Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Diego Amador conquista Argentina con su flamenco más latino

Lidia Ramírez

Foto: Rubén Martín
Alacran Records

Llevando el arte flamenco, su arte flamenco, desde principios de abril por toda América con su último trabajo discográfico, ‘Soy de las 3000′, el pasado jueves Diego Amador hizo vibrar Buenos Aires con esa garra interpretativa que le caracteriza en la voz y en las manos.  Los destellos armónicos y el sonido de su indomable piano flamenco envolvieron la sala Cara y Caretas de la capital argentina, llena hasta la bandera, que nunca sintió de tan cerca el arte andaluz.  Y es que como ya contó el propio artista a The Objective justo antes de comenzar su gira americana, este nuevo trabajo discográfico es una rumba flamenca donde habla de su familia, de su barrio en Sevilla, de todo lo que pasa en las 3.000. “Le tengo mucho cariño. Es el mapa de donde vengo“, aseguraba.

El arte de Las 3.000 conquista Argentina gracias a Diego Amador/Diego Amador conquista Argentina con sus ritmos latinos y su arte flamenco 1
Diego Amador en un momento de la actuación en Buenos Aires. | Foto: El Estímulo

Con una muestra de géneros y culturas, pero sobre todo con esa fusión de salsa con tono flamenco, el cantante español regaló a los porteños una velada inolvidable a través de un concierto que superó las expectativas con un amplio repertorio musical en el que también pudo lucirse su hijo, Diego Amador, en metales. El espectáculo fue un verdadero deleite de pureza y honestidad, pero también un recorrido musical por la historia del flamenco donde no faltaron los homenajes a Paco De Lucía y Camarón, entre otros, brindando la oportunidad de escuchar relatos y anécdotas entre canciones que sellaron una noche cálida y muy íntima para el público porteño. De esta forma, la pasión y el grito desgarrado del flamenco se fusionaron con los ritmos latinos haciendo vibrar a la tanguera ciudad de Buenos Aires.

El arte de Las 3.000 conquista Argentina gracias a Diego Amador/Diego Amador conquista Argentina con sus ritmos latinos y su arte flamenco 3
Diego Amador en un momento de la actuación en Buenos Aires. | Foto: El Estímulo

“‘Soy de las 3.000’ es el mapa de donde vengo”

Diego no es un purista cuando se trata del flamenco, más aún si tenemos en cuenta que su principal instrumento no es tradicional del género. En este sentido, acorde a su espíritu innovador y de la mano del reconocido músico y arreglista cubano Alain Pérez, surgió la idea de dar un vuelco a su carrera artística y crear algo totalmente diferente a lo que Diego nos tiene acostumbrados.  ‘Soy de las 3.000’ es su disco más biográfico, una maravilla artística en la que el salero andaluz y los ritmos latinos se abrazan para dar lugar a algo estremecedor.  “Se trata de un trabajo compuesto para que llegue a todo el mundo, no sólo a los amantes del flamenco. Es un disco muy alegre, para que la gente lo pase bien”, nos contaba desde su casa en Sevilla antes de partir rumbo a América.

Nueve temas son los que conforman su nuevo álbum, siendo el pilar del recopilatorio el tema del mismo nombre que el disco, con el cual ha querido homenajear al barrio donde se crió. Sin embargo, el tema punta de lanza de este material es La Sandunguita, donde junto al venezolano Oscar D’León, ‘El Gran Faraón de la Salsa’, nos brindan una camaradería musical contagiosa y explosiva que hace bailar frenéticamente.

También encontramos hits como Dos Gardenias, de Antonio Machín, Ahora Quién, de Marc Anthony, o El Son de la Madrugada, una emotiva canción que ya había grabado dos décadas atrás con la popular artista cubana Omara Portuondo. Además, junto a Alejandro Sanz interpreta Regálame la silla donde te esperé,  una llamarada musical donde dos de las voces más íntegras del mundo hispano dibujan un pentagrama en el que el nuevo flamenco fulgura en su máximo esplendor.

