Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Del origen incierto de las Fortune Cookies a los Oscar

Marta Ruiz-Castillo

China celebra este sábado su Año Nuevo por todo lo alto. Como se merece todo inicio de etapa, los chinos disfrutan durante estas fechas de coloridos desfiles, símbolos, música, y comida típica.

Puede que entre esos manjares en esta fiesta haya quienes, con el postre, incluyan galletas de la fortuna o puede que no. Pero una cosa está clara: cuando pensamos en las Fortune Cookies – tan famosas que tienen su propio día, el 13 de septiembre – pensamos en China.

Estas pequeñas galletas en forma de media luna que, al abrirlas, contienen un diminuto trozo de papel con una frase escrita, desde el punto de vista culinario no son ninguna exquisitez, aunque para gustos, los colores. La esencia de estas pequeñas golosinas reside en realidad en los mensajes que esconden y que van, desde consejos prácticos hasta augurios de todo tipo o chascarrillos y frases sin sentido. A esas sentencias hay que sumar la presencia de unos misteriosos números.

Vayamos por partes porque esto tiene más miga de lo que parece. Pese a su fama, el origen de estas galletas es incierto y hay varias teorías, cada cual más curiosa. Según algunas versiones, se inventaron – como casi todo – en Estados Unidos. Aceptando esa premisa, hay quien asegura que las Fortune Cookies proceden de California pero existen intensos debates sobre a qué ciudad del Estado corresponde atribuir la paternidad.

'Ya era hora de abandonar esta galleta', es el mensaje.
‘Ya era hora de abandonar esta galleta’.

Una de las hipótesis que barajan los expertos en esta materia, si es que se puede hablar en esos términos, es que la idea original se le ocurrió en 1918 a un tal David Jung, un inmigrante chino que vivía en Los Ángeles y fundador de la compañía Hong Kong Noodle. Al parecer, al hombre le preocupaban los pobres que veía deambulando cerca de su tienda y decidió hacer unas galletitas para repartirlas por la calle. Cada galleta llevaba en su interior una fina tira de papel con una frase inspirada en la Biblia escrita para Jung por un ministro de la iglesias presbiteriana.

Otra teoría sobre el origen de las Fortune Cookies sostiene que fueron elaboradas por primera vez en San Francisco por un inmigrante japonés llamado Makoto Hagiwara, que fue el jardinero que diseñó el famoso Jardín de Té Japonés en el Golden Park de la ciudad. Su historia es también interesante, ya que un alcalde anti japonés le despidió a principios del siglo XX por lo que había hecho, dejándole en una situación bastante precaria. Con el paso del tiempo, ese alcalde fue sustituido por otro que volvió a contratar a Makoto. Como gesto de agradecimiento a las personas que le habían permitido seguir adelante durante ese duro periodo de su vida entre un trabajo y otro, al jardinero no se le ocurrió nada mejor que inventarse unas galletas en 1914 con notas de agradecimiento en su interior. Las llevó al Jardín de Té Japonés y comenzó a servirlas con regularidad y en el año 1915 eran ya tan conocidas que se exhibieron en la Exposición Panamá-Pacífico, en el marco de la feria mundial de San Francisco.

Una tercera teoría afirma que las modernas galletitas ya existían en China en el siglo XIV. Cuenta la leyenda que un sacerdote taoísta y sus seguidores mandaban mensajes secretos dentro de unos dulces con forma de media luna para informar a los rebeldes chinos sobre el mejor momento para atacar a los invasores.

La leyenda achaca a un sacerdote taoísta el origen de las galletas de la suerte al elaborar unas en forma de media luna donde escondía mensajes para avisar a los rebeldes chinos del mejor momentos para atacar a los invasores

Para otros, el origen hay que buscarlo en Japón. En los tradicionales tsujira senbei o pasteles de arroz que se elaboraban en el santuario Hyotanyama Inari durante el siglo XIX y que llevaban mensajes de la suerte en su interior.

Hay un grupo de entusiastas de estas galletas que cree que la idea comenzó en torno al siglo XIX también y que fueron los trabajadores chinos del ferrocarril en América los que hacían a mano pastelitos con buenos deseos en su interior, se supone que para sobrellevar mejor el duro trabajo al que eran sometidos.

