Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El verdadero coste de tener una familia real

Redacción TO

Foto: Matthew Childs
Reuters

Existen 14 monarquías activas en toda Europa. Algunas son más conocidas que otras. Sus fortunas varían, así como el lugar de origen de sus recursos, pero todas reciben, directa o indirectamente, dinero del Estado. ¿De qué viven los monarcas europeos?

Un príncipe “sin salario y sin país”

Business Insider UK destaca que incluso hay un príncipe multimillonario que no reina específicamente un país. Se trata de Alberto de Thurn y Taxis, un joven aristócrata alemán que apareció por primera vez en la lista multimillonaria de Forbes cuando tenía tan solo 8 años de edad.

Este joven, aunque no rige un monarquía específica, es técnicamente un príncipe alemán. Tras la muerte de su padre en 1990, se convirtió en uno de los milmillonarios más jóvenes del mundo. Para 2014, Forbes estimó su fortuna en 1.6 mil millones de dólares.

El máximo pontífice – Sin salario

El papa es jefe de la monarquía absoluta, electiva y teocrática que rige al Vaticano. Francisco, jefe de la Iglesia Católica, no recibe un salario mensual, sin embargo, está a cargo del presupuesto del Vaticano que tiene ingresos de alrededor de 257 millones de euros al año, según la revista Time. Con ese dinero, el pontífice cubre sus gastos de vida.

Ningún papa ha necesitado un plan de jubilación en 600 años porque el cargo es vitalicio. En el caso de Benedicto XVI, el primero en dejar el puesto desde 1415, recibe una mensualidad de 2.500 euros al. Además, vive en un convento del Vaticano. De modo que se encuentra bastante cómodo. Se estima que la riqueza del Vaticano está entre 10.000 y 15.000 millones de dólares.

El verdadero coste de tener una familia real
El papa Francisco saluda a los fieles católicos en el Vaticano. | Foto: Alessandro Bianchi / Reuters

El Gran Maestre de Malta – Sin salario

Isabel II de Inglaterra era la reina oficial de Malta hasta 1974, cuando el país se convirtió en una república. Sin embargo, desde 1048 el territorio contaba con un líder: el Gran Maestre de los Caballeros de Malta, jefe de esa fraternidad católica, según Business Insider UK. En la actualidad, ese cargo lo ostenta Frey Giacomo Dalla Torre. La Orden no tiene territorio, pero se considera una entidad soberana que imprime sus propios sellos postales y monedas.

El Gran Maestro gobierna como superior soberano y religioso de la Orden. Aunque no recibe un salario, tiene benefactores, tanto ciudadanos privados como organizaciones públicas, que hacen donaciones para apoyar el trabajo de caridad que hace su institución.

La página web oficial de la Soberana Orden de Malta señala que “es una de las más antiguas instituciones de la civilización occidental y cristiana”. Mantiene relaciones bilaterales con más de 100 Estados y con la Unión Europea, así como una misión permanente de observación ante Naciones Unidas. Se define como “neutra, imparcial y apolítica”.

Actúa a través de 12 prioratos, 47 asociaciones nacionales, 133 misiones diplomáticas, una organización de ayuda internacional y 33 cuerpos nacionales de voluntarios, así como numerosos hospitales, centros médicos y fundaciones especializadas. “No tiene ningún objetivo económico o político y no depende de ningún otro Estado o gobierno”, añade la página.

El verdadero coste de tener una familia real 1
Frey Giacomo Dalla Torre es el Gran Maestre de los Caballeros de Malta. | Foto: Remo Camilli / Reuters

Los copríncipes de Andorra – Desconocido

Andorra tiene dos copríncipes, uno que es nombrado por el papa y es el obispo del Ducado de Seo de Urgel (Monseñor Joan-Enric Vives Sicília), y otro que es el presidente de Francia. Actualmente, este cargo lo ocupa Emmanuel Macron. El tratamiento hacia los copríncipes es el de “Excelentísimo Señor”. Tienen varios poderes independientes del gobierno, como el indulto, aunque la mayoría de sus funciones requieren aprobación gubernamental.

