Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Diez libros que agitaron los estantes de las librerías este 2016

Rohmy Cubas

El 2016 cierra con un ritmo acelerado de eventos y polémicas en el mundo de la literatura, desde el Nobel concedido a Bob Dylan hasta la muerte del actor y escritor de teatro italiano Dario Fo (también ganador del Nobel pero en 1997), el 2016 tuvo pérdidas representativas en el terreno literario, además de los habituales rezagados que se quedaron esperando por su medalla de bronce. Cervantes cumplió 400 años bajo el crepúsculo de El Quijote, al igual que Shakespeare y su dramaturgia, Umberto Eco pereció ante un cáncer a los 84 años, el Húngaro Eliezer Wiesel (Premio Nobel de la Paz 1986) falleció en Manhattan con 87 años, y tal vez como una señal para alejarse de los errores del pasado Mi lucha de Adolf Hitler volvió a los estantes después de siete décadas de absoluta prohibición – desde el suicidio del Führer.

A pesar de que los AudioBooks y los eBooks han entrado al mercado como la solución monetaria de muchos, la esencia de un libro recién adquirido y el tacto de sus páginas sigue siendo indispensable para las librerías y lectores que –suspiro de alivio- se niegan a disgregarse con la presencia del Internet. En Further les traemos una pequeña lista con diez libros que dieron de que hablar este año: bien sea por plantarse como best sellers, por regresar ante la demandante impaciencia de los fanáticos, por concluir ciclos e historias pretéritas o por presentarse en las sombras algo morbosas de las obras póstumas. Aunque no quedaron atrás las recopilaciones y biografías históricas, el 2016 fue un año en el que la ficción y sus inevitables quimeras prevalecieron en una realidad cronometrada y cada día más difusa.

El orden de la lista no altera el producto y si bien las recomendaciones varían, este recuento llega principalmente con los libros que dieron de qué hablar (para bien o para mal) en esta nueva vuelta al sol. La crítica se deja a disposición del lector y a la gama de gustos y colores que esta pueda abarcar.

El laberinto de los espírituss

1. El laberinto de los espíritus / Carlos Ruiz Zafón

Con un relato de casi mil páginas Zafón presentó este año el último tomo de una tetralogía que comenzó con La Sombra del Viento en el 2001, y que bajo el sello de la editorial Planeta zanjó este homenaje al mundo de los libros y las historias ocultas en las calles de Barcelona. El español más leído en el mundo luego de Cervantes es tan amado como odiado en los grises de la crítica literaria; sin embargo, Daniel Sempere y su laberinto de historias sin resolver ha logrado unos 25 millones de lectores en todo el mundo, lo que hizo que la presentación final de El Laberinto de los espíritus fuera una evento bastante pomposo y llamativo en el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón de Jesús, espacio que se convirtió en una especie de librería para el evento y que reunió a hordas de fanáticos.

El Laberinto de los Espíritus desembarca donde culminó El prisionero del cielo. Daniel Sempere, Fermín Romero de Torres y Beatriz Aguilar vuelven a la tinta de estas páginas. El nuevo personaje que se une al control de la trama es Alicia Gris y con ella se publica la novela más amplia y ambiciosa del autor. En la Barcelona de finales de los años 50, Daniel Sempere ya no es aquel niño cuya vida fue trastocada por un libro de los pasadizos del Cementerio de los Libros Olvidados. El misterio de la muerte de su madre Isabella se adhiere a una obsesión que ni su esposa Bea y su amigo Fermín pueden ofuscar. Justo cuando Daniel cree que está a un paso de resolver el enigma, una conjura mucho más profunda y oscura surge desde las entrañas del Régimen. Es entonces cuando aparece Alicia Gris, una sombra que lo conduce a la historia secreta de su familia.

El espiritu de la ciencia ficcion

2. El espíritu de la ciencia ficción / Roberto Bolaño

El pasado marzo se dio a conocer que los textos del autor predilecto de Anagrama –editorial que publicó más de la mitad de sus libros en vida- abandonaban la casa de publicaciones, de la mano de su viuda y albacea Carolina López, para transferir los derechos a Alfaguara. La novela inédita del chileno Roberto Bolaño El espíritu de la ciencia ficción se presentó oficialmente en la Feria del Libro de Guadalajara (México) y fue escrita en 1984 en Blanes (España). Ambientada en un México análogo al de Los detectives salvajes dentro un núcleo de afectos bohemios y literarios el texto recorre la historia de dos jóvenes poetas latinoamericanos, Jan y Remo, que buscan vivir de la literatura en el México de los años setenta.

