Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Diez libros que agitaron los estantes de las librerías este 2016

Rohmy Cubas

El 2016 cierra con un ritmo acelerado de eventos y polémicas en el mundo de la literatura, desde el Nobel concedido a Bob Dylan hasta la muerte del actor y escritor de teatro italiano Dario Fo (también ganador del Nobel pero en 1997), el 2016 tuvo pérdidas representativas en el terreno literario, además de los habituales rezagados que se quedaron esperando por su medalla de bronce. Cervantes cumplió 400 años bajo el crepúsculo de El Quijote, al igual que Shakespeare y su dramaturgia, Umberto Eco pereció ante un cáncer a los 84 años, el Húngaro Eliezer Wiesel (Premio Nobel de la Paz 1986) falleció en Manhattan con 87 años, y tal vez como una señal para alejarse de los errores del pasado Mi lucha de Adolf Hitler volvió a los estantes después de siete décadas de absoluta prohibición – desde el suicidio del Führer.

A pesar de que los AudioBooks y los eBooks han entrado al mercado como la solución monetaria de muchos, la esencia de un libro recién adquirido y el tacto de sus páginas sigue siendo indispensable para las librerías y lectores que –suspiro de alivio- se niegan a disgregarse con la presencia del Internet. En Further les traemos una pequeña lista con diez libros que dieron de que hablar este año: bien sea por plantarse como best sellers, por regresar ante la demandante impaciencia de los fanáticos, por concluir ciclos e historias pretéritas o por presentarse en las sombras algo morbosas de las obras póstumas. Aunque no quedaron atrás las recopilaciones y biografías históricas, el 2016 fue un año en el que la ficción y sus inevitables quimeras prevalecieron en una realidad cronometrada y cada día más difusa.

El orden de la lista no altera el producto y si bien las recomendaciones varían, este recuento llega principalmente con los libros que dieron de qué hablar (para bien o para mal) en esta nueva vuelta al sol. La crítica se deja a disposición del lector y a la gama de gustos y colores que esta pueda abarcar.

El laberinto de los espírituss

1. El laberinto de los espíritus / Carlos Ruiz Zafón

Con un relato de casi mil páginas Zafón presentó este año el último tomo de una tetralogía que comenzó con La Sombra del Viento en el 2001, y que bajo el sello de la editorial Planeta zanjó este homenaje al mundo de los libros y las historias ocultas en las calles de Barcelona. El español más leído en el mundo luego de Cervantes es tan amado como odiado en los grises de la crítica literaria; sin embargo, Daniel Sempere y su laberinto de historias sin resolver ha logrado unos 25 millones de lectores en todo el mundo, lo que hizo que la presentación final de El Laberinto de los espíritus fuera una evento bastante pomposo y llamativo en el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús, espacio que se convirtió en una especie de librería para el evento y que reunió a hordas de fanáticos.

El Laberinto de los Espíritus desembarca donde culminó El prisionero del cielo. Daniel Sempere, Fermín Romero de Torres y Beatriz Aguilar vuelven a la tinta de estas páginas. El nuevo personaje que se une al control de la trama es Alicia Gris y con ella se publica la novela más amplia y ambiciosa del autor. En la Barcelona de finales de los años 50, Daniel Sempere ya no es aquel niño cuya vida fue trastocada por un libro de los pasadizos del Cementerio de los Libros Olvidados. El misterio de la muerte de su madre Isabella se adhiere a una obsesión que ni su esposa Bea y su amigo Fermín pueden ofuscar. Justo cuando Daniel cree que está a un paso de resolver el enigma, una conjura mucho más profunda y oscura surge desde las entrañas del Régimen. Es entonces cuando aparece Alicia Gris, una sombra que lo conduce a la historia secreta de su familia.

El espiritu de la ciencia ficcion

2. El espíritu de la ciencia ficción / Roberto Bolaño

El pasado marzo se dio a conocer que los textos del autor predilecto de Anagrama –editorial que publicó más de la mitad de sus libros en vida- abandonaban la casa de publicaciones, de la mano de su viuda y albacea Carolina López, para transferir los derechos a Alfaguara. La novela inédita del chileno Roberto Bolaño El espíritu de la ciencia ficción se presentó oficialmente en la Feria del Libro de Guadalajara (México) y fue escrita en 1984 en Blanes (España). Ambientada en un México análogo al de Los detectives salvajes dentro un núcleo de afectos bohemios y literarios el texto recorre la historia de dos jóvenes poetas latinoamericanos, Jan y Remo, que buscan vivir de la literatura en el México de los años setenta.