Según Business Insider UK, antes de la Constitución de 1993, Andorra pagaba un tributo de 460 dólares al gobernante francés en años impares y otro tributo de aproximadamente 12 dólares al obispo español, más seis jamones, seis quesos y seis pollos vivos en años pares.

Ahora el Presupuesto general del Principado asigna una cantidad de igual de dinero a cada copríncipe para llevar a cabo sus deberes. No se menciona la cifra, pero los medios estiman que en 2016 el fue de 71,000 euros al año, reseña Todo Andorra.

El verdadero coste de tener una familia real 3
El actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante una conferencia de prensa en Dubai. | Foto: Satish Kumar / Reuters

Un príncipe rico en un pequeño principado – Pequeña asignación

Hans-Adam II de Liechtenstein no recibe un salario, pero sí una asignación “simbólica” de 250.000 francos suizos (215.240 euros) al año. Además, no paga impuestos.

La casa principesca de Liechtenstein obtiene su riqueza de su exclusivo banco privado, LGT Group, y de extensas inversiones realizadas a través de la Fundación Príncipe de Liechtenstein, que se encarga de activos que incluyen bienes raíces, un bosque y una bodega, según Business Insider UK.

En 2008, Forbes estimó que la familia tenía un patrimonio neto de aproximadamente 4.290 millones de euros, mientras que el Índice de Bloomberg lo valoraba en 3.775 millones.

La BBC reseña que Hans-Adam II es el príncipe más rico de Europa, a pesar de ser el líder de una monarquía absoluta en un país de apenas 38.000 habitantes. En el año 2003, un 64% de la población votó a favor de darle amplios poderes políticos en un referendo constitucional. Una década después se llevó a cabo otro referendo para limitar sus poderes, que fue rotundamente rechazado.

El rey Felipe VI y reina Letizia – 7.8 millones de euros

La Corona española recibe una suma global de dinero del Estado que en 2015 y 2016 se ubicó en 7,8 millones de euros. Según lo dispuesto en el artículo 65.1 de la Constitución, “el rey recibe de los Presupuestos el Estado una cantidad global para el sostenimiento de su Familia y Casa, y distribuye libremente la misma”.

De esa cantidad, el rey recibió en 2015 una asignación de 234.000 euros y la reina de 128.000. En 2016 fue de 236 mil y 128 mil euros, respectivamente. A principios de este año, el Royal Central estimó la fortuna del rey Felipe en 17.33 millones de euros.

El grupo de Patrimonio Nacional de España gestiona los ocho palacios reales del país, cinco residencias del condado real y diez monasterios y conventos fundados por la corona. Muchas colecciones de arte de la casa están abiertas al público, pero también están a disposición de la familia.

El verdadero coste de tener una familia real 5
Los reyes de España esperan la llegada del presidente de Israel en Madrid. | Foto: Juan Medina / Reuters

Familia Gran Ducal de Luxemburgo – Asignación de 10 millones

Aunque la Familia Gran Ducal de Luxemburgo no recibe “un salario sino una asignación”, se le han otorgado 271.886 euros al año desde la revisión constitucional de 1948, para llevar a cabo sus funciones, según la web de esa Casa Real.

El presupuesto 2017 también destina 10.1 millones de dólares para los costes domésticos del Gran Duque Enrique. La propiedad, administración, control e ingresos de la fortuna privada de la Casa del Gran Duque pertenecen exclusivamente al titular de la corona que a la vez es el jefe de la Casa de Nassau, añade la página web de esa monarquía.

La afortunada reina de Dinamarca- 10 millones de euros

Desde el 1 de abril de 2017, la Lista Civil Danesa otorga a la familia real aproximadamente 900.000 euros al mes o 10 millones de euros al año. El príncipe Henrik, esposo de la reina Margarita II, obtiene el 10% de esto, mientras que la princesa Benedikte, hermana de la reina, un 1.5%.

El dinero cubre las actividades de la reina y las operaciones de la Casa Real.