Además de representar la obra póstuma de uno de los autores latinoamericanos más reconocidos y laureados por la crítica internacional, la noticia vino con contrapunteos entre dos grandes editoriales españolas (Alfaguara y Anagrama) y entre censores, amigos y familiares de Bolaño que mantienen un conflicto bastante entretenido en los medios de comunicación. Asimismo, los lectores más fieles de su obra no pudieron evitar disputarse si este “inédito” sería autorizado por el chileno de seguir con vida, comparaciones con Los detectives salvajes y 2666 han puesto en duda la comprensión global de la obra del escritor, aunque no por eso la curiosidad sufrió de escasez.

Patria

3. Patria / Fernando Aramburu

La novela de este ensayista español que ha sido retribuido con galardones literarios como el Premio Mario Vargas Llosa, el Premio Real Academia Española, el Premio Tusquets Editores de Novela y el Premio Biblioteca Breve, fue publicada por la editorial Tusquets y se enfoca en las últimas tres décadas de vida transitadas en el País Vasco o Euskadi. Esta es una densa y nostálgica novela de 648 páginas que narra el infortunio causado por el terrorismo etarra en las últimas décadas, sus consecuencias, disidencias, turbaciones y cacerías, sus pasos familiares hacia un totalitarismo indeseado. Los lectores han calificado esta obra de necesaria, realista y adictiva. El libro está estructurado en un centenar de capítulos cortos que se desplazan como cuentos. Además de héroes y enamorados, el trasfondo de Patria llega con la falsa unión de una sociedad patriarcal, con la violencia y el engaño mal justificado de quienes buscan el poder por el poder y con el perdón y la aceptación que se añoran luego de siglos de guerras y conflictos.

Sinopsis: El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron.

Todo esto te daré

4. Todo esto te daré / Dolores Redondo

 Dolores Redondo es la autora de la Trilogía del Baztán: El guardián invisibleLegado en los huesos y Ofrenda a la tormenta, un fenómeno literario que ha llegado a miles de lectores y que ha sido calificada por la crítica como una de las propuestas más originales en España del género “noir” o negro. Este 2016 la crítica la reivindicó con el premio Planeta con una historia llena de secretos familiares titulada Todo esto te daré; aquí asumen el protagonismo tres hombres que se encuentran sin buscarse y que reconstruyen un secreto rodeado de muertes no tan accidentales.

Sinopsis: en el escenario majestuoso de la Ribeira Sacra, Álvaro sufre un accidente que acabará con su vida. Cuando Manuel, su marido, llega a Galicia para reconocer el cadáver, descubre que la investigación sobre el caso se ha cerrado con demasiada rapidez. Lucas, un sacerdote amigo de la infancia de Álvaro, se une a Manuel y a Nogueira en la reconstrucción de la vida secreta de quien creían conocer bien.
La inesperada amistad de estos tres hombres ayuda a Manuel a navegar entre el amor de su vida y una ceguera tormentosa ante la realidad de la cual tuvo noción demasiado tarde.

Bob Dylan

5. Letras completas de Bob Dylan / Bob Dylan

Es inevitable no aventajarse de las buenas y malas noticias para impactar al mercado. Perdedores, ganadores, fallecidos y revividos, siempre hay un buen momento para las clásicas compilaciones de aquellos bajo el foco en el instante menos esperado. Este 2016 le tocó Bob Dylan, quien luego de ganar el Premio Nobel de Literatura (despertando diatribas por su tardía respuesta y luego por su ausencia en la ceremonia) la editorial Malpaso publicó un increíble volumen de 12967 páginas titulado ‘Bob Dylan. Letras completas 1962-2012’ -que es de hecho la reedición de un libro anteriormente publicado que cubría las letras del cantautor entre 1962 y el 2001 de una editorial ya descontinuada-. El texto original en inglés con las traducciones al castellano de Miquel Izquierdo y José Moreno añade 36 letras de Dylan no recogidas anteriormente -correspondientes a sus tres últimos discos y composiciones para el cine- en total se muestran 390 canciones.

La obra completa del cantautor es recogida en este compendio que se apoya en sus letras para captar la esencia de la generación remanente del siglo XX, explorando el universo poético del oriundo de Minnesota desde sus inicios musicales como ídolo de una generación hasta ese imaginario colectivo que se entregó a su épico rock & roll. Con este volumen Malpaso inicia la publicación de sus obras completas. Le seguirán Crónicas I, Tarántula y Fotorretórica de Hollywood.

