Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver

Clara Paolini

Foto: Clara Paolini
The Objective

Llega a Madrid ‘El Paseo de Robert Walser’, una propuesta de literatura viva, de teatro de calle, caminado, caminante… Un site specific entre la deriva situacionista y  curso intensivo de aprendizaje flâneur. Dentro del ciclo Teatro Raro organizado por CiudaDistrito, el singular escritor suizo, reencarnado en el actor Esteban Feune de Colombi e impulsado por la dirección del polifacético creador barcelonés Marc Caellas, recorre las calles de la capital.

 

La prisa, el pensamiento egocéntrico, la obsesión por la productividad y las notificaciones del whatsapp han provocado una epidemia de ceguera. Caminar con la mirada atenta se ha vuelto raro. Observar la vida que fluye alrededor de nuestra individualista burbuja es un acto insólito. Pasear sin rumbo, pura extravagancia. A no ser que los elementos del contexto se interpongan en nuestra meta, no encontramos utilidad en “malgastar” nuestra atención en ellos. Miramos la ciudad pero no la vemos. Pocos parecen buscar la belleza en los detalles, y aún más extraño resulta quien consigue encontrarla, disfrutarla, compartirla.

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver 2
Un educadísimo y pausado Walser saluda a todos y cada uno de los asistentes al paseo. | Foto: Clara Paolini / The Objective.

Para qué disminuir el paso cuando lo urgente hace desaparecer lo verdaderamente importante. Por qué pasar las horas cazando lo estético y poético de la realidad, con lo fácil que es entretenerse con lo artificial servido en menú a la carta. Quién queda en este mundo que enseñe el arte perdido de sorprenderse con lo aparentemente anodino. La respuesta la tiene un hombre que vuelve de entre los muertos para recordarnos lo esencial: Robert Walser. Admirado por escritores como Kafka o Herman Hesse y reivindicado en nuestro tiempo por un buen puñado de mentes lúcidas (con Vila-Matas a la cabeza), el escritor suizo es una rara avis capaz trastocar las percepciones de quienes le descubren. Ya sea través de sus novelas y cuentos o, como en esta ocasión, conociéndole “en persona”, Walser supone un curativo hallazgo contra la anestesiante indiferencia.

La oportunidad de recorrer las calles de tu propia ciudad de la mano de uno de los autores más singulares del siglo XX no se presenta todos los días y sin duda, hay que aprovecharla. Un par de de días antes de los paseos que tendrán lugar en el barrio de Villaverde durante el fin de semana, Robert Walser acude a su cita cerca del metro de Noviciado, donde le esperamos 12 espectadores-acompañantes. Somos la audiencia un inusual experimento teatral, a punto de empezar el paseo. Se acerca por la calle San Bernardo el hombre del bombín vestido de traje, apoyando su cojera sobre un paraguas verde. Al llegar ante su público, Robert Walser ofrece un prolongado apretón de manos a cada uno de los asistentes mirándoles a los ojos fijamente. Con esto, el personaje deviene en persona y los espectadores, en cómplices.

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver 5
Una nube, una indiscreta conversación en un balcón o la práctica de una cantante de ópera. | Foto: Clara Paolini / The Objective.

Su caminar, rítmico y sosegado, se detiene en pausas periódicas. Mira hacia arriba, observando el cielo y las ignoradas superficies superiores de las fachadas. Mira al frente, diseccionando las conversaciones de los transeúntes que se cruzan a su paso. Mira al suelo, encontrando pequeños trozos de papel o los restos de un árbol talado, como un pequeño homenaje a vidas pasadas. Mira, en definitiva, la vida y nosotros con él. Para que la ciudad cobre vida basta con imitar sus ojos curiosos. Y para sumergirse en el camino, es suficiente escuchar sus lúcidas diatribas: Walser critica la superficialidad y pone en duda el buen gusto frente a una peluquería, se queja de aquellos que le juzgan dirigiéndose a la cámara de seguridad de un banco, mientras espera el semáforo desprecia a los ocupantes de los coches, opina que las nubes hacen el cielo más humano, se posiciona contra la extendida necesidad de consumo, verbaliza ensoñaciones mirando una bonita casa en la que le gustaría vivir…

