Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El síndrome del perro negro: ¿Mito o realidad?

Carola Melguizo

Foto: Stanislaw Lazewski
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Por desgracia, la discriminación por color no sólo sigue presente en la sociedad, sino que incluso traspasa las fronteras de la especie. Hay una teoría que asegura que los perros de color negro tardan más en ser adoptados, independientemente de la raza, el sexo o la edad que tengan. Y no es algo que ocurra en una ciudad o en un centro en específico. Se trata de un fenómeno generalizado que voluntarios y trabajadores de distintas protectoras han bautizado como el síndrome del perro negro. Ya puede ser el perro más simpático y equilibrado del mundo, si es negro, parece ser invisible a los ojos de los adoptantes.

Es difícil precisar a qué pueda deberse este fenómeno. Sin embargo, los especialistas apuntan a razones culturales: Estereotipos promovidos por la literatura, el cine y la televisión en los que los perros violentos o agresivos son, por lo general, negros. Un color que tenemos ya asociado a lo malo, lo negativo. En contraposición al blanco, que representa la paz, la pureza, la bondad. Tiene sentido. Es triste, pero tiene sentido. También hay quien piensa que el síndrome del perro negro puede tener una cierta carga biológica, ya que al no poder verle bien los ojos, es difícil empatizar con él.

El síndrome del perro negro: ¿Mito o realidad? 1
¿Cómo no empatizar con esta hermosura? | Foto: Klaus Berdiin Jensen vía Flickr bajo Licencia Creative Commons.

En esta misma línea de pensamiento visual, hay quien opina que la razón por la que los perros negros tienen menos probabilidades de ser adoptados es porque es más difícil fotografiarlos y captar su verdadera esencia a través de las expresiones faciales. Una teoría que cobra fuerza al analizar los excelentes resultados obtenidos por fotógrafos como Guinnevere Shuster y Fred Levy que han desarrollado series especiales para ayudar a perros negros de distintas protectoras y han logrado revertir la situación consiguiendo adoptantes para todos sus modelos.

Algunos estudios

Un equipo de científicos de la Universidad de Columbia Británica, liderado por el Dr. Stanley Coren, Ph.D. en psicología, desarrolló un estudio para comprobar si el síndrome del perro negro era real o no. Utilizaron fotografías de perros de distinto colores, pero siempre en la misma posición y con el mismo fondo. Luego las mezclaron con otras doce fotografías de perros de razas multicolores, como el beagle, el corgi, etc, las mostraron en el ordenador de forma aleatoria y le pidieron a los participantes que puntuaran a los canes en una escala del 1 al 7. El estudio concluyó que efectivamente hay una reacción negativa de las personas hacia los perros negros, ya que, aunque obtuvieron una puntuación media de 4, están muy por debajo de los perros de otros colores. Demostrando así, que el síndrome del que tanto se habla en las protectoras es real. Sin embargo, lo que no demuestra es que influya en el proceso de adopción del can.

El síndrome del perro negro: ¿Mito o realidad? 2
Foto: Paula Piccard vía Flickr bajo Licencia Creative Commons.

Un estudio realizado en Estados Unidos a finales de 2015, publicado por la Universities Federation for Animal Welfare y realizado con una muestra de más de 15 mil perros, asegura que en el caso de las protectoras norteamericanas, la duración promedio de espera de los perros negros para su adopción no es significativamente mayor que la de los perros de otro color y, lo que es incluso más importante si cabe, que la tasa de sacrificio de perros negros tampoco es mayor. Tasa que esperemos algún día sea cero. Aquí en España, en estados Unidos y en todas partes, porque sí, está demostrado, el sacrificio cero es posible. Trabajemos por conseguirlo.

Continúa leyendo: Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar

Carola Melguizo

Cada pequeño gesto cuenta. Especialmente cuando se trata de aquellos que necesitan de nuestra voz para luchar por sus derechos. Por eso, es importante apoyar las iniciativas que tienen como principal objetivo ayudar. Ese es el caso de la alianza entre la fundación Amanda, una ONG sin fines de lucro con sede en Los Ángeles, California, que se dedica a rescatar perros y gatos callejeros y Getty Images, la agencia de fotografía de stock.

