Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El perro como elemento humanizador del juzgado

Carola Melguizo

Foto: Mari Junnola
Flickr bajo Licencia Creative Commons

El lazo afectivo que existe entre perros y humanos es tan fuerte que no extraña que recurramos a ellos, nuestros mejores amigos, con fines terapéuticos. Está científicamente demostrado que acariciar a un can, aunque sea un minuto, estimula la producción de oxitocina, hormona que juega un papel fundamental en la regulación del estrés, y libera endorfinas, que son las que nos ayudan a atenuar el dolor y producen sensación de bienestar. En resumen, los perros tienen un efecto calmante sobre las personas. Ayudan a reducir la ansiedad y a conseguir un estado emocional más equilibrado.

El perro como elemento humanizador del juzgado 1
Los perros de asistencia judicial son animales entrenados por profesionales | Imagen vía André Chivinski/Flickr Commons

Para muchos, asistir a juicio puede resultar altamente estresante. Aquí es donde entran en juego los perros de asistencia judicial, que son animales entrenados por profesionales específicamente para acompañar emocionalmente a niños, adolescentes y adultos que han sido víctimas de delitos violentos cuando deben testificar o someterse a cualquier entrevista durante el proceso judicial. La idea es brindar apoyo y atenuar la victimización secundaria.

La iniciativa de llevar a perros de asistencia a los juzgados nace en 2003 en Seattle, Estados Unidos, de la mano de la fiscal Ellen O’Neill-Stephens para casos de la corte de drogas. Tras el éxito de la propuesta, el programa se amplió a víctimas de abuso sexual y violencia intrafamiliar en menores. Poco a poco se fueron sumando estados y un par de años después comenzaron a emplearse, también con mucho éxito, programas similares en Chile y Canadá. Los expertos aseguran que la sola presencia del perro en la sala resulta tranquilizadora para las víctimas.

Perros en juzgados españoles

En 2014, comenzaron a trabajar en los Juzgados de Familia de la Comunidad de Madrid los perros de apoyo judicial de Dogtor Animal. Un servicio pionero en España que obtuvo excelentes resultados y que ya ha ayudado a más de cien niños. Con la presencia de Perros de Apoyo a Menores en Juzgados, se busca tranquilizar a los pequeños y humanizar el complejo proceso en el que se encuentran inmersos. Actualmente, el programa se desarrolla también en los Juzgados de los Penal de la Comunidad de Madrid.

El perro como elemento humanizador del juzgado
Los perros son ideales para Terapias Asistidas | Imagen vía: Leo Rodman/Flickr Commons

En el caso de los adultos, la Fundación Affinity y el Departamento de Justicia de la Generalitat de Catalunya pusieron en marcha en 2015 un programa de terapia asistida por perros, dirigido a las víctimas de violencia de género y/o delitos contra la libertad sexual. La prueba piloto se desarrolló en la Audiencia Provincial de Tarragona y contó con la participaron de 20 mujeres voluntarias. 10 fueron acompañadas por un perro y las otras 10 formaban parte del grupo de control. El objetivo era comprobar que la presencia del perro ayudaba a reducir la ansiedad y el estrés de la víctima antes de entrar a declarar en la sala de juicios donde, probablemente, se encontraría con su presunto agresor.

Los primeros resultados, basados en los test Escala analógica visual de ansiedad y Escala Hamilton de medida de ansiedad (Harsin), han demostrado que los niveles de ansiedad son más bajos en las mujeres que han tenido la compañía del perro. En este caso se trataba de Bob, un golden retriever con una historia de maltrato también muy dura que ahora ya está totalmente recuperado y que forma parte del proyecto Tan Amigos. Maribel Vila, encargada del área de Terapias Asistidas con Animales de Compañía de la Fundación Affinity, asegura: “Lo que hace que los perros sean ideales para llevar a cabo este tipo de intervención es que no juzgan, aceptan a la persona tal como es y sobretodo, ofrecen a la víctima confort a nivel emocional, la tranquilizan y le dan seguridad.”

Continúa leyendo: España no es país para galgos

España no es país para galgos

Carola Melguizo

Foto: Rocío Ávila
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Febrero es el mes de los galgos, pero no por buenas razones. Cuando termina la temporada de caza de la liebre, aumentan de forma significativa los casos de abandono. Eso, en el mejor de los casos, porque la realidad es que muchos son torturados y cruelmente asesinados. Por desgracia, está claro que España no es país para galgos. Actualmente, es el único país de la Unión Europea que permite la caza con perros, lo que tiene como consecuencia que cada año nazcan miles de galgos criados sólo para cazar.