Sea como fuere y sin que haya sido posible aclarar el origen de las Fortune Cookies, lo cierto es que se convirtieron en algo típico en los restaurantes chinos de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Los postres no eran parte de la cocina tradicional china y a los americanos les ofrecían algo que ellos conocían y les resultaba familiar, galletas, pero con un toque exótico.

Se avecinan cambios.
Se avecina un cambio, asegura este misterioso mensaje.

Lo que decida el tribunal

Con el paso de los años su popularidad creció tanto que en 1983 se celebró una especie de juicio en el seudo Tribunal de Revisión Histórica de San Francisco para determinar los orígenes de las Fortune Cookies. Hay que decir que este tribunal ya había decidido sobre cuestiones tales como la veracidad o no de la frase “El invierno más frío que he pasado en mi vida fue un verano en San Francisco”, del escritor estadounidense Mark Twain, o sobre los orígenes del martini, por poner algunos ejemplos de la seriedad y enjundia de los temas tratados por dicha corte.

Respecto a la galletas de la suerte, el juez – un auténtico magistrado de San Francisco – dictó sentencia, como no podía ser de otro modo, a favor de la ciudad en la que él vivía. Entre las pruebas en las que basó su decisión incluyó una galletita que llevaba el siguiente mensaje: “El juez que dictamine a favor de L.A (Los Ángeles) no es muy listo”. No fue tampoco ninguna sorpresa que la ciudad de Los Ángeles criticara la sentencia.

Mensajes para todos los gustos y ocasiones

Si bien hay algunos casos aislados de personas que aseguran que les gusta la textura y el sabor de las Fortune Cookies, a la mayoría lo que les atraen son los mensajes. Ahí está la clave de su éxito. Al principio procedían de la Biblia pero también se incluyeron aforismos de Confucio, frases del famoso fabulista Esopo o del gran Benjamin Franklin. En la actualidad, los mensajes incluyen un abanico inmenso de posibilidades pero abundan las frases crípticas, sin sentido, o consejos para sentirse bien; también las hay sosas o de difícil comprensión. Con posterioridad se incluyeron números para jugar a la lotería que mucha gente usa, y caras sonrientes, bromas e incluso consejos eruditos muy de andar por casa. Su popularidad es tal que los políticos americanos han usado estos mensajes en sus campañas electorales. También, con el tiempo, se han personalizado para bodas y fiestas de cumpleaños. Y aunque la forma se mantiene, también se venden de colores y dibujos de lo mas diversos. Pero las clásicas, las de toda la vida, siguen siendo las preferidas del público.

Elaboración de Fortune Cookies en el Jardín de Té Japonés de San Francisco.
Elaboración de Fortune Cookies en el Jardín de Té Japonés de San Francisco.

Los mensajes, al principio se escribían a mano con palillos chinos, pero en 1964, la Compañía Lotus Fortune Cookie de San Francisco automatizó el proceso creando una máquina que introducía el mensaje de la suerte en la masa desplegada recién horneada antes de doblarla. En 1989, Yong Lee creó la primera máquina totalmente automatizada para estas galletas, a la que llamó Fortuna IIIHoy, la mayor empresa del mundo de fabricación de estas galletas, Wonton Food Inc., situada en Long Island, Estados Unidos, comercializa 60 millones de galletas al mes. Un negocio redondo.

Estrellas en el cine y la televisión 

Dado que Estados Unidos considera como propias las galletas de la suerte, no es extraño que hayan dado el salto al estrellato. Se las ha visto en Springfield, sí en la ciudad de los Simpson en algún que otro episodio. En películas de serie B, incluso. Pero donde realmente adquirieron fama mundial fue en la ceremonia de los Oscar, los premios de cine por antonomasia, en 1967.

Billy Wilder, director de películas tan famosas como ‘Con faldas y a lo loco‘, ‘Sabrina‘, ‘Primera plana‘, ‘La tentación vive arriba‘ y tantas otras, dirigió en el año 1966 una cinta titulada, nada más y nada menos, que ‘The Fortune Cookie‘ y que en España tuvo el curioso título de ‘En bandeja de plata‘. Una historia ácida y divertida a partes iguales interpretada por Jack Lemmon y Walter Matthau como actores principales, que marcó el comienzo de numeroso trabajos juntos de gran éxito en la gran pantalla.