El resultado es una colección única de imágenes creativas de mascotas que tienen como protagonistas perros y gatos rescatados que esperan ser adoptados en la fundación. Y la ayuda es directa. Cada vez que alguien licencia una de las imágenes de la colección en Getty Images, se hace una donación a la  fundación Amanda. Mediante el uso de estas fotografías, las empresas y profesionales apoyan la misión principal de la fundación, que es rescatar a más perros de las calles y proporcionarles el mejor cuidado hasta que encuentren un hogar definitivo, dejando así un espacio para ayudar a otro animalito.

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar
Un gato también puede ser un modelo que ayude a otros a encontrar un hogar | Imagen vía: Amanda Foundation

Para promover la idea, el equipo de Saatchi & Saatchi Los Ángeles, agencia de publicidad encargada de este proyecto, publicó un vídeo en el que imágenes de la colección van acompañadas del siguiente texto: “Miles de imágenes de stock de animales se descargan cada día. Se ponen ahí fuera en el mundo y son vistas por millones de personas. Pero ¿Qué pasa con los animales que realmente necesitan ser vistos?” Sin duda, una reflexión interesante que perfectamente puede trasladarse a cualquier país. Después de explicar el funcionamiento del proyecto y dejar claro que todos los derechos de las fotos van directamente a la ONG, el vídeo concluye: “Cada descarga nos ayuda a ayudarlos.” En sus más de cuarenta años de existencia son muchos los perros y gatos que han encontrado un hogar gracias a la fundación. Pero por desgracia, su labor sigue siendo necesaria.

Acciones en España

Dar visibilidad a quienes buscan un hogar es, por supuesto, una de las mejores formas de ayudar ya que las probabilidades de que ese animal sea adoptado aumentan considerablemente. De ahí que la colección de la fundación Amanda sea tan importante. No se trata sólo de la donación, sino de poner el foco sobre estos animales. Demostrando, además, que en los refugios hay perros de todos los tamaños y edades. No hay excusa para que la adopción no sea siempre la primera opción. En el caso de España, podemos destacar dos acciones importantes en pro de la visibilidad y la adopción.

Perros rescatados posan para ayudar a otros a encontrar un hogar 2
Unos cachorros muy monos | Imagen vía: Amanda Foundation

El año pasado, ocho perros sin hogar dejaron de ser invisibles para convertirse en los protagonistas de la campaña de los yogures ecológicos Casa Grande de Xanceda. Cada empaque llevaba la foto de uno de los perros, logrando así que las caras e historias de Morfeo, Sil, Bruno, Trufa, Pipa, Orión, Lissy y Jimmy llegaran a miles de hogares españoles. Y con la ayuda de las redes sociales, a muchos más en el exterior. Cuando comenzó la campaña, lo perros vivían en la perrera de Ordes, en A Coruña, muy cerca de la granja de Casa Grande de Xanceda. En poco tiempo los ocho fueron adoptados.

Más recientemente, la empresa de seguros Generali, en alianza con la protectora Dog Horse City, lanzó la campaña Superdogs que tiene como protagonistas a nueve perros sin hogar que han sido previamente entrenados con las habilidades necesarias para que sus nuevos hogares sean más seguros. Por ejemplo: Detectar incendios, avisar si entra un intruso o, incluso, cómo actuar si su humano tiene una emergencia médica. Todo esto con la idea de que para ellos sea más fácil encontrar un hogar definitivo.   

Continúa leyendo: Mark Hagland: “Los hijos racializados con padres adoptivos blancos no somos víctimas”

Mark Hagland: “Los hijos racializados con padres adoptivos blancos no somos víctimas”

Beatriz García

Foto: Diana Rangel
The Objective

Tengo 57 años y pertenezco a la primera ola de adopciones de niños de Corea del Sur de los años sesenta en Estados Unidos. Crecí junto a mi hermano gemelo en una cariñosa familia norteamericana, pero siempre me sentí un alienígena entre blancos. Ahora me dedico a ayudar a padres adoptivos y a sus hijos racializados a vivir en el amor y la diversidad. He sido invitado por la Asociación Antirracista de Madres con Hijxs Negros de Barcelona para compartir mi historia con ellos.

Pasó la niñez en el Iowa de los años sesenta. Nunca he estado allí, pero imagino que no debía ser el lugar más cosmopolita del mundo…

Mis padres eran de ascendencia alemana y noruega y crecí rodeado de blancos totales. Nadie creía que fuéramos una familia y la gente nos señalaba con el dedo y preguntaba: “¿De quién son esos niños?”.  Y mi madre contestaba: “Nuestros”.