Uno de los factores más preocupantes es lo corta que es la vida útil de los animales en este sector, tres o cuatro temporadas de caza como mucho. Algunos galgueros incluso renuevan a sus perros cada año y los antiguos son simplemente desechados. Organizaciones especializadas calculan que cada año son abandonados en España más de 50.000 galgos. Algunos aparecen deambulando por los pueblos en busca de comida, otros, con menos suerte, aparecen ahorcados y con el microchip arrancado, y otros ni siquiera aparecen.

Por suerte, son muchas las asociaciones que luchan día a día por cambiar la realidad de estos perros. Asociaciones como SOS Galgos, Galgo Leku o Galgos 112, que en esta época se ven desbordadas por el número de abandonos, pero que trabajan todo el año para conseguir que los galgos sean perros de casa y no de caza. Trabajadores y voluntarios que curan las heridas físicas y emocionales de quienes tienen la suerte de ser rescatados y no descansan hasta conseguir el hogar ideal que les garantice el amor y la estabilidad que tanto merecen, muchas veces fuera de España. Alemania, Bélgica y Francia son los países que más perros españoles adoptan.

¿Qué pasa el resto del año?

Aunque cueste imaginarlo, el terrible final no es siempre la peor parte de la vida de un perro de caza. Muchos viven encerrados, en condiciones deplorables y son entrenados con técnicas que incluyen, por ejemplo, obligarlos a trotar cada día más de 15 kilómetros atados a la parte trasera de un coche en marcha. El documental ‘Febrero, el miedo de los galgos’, dirigido por Irene Blánquez Ballester, muestra a la perfección lo dramática que es la situación que viven estos perros. No contiene imágenes explícitas. No las necesita.

Febrero, el miedo de los galgos de Waggingtale Films en Vimeo.

Siglos y siglos de sufrimiento pueden terminar con una legislación que proteja al animal y prohiba, de una vez por todas, la caza con perros. Porque los galgos son los más perjudicados, sí, pero no son los únicos. Podencos y otras razas corren la misma suerte. Las estadísticas de los casos atendidos por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) entre 2012 y 2016 muestran que alrededor del 40% de los perros afectados por algún tipo de maltrato eran perros de caza. Y el último estudio de la Fundación Affinity sobre abandono y adopción establece que el 13% del total de abandonos de 2016 se produjo justo al final de la temporada de caza.

La tradición no puede ser una excusa para mirar hacia otro lado, mucho menos una forma de relativizar el maltrato. #FreeTheGalgo

Continúa leyendo: Los dueños de perros son más felices que los dueños de gatos, pero menos inteligentes

Los dueños de perros son más felices que los dueños de gatos, pero menos inteligentes

Carola Melguizo

Foto: Lottie
Flickr bajo Licencia Creative Commons

En el mundo hay dos tipos de personas: las que prefieren los perros y las que prefieren a los gatos. A simple vista puede parecer algo superficial que se queda en una cosa de gustos, pero la verdad es que va mucho más allá y refleja aspectos importantes de la personalidad y el estilo de vida de cada uno. La relación que existe entre perros y humanos no tiene nada que ver con la que existe entre gatos y humanos. No es ni mejor ni peor. De hecho, ambas son maravillosas. Pero sin duda, son diferentes. Y, como es de esperar, hay científicos que llevan años investigando este tema. Algunos aseguran, por ejemplo, que los dueños de perros son más felices que los dueños de gatos.

Investigadores del Manhattanville College, en Nueva York, examinaron la relación entre mascotas y bienestar con una encuesta realizada a 263 personas y llegaron a la conclusión de que no hay diferencias significativas entre quienes tienen mascotas y quienes no a la hora de medir los niveles de felicidad. Sin embargo, aseguran que entre quienes tienen mascotas sí se pueden establecer diferencias según el animal de su preferencia. Aquellos que comparten su vida con un perro se sienten, por lo general, más felices, con emociones más positivas y por lo tanto más satisfechos con su vida que quienes viven con gatos. Los resultados están publicados en el diario especializado ‘Anthrozoös’ y han servido como base para otros estudios.

Los propietarios de perros tienden a ser más extrovertidos | Foto de Ben Hyrman vía Flickr

Son muchos los elementos que intervienen en la felicidad de una persona y muchas las formas de entender la felicidad. Pero está demostrado científicamente -midiendo los niveles de oxitocina- que los perros brindan más apoyo emocional a los humanos que los gatos. Por la naturaleza del animal, también es evidente que quienes viven con perros tienden a pasar más tiempo al aire libre y son más activos físicamente, factores que se relacionan también con la liberación de serotonina, otra hormona que influye notablemente en nuestro estado de ánimo.