Además de representar la obra póstuma de uno de los autores latinoamericanos más reconocidos y laureados por la crítica internacional, la noticia vino con contrapunteos entre dos grandes editoriales españolas (Alfaguara y Anagrama) y entre censores, amigos y familiares de Bolaño que mantienen un conflicto bastante entretenido en los medios de comunicación. Asimismo, los lectores más fieles de su obra no pudieron evitar disputarse si este “inédito” sería autorizado por el chileno de seguir con vida, comparaciones con Los detectives salvajes y 2666 han puesto en duda la comprensión global de la obra del escritor, aunque no por eso la curiosidad sufrió de escasez.

Patria

3. Patria / Fernando Aramburu

La novela de este ensayista español que ha sido retribuido con galardones literarios como el Premio Mario Vargas Llosa, el Premio Real Academia Española, el Premio Tusquets Editores de Novela y el Premio Biblioteca Breve, fue publicada por la editorial Tusquets y se enfoca en las últimas tres décadas de vida transitadas en el País Vasco o Euskadi. Esta es una densa y nostálgica novela de 648 páginas que narra el infortunio causado por el terrorismo etarra en las últimas décadas, sus consecuencias, disidencias, turbaciones y cacerías, sus pasos familiares hacia un totalitarismo indeseado. Los lectores han calificado esta obra de necesaria, realista y adictiva. El libro está estructurado en un centenar de capítulos cortos que se desplazan como cuentos. Además de héroes y enamorados, el trasfondo de Patria llega con la falsa unión de una sociedad patriarcal, con la violencia y el engaño mal justificado de quienes buscan el poder por el poder y con el perdón y la aceptación que se añoran luego de siglos de guerras y conflictos.

Sinopsis: El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron.

Todo esto te daré

4. Todo esto te daré / Dolores Redondo

 Dolores Redondo es la autora de la Trilogía del Baztán: El guardián invisibleLegado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, un fenómeno literario que ha llegado a miles de lectores y que ha sido calificada por la crítica como una de las propuestas más originales en España del género “noir” o negro. Este 2016 la crítica la reivindicó con el premio Planeta con una historia llena de secretos familiares titulada Todo esto te daré; aquí asumen el protagonismo tres hombres que se encuentran sin buscarse y que reconstruyen un secreto rodeado de muertes no tan accidentales.

Sinopsis: en el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.
La inesperada amistad de estos tres hombres ayuda a Manuel a navegar entre el amor de su vida y una ceguera tormentosa ante la realidad de la cual tuvo noción demasiado tarde.

Bob Dylan

5. Letras completas de Bob Dylan / Bob Dylan

Es inevitable no aventajarse de las buenas y malas noticias para impactar al mercado. Perdedores, ganadores, fallecidos y revividos, siempre hay un buen momento para las clásicas compilaciones de aquellos bajo el foco en el instante menos esperado. Este 2016 le tocó Bob Dylan, quien luego de ganar el Premio Nobel de Literatura (despertando diatribas por su tardía respuesta y luego por su ausencia en la ceremonia) la editorial Malpaso publicó un increíble volumen de 12967 páginas titulado ‘Bob Dylan. Letras completas 1962-2012’ -que es de hecho la reedición de un libro anteriormente publicado que cubría las letras del cantautor entre 1962 y el 2001 de una editorial ya descontinuada-. El texto original en inglés con las traducciones al castellano de Miquel Izquierdo y José Moreno añade 36 letras de Dylan no recogidas anteriormente -correspondientes a sus tres últimos discos y composiciones para el cine- en total se muestran 390 canciones.

La obra completa del cantautor es recogida en este compendio que se apoya en sus letras para captar la esencia de la generación remanente del siglo XX, explorando el universo poético del oriundo de Minnesota desde sus inicios musicales como ídolo de una generación hasta ese imaginario colectivo que se entregó a su épico rock & roll. Con este volumen Malpaso inicia la publicación de sus obras completas. Le seguirán Crónicas I, Tarántula y Fotorretórica de Hollywood.

Manual  para mujeres de la limpieza

6. Manual para mujeres de la limpieza / Lucia Berlin

Esta compilación reúne los textos más relevantes de una escritora de relatos escondida en las esquinas del reconocimiento póstumo. Lucia Berlin es una autora estadounidense que describe a mujeres extraordinariamente reales y que entre el humor y la melancolía plasma el espíritu femenino en episodios rutinarios anclados en la inteligencia y la fuerza de la mujer. En Manual para mujeres de la limpieza se reúne una antología de 43 relatos autobiográficos de la autora, en la vida real alcohólica, con varios matrimonios a sus espaldas y cuatro hijos que mantener. Sus relatos narran la normalidad del desastre en la vida rutinaria, sin reparos en mostrar la fealdad, la miseria, o la vulgaridad que contrasta con la costumbre de los desarraigados.

