Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Dejan una piña, le ponen una vitrina y la confunden con arte

Redacción TO

Foto: Ruairi Gray
Twitter

Diferenciar qué es arte de lo que no lo es puede ser una tarea complicada. O eso deben pensar en la Universidad Robert Gordon de Escocia, en la exposición Look Again, donde unos estudiantes del propio centro consiguieron pasar una piña y colocarla como parte de la exposición.

Pero estos estudiantes, Ruairi Gray y Lloyd Jack, no se esperaban lo que sucedió con esta ‘obra de arte’ que les costó un euro: al volver a visitar la muestra varios días después, descubrieron que la piña había sido cubierta con una vitrina, como si fuese un tesoro que proteger.

Según ha explicado Gray a varios medios: “Había un estand de arte vacío y decidimos ver cuánto tiempo permanecería allí o si la gente creería que la piña era arte. Cuando regresamos más tarde la habían metido en una vitrina. Creo que es lo más divertido que ha pasado en todo el año, de hecho mi supervisor lo vio y preguntó a un profesor de arte si era real porque no podía creerlo”.

Dejan una piña, le ponen una vitrina y la confunden con arte 1
Los estudiantes lograron su objetivo. | Foto: Ruairi Gray

Por su parte, según ha afirmado a The Independent Natalie Kerr, asistente cultural en el festival que organizó la exposición en el centro, ella no pudo ser la que puso la piña en la vitrina porque es “alérgica a esa fruta“.

“Es un poco un misterio. El vidrio es bastante pesado y necesitaría dos o tres personas para moverlo, no tenemos idea de quién lo hizo pero sigue ahí; decidimos mantenerlo porque es acorde con el espíritu lúdico de esta comisión“.

No es la primera vez que sucede algo parecido: la imagen de un japonés haciéndole una foto a un par de gafas que estaban en el suelo del Museo de Arte Moderno en San Francisco dio la vuelta al mundo. Un joven de 17 años quiso poner a prueba el filtro, a la hora de valorar lo que es arte y lo que no, de aquellos que visitaban el museo. Al parecer, su objetivo era corroborar la teoría de que cualquier objeto puede ser interpretado como arte, en el entorno de una galería artística. Desde luego, el experimento dio resultado.

Continúa leyendo: Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona

Beatriz García

Foto: Andrea Huls
The Objective

Pese a las amenazas y los intentos de desahucio, el mítico videoclub Cíclic del distrito de Ciutat Vella se ha convertido en un emblema de lucha vecinal y cine de culto a precios populares.

En el corazón gentrificado de Barcelona, en el barrio de La Ribera (Ciutat Vella), una pequeña “gran” Galia de amantes del cine de autor y sus vecinos lucha desde hace tiempo por convertir el mítico videoclub Cíclic en un cine de barrio y un espacio comunitario, pese a las amenazas constantes e intentos de desahucio de los propietarios del inmueble. Bienvenidos a la Sala Cíclica, donde las pipas con las que el artista chino Ai Weiwei inundó el Tate Modern de Londres se han transformado en símbolo de cultura popular y unión vecinal.

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona 1
Las pipas de porcelana de Ai Weiwei son la imagen del proyecto. Imagen por: Andrea Huls.

David Cabrera, el propietario de Cíclic, le da un aire al protagonista de El Gran Lebowski, aunque de The Dude no tenga más que las barbas y algunas muletillas y palabras de su invención –“especuleitors”- que lo convierten en uno de los personajes más peculiares y encantadores de la calle del Rec Comtal. Cuando lo conocí, en 2014, me explicó su idea de donar al barrio el fondo de 15.000 deuvedés del videoclub. Hoy el sueño de este antiguo publicista de éxito, que un buen día se cansó de vender zapatillas y lavadoras y acabó abriendo un videoclub, va camino de hacerse realidad.

El goteo de socios que entran en el Cíclic es constante. Al videoclub acuden familias, grupos de chavales y ancianos solos que pasean entre los estantes buscando películas que jamás encontrarás en un blockbuster: cine de culto, documentales, videoactivismo y videoarte, historia del cine, material de festivales publicitarios… Un tesoro que empezó con 300 películas de su colección privada y que lo ha convertido en todo un ‘dealer audiovisual’ de muchísimas productoras durante sus 14 años de romántica resistencia.

De los 12.000 socios del videoclub, al menos un 30% ha tenido que marcharse del barrio a causa del aumento del precio del alquiler.