Eso me hizo vivir siempre acomplejado por mi imagen física y a mis 57 años ha mejorado. Es fatal crecer odiándote y sentirte alienado, he pasado décadas trabajando la imagen que tengo de mí mismo y por eso me gusta compartir las experiencias que he vivido para apoyar a mis hermanos transraciales y a sus padres. No quiero que sus hijos pasen por lo que yo pasé.

Crecer con un gran sentimiento de aislamiento y rechazo me dio más cosas. Y eso me llevó a querer conocer otras culturas y formas de ser y me hice periodista. Tuve que mudarme a Chicago y aunque al principio pasé miedo, porque te genera mucha inseguridad no conocer a tu raza de origen, disfruté de la diversidad.

Mark Hagland: “Las hijos racializados con padres adoptivos blancos no somos víctimas” 3
Mark Hagland, Periodista y activista antirracista | Imagen vía The Objective/Diana Rangel

En sus charlas habla mucho de la carga narrativa. ¿A qué se refiere?

Las personas racializadas se ven en la obligación de tener que explicar su historia personal a los otros, porque constantemente les preguntan de dónde son. Es agotador y forma los parámetros de nuestra vida y la imagen que tenemos de nosotros mismos. Y también están las burlas…

Por eso es importante que los niños crezcan en un ambiente lo más abierto y diverso posible, con espejos raciales y una gran diversidad de personas, y que aprendan lo máximo posible sobre el racismo sistémico y el privilegio del blanco.

¿El privilegio del blanco?

Sí, es difícil que los blancos comprendan este punto, hay que experimentarlo. Los adoptados transraciales no somos víctimas y vivimos vidas ricas, con miles de capas. Somos cebollas gigantes. Los podres deben entender que, como blancos, viven en una situación de privilegio respecto a sus hijos y cuando descubren el racismo se vienen abajo. Intentan protegerles, pero les transmiten miedos y fantasmas y lo que deberían hacer es no obsesionarse y compartir con sus hijos la historia y los orígenes del lugar donde nacieron.

Yo tengo una hija multirracial de 16 años y desde los cuatro he tratado con ella la complejidad de la identidad. Ahora se siente orgullosa de sus identidades múltiples y espacios en el mundo. No es suficiente tener una única conversación con ellos y los padres saben muy poco de la cultura y la situación política de los países de origen de sus hijos.

Mark Hagland: “Las hijos racializados con padres adoptivos blancos no somos víctimas” 2
La portavoz de la Asociación Madres Blancas con Hijxs Negros, Montse Felez y su hija Lea. | Foto: Diana Rangel / The Objective.

Pero los niños viven en otra cultura. No entiendo por qué debería ser un problema…

Para evitar que si un día deciden regresar en busca de sus orígenes tengan experiencias duras.

¿Usted lo hizo?

No todos los adoptados buscan a su familia biológica. Yo decidí que lo haría junto a mi hermano o no lo haría, y no lo hice. Corea del Sur en los años sesenta era mísera y probablemente mis padres eran jóvenes y pobres, y es difícil buscar. Tengo amigos que lo han hecho.

Pero sí he estado en Corea en tres ocasiones y fue una experiencia interesante, pero muy complicada. Me encantó visitar mi país de nacimiento, pero a la vez me sentí aislado de nuevo. Cada vez que encontraba a una persona, me preguntaba si era japonés. Cuando un asiático acude a otro país asiático no habla el idioma y siempre le preguntan de dónde es. Y es alienante regresar a tu país de origen y ser tratado como un extranjero.

Había aprendido un par de frases en coreano, pero la cultura era demasiado distinta. Ser coreano es estar en una página muy pequeña del mundo y la gente se enorgullece de que piensen todos lo mismo. Hay cientos de adoptados europeos y norteamericanos de origen coreano que vuelven al país y sienten que no encajan, jamás serán vistos como  ciudadanos de Corea.

Mark Hagland: “Las hijos racializados con padres adoptivos blancos no somos víctimas” 1
La sala se llenó de familias transraciales que compartieron sus vivencias con Hagland | Imagen vía The Objective/Diana Rangel

¿Se siente norteamericano?

Sí, pero soy un norteamericano diferente. No soy blanco, viajo y hablo idiomas. Aunque tuve unos padres cariñosos siempre estuvo presente la sensación de no pertenecer a la comunidad, que era muy cerrada, de inmigrantes alemanes. Me sentía como un alienígena y nada integrado. Y aún en situaciones puramente blancas siento ansiedad. El pasado verano estuve en Iowa y yo era el único no blanco y me acordé de ese sentimiento que tuve durante toda mi infancia y adolescencia.