Lucia Berlin (Juneau, Alaska, 1936-Marina del Rey, California, 2004) es una prosista escondida en el tiempo cuyo reconocimiento llegó a finales del siglo pasado. Una escritora inesperada que ambienta sus palabras en Chile, New York y California y que logró convertir su vida en literatura con humor.

9789569545320
 

7. Últimos testigos: Los niños de la Segunda Guerra Mundial / Svetlana Alexiévich

Escrita por la ganadora del Premio Nobel de Literatura en el 2015 esta obra inédita se pasea por la memoria de los niños que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, y que ahora recuerdan aquellos años con el peso de la retirada.

A finales de los años ochenta Svetlana Alexiévich entrevistó a los huérfanos abandonados en orfanatos durante aquellos años de encierros y explosiones ensordecedoras. Alexiévich resalta que solo en 1945 se registraron 27 mil huérfanos, pero la escritora bielorrusa junta una mínima porción de estos testimonios para regresar a un genocidio cuya memoria se ha quedado corta. En el libro la autora no interviene más allá del prólogo, el foco llega con las palabras y reminiscencias de la infancia de los protagonistas, quienes se re- encuentran en una memoria colectiva marcada por la violencia y la muerte. La obra de la bielorrusa Svetlana Alexievich es la irrefutable crítica de la antigua Unión Soviética y de las secuelas que dejó en sus sobrevivientes.

Underground Railroad

8. The Underground Railroad / Colson Whitehead

El ganador del Premio Nobel, Colson Whitehead, es incluido en la lista de los diez mejores libros del 2016 en el New York Times por esta crónica de dos jóvenes esclavos que buscan la libertad ante cualquier costo.

Cora es una esclava de una plantación en Georgia, su vida es un infierno que desemboca en un destierro tras otro, inclusive entre sus “iguales” para las definiciones de aquellos años. Cora conoce a Caesar, quien le cuenta sobre el ferrocarril subterráneo: una red clandestina organizada en el siglo XIX  en Estados Unidos y Canadá  para ayudar a los esclavos afroamericanos a escapar de las plantaciones del sur hacia estados libres. La historia transcurre entonces entre la urgencia de una huida que no mide costos ni vidas, pero también en una odisea temporal y espacial que llama a recrear y a tomar conciencia sobre los horrores vividos por los afroamericanos en Estados Unidos en amaneceres cercanos a la Guerra Civil.

End of watch

9. End of Watch / Stephen King

La tercera parte de la trilogía protagonizada por Bill Hodges -que comenzó con Mr Mercedes- salió a la venta el pasado junio y como es usual con los lectores de Stephen King se ubicó entre los best sellers de la temporada. Aunque en esta seguidilla el maestro del terror se enfoca muchos más en la novela negra y policiaca que en su acostumbrado mundo de experiencias sobrenaturales, la novela llega en un momento clave en donde producciones inspiradas por King como Stranger Things o la nueva película de It han sido la obsesión de miles.

La historia de Hodges y su equipo de detectives es la novela número 55 de King, en esta el detective Hodges es diagnosticado con cáncer de páncreas y con tan solo pocos meses de vida se encuentra en un laberinto de pensamiento suicidas que se conectan con un pasado que creía enmendado: todos sus muertos han estado en contacto con Brady Hartsfield –el asesino apodado como Mr. Mercedes- que intentó hacer estallar un concierto de rock plagado de adolescentes. Hartsfield quedó en estado vegetativo; sin embargo, seis años después el personal del hospital donde este se recupera coincide en que sus heridas sanan sospechosamente rápido y en que este puede estar fingiendo para evitar un juicio eminente. El detalle está en que todo el que busca indagar en el asunto desaparece sin rastro.

 Harry Potter

10. Harry Potter y el legado maldito / Jack Thorne

Para los nostálgicos por la noticia de que la universal saga de Harry Potter había llegado a su final, un nuevo tomo con el complemento de El legado maldito (en inglés The cursed child) apareció en un formato inesperado. En esta ocasión se trata de una obra de teatro concebida por J.K. Rowling y escrita por Jack Thorne; hay un coautoría inusual -por decir algo- en donde el futuro de Harry Potter y sus amigos se muestra en forma de guion -de los ensayos de la obra- y se sitúa diecinueve años después de la conclusión de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Ahora Potter es un empleado del Ministerio de Magia y su hijo menor, Albus Severus Potter, se encarga de protagonizar el nuevo inventario de contingencias de su generación.