“El romanticismo es lo que vincula el amor con la muerte. En el siglo XXI es imposible hacer sostenible un videoclub, pero nuestra intención fue montar una videogalería con pelis que teníamos en casa y nos fue bien, al menos ganamos lo justo para reinvertirlo en el fondo”, admite; aunque hubo momentos duros en que tuvo que pluriemplearse para sacar adelante el videoclub.

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona 2
El goteo de clientes es constante en este videoclub, que aspira a convertirse en un espacio comunitario para el barrio. Imagen: Andrea Huls

Hace dos años, Cíclic decidió que tomaría un nuevo rumbo: “Estudiamos modelos sostenibles en otras ciudades de Europa y Estados Unidos y decidimos transformarnos en una cooperativa con una programación de ciclos de cine y actividades, que enriqueciera el diálogo sobre grandes temas. Partimos del catastro del barrio para saber cuánta gente a nuestro alrededor estaba en una situación de riesgo de exclusión por una cuestión socioeconómica y nos dirigimos a ellos; a esos colectivos que nada tienen que ver con el objetivo de las súper empresas gentrificadoras que han barrido esta calle”.

De los 12.000 socios del videoclub, al menos un 30%, la mayoría inmigrantes, dice David, ha tenido que marcharse del barrio a causa del aumento indiscriminado del precio de los alquileres y la compra de inmuebles por grandes empresas que operan con un “capitalismo salvaje”. “El tema de la gentrificación es curioso, porque se ha popularizado cuando ha empezado a afectar a la clase media, que es el objetivo preferente de los que quieren enriquecerse a causa de la fractura social”, cuenta. Ahora, en la calle de Rec Comtal, y por extensión en el distrito de Ciutat Vella, se vive un clima de violencia contenida por culpa de los ultra lujos y el clasismo que, poco a poco, están devastando el barrio. Un lugar exclusivo y excluyente.

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona 3
Más de 15.000 deuvedés en sus estantes. Imagen: Andrea Huls.

Resistir pese a las amenazas

De los intentos de desalojo que ha vivido este pequeño negocio, el último de todos, ocurrido el pasado 12 de julio, fue el más violento. Unas ochenta personas, entre vecinos y socios, se congregaron a las puertas de Cíclic para impedir que entrase la Policía, junto a la comitiva judicial y los representantes de la propiedad. “Me dijeron: ‘¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?’ ‘Hasta la última de mis fuerzas’, les contesté. No agrediré a nadie, pero dudo que estás personas se queden de brazos cruzados si alguien me golpea por querer montar un cine de barrio. Querían traer furgonetas cargadas de mossos de esquadra para desalojar un local donde sólo había familias y vecinos intentando detenerlos”, cuenta.

Me dijeron: ‘¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar?’ ‘Hasta la última de mis fuerzas’, les contesté.

Teme que el próximo desahucio pueda ser el definitivo, por eso ha lanzado una campaña de crowdfunding en Goteo para recaudar la ayuda que necesita e instalarse en el mismo barrio, eso sí, a unos 50 metros de donde se encuentra ahora. “El primer propietario del local nos quería echar a toda costa y enviaba cada dos por tres a sus subasteros; el dueño actual nos dijo que ya le iba bien el videoclub y al cabo de una semana supimos que quería montar un restaurante. ¡No les importa nada lo que pase en los barrios!”.

“Estos mafiosos llegaron a decirme una vez que si estuviera en Brasil ya me habrían roto la cabeza” – David Cabrera.

Aunque lo peor son las amenazas. Un día antes de que esta entrevista tuviera lugar, unos desconocidos incendiaron el buzón de devolución de películas. ¿Casualidad? “No creo en las posibilidades, sino en las probabilidades, y es raro que dos días después de reabrir para informar a nuestros socios de nuestra campaña se haya producido algo semejante. Las vecinas salieron con sus sillas a la calle para apoyarnos. No nos rendimos. Una vez me llegaron a decir que si viviera en Brasil ya me habrían roto la cabeza”.

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona 4
La cooperativa estudió las necesidades de los vecinos del barrio para crear programar ciclos de cine y actividades. Foto: Andrea Huls

Sin embargo, el Ayuntamiento de Barcelona apuesta por el proyecto y ha brindado a Sala Cíclica su ayuda para crear un plan de empresa sostenible. “Por suerte, tenemos un ayuntamiento sensible con la realidad de la calle”.