“Tiene sentido que una persona amante de los perros sea más animada, porque quiere estar ahí afuera, hablando con la gente, junto a su perro. Mientras que alguien más introvertido y sensible, tal vez pase más tiempo  en casa leyendo un libro y un gato no necesita salir a caminar.” Apunta Denise Guastello, profesora de psicología en Carroll University, Wisconsin. Según sus investigaciones, las diferencias de personalidad entre quienes prefieren a los gatos y quienes prefieren a los perros están directamente relacionadas con el tipo de entorno que disfrutan más. Pero En uno de sus estudios, Guastello y su equipo de investigadores aseguran que los amantes de los gatos son más inteligentes que los de los perros.

Los propietarios de gatos tienden a ser más independientes | Foto de Markus Spiske vía Flickr

Para la investigación, los psicólogos analizaron pruebas de personalidad e inteligencia de 600 estudiantes y aseguran que aquellos que preferían a los gatos obtuvieron puntajes más altos en las pruebas de inteligencia. Según el estudio, se debe a que, entre otras muchas características, tienden a ser más introvertidos, más sensibles y a tener una mente más abierta, lo que mejora la creatividad y ayuda a la persona a pensar fuera de los límites, pero también hace que cuestionen más todo y tengan problemas para seguir las reglas. Los amantes de los perros, en cambio, por lo general siguen las reglas sin dificultad. También son más activas, transmiten más energía y pasan más tiempo al aire libre. “Es posible que las personas seleccionen mascotas basándose en su propia personalidad.” Concluye Guastello en el estudio.

Aunque las diferencias entre un grupo y otro no son abismales, es importante destacar que las personas que aseguran ser tan amantes de los perros como de los gatos, o incluso convivir con ambos, tienden a parecerse más, en términos de personalidad, a las personas que prefieren a los perros. Otra conclusión interesante que se repite en muchos estudios sobre este tema es que, en lo que a la elección de mascotas se refiere, polos opuestos no se atraen. Información valiosa para investigaciones sobre terapias con animales y estudios sobre adopción y abandono.

Continúa leyendo: San Antón, protector de los animales

San Antón, protector de los animales

Carola Melguizo

Foto: Carola Melguizo
The Objective

Hoy, 17 de enero, se celebra la fiesta de San Antón, protector de los animales. Y como cada año, a pesar del frío, creyentes de toda España llevarán a sus mascotas a la iglesia para que reciban la bendición del Santo. Una celebración de origen religioso que cuenta con un amplio programa de actividades entre las que destacan campañas sociales que buscan fomentar la adopción y la tenencia responsable.

Para la mayoría, las mascotas son un miembro más de la familia. Pero por desgracia, hay animales que viven una realidad que nada tiene que ver con el amor y la estabilidad de un hogar, por lo que el lado solidario de la fiesta es, sin duda, una auténtica necesidad. Según los ‘Estudios de Abandono y Adopción’ publicados por la Fundación Affinity, más de 100.000 perros son abandonados en España cada año. Una cifra escandalosa que demuestra que todavía queda mucho camino por recorrer para encontrar soluciones a la problemática del abandono de animales de compañía. Promover la adopción responsable es un primer paso.

Madrid vive San Antón

Aunque  hay semejanzas, cada ciudad tiene su propia forma de celebración. En el caso de Madrid, la bendición de animales se lleva a cabo a las puertas de la iglesia de San Antón, situada en la calle Hortaleza, número 63. Su párroco, el padre Ángel García, presidente de la Fundación Mensajeros de la Paz, bendecirá junto a otros sacerdotes a todos los animales que se acerquen al templo entre las 10 y las 20 horas. Tradicionalmente, la mayoría de las mascotas asistentes son perros, pero también se pueden ver gatos, tortugas, conejos e incluso peces, porque San Antón, dicen, no hace ningún tipo de distinciones.

“El señor bendiga este animal y San Antón lo proteja de todos los males del cuerpo.”

Como parte de la celebración, a las 17 horas tendrán lugar las vueltas de San Antón, que es como se conoce a la procesión que sale de esta iglesia y recorre las calles de San Mateo, Fuencarral, Hernán Cortés y Hortaleza. Una tradición que suele contar con la presencia de animales de trabajo como los halcones de la Guardia Civil, los perros guías de la ONCE, los caballos de la policía, etc. Durante todo el día se celebrará una misa cada hora, pero las misas solemnes serán a las 12 y a de las 19 horas, y estarán oficiadas por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid.

“Los animales domésticos tienen una creciente presencia en la ciudad y contribuyen al bienestar y la felicidad de las personas que los adoptan y se benefician de su compañía. Son seres vivos y estamos obligados a facilitarles una existencia digna. Porque no son juguetes que se puedan abandonar.”

