Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Diego Amador conquista Argentina con su flamenco más latino

Lidia Ramírez

Foto: Rubén Martín
Alacran Records

Llevando el arte flamenco, su arte flamenco, desde principios de abril por toda América con su último trabajo discográfico, ‘Soy de las 3000′, el pasado jueves Diego Amador hizo vibrar Buenos Aires con esa garra interpretativa que le caracteriza en la voz y en las manos.  Los destellos armónicos y el sonido de su indomable piano flamenco envolvieron la sala Cara y Caretas de la capital argentina, llena hasta la bandera, que nunca sintió de tan cerca el arte andaluz.  Y es que como ya contó el propio artista a The Objective justo antes de comenzar su gira americana, este nuevo trabajo discográfico es una rumba flamenca donde habla de su familia, de su barrio en Sevilla, de todo lo que pasa en las 3.000. “Le tengo mucho cariño. Es el mapa de donde vengo“, aseguraba.

El arte de Las 3.000 conquista Argentina gracias a Diego Amador/Diego Amador conquista Argentina con sus ritmos latinos y su arte flamenco 1
Diego Amador en un momento de la actuación en Buenos Aires. | Foto: El Estímulo

Con una muestra de géneros y culturas, pero sobre todo con esa fusión de salsa con tono flamenco, el cantante español regaló a los porteños una velada inolvidable a través de un concierto que superó las expectativas con un amplio repertorio musical en el que también pudo lucirse su hijo, Diego Amador, en metales. El espectáculo fue un verdadero deleite de pureza y honestidad, pero también un recorrido musical por la historia del flamenco donde no faltaron los homenajes a Paco De Lucía y Camarón, entre otros, brindando la oportunidad de escuchar relatos y anécdotas entre canciones que sellaron una noche cálida y muy íntima para el público porteño. De esta forma, la pasión y el grito desgarrado del flamenco se fusionaron con los ritmos latinos haciendo vibrar a la tanguera ciudad de Buenos Aires.

El arte de Las 3.000 conquista Argentina gracias a Diego Amador/Diego Amador conquista Argentina con sus ritmos latinos y su arte flamenco 3
Diego Amador en un momento de la actuación en Buenos Aires. | Foto: El Estímulo

“‘Soy de las 3.000’ es el mapa de donde vengo”

Diego no es un purista cuando se trata del flamenco, más aún si tenemos en cuenta que su principal instrumento no es tradicional del género. En este sentido, acorde a su espíritu innovador y de la mano del reconocido músico y arreglista cubano Alain Pérez, surgió la idea de dar un vuelco a su carrera artística y crear algo totalmente diferente a lo que Diego nos tiene acostumbrados.  ‘Soy de las 3.000’ es su disco más biográfico, una maravilla artística en la que el salero andaluz y los ritmos latinos se abrazan para dar lugar a algo estremecedor.  “Se trata de un trabajo compuesto para que llegue a todo el mundo, no sólo a los amantes del flamenco. Es un disco muy alegre, para que la gente lo pase bien”, nos contaba desde su casa en Sevilla antes de partir rumbo a América.

Nueve temas son los que conforman su nuevo álbum, siendo el pilar del recopilatorio el tema del mismo nombre que el disco, con el cual ha querido homenajear al barrio donde se crió. Sin embargo, el tema punta de lanza de este material es La Sandunguita, donde junto al venezolano Oscar D’León, ‘El Gran Faraón de la Salsa’, nos brindan una camaradería musical contagiosa y explosiva que hace bailar frenéticamente.

También encontramos hits como Dos Gardenias, de Antonio Machín, Ahora Quién, de Marc Anthony, o El Son de la Madrugada, una emotiva canción que ya había grabado dos décadas atrás con la popular artista cubana Omara Portuondo. Además, junto a Alejandro Sanz interpreta Regálame la silla donde te esperé,  una llamarada musical donde dos de las voces más íntegras del mundo hispano dibujan un pentagrama en el que el nuevo flamenco fulgura en su máximo esplendor.

En los próximos días Diego Amador actuará en Lima, Perú, 16 de mayo; Guadalajara, México, 24 de mayo; y Monterrey, México, 26 de mayo.