Talleres de empoderamiento tecnológico, ‘clubs’ de lucha de clases, ciclos de cine programados por los propios socios de la Sala Cíclica y un espacio semanal que se cederá a otras entidades del distrito, desde las dedicadas al arte, el diseño y la innovación, la nueva economía o las ONGs. Esto es lo que pretenden conseguir los cuatro socios principales y alrededor de un centenar de futuros colaboradores que forman la cooperativa, que ya cuenta con el apoyo de instituciones como el Hospital Vall d’Hebron, el Observatorio Fabra o el Parque Biomédico de Barcelona.

Un videoclub de barrio planta cara a quienes quieren gentrificar Barcelona 5
Cíclic ha lanzado una campaña de ‘crowdfunding’ y necesita el apoyo de todos. Imagen: Andrea Huls.

Un proyecto social inspirado en salas como el Numax de Santiago de Compostela, que David Cabrera y el resto de socios espera que cubra algunas de las necesidades más acuciantes del barrio: integración, inclusión, una oferta sociocultural de calidad y un lugar donde los vecinos puedan socializar “y no tengamos que pagar cuatro euros por una caña”.

Continúa leyendo: Elvis Presley: 7 cosas que quizá no conocías sobre el Rey

Elvis Presley: 7 cosas que quizá no conocías sobre el Rey

Jorge Raya Pons

Foto: AP Photo

La sombra de Elvis es alargada: no solo ha vendido entre 500 y 600 millones de discos —parece imposible dar una cifra exacta—, sino que se ha convertido en una referencia cultural básica del siglo XX. Con su pelo engrasado, los mechones meciéndose en su frente cuando movía las rodillas y las caderas. Antes de morir el 16 de agosto de 1977, hace 40 años, Elvis apenas podía respirar cuando se presentaba ante el público, obeso y cansado, pero conservaba ese atributo hipnótico y nada común de absorber todas las miradas. Desde entonces nadie ha conseguido alcanzarle y, a día de hoy, mantiene el trono del rock and roll.

Si quieres conocer un poco más sobre el Rey, te contamos siete cosas que quizá no conocías sobre él.

Continúa leyendo: Google celebra el 44º aniversario del nacimiento del hip-hop con un Doodle interactivo

Google celebra el 44º aniversario del nacimiento del hip-hop con un Doodle interactivo

Redacción TO

Foto: Google

Hace 44 años, el 11 de agosto de 1973, el Dj jamaicano Kool Herc en una fiesta en el Bronx utilizó dos platos para aislar el breakbeat de una canción, inspirando a la gente a soltarse en la pista cantando y bailando. Así, nacía el hip-hop tal y como lo conocemos.

En honor de esta fiesta histórica que tuvo lugar en una sala comunal del edificio 1520 Sedgwick Avenue del Bronx, Google ha realizado con Doodle interactivo para de esta forma celebrar los orígenes y la cultura del movimiento hip-hop.

Apenas el usuario entra en la página del buscador ve el logo de Google convertido en una pintada de grafitti, que ha sido diseñada por el legendario artista de graffitis, Cey Adams, en el que destaca un botón de ‘play’. Tras pulsar, el popular rapero de Yo! MTV Raps, Fab 5 Freddy, explica los orígenes de este estilo musical. “El 11 de agosto de 1973, un Dj llamado Kool Herc hizo una fiesta en el Bronx que cambió la música para siempre”, comenta Freddy antes de explicar que en esa fiesta nació el break.

Tras esta introducción, el buscador se transforma en una mesa de mezclas donde puedes elegir canciones clásicas de artistas como George Clinton, The Isley Brothers, Billy Squire o Betty Wright y personalizarlas usando controles deslizantes.

Aunque no es la primera vez que Google permite hacer música en un Doodle, Ryan Germick, de Google, ha apuntado en el blog de la compañía que este proyecto es uno de los más complicados “por las complejidades en torno a las animaciones”. Perla Campos, también doodlers, así llama la compañía al equipo de ilustradores que realizan los Doodles, también aseguraba que nunca hicieron una animación como esta “por los retos técnicos como por las voces que hemos incluido”.

