Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Ecosia, el Google ecológico que planta árboles con cada búsqueda

Néstor Villamor

Foto: Néstor Villamor
The Objective

“Planta árboles mientras buscas en Internet”. Es el lema de Ecosia, un buscador, como Google o Yahoo, pero que colabora con la reforestación de los bosques mientras localiza contenidos en la web. A diferencia de otros motores de búsqueda con conciencia social -como Everyclick, que dona parte de sus ingresos a distintas causas benéficas-, Ecosia destina el 80% de sus beneficios a plantar árboles en todo el mundo. El plan es llegar a los mil millones en 2020. De momento, lleva 6.671.000.

¿Cómo funciona?

Se puede acceder a su web y empezar a contribuir con la reforestación del planeta desde el primer clic. Otra opción es, una vez en la web, convertirla en el buscador predeterminado. Con esta alternativa, el internauta podrá ver en la esquina superior derecha de la pantalla cuántos árboles está contribuyendo a plantar. La propia página explica su modelo de negocio: Ecosia tiene un motor basado en Bing (el buscador de Microsoft), al que añade algoritmos propios. Con los beneficios de los anuncios que muestra la web, se financia y colabora con la plantación. A 28 céntimos de euro por planta, el buscador ha invertido ya más de 2.885.663 euros gracias a sus más de tres millones de usuarios.

¿Cómo decide con qué organizaciones colabora?

“Pieter van Midwoud, el agente de plantación de árboles de Ecosia, es un experto en restauración paisajística, en reforestación y en el efecto que tienen los árboles en el clima”, explica a The Objective la portavoz de la empresa, Jacey Bingler. “Pieter visita nuestros proyectos existentes y potenciales y los evalúa para ver si cumplen con nuestros criterios, mide el progreso y habla con las comunidades locales para asegurarse de que se beneficien de los proyectos”.

Actualmente, Ecosia colabora para reforestar zonas de Burkina Faso, Perú, Madagascar e Indonesia con distintas organizaciones locales. Además de elegir las localizaciones en función de su nivel de deforestación, hay un segundo criterio que destaca la empresa: “Queremos promover la plantación de árboles en aquellos lugares en los que la gente de la zona haya decidido que les interese hacerlo”.

La idea consiste en “plantar árboles donde históricamente ha habido árboles”. Por dos razones: “Al principio no queríamos hacer algo antinatural; el planeta ya se ha convertido demasiado en el jardín de la humanidad y Ecosia quiere escuchar las necesidades de la naturaleza. En segundo lugar, si hay un área donde los árboles crecían de forma natural, al parecer esta zona ofrece un ambiente en el que los árboles realmente pueden prosperar”, justifica la empresa. Pero además de beneficiar al medio ambiente, el proyecto también afecta positivamente a los habitantes de las zonas en las que trabajan, ya que “pueden ganar unos ingresos estables recolectando semillas y plantando los árboles”.

La idea de fundar la compañía, con sede en Berlín, le llegó a Christian Kroll mientras estudiaba Administración y Dirección de Empresas, “una carrera que no es para salvar el mundo”, reconoce en un vídeo en español en el que explica el origen del proyecto.

Le decepcionó “ver que la obtención de beneficios económicos era el único objetivo válido de un negocio”. Así que, al salir de la Universidad, “hizo lo que hace mucha gente al salir de la Universidad: viajar”, explica Bingler. Después de visitar lugares como Nepal, Argentina y Brasil, “pasar tiempo en la selva tropical le convenció de que quería encontrar una solución altamente efectiva y ampliable para luchar contra la deforestación y el cambio climático”.  Hoy dirige un equipo de 19 personas en un proyecto diferente a los que él se había encontrado en la facultad.

Ecosia ha desarrollado también lo que la empresa llama Ecolinks para hacer compras en Internet. Es decir, “links directos a los ítems que estás buscando en una de 200 tiendas online como Amazon, Ebay, TripAdvisor or Macy’s”. La función de estos vínculos es seguir reforestando: “Compra lo que compararías normalmente y nosotros donaremos el 80% de nuestra comisión para nuestro proyecto de plantación de árboles”, explica la empresa, que aclara que esta función no tiene ningún coste para el usuario. Además, en un intento de que el internauta tenga claro que el dinero recaudado realmente está dirigido a la reforestación, la página hace públicos sus informes económicos mensualmente, e incluso incluye las cantidades que paga a las organizaciones con las que colabora.