Sin duda a Matthau le trajo suerte ‘The Fortune Cookie‘ porque se llevó el Oscar a mejor actor secundario por su papel de Willie Gingrich, un abogado sin escrúpulos y timador, que borda el papel.

Walter Matthau, junto al Oscar recibido por su papel en 'The Fortune Cookie' en 1967 (AP/ Foto:David Smith).
Walter Matthau, junto al Oscar recibido por su papel en ‘The Fortune Cookie’ en 1967 (AP/ Foto:David Smith).

Hay quien cree en las sentencias y mensajes que aparecen en las tiras de papel que esconden las famosas galletitas, mientras que para otros es solo un divertimento ver qué les ha tocado y especular en broma con las frases. Y hay quien usa los números que aparecen en esas mismas tiras para rellenar los boletos de la Bonoloto como un acto de fé. Y es que, como decía el famoso torero, ‘Hay gente pá tó’.

¡Feliz Año Nuevo Chino!

Continua leyendo: Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Anna Carolina Maier

Foto: Justin Ide
Reuters

El periodista Jason Kessler tiene 34 años y es uno de los organizadores de las manifestaciones por la “supremacía blanca” en Charlottesville, una ciudad situada en el condado de Albemarle (Virginia) en los Estados Unidos que en los últimos días ha vivido un ataque por parte de un supremacista blanco que se ha saldado con al menos tres muertos y una veintena de heridos.

Kessler nació en el lugar y es el presidente de una organización que se identifica como encargada de “defender la civilización occidental” de nombre Unity and Security for America (Unidad y Seguridad para América).

En su descripción, el grupo señala que busca defender los “valores occidentales incluyendo su historia, la cultura, los principios y los pueblos”.

“Creemos que la inmigración desenfrenada está dañado a nuestra civilización. Las intervenciones extranjeras innecesarias y los ataques contra la historia y el patrimonio occidental son perjudiciales para la supervivencia de la tradición que nos trajo la razón, la lógica, la medicina, los derechos humanos y nos llevó al espacio exterior”, destaca.

Este hombre se ha mostrado no solo en contra de los negros sino de los inmigrantes en general. Muchas de sus opiniones están publicadas en su blog personal.

En esa página web se describe a sí mismo como un “periodista, activista y autor”.

Añade que “es conocido” por sus trabajos de investigación publicados en medios como The Washington Post, The Daily Caller y The Daily Progress. Además escribió una “novela de crimen negro” así como un libro de poesía. Tiene una maestría en la Universidad de Virginia.

En mayo, fue responsable de organizar el primer mitín en Charlottesville en rechazo a una propuesta para quitar una estatua de Robert E. Lee – general estadounidense que encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América durante la Guerra de Secesión- de un parque local.

En 2015, cuando un supremacista blanco mató a nueve personas negras en Carolina del Sur, los estadounidenses comenzaron a pedir que se retiraran las referencias a personajes racistas. Esto incluía estatuas, nombres de calles y escuelas. Kessler aboga porque esto no se logre.

La retirada de la estatua del general Lee en Nueva Orleans a principios de 2017 también trajo controversia y manifestaciones en la ciudad que han desencadenado en hechos violentos como los del fin de semana que causaron tres muertos y varios heridos.

Kessler en otra ocasión fue arrestado por desobedecer a un policía. Ha dicho que no pertenece a la organización de extrema derecha Ku Klux Klan y también, en otro momento, comenzó un movimiento para intentar remover del cargo a Wes Bellamy, un concejal negro de Charlottesville.

Continua leyendo: El ataque de Charlottesville, en imágenes

El ataque de Charlottesville, en imágenes

Redacción TO

Foto: Steve Helber
AP

La retirada de la estatua de un general confederado de la Guerra Civil estadounidense en Charlottesville (en el Estado de Virginia) desencadenó ayer una manifestación de supremacistas blancos y neonazis y una contraprotesta contra los dos primeros. Durante la marcha, bajo el lema “Unir a la derecha”, uno de los supremacistas embistió con su coche a los manifestantes opositores minutos antes del medio día y, acto seguido, aceleró marcha atrás para seguir atacando. El atacante, un joven de 20 años originario de Ohio, ya ha sido detenido y el FBI ha anunciado este domingo que ya ha iniciado una investigación. Tras un balance provisional de tres muertos y una veintena de heridos, han comenzado ya los homenajes a las víctimas. Estas son algunas de las imágenes que se han visto en Charlottesville este fin de semana.

