Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial

Nerea Dolara

Foto: IMDB
IMDB

La película que vuelve a presentar a Peter Parker, se acerca al público adolescente con un protagonista coetáneo. Es una renovación del universo de los héroes.

En sus primeras dos semanas Spiderman ha recaudado más de 200 millones de dólares sólo en Estados Unidos. El hombre araña ha tenido tres iteraciones distintas en menos de 15 años, la última vez que otro actor lo interpretó fue hace menos de cinco. Pero es esta, la de Tom Holland, la que lo incluye en el Universo Cinematográfico de Marvel (un trato con Sony que les permite acceso al personaje), la que parece estar haciendo más mella. No, no es que las anteriores no hubiesen tenido éxito. Lo tuvieron (nunca contar la tercera entrega con Tobey Maguire, un horror) pero Holland llega a refrescar a un personaje que la insistencia de los estudios por revivir una y otra vez había convertido en aburrido.

La razón de esa insistencia es que antes de que Marvel decidiera hacer sus propias películas otros estudios habían adquirido los derechos de sus personajes (de ahí la existencia de los X-Men fuera del universo o los intentos frustrados con Los cuatro fantásticos). Sony tenía en sus manos a Spidey y no quería soltarlo con facilidad. Así que lo rebooteo dos veces en menos de 10 años, con actores diferentes y volviendo a su historia de origen (¿a alguien se le podrá olvidar jamás que le picó una araña radioactiva? No. De la misma forma que nadie podrá nunca olvidar haber visto cuatro veces en la historia reciente a Batman caer en un pozo lleno de murciélagos).

Marvel, que tras años logró negociar una custodia conjunta con Sony, lo presentó con poco bombo en Capitán América: Civil War, para luego colaborar con su propia aventura, esta nueva entrega que se ha ganado a la crítica y al público.

El nuevo Spiderman es un adolescente millennial 2
Tom Holland | Photo via hdqwalls.com

Parte del encanto de la película es que Holland interpreta a un Peter Parker de 15 años, aún estudiante de bachillerato, que realmente tiene un rango inferior a los otros vengadores. Y eso no es malo. Holland es un Peter millennial, que se emociona con el vídeo que lleva en el móvil de cuando participó en la pelea entre vengadores como lo haría cualquier jovencito, que le habla a un público más joven y que le responde a la tendencia a lo oscuro en el mundo superhéroe (sí, es contigo universo de DC… obviando la excelente Wonder Woman) con una puñeta repleta de humor, vida y una historia de alcance más reducido, que confía en el encanto de un joven actor para contar una historia en la que no, no toda la galaxia y la humanidad van a desaparecer (ya para eso tienen otras películas).

“Este hombre araña se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias.”

Y no sólo se trata de que Holland sea un verdadero millennial en que el público joven se ve representado. Zendaya, artista pop con 8 millones de seguidores en Twitter, aparece también en la película. Y el director le pidió a su protagonista que mirase cine y series para adolescentes (los de la suya, eso sí) como las cintas de John Hughes o Freaks & Geeks (uno de los guionistas es el ex actor de la serie, John Francis Daley) para inspirarse para su personaje. La idea era construir a un Spidey cercano y humano, hacerlo terrenal ante la grandiosas de otros personajes que están comenzando a tener problemas por su uso excesivo de la fuerza (aunque sea para salvar al planeta).

Este hombre araña se alimenta del espíritu joven y jovial de sus dos predecesores, pero además se presenta como un respiro en unos cines llenos de batallas gigantes por la supervivencia de nuestra especie, y de todas las especies, en todas las galaxias… Holland es un buen ejemplo de un camino que el cine de superhéroes comienza a recorrer, diversificando su universo y dando paso a nuevas generaciones de héroes con otro tipo de aventuras. No se olvide que Tony Stark, Capitán América o Thor, ya ni mencionar al envejecido Logan o al barbudo Bruce Wayne interpretado por Ben Affleck, llevan años en esto… y el tiempo no será tan generoso con los actores (que tienen contratos de varios años) como lo sería con sus alter egos.