Durante todo el día, se venderán también en la puerta de la iglesia los panecillos de San Antón. Hay quien dice que hay que guardar uno para el año siguiente con una moneda debajo para que no falte el dinero. Como actividad complementaria, en los centros culturales municipales se podrá ver durante todo el mes de enero la exposición ‘La mejor opción es la adopción’, que recuerda que los animales no son juguetes y promueve la adopción responsable. Dos de los pilares fundamentales de la celebración de San Antón este año. En palabras de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid: “Los animales domésticos tienen una creciente presencia en la ciudad y contribuyen al bienestar y la felicidad de las personas que los adoptan y se benefician de su compañía. Son seres vivos y estamos obligados a facilitarles una existencia digna. Porque no son juguetes que se puedan abandonar.”

Hoy se pone fin a cinco días de celebración en honor a San Antón en los que los animales son los auténticos protagonistas. El Ayuntamiento de Madrid, la iglesia de San Antón y los comerciantes de la zona de Chueca unen fuerzas para promover la tenencia responsable y garantizar la calidad de vida de los animales de la ciudad.

Continúa leyendo: 7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

Carola Melguizo

Foto: David Whelan
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Las temperaturas mínimas se desploman. El temporal de viento, nieve y lluvia pone en aviso a varias provincias y nos obliga a extremar las medidas de seguridad necesarias para evitar las enfermedades respiratorias y los procesos catarrales, especialmente en el caso de los niños y de las personas mayores de 65 años, para quienes el invierno puede ser una auténtica amenaza. Los perros, en cambio, suelen ser los grandes olvidados, cuando la realidad es que el frío puede ser tan duro para ellos como para nosotros. A veces incluso más.

Algunas razas (pocas) tienen un pelaje grueso que las protege de las bajas temperaturas de forma natural, pero incluso en esos casos debemos prestar atención a las zonas que están más expuestas como las orejas y las almohadillas. Si tú tienes frío, lo más probable es que tu perro también. No hay que esperar que tiemble o lloriquee para ofrecerle abrigo. Sin embargo, el frío no es el único aspecto que debemos controlar. Para evitar complicaciones y garantizar que tu perro pasa un buen invierno, sigue estas recomendaciones:

  1. Cuida su alimentación.

    Es cierto que para combatir el frío se consumen más calorías, pero por lo general el nivel de actividad física disminuye durante los meses de invierno y corremos el riesgo de sobrealimentar al animal. Por eso es importante ajustar la cantidad de comida a sus necesidades, eligiendo siempre el alimento que mejor se ajuste a su edad, su tamaño, su peso y su estilo de vida.

  2. Mantenlo hidratado.

    Para evitar la deshidratación y la tentación de comer nieve o beber agua de lluvia, es muy importante que el perro tenga acceso a un cuenco de agua limpia y fresca en todo momento.

  3. Ajusta el horario de los paseos.

    El ejercicio es fundamental para la salud física y mental del perro. Los paseos diarios no son negociables, pero sí podemos hacer ciertos ajustes. Si tus otras responsabilidades diarias te lo permiten, evita salir con tu perro muy temprano por mañana o muy tarde en la noche, que es cuando las temperaturas son más bajas.

  4. Evita la exposición a sustancias químicas peligrosas.

    El anticongelante tiene un sabor dulce que resulta atractivo para los perros, pero es muy tóxico. Una pequeña dosis puede resultar mortal. Por otra parte, la sal y otros productos utilizados para el deshielo de las calles pueden causar irritación en las patas. Cuando se trata de perros muy sensibles o de condiciones meteorológicas extremas, se recomienda el uso de botas, pero si no es el caso, bastará con limpiar bien sus patas después de cada paseo.

  5. No le cortes el pelo.

    Al menos no demasiado. Para algunas razas es inevitable, ya que el pelo crece de forma contínua, pero no es recomendable dejarlo muy corto, mucho menos afeitarlo. Pero tampoco hay que exagerar con el largo, lo ideal es hacer un corte que le resulte cómodo al animal y al mismo tiempo lo proteja del frío.

  6. Protege sus almohadillas.

    A pesar de tener una piel resistente, preparada para los cambios de temperatura, el frío puede resecar y agrietar la zona de las almohadillas. Mientras más hidratadas estén, menos probable es que se vean afectadas. Para mantenerlas en buen estado, puedes utilizar una crema hidratante desarrollada específica para este fin. Hay muchas marcas en el mercado, algunas se pueden usar también en la trufa.

  7. Ayúdalo a descansar bien.

    Durante el invierno, los perros pasan mucho más tiempo durmiendo. Para garantizar un buen descanso,  la cama debe estar en un lugar cálido, sin corrientes de aire y debe tener un colchón lo suficientemente mullido como para no permitir que traspase el frío del suelo. Una mantita nunca está de más.

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno
No todos los perros toleran el frío de la misma forma | Lari Hirvonen vía Flickr

Y por favor, no lo dejes nunca solo en el coche. El riesgo de hipotermia es real y las consecuencias pueden ser muy graves. Afecta el corazón, la respiración y en los casos más graves puede causar incluso la muerte.

TOP