El ataque de Charlottesville, en imágenes 1
Un manifestante opositor utiliza un espray encendido contra un supremacista blanco. | Foto: Steve Helber / AP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 2
A la derecha, un coche contra el que chocó el atacante; a la izquierda, una de las víctimas recibe primeros auxilios. | Foto: PAUL J. RICHARDS / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 3
El personal sanitario traslada a una de las víctimas a la ambulancia. | Foto: Joshua Roberts / Reuters
El ataque de Charlottesville, en imágenes 4
Foto policial del sospechoso, James Alex Fields, Jr, de 20 años y natural de Ohio. | Foto: Albemarle County Jail / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 5
Foto de Facebook de Heather Heyer, víctima mortal del atropello. | Foto: Handout / Reuters
El ataque de Charlottesville, en imágenes 6
Fotos sin datar de los agentes de policía M.M. Bates (izquierda) y H. Jay Cullen (derecha). Murieron cuando se estrelló el helicópteo en el que volaban para prestar asistencia a las víctimas. | Foto: Virginia State Police / AP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 7
Una manifestante sostiene una pancarta en señal de rechazo por el atropello de Charlottesville. El cartel reza “No me puedo creer que todavía siga protestando”. | Foto: Josh Edelson / AFP
El ataque de Charlottesville, en imágenes 8
Un grupo de manifestantes protesta por el ataque. “Basura fascista, se os ha acabado el tiempo”, se puede leer en el cartel. | Foto: Stephen Lam / Reuters

Continua leyendo: 7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio)

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio)

Redacción TO

Foto: Nikos Zacharoulis
Unsplash

“Cuando calienta el sol aquí en la playa siento tu cuerpo vibrar cerca de mí”, decían los cubanos Hermanos Rigual allá por 1961. En 2017 puede que lo que sientas vibrar cerca de ti sea tu teléfono móvil porque tu jefe esté teniendo un ataque de ansiedad sin ti. Trabajar en remoto es una práctica cada vez más extendida, y más en vacaciones.

Según Vodafone España, el número de playas españolas en las que la compañía ofrece cobertura 4G ha aumentado en un año en 612, pasando de las 644 de 2016 a las 1.256 en 2017, mientras que el número de municipios turísticos con 4G se ha incrementado desde 1.400 a 1.600. Con el resto de compañías telefónicas que operan en España ocurre más de lo mismo, por lo que las excusas como no tener cobertura a pie de tumbona son cada vez más inverosímiles. Por eso, a veces no queda más remedio y toca trabajar desde la playa.

Hemos encontrado varios productos que pueden facilitar la vida de cualquier currante que no pueda parar ni en la época estival:

1. Una silla de playa hecha para trabajar

Algo que puede ser muy incómodo es teclear en el portátil en la arena, además de peligroso para la salud de nuestro ordenador. Por eso, una buena silla que nos mantenga cómodos a la par que seguros se adivina esencial. Esta silla-mesa de Ozark Trail, de venta en Amazon, puede solucionarnos una jornada laboral frente al mar.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 1

2. Un micrófono que proteja tus llamadas del viento

En las playas suele haber viento, no es ningún secreto. Por ello, algunas llamadas pueden tornarse en una dificultad. Para asegurarnos de enviar un sonido claro y nítido a nuestro interlocutor, usa estos eliminadores de ruido para los EarPods de Apple.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 2

3. Un cargador solar que te sacará de cualquier apuro

El sol es un habitual compañero de los días de playa, y echar a perder su energía sería un absurdo. Por eso un cargador portátil y solar puede sacarnos de cualquier apuro. El mercado está lleno de ellos, pero este que venden en Amazon por 30 euros valdrá.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 3

4. Toma notas en un libro electrónico sin preocuparte del sol

Andar con agendas, libros de notas y similares en la playa puede ser un verdadero engorro. Sin embargo, utilizando una buena herramienta como la tableta reMarkable, perfecta para escribir, dibujar y leer ¡incluso bajo la luz directa del sol!. Puedes pedirla por adelantado -aún no ha salido al mercado- aquí.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 4