En los próximos días Diego Amador actuará en Lima, Perú, 16 de mayo; Guadalajara, México, 24 de mayo; y Monterrey, México, 26 de mayo.

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos

Lidia Ramírez

Foto: Rubén Martín
Alacran Records

Sólo alguien con su garra interpretativa, en la voz y en las manos, logra lo que otros creerían imposible: que la espontaneidad y lo salvaje se unan para llegar, desde la primera nota, directos al corazón. Diego Amador es uno de los máximos exponentes del nuevo flamenco y del flamenco de siempre. Algunos lo definen como ‘el Mozart gitano‘, algo que le halaga, aunque él prefiere definirse como “metódico, perfeccionista y muy ‘mijitas'”, me cuenta entre risas desde el otro lado del teléfono, a sólo unas horas de partir a México donde comenzará la promoción de su nuevo disco ‘Soy de las 3.000’, que desde hoy, 6 de marzo, ya se puede adquirir en forma digital en iTunes y Google Play. Una joya indiscutible, donde flamenco y ritmos latinos se fusionan para dar lugar a un trabajo titánico. “‘Soy de las 3.000’ es un trabajo compuesto para que llegue a todo el mundo, no sólo a los amantes del flamenco. Es un disco muy alegre, para que la gente lo pase bien”, apunta Diego, quien añade: “Con mi voz, la guitarra flamenca y arreglos de Alain Pérez nadie podrá dejar de bailar”.

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos
Carátula álbum ‘Soy de las 3.000’. | Foto: Alacran Records

Una nueva etapa musical comienza en la carrera artística de Diego en la que el salero andaluz y los ritmos latinos se abrazan para dar lugar a algo estremecedor. Una maravilla artística que, de la mano del reconocido músico y arreglista cubano Alain Pérez, tiene como resultado su disco más biográfico.  “A pesar de que me fui muy joven del barrio gracias a la ayuda de mi padre y familia para cumplir mi sueño, cada vez soy más ese niño de las 3.000, más relajado, más tranquilo. He pasado muchos años trabajando muy duro, sin apenas comer ni dormir, sólo vivía para crear. Por eso quiero rendir homenaje a mis raíces“, apunta rememorando esos duros años de trabajo. Y es que, a pesar de venir de una familia de grandes artistas y genios del flamenco,  asegura que no lo ha tenido fácil. “Hay gente a quien le dan las cosas hechas. Ese no ha sido mi caso. Yo he tenido que trabajar mucho para ser hoy día quien soy”. Diego, que prácticamente nació con una guitarra en la mano, es considerado hoy un pilar del flamenco, llevando el arte gitano a todas partes del mundo, bien en presentaciones personales o bien acompañado a grandes figuras, como Diego El Cigala, Camarón, Tomatito o Joaquín Cortés.

“‘Soy de las 3.000’ es el mapa de donde vengo”

‘Soy de las 3.000’ recoge nueve temas “innovadores”, siendo el pilar del recopilatorio el tema del mismo nombre que el álbum, con el cual ha querido homenajear al barrio donde se crió. “Es una rumba flamenca donde hablo de mi familia, de mi barrio, de todo lo que pasa en las 3.000. Le tengo mucho cariño. Es el mapa de donde vengo“. Con él surgió la idea de dar un vuelco a su carrera artística y crear algo totalmente diferente a lo que Diego nos tiene acostumbrados. “Con la ayuda de Alain, compuse la canción Soy de las 3.000, de mismo nombre que el álbum, el resultado fue fantástico y decidí crear un disco completo fusionando ritmos latinos y flamenco”.

Sin embargo, el tema punta de lanza de este material es La Sandunguita. Junto al venezolano Oscar D’León, ‘El Gran Faraón de la Salsa’, nos brindan una camaradería musical contagiosa y explosiva que hace bailar frenéticamente.