Así que tienen a Spiderman, un adolescente sobrado y tímido (sí, tiene emociones encontradas e intensas como cualquier miembro de su quinta), con smartphone y redes sociales. Es el nuevo héroe millennial y tras él, muy probablemente, vengan muchos más.

Save

Save

Save

Save

Continúa leyendo: ¿Quiénes son los nuevos Narcos?

¿Quiénes son los nuevos Narcos?

Nerea Dolara

Foto: Netflix
Netflix

La serie se estrena el 1 de septiembre y llega sin su estrella: Pablo Escobar. ¿Lograrán conquistar a las audiencias los líderes del cartel de Cali? Mientras lo averiguamos, repasamos sus perfiles reales.

El final de la segunda temporada de Narcos acabó con la muerte de su protagonista (nadie se engañe, el agente “gringo” de la DEA nunca fue el principal aunque fuese el narrador), Pablo Escobar. El narcotraficante más famoso de todos los tiempos fue un buen punto de inicio para una serie centrada en criminales organizados de la droga.

Tenía todo: carisma, crueldad, una historia casi de realismo mágico de subida al máximo poder y una caída estrepitosa y patética. Escobar era el personaje perfecto y su muerte dejó un grave vacío en las arcas narrativas de una serie que bien podría decirse que se hizo famosa por su existencia y su relato, no por nada más.

Pero Netflix, haciendo gala de su insistencia (ahora menor; ejemplos: Gypsy o Girlboss, aunque aún existente; véase: 13 razones o Stranger Things) de mantener sus series originales a toda costa, ha optado por hacer una tercera temporada protagonizada por un grupo de narcos que, bueno, nadie, salvo la DEA y las autoridades colombianas, realmente conoce.

¿Quiénes son los nuevos Narcos? 2
Campaña promocional de la serie | Imagen vía Netflix

Sí, a estos tíos ya se les había visto el pelo en las temporadas previas de la serie; sí, son personajes reales o basados en reales que continuaron con el negocio de la droga en Colombia y que, como buenos narcos, fueron sanguinarios y se enriquecieron en igual medida; sí, el agente Peña es un regreso agradecido por todos los que vieron la serie (y todos los que aún extrañan a Oberyn en Juego de Tronos)… pero estos miembros del Cartel de Cali tienen poco con lo que competir con un hombre que tenía tigres de mascotas, ganó un puesto en el senado, tiró un avión de pasajeros para deshacerse de una sola persona, asaltó el tribunal supremo y asesinó a todos sus jueces o mató un candidato a presidente (todo esto sin mencionar otras decenas de hitos en su historia que podrían competir con los mencionados).

Estos nuevos narcos no son figuras casi míticas de la historia social reciente de un país, no son los Al Capone latinos… son unos narcotraficantes: malvados, millonarios, violentos… pero no diferentes a los muchos del mundo. Igualmente y para que no se pierda el espectador cuando se estrene la nueva entrega, vamos a repasar quiénes son los hombres principales del momento.

SPOILER ALERT (más o menos, son hechos reales, pero se sabe que la serie a veces cambia la realidad)

Gilberto Rodríguez Orejuela

Interpretado por Damián Alcázar

Líder del Cartel de Cali y el “nuevo Escobar” de la serie. Conocido como El Ajedrecista, Orejuela nació el 30 de enero de 1939 y fue extraditado a Estados Unidos en el 2002. Cali no era el Cartel de Medellín, optando por menos violencia y más diplomacia, le valió su sobrenombre al jefe por su tendencia a estrategizar más que a explotar. Cuando Medellín comenzó a atacar al gobierno, Cali optó por crecer. Pero el capo no tardó mucho en ser capturado tras la muerte de Escobar. Dos años después el presidente Samper lanzó una operación de búsqueda y captura que resultó con la detención de Gilberto y su hermano. El capo se había escondido en un gabinete vacío del baño de su casa con una bombona de oxígeno, pero la policía lo encontró y se le sentenció a 15 años de prisión.