Las colecciones de arte real pertenecen a Maragrita II en su calidad de soberana, aunque gran parte de las colecciones se exhiben en galerías y museos para que el público las vea. Algunos de los palacios reales son propiedad privada de la familia real, mientras que otros son del Estado, reseña Business Insider UK.

El verdadero coste de tener una familia real 6
La reina Margarita de Dinamarca durante una visita a Roma. | Foto: Tony Gentile / Reuters

Reino de Bélgica – 12 millones de euros

La Lista Civil de Bélgica cubre todos los gastos contraídos directamente por el rey Felipe, “incluidas actividades, recepciones, mantenimiento del Palacio Real en Bruselas y el Castillo de Laeken, el costo de los servicios públicos, la flota de vehículos y combustible, administración, seguros, regalos para celebraciones de aniversario, gastos de subsistencia”, entre otros.

En 2013, la cifra se estableció en 12 millones de euros según expone la página web de la monarquía belga. Desde julio de ese año, todas las compras de bienes y servicios han estado sujetas a la aplicación de los impuestos indirectos vigentes.

Desde el comienzo del reinado actual (2013) y “en aras de la transparencia”, la web destaca que todo el dinero usado por los reyes se ha agrupado en un programa que aparece en el Presupuesto General de Gastos del Estado Federal. Como resultado, es posible consultar los costes operativos totales de la monarquía en todo momento.

Las propiedades reales belgas son propiedad del Estado o de The Royal Trust. Por su parte, las propiedades de Trust nunca se pueden vender y algunas deben conservar su apariencia original y estar a disposición de la familia real.

El verdadero coste de tener una familia real 9
El rey Felipe de Bélgica juega cricket en India durante una visita para apoyar a Unicef. | Foto: Danish Siddiqui / Reuters

Monarquía sueca – 6.6 millones de euros

A la Corona sueca se le asignaron aproximadamente 6.6 millones de euros en 2015 por el Estado para cubrir el costo de los deberes oficiales del rey Carlos XVI Gustavo y los gastos de la Casa Real.

Por separado, a la Administración del Palacio, que se ocupa de su mantenimiento y de las colecciones de arte, se le asignaron 6.3 millones de euros y también genera ingresos de los visitantes de los palacios.

A principios de este año, el Royal Central estimó que la fortuna personal del rey Carlos XVI en aproximadamente 61 millones de euros.

El rey Harald I de Noruega – 1.25 millones de euros

En 2017, el gobierno noruego asignó 27 millones de euros a la Casa Real, para ser distribuidos entre los miembros de la familia real, así como una subvención de 1.25 millones de euros adicionales para que el rey Harald I y la reina Sonia cubran sus gastos personales, así como un millón de euros extra para el príncipe heredero, Haakon Magnus.

La casa real terminó el año fiscal 2016 con un excedente de alrededor de 714.000 euros, aunque el príncipe heredero y la princesa (Marta Luisa) gastaron un poco más de lo esperado: tuvieron un déficit de alrededor de 159.000 euros.

Las residencias reales son propiedad del Estado y están abiertas al público, pero están a disposición de la familia real. El rey posee el yate real, que está tripulado y mantenido por la Royal Norwegian Navy.

El rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos – 40 millones de euros

En 2015, el presupuesto para el rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos fue de 40 millones de euros. Incluía dinero para su esposa, la reina Máxima, y para la reina emérita Beatriz, su madre, que abdicó después de haber reinado durante 33 años. A partir de enero de 2014, el presupuesto del rey dejó de cubrir el costo de los vuelos privados.

Su asignación personal cubre los gastos de las visitas oficiales y giras en el extranjero, pero el rey también tiene una fortuna personal, compuesta de bienes raíces, inversiones y una participación en Shell Oil, según la web.

En 2007, Forbes estimó que la riqueza de la antigua reina era de alrededor de 300 millones de dólares.