Pero en este disco no sólo cuenta con la colaboración del Gran Faraón.  Junto a Alejandro Sanz interpreta Regálame la silla donde te esperé,  una llamarada musical donde dos de las voces más íntegras del mundo hispano dibujan un pentagrama en el que el nuevo flamenco fulgura en su máximo esplendor. “Alejandro me invitó un día a su casa y me pidió grabar una guitarra para el tema que canta junto a Marc Anthony, Deja que te bese. Me dio esa oportunidad y yo me atreví a pedirle que colaborara conmigo”, nos apunta con una gran sonrisa. “Me dio una sorpresa muy grande y siempre le estaré agradecido. Es un genio”.

Nueve temas son los que conforman su nuevo álbum, entre los que también encontramos hits como Dos Gardenias, de Antonio Machín, Ahora Quién, de Marc Anthony, o El Son de la Madrugada, una emotiva canción que ya había grabado dos décadas atrás con la popular artista cubana Omara Portuondo.

Diego Amador, el pianista jondo

Diego no es un purista cuando se trata del flamenco, más aún si tenemos en cuenta que su principal instrumento no es tradicional del género. Si algo ha caracterizado a este Mozart gitano es ese don para tocar el piano flamenco que se ha convertido en su gran sello y lo ha llevado a consagrarse como uno de los grandes del estilo flamenco – jazz.

Ese espíritu libre y vigoroso con el que interpreta este instrumento le ha hecho ganarse el apodo del ‘Ray Charles Gitano’. Pero, ¿de dónde le viene a un gitano nacido y criado en la ‘zona cero’ del flamenco esa pasión por el piano y el jazz?

Fueron sus hermanos, Raimundo y Rafael, que en su día fundaron el grupo Pata Negra, los causantes de ese ‘gusanillo’ que le invitaba a hacer algo diferente. “Mis hermanos fueron los pioneros en el nuevo flamenco, las fusiones del rock, el pop y el blues. Un día trajeron a casa discos de jazz y blues y me encantaron. Ahí fue cuando dije: ‘yo quiero hacer eso'”

“El único conservatorio que conozco es el de la calle” 

Autodidacta, la única universidad a la que ha asistido es a la de la calle. “La única escuela que conozco es mi familia, y el único conservatorio, la calle”, cuenta orgulloso. Y es que casi al mismo tiempo que aprendía a hablar, comenzaba a tocar la guitarra en los brazos de su padre.

Como miembro de una familia gitana, con cinco o seis años ya aprendió a tocar los primeros acordes, poco después pasaría a tocar otros instrumentos como la batería, el bajo y el piano. “El arte lo he mamado desde muy pequeño. A mi casa venían todos los grandes, como Camarón”.

Diego Amador, el quejío de los ritmos latinos 1
Hasta el 8 de abril, Diego se encontrará de gira promocional por América. | Foto: Rubén Martín / Alacran Records

La música, el arte, los instrumentos fueron su mejor coraza en uno de los barrios más marginales de Sevilla, y mientras muchos jóvenes se perdían en el mundo de la droga, Diego pasaba largas horas encerrado en su casa haciendo música. “Yo le diría a todos esos chicos que viven allí que las cosas no vienen solas, hay que trabajar muy duro”, e insiste: “el arte no te lleva a ser grande, lo que te lleva a ser grande es el esfuerzo y el estudio”. Y eso fue, el esfuerzo, la constancia, la dedicación lo que han llevado a este monstruo musical a grabar con importantes iconos como Chick Corea, considerado una de las máximas voces del piano jazz. “Ahora sueño con hacer una colaboración con Stevie Wonder o Alicia Keys“.