Miguel Rodríguez Orejuela

Interpretado por Francisco Denis

Fue el cerebro detrás del crecimiento del cartel y hermano de Gilberto. Pero su destino sería el mismo que el de Gilberto. Esposo de una Miss Colombia, fue detenido en su casa en 1995 pero siguió llevando su negocio desde la cárcel, por lo que EEUU pidió su extradición, y la de su hermano. A principios de los 2000 ambos delincuentes fueron trasladados a Estados Unidos.

Chepe Santacruz Londoño

Interpretado por Pepe Rapazote

Aunque se le detuvo en 1995, al igual que a sus socios (los tres lideraban el cartel), escapó de la cárcel en 1997 con la intención de organizar la red de sicarios y brazos armados del cartel y poner orden a quienes, tras la detención de los líderes, habían comenzado a pensar en independizarse. Mató a más de 20 posibles testigos en su contra. Poco tiempo después de su fuga Santacruz, que se rumoró que estaba organizando atentados contra figuras del gobierno, fue asesinado en un centro comercial de Medellín cuando intentó escapar de la policía, que había recibido una llamada anónima avisando de su paradero. Hay otra versión de los hechos: se dice también que su muerte fue a manos de grupos paramilitares organizados por miembros de la policía colombiana involucrados con el tráfico.

Santacruz y los hermanos Rodríguez Orejuela llegaron a ser portada de la revista Time, bajo el título Cocaine Inc.. La revista analizaba su perfil y reunía declaraciones de la DEA que citaban que el cartel de Cali era el responsable del tráfico de 60% de las drogas en EEUU y 90% en Europa.

¿Quiénes son los nuevos Narcos? 1
Portada de la revista Time con los hermanos Orejuela tras la muerte de Pablo Escobar.

Pacho Herrera

Interpretado por Alberto Ammann

Siempre mantuvo su bajo perfil y era poco mencionado cuando se hablaba del cartel, pero Herrera era el cuarto al mando en Cali. A cargo del mercado mexicano y la distribución internacional, fue también quien ideó utilizar a grupos guerrilleros como fuerzas de seguridad en los laboratorios más remotos. A diferencia de sus compañeros, Herrera se entregó en 1996 y cambió de rumbo durante su tiempo en la cárcel. Dejó los negocios, o eso se piensa, y se convirtió en jugador de fútbol y promotor deportivo en su prisión. Esto hasta que en 1998, el que había sido su consejero durante una década, Rafael Angel Uribe Serna, lo visitó en la cárcel. Herrera dejó su partido de fútbol y abrazó a su amigo, que procedió a dispararle y matarlo. Nunca se supo claramente por qué Uribe lo asesinó, pero se manejaron varias hipótesis, la mayoría vinculadas con búsquedas de poder o venganzas.

Jorge Salcedo

Interpretado por Matias Varela

Jefe de seguridad del cartel, fue quien contactó con la DEA y facilitó la captura de sus jefes. Comenzó sus servicios luego de que el cartel de Medellín le contratara para organizar una fuerza paramilitar. Los jefes de Cali temían por sus familias. Escobar había perdido la razón y les amenazaba constantemente. Querían protegerse. Salcedo era el encargado de hacerlo. Cuando la DEA puso su atención en Cali (tras la muerte de Escobar y su toma de las rutas y negocios de Medellín) Salcedo, que normalmente no estaba involucrado en la violencia (o eso dice), tuvo que ver a sus jefes ponerse paranoicos y asesinar a sospechosos de ser soplones. Así que optó por trabajar con la DEA. Tras traicionar al cartel, Salcedo se convirtió en testigo protegido del gobierno de EEUU.