Le seguimos en fila india a través de una tienda de todo a cien ante la atónita mirada de la dependienta asiática, descubrimos el espectáculo improvisado de dos acróbatas sobre un monociclo en la Plaza del 2 de Mayo, rechazamos la oferta de la encargada de la Escuela de Artes y Oficios que insiste en que entremos a ver una exposición.  La dependienta de una librería le ofrece a Walser el libro más vendido provocando carcajadas con su elección y observamos cómo engulle tortilla de patata mientras tomamos una copa de vino. Hay señoras que saludan desde los balcones al ver pasar a la atenta comitiva, hombres que nos increpan sintiéndose ofendidos por nuestro repentino interés en su otrora privada conversación telefónica; hay niños, graffitis, perros, escaparates, viejitos con bastón que se mueven al mismo compás de nuestro anfitrión. Hay infinitos detalles con importancia que, por primera vez, dejan de pasar desapercibidos.

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver 4
¿Realidad o ficción? ¿Importa? | Foto: Clara Paolini / The Objective.

En la propuesta de la formamos parte lo planeado se mezcla con el azar y, durante el paseo, se entrelazan constantes y variaciones. No hay límite entre realidad y ficción porque El paseo con Robert Walser es algo así como una realidad ficcionada. De las más de 60 funciones que Feune y Caellas han llevado a cabo por todo el mundo, ninguna ha sido la misma. En todas, el texto es el mismo. En todas, se buscan de antemano los elementos que forman parte indispensable de la trama. En todas, Robert Walser es Esteban Feune luciendo el traje heredado de su abuelo, su bombín y su paraguas verde. Sin embargo, en ninguna el cielo era exactamente igual al de Madrid aquella tarde de octubre del 2017. En ninguna, Walser anotó la misma matrícula del coche que le impidió el paso en la Calle Divino Pastor. Nunca antes el camarero del bar de la esquina había disfrutado de la ópera que una cantante le ofreció desde el balcón durante su descanso.

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver 6
Esteban Feune de Colombi en su “Walser”. | Foto: Clara Paolini / The Objective.

Explica Esteban Feune que “pasear con Robert Walser tiene mucho de espontáneo, de intriga y de curiosidad. Es una especie de ciencia ficción invertida”. Los acompañantes, por supuesto, tampoco son nunca los mismos y cada cual descubre el entorno a su antojo, “porque uno va caminando por lugares que quizá ya conoce pero con una cadencia casi imperceptiblemente lenta, y eso hace que vayamos descubriendo un montón de cosas que están ahí, en la realidad, pero que solemos pasar por alto. Un árbol torcido, una tira colgando de un árbol, un caminito de hormigas… Cosas muy simples, que al mirarlas con cierta sensibilidad se resignifican y se convierten en algo con un valor poético muy grande. Eso es algo que se ve reflejado en general la obra de Walser como novelista y como cuentista. Es lo que también tratamos de hacer con esta propuesta”.

No sorprende escuchar a Marc Caellas comentar que se siente más cercano a Francis Alÿs, el artista de inspiración paseísitica por antonomasia, que a esos textos dramáticos llenos de acotaciones que considera horribles, donde el espacio para lo inesperado es ínfimo. Como hizo Alÿs en The Collector, paseando por México mientras recopilaba objetos, nuestro particular Robert Walser va acumulando números de teléfonos de anunciantes de pisos y cursos de los muros madrileños. O como hizo el artista belga al pasear su famoso bloque de hielo por las calles de México, el escritor reencarnado también arrastra a sus acompañantes sin un objetivo concreto. En su acción no hay un fin, sólo un proceso que se llena de sentido mientras desaparece al ejecutarse.

El Paseo de Robert Walser: Cómo mirar para aprender a ver 3
“Algo absurdo, sí, pero este absurdo tiene una boca preciosa y sonríe.” Robert Walser. | Foto: Clara Paolini / The Objective.