El objetivo de los mil millones de árboles puede parecer una quimera, pero el crecimiento de la compañía es rápido. Fundado en 2009, el buscador llegó a la barrera del millón de plantaciones en noviembre de 2014. Es decir, en los dos últimos años y cuatro meses, ha plantado más de cinco millones y medio. Además, en 2013 plantaba un árbol cada minuto. Hoy, el ritmo es de uno cada 11 segundos, según la propia compañía. “Hemos experimentando un montón de crecimiento en el último par de meses. Para ser precisos, nuestro número de usuarios se ha triplicado”, detalla Bingler a The Objective. Concretamente, la portavoz revela que la empresa espera “alcanzar los 20 millones de árboles financiados para finales de año. Si seguimos creciendo así y nuestros increíbles usuarios siguen apoyándonos de esta forma, este objetivo que parece tan ambicioso puede ser realizable”.

No es no, ¿Pedro, sí?

Lea Vélez

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

Pedro Sánchez perdió las elecciones porque parecía de mentira y ha ganado las del PSOE porque sus emociones, salidas de su encuentro fervoroso con las bases, son verdad.

Durante las campañas de las últimas elecciones muchos no creyeron su discurso. No era todo culpa suya, igual que anteriores victorias electorales no han sido todo mérito de los ganadores. Las circunstancias de una España dilapidada, la fragmentación con la llegada de los populismos, no ayudaban. El peso de la corrupción, el desencanto, la incertidumbre catalana, la escasa claridad de las consignas, que dejaban puertas abiertas a cualquier cosa, ¿Independencia para Cataluña? ¿Referéndum? ¿Reforma constitucional? ¿Reinventar la democracia? Eran cuestiones muy gordas y nada respondidas. El votante se quedó en su casa o votando a lo malo conocido.

No sé cuántos millones de votos le costó al PSOE tener un líder que pareciera perfecto sin concretar en nada, que aparentase ser respuesta para todos -militantes de base y barones, pobres y ricos, ejecutivos de hidroeléctrica y parados de Sabadell- sin un discurso personal, con el que apelar a la empatía. Nadie se creyó a Pedro, ni siquiera él mismo creyó en sí mismo, y pasada la debacle, trató de encontrar contenido en su barricada a Rajoy.

Ya sabemos lo que pasó. Su “no es no” le costó el puesto, porque ese “no” fue enroque y callejón. Irónicamente, no le costó la cabeza. Los barones se equivocaron en su arrogancia, y como ese boxeador ruso que le da una buena paliza a Rocky Balboa, le dieron alas y contenido. Tras la pelea perdida en el ring de Ferraz, de la que salió humillado por la puerta del garaje, nuestro Rocky hispano encontró, como Stallone, mensaje y motivación. Su deambular por España, baños de multitudes, palmadas de militantes apasionados, le construyeron por dentro. Su vuelta, su salto al ring y total su convencimiento de que ganaría por KO, solo podían acabar en cinematográfico triunfo. Presentí que ganaría en el momento en que dio su primer mitin porque, de pronto, el hombre vacío se había llenado de verdad.

A las bases les gusta, les chifla, su no es no. Otra cosa es que le guste al resto de los españoles y que su “no es no”, llegue a ser un “Pedro es sí”, pero ojo, Rocky tuvo seis secuelas.

Morir la vida en México

Melchor Miralles

Esta semana ha vuelto a suceder. Otro periodista asesinado en Mexico. Esta semana ha sido Javier Valdez, fundador del semanario Ríodoce, especialista en la investigación y denuncia de las actividades de los narcos y sus conexiones con las autoridades federales y locales en Sinaloa. Me impactó especialmente, porque de nuevo asesinan a un colega con el que teníamos contacto en Sinfiltros.com para un reportaje. México es uno de los países más peligrosos del planeta para ejercer el periodismo. En los dos últimos meses han acabado con la vida de seis. Y sale ahora el presidente Peña Nieto, haciéndose el compungido, a decir que su Gobierno “destinará los recursos necesarios para brindar la protección que requieren los periodistas y los defensores de los derechos humanos”. Si no fuera dramático parecería una broma.