Continúa leyendo: Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos

Lidia Ramírez

Foto: Rubén Martín
Alacran Records

Sólo alguien con su garra interpretativa, en la voz y en las manos, logra lo que otros creerían imposible: que la espontaneidad y lo salvaje se unan para llegar, desde la primera nota, directos al corazón. Diego Amador es uno de los máximos exponentes del nuevo flamenco y del flamenco de siempre. Algunos lo definen como ‘el Mozart gitano‘, algo que le halaga, aunque él prefiere definirse como “metódico, perfeccionista y muy ‘mijitas'”, me cuenta entre risas desde el otro lado del teléfono, a sólo unas horas de partir a México donde comenzará la promoción de su nuevo disco ‘Soy de las 3.000’, que desde hoy, 6 de marzo, ya se puede adquirir en forma digital en iTunes y Google Play. Una joya indiscutible, donde flamenco y ritmos latinos se fusionan para dar lugar a un trabajo titánico. “‘Soy de las 3.000’ es un trabajo compuesto para que llegue a todo el mundo, no sólo a los amantes del flamenco. Es un disco muy alegre, para que la gente lo pase bien”, apunta Diego, quien añade: “Con mi voz, la guitarra flamenca y arreglos de Alain Pérez nadie podrá dejar de bailar”.

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos
Carátula álbum ‘Soy de las 3.000’. | Foto: Alacran Records

Una nueva etapa musical comienza en la carrera artística de Diego en la que el salero andaluz y los ritmos latinos se abrazan para dar lugar a algo estremecedor. Una maravilla artística que, de la mano del reconocido músico y arreglista cubano Alain Pérez, tiene como resultado su disco más biográfico.  “A pesar de que me fui muy joven del barrio gracias a la ayuda de mi padre y familia para cumplir mi sueño, cada vez soy más ese niño de las 3.000, más relajado, más tranquilo. He pasado muchos años trabajando muy duro, sin apenas comer ni dormir, sólo vivía para crear. Por eso quiero rendir homenaje a mis raíces“, apunta rememorando esos duros años de trabajo. Y es que, a pesar de venir de una familia de grandes artistas y genios del flamenco,  asegura que no lo ha tenido fácil. “Hay gente a quien le dan las cosas hechas. Ese no ha sido mi caso. Yo he tenido que trabajar mucho para ser hoy día quien soy”. Diego, que prácticamente nació con una guitarra en la mano, es considerado hoy un pilar del flamenco, llevando el arte gitano a todas partes del mundo, bien en presentaciones personales o bien acompañado a grandes figuras, como Diego El Cigala, Camarón, Tomatito o Joaquín Cortés.

“‘Soy de las 3.000’ es el mapa de donde vengo”

‘Soy de las 3.000’ recoge nueve temas “innovadores”, siendo el pilar del recopilatorio el tema del mismo nombre que el álbum, con el cual ha querido homenajear al barrio donde se crió. “Es una rumba flamenca donde hablo de mi familia, de mi barrio, de todo lo que pasa en las 3.000. Le tengo mucho cariño. Es el mapa de donde vengo“. Con él surgió la idea de dar un vuelco a su carrera artística y crear algo totalmente diferente a lo que Diego nos tiene acostumbrados. “Con la ayuda de Alain, compuse la canción Soy de las 3.000, de mismo nombre que el álbum, el resultado fue fantástico y decidí crear un disco completo fusionando ritmos latinos y flamenco”.

Sin embargo, el tema punta de lanza de este material es La Sandunguita. Junto al venezolano Oscar D’León, ‘El Gran Faraón de la Salsa’, nos brindan una camaradería musical contagiosa y explosiva que hace bailar frenéticamente.

Pero en este disco no sólo cuenta con la colaboración del Gran Faraón.  Junto a Alejandro Sanz interpreta Regálame la silla donde te esperé,  una llamarada musical donde dos de las voces más íntegras del mundo hispano dibujan un pentagrama en el que el nuevo flamenco fulgura en su máximo esplendor. “Alejandro me invitó un día a su casa y me pidió grabar una guitarra para el tema que canta junto a Marc Anthony, Deja que te bese. Me dio esa oportunidad y yo me atreví a pedirle que colaborara conmigo”, nos apunta con una gran sonrisa. “Me dio una sorpresa muy grande y siempre le estaré agradecido. Es un genio”.