Manual  para mujeres de la limpieza

6. Manual para mujeres de la limpieza / Lucia Berlin

Esta compilación reúne los textos más relevantes de una escritora de relatos escondida en las esquinas del reconocimiento póstumo. Lucia Berlin es una autora estadounidense que describe a mujeres extraordinariamente reales y que entre el humor y la melancolía plasma el espíritu femenino en episodios rutinarios anclados en la inteligencia y la fuerza de la mujer. En Manual para mujeres de la limpieza se reúne una antología de 43 relatos autobiográficos de la autora, en la vida real alcohólica, con varios matrimonios a sus espaldas y cuatro hijos que mantener. Sus relatos narran la normalidad del desastre en la vida rutinaria, sin reparos en mostrar la fealdad, la miseria, o la vulgaridad que contrasta con la costumbre de los desarraigados.

Lucia Berlin (Juneau, Alaska, 1936-Marina del Rey, California, 2004) es una prosista escondida en el tiempo cuyo reconocimiento llegó a finales del siglo pasado. Una escritora inesperada que ambienta sus palabras en Chile, New York y California y que logró convertir su vida en literatura con humor.

9789569545320
 

7. Últimos testigos: Los niños de la Segunda Guerra Mundial / Svetlana Alexiévich

Escrita por la ganadora del Premio Nobel de Literatura en el 2015 esta obra inédita se pasea por la memoria de los niños que sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, y que ahora recuerdan aquellos años con el peso de la retirada.

A finales de los años ochenta Svetlana Alexiévich entrevistó a los huérfanos abandonados en orfanatos durante aquellos años de encierros y explosiones ensordecedoras. Alexiévich resalta que solo en 1945 se registraron 27 mil huérfanos, pero la escritora bielorrusa junta una mínima porción de estos testimonios para regresar a un genocidio cuya memoria se ha quedado corta. En el libro la autora no interviene más allá del prólogo, el foco llega con las palabras y reminiscencias de la infancia de los protagonistas, quienes se re- encuentran en una memoria colectiva marcada por la violencia y la muerte. La obra de la bielorrusa Svetlana Alexievich es la irrefutable crítica de la antigua Unión Soviética y de las secuelas que dejó en sus sobrevivientes.

Underground Railroad

8. The Underground Railroad / Colson Whitehead

El ganador del Premio Nobel, Colson Whitehead, es incluido en la lista de los diez mejores libros del 2016 en el New York Times por esta crónica de dos jóvenes esclavos que buscan la libertad ante cualquier costo.

Cora es una esclava de una plantación en Georgia, su vida es un infierno que desemboca en un destierro tras otro, inclusive entre sus “iguales” para las definiciones de aquellos años. Cora conoce a Caesar, quien le cuenta sobre el ferrocarril subterráneo: una red clandestina organizada en el siglo XIX  en Estados Unidos y Canadá  para ayudar a los esclavos afroamericanos a escapar de las plantaciones del sur hacia estados libres. La historia transcurre entonces entre la urgencia de una huida que no mide costos ni vidas, pero también en una odisea temporal y espacial que llama a recrear y a tomar conciencia sobre los horrores vividos por los afroamericanos en Estados Unidos en amaneceres cercanos a la Guerra Civil.

End of watch

9. End of Watch / Stephen King

La tercera parte de la trilogía protagonizada por Bill Hodges -que comenzó con Mr Mercedes- salió a la venta el pasado junio y como es usual con los lectores de Stephen King se ubicó entre los best sellers de la temporada. Aunque en esta seguidilla el maestro del terror se enfoca muchos más en la novela negra y policiaca que en su acostumbrado mundo de experiencias sobrenaturales, la novela llega en un momento clave en donde producciones inspiradas por King como Stranger Things o la nueva película de It han sido la obsesión de miles.

La historia de Hodges y su equipo de detectives es la novela número 55 de King, en esta el detective Hodges es diagnosticado con cáncer de páncreas y con tan solo pocos meses de vida se encuentra en un laberinto de pensamiento suicidas que se conectan con un pasado que creía enmendado: todos sus muertos han estado en contacto con Brady Hartsfield –el asesino apodado como Mr. Mercedes- que intentó hacer estallar un concierto de rock plagado de adolescentes. Hartsfield quedó en estado vegetativo; sin embargo, seis años después el personal del hospital donde este se recupera coincide en que sus heridas sanan sospechosamente rápido y en que este puede estar fingiendo para evitar un juicio eminente. El detalle está en que todo el que busca indagar en el asunto desaparece sin rastro.