Desde el 6 de marzo hasta el 8 de abril, Diego estará de gira promocional por toda América: Mexico, Puerto Rico, Argentina, Chile, Perú y Estados Unidos, para en mayo comenzar con sus conciertos en estos países. Así, con más de veinte años de carrera, este niño gitano de las 3.000 se confirma como uno de los máximos exponentes del flamenco, dando paso a un horizonte musical donde la buena música y el sentimiento más puro se abrazan apasionadamente.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra

Verónica F. Reguillo

Foto: Intermedia Producciones
Intermedia Producciones

Taconeo, cante y arte flamenco que utiliza, sin decirlo, la influencia africana. ‘Gurumbé. Canciones de tu memoria negra’ es un documental que trae al presente la historia silenciada y enterrada de los miles de esclavos negros que fueron vendidos en plazas españolas.

“Popularmente, todo el mundo pensaba que en España no hubo esclavos, y solamente para la tesis sobre la Granada del siglo XVI encontré 2.500 documentos de compraventa de esclavos”, asegura en la película la profesora Aurelia Martín Casares.

El antropólogo Miguel Ángel Rosales comenzó a trabajar en este documental hace cuatro años. Tenía dos objetivos claros que relata para The Objective: primero, visibilizar una historia que ha sido silenciada en España durante muchos años; y por otro lado, cuestionar el presente, las políticas de inmigración, las vallas, los CIES… “Queremos que sirva para que la historia no sea un hecho mudo”.

Desde el siglo XV al XIX, Sevilla, Cádiz y Lisboa, en Portugal, fueron las grandes sedes del tráfico de esclavos desde África. Según las investigaciones en ‘Gurumbé’, durante muchos años, una décima parte de la población de estas ciudades andaluzas fue negra y la influencia en los bailes, tradiciones, religiones…, supuso una mixtura tan rica como silenciada.

La negación sistemática de esa influencia tiene muchos porqués, asegura Rosales, aunque perfila varios hechos históricos y económicos que podrían ser clave. La esclavitud fue un “hecho infame que se ha mirado de perfil”. Ya en el siglo XIX hubo países como Francia, Inglaterra u Holanda que se aprovecharon de la mano de obra negra barata y esclava. Años después, en el siglo XX, estos países reconocieron la importancia de la esclavitud en sus economías. España no.

“Durante el siglo XX, España estaba inmersa en sus propios problemas internos, y por tanto, no ha habido un  momento histórico para hacer una mirada hacia atrás”.  Todo ello hay que contextualizarlo en un país donde “la memoria histórica interesa muy poco, vale muy poco. La idea que tenemos es de tirar hacia delante sin mirar hacia atrás, cuando en realidad debería ser de otra manera”.

“La esclavitud fue la gran impulsora del capitalismo español y de muchas grandes fortunas en nuestro país, que todavía hoy tienen mucho poder económico y a las que no les interesa que se visibilice la historia que propulsó esa riqueza”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 1
Miguel Ángel Rosales, guionista y director de ‘Gurumbé. Canciones de tu memoria negra’ (Foto: Intermedia Producciones)

Esclavitud, colonialismo y migración

Andalucía es árabe, es cristiana, y es judía, “pero también es gitana y es negro-africana. Queremos visibilizar esa otra pata que falta, de la que no se habla”. Y lo han puesto de manifiesto en un momento en el que se construyen vallas de alambre y muros, para frenar las migraciones.

El director de ‘Gurumbé’ establece una relación clara entre esclavitud, colonialismo y migración. “Todo el desastre que supone para África el colonialismo es el lodo de lo que hoy es la inmigración. Se han desestructurado sus sociedades”. Para Rosales, la situación de hoy es la repetición de la historia de los esclavos a los que se les tatuaba en la cara una ‘S’, en un lado, y el dibujo de un clavo en el otro. “Hoy el proceso es el mismo, pero con palabras diferentes”.