Nueve temas son los que conforman su nuevo álbum, entre los que también encontramos hits como Dos Gardenias, de Antonio Machín, Ahora Quién, de Marc Anthony, o El Son de la Madrugada, una emotiva canción que ya había grabado dos décadas atrás con la popular artista cubana Omara Portuondo.

Diego Amador, el pianista jondo

Diego no es un purista cuando se trata del flamenco, más aún si tenemos en cuenta que su principal instrumento no es tradicional del género. Si algo ha caracterizado a este Mozart gitano es ese don para tocar el piano flamenco que se ha convertido en su gran sello y lo ha llevado a consagrarse como uno de los grandes del estilo flamenco – jazz.

Ese espíritu libre y vigoroso con el que interpreta este instrumento le ha hecho ganarse el apodo del ‘Ray Charles Gitano’. Pero, ¿de dónde le viene a un gitano nacido y criado en la ‘zona cero’ del flamenco esa pasión por el piano y el jazz?

Fueron sus hermanos, Raimundo y Rafael, que en su día fundaron el grupo Pata Negra, los causantes de ese ‘gusanillo’ que le invitaba a hacer algo diferente. “Mis hermanos fueron los pioneros en el nuevo flamenco, las fusiones del rock, el pop y el blues. Un día trajeron a casa discos de jazz y blues y me encantaron. Ahí fue cuando dije: ‘yo quiero hacer eso'”

“El único conservatorio que conozco es el de la calle” 

Autodidacta, la única universidad a la que ha asistido es a la de la calle. “La única escuela que conozco es mi familia, y el único conservatorio, la calle”, cuenta orgulloso. Y es que casi al mismo tiempo que aprendía a hablar, comenzaba a tocar la guitarra en los brazos de su padre.

Como miembro de una familia gitana, con cinco o seis años ya aprendió a tocar los primeros acordes, poco después pasaría a tocar otros instrumentos como la batería, el bajo y el piano. “El arte lo he mamado desde muy pequeño. A mi casa venían todos los grandes, como Camarón”.

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos 1
Hasta el 8 de abril, Diego se encontrará de gira promocional por América. | Foto: Rubén Martín / Alacran Records

La música, el arte, los instrumentos fueron su mejor coraza en uno de los barrios más marginales de Sevilla, y mientras muchos jóvenes se perdían en el mundo de la droga, Diego pasaba largas horas encerrado en su casa haciendo música. “Yo le diría a todos esos chicos que viven allí que las cosas no vienen solas, hay que trabajar muy duro”, e insiste: “el arte no te lleva a ser grande, lo que te lleva a ser grande es el esfuerzo y el estudio”. Y eso fue, el esfuerzo, la constancia, la dedicación lo que han llevado a este monstruo musical a grabar con importantes iconos como Chick Corea, considerado una de las máximas voces del piano jazz. “Ahora sueño con hacer una colaboración con Stevie Wonder o Alicia Keys“.

Desde el 6 de marzo hasta el 8 de abril, Diego estará de gira promocional por toda América: Mexico, Puerto Rico, Argentina, Chile, Perú y Estados Unidos, para en mayo comenzar con sus conciertos en estos países. Así, con más de veinte años de carrera, este niño gitano de las 3.000 se confirma como uno de los máximos exponentes del flamenco, dando paso a un horizonte musical donde la buena música y el sentimiento más puro se abrazan apasionadamente.

Continúa leyendo: Gurumbé. Canciones de tu memoria negra

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra

Verónica F. Reguillo

Foto: Intermedia Producciones
Intermedia Producciones

Taconeo, cante y arte flamenco que utiliza, sin decirlo, la influencia africana. ‘Gurumbé. Canciones de tu memoria negra’ es un documental que trae al presente la historia silenciada y enterrada de los miles de esclavos negros que fueron vendidos en plazas españolas.

“Popularmente, todo el mundo pensaba que en España no hubo esclavos, y solamente para la tesis sobre la Granada del siglo XVI encontré 2.500 documentos de compraventa de esclavos”, asegura en la película la profesora Aurelia Martín Casares.

El antropólogo Miguel Ángel Rosales comenzó a trabajar en este documental hace cuatro años. Tenía dos objetivos claros que relata para The Objective: primero, visibilizar una historia que ha sido silenciada en España durante muchos años; y por otro lado, cuestionar el presente, las políticas de inmigración, las vallas, los CIES… “Queremos que sirva para que la historia no sea un hecho mudo”.