Franklin Jurado

Interpretado por Miguel Ángel Silvestre

Estudió en Harvard y era el “lavador de dinero” del cartel. Su esquema de lavado era complejo y difícil de rastrear (incluía más de 100 cuentas en 68 bancos en nueve países) y logró limpiar 36 millones de dólares. Sin embargo, su operación fue descubierta cuando colapsó un banco de Luxemburgo y se rastrearon varias cuentas hasta él. En Europa la condena fue poca, pero Estados Unidos pidió su extradición y le condenó a siete años y medio de cárcel.

Save

Save

Continúa leyendo: La película de las Spice Girls vuelve al cine para celebrar su 20 aniversario

La película de las Spice Girls vuelve al cine para celebrar su 20 aniversario

Redacción TO

Cuando en 2001 las Spice Girls se separaron nada podía hacernos pensar que su recorrido no había acabado. Dejaban detrás a una legión de fans, y con los años han logrado pasar de ser la girlband por excelencia a un icono de los años 90. Tal es su trascendencia, que en el 20 aniversario de su primer disco son diversas las iniciativas que se están llevando a cabo para conmemorarlo.

Carlos Gardel ya decía en su más famoso tango que 20 años no es nada, y las Spice parecen confirmar esta máxima. A pesar de los numerosos rumores de reencuentro de la girlband más popular de todos los tiempos, las chicas del Wannabe no han llegado a reunirse realmente -pese a conatos como la actuación en ceremonia de apertura de los Juegos de Londres 2012-, pero los más nostálgicos están de enhorabuena: la página oficial de Facebook ha anunciado que Spice World: La película regresará a la gran pantalla para conmemorar los 20 años del primer disco de las Spice.

Confirmación oficial

Las propias Emma, Mel B, Geri, Victoria y Mel C han confirmado esta buena nueva en un comunicado:

“Nuestra noticia especial es que vamos a organizar una proyección especial de Spice World: La película, para rememorar el 20 aniversario. La película estará en los cines el próximo 29 de septiembre en los cines. Por el momento, solo podemos confirmar las salas de cine de Reino Unido, pero esperamos poder organizar algo para el resto de fans alrededor del mundo muy pronto. Las entradas ya están a la venta y se podrán adquirir hasta el domingo 24 de septiembre. ¡No os lo perdáis!”.

La acogida ha sido tal en las redes que el relanzamiento, que de momento sólo está confirmado para Reino Unido, se realizará presumiblemente a muchos otros países. Aunque algunos la han denominado como la “peor película de la historia”, los fans de las Spice hacen caso omiso a este juicio cinéfilo. Esta especie de docuficción relata las aventuras de las chicas ante su primer concierto en directo en el Royal Albert Hall. Siguiendo el paso del autobús de las Spice nos encontramos con la vida de estas chicas, sus ensayos, programas de televisión y fiestas. Además se enfrentarán a los paparazzi en su intento por destruirlas. El argumento, que no es una genialidad, es curioso y constituye ya todo un documento histórico de la cultura pop de finales del siglo XX. No podemos esperar por volverla a ver en cines, a lo grande y con palomitas.

Continúa leyendo: Por qué la lucha de Zuckerberg y Musk por la inteligencia artificial es una lucha de egos

Por qué la lucha de Zuckerberg y Musk por la inteligencia artificial es una lucha de egos

Jorge Raya Pons

Foto: AP Photo

Existe un debate feroz y llamativo que aborda la cuestión de la inteligencia artificial como un todo benigno o un todo malicioso, nunca equilibrado, donde las máquinas no solo serían eficientes, sino conscientes de su propia eficiencia. Y, en un paso más hacia el futuro, serían capaces de tomar decisiones por sí mismas y, quién sabe, comprender emociones como el amor o el miedo. Pues bien, Mark Zuckerberg y Elon Musk, que no solo conocen el tema sino que persiguen la forma de sacar rendimiento económico de este, se han enzarzado recientemente en un reparto de golpes en el que nada está improvisado.