Continúa leyendo: El Airbnb para artistas en el que se paga con cuadros y esculturas

El Airbnb para artistas en el que se paga con cuadros y esculturas

Bea Guillén Torres

Foto: Luanna Lee

Se busca un artista que pueda pintar un tríptico en la pared de un apartamento en Montreal (Canadá). A cambio, se ofrece alojamiento y comida durante todo el tiempo que dure la obra. En la otra costa del Atlántico, el dueño de un hotel en Lisboa (Portugal) necesita graffiteros que puedan “llevar a otro nivel” la decoración de algunas habitaciones. El pago es la vida en la capital lusa. Y en la jungla urbana de Bangkok, en Tailandia, una residencia de artistas mantiene su esencia con la creatividad de sus visitantes, a los que además de un dormitorio les facilita los materiales. No hay dinero, ni tarjetas, no hay más pago que la creación. Es un Airbnb para artistas.

Los propulsores de estos tres proyectos no se conocen, entre ellos hay océanos y millones de kilómetros, pero todos comparten una idea común y una aplicación web: Artvl. Detrás de estas siglas, cuyo significado es art travel (arte viajero), está Luanna Lee, una joven china de 32 años que quiere cambiar la forma en la que viven y viajan los artistas.

El Airbnb para artistas en el que se paga con cuadros y esculturas 3
La creadora de la ‘app’, Luanna Lee pintando una de sus obras en una residencia en Tailandia a cambio de alojamiento. | Foto: Hikki10/Luana Lee

Artvl es lo más parecido a un Airbnb para pintores, escultores, fotógrafos, músicos, grafiteros, muralistas, retratistas… Es una aplicación para aquellos que no necesitan dinero porque pueden aportar algo distinto. La idea es que los artistas puedan ofrecer sus creaciones a cambio de alojamiento, comida o materiales en cualquier parte del globo y así llenar el mundo de más arte, según explica Lee en una entrevista con The Objective.

Una idea africana

La idea surgió hace apenas unos meses. En febrero, Lee terminó un viaje de recorrido por varios países de África. Uno de ellos fue Angola. Lee estaba en Luanda esperando que le concedieran los visados para viajar a otras regiones y ya no tenía los recursos para quedarse en la ciudad, que es la más cara del mundo. “Un día compartiendo un taxi con la responsable de un hotel, le enseñé mi trabajo y bromeando le dije: ‘¿Me alojarías un mes mientras pinto un mural en tu hotel?’. Me esperaba un no como respuesta, pero me dijo ‘¡claro, hagámoslo!”, cuenta Lee.

Ahí empezó todo. La joven llenó tres paredes de grandes graffitis: “Ni siquiera me pidió un borrador, me dejó pintar en mi estilo”. Durante un mes vivió y comió allí gratis. Hasta que le llegaron las visas. Después siguió su viaje. Solo se dio cuenta de la importancia de la idea una vez de vuelta en Shangái. Allí trató de montar su propio negocio como agencia de publicidad. “Lo hacía mientras buscaba una idea que hiciera ‘click’ con mi corazón. Entonces, en mayo recordé mi experiencia con la responsable del hotel”, explica.

El Airbnb para artistas en el que se paga con cuadros y esculturas 2
Uno de los murales que Lee pintó en el hotel de Luanda. | Foto: Hikki10/Luanna Lee

Cuando se lo comentó a sus otros amigos artistas, todos coincidieron en que habían pasado por experiencias similares. “Me inspiró para empezar Artvl, que toda la gente creativa que ama viajar y toda la gente que aprecia el arte pudieran disfrutar de esta maravillosa experiencia”.

¿Cómo funciona Artvl?

De momento, la aplicación se lanzó para la web a principios de julio, ya hay 800 usuarios activos. Pero la mayoría de ellos son artistas, en vez de anfitriones, reconoce Lee. “Necesitamos encontrar la manera de equilibrar los números, para que artistas muy talentosos puedan ser alojados mientras viajan, y los amantes del arte puedan ver más creaciones haciéndose”, confiesa la fundadora.

Una vez se encuentran la simbiosis es increíble. Lee ha plasmado en un vídeo el encuentro que tuvieron en Tailandia un tatuador, dos fotógrafos, cuatro grafiteros, un grupo de música, un documentalista y un pintor. Todos ellos fueron invitados a dos hoteles en Bangkok y Chiangmai. Pintaron murales, hicieron tatuajes y fotografiaron para los dueños.

Artrvl in Thailand from Artrvl on Vimeo.

Aunque Artrvl sigue estando muy, muy lejos de los números del Airbnb porque su público también es más reducido. La reacción de los artistas muestra el verdadero porqué del proyecto: “¿Por qué pagar por el alquiler de un estudio cuando puedes tener el mundo como un estudio portátil?”.

TOP