Para algunos el libro es una reproducción fiel del universo del mago, para otros la cosa tenía que parar en el séptimo libro y lo del texto teatral despierta un sentimiento deja vu con reacciones encontradas. De todas formas el legado de Harry Potter arribó a los estantes y todavía falta la segunda parte de este nuevo formato.

Aparte de estas súper ventas y títulos predecibles que sabíamos llegarían este 2016, listas esperadas del cierre de año como la del New York Times incluye títulos como The North Water de Ian McGuire, War and Turpentine de Stefan Hertmans, The Return: Fathers, Sons and the Land in Between de Hisham Matar. Cinco esquinas de Mario Vargas Llosa, Aquí estoy de Jonathan Safran Foer; El libro de Baltimore de Joe Dicker y La noche al revés de Zoé Valdés fueron otros de los títulos que dejaron su estampa este año en los estantes de las librerías.

Continua leyendo: Errejón y cierra España

Errejón y cierra España

Gonzalo Gragera

Foto: PIERRE-PHILIPPE MARCOU
AFP PHOTO

Aunque la RAE, ejercicio de mérito notable, haya provocado un debate –mediático, ¡mediático!- entre filólogos, y en pleno verano, la noticia política de esta semana es el acuerdo que firmaron en el Congreso las cúpulas del PSOE y de Podemos. Un acuerdo que busca afinidad ideológica, puntos en común, entre dos partidos no tan semejantes como pudiera parecer, vista primera, al ciudadano medio. Las medidas con las que ambos partidos mostraron su colaboración son, como se puede imaginar, de carácter social; es decir, mayor prestación de becas, aumento del gasto público para contribuir al empleo entre los jóvenes, medidas de emancipación, etc. Lo que cualquier dirigente de aspiración socialdemócrata desea. Pero no todo fue concordia. La distancia llegó en cuanto se habló de Cataluña. Mejor: del referéndum que los nacionalistas e independentistas catalanes plantean para el 1 de octubre. Las discrepancias, siempre presentes entre ambos partidos en cuanto el derecho a decidir decide aparecer, son, por ahora, insalvables. Ante estas diferencias respecto del nacionalismo catalán, optan por el silencio: lenguaje que en la política, al igual que en la literatura, es clave para entender una parte del todo.

El coqueteo de Podemos con las formaciones nacionalistas, y sus intereses, es de sobra conocido. Jamás se han pronunciado sobre las dos preferencias que permite el asunto, aunque seamos fan de la casuística y de la alternativa: o se está por el cumplimiento de los preceptos constitucionales o se está por el referéndum, que es la vulneración de la legalidad vigente y la apuesta por el juego del arbitrio de un partido, de hago esto porque me da la gana, sin respeto ni consideración a los límites de la norma. De esa tímida postura, ellos, tan vehementes y convencidos en otras, estos lodos. O estos desacuerdos. La oposición conjunta con el PSOE, un camino que bien podría traer votos y escaños, y lo más importante, progreso, se torna un imposible.

Sobre nacionalismo, patriotismo y sus formas ha hablado Errejón, quien sigue a la sombra del pensamiento de su partido, acaso el papel más interesante en el poder. ¿Alguien dudaba de que su figura iba a ser sustituida o desplazada? Errejón ha propuesto un patriotismo fuerte y desacomplejado desde ideas progresistas y democráticas. Lo que se percibe de estas inclinaciones, dada la trayectoria, es una llamada al patriotismo como un elemento de cohesión populista. Como lo fue en el peronismo. Como en aquellas marchas de la dignidad, perfectamente orquestadas en tiempo y forma. Un valor, dignidad, al que le atribuimos un referente, nuestras siglas. Por tanto, quien no apoye esa manifestación no estará a favor de un valor como la dignidad, valor que representa, en el ideario de Podemos, su partido. Aunque sea, evidente, universal y ajeno a una determinada política. Con la idea de patriotismo de Errejón sucedería algo similar: ellos representarían el valor de España, del pueblo –el apelativo cursi e idealista de sociedad-, enfrentado con otros que han ensuciado, corrupción y paro mediante, su nombre.

Raro es el populismo que convence sin un elemento nacionalista o de patriotismo emocional. La patria como propiedad de un pueblo que se encuentra en un eje opuesto al de una casta de dirigentes que han llevado a su nación al abismo. Errejón lo sabe. Y va a empezar, se masca la estrategia, por ahí. Más aún cuando necesitan despojar su prejuicio patriótico en relación con un PSOE que le pide una vuelta de tuerka, con K. Errejón es un inamovible, una santidad de su cúpula. Ahora que se acercan las fiestas de Santiago, habrá que cambiar la popular consigna medieval: Errejón y cierra España. O cierta España.