Elon Musk, conocido por su capacidad creativa, avivó el fuego al describir un mundo de la robótica donde la inteligencia artificial podría volverse contra los hombres. “Sigo haciendo sonar la señal de alarma”, dijo en un encuentro organizado por la National Governors Association. “Hasta que la gente no vea robots recorriendo la calle y matando a personas, no sabrán cómo reaccionar”. El disparo de cerbatana fue directo contra las autoridades, a quienes responsabiliza de vivir despreocupados y sin legislar ante un peligro que se acerca a toda velocidad.

Por qué la lucha de Zuckerberg y Musk por la inteligencia artificial es una lucha de egos 2
Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. | Foto: Jonathan Ernst/Reuters

Aquellas palabras retumbaron en los oídos del alma máter de Facebook, Zuckerberg, que con un tono sereno y sin levantar la voz acusó a Musk de ser un “pesimista” y un “irresponsable”. Musk devolvió el golpe directamente a la mandíbula: “He hablado con Mark sobre el tema. Su comprensión de la materia es limitada”.

El cruce de reproches fue espectacular y revelador y dejó a las claras que existen dos personalidades opuestas y enfrentadas y dispuestas a ganarse el terreno o a retroalimentarse con su existencia. Resulta sorprendente que dos grandes empresarios –tradicionalmente, los empresarios han preferido mantenerse alejados de los focos y construir su influencia más allá de los micrófonos- expongan sus planteamientos tan abiertamente, y además que lo hagan sin profundizar en absoluto. A fin de cuentas, todo se debe a un moldeamiento de la imagen, a un atiborramiento del ego.

Varios expertos han comparado a Elon Musk con Tony Stark, protagonista de Iron Man

El profesor Ian Bogost supo caricaturizarlo con acierto en un artículo de The Atlantic; en este queda patente que la inteligencia artificial queda en un segundo plano cuando hablamos de imagen y de marca. Debemos tener en cuenta que nuestra imaginación se ha nutrido de las historias de ciencia ficción, de las películas fatalistas, de los cómics de Marvel. También la de los magnates. Bogost se esfuerza por encontrar paralelismos y acaba dando en la diana: hay mucho que ver entre Tony Stark y Elon Musk.

Para quien no conozca los libros –o las películas- de Iron Man, Stark es un ingeniero que aprovecha una herencia económica generosa para desarrollar todo tipo de inventos innovadores. Un día, un grupo de terroristas lo secuestra para que fabrique un arma de destrucción masiva y, durante su cautiverio, Stark crea una coraza de metal que incorpora las armas de las que se vale para escapar y convertirse en un superhéroe. El paralelismo con Musk, aunque hiperbólico, tiene su explicación: Musk tenía 28 años cuando vendió su primera compañía, Zip2, por 307 millones de dólares a Altavista; y 31 cuando hizo lo propio X.com –rebautizada como PayPal– por 1.500 millones de dólares a eBay. El dinero de la última operación lo repartió con su socio Peter Thiel, quien decidió convertirse en un inversor de riesgo.

Por qué la lucha de Zuckerberg y Musk por la inteligencia artificial es una lucha de egos 1
Elon Musk, ante una pieza de Hyperloop. | Foto: Mónica Almeida/Reuters

A diferencia de Thiel, Musk apostó por crear una compañía que liderara la carrera aeroespacial (SpaceX), una compañía de coches eléctricos y autónomos (Tesla), una compañía que produjera energía solar (SolarCity) y una compañía que diseñara y construyera el medio de transporte más rápido y revolucionario hasta la fecha (Hyperloop). El estadista norteamericano Mark Palko llegó a llamar a Musk el “Tony Stark real”.

Por otra parte, encontrar paralelismos con Zuckerberg resulta más complicado, incluso para el imaginativo Bogost. Si lo trasladaran al cómic, ¿quién sería? ¿Peter Parker? ¿Reed Richards?