 Harry Potter

10. Harry Potter y el legado maldito / Jack Thorne

Para los nostálgicos por la noticia de que la universal saga de Harry Potter había llegado a su final, un nuevo tomo con el complemento de El legado maldito (en inglés The cursed child) apareció en un formato inesperado. En esta ocasión se trata de una obra de teatro concebida por J.K. Rowling y escrita por Jack Thorne; hay un coautoría inusual -por decir algo- en donde el futuro de Harry Potter y sus amigos se muestra en forma de guion -de los ensayos de la obra- y se sitúa diecinueve años después de la conclusión de Harry Potter y las reliquias de la muerte. Ahora Potter es un empleado del Ministerio de Magia y su hijo menor, Albus Severus Potter, se encarga de protagonizar el nuevo inventario de contingencias de su generación.

Para algunos el libro es una reproducción fiel del universo del mago, para otros la cosa tenía que parar en el séptimo libro y lo del texto teatral despierta un sentimiento deja vu con reacciones encontradas. De todas formas el legado de Harry Potter arribó a los estantes y todavía falta la segunda parte de este nuevo formato.

Aparte de estas súper ventas y títulos predecibles que sabíamos llegarían este 2016, listas esperadas del cierre de año como la del New York Times incluye títulos como The North Water de Ian McGuire, War and Turpentine de Stefan Hertmans, The Return: Fathers, Sons and the Land in Between de Hisham Matar. Cinco esquinas de Mario Vargas Llosa, Aquí estoy de Jonathan Safran Foer; El libro de Baltimore de Joe Dicker y La noche al revés de Zoé Valdés fueron otros de los títulos que dejaron su estampa este año en los estantes de las librerías.

'La vista desde aquí', una conversación en la era de la dispersión digital

Lidia Ramírez

Foto: Cecilia de la Serna
The Objective

Una de las características que distinguen al ser humano de los animales, es la capacidad de hablar, acto que permite a la persona comunicar mensajes y obtener una respuesta de su interlocutor, proceso que se lleva a cabo para alcanzar un fin. La generalización de los mensajes de móvil y de las redes sociales ha cambiado radicalmente la forma de comunicarnos y las relaciones interpersonales, y existe cierta preocupación sobre cómo esos nuevos hábitos están afectando a la capacidad de conversar y a las relaciones cara a cara. La psicóloga del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Sherry Turkle, que lleva tres décadas estudiando cómo nos adaptamos a los avances de la tecnología y cómo influyen en nuestras relaciones, aseguraba en su último libro, ‘Reclaiming Conversation: the power of talk in a digital age’, que a veces se olvida que hay una nueva generación que ha crecido sin saber lo que es una conversación ininterrumpida.

Poco queda ya de los salones de la Francia literaria, los cafés de la gran Viena o las tertulias del Madrid intelectual. Sin embargo, a pesar de que el arte de la conversación haya perdido altura, es condimento insustituible de una buena literatura. Ejemplo de ello es el último libro publicado por el periodista, escritor y editor de El Subjetivo, Ignacio Peyró, ‘La vista desde aquí: una conversación con Valentí Puig’ (Elba Editorial). Una mirada no fatalista sobre la España moderna, no pocas consideraciones sobre Cataluña, abundante crítica social y cultural, etc. Nueve partes que han sido el resultado de años de intercambio amistoso e intelectual con un referente de las letras españolas, el escritor y articulista catalán Valentí Puig, también colaborador de la sección de opinión de The Objective, a quien Peyró define como alguien “capaz de manejarse con solvencia tanto en la literatura pura –de la novela a la ficción– como en el pensamiento sobre la política”, y de quien destaca su estilo y calidad de la prosa.

'La vista desde aquí': una conversación en la era de la dispersión digital 1
Ignacio Peyró en un momento de la presentación de ‘La vista desde aquí’ en la librería Neblí. | Foto: Cecilia de la Serna/The Objective

Sin duda, dos ideales recorren este sincero y sustancioso diálogo entre Valentí Puig e Ignacio Peyró: el arte de conversar y la voluntad de conservar, ante la urgencia de rescatar el primero como aprendizaje recíproco de la humanidad y la segunda como alternativa a la ruptura; a modo de legado de sensatez que pueda ayudarnos a afrontar las incertidumbres propias del cambio de época en el que vivimos. Una lección de responsabilidad intelectual y de amor por los libros y las ideas donde muchos lectores encontrarán pistas inmejorables sobre autores y nuevas luces sobre temas más clásicos o más modernos. Aunque, según nos cuenta el propio Ignacio, quien siente un gran afecto y admiración por la figura y obra de Valentí Puig, “quizá la parte que uno más valore sea la que afecta al itinerario intelectual del propio Puig, un maestro para mí y para muchos”, y agrega que “para las personas que conocen a Valentí es como pasar un rato con un amigo”.