Desde el siglo XV al XIX, Sevilla, Cádiz y Lisboa, en Portugal, fueron las grandes sedes del tráfico de esclavos desde África. Según las investigaciones en ‘Gurumbé’, durante muchos años, una décima parte de la población de estas ciudades andaluzas fue negra y la influencia en los bailes, tradiciones, religiones…, supuso una mixtura tan rica como silenciada.

La negación sistemática de esa influencia tiene muchos porqués, asegura Rosales, aunque perfila varios hechos históricos y económicos que podrían ser clave. La esclavitud fue un “hecho infame que se ha mirado de perfil”. Ya en el siglo XIX hubo países como Francia, Inglaterra u Holanda que se aprovecharon de la mano de obra negra barata y esclava. Años después, en el siglo XX, estos países reconocieron la importancia de la esclavitud en sus economías. España no.

“Durante el siglo XX, España estaba inmersa en sus propios problemas internos, y por tanto, no ha habido un  momento histórico para hacer una mirada hacia atrás”.  Todo ello hay que contextualizarlo en un país donde “la memoria histórica interesa muy poco, vale muy poco. La idea que tenemos es de tirar hacia delante sin mirar hacia atrás, cuando en realidad debería ser de otra manera”.

“La esclavitud fue la gran impulsora del capitalismo español y de muchas grandes fortunas en nuestro país, que todavía hoy tienen mucho poder económico y a las que no les interesa que se visibilice la historia que propulsó esa riqueza”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 1
Miguel Ángel Rosales, guionista y director de ‘Gurumbé. Canciones de tu memoria negra’ (Foto: Intermedia Producciones)

Esclavitud, colonialismo y migración

Andalucía es árabe, es cristiana, y es judía, “pero también es gitana y es negro-africana. Queremos visibilizar esa otra pata que falta, de la que no se habla”. Y lo han puesto de manifiesto en un momento en el que se construyen vallas de alambre y muros, para frenar las migraciones.

El director de ‘Gurumbé’ establece una relación clara entre esclavitud, colonialismo y migración. “Todo el desastre que supone para África el colonialismo es el lodo de lo que hoy es la inmigración. Se han desestructurado sus sociedades”. Para Rosales, la situación de hoy es la repetición de la historia de los esclavos a los que se les tatuaba en la cara una ‘S’, en un lado, y el dibujo de un clavo en el otro. “Hoy el proceso es el mismo, pero con palabras diferentes”.

“La película deja clara la cercanía del flamenco y la cultura negro-africana”

“Cuando surgen demandas de mano de obra, creamos leyes para traer, para tomar a la gente más vulnerable. Se podría hacer un paralelismo entre a quién se le da la ciudadanía y a quién no. Quién tiene derechos y quién no. Es una nueva manera de esclavitud. Un mismo proceso que tiene que ver con la acumulación de dinero”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 2
La película se proyectará en países como Colombia, Inglaterra y Noruega (Foto: Intermedia Producciones)

Miguel Ángel Rosales es de Jerez, siente muy dentro el flamenco y toda la riqueza de la cultura andaluza. Dice que a medida que indagaba sobre el motor de su documental, todo iba “cuadrando más”. “La película deja clara, con evidencias muy fuertes, la cercanía del flamenco y la cultura negro-africana”. ‘Gurumbé’ es un reconocimiento a la población negra esclava de antaño y a la población migrante de ahora. “Vivo muy cera de la inmigración del Estrecho. El tema de la película que parece histórico, a mí me está tocando día a día. Es una película histórica, pero, sobre todo, es una película personal”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 3
Los bailes africanos se mezclaron con la riqueza de la cultura andaluza (Foto: Intermedia Producciones)

‘Gurumbé. Canciones de tu  memoria negra’ ha hecho un lleno completo en la Cineteca de Madrid durante seis días. A finales de marzo se volverá a proyectar en la capital. También viajará por otras ciudades españolas, y al extranjero (Colombia, Noruega, Inglaterra, Berlín…). “Me encantaría que la película se viese en televisión, en medios dónde se pueda plantear el debate o la polémica, y que este tema se abra a un público diverso”. Este es el deseo de su director, llevar la danza de ‘Gurumbé’ hasta el infinito.