“La película deja clara la cercanía del flamenco y la cultura negro-africana”

“Cuando surgen demandas de mano de obra, creamos leyes para traer, para tomar a la gente más vulnerable. Se podría hacer un paralelismo entre a quién se le da la ciudadanía y a quién no. Quién tiene derechos y quién no. Es una nueva manera de esclavitud. Un mismo proceso que tiene que ver con la acumulación de dinero”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 2
La película se proyectará en países como Colombia, Inglaterra y Noruega (Foto: Intermedia Producciones)

Miguel Ángel Rosales es de Jerez, siente muy dentro el flamenco y toda la riqueza de la cultura andaluza. Dice que a medida que indagaba sobre el motor de su documental, todo iba “cuadrando más”. “La película deja clara, con evidencias muy fuertes, la cercanía del flamenco y la cultura negro-africana”. ‘Gurumbé’ es un reconocimiento a la población negra esclava de antaño y a la población migrante de ahora. “Vivo muy cera de la inmigración del Estrecho. El tema de la película que parece histórico, a mí me está tocando día a día. Es una película histórica, pero, sobre todo, es una película personal”.

Gurumbé. Canciones de tu memoria negra 3
Los bailes africanos se mezclaron con la riqueza de la cultura andaluza (Foto: Intermedia Producciones)

‘Gurumbé. Canciones de tu  memoria negra’ ha hecho un lleno completo en la Cineteca de Madrid durante seis días. A finales de marzo se volverá a proyectar en la capital. También viajará por otras ciudades españolas, y al extranjero (Colombia, Noruega, Inglaterra, Berlín…). “Me encantaría que la película se viese en televisión, en medios dónde se pueda plantear el debate o la polémica, y que este tema se abra a un público diverso”. Este es el deseo de su director, llevar la danza de ‘Gurumbé’ hasta el infinito.

7 destinos rurales para huir de la ciudad

Redacción TO

Foto: DAMIR SAGOLJ
Reuters

Contaminación, aglomeraciones, tráfico, estrés. La rapidez de las ciudades no se va de vacaciones, pero sus habitantes sí pueden. Irse al pueblo es una opción socorrida: ver a la familia y los amigos de toda la vida, rememorar la infancia y, sobre todo, tener alojamiento gratis son solo tres de los atractivos que ofrece esta opción. Pero ¿qué pueden hacer aquellos que han nacido en ciudad y no tienen pueblo al que ir? No entrar en pánico es el primer paso. El segundo, tomar buena nota de los siete destinos propuestos a continuación.

O Cebreiro, Lugo

7 destinos rurales para escapar de la ciudad
Las características pallozas de O Cebreiro. | Imagen: santiagoturismo.com

Estamos en el año 2017 después de Jesucristo. Toda Galicia está ocupada por los turistas… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles gallegos resiste todavía y siempre al invasor. Se trata de O Cebreiro, en el municipio de Pedrafita do Cebreiro, y todavía conserva tesoros arquitectónicos prerromanos, sus pallozas, herencia celta de esta localidad que, al no tener costa, no tiene tanto volumen de turistas. El grueso de los visitantes lo forman las personas que realizan el Camino de Santiago, ya que esta localidad forma parte de la ruta de Roncesvalles. La ausencia de playas, eso sí, queda compensada con las vistas a la Sierra del Courel.

Luarca, Asturias

7 destinos rurales para huir de la ciudad
Vista del puerto marítimo de Luarca. | Foto: turismoasturias.es

Atravesada por el río Negro, Luarca ofrece, como localidad asturiana que es, mar, campo y montaña en el mismo paquete. Luarca forma parte del municipio de Valdés, que cuenta con una de las playas más vistosas de toda la costa cantábrica, la de Barayo. El arenal forma, junto a las dunas y acantilados que lo rodean, la Reserva Natural Parcial de Barayo. Además, Luarca tiene el privilegio de ser la localidad que vio nacer a dos de los españoles más célebres del siglo XX: el ganador del Nobel de Medicina Severo Ochoa y el doble ganador del premio Oscar Gil Parrondo.

