Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92

Marta Ruiz-Castillo

Foto: Julio Munoz
EFE

La Exposición Universal de Sevilla de 1992, más conocida como Expo’92, significó un antes y un después para la capital andaluza, que durante seis meses se convirtió en el centro del mundo, y para el conjunto de España. Situada en los terrenos de la Isla de la Cartuja, donde se ubica el que fue antiguo monasterio de los monjes cartujos, la Expo’92 acogió a 112 países, 23 organismos internacionales, seis empresas y las 17 Comunidades Autónomas españolas. Se cumplen ahora 25 años de aquel 20 de abril en el que España dio sus primeros pasos hacia el siglo XXI, demostrando de lo que era capaz de hacer a pesar de los inconvenientes, de los agoreros y de las luchas políticas que no impidieron que la Exposición Universal fuera todo un éxito.

Visitada por 40 millones de personas, la Expo supuso un acercamiento a costumbres y culturas de diferentes países en torno a los pabellones, algunos de impresionante calidad arquitectónica. Además, los visitantes disfrutaron de multitud de actividades culturales y lucrativas al tiempo que el recinto sirvió como lugar de encuentros políticos y económicos que afianzaron los lazos entre países diferentes y, sobre todo, entre Sevilla y el resto del mundo.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92
El 10 de octubre, dos días antes de la clausura de la Exposición Universal, fue recibida la visitante 40.000.000 | Foto: Efe

Un cuarto de siglo después, la Isla de la Cartuja mantiene aún muchos de sus pabellones, y lo que en un día fue un erial es ahora un lugar de recreo, de encuentro y de recuerdos.

Historia de un recinto único

La Exposición Universal de Sevilla se erigió en el margen derecho del río Guadalquivir, en el territorio que llega hasta el canal conocido como corta de la Cartuja.

Su nombre se debe a que en el año 1400 se fundó en esta zona el monasterio de Santa María de las Cuevas, de la orden de los cartujos, más conocido como monasterio de la Cartuja, que fue lugar de residencia y primer enterramiento de Cristóbal Colón. En el siglo XIX, el  monasterio pasó a ser una fábrica de porcelana y loza, La Cartuja de Sevilla-Pickman.

El desarrollo urbanístico de esa zona era nulo, exceptuando el monasterio de la Cartuja, hasta que en los años 80 se decidió utilizar estos terrenos para albergar la Exposición de 1992. Se construyeron los pabellones de países y otras instalaciones, y se dotó de infraestructuras el entorno, que luego serían aprovechadas por el Parque Científico Tecnológico e Isla Mágica.

Pabellones y la mascota Curro 

A esta convocatoria acudieron numerosos países, organizaciones internacionales y representantes del mundo empresarial que, a través de los pabellones ofrecieron al público lo mejor de su identidad histórica y cultural.

Hasta entonces, nunca antes una Exposición Universal había congregado tan alto número de praticipantes: 30 países europeos, 33 americanos, 21 asiáticos, 20 africanos, 8 de Oceanía, así como las 17 Comunidades Autónomas y 23 Organismos internacionales, junto a seis empresas con pabellón propio. Los pabellones mostraron lo mejor de sus países intentando crear una totalidad coherente que recogiera los aspectos culturales, tecnológicos y lúdicos.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 2
Numerosos visitantes hacen cola junta al pabellón de España | Foto: Efe

La arquitectura fue parte fundamental de una exposición que miraba hacia el pasado, el presente y el futuro con la recreación de las formas tradicionales de los cinco continentes y con expresiones de lo más imaginativas de las diversas escuelas y sensibilidades. La capacidad de descubrimiento del hombre y su vocación de futuro fue el hilo conductor que guió a todos ellos.