Los reyes de Mónaco gastan 43.5 millones de euros

En 2015, la cantidad que Mónaco gastó en la realeza fue de 43.5 millones de euros, según las estadísticas publicadas por el pequeño principado. La cantidad ascendió con respecto a 2013, cuando los reyes obtuvieron 35.7 millones de euros. Ese dinero no se divide en salarios pero va dirigido a los gastos de funcionamiento.

Forbes estimó que la Casa de Grimaldi valía mil millones de dólares en 2010. Su patrimonio se compone de tierras y palacios, así como arte, automóviles antiguos, acciones en el complejo Société des Bains de Mer y una rara colección de sellos.

El príncipe Alberto II, según el Royal Central, es el tercero más rico del mundo, con una fortuna de entre 870 millones y 1.500 millones de euros.

En 2006 fundó la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, que apoya proyectos sostenibles y éticos en todo el mundo. Esto no es sorprendente ya que el príncipe tiene participaciones en el Monte Carlo Casino, una importante colección de arte y una colección de coches antiguos.

La Corona Británica – 48.5 millones de euros

Entre 2016 y 2017, el Sovereign Grant calculó los beneficios del patrimonio de la Corona británica en 48.5 millones de euros. La reina Isabel II también recibió 16.8 millones de euros generados de fuentes que incluyen el alquiler de propiedades.

El Crown Estate, que incluye el Palacio de Buckingham y las joyas de la corona, no se considera propiedad personal de la Reina, sino que pertenece al Estado británico. Sin embargo, la Reina posee sus residencias en Balmoral Castle y Sandringham Palace. El Crown Estate es un organismo público del Reino Unido que gestiona una cartera de bienes de propiedad de la monarca en derecho de la Corona.

En 2011, Forbes calculó que el patrimonio neto de la familia real británica en 434 millones de euros, compuesto por propiedades e inversiones.

El verdadero coste de tener una familia real 7
Isabel II durante una visita al Museo Británico. | Foto: Daniel Leal-Olivas/Pool

Continúa leyendo: 100 razones por las que me sigue gustando Europa a pesar de todo