Por eso me siento cómodo en lugares donde hay todo tipo de gente. Mi identidad es casi ser ciudadano del mundo.

España está viviendo el desafío que vivieron ustedes hace treinta y cuarenta años. ¿Qué consejo le daría a los chicxs adoptados de familias transraciales?

Que cuando les pregunten de dónde son contesten lo que quieran. Tienen el poder de hacerlo.

Continúa leyendo: La historia de Max, el perro del anuncio de la Lotería de Navidad

La historia de Max, el perro del anuncio de la Lotería de Navidad

Carola Melguizo

Foto: Anuncio Lotería de Navidad 2017 – #DANIELLE, una película de Alejandro Amenábar [Oficial]
Leo Burnett

Todavía falta un mes para el sorteo de la Lotería de Navidad, pero gracias a su anuncio -un cortometraje de 20 minutos dirigido por Alejandro Amenábar- ya se siente la magia en el ambiente. Una magia que adquiere mayor significado cuando descubres la historia de Max, el perro que acompaña a los protagonistas en el spot.

Es un cruce de podenco portugués, tiene cinco años y se llama Maximiliano, pero los amigos le dicen Max. Su vida ha sido una auténtica película. Nació en Sevilla y a los pocos días fue abandonado en una caja de zapatos. En la Asociación Protectora El Buen Amigo lo cuidaron y le pusieron por nombre Bolita. A los 7 meses encontró un hogar, pero la felicidad duró poco y el pequeño volvió al refugio. Dos abandonos en menos de un año. Una realidad tristísima que, por desgracia, se repite con demasiada frecuencia en nuestro país.

El ‘Estudio de la Fundación Affinity sobre el abandono, la pérdida y la adopción de animales de compañía en España (2016)’ arroja cifras alarmantes. El año pasado, más de 100.000 perros fueron recogidos por refugios y protectoras en todo el territorio español. Las camadas no deseadas son la principal motivo de abandono. De ahí la importancia de fomentar la adopción y la esterilización como estrategia para reducir la población de animales abandonados.

La suerte de Bolita cambió el día que Ainhoa Larregui Echenique vió una foto suya y decidió adoptarlo. Con el cambio de familia vino también el cambio nombre y de ciudad. Madrid lo recibió con los brazos abiertos y él demostró que con el cariño y los conocimientos de adiestramiento de su humana podía aprender lo que le pidieran. Consciente de las habilidades de Max, Larregui contactó con Rafael Casado, experto en el adiestramiento de perros para cine y televisión. Con él se formó profesionalmente y las ofertas laborales no tardaron en llegar: anuncios para empresas extranjeras, cortometrajes, etc.

Fue Casado precisamente quien avisó a Larregui que una agencia buscaba un perro que supiera bostezar. Habilidad difícil de encontrar que resultó decisiva a la hora de elegir al perro que acompañaría a Danielle por las calles de Madrid y que al final encontraría su propio final feliz en los brazos del lotero. Un hombre que expresa su simpatía por el animal desde el primer encuentro y que aboga por la tenencia responsable al recordarle a la extraterrestre que el perro debe ir atado. Más allá de sus capacidades interpretativas, en el plano emocional, el papel parece escrito para Max. Son varias las similitudes entre las dos historias.

Max: un viejo conocido

Si su cara te parece familiar, no es porque se trata de un perro mestizo, sino porque lo has visto un montón de veces. Amenábar lo consagró como perro estrella, pero ya había hecho trabajos importantes antes del spot de lotería. Max es el perro que presentaba los cortes de publicidad en Antena3 y el que bailaba al ritmo de la canción de The Bangles en los brazos de la abuela de la familia Sandoval en el anuncio de La Casera de hace un par de veranos.

Son muchas las protectoras que aprovechan la popularidad del sorteo de Navidad para vender décimos o participaciones que les permiten recaudar fondos para financiar la labor que desempeñan durante todo el año. Que la historia del pequeño Max sirva para impulsar estas ventas y que sean muchos los perros sin hogar que se beneficien este año del Sorteo Extraordinario de Navidad. Si el mayor premio es compartirlo, qué mejor que compartirlo con ellos.