Continua leyendo: La novela siciliana de Miguel Blesa

La novela siciliana de Miguel Blesa

Antonio García Maldonado

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

Es mítica la visita que en El Padrino II hace el abogado de la familia Corleone, Tom Hagen, a un pentito Frank Pentangelli apunto de hablar ante el tribunal que investiga a la Mafia siciliana en Estados Unidos. Pentangelli es un hombre protegido por las autoridades, por lo que sólo cabe apelar a su (mala) conciencia.

–Siempre te ha interesado la política, la historia. Ya hablábamos de la trascendencia de Hitler en el 33 –arranca Hagen.

–Sí, sigo leyendo, tengo un montón de libros.

–Tú fuiste de los pioneros… De los que soñaban con que la familia debería organizarse. Y copiasteis mucho las antiguas legiones romanas, jefes y soldados… Aquello funcionó.

–Sí, desde luego que funcionó, eran días gloriosos aquellos, y nosotros el Imperio Romano, la familia Corleone era un Imperio Romano…

–Sí… Lo fue… Frankie, si fallaba un complot contra el emperador, los conspiradores tenían una oportunidad para que sus familias conservaran sus bienes.

–Sí, pero sólo los ricos, Tom. Los pobres lo perdían todo, se lo quedaba el emperador… a no ser que fueran a su casa y se suicidaran, así no ocurría nada y sus familias… sus familias tenían resuelta su vida.

–Sí, una solución buena… Única.

Mi hermano Rafa me ha recordado esta escena al calor del suicidio de Miguel Blesa. Algunos hechos no muy distintos han sucedido en Majer, el territorio imaginario de sus novelas. El hermano del expresidente de Caja Madrid fue notario en nuestro pueblo, donde se le recuerda como un hombre íntegro, cabal, cercano. Firmó muchas de las hipotecas que concedían los bancos –entre ellos Caja Madrid– durante la obnubiladora burbuja inmobiliaria que late de fondo en la muerte de su hermano. Uno no puede dejar de pensar en el sufrimiento que el comportamiento de Blesa causó en su familia, y en el postrero intento del vilipendiado banquero por expiar inútilmente sus culpas. No hay juez más severo que la propia conciencia, y Blesa gritó con su suicidio que un tal Hagen iba a visitarlo cada día, y que si iba y le zarandeaba, es que aún era un ser humano digno de pena. Su desesperación y el ocultamiento de su hundimiento –como confirma la familia– nos hacen pensar en el arrepentimiento, y esa es quizá la última muestra de humanidad de hombre que no dio demasiadas muestras de ellas durante muchos años.

Las circunstancias de su suicidio también hablan: vuelve de noche a la tierra que le vio nacer, sin equipaje, desayuna con los amigos y, antes de desaparecer de la escena con una mala excusa relacionada con su coche, le da el número de móvil de su mujer a uno de los amigos congregados en el coto de la sierra. “Por si tienes que llamarla”, le explica. Ha contado un psiquiatra en la radio que la vuelta a un lugar querido es un patrón de conducta habitual en los suicidas. Recuerda a algunos pasajes y a la atmósfera de ciertas novelas de Leonardo Sciascia. Un lugar apartado, personas poderosas y búsqueda de un sentido, como en Todo Modo, una de las novelas más conocidas del siciliano, llevada al cine en 1976 por Elio Petri, con Marcelo Mastroianni en el papel protagonista.

Y, cómo no, también parece un caso del comisario Montalbano, el policía siciliano creado por Andrea Camilleri, nacido en Porto Empèdocle, cerca de Agrigento, el pueblo de Sciascia y de Luigi Pirandello. Los lectores de su saga –y los seguidores de la estupenda serie de la RAI que la adaptó para la televisión– sabemos del gusto del policía de Vigàta por los casos que trascienden el propio hecho de la muerte violenta, por los sucesos que retratan un momento histórico convulso o un estado del alma. Este sería uno de esos casos que le atraparían hasta la insania. Montalbano ha visto a más de un retornado a Sicilia para vivir sus últimos días, a más de un corrupto o un mafioso con mala conciencia, a más de un suicida inesperado. El comisario, hombre duro y hosco, es incapaz de evitar un último gesto de pena y lamento por ellos. Es el personaje de ficción que más se me parece al ideal del “ironista melancólico” que reclama Manuel Arias en La democracia sentimental.