Foz de Arbayún, Navarra

7 destinos rurales para huir de la ciudad 1
Vista aérea del cañón. | Foto: Wikimedia Commons

Este cañón de unos seis kilómetros de longitud llega a los 400 metros de profundidad y a la completa verticalidad. Un paraje de vértigo taladrado durante siglos por el río Salazar, supone uno de los paisajes más explosivos y singulares de toda la península Ibérica. Esta Reserva Natural navarra tiene, además, uno de los ecosistemas de aves más ricos y diversos de España. Desde los característicos buitres leonados hasta las águilas reales pasando por los quebrantahuesos.

Puerto Lápice, Ciudad Real

7 destinos rurales para huir de la ciudad 2
Plaza de la Constitución de Puerto Lápice. | Foto: Ciudad-real.es

“Autores hay que dicen que la primera aventura que le avino [a don Quijote] fue la de Puerto Lápice”, dejó escrito Miguel de Cervantes en el segundo capítulo de la primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. El autor no vuelve a referirse a la localidad en ningún otro pasaje de la novela, así que el lector se queda con el misterio de saber qué ocurrió en Puerto Lápice, pero este pueblo forma parte de la ruta del Quijote. Con una plaza de la Constitución típicamente castellana y unos molinos de inconfundible sabor manchego, Puerto Lápice es uno de los destinos rurales más interesantes de Castilla-La Mancha.

Alcántara, Cáceres

7 destinos rurales para huir de la ciudad 3
Puente romano de Alcántara. | Foto: Efe

Con un puente romano de la época del emperador Trajano que atraviesa el río Tajo en impecable estado de conservación, este municipio extremeño limita al oeste con Portugal, lo cual permite que el viajante se pueda dar una escapada (dentro de la escapada) para aprovechar y conocer tierras lusas. Además de la construcción que ha dado nombre al pueblo (‘Alcántara’ viene de ‘Al Qantarat’, que en árabe significa ‘El puente’), la localidad extremeña es famosa también por el Conventual de San Benito. En uno de sus elementos más reconocibles, la galería porticada de Carlos V, se celebra anualmente el Festival de Teatro Clásico de Alcántara.

Culla, Castellón

7 destinos rurales para huir de la ciudad 4
Paisaje fluvial de Culla. | Foto: Turismodecastellon.com

Recorrer sus callejuelas rodeadas de pequeños edificios de piedra típicamente castellonenses, hacer senderismo por sus prados bañados por los ríos Monleón y Mollinel, hacer una excursión por las cuevas del parque minero del Maestrat… Este pueblo medieval del interior de la Comunidad Valenciana ofrece naturaleza, tradición y descanso sin el bullicio turístico de otras localidades de la autonomía, como Denia o Peñíscola.

Zuheros, Córdoba

7 destinos rurales para huir de la ciudad 5
Castillo medieval de Zuheros. | Foto: Zuheros.es

Con su castillo medieval de origen incierto y su famosa Cueva de los muerciélagos, declarada Bien de Interés Cultural en 1985, Zuheros es uno de los destinos andaluces todavía por descubrir para el resto de España. Sin el ajetreo ni el bullicio de los pueblos de la costa andaluza pero con una arquitectura inequívocamente sureña, Zuheros se levanta sobre uno de los mayores tesoros montañosos de España: la Cordillera Subbética.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo

Jorge Raya Pons

Foto: FELGTB

Los años oscuros no quedan tan lejos. En marzo de 1976, el valenciano Antonio Ruiz, de 18 años, fue detenido y encarcelado durante 94 días después de que un juez aplicara contra él la Ley de Peligrosidad Social. Se trataba de una legislación aprobada en 1970 por las Cortes franquistas para castigar aquellas conductas que se consideraban antisociales, y ser homosexual era una de ellas. Esta ley, que vino a sustituir la famosa Ley de Vagos y Maleantes ­–puesta en vigor en 1933 y reformada en 1954 para incluir a los homosexuales, igualándolos, por ejemplo, a los pederastas– contemplaba penas como el internamiento en prisión –unos 5.000 en ocho años– o el sometimiento a terapias de conversión, las cuales, para sorpresa general, siguen existiendo.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 4
Una máquina de electroshock empleada en los años 60. | Fuente: FELGTB