Continúa leyendo: 7 productos para perros que no sabías que existían

7 productos para perros que no sabías que existían

Carola Melguizo

Foto: Douglas Tofoli
Flickr bajo Licencia Creative Commons

En España, el registro de animales de compañía es una competencia autonómica. Por lo tanto, la información está dispersa y es complicado saber el número exacto de perros registrados en todo el territorio nacional. Sin embargo, según estimaciones del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, el número ronda los 6 millones. Dicho de otra forma, en uno de cada cuatro hogares españoles vive un perro. No extraña, por tanto, que este sector mueva millones de euros cada año. 1.000 millones en 2016, según la consultora Euromonitor Internacional. Eso nos convierte en el quinto país de Europa en nivel de gasto para animales de compañía.

A alguno le puede resultar chocante, pero si vives con un perro sabes que el gasto va más allá de la comida, las vacunas y el kit básico de tenencia responsable. Mucho más allá. Hay productos que te facilitan el día a día, productos que te lo hacen más divertido o más bonito y productos que no aportan demasiado, la verdad, pero que si están es porque alguien los compra. El sector no para de crecer. Cada vez hay más y más opciones. Y cuando creías que lo habías visto todo, te topas con un invento que promete cambiar tu vida y la de tu mejor amigo.

Estos siete productos, listados aleatoriamente, son un buen ejemplo. ¡Seguro que no sabías que existían!

7 productos para perros que no sabías que existían 2
No más pelos en la cama | Foto vía Shed Defender
  1. Leotardo

Fabricados con tela ecológica, liviana y transpirable, prometen, entre otras cosas, contener el pelo que cae durante la muda, proteger al perro del frío, reducir la exposición a alérgenos, servir como alternativa al collar isabelino y aliviar la ansiedad en situaciones de estrés, ayudándolo a sentirse más seguro.

  1. Recolector de cacas manos libres

Una pinza sujeta bolsas que se coloca en la base de la cola del perro para que en el momento de defecar, las cacas caigan directamente en la bolsa de recolección. Está hecha de plástico, con cojines de silicona suave que además de aportar comodidad, permiten ajustarla a perros de todas las razas y tamaños.

7 productos para perros que no sabías que existían 3
Enjuague y aclarado con una sola mano | Foto vía Woof Washer 360
  1. Cabezal de manguera 360º

Permite bañar al perro en menos de un minuto, se adapta a cualquier manguera y tiene un dispensador que hace que el agua salga ya con el champú. Para cambiar a modo enjuague sólo hay que presionar un botón. Lo mismo ocurre con la presión del agua. Los brazos del cabezal son articulados para que se adapte a perros de todos los tamaños.

7 productos para perros que no sabías que existían 4
Fauna Sauna Pro | Foto vía Wavemaker LLC
  1. Calefacción terapéutica portátil

Sistema que proporciona calor infrarrojo lejano. El único completamente seguro y saludable para todos los animales. Se utiliza para aliviar la artritis, las lesiones articulares, la displasia de cadera y los dolores típicos de la vejez, entre otras muchas dolencias. Al no calentar el aire, no reseca las vías respiratorias. Además, reduce los niveles de estrés y aumenta la circulación, dos elementos esenciales en cualquier proceso de curación.

7 productos para perros que no sabías que existían 10
Los implantes no son sólo para las orejas | Foto de Joe Jungmann vía Flickr bajo licencia Creative Commons
  1. Implante testicular

Prótesis elaboradas con polipropileno o con silicona que asemejan la forma de un testículo normal. Están disponibles en ocho tamaños pero también se pueden mandar a fabricar a medida según la edad, el peso y la raza del perro. Es un producto aprobado por la FDA, que es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la seguridad y la eficacia de los medicamentos humanos y veterinarios, entre otros productos.

7 productos para perros que no sabías que existían 9
¿Cuestión de higiene? | Foto vía Poop-Freeze
  1. Congelador de cacas

Un aerosol con una fórmula especial que al entrar en contacto con las heces crea una película que endurece la superficie y facilita su recogida. Además, elimina el olor de inmediato. Se puede usar tanto en exteriores como interiores y, según el fabricante, es totalmente seguro para toda la familia.

7 productos para perros que no sabías que existían 8

  1. Hueso robot

Un juguete inteligente que se adapta a la edad, el peso, la raza y el estilo de juego del perro con la idea de entretenerlo con más frecuencia y durante más tiempo. En modo de reproducción automática, se mueve durante 10 minutos y duerme otros 20 para darle al can el tiempo suficiente para descansar. Se maneja a través de una app.

TOP