Una condena judicial con obligaciones pecuniarias, multa y cárcel habría reparado a muchos, a demasiados. Pero su mala conciencia –que no su consecuencia extrema, el suicidio– nos repara, aunque sea mínimamente, a todos.

Continua leyendo: Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano”

Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano”

Beatriz García

Foto: Gunther Von Hagens
Gunther Von Hagens

Dice la asirióloga e historiadora Érica Couto-Ferreira que “somos porque nuestros cuerpos existen” y aunque el suyo se refleje, como es natural, en la superficie de los espejos, los evita desde niña porque los asocia a presencias sobrenaturales que se mueven a través de ellos. También le recuerdan a la muerte, esa muerte material, de la carne, que le provoca tanta fascinación como miedo. Conocida por los amantes del género por el podcast literario ‘Todo tranquilo en Dunwich’, que conduce junto a José Luis Forteza, esta gallega que vive en Italia, país en el que cada iglesia hay criptas con osarios, reliquias de santos y cuerpos incorruptos expuestos en vitrinas, ha cambiado las ruinas y los ritos de civilizaciones antiguas por los teatros anatómicos del siglo XIX, las sociedades de petrificadores, los cuerpos convertidos en arte y la obsesión por parecer eternamente dormidos, inmortales, en un libro que desentierra uno de los mayores tabúes de nuestra sociedad: la muerte física y la forma en que nos acercamos a ella.

Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano” 5
Érica Couto-Ferreira. Foto via Érica Couto-Ferreira.

El libro ‘Cuerpos. Las otras vidas del cadáver’ (Ed. Gasmask, 2017) es tanto una reflexión sobre el buen y mal morir como un viaje histórico, inquietante y, si se me permite, bastante divertido hacia los mil y un usos del cadáver como objeto político, médico, técnico, artístico y como depositario de la memoria familiar. Un retablo de anécdotas y referencias literarias sobre diarios de verdugos, difuntos convertidos en arte, danzas macabras, vampirismos y aquellos científicos y artistas que creyeron que muertos somos más longevos que vivos.

Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano” 3
Lección de Anatomía, de Rembrandt

A mí la idea de morirme me aterroriza, pero me gusta pasear por los cementerios. Raro, ¿no?

Es que la muerte que queremos ver es una muerte exótica, estética, hermosa, o  bien marcada por la normalidad, como la muerte que sucede de forma violenta, por guerras, terrorismo… Pero el fallecimiento cotidiano por vejez o enfermedad es lo que nos espanta, porque está en nuestro día a día y nos recuerda que nosotros también vamos a morir. Lo que nos atrae es el carácter morboso de la muerte ficticia, la artística, la que no vamos a vivir.

Pienso en las catacumbas de Palermo o en las obras de Fragonard que aparecen en el libro y ya no sé si el arte imita a la vida o la muerte al arte.

Y además muchas de estas obras evocan belleza e incorruptibilidad, y eso no es realmente la muerte, que es putrefacción y decadencia. Y en parte está ligado a que hasta época muy reciente la ciencia y el arte no estaban separados. Por ejemplo, los médicos del siglo XIX y principios del XX estudiaban lenguas clásicas, poesía y arte, y estaban en contacto con grupos intelectuales y literarios, lo que les permitía conjugar más elementos en sus investigaciones y preparados. Y considero que eso lo hemos perdido con la especialización que existe hoy en día.

Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano” 2
El jinete del anatomista Honoré Fragonard

Pero no siempre hubo esa obsesión por embellecer e inmortalizar la muerte…

No, en época medieval encontramos manuscritos iluminados y detalles de iconografía arquitectónica que muestran la muerte real, que es el esqueleto que baila. Al inicio de la edad moderna todavía está muy presente y, poco a poco, se abandonan esos motivos y vamos hacia la idea del muerto vivo, del muerto incorruptible, del muerto dormido.

Cuentas en el libro que algunas familias del siglo XIX tenían las costumbre de exhibir el cadáver de sus difuntos en el salón de casa. Pienso en Martin van Butchell, el excéntrico dentista londinense que embalsamó a su mujer y la colocó en su consulta…

Sí, Butchell tenía fama muy merecida de excéntrico, pero cuando se casó por segunda vez a la nueva esposa no le gustaba la idea de que tuviera expuesto el cadáver de la primera y lo donó al Hunterian Museum de Londres. En cuanto a lo que comentas de los muertos en los hogares, imagino que no habrían muchas familias que pudiesen acceder a ese tratamiento, pero nos habla de una sociedad con menores restricciones legales y sociales a ese respecto. Hoy en día un comportamiento así sería imposible, pero en el siglo XIX todavía podías mantener cerca a los propios difuntos de manera literal.