'La vista desde aquí': una conversación en la era de la dispersión digital 2
Valentí Puig en un momento de la presentación de ‘La vista desde aquí’ en la librería Neblí. | Foto: Cecilia de la Serna/The Objective

Para el escritor y articulista catalán, este libro “es el resultado de largas conversaciones en bares, callejeando, en torno a una buena mesa, por teléfono…a las que Ignacio decidió darle forma de libro tras complementarlas con varios correos electrónicos y llamadas telefónicas”. “Es como una macedonia de frutas”, asegura el escritor, quien agradece a Peyró el haber contado con él para este apasionante proyecto en tiempos en los que “leer y hacer ostentación de ello es un signo cool“.

En definitiva, ‘La vista desde aquí’ es una gran oportunidad para reflexionar sobre cuestiones de fondo de nuestro tiempo, cuando el arte de conversar está desapareciendo dando lugar a tertulias mediáticas que acostumbran a ser la anti-conversación, y en un ciclo en el que es posible que el diálogo esté adquiriendo un nuevo prestigio social, como contraste o incluso por esnobismo.

Daan Heerma van Voss: ¿Estamos condicionados a ver el presente como presente o solo como un producto del pasado?

Ariana Basciani

Foto: Malpaso
Malpaso

Daan Heerma van Voss ha publicado en castellano La última guerra (Malpaso, 2017), un libro que relata las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial y la representación de la migración en el imaginario personal y colectivo de la actualidad.

La narración está centrada en las vivencias del personaje principal, Abel Kaplan. La relación de pareja, el bullying al que se ve sometido uno de sus alumnos y el descubrimiento de un diario de la Segunda Guerra Mundial cuyo contenido lo lleva reflexionar acerca de su propia vida, convierten el relato en una historia de autodescubrimiento.

En su visita a Barcelona, el joven escritor (1986) nos explica que a pesar de que su libro se adentra en un tema espinoso y profundo, como lo son las consecuencias de la guerra en la sociedad actual, ha intentado hacer un relato sencillo posible para invitar al lector a leer el libro.

Relatar este tipo de historias conlleva una gran dedicación e investigación, pues el escritor no solo se vio obligado a pasar largas horas investigando sobre ese episodio bélico, dedicó igualmente tiempo para conocer de cerca los campos de concentración de refugiados en Holanda para transmitir con mayor precisión el sentir del personaje.

Daan Heerma van Voss: ¿Estamos condicionados a ver el presente como presente o solo como un producto del pasado? 1
Portada de La última guerra | Imagen vía Editorial Malpaso.

A pesar de asegurar que no es un libro autobiográfico por las diferencia de edades entre el autor y el personaje de ficción, los une la misma pregunta: qué está sucediendo en la sociedad actual. Son los sentimientos del personaje los que van entretejiendo la historia, más que los hechos históricos; la relación entre el pasado y su repercusión en el presente. Eso mueve al personaje y de igual forma al escritor.

La pregunta que inquieta, tanto al personaje como al escritor, sale a relucir frecuentemente en la narración, recordándonos que la sociedad repite la historia como nos recuerda Nietzsche en el eterno retorno. “La parte divertida o espeluznante, es que la historia suele repetirse pero nunca se copia exactamente igual, tienes todas estas repeticiones que vemos hoy en día como la crisis económica, la pobreza, el populismo, el bullying a extraños o inmigrantes, los refugiados, etc.”, afirma Heerma van Voss. Todo este paralelismo histórico hizo que el escritor se resguardase en la figura de su personaje de principal, Abel Kaplan, para conseguir las respuestas a los hechos de la actualidad.

“¿Estamos condicionados para ver el presente como presente o solo como un producto del pasado?”

“¿Estamos condicionados para ver el presente como presente o solo como un producto del pasado?” se pregunta el autor. La última guerra puede ser un libro duro al confrontar puntos de unión entre el pasado y el presente y llevarnos a la reflexión de cómo los prejuicios influyen en la historia futura. Puede ser una narración ligera o dura dependiendo de lo que vive o experimenta el personaje. Según el autor, es un viaje en el que Abel Kaplan puede ver en retrospectiva que es una buena persona, pero querer ser buena persona no necesariamente significa tomar las mejores decisiones.

La última guerra es una novela cuyas metáforas permiten al lector adentrarse en las complejas relaciones humanas; espacio de escritura en el que encontramos referencias a otros escritores o artistas como Nabokov, Borges o Bob Dylan, pinceladas de realidad en el mundo de ficción. En ese juego del lenguaje podemos señalar la analogía entre la relación de Kaplan con su ex novia Eva y la guerra, pues el enfrentamiento lo encontramos en uno y otro plano, el personal y el colectivo.