Junto a los pabellones que cada día atrajeron miles de visitantes anónimos de todas las partes del mundo, pero también personalidades del mundo de la política, la cultura, la ciencia o la realeza, como Carolina de Mónaco, Diana de Gales y su marido el príncipe Carlos, o los reyes de Suecia con sus hijos, entre otros muchos. Además, el 26 de julio, la Expo acogió a 17 jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos que habían participado en la Cumbre en Madrid. Por el recinto también se dejaron ver personalidades como Mijail Gorbachov o escritores de la talla de Gabriel García Márquez.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 3
Los Reyes son saludados por la mascota de la Expo’92, Curro | Foto: Barriopedro / Efe

Y en medio de tanta personalidad, por encima de todos, desde el primer día sobresalió Curro, la mascota de la Expo’92, un peculiar pájaro blanco con el pico en forma de cono y la cresta con los colores que representan los cinco continentes, diseño del alemán por Heinz Edelmann. Un nombre muy andaluz para llamar a los Franciscos. La mascota se dio a conocer el 14 de marzo de 1989 en Madrid y el 20 de abril de 1990 fue presentado oficialmente en Sevilla.

Pellón, el artífice

Si hay un nombre propio que se identifique con la Expo’92 ese es el de Jacinto Pellón, presidente de la Sociedad Estatal Expo 92 que pese a las críticas recibidas por parte de la oposición, logró sacar adelante un proyecto no exento de contratiempos que fueron superándose gracias a su determinación y decisión.  La Exposición Universal de Sevilla se inauguró el 20 de abril de 1992 tal y como estaba previsto y se clausuró el 12 de octubre, también según lo previsto. Miles de personas disfrutaron de un acontecimiento único en un entorno que unos años antes pocos creían que pudiera convertirse en realidad.

La apuesta del presidente del Gobierno Felipe González para que este ingeniero cántabro se pusiera al frente de unas obras que iban demasiado lentas en 1987 y ponían en peligro la celebración de la Expo de Sevilla y la imagen de España ante el mundo, resultó un acierto como se comprobó después.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 4
El presidente de la Expo’92, Jacinto Pellón, lee el discurso de clausura de la Exposición Universal de Sevilla en presencia del presidente del Gobierno, Felipe González, y su mujer Carmen Romero, y el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves | Foto: José María Pastor / Efe.

En medio de esa batalla política se encontró Pellón, al que la oposición acusó de desfase presupuestario de decenas de miles de millones de pesetas, de oscuras comisiones cobradas por Telemundi, pagos desorbitados a constructoras, contrataciones directas presionadas por el objetivo de abrir el 20 de abril. La Audiencia Nacional no halló nada y dio carpetazo a un caso que nunca debió existir.

¿Qué queda de la Expo’92?

Finalizada la Exposición Universal, una parte de ese complejo se convirtió en el Parque Científico Tecnológico Cartuja, gestionado por la sociedad anónima Cartuja 933, mientras que otra parte del recinto pasó a ser Isla Mágica, parque de atracciones temático. Hay también junto al parque tecnológico varias facultades de la Universidad de Sevilla.

En 1993 se finalizó el edificio Torre Triana, que concentra muchas de las oficinas de la Junta de Andalucía. También en ese año se inauguró el Parque del Alamillo, una amplia zona verde que comunica con el Parque de San Jerónimo por una pasarela sobre la dársena del Guadalquivir, construida en 2011. En relación con el Parque del Alamillo, ya en el siglo XVII existía una zona en Sevilla llamada El Alamillo mencionada por Miguel de Cervantes en El rufián dichoso, publicada en 1615, sin que se sepa a ciencia cierta si se refiere a la misma zona donde ahora se encuentra el magnífico parque.

Con posterioridad, ya en en el año 99 se inauguró el Estadio Olímpico, en el que se celebran competiciones como los mundiales de atletismo, torneos de la Copa Davis de tenis y conciertos.

Entre los espacios culturales que permanecen en el recinto donde estuvo la Expo’92 destacan el pabellón de la Navegación y el de CaixaForum. También está el Auditorio Municipal Rocío Jurado, donde durante la Expo se celebró un importante espectáculo de copla con algunas de las mejores artistas del momento, aunque el nombre de la folclórica fallecida es posterior.