Comenta Esteban Feune de Colombi quitándose la máscara del escritor: “Lo que uno aprende leyendo a Walser en general y El Paseo en particular es a permitirse mirar con otros ojos, que son en el fondo los mismos, a otro ritmo. Es un ritmo que uno ya lleva dentro pero que dejó de lado porque está apurado o porque no hay tiempo, y cuando se logra eso, ya es una conquista. Ya queda dentro de uno y empieza a mirar a lo Walser. Esa es la magia principal de El Paseo y tal vez de la obra”.

La forma de entender el mundo de Robert Walser siempre estuvo en peligro de extinción pero afortunadamente hay quien sigue sus pasos para reaprender la utilidad de lo “inútil” de una forma profunda, personal y activa que supera los consejos de Nuccio Ordine. Lo importante no es siempre lo urgente y es en el paseo y la deriva donde la existencia cobra al fin un sentido más allá de las lógicas impuestas. Caminar tiene un componente político, ya que significa negarse a ser domesticado. A fin de cuentas, es posible que esa libertad de pasear, mirar y descubrir insignificantes bellezas sea de las pocas que nos queden en este mar de prisa, pensamiento egocéntrico, obsesión por la productividad y notificaciones del whatsapp.

Continúa leyendo: Contra la navidad

Contra la navidad

José María Albert de Paco

Foto: JON NAZCA
Reuters

Cuánto añoro las Navidades sin afeites ni plusvalías, aquellas en que sólo se celebraba eso, la Navidad, y  que habrían de pasar a la historia por frugalidades como los tortazos de Lussón a Codeso, las empanadillas de Encarna o que una niña de San Ildefonso fuera negrita. Aquellas Navidades, en fin, cuya luz se descomponía en expectación, contento y melancolía, y que apenas precisaban de alegorías mundanas, como no precisa el fútbol del rugido de la vida. Un Belén entrañaba la posibilidad de que los niños rehiciéramos el mundo con arreglo a un orden que intuíamos trascendente, y Dios atendía la disposición de los patitos en el río con el mismo celo con que hubo de velar la construcción de las más excelsas catedrales góticas, siendo así que el poblado entero parecía hallarse bajo una tutela cenital, un ojo de halcón hogareño que nos impelía, al pasar frente a la librería, a mover unos milímetros una oveja rezagada, evitando así su descarrío, o a enderezar la fila por la que discurrían los Reyes Magos, en un vívido remedo de la Cabalgata que en la noche del 5 recorrería la ciudad. O a abrigar al Niño, no fuera a coger frío. Nunca tuve la impresión de estar ante una maqueta. Y sí la tengo hoy, en cambio, al ver los belenes institucionales, esas soft parades inclusivas, transgresoras, sostenibles y aun antifascistas, inequívocamente comprometidas con la política de déficit cero y quién sabe si portadoras, a modo de pasatiempo infantil, de un mensaje cifrado de solidaridad con los presos.

Unas Navidades que son, definitivamente, más, mucho más que unas Navidades. O lo que es lo mismo: menos.

Continúa leyendo: Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Dabiz Muñoz: "La especia que alimenta mi vida es la ambición"

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

DiverXO presume de ser el único restaurante de Madrid dirigido por un chef con tres estrellas Michelín, Dabiz Muñoz, y eso se nota, siempre está lleno. Se puede reservar a través de su web, pero seguramente no encuentres mesa libre, al menos, hasta dentro de seis meses. Dabiz consiguió su primera estrella en 2010; la segunda, apenas dos años después, y la tercera en 2013. La ambición es lo que mueve a este mediático cocinero, que tiene dos restaurantes en Madrid (DiverXO y StretXO) y otro en Londres,  pero que ya planea inaugurar en 2018 otro en la capital española. Dabiz nos ha abierto  las puertas de “su templo”, DiverXO.