“La única forma que conoce Kaplan es pensar en términos de guerra, de pequeñas batallas que puede ganar pero eso no es amor. El amor se puede convertir en guerra pero la guerra no se puede convertir en amor, es imposible”

“La única forma que conoce Kaplan es pensar en términos de guerra, de pequeñas batallas que puede ganar pero eso no es amor. El amor se puede convertir en guerra pero la guerra no se puede convertir en amor, es imposible”, afirma Heerma van Voss. Esta es una de las tragedias del personaje principal y una de las sensaciones principales de la novela, ese intento por llegar a territorios que ya no existen, que fueron arrasados por la guerra dejando vacío y nostalgia.

Puede que en España el nombre de Daan Heerma van Voss no sea fácil de recordar o no suene, pero en su Holanda natal varios escritores reconocidos como Cees Nooteboom o Herman Koch apuestan por él. Su próximo proyecto incluye una novela sobre el amor que no suene a sentimentalismos.

Una compañía sueca convierte a sus empleados en cyborgs

Redacción TO

Foto: AP
AP Photo

Llevar el móvil encima para pagar con él o acceder a todo tipo de servicios es un hábito cada vez más generalizado en nuestra ‘superconectada’ sociedad. En Epicenter, un centro que acoge distintas startups en Suecia, han ido un paso más allá y han convertido a sus empleados en cyborgs. Como en una visión distópica de la realidad, en Epicenter insertan bajo la piel de sus empleados un chip de identificación por radiofrecuencia. Estos dispositivos permiten acceder a las puertas y las fotocopiadoras, así como pagar por diversos bienes y servicios, simplemente con el movimiento de una mano. Epicenter, que es la base de más de 100 compañías y unos 2.000 empleados, comenzó a realizar los implantes en el año 2015. Ahora, unos 150 empleados los tienen.

Una compañía sueca convierte a sus empleados en cyborgs 1
La futurista sede de Epicenter en Estocolmo. | Foto: Epicenter

Aunque pudiera parecer un método demasiado invasivo, lo cierto es que los empleados que trabajan en Epicenter están como locos por tener su propio chip en la dermis. La clave estaría, seguramente, en lo intuitivo del asunto. Es como llevar una llave encima. No son necesarias contraseñas, o preguntas de seguridad. Las inyecciones se han vuelto tan populares que los trabajadores en Epicenter realizan fiestas para aquellos que reciben los implantes.

Una compañía sueca convierte a sus empleados en cyborgs 2
Un chip que activa fotocopiadoras… | Foto: BBC
Una compañía sueca convierte a sus empleados en cyborgs 3
…o abre puertas. | Foto: CBC

Una tecnología ya existente

La tecnología en sí no es nueva, ya que chips similares son usados en mascotas, por ejemplo. No obstante, nunca antes habían sido usados en empleados a una escala tal. Epicenter y alguna que otra compañía, por ejemplo en Bélgica, son las primeras en hacer disponibles ampliamente esos microchips.

Problemas éticos

La implantación de estos chips conlleva, para algunos, un planteamiento ético. Sobre todo, esta tecnología genera dudas en torno a la privacidad y seguridad. Aunque son seguros biológicamente, estos implantes pueden ofrecer todo tipo de datos: desde la frecuencia en la que un trabajador acude al lugar de trabajo, qué cosas compra o qué servicios utiliza. Entra de nuevo en juego el ya viejo debate de la utilización de los datos de las personas. Estos datos también los generan las tarjetas de crédito o los smartphones, sin embargo mientras que éstos son fácilmente desechables, uno no puede deshacerse fácilmente del chip.

Estos ‘cyborgs ‘ puede que tengan al alcance de la mano un sinfín de servicios y bienes, y la tecnología los acompaña a todas partes. Pero lo que no tienen es su propia privacidad asegurada.

La Horda: “No podrán detenernos porque no existimos”

Beatriz García

Foto: Leticia Hueda

– ¿Quieres saber cuál es la mejor forma de guardar un secreto?

– Habla más bajo, te van a oír todos…

– Si susurrásemos, sospecharían. La mejor forma de guardar un secreto es exponerlo a la vista de todos.

(Conversación entre dos agentes secretos, pongamos que tú y yo…)

Conocí a Servando Rocha (Santa Cruz de La Palma, 1974 – tal vez deberíamos dudar también de eso) en dos lugares y dos épocas diferentes. En la primera ocasión, me sentí invisible; en la segunda, me enorgullecí de serlo. Y tal vez ocurra lo mismo contigo, lector. Si es así, si el Ojo de Horus de William Burroughs también te vigila desde la portada de un libro, sabrás entonces que ese libro es ‘La Horda: Una revolución mágica’ (La Felguera, 2017).