El siglo XXI comenzó en Sevilla con la Expo’92 5
Visión de la Isla de la Cartuja iluminada por los fuegos artificiales que pusieron fin a la ceremonia de clausura de la Expo 92 | Foto: Barriopedro / Efe

Ahora, Sevilla vuelve a volcarse estos días con un homenaje a esa Exposición Universal que puso a España con un pie en el siglo XXI.

Continua leyendo: Este es el mapa de los países más ‘vagos’ del mundo y España no es uno de ellos

Este es el mapa de los países más ‘vagos’ del mundo y España no es uno de ellos

Redacción TO

Foto: ELOY ALONSO
Reuters

En la esfera internacional, los españoles tenemos fama de perezosos, de pasar todo el día de fiesta o de dormir la siesta. Estos prejuicios están muy equivocados como pone de manifiesto un nuevo estudio en el que se asegura que España es uno de los países más activos del mundo.

Un grupo de científicos estadounidenses ha estudiado durante meses la actividad física de más de 700.000 personas en todo el mundo a través de la aplicación Argus, y ha usado los datos anónimos de estas personas para elaborar un mapa con los países más activos y más sedentarios del mundo.

Los científicos de la Universidad de Stanford han analizado la actividad física de personas de 111 países, recopilada durante unos 95 días de media, sumando en total 68 millones de días de actividad física registrados.

¿Quiénes son los más activos?

España es el quinto país más activo del mundo. Los españoles dan 5.936 pasos de media al día, solo superados por China, Japón, Rusia y Ucrania.

La aplicación, instalada en los smartphones de 717.000 personas, cuenta los pasos diarios que da cada uno de los individuos, así como las calorías quemadas durante el ejercicio físico, además de controlar los periodos de reposo y la dieta de cada persona.

Este es el mapa de los países más ‘vagos’ del mundo, y España no es uno de ellos 2
Los investigadores han creado un mapa de actividad en el mundo. | Foto: Tim Althoff/ Universidad de Stanford

Hong Kong es el lugar más activo del mundo, con una media de 6.880 pasos al día.

¿Quiénes son los menos activos?

Los países más inactivos se encuentran sobre todo en el Golfo Pérsico, como Arabia Saudí y Qatar, y en el sudeste asiático, como Filipinas y Malasia. Los ciudadanos con menos actividad física diaria son los indonesios, con casi la mitad de pasos que los chinos.

Los países de América Latina se encuentran hacia la mitad de la tabla, con Brasil en el puesto 40, por ejemplo. Los venezolanos, argentinos o colombianos tampoco son muy activos.

Pero quizás los que más destacan en este mapa son países como Canadá, Australia, Nueva Zelanda o Estados Unidos, que se encuentran entre los diez lugares menos activos y los más obesos del mundo.

Desigualdad entre géneros

Además de medir el nivel de actividad física que existe en cada país, con este estudio los investigadores han descubierto una gran diferencia entre hombres y mujeres en ciertos países.

Algunos estudios hechos anteriormente, principalmente en Estados Unidos, habían mostrado que los hombres andan más que las mujeres, y las investigaciones de la Universidad de Stanford demuestran que este hecho es cierto también a nivel global.

Este es el mapa de los países más ‘vagos’ del mundo, y España no es uno de ellos 3
Las mujeres suelen tener menos actividad física en los países con desigualdad entre géneros. | Foto: Bob Edme/AP

Sin embargo, la desigualdad varía según el país. “Por ejemplo, Suecia tiene una de de las menores grietas entre los ‘ricos’ y los ‘pobres’ en lo que se refiere a actividad, y tiene la menor disparidad entre los pasos de los hombres y las mujeres”, explica uno de los autores del informe, Tim Althoff.

Además, explica que la desigualdad afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. “Cuando la desigualdad en la actividad es mayor, la actividad de las mujeres se reduce mucho más dramáticamente que la de los hombres”, explica otro de los autores principales del informe, Jure Leskovec.