“El Museo Lombroso de Torino está plagado de cabezas de criminales que fueron sumergidas en formol para servir de ejemplo”

Igualmente, hay comportamientos muy similares hoy en día aunque las formas hayan cambiado. Creo que hay empresas en Japón que fabrican reproducciones exactas de tus hijos muertos y hace unos meses también una compañía proponía realizar vinilos utilizando cenizas del muerto y con la posibilidad de escuchar su voz grabada. No creo que estemos volviendo al pasado, pero tenemos la misma necesidad de lidiar con la muerte y el duelo.

Érica Couto-Ferreira: “La muerte que queremos ver es exótica, pero nos espanta el fallecimiento cotidiano” 4
Las catacumbas de Palermo

¿Estamos perdiendo el pudor a la muerte?

A mí me gustaría pensar que sí, pero tengo mis dudas. Creo que este tipo de encargos que predomina es ficticio, solamente estético, como ir un paso más allá de lo que es la tanatomorfosis y la aniquilación del cuerpo. Me refiero a saltarse esa fase entre la agonía y el después, porque igualmente uno no quiere ver la parte más terrible del cuerpo que se deshacen. Es otro mirar a un lado, o más allá del cadáver.

¿Y eso de que la muerte nos iguala a ricos y pobres?

Nadie puede escapar a la muerte  y eso es cierto, pero no nos iguala. No es lo mismo morir apedreado porque el gobierno de tu país así ha decidido hacer justicia o morir como el gran dictador que nunca ha pagado por sus crímenes y al que realizan un funeral de estado que dura una semana.

“Siento una fascinación ilimitada por la muerte y los cadáveres, pero también me provocan miedo y rechazo”

Por no hablar de quienes antaño aspiraban a vivir eternamente pero no por propia voluntad, como los criminales a los que se les imponían destinos aborrecibles. El Museo Lombroso de Torino está plagado de cabezas de criminales que fueron sumergidas en formol para servir de ejemplo de lo que no debía hacerse.

Así que un cadáver es también un instrumento político…

Lo vemos diariamente, con estas grandes tumbas de generales, dictadores y cabecillas varios que siguen ahí. El mismo Lenin, que quería ser enterrado, sigue en su tumba convertida casi en icono del capitalismo.

Y luego está la venganza en vida y, sobre todo, más allá de ella.

Arqueológicamente se han encontrado muchos ejemplos en distintos periodos cronológicos y áreas de sepulturas que presentan un cadáver enterrado de una manera anormal, que no era consuetudinaria en la cultura o contexto en que ese cadáver se inscribe. En muchos casos era una manera de neutralizar el cadáver o de castigarlo más allá de la muerte, indicando su pertenencia a un credo herético o etnia repudiada… No estamos libres de eso ni cuando nos morimos.

¿Qué te parece que se expongan cuerpos en los museos?

Crea debate y te obliga a pensar y confrontar con otras personas que no piensan como tú. Yo siento una fascinación morbosa por determinadas colecciones, cuando visité el Hunterian estaba emocionadisima, pero al cabo de media hora tuve que salir porque me estaba mareando y tenía náuseas. Eso explica muy bien mi relación con la muerte y los cadáveres, por una parte siento una fascinación ilimitada, pero también una cierta reacción de miedo o rechazo.

Hablas del oficio de verdugo y de las memorias que escribían. Eran peor vistos que el cobrador del frac.

Sí, pero socialmente se estimaba necesario y se ganaban bien la vida, aunque les estuviera vetado el acceso a ciertos espacios públicos y se casasen entre familias de verdugos por su estigma social.

Ya no existen verdugos ni petrificadores pero, ¿se sigue embalsamando gente?

Creo que el Papa Juan Pablo tuvo una embalsamado no permanente para que durase varias semanas incorrupto y poder organizar los funerales de estado, pero ni siquiera hoy duran mucho tiempo. Fue parte de un período de investigación científica y no cuajó por el coste y porque no se consiguió perfeccionar. Aunque es cierto que en países como Estados Unidos hay más tradición, ya que durante la Guerra Civil se embalsamaron muchos cadáveres de soldados para ser devueltos a las familias. En Europa somos más de inhumar o cremar, pero todavía podemos copiar a los norteamericanos…

Como buena gallega, quizás hayas visto algún rito de muerte en los pueblos. He oído que en algunos se siguen haciendo fotografías post mortem.