Continúa leyendo: 23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

Redacción TO

Foto: Daniela Spalla
Daniela Spalla Website

Cantante, compositora e instrumentista nacida en la ciudad de Córdoba, Argentina, Daniela Spalla comparte con The Objective una ecléctica selección de canciones para que nos agarremos sin complejos. Una playlist que promete.

Daniela Spalla editó su primer EP, Magma, en 2010, después de haber estudiado canto y piano en Buenos Aires durante 5 años. Viajó a la ciudad de México a presentarlo junto a la artista mexicana, Ximena Sariñana, madrina musical de Daniela en tierras aztecas. En los años que siguieron, los viajes a México se volvieron cada vez más frecuentes, hasta que en 2013 se mudó a la Ciudad de México.

Ya desde sus últimos años en Buenos Aires, venía preparando lo que sería su disco debut, Ahora Vienen Por Nosotros. Con la colaboración de Rafa Arcaute en producción (Calle 13, Andrés Calamaro, Illya Kuryaki, Aterciopelados, entre otros), Daniela logró grabar 12 canciones que sintetizaban sus deseos de desplazamiento sentimental y geográfico. Ahora Vienen Por Nosotros se editó en 2014 y llevó a la artista a tocar por gran parte de la república mexicana, incluyendo festivales como Vive Latino, Pal Norte y Revolution Fest, y por países como Colombia, Estados Unidos, Argentina y Cuba. La placa también le valió una nominación al Grammy Latino como Mejor Nuevo Artista y fue elegida por iTunes México como el Mejor disco de un artista nuevo, también en 2014.

El último vídeo de Daniela Spalla pertenece a Costa Rica, canción con la además abre esta deliciosa y ecléctica playlist que incluye literalmente de todo un poco, desde las seductoras voces de Françoise Hardy o Adanowsky hasta una versión de Amparito por el grupo de merengue venezolano, Los Melódicos, pasando por el clásico de Nelson Ned: Déjenme si estoy llorando.

¡Disfruten!

Continúa leyendo: La traición

La traición

Laura Fàbregas

Foto: YVES HERMAN
Reuters

¿Qué pasa en Cataluña? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, y por qué los que no somos independentistas hemos tardado tanto en hablar?

La respuesta tiene que ver con el factor humano. Hemos tardado tanto en alzar la voz porque por mucho tiempo hemos sentido que formábamos parte de ellos: del mismo pueblo, no sé si un sol poble, pero sí un pueblo cívicamente unido. Hemos abandonado progresivamente el espacio público por temor al ostracismo o la muerte civil. A que nuestros más allegados pensaran que no éramos dignos de su confianza. Porque, digan lo que digan, la libertad más difícil no se ejerce ni contra el poder –en democracia, siempre algo abstracto y lejano– ni tampoco contra la publicidad. La libertad más difícil se ejerce contra los amigos. Contra los tuyos.

El sociólogo Émile Durkheim habló de “efervescencia colectiva” para explicar este fenómeno donde una sociedad comparte prácticas, hábitos y creencias como, por ejemplo, las Diadas. Durkheim ha sustituido a Montesquieu quien, probablemente, hoy sería un facha para la mitad de catalanes.

En Cataluña se han roto los valores de la ilustración. Los que hacen que un individuo pueda discrepar de los suyos a través de la razón independientemente de la compasión, el amor y las emociones que pueda sentir por ellos. Por eso tanta gente se sintió interpelada en la jornada del 1 de octubre al ver que una parte de los suyos recibía porrazos. Aunque pensara que eran ellos los que estaban equivocados. Como una madre que no quiere que metan a su hijo en la cárcel, aún sabiendo que es culpable. El valor está en decirle a su hijo que se ha equivocado, pero nadie discutiría el amor y lealtad de esa madre.

El nacionalismo destroza el terreno común que posibilita el debate, incluso entre familiares. Un liberal, un socialdemócrata e incluso un comunista pueden debatir sobre cuál es la mejor manera de generar riqueza y distribuirla. Un nacionalista no puede, porque aunque lo vista de racionalidad, el último eslabón de esta ideología apela a la parte emocional. Y si no estás con los tuyos, eres un traidor.

TOP