La desigualdad y la obesidad

Los lugares donde los índices de obesidad son más bajos tienen una mayor igualdad en cuanto a actividad física y sus ciudadanos andan una cantidad de pasos similar.

“En países con poca obesidad, la gente mayoritariamente da una cantidad de pasos similar al día. Pero las grandes diferencias entre la gente que anda mucho y la que anda muy poco coinciden con altos niveles de obesidad”, explica el informe.

Este es el mapa de los países más ‘vagos’ del mundo, y España no es uno de ellos 4
La obesidad es mayor en países donde hay una gran desigualdad entre la cantidad de pasos que anda cada ciudadano. | Foto: Mark Lennihan/AP

Un ejemplo de esto es Estados Unidos, que se sitúa en el cuarto puesto por la cola respecto a desigualdad en actividad, también es el quinto por abajo en diferencias entre géneros y tiene unos elevados índices de obesidad.

Los investigadores querían ayudar con este estudio a determinar por qué la obesidad es un problema mayor en algunos países, ya que alrededor de 5,3 millones de personas mueren por causas asociadas a la falta de actividad física cada año.

Continua leyendo: Otro 18 de julio, qué hastío

Otro 18 de julio, qué hastío

Víctor de la Serna

Foto: SARIS
AP Photo/Archivo

Hemos pasado otro 18 de julio y de nuevo, como sucede sobre todo desde la Ley de Memoria Histórica, la explotación política del aniversario del alzamiento franquista ha vuelto a reinar, con toques siempre novedosos, como esos carteles separatistas con la cara del dictador que han poblado de repente Barcelona. La búsqueda de criminales y genocidas -ahora tienen a Rodolfo Martín Villa de inexplicable pim-pam-pum- prosigue 81 años después de aquel día y 42 desde la muerte de Franco. Cuando todos los demás protagonistas han muerto o están en la cuarta edad.

Sólo en un país desquiciado, en el que las fuerzas moderadas que hicieron la Transición prefirieron que se perdieran en el olvido los valores de aquella etapa que rescató a España de los horrores de su siglo XX, es comprensible la deriva penosa del último decenio. Penosa y sin sentido.

Yo ya estoy muy cascado y cansado de todo esto, pero al menos seguiré repitiendo a los -incrédulos- jóvenes que me quieran oír que todo eso es manipulación, que el primer régimen legítimo y democráticamente refrendado que hemos conocido en este país desde el golpe de Estado del general Primo de Rivera en 1923 es el actual, construido por hombres y mujeres de buena voluntad a partir de las Cortes Constituyentes, y que lo que se necesita frente a lo anterior son enseñanza, análisis, historiadores y reflexión nacional para evitar recaídas. Como la que se está ya confirmando en el nordeste.

Que quede bien claro: por fraude electoral generalizado en 1931 y 1936 y por golpes de Estado exitosos o fallidos en 1923, 1934, 1936 y 1981, los demás episodios de cambio no democrático y legal en el poder deben ser condenados por igual y, sobre todo, deben ser conocidos por el conjunto de la ciudadanía en toda su dimensión. Y deben ser estudiados, de verdad, en los institutos y las universidades. El resto sobra.

Continua leyendo: El futuro pertenece a los menos inteligentes (si no lo evitamos)

El futuro pertenece a los menos inteligentes (si no lo evitamos)

Miguel Ángel Quintana Paz

A diferencia de la literatura o la religión, tan reconfortantes a menudo, la ciencia no tiene por qué resultarnos consoladora. Con frecuencia, de hecho, nos cuenta verdades un tanto fastidiosas. Incómodo resultó Galileo cuando decidió tomarse en serio el sistema copernicano e insistió en que la Tierra no era el centro del universo. Incómodo resultó Darwin cuando mostró que nuestro origen biológico y el de las cucarachas era el mismo. Incómodo es saber que hoy no contamos con una cura eficaz para todos los tipos de cáncer. Por latosas que resulten, ninguna de esas verdades pierde por ello ni un solo pellizco de verdad.