De fotografía postmortem no sé nada, pero existe todavía una serie de ritos ligados a la muerte o al servicio de ser salvado de la muerte, como las procesiones de las mortajas. Cuando una persona está al borde de la muerte puede hacer un voto con determinado santo y si es salvada su cuerpo es transportado en ataúd, fingiendo que ha muerto, hasta la capilla en la que hizo ese voto. Con los exvotos pasa algo parecido, lo que entregas simboliza tu cuerpo viejo o enfermo, tu vida anterior. Cuando tenía 4 años caí muy enferma y mi familia hizo un voto, cuando me recuperé me llevaron al santuario cubierta con un tul que luego depositaron en el altar y que simbolizaba el cuerpo, el viejo cuerpo enfermo. Quizás sean prácticas menos vigentes ahora, pero se juega mucho con la idea de muerte y de nueva vida.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Continua leyendo: El nuevo 'feed' de Google te mantendrá en tu burbuja y eso no es bueno

El nuevo 'feed' de Google te mantendrá en tu burbuja y eso no es bueno

Cecilia de la Serna

Foto: rawpixel.com
Unsplash

Eli Pariser, activista liberal y co-fundador de las plataformas MoveOn, Upworthy y Avaaz explica en su libro El filtro burbuja. Cómo la red decide lo que leemos y lo que pensamos (Editorial Taurus, 2017) en qué consiste el filtro burbuja, que básicamente te mantiene aislado del mundo que no ves basándose en el principio de personalización, aunque creas que tienes acceso al sinfín de posibilidades que ofrece Internet.

Según Pariser, todo comenzó el 4 de diciembre de 2009, cuando Google estableció un nuevo algoritmo que personalizaba los resultados de búsqueda: al buscar un mismo término, nadie encontraría los mismos enlaces que cualquier otro ser humano. Este gigante tecnológico conseguía -y consigue aún hoy- esta diferenciación gracias a las cookies, búsquedas anteriores, información en redes sociales… en definitiva, de los datos que va recogiendo de cada usuario a lo largo de su vida digital. Bien, pues hoy Google acaba de presentar su última novedad: Google Feed, una herramienta anunciada en diciembre pero que hoy llega a los usuarios de Android e iOS, de momento a Estados Unidos y durante las próximas semanas al resto del mundo, y que supone un paso más en la personalización. Google Feed usa algoritmos de aprendizaje -haciendo uso de la inteligencia artificial- para anticiparse a lo que interesa al usuario. Muchos interpretan éste paso un mero desafío al feed de Facebook, aunque es mucho más que eso.

El nuevo 'feed' de Google te mantendrá en tu burbuja y eso no es bueno
Así es el nuevo feed presentado por Google. | Gif: Google

La importancia de poder elegir

Este filtro burbuja que instauró con su nuevo algoritmo Google allá por 2009 es utilizado hoy en día, como bien apunta Pariser en su libro, por absolutamente todas las plataformas online de masa. ¿Que quieres pedir comida? Deliveroo te va a sugerir a ti y sólo a ti el restaurante que más se ajuste a tus gustos. ¿Que quieres conocer a alguien? Tinder hará más de lo mismo. Cuando se trata de periodismo, esta personalización puede ser más peligrosa, ya que jugamos directamente con la democracia y la base de escuchar opiniones que no necesariamente nos atañen para enriquecer la diversidad de pensamiento. En el caso del feed de Google, que funcione como el de Facebook -mostrándonos lo que creen que nos interesa, y no lo que realmente queremos ver- es un importante desafío a nuestro libre albedrío y a la libertad de pensamiento, además de una mala noticia. Una cosa es escoger leer un medio u otro por afinidad ideológica, que al fin y al cabo es algo que hacemos consciente y voluntariamente, y otra que se nos impongan unas fuentes frente a otras. Cabe recordar que recibir opiniones contrarias a las nuestras es lo más sano que puede pasar en democracia, ya que nos da el poder de elegir.

Si bien Google dice que con su nueva herramienta quiere combatir las famosas fake news que tanto daño están haciendo en el porvenir de nuestras sociedades -a partir de una misma información dará la opción de comprobar los hechos y ver otra información relevante-, realmente este sistema no es bueno ni para el periodismo ni para las democracias modernas. Mantener en su burbuja a millones de hombres blancos no hará nada bueno por millones de mujeres negras, y viceversa. En un mundo globalizado, la personalización puede ser una buena estrategia de marketing, o una herramienta útil para ahorrarnos tiempo. No obstante, no debería jamás ser una imposición: nuestro derecho a elegir cómo queremos acceder a la información debe prevalecer frente a la comodidad de seguir en la burbuja, una burbuja en la que estás solamente tú. También puedes escapar de ella, de forma activa, y no dejar que otros influyan en la información que recibes.

TOP