5. Unas gafas de sol inteligentes

¿Un ordenador en nuestros ojos? Es posible. Pero no uno cualquiera. Las gafas inteligentes suelen ser feas, admitámoslo, y nos hacen parecer cyborgs. Las Vue, en su forma de gafas de sol, son perfectas para la ocasión.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 6

6. Un híbrido de tablet y PC resistente al agua y a la arena

Si no tienes tu silla-mesa perfecta (ver punto número 1), te puede sacar del apuro un dispositivo resistente al agua y a la arena. La tableta robusta XSLATE R12 te asegurará horas y horas de batería, buena conectividad, y no tendrás que preocuparte por si se estropea.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 5

7. Un clásico: una sombrilla

Si nada de lo anterior funciona, resguárdate del sol y trabaja bajo una sombrilla. Hay, literalmente, millones en Amazon.

7 productos para trabajar en la playa (si no queda otro remedio) 7

Continua leyendo: Guam, la ex colonia española amenazada por Corea del Norte

Guam, la ex colonia española amenazada por Corea del Norte

Lidia Ramírez

Foto: Stringer
Reuters

Palmeras, arena blanca, agua cristalina… Guam es un área de tierra de 550 kilómetros cuadrados, más o menos equivalente a la isla de Ibiza, situada en el Océano Pacífico. A pesar de esta descripción postal, propia de un paraíso coralino, esta isla, propiedad de Estados Unidos desde que en 1898
se la arrebatase a España, se ha convertido en el blanco de todos los ataques, hasta el momento verbales, entre Estados Unidos y Corea del Norte. Lo último han sido las amenazas del régimen norcoreano que ha confirmado que está examinando “seriamente”  lanzar cuatro misiles a la isla  para ejecutar un “ataque envolvente”.

Pero, ¿cuál es la importancia de Guam en toda esta escala de violencia?
Siendo la más grande de las islas Marianas, ubicada en la Micronesia, al norte del infinito conjunto de diminutas islas que conforman el Pacífico Sur, su posición es estratégica, ya que tan sólo se encuentra a 3.370 kilómetros de la península de Corea, siendo lo ojos de Estados Unidos en este enclave geopolítico. Sin embargo, su situación también la sitúa al alcance de misiles de medio y largo alcance provenientes de Corea del Norte.

Además Guam cuenta con dos enormes bases, una naval y otra aérea (que ocupan alrededor del 30% de la tierra), del ejército de Estados Unidos, que tiene desplegados unos 6.000 soldados y tres submarinos nucleares, de acuerdo con el medio de comunicación australiano ABC. En la década de los 60 y 70, la base aérea se convirtió en el aeropuerto militar con más tráfico del mundo. De allí salían los B-52 que aniquilaban Vietnam. 

Los habitantes de Guam, preocupados por su seguridad

La isla cuenta con 160.000 habitantes, principalmente chamorros, etnia mayoritaria. “Si algo sucede, todos tenemos que estar listos, estar preparados, y rezar a Dios que no suceda”, cuenta Daisy Mendiola, de 56 años, al diario Honolulu Star Advertiser, después de terminar de almorzar con su familia en un restaurante cerca de Agaña, capital de Guam. “Todo el mundo tiene miedo, porque estamos tratando con poderes que están más allá de nosotros”.

Un bombardero estratégico B-1B Lancer, en la base aérea de Anderson, en Guam. | Foto: Stringer | Reuters

Si bien los 160.000 habitantes de la isla son ciudadanos de Estados Unidos, no han adquirido todos los derechos: ni tienen representación en el Congreso, ni pueden votar al presidente, aunque sí pueden enviar delegados en su nombre y tienen cierto grado de gobierno autónomo.   

De esta forma, si por un lado tienen ciudadanía estadounidense, con todo lo que ello implica, por otro no pueden votar sobre asuntos que les afectan directamente.

Así, en medio de este ambiente hostil, las elucubraciones sobre un revival atómico florecen cuando se cumplen 72 años de los ataques nucleares a Hiroshima y Nagasaki (6 y 9 de agosto de 1945), cuando más de 246.000 personas murieron y 130.000 resultaron heridas.

TOP