La entrevista que sigue sí tuvo lugar, aunque si sucedió o no en la forma en que lo cuento carece totalmente de importancia. El propio historicismo, me dice Servando, “es una manera de manipular y maquillar la historia”. La manipulación de la manipulación, de eso trata La Horda. Además de otras muchas cosas que iremos viendo en tanto nos  internamos por los fétidos callejones y subterráneos del París de 1623, una ciudad devastada por la Guerra de los Treinta Años donde hay espías por todas partes, alquimistas que trabajan como mercenarios a las órdenes de católicos o protestantes y una comunidad invisible, nacida al abrigo de los rosacruces, que ha existido a lo largo de los tiempos y de la que tal vez tú, lector, acabes formando parte.

La Horda: “No podrán detenernos porque no existimos” 1
El ojo de Horus de William Burroughs nos vigila desde la portada.

– Ése no es el principio de ‘La Horda’, o sí, pero deberías primero hablar de Morgana. Porque Morgana es como Pandora y su caja, aunque nadie sepa quién es… – Servando no susurra. Es un agente secreto dedicado a revelar secretos.

– ¿Te refieres al compilador del manuscrito que encontraron en un apartamento en Londres en los años ochenta después de la explosión? ¡Bah! No sirve de nada hablar de alguien del que ni siquiera sabemos si ha existido… Seguro que se lo inventó algún gracioso; por ejemplo, tú.

– De eso se trata. ‘La Horda’ es un libro sobre verdades que se emancipan de las mentiras para ser verdades absolutas y de secretos que a su vez se alimentan de otros secretos. Antes mencionabas a la Hermandad de la Rosacruz: hay muchos investigadores serios que creen que los primeros rosacruces fueron un invento de unos pocos, no así la segunda y la tercera generación, que creyeron en la primera, y así sucesivamente… Creer en algo hace que acabe existiendo –concluye Servando.

Caminamos intentado detectar energías ocultas en ese París renacentista y decrépito recreado por el editor de La Felguera, que cada vez nos recuerda más a un decorado expresionista, una mezcla de ‘El Gabinete del doctor Caligari’ y El ‘Jorobado de Notredame’ de Víctor Hugo. Y hay que avanzar con cuidado, evitando determinadas zonas muertas donde los Despiertos, enemigos de las células invisibles, son fuertes y peligrosos. Las ciudades de ‘La Horda’ están vivas, son ciudades que dialogan contigo. “El subsuelo tiene memoria”, leo en esta singular novela trampa por la que transitamos igual que si cruzásemos un laberinto de falsos espejos, un mapa en el que encontrar un tesoro oculto.

– En el fondo –dice Servando-, este pasear sin rumbo es una forma de conectar con el territorio. Ocurre a menudo, cuando caminas por una ciudad y de repente llegas a un lugar que te afecta de una forma especial. También Ramón del Valle-Inclán lo hacía, la naturaleza y el paseo inspiraron sus iluminaciones; era profundamente esotérico, un seguidor de la teosofía.

—–MOMENTOS PROMOCIONALES: La Felguera publicará próximamente ‘La lámpara maravillosa’ de Ramón del Valle-Inclán, con prólogo de Javier Sierra. FIN DEL COMUNICADO.—–

 

– Sí, bueno, pero ahora estamos tú y yo a merced de Ardenti, el cazador de invisibles que me cae tan bien aunque quiera acabar con nosotros, y no tenemos una triste varita…

La Horda: “No podrán detenernos porque no existimos” 2
Se avecina una revolución mágica. | Foto: Leticia Hueda.

Servando empieza a recitar un fragmento de ‘El matrimonio entre el Cielo y el Infierno’ de William Blake: “Entonces pregunté: ¿Para que una cosa exista basta la firme convicción? Respondió: Todos los poetas lo creen”.

– Pero podemos utilizar el ingenio poético. La magia es eso, imaginación creadora. Lo hacían Baudelaire y Mallarmé, y también los grandes iconos ocultistas como Alan Moore o Aleister Crowley. Si conociéramos a nuestros héroes del romanticismo y las vanguardias nos parecerían humanos, demasiado humanos. Y no importa si empleaban la meditación, las drogas o el paseo, puedes tener una experiencia extática incluso escuchando música o cuando te enamoras.