Esto no significa, naturalmente, que los científicos ignoren el revuelo que a veces podrían desencadenar sus descubrimientos. Ni que ello deje de provocarles cierto vértigo. Fue el caso, sin ir más lejos, del propio editor de Copérnico en el siglo XVI, el protestante Andreas Osiander. Temeroso de que su libro le acarreara una persecución religiosa, le añadió un precavido prólogo en que aseveraba que cuanto allí se contaba no debía tomarse como verdadero: “Esto, muchachos, es solo un hábil modo de resumir cómo se pueden hacer mejores cálculos en astronomía”, venía a decir el prologuista, “pero ni se os ocurra tomaros en serio este mero truco matemático, ni vayáis a creeros de veras que la Tierra no sea el centro de todo, líbrenos Dios”. La cautela de Osiander no parece excesiva: otro teólogo, Giordano Bruno, se negó a tomarse las cosas como proponía Osiander y se obstinó en sacar consecuencias de que nuestro planeta no fuera el centro del universo. ¿Resultado? Terminó en la hoguera donde un papa, de nombre Clemente, resolvió calcinar parejos atrevimientos.

Hoy los papas ya no achicharran más que terneras argentinas, pero ello no obsta para que los científicos sigan amedrentándose ante la reacción que sus estudios podrían desencadenar. Es lo que pensé al descubrir que uno de los asuntos más palpitantes de la psicología contemporánea contaba por fin, desde hace un año, con una pista para resolverse… pero esa pista aparecía, toda tímida, solo en el material suplementario de un artículo científico. Sus autores no parecían querer insistir en tal hallazgo. El asunto al que me refiero es fácil de formular: ¿favorece la selección genética actual a la gente más inteligente o a la menos dotada intelectualmente? Dicho de otro modo: ¿a este paso, los humanos seremos cada vez más listos, de media, o cada vez menos? La respuesta que se daba en los Proceedings of the National Academy of Sciences era contundente, y se corroboró con otro artículo de la misma revista en diciembre pasado: sí, la inteligencia es en parte heredable; sí, las personas más inteligentes tienden a tener menos hijos que el resto; y por lo tanto, sí, de seguir la actual tendencia, la especie humana estará cada vez menos dotada (intelectualmente).

(De desear adentrarse en los detalles científicos del asunto, cabe acudir a esta nutritiva entrada del blog de @DrXaverius).

¿A qué velocidad se producirá ese previsible entontecimiento de nuestras generaciones futuras, que hace unos años ya describió (menos científica, pero más entretenidamente) la película Idiocracy? Con el auxilio de un tercer estudio podemos confiar un cálculo: implicará unos 0,3 puntos menos de cociente intelectual por década. Esto significa que si Javier Marías o Antonio Navalón (recientemente aupados por periódicos de referencia como eldiario.es al rango de “odiadores de los millennials”) viven cincuenta años más, comprobarán entonces que la media de inteligencia a su alrededor descenderá hasta 1,5 puntos. Quizá no parezca demasiado, como no se lo parecen a algunos los grados de temperatura que se prevé aumentar en las próximas décadas; pero, en términos evolutivos, si ese proceso no se interrumpe, en mil años el humano medio tendría una inteligencia que hoy se considera retrasada.

¿Ese milenarismo va a llegar? Todo depende de si nos ponemos manos a la obra para remediarlo. Y de si queremos hacerlo, claro. A diferencia de la belleza o la fuerza física, que cabe reconocerlas perfectamente en los demás aunque uno carezca por completo de ellas (bien lo sabe un servidor, que humilde reconoce andar falto de la segunda), para apreciar la inteligencia hay que poseer, en parte, esa misma facultad. De modo que, si queremos encontrarle una solución a este asunto, más fácil será emprender tal tarea hoy que convencer a los atolondrados humanos de dentro de diez siglos de su importancia.

¿Qué se podría hacer? La entrada del blog que antes enlacé sugiere aplicar métodos como la selección de embriones o la ingeniería genética para compensar esa idiotización generalizada de nuestra especie. Son apuestas éticamente peliagudas, que entrañan un cierto tipo de eugenesia. Merecerían por sí solas otro artículo, de modo que no entraré a debatirlas aquí.