México no es un Estado fallido, es un Estado corrompido hasta el tuétano, y Peña Nieto, como sus antecesores, tiene una enorme responsabilidad, política y moral. Los narcos lo pueden todo y allí la vida no vale nada, el bandidaje hace y deshace a su antojo. No son solo los periodistas. Es cualquiera, pero hoy hablo de los colegas, porque matándoles, matan a todos los mejicanos. Por eso lo hacen. A los narcos no les parece suficiente aún la impunidad de que disfrutan. Quieren más. Y desde el Gobierno, buenas palabras y complicidad a raudales, y los ciudadanos tatuados por el salvajismo de los asesinos, y en la miseria.

Peña Nieto, a la vista de cómo va a dejar el país cuando termine su mandato, lo mejor que puede hacer es irse, cuanto antes. Cuando usted, lector, termine estas líneas, en México habrán asesinado ya a más de uno. Sólo nos enteramos aquí de los casos más relevantes. Allí lo padecen cada día, en silencio. Viven con el miedo pegado a la espalda. Y eso no es vivir, es morir la vida

Los mejores 'memes' del zasca de Rajoy a Espinar

Redacción TO

Foto: ERIC VIDAL
Reuters

Mariano Rajoy y Ramón Espinar, portavoz de Unidos Podemos en el Senado, se han enzarzado esta tarde en la Cámara Alta y, según los jueces de internet, el peor parado ha sido el más joven, que no ha visto venir el zasca dialéctico del presidente. Aunque no le ha faltado apoyo en forma de tuits.

En el debate ha habido gritos, aplausos y recriminaciones constantes, pero la contienda verbal ha terminado por acaparar todas las miradas. Espinar ha comenzado acusando al presidente del Gobierno de “usar en beneficio propio algunas instituciones del Estado”, como la fiscalía, para controlar los casos de corrupción, y le ha invitado a irse “a su casa”

Rajoy, ni corto ni perezoso, ha devuelto la acusación recordándole, primero, la condena de su padre por el caso de las tarjetas black y, segundo, su famosa polémica con la Coca-cola, que se remonta a cuando vieron a Espinar con botellas de este refresco después de llamar a su boicot por los despidos en las plantas de producción madrileña. Con este golpe directo ha nacido el hashtag , y la imaginación de los tuiteros se ha disparado.

Snapchat presenta las 'custom stories' en su lucha contra Facebook

Redacción TO

Foto: Eric Thayer
Reuters/Archivo

Snapchat está dispuesto a seguir luchando en su batalla contra Facebook. Si hace algunas semanas la compañía de Evan Spiegel lanzaba sus ‘snap infinitos’ (para que tus amigos vean una foto instantánea, ‘snap’, por el tiempo que quieran), ahora, la app de mensajería presenta los ‘custom stories’. Puede que Mark Zuckerberg ya esté tomando nota para mover ficha y copiar, sin disimulo, estas novedades.

De cualquier modo, usando el ‘custom stories’ los usuarios podrán crear y compartir historias en colaboración con los amigos que ellos mismos elijan, y estos amigos, a su vez, podrán añadir sus aportaciones a las ‘stories’ grupales. En resumen: quienes usen esta nueva funcionalidad podrán elegir quién ve las ‘custom stories’ y quién podrá contribuir a la generación de contenido de esa historia.

Además, los usuarios también podrán utilizar el llamado ‘geofencing’ para que estas ‘customs stories’ lleguen a los amigos que se encuentren en una zona geográfica determinada. Así, parece que las novedades que trae Sanapchat servirán para interactuar más entre amigos y generar más contenidos comunes.

Estas nuevas ‘stories’ desaparecerán cuando decida la persona que las generó en primer lugar, o cuando, en un plazo de 24 horas, ninguno de los participantes haya añadido algo nuevo.

La compañía de Evan Spiegel lucha por su supervivencia ante el monopolio y poderío de Facebook.

Snapchat mueve ficha por su supervivencia. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters Archivo
Snapchat mueve ficha por su supervivencia. | Foto: Lucy Nicholson / Reuters Archivo

Save

TOP