Cuando Musk y Zuckerberg hablan de inteligencia artificial, lo hacen construyendo templos: posicionándose políticamente, creando el personaje público. También incorporando sus deseos como padres espirituales de las empresas que están transformando el mundo. En este sentido, quizá Musk tenga la capacidad de conectar de un modo más intenso con los usuarios; mientras Facebook trata de tomar el sistema y extender su poder a todos los sectores –la influencia de la red social en las últimas elecciones de Estados Unidos así lo evidencia–, Musk habla de buscar vida más allá de la Tierra, de colonizar planetas, de crear túneles supersónicos, de producir energía barata e infinita. Musk es el hombre que construye sueños.

Continúa leyendo: 5 personajes que deberías querer pero realmente odias

5 personajes que deberías querer pero realmente odias

Nerea Dolara

Foto: HBO
HBO

Hay personajes que fueron escritos para ser queridos, pero en un momento del camino los espectadores sencillamente ven sus costuras y el odio comienza.

Con la llegada de la séptima temporada de Juego de tronos reaparecen las discusiones sobre tramas y sobre personajes. Una de ellas, sostenida desde el primer año de la serie, es si Jon Snow es soportable o no. Sí, en Juego de tronos hay peores personajes (sí habitantes de Dorne, hablamos de ustedes) pero Jon Snow es de esos que genera dicotomías de amor y odio. Algunos piensan que es honorable y guapo, otros que es tonto y se preguntan de qué va su cara de lloro perpetuo. Jon debería ser un héroe sin dudas, el bastión de lo bueno y lo decente en una tierra corrupta y violenta, pero su existencia, sus decisiones y la actuación de Kit Harington lo han convertido en alguien que amasa una creciente lista de haters.

El bastardo de Ned Stark no es el único personaje que el público debería adorar sin tapujos y que se ha ganado enemigos. Hay más ejemplos, ninguno intencionado, de personajes principales en series que han pasado a la historia como lo peor de sus shows. Aquí algunos.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 4
Ted Mosby, el incorforme insoportable.

Ted Mosby en How I Met Your Mother

Tal vez el ejemplo más claro de la historia reciente de la televisión. El protagonista de esta sitcom, narrador en off en el futuro de la historia de cómo conoció a la madre de sus hijos y en versión presente, comienza como un decente galán de comedia romántica: un poco intenso, con intereses intelectuales, buen humor… un “buen partido” o por lo menos alguien con quien saldrías en una cita (aunque tras la primera te diga que te ama… o haga un Mosby como terminó por llamarse esta movida en la serie). Pero en la medida en que el tiempo pasa y sus quejas incesantes sobre la ausencia de la mujer de su vida y sus ganas de casarse, además de su deleznable elección de parejas y su obsesión insana con Robin, Ted se convirtió en el peor personaje de la serie; a un nivel que amenazó la audiencia fiel del programa y que generó decenas de artículos indagando sobre sus defectos.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 3
Tara, la mejor amiga de Sookie era lo único que hacía aparecer a Sookie como alguien medianamente decente.

Tara en True Blood

Puede que la serie de Alan Ball tuviese menos espectadores que HIMYM pero quienes veían esta desquiciada historia de vampiros eran fieles. Eso hasta que Tara aparecía en pantalla. Su presencia significaba el momento de ir al baño o a buscar algo de comer. La mejor amiga de Sookie se convirtió en un peso insoportable muy pronto en la historia. La pobre actriz encargada de interpretarla, Rutina Wesley, no tenía ninguna culpa. De hecho, lograba insuflar a Tara de alguna humanidad en medio de sus melodramáticas e insoportables tramas. En una serie en que la muerte era pan de cada día los espectadores soñaban con ver perecer a Tara. Y cuando por fin pasó (tras lidiar con una madre borracha, una conversión a vampiro que nunca quiso, un secuestrador desquiciado… y más) no murió realmente, se convirtió en un espíritu insoportable que aparecía pero no lograba comunicarse… vamos, el tipo de espíritu en que se convertiría alguien como Tara.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 2
Rory, rostro dulce, personalidad amarga y mediocre.