De puertas hacia fuera, se respira tranquilidad, un trato exquisito, exclusividad; de puertas hacia adentro, la cocina de DiverXO es un hervidero, la gente no para, los fuegos están a tope, cada trabajador, centrado en una tarea, y los camareros hacen “malabarismos” para no chocar con nadie y sacar los platos preparados. El resultado final es, sin duda, extraordinario, todo llega perfecto a la mesa de los comensales.

¿ Alguna vez imaginaste estar en la cúspide de la gastronomía española?

No sé si lo que me he imaginado es estar en la cúspide de nada. Yo siempre he soñado grande y sigo haciéndolo, he soñado con hacer grandes cosas que tenían que ver con DiverXO, al igual que ahora tienen que ver con StreetXO, o con todo lo que hagamos. Lo importante es que siempre he tenido claro que cuanto más grande sueñas, más grandes son los sacrificios, y he sido consecuente con ello. Así funciono yo, a través de grandes retos y objetivos que me voy marcando.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 1
El chef Dabiz Muñoz prueba un plato antes de que salga de cocina. | Foto: Jorge Raya/The Objective

¿Qué nos puedes contar de la apertura de un nuevo restaurante en Madrid?

Pues os puedo contar poco, pero estará abierto a comienzos del verano de 2018, que no se parecerá en nada a DiverXO y StreetXO y que creo que va a redefinir un poco nuestras propias reglas dentro del mundo ‘XO’ otra vez.

¿Cuál es la especia esencial en tu vida?

Per se no es solo una especia, es una mezcla de especias, que es el curry tailandés. Puede ser una mezcla de entre dos y 15 especias secas y otros seis u ocho condimentos húmedos. Quizá este sería el paquete de especias sin el que no podría vivir. Que no sea per se, la especia que alimenta mi vida es la ambición.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 5
Un cocinero monta un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cuál es el precio de la ambición?

Creo que la ambición es necesaria para progresar, cada uno tiene su concepto de vida y cada uno tiene sus retos y objetivos en la vida. Pongo en una balanza lo que he perdido y lo que he ganado, y soy muy feliz. A mí nadie me ha obligado nunca a hacer nada de lo que hago, lo he hecho siempre porque así me ha salido hacerlo y es verdad que yo soy un tipo muy ambicioso, terriblemente competitivo  y que siempre tengo ganas y hambre de más. Esto, evidentemente, tiene consecuencias pero, a mí, siempre me ha merecido la pena.

¿Vale la pena renunciar a algunas cosas?

No conozco a nadie que haya querido conseguir algo y a base de constancia y perseverancia no lo haya conseguido, lo que pasa es que cuando hablamos de esto, a veces la constancia y la perseverancia suponen 15 años de tu vida. ¿Estás dispuesto a hacerlo? Esa es la pregunta. Eso ya es muy personal de cada uno, no creo que nadie sea mejor o peor por ambicionar más o ambicionar menos. Lo que sí creo es que hay que ser consecuente. No concibo el éxito sin un trabajo muy duro detrás.

Una de las lacras que quizá haya detrás de la ambición es la falsa modestia. No pasa nada porque seas ambicioso y a la vez seas consciente de que lo que haces lo haces bien, otra cosa es que caigas en el error de decir que eres el mejor o que eres mejor que el de al lado. Esto es muy subjetivo y no creo en este tipo de valoraciones absolutas. Lo que si que estoy de acuerdo es con competir con uno mismo, cada día ser mejor que tu día anterior, aunque a veces sea difícil de gestionar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 2
Parte del equipo que dirige Dabiz Muñoz en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Qué le dirías a un aspirante a chef?

Sobre todo, si quieres ser cocinero, es porque te gusta mucho cocinar, te gusta hacer feliz a un tercero y tienes pasión por lo que haces. En este sentido, todos los programas de televisión de cocina han tenido muchas cosas buenas, pondero muy positivamente el impacto y la repercusión que han tenido sobre la sociedad y sobre la cultura gastronómica que tenemos en España. Quizá la parte más difícil de gestionar que han tenido estos programas y el boom gastronómico es que muchos chicos y chicas jóvenes, cuando quieren ser cocineros, solamente piensan en el éxito mediático y el reconocimiento social, y eso es un error. A cualquier chico joven que quiera ser cocinero le diría que nunca persiga ese reconocimiento, que ese éxito mediático tiene que ser la consecuencia de lo que hace y nunca tiene que ser el fin.