100 razones por las que me sigue gustando Europa a pesar de todo

Cristian Campos

Foto: Fabrizio Bensch
Reuters
1. Porque Europa no es lo mismo que la Unión Europea.
2. Porque los europeos solemos matarnos poco entre nosotros (al menos desde 1945).
3. Por La Primavera de Botticelli. Ningún ser humano ha vuelto a crear jamás nada tan bello como este cuadro.
4. …y por el Renacimiento entero.
5. Porque inventamos la democracia (fueron los griegos).
6. Porque inventamos las universidades (la primera fue la de Bolonia, en 1088).
7. Porque inventamos la imprenta y, por lo tanto, el libro.
8. Porque inventamos el periodismo y la prensa escrita.
9. Por París, a pesar de los parisinos.
12. Porque a pesar de que inventamos el comunismo y levantamos el Muro de Berlín, sin duda alguna el mayor acto criminal de la historia de la humanidad y merecedor por sí solo de que nos corran a gorrazos hasta que escupamos el cuello, también fueron europeos (Thatcher y el Papa Juan Pablo II) los principales responsables de que cayera en 1989. Aunque con la ayuda de un americano (Ronald Reagan). Eso también es cierto.
13. Por el Gran Colisionador de Hadrones de Ginebra.
14. Porque inventamos Occidente.
15. Por la operación Nimrod de mayo de 1980, cuando veinticuatro miembros del SAS (la unidad de fuerzas especiales contraterroristas del ejército británico, equivalente a los Navy Seal americanos) tomaron por asalto la embajada iraní en Londres, donde seis terroristas iraníes mantenían secuestradas a veintiséis personas. El asalto duró sólo quince minutos y acabó con cinco de los asaltantes muertos. El sexto fue condenado a cadena perpetua.
16. Porque descubrimos América.
17. Por la Pax Romana.
18. Por el palo cortado Leonor (un jerez que vale cien euros pero cuesta poco más de veinte).
19. Por los Beatles.
20. Y por los Rolling Stones.
22. Por la Sinfonía nº 3 de Henryk Górecki.
23. Por Winston Churchill y Margaret Thatcher.
24. Por Oriana Fallaci.
25. Por el Etna, el volcán (activo) más alto de la placa eurasiática.
26. Por la tipografía Bodoni, diseñada por Giambattista Bodoni en el siglo XVIII.
27. Por Senza un perché, de Nada.
28. Por el catálogo de imágenes de la British Library en Flickr. Todas ellas libres de derechos.
29. Por los insultos del Capitán Haddock: “Cyrano de cuatro patas”, “mercader de alfombras”, “hidrocarburo”, “papú de mil diablos”, “beduino interplanetario”, “palurdo de los Cárpatos”, “calabacín diplomado”, “sietemesino con salsa tártara”…
30. Por la inquietante escena de la posesión de Isabelle Adjani en Possession (Andrzej Zulawski, 1981).
31. Por las fotos de Marc Lagrange.
32. Por el Großes Schauspielhaus (Gran Teatro) de Berlín, diseñado por el arquitecto Hans Poelzig en 1919.
33. Por los bodegones de flores de Jan van Huysum.
34. Por Pierre-Jules Renard, William Butler Yeats y Evelyn Waugh. Y por Enrique García-Máiquez, al que tienen el inmenso (y gratuito) privilegio de leer aquí en esta misma casa.
35. Por Chvrches interpretando Clearest Blue en directo. Si no brincas como una rana con esto es que tienes una coliflor hervida en el hueco donde los demás tenemos el corazón.
36. Por el niñato ese genialoide, el Rimbaud.
37. Por esta maravilla de Savages.
38. Por los hooligans británicos cantando esa horterada llamada I Want to Stand With You on a Mountain a grito pelado en un pub.
39. Por el Napoleón de Ingres. Y por Napoleón, claro.
40. Por la victoria de Alejandro Magno en la Batalla de Gaugamela.
41. Por Isaac Newton.
42. Y por Galileo.
43. Y por Charles Darwin.
44. Por la Edad Media. La muy infravalorada Edad Media.
45. Por Voltaire.
46. Por la batalla de Trafalgar y la de Waterloo.
47. Por Pirlo, Ibrahimovic y Mourinho.
48. Por la victoria en “la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros”. Es decir la Batalla de Lepanto.
49. Por la Reforma de Lutero.
50. Por la Revolución Francesa.
51. Por la Revolución Industrial.
52. Por la invención de la ciencia financiera en Italia durante el siglo XV. Esa que permitió la expansión de Europa y su dominio absoluto sobre el resto del mundo durante los cinco siglos siguientes.
53. Por la Batalla de Kahlenberg, que frenó la expansión del imperio otomano por Europa.
54. Por Louis Pasteur.
55. Por Friedrich Hayek y Ludwig von Misses.
56. Por los diez principios del buen diseño de Dieter Rams.
57. Por el Club del Fuego Infernal.
58. Por ese hombre que, según aquellos que lo conocieron, llevaba siempre “una botella de láudano y en el corazón veneno de avispa”. Es decir Thomas de Quincey, autor de Sobre el asesinato considerado como una de las bellas artes.