Rory Gilmore en Gilmore Girls

Vale, puede que cuando la serie se estrenó quien la viera pensara que la niña brillante de ojos azules era encantadora y extraña de una forma adorable. Revisitar la serie implica ver cómo Rory pasa de ser una niña estudiosa y tímida a una adulta con la creencia de que el mundo le debe adoración y oportunidades sólo porque ella es ella. Su trato indiferente del dinero (habiendo sido criada por Lorelai, que huyó de sus privilegios, en una vida de clase media), su abuso de su posición (o sencillamente su incapacidad de ver que otros no la tienen tan fácil como ella), su trato de ex parejas o de su madre y su incompetencia profesional (sí, Rory no es buena periodista, y Amy Sherman Palladino probablemente quería que todos lo supiéramos, no es gratuito que Mitchum Huntzenberger se lo diga abiertamente) la convierten en un personaje bastante antipático. Y ya ni hablar de los cuatro episodios del revival en que Rory olvida constantemente terminar con su novio, mientras se acuesta con alguien comprometido, se acuesta con una fuente en medio de un reportaje, se queda dormida en medio de una entrevista y opta por un trabajo y se indigna cuando le piden lo que a cualquier persona le pedirían en una entrevista de trabajo.

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 1
Rachel, puedes sacar a la chica del Uptown neoyorquino, pero nunca al Uptown neoyorquino de la chica mimada.

Rachel Green en Friends

Sí, esto puede ser escandaloso pero no es descabellado. Sólo piensen un poco. Sí, Ross es el “amigo” más detestado comúnmente pero Rachel reúne una serie de cualidades que, si se enumeran, describen a una persona detestable (Jennifer Aniston es tan buena que se ganó el corazón de muchos): es mimada hasta niveles indescriptibles (ejemplo: es incapaz siquiera de empacar cuando tiene que mudarse de casa de Mónica, que sí es la casa de Mónica no de ella); es egoísta (ejemplo: ni sabe dónde está el cuarto de la basura en su edificio, porque jamás colabora); es mala en su trabajo (ejemplo: básicamente todas las escenas con el Sr. Zellner, además de sus propias menciones a su incompetencia, o el hecho de que contrata un asistente porque está bueno y no a quien se merece el empleo); es egocéntrica (no le importa utilizar, por ejemplo, los sentimientos que el pobre Gunther tiene hacia ella, o sencillamente es incapaz de interesarse en nada que le interesa al hombre que “ama”); cuando las cosas no son sobre ella hace que sean sobre ella (como cuando besa a Ross el día del compromiso de Mónica y luego se indigna porque Mónica se molesta porque intente robarle su momento); es caprichosa (le gusta Joey de repente, sin importarle que puede dañar a Joey o Ross, y luego deja de gustarle así como así o el hecho de que se robe el nombre de bebé que Mónica tiene pensado desde la niñez); es una mala madre (esto no es su culpa realmente, Emma y Ben son fantasmas y la versión de paternidad y maternidad en la serie es seguir con tu vida y dejar a tus hijos con cualquiera para tomar café con tus amigos)… hay más características, pero el punto se entiende, ¿no?

5 personajes que deberías querer pero realmente odias 5
¿Necesitamos decir algo más?

Dawson en Dawson’s Creek

La serie lleva su nombre en el título, pero Dawson se convirtió rápidamente en el personaje más detestable de la historia. De hecho, inicialmente la esencia de la narración iba de su relación con Joey y el amor de ambos. Al final su chica terminó con su amigo, Pacey, el verdadero amor de Joey. Y Dawson se quedó sólo y llorón y obsesionado con el cine (no de forma seria, sino de forma infantil… porque era inmaduro a niveles insospechados). Nadie añora a Dawson… Era un adolescente con ínfulas de grandeza, machista (¿o nadie recuerda cómo trató a Jen por no ser virgen?), obsesionado con el sexo, condescendiente y básicamente el tío en bachillerato que todos habrían detestado.

Save

TOP