¿Cómo lograr el éxito en esta profesión?

Yo nunca busqué el éxito, nunca busqué el reconocimiento social, lo que buscaba es tener el éxito de ver mi restaurante lleno cada día, todas las sillas. Para mí, ese ha sido y es el gran éxito. Me voy muy feliz a mi casa cuando tengo los tres restaurantes llenos, que a día de hoy lo están siempre, y sobre todo cuando la gente que ha venido a comer te dice que es espectacular y le ha encantado. Para mí, esa es la definición de éxito en mi profesión.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 4
En DiverXO se cuida hasta el último detalle | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Cómo es colaborar con la ONG ‘Un inicio’?

En un principio empezamos a colaborar con la ONG Cesal, pero luego hubo una escisión en la organización y continuamos trabajando con la ONG ‘Un inicio’, que al frente de ella está Eduardo Roselló, un tipo que conocí hace ocho años, un loco que se dedicaba a la docencia y que hace dos años lo dejó para montar su propia forma de entender la ayuda a chicos que están en riesgo de exclusión social, a través de la cocina. Él no sabía nada de cocina hace ocho años, pero a base de ser un tipo con mucha constancia y muy terco, estuvo trabajando en DiverXO y otros restaurantes, consiguió aprender.

¿Y con Eduardo Roselló?

Roselló tiene mucha hambre por conseguir cosas en ese mundo de la ayuda social. Yo me siento muy vinculado a él y a todo lo que haga él; colaboro con Eduardo en muchas cosas que se ven y en otras muchas que no se ven. Creo mucho más en las personas que en los discursos y en lo que sucede de puertas hacia afuera. Edu es un tipo al que merece la pena conocer y seguir.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 6
El chef elabora una salsa en la cocina de DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

¿Una causa por la que merezca la pena luchar?

A lo largo del año colaboro con muchas causas. Tengo un amigo que se llama Carlos Matallanas y tiene Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad terrible que a día de hoy no tiene cura y no tiene un tratamiento definido. Carlos es amigo mío de la infancia, jugábamos juntos al fútbol, pero después perdimos el contacto. Años después supe de él a raíz de su enfermedad. La ELA es una enfermedad que es muy fastidiada, poco a poco te va menguando y mermando las posibilidades físicas y en ocasiones las psicológicas. Es una enfermedad muy triste y por la que merece la pena luchar.

Dabiz Muñoz: "la especia que alimenta mi vida es la ambición" 7
Un cocinero prepara un plato en DiverXO | Foto: Rodrigo Isasi/The Objective

Continúa leyendo: Madrid se vuelca con la Gran Recogida de Alimentos y bate récord

Madrid se vuelca con la Gran Recogida de Alimentos y bate récord

Natalia Salguero

Foto: Natalia Salguero
The Objective

Una vez más los madrileños han dado a conocer su lado más solidario. El Banco de alimentos de Madrid ha recogido más de 2,8 millones de kilos (2.832.961 ) de productos no perecederos destinados a personas sin recursos económicos. De esta forma, la entidad ha conseguido superar en un 12 % el objetivo, fijado en 2,5 millones de kilos. La recolecta tuvo lugar durante la V Gran Recogida de Alimentos celebrada los días 1, 2 y 3 de diciembre.

A nivel nacional, la Gran Recogida ha conseguido recolectar 21 millones de kilos. El Banco de alimentos se convierte así en una gran despensa de productos de necesidad primaria que abastecerá las necesidades de sus beneficiarios hasta el mes de marzo. Los receptores, 370.000 personas, 191.000 en la Comunidad de Madrid, que se encuentran en pobreza severa y que tienen que sobrevivir con menos de 342 euros al mes.

