario. Es una cuestión fundamental en su manera de comprender el cine: reivindican que el verdadero género no solo asusta, sino que ilumina los laberintos de la psicología humana: Verónica, reivindican, es también la historia de una adolescente que se resiste a crecer. Igual que El exorcista es el relato de una chica poseída, sí, pero también la imagen de una madre que se siente culpable por no prestar las atenciones que reclama su hija.

Sorprende, en cualquier caso, que en este evento apenas contemos dos mujeres: es una situación que no pasa desapercibida para Cruz y Simón, que tienen perspectivas distintas de un mismo escenario. “Tendría que haber muchas más mujeres”, dice Simón. “Es un proceso largo, pero cada vez hay más mujeres educándose. Se necesitan referentes. Hay trabajo por delante. Yo conservo la esperanza y en Cataluña tengo más amigas directoras que amigos directores”.

Hernández cuenta que estudió cine en Noruega, donde asegura que, durante aquel año, de 27 películas que se hicieron, 14 estaban dirigidas por mujeres, y sostiene que como profesor ha descubierto que las mujeres –sus alumnas– son más talentosas que los chicos en promedio, tienen historias más interesantes que compartir. “Tenemos un manantial que se pierde en las tuberías”, dice, con cierto lamento. Cruz considera que si las mujeres son minoría en el cine es responsabilidad, al menos en parte, de las propias mujeres: “Tenemos que ser más ambiciosas, escribir género”. Cree que la mujer debe pensar en grande y en la taquilla para ser considerada, no limitarse a proyecto pequeño, casi íntimos. Y luego se disculpa con Simón, que es una honrosa excepción.

Ser guionista en España: una realidad precaria incluso para los nominados a los Goya 1
Tres de las películas nominadas al Goya por su guión.

La cita, llegada a su conclusión, comienza a cobrar tintes reivindicativos, especialmente por Navarro, al que secunda el resto. Porque un conflicto con el que tienen que lidiar los guionistas, cada día, es la precariedad y el olvido. No hay película sin guión y nunca la hubo, protestan. Esta situación –el olvido– se remarca cuando Simón y Plaza tienen que abandonar la sala por compromisos relativos a la ceremonia: nadie reclama, sin embargo, a los guionistas. Esta observación corre a cargo de Navarro, entre el humor y la resignación.

Él mismo recuerda la ocasión en que quisieron plantear –hace cinco años– una tabla salarial de mínimos que permitiera unas retribuciones acordes al trabajo que ejercen los guionistas, así como una serie de derechos fundamentales: muchos invierten meses de trabajo sin cobrar, no reciben el dinero hasta que el proyecto se consolida. Las claves para la subsistencia hasta entonces son un misterio. En aquel momento, la respuesta de Competencia fue contundente: una multa de 36.000 euros para Alma, el sindicato del que forman parte. Ahora negocian con el Gobierno para conseguir unas condiciones más favorables, tal y como ocurre en Estados Unidos. El éxito de esta medida, sospechan, pasa por la unidad del colectivo y la comprensión de las televisiones: a día de hoy, son las que más ficciones producen en España.

TOP