Antonio Ruiz es un símbolo de la persecución contra los homosexuales que se desató durante el franquismo y que dio sus últimos coletazos en los primeros años de la democracia; la ley sufrió varias reformas en los años siguientes –eliminando los artículos relativos a los actos de homosexualidad en 1979– y fue abolida definitivamente en 1995. En 2009, Antonio fue el primer indemnizado en España por haber entrado en prisión por ser homosexual. Le compensaron con 4.000 euros.

Tras salir de los tribunales, celebró enérgicamente la resolución del Gobierno español, entonces presidido por Rodríguez Zapatero. “Por fin somos ciudadanos de primera”, dijo. “España se ha convertido en el primer Estado del mundo que reconoce la represión a la que se vieron sometidos los homosexuales y les indemniza. Hemos empezado a recuperar la memoria histórica”. Queda para las próximas generaciones su ficha policial de 1976; en ella se puede leer con claridad que el motivo de su detención fue su condición sexual. No han pasado más que cuatro décadas desde entonces.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 1
Ficha policial de Antonio Ruiz, detenido por ser homosexual en 1976. | Fuente: FELGTB

Este viraje tan extraordinario que ha vivido España en menos de medio siglo solo se comprende desde la lucha que ejercieron activistas como Armand de Fluviá o Francesc Francino, quienes decidieron enfrentarse a la Ley de Peligrosidad Social aun a riesgo de sufrir la represión de la dictadura. “En aquella época, los gais éramos un peligro social, unos corruptores de menores, unos enfermos mentales, los peores pecadores y la escoria de la sociedad”, recuerda Armand, a sus 85 años, quien más adelante se convertiría en la primer homosexual en manifestarlo públicamente en televisión: fue en 1978, en el programa Vosté pregunta.

“Yo fundé el movimiento gay en 1970 con el MELH (Movimiento Español de Liberación Homosexual). Lo hacíamos todo en la clandestinidad, incluso un fanzine que enviábamos desde París. Lo hacía con mi amigo Francesc (Francino), que murió hace muchos años por el sida. El primer número salió en 1972 y se llamaba Aghoix, sacamos 18 números. Pasábamos la frontera con mucho pánico, con miedo a que nos viera la Policía o la Guardia Civil. Lo hacíamos de uno en uno y por la noche. Este fue el juego sagrado que se mantuvo hasta que Franco murió. Entonces ya salimos con una cosa más potente que es el FAGC (Frente de Liberación Gai de Cataluña)”.

Durante el franquismo apenas eran “unos 20” quienes luchaban desde la clandestinidad; en cuanto se fundó el FAGC, sostiene Armand, llegaron a ser cerca de 500.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 2
Un manifestante durante la primera marcha del Orgullo celebrada en Madrid, en 1978. | Fuente: FELGTB

Un nuevo país

El emerger del FAGC en la sociedad española fue decisivo; no se puede comprender la lucha LGTB en España sin atender a sus logros. El FAGC fue el punto de partida de todo un movimiento que había guardado silencio por demasiado tiempo y que fue una inspiración para otros territorios que encontraron en Cataluña un ejemplo. Sus principales exigencias fueron la abolición de la Ley de Peligrosidad y la legalización de las organizaciones activistas; la propia FAGC fue inscrita y legalizada en 1980.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 3
Durante el primer Orgullo celebrado en Madrid se reclamó la abolición de la Ley de Peligrosidad Social.