“Las entidades benéficas, que en esta ocasión han sido 566, son las que ponen estos productos a disposición de las personas que los necesitan”,  apunta a The Objective Gema Escribá, responsable de La Gran recogida, quien señala que este año se ha batido récord en la Comunidad de Madrid tanto “en tiendas participantes, como en voluntarios y kilos”.  “Los resultados de 2017 han sido mejores que los de todas las ediciones anteriores”, destaca.

Los puntos de donación han sido 1.063, como establecimientos, tiendas y supermercados, y han contado con la ayuda de 21.270 voluntarios que han ayudado a recaudar 2.832.961 kilos de comida.

 1
Carritos de compra donde se transportan los alimentos donados en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

 1
Cajas donde se encuentran clasificados alimentos del mismo tipo en el Banco de Alimentos. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

¿Cómo funciona?

“Los voluntarios hacen turnos de cuatro horas de ayuda en las tiendas para recopilar la donación, posteriormente el donante da los alimentos y los voluntarios los recogen y agrupan en la plataforma del establecimiento o bien los llevan al Banco de Alimentos. Cuando llegan, los voluntarios del Banco los clasifican por tipos de comida. Todos los alimentos al ser clasificados son trasladados a la despensa y distribuidos durante al menos cuatro meses a las personas más necesitadas”, según ha destacado Escribá.

Los alimentos se clasifican en tres almacenes, el de Pinto, el de San Fernando y el de Alcalá de Henares. De las 566 entidades benéficas que colaboran en Madrid, la mayoría son ONG de la Comunidad, aunque también hay de otros perfiles, como casas de acogida, comedores sociales, y parroquias, entre otros.

“Para que las entidades reciban los alimentos, estos deben pasar unos controles, ya que el Banco de Alimentos los custodia y nos tenemos que asegurar de que se entreguen correctamente y de que los reciban quienes lo necesiten de verdad”, ha añadido la responsable de La Gran Recogida.

Voluntarios cargando un furgón para el transporte de cajas de alimentos a otros centros. | FOTO: Natalia Salguero / The Objective

Política de menores

Existe una política de menores para ser voluntario que varía según se colabore en La Gran Recogida o en la clasificación de los alimentos posterior. “Para la clasificación no está permitido que asistan menores de 14 años debido a que en el almacén donde se realiza es una zona industrial que puede ser peligrosa”, ha explicado la responsable del call center, Paquita Navazo, que es voluntaria permanente en el Banco de Alimentos.

“Sin embargo en La Gran Recogida, como consiste en estar en una tienda recogiendo donaciones, no es peligroso y la política es más amplia, admitiendo como voluntarios a niños de ocho años de edad en adelante, con autorización y compañía de un tutor”, ha añadido.

En la página web del Banco de Alimentos aparece toda la información necesaria para ser voluntario, existiendo una gran flexibilidad, ya que se permite elegir el día y la hora que se prefiera. Además se puede llamar al call center por si aquellos que quieran colaborar tienen alguna duda o precisan información.

El Banco de Alimentos de Madrid es una organización benéfica sin ánimo de lucro cuyo fin es conseguir gratuitamente alimentos para distribuirlos, también de manera gratuita, entre entidades benéficas dedicadas a la asistencia y cuidado directo de personas necesitadas.

Continúa leyendo: Gatos, turistas decembrinos y madrileños de adopción... aquí 10 planes para estas fechas

Gatos, turistas decembrinos y madrileños de adopción... aquí 10 planes para estas fechas

Saioa Camarzana

Foto: Carmaglover
Flickr bajo Licencia Creative Commons

En una ciudad como Madrid confluye gente de todas partes y la Navidad es una de esas épocas en las que muchos se sienten lejos de casa y, por tanto, nostálgicos. Pero lo bueno es que, desde que se encienden las luces, la gente parece no pensar tanto en el frío y se nos ilumina cara con una sonrisa melancólica.

Algunos se irán dentro de unos días a sus lugares de origen y ya están contando los días que quedan, otros se quedarán aquí. Para todos hay un plan. Además de pasear por la ciudad para ver las luces y hacerse la foto de rigor bajo el gran árbol de Sol la ciudad ofrece una agenda de actividades culturales para todos los gustos y bolsillos.