Hay, sin embargo, otra vía de solución más sencilla, que podríamos denominar “socialdemócrata”, en la que sí me detendré. Sabido es que a los socialdemócratas les encanta solucionar las cosas por medio de subvenciones. Y sabido es, al menos desde tiempos de la new left, que a los socialdemócratas les apasiona apoyar a las minorías, en particular aquellas en situación más vulnerable. Y bien, la conclusión es obvia, como habrá inferido el sagaz lector: creo que, desde el campo socialdemócrata, debería empezar a exigirse que el Estado subsidie a la gente más inteligente para que pueda tener más hijos de los que hoy tiene. Los listos son, al fin y al cabo, una minoría en evidente riesgo de extinción, si nos fiamos de la ciencia.

Además, no me cabe duda de que una medida como esta recabaría un apoyo electoral considerable. Al fin y al cabo, la mayoría de los votantes se considera del lado intelectualmente brillante de la sociedad, como notó ya Descartes al inicio de su Discurso del método. Votando a favor de esta subvención, pues, creerían en el fondo estar apoyando subvenciones para sí mismos. Quizá más tarde descubrieran que no es así: pero parece poco probable que masas de personas que se confesaran poco inteligentes se manifestaran luego para reclamar que son más tontos de lo que se creían.

Continua leyendo: Marvel sucumbe a la Realidad Virtual

Marvel sucumbe a la Realidad Virtual

Redacción TO

Foto: Marvel Studios
Youtube

La Realidad Virtual es la que está consiguiendo revolucionar un mundo, el de los videojuegos, que parecía algo estancado en los últimos tiempos. Gracias al éxito descomunal de Pokémon GO el pasado verano, la combinación Realidad Virtual (o, como en este caso, aumentada) y videojuegos se ha hecho tan popular como lo fue en su día, por ejemplo, la PlayStation 2. Para los que no son gamers, la inclusión de esta tecnología en la experiencia de juego supone todo un aliciente para lanzarse a jugar.

Marvel, un clásico de los cómics, las películas y ahora los videojuegos, no ha tardado en apuntarse a esta nueva corriente. Lo ha hecho con Marvel Powers United VR, el primer videojuego de realidad virtual desarrollado por el gigante de Burbank, presentado en la reciente D23 2017 y en el que las principales franquicias del Universo Marvel son protagonistas. El título estará disponible en 2018 y es, para muchos, la propuesta más ambiciosa que Marvel, en colaboración con los estudios Sanzaru Games y Oculus VR, lanzan al mercado.

Thor, Rocket Raccoon, Hulk y otros personajes legendarios se meterán en nuestra piel, o nosotros en la suya, gracias a este título. Oculus VR, la empresa adquirida por Facebook, que también lanzó Spaces, su red social que funciona con inteligencia artificial y realidad virtual, está detrás de este nuevo juego.

El juego hará uso de la tecnología Rift + Touch, que permitirá al usuario transformarse en su superhéroe favorito y utilizar sus poderes y armas como si las sostuviese con sus propias manos. Es una experiencia totalmente inversiva. Además, incluirá un modo cooperativo, con la que disfrutar de toda la historia del juego en compañía. La mano de Facebook se nota en la posibilidad de capturar los mejores momentos del juego y compartirlos directamente en la red social de Mark Zuckerberg.

Tanto la realidad virtual como la aumentada son dos conceptos que han llegado a nuestro día a día casi sin darnos cuenta. Son diferentes, pero ambas parecen ser la perita en dulce de la industria tecnológica. Tim Cook ha llegado a afirmar que nos preguntaremos “cómo vivíamos sin la realidad aumentada, como nos preguntamos cómo vivíamos sin nuestros smartphones. Tiempo al tiempo, por ahora el de los videojuegos parece el sector que más provecho está sacando a realidad virtual y realidad aumentada.

TOP