“Todos los partidos y sindicatos que salieron de la clandestinidad como nosotros nos apoyaron”, relata Armand. “Se fueron formando grupos en distintos sitios de España y empezó la lucha. Yo recuerdo que en 1976 vino a visitarme el iniciador del movimiento gay en Euskadi para ver cómo lo habíamos hecho aquí, en Cataluña. Luego vinieron desde Sevilla. Recuerdo que en 1977 publicamos el manifiesto del FAGC; aquello sirvió para el resto de grupos que fueron formándose en España”.

El resultado de este ímpetu se hizo visible en Barcelona con la primera marcha LGTB permitida por las autoridades en España; fue el 26 de junio de 1977 y recorrió las Ramblas al grito de “¡Amnistía!”. De acuerdo con las crónicas de la época, se congregaron en la emblemática vía cerca de 4.000 personas. La primera celebración del Orgullo en Madrid se convocó un año después.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 5
Dos hombres en el Orgullo madrileño de 1978. | Fuente: FELGTB
La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 6
El movimiento feminista tuvo protagonismo en el primer Orgullo de Madrid. | Fuente: FELGTB

“Del 75 al 80 fue un quinquenio de maravilla”, dice Armand, con entusiasmo. “Muerto Franco, se acabó la rabia. Tras tantos años de dictadura se levantó esa losa que había, la gente perdió el miedo. Todo era fantástico”.

Desde entonces las marchas se han sucedido en todo el país, especialmente en las grandes ciudades, y el fortalecimiento del movimiento desde los años 90 ha permitido dar voz también a los transexuales y a las lesbianas, que comenzaron a agruparse en colectivos feministas para reivindicar que se les diera la misma visibilidad que a los hombres homosexuales.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 7
Una niña, con la bandera del Orgullo pintada. | Fuente: FELGTB

La evolución de las reivindicaciones

La historia reciente del movimiento homosexual, tal y como se puede descubrir en la exposición Subversivas: 40 años de activismo LGTB en España –organizada por la Federación Española de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales–, es la muestra tangible de la evolución de la sociedad española desde la Transición hasta hoy, con todas sus etapas.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 8
Los activistas se movilizaron para concienciar a las autoridades sobre la gravedad del sida, que afectaba con dureza a la comunidad gay. | Fuente: FELGTB

Desde la lucha por la concienciación contra el sida, la principal preocupación de los colectivos LGTB en los 80, hasta la Ley de Matrimonio Homosexual (2005) o la Ley de Identidad de Género (2007), que permitió a cualquier persona a cambiar su nombre y sexo en el registro  sin necesidad de pasar por una operación.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 9
Pedro Zerolo, uno de los grandes activistas LGTB contemporáneos, junto a Toni Poveda y Bibiana Aído en 2008. | Fuente: FELGTB

Es una realidad que la transformación del país ha sido absoluta; en cuatro décadas, España se ha convertido en un referente mundial en la defensa de los derechos de la comunidad LGTB. Tanto es así que este año es Madrid la ciudad que acoge la fiesta internacional del Orgullo; durante dos semanas se espera recibir hasta tres millones de personas en la ciudad.

“Hemos alcanzado lo que muchos otros no han logrado”, sentencia Armand. “Realmente, ahora no tenemos ninguna discriminación. La lucha de los colectivos es ahora contra la homofobia. Tenemos leyes para ello y contemplan sanciones. Es cierto que hay gente medio loca que nos odia, pero no creo que sean demasiados”.

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 13
Celebración del Europride en Madrid en 2007. | Fuente: FELGTB

La historia en imágenes de la lucha LGTB tras el franquismo 10
Foto de la manifestación del Orgullo en 2009. | Fuente: FELGTB

En cualquier caso, el activista barcelonés sostiene que todavía quedan algunas victorias pendientes: “Ahora hay que incidir en la enseñanza y en los medios de comunicación. Lo que tenemos que conseguir es que se hable desde la guardería hasta la universidad, que la televisión vaya dando ejemplos positivos desde la homosexualidad. Y detalles como el alquiler de vientres, algo que aquí en España todavía no se permite, pero que parece que está al caer”.

TOP