Destacamos nueve eventos durante el mes de diciembre y uno para empezar bien el año y plantarle cara a la temida cuesta de enero. También puede servir de idea para un posible regalo de Reyes…

Gatos de Madrid… aquí 10 planes que hacer en estas fechas 4
Taller de Maridaje Mahou | Foto: Cervezas Mahou

Taller de tiraje de Mahou

En la calle Génova número 5 se encuentra la Saborería Mahou, un local en el que actualmente se realizan tres actividades diferentes. Una de ellas es el taller de tiraje, donde enseñan a tirar la caña perfecta y, por supuesto, a detectar si tus baristas lo hacen bien… o no. La actividad, que es gratuita, acepta a 15 personas por sesión y tiene una hora de duración (aproximadamente). Después de aprender a degustar los matices de la bebida es el turno de entrar en la barra, escoger entre dos cervezas Mahou (Cinco estrellas o Maestra) y tirarla tú mismo. Si te interesa ¡corre! porque a partir del 18 de diciembre el local cierra durante unos meses para volver con otras propuestas que ni los propios trabajadores aún conocen…

Noches de flamenco en Café Berlín

Es tiempo de Navidad, de alegría y menear los cuerpos para deshacernos del frío. El flamenco puede ser el antídoto para ello y el lugar es el Café Berlín. El local tiene dos modalidades, por un lado las jam organizadas por el percusionista Bandolero en las que invita a diversos artistas a participar y, por el otro, la programación del propio Café Berlín. El próximo 6 de diciembre será el turno de Josemi Carmona, el 13 estará José Cortés, el 20 le tocará a El Farru y el 27 Kiki Morente. Todos los conciertos flamencos empiezan a las 23.00 de la noche y se pide ganas de pasárselo bien.

Gatos de Madrid… aquí 10 planes que hacer en estas fechas 2
Detrás del Slam Poetry | Foto: Sonia Aroca

Poetry Slam

El miércoles 6 de diciembre (como cada primer miércoles de mes) vuelve el Poetry Slam al Intruso Bar. La cita es muy sencilla: doce poetas se reúnen para recitar sus poemas. Pero tan solo tienen tres minutos para hacerse con un público que, pizarra en mano, puntúa a cada uno de ellos tras su intervención. Este mes coinciden, además, el Spoken Word en el Teatro de las Culturas (el viernes 1) donde convergen la danza, la música y las artes escénicas con poesía recitada en directo y el Slam Internacional (el sábado 2), que tiene el mismo formato que el evento del día seis y se celebra en el mismo lugar, pero con figuras internacionales.

The Illusionists

¿A quién no le gusta pensar en cómo han podido hacer eso a un palmo de nuestros ojos sin que nos hayamos dado cuenta? La magia es uno de esas cosas que, a pesar de que muchos lo consideren un arte para niños, puede impresionar también a los adultos. Magos como Luis de Matos, Gaetan Bloom, Andrew Basso, Josephine Lee, James More, Leonardo Bruo y Yu Ho-Jin llevan años impresionando por todo el mundo. Levitación, adivinación, hipnotismo y desapariciones es lo que promete el espectáculo The Illusionists. Direct from Broadway, que se celebra en el Palacio de los Congresos de Madrid los días 8, 9 y 10 de diciembre con cinco únicos espectáculos.

Gatos de Madrid… aquí 10 planes que hacer en estas fechas 3
Tebeos | Imagen vía Museo ABC

Historia del tebeo. 1917-1977

El museo ABC sigue programando exposiciones populares que pueden servir tanto para pasar un buen rato con los colegas como para que las familias se desperecen y acudan con los niños. En esta ocasión cuenta la evolución del tebeo en nuestro país en el siglo XX. Para algunos quizá sean personajes desconocidos pero para otros, sin embargo, será revivir la niñez y la juventud. Pulgarcito, El Capitán Trueno, Mortadelo y Filemón siguen protagonizando sus hazañas en las paredes del museo. Son 300 piezas entre dibujos originales y 120 revistas que arranca en 1917 con la creación de la ya emblemática, y casi mítica, revista TBO y culmina en 1977 con la aparición de Totem y el paso del cómic para adultos.