La revolución y la magia tienen en común su voluntad de transformación, pero para ello hace falta ver más allá de los límites de esta realidad ordinaria. “Ver”, como dice el autor de ‘La Horda’, “en cursiva”. Me habla de que vivimos con la mirada más atrofiada, que caminamos sin estar conectados al presente. Tal vez, le digo, necesitamos un Apocalipsis o una revelación.

– Lo malo del Apocalipsis es que siempre está por llegar.

– Vas a hacerme llorar… Mal asunto.

– Mejor eso que arder en la hoguera como Giordano Bruno, acusado de herejía. Lo curioso de todo es que no se equivocaba, ese gran astrólogo, filósofo, poeta y mago auguró que allá donde habían levantado una pira erigirían más tarde una estatua en su honor. Y así fue. Él es una de las mentes fundacionales de La Horda. Su semilla.

Dime una cosa, en la novela cuentas que el mago John Dee y Bruno se conocieron realmente, que igual que otros invisibles que les siguieron intentaban eliminar las guerras de religión y crear una fraternidad en la tierra. ¿Eso es cierto?

– ¿Cierto? Tiene gracia que lo preguntes a estas alturas.

Hubo un tiempo en que el arte y el ocultismo, y el ocultismo y la política no estaban separados. Magos y alquimistas como John Dee oficiaban de consejeros en las cortes europeas y más tarde Bakunin, principal ideólogo del anarquismo, inventó cientos de sociedades secretas que jamás existieron. Pero, ¿y si sí lo hicieron? ¿Y si la todas las teorías de la conspiración fuesen ciertas?, se pregunta y me pregunta Servando, invocando a esos invisibles de todas las épocas y nacionalidades presentes en ‘La Horda’, como el escritor William Burroughs o el situacionista Alexander Trocci, quien habló de ‘la invisible insurrección de un millón de mentes’. Porque herejes y revolucionarios son lo mismo, los primeros precedieron a los segundos.

La Horda: “No podrán detenernos porque no existimos” 3
Un libro repleto de juegos tipográficos y enigmas página tras página.

Los caminos se estrechan, el Mapa de los Laberintos de Giordano Bruno, que seguimos a medida que leemos ‘La Horda’, parece querer plegarse y todavía no hemos encontrado Arcadia, el fabuloso manuscrito que todos los invisibles, nosotros incluidos, hemos querido tener en nuestro poder. Tendremos que seguir creyendo en su existencia, en tanto París se nos sacude y, a lo lejos, presentimos las manecillas del Big Ben.

Londres, en algún punto del pasado cercano…

Una fachada herrumbrosa nos separa del final de la entrevista. “No podrán detenernos porque no existimos”, leemos a dúo como si conjurásemos la misma frase que fue lema de la Angry Brigade, la guerrilla urbana que sembró de atentados Reino Unido a principios de los años setenta. Esa misma invocación, esa llamada, sobrevuela ‘La Horda’.

– ¿Hay alguien ahí? – Un hombre con el cuello cortado, un antiguo miembro de los Angry Brigade, entra con nosotros en la casa okupada cuyas primeras plantas están totalmente calcinadas a causa de un reciente incendio. Afuera, en el patio, hay una hoguera y algunas personas alrededor.

– Son como nosotros, gente fuerte, gente que cree en lo mismo que nosotros – nos dice, o tal vez se lo dice sólo a Servando, o se lo dijo, mejor dicho, aquel día, años atrás, en que viajó a Londres para reunirse con supuestos miembros de esta antigua brigada furiosa y escribir ‘Nos estamos acercando. ‘La historia de Angry Brigade’ (La Felguera, 2004).

Fue ese mismo día, sí, y no otro cuando acabaron recorriendo las calles de Londres a 150 kilómetros por hora mientras el tipo del cuello cortado gritaba “¡Que le den a los pacifistas!” y le hablaba a Servando de guerrillas informativas y ‘bobbies’ asustados. Y ahora que el inglés nos hace, o le hizo, subir hasta las últimas plantas, rodeados de murales de hombres armados, el editor de La Felguera me señala una pintada:

‘Esta no es la salida’.

– Pero, ¿ y si…? –murmura.

– ¿Y si qué?

– ¿Y si hubiera una puerta detrás de ese muro?

Y si detrás de esa puerta estuviera William Burroughs mirándonos, su Ojo de Horus desde los estantes de las librerías, en la portada de un libro. Un libro que se titula ‘La Horda’ y que estás llamado a leer.

Pd. Si quieres unirte a La Horda no te esfuerces en buscarlos. Cuando llegue el momento, si estás preparado, ellos te encontrarán a ti.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

TOP