Patinar sobre hielo en La Nevera de Majadahonda

En Madrid no tenemos un Winter Wonderland como el de Londres pero sí una pista de hielo en Majadahonda, la más grande de la comunidad, donde arrancarnos a hacer piruetas. O, bueno, a lanzarnos a patinar de modo un tanto más tranquilo para muchos. El hecho es que la pista olímpica está abierta todo el año pero parece que la Navidad invita a sentirnos Macaulay Culkin en Solo en casa. Los patines se alquilan ya (en efectivo, nada de tarjeta para agilizar la cola) y el uso de guantes es obligatorio. Las ganas de pasarlo bien hay que llevarlas de casa.

Gatos de Madrid… aquí 10 planes que hacer en estas fechas 5
Clara Sanchís en la piel de Virginia Woolf | Foto: Teatro Español

Una habitación propia en el teatro

El clásico ensayo feminista de Virginia Woolf lleva de gira por los teatros madrileños desde su estreno en el Teatro Español. Allí colgaron el cartel de ‘agotado’ para todas las sesiones, al igual que ocurrió en el Teatro Pavón Kamikaze. La obra (se representa del 7 de diciembre hasta el 14 de enero en el Teatro Galileo), dirigida por María Ruiz e interpretada por Clara Sanchís, toma las conferencias que Woolf ofreció en octubre de 1928 en dos universidades femeninas de Cambridge. “Les dije suavemente que bebieran vino y tuvieran una habitación propia”, escribe la escritora. En el ensayo repasa el papel de la mujer en la literatura, un oficio dominado en aquella época por los hombres. Su texto, un clásico manifiesto feminista, sigue estando de actualidad.

Rolling dance

¿Te gusta bailar? ¿Y patinar? Sin duda esta puede ser una de las alternativas más divertidas. Esta pista de baile no es una pista más. No te olvides de tus patines (o los alquilas allí), pierde la vergüenza y que el hilo musical haga el resto. Los jueves están dedicados a la música disco de los 80 por lo que, como diría Alaska, ¿A quién le importa lo que yo haga? No importa si lo haces bien o mal solo céntrate en mover la cadera al ritmo de la música. Los sábados están dedicados a las sesiones de DJ’s. Ellos ponen la música y tú el ritmo. Además en este local también dan clases de patinaje para todos los niveles y se pueden celebrar fiestas de cumpleaños. Si no tenías plan… ¡ya sabes!

Gatos de Madrid… aquí 10 planes que hacer en estas fechas
Una de las imágenes del planeta rojo en la Fundación Telefónica | Imagen vía NASA

Marte, la conquista de un sueño

Marte se descubrió hace ya 6.500 años y tras varias misiones al planeta rojo se ha llegado a la conclusión de que puede ser el planeta en el que el ser humano pueda vivir en un futuro. La muestra de la Fundación Telefónica (de acceso gratuito) reúne objetos, láminas y vídeos de las misiones, los descubrimientos y su presencia en la cultura popular. Se dice que entre 15 y 20 años el ser humano podría pisar Marte. ¿Realidad o quimera? Quién sabe pero seguro que hay más que esos marcianos verdes que han retratado diversas películas de ficción.

Inverfest

Si bailar en patines puede servir para despedir el año Inverfest es una opción para dar salida a los turrones y a los excesos de la Navidad. Los festivales musicales no solo son para el verano, se puede gastar la suela de la zapatilla en cualquier momento del año. Por eso, el Teatro Circo Price programa una serie de conciertos que sirve para arrancar el curso. En esta ocasión se celebra del 12 de enero al 4 de febrero y los artistas que pisarán el escenario son variopintos: Carlos Núñez es el encargado de inaugurar el festival seguido de Bebe, M Clan, Andrés Suárez, Goran Bregovic, Iván Ferrero, Rosalía y Raül Refree mientras que Zenet será quien clausure esta edición. Para gustos… colores.  

TOP