59. Por Christopher Hitchens.
60. Por los vikingos y su táctica militar (el strandhögg). Aunque nunca llevaran cascos con cuernos.
61. Por Cary Grant, el tipo más elegante del siglo XX.
62. Por Audrey Hepburn.
63. Porque fuimos los primeros en mirar al cielo y entenderlo.
64. Por los paisajes apocalípticos de la Isla de Skye. Y las Highlands en general.
65. Por la elegante y tranquila decadencia de Oporto.
66. Por la Toscana.
68. Por las playas griegas.
69. Por el monasterio de Strahov, en Praga.
70. Por ese experimento suicida en tiempo real que están llevando a cabo los suecos en este preciso instante y que servirá durante generaciones de perfecto ejemplo de cómo hundir un país renunciando a los valores y los derechos que ha costado siglos consolidar, y rindiéndose a las supersticiones de los bárbaros por un mal entendido concepto de la tolerancia.
71. Por el Siglo de las Luces.
72. Por Klemens von Metternich.
73. Por John Locke y Edmund Burke.
74. Por los mejillones con patatas fritas belgas.
75. Por las catedrales góticas. Y especialmente la de Santa Maria del Fiore en Florencia.
76. Por Jean Giraud, Moebius.
77. Por las colecciones de mujer de Valentino, Prada, Lanvin y Céline. Casi siempre.
78. Por tocarle las narices a Donald Trump.
79. Por tocarle las narices a Podemos.
80. Por Bach, Beethoven y Mozart. Y por Freddie Mercury.
81. Por la moda masculina italiana. Y por la de la aristocracia británica.
82. Por los funerales de Estado británicos (a partir del siglo XX: antes eran un desastre).
83. Porque nosotros inventamos el amor (aunque también, por desgracia, el sentimentalismo).
84. Por el uniforme negro con calavera de los Húsares de la Muerte franceses (en la parte superior izquierda de este cuadro de Jean-Baptiste Mauzaisse).
85. Porque hablamos decenas de idiomas diferentes y a pesar de ello nos entendemos todos en inglés, lo cual es una innegable señal de civilización.
86. Porque los europeos de hoy no tenemos ni la mitad del talento, el nervio, el empuje, la dignidad, o la firmeza de nuestros antepasados. Pero lo llevamos en los genes y quiero pensar que, en caso de necesidad, seremos capaces de hacerlo aflorar.
87. Por el lago Bled en Eslovenia.
88. Por ese país en el que ellos son tan guapos como ellas (no suele suceder). Me refiero a Noruega.
89. Por los restaurantes del Trastévere de Roma.
90. Por las tartas de Gildas Rum en Estocolmo.
91. Por Goran Bregovic y las películas de Emir Kusturica.
92. Por la ciclista de montaña en la especialidad de descenso Rachel Atherton, cuatro veces campeona del mundo y una vez campeona de Europa. Este vídeo de uno de sus descensos es puro cine de terror y lo más feroz que verán en mucho tiempo.
93. Por las cuatro estaciones que puedes vivir en un mismo día en Londres.
94. Porque inventamos los trenes.
95. Por la isla de Murano.
96. Por el art déco.
97. Por los cuernos del loaghtan manés.
98. Por el Torvosaurio gurneyi, el mayor dinosaurio carnívoro europeo que jamás haya existido. Con dientes de diez centímetros de longitud, diez metros de longitud y cuatro o cinco toneladas de peso. Una lagartija de concurso, en definitiva.
99. Por Carmen Amaya.
100. Por Monica Vitti, que me recuerda a ella en muchas fotos.

Continúa leyendo: La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable

La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable

Tal Levy

Foto: Tim Graham
Getty Images

Diana ha vuelto a morir. Fueron los medios quienes la crearon y también los que la persiguieron hasta su trágico final. “Un minuto no era nadie y al siguiente era la Princesa de Gales, madre, juguete de los medios, miembro de esta familia, lo que pueda imaginar. Fue simplemente demasiado para una persona”, se le escucha decir en el documental Princesa Diana: En primera persona, que National Geographic presenta este agosto y que recoge grabaciones inéditas. Esa misma prensa, que “estaba siendo insoportable siguiendo cada uno de mis pasos”, no la dejaría yacer en paz, atenta a cada nueva revelación, incluso después de 20 años de su partida. Ya lo decía Paul Auster en La invención de la soledad: “Memoria: el espacio en que una cosa ocurre por segunda vez”.

Ni siquiera le ha servido haber sido enterrado en la isla del Lago Oval, en Althorp House, propiedad de su familia, los Spencer, lejos de la mirada curiosa de los flashes, para encontrar esa privacidad que le fue negada en vida.

Diana Spencer no tenía el cabello largo como la mayoría de las princesas de los cuentos de hadas y murió despojada de su título real, aunque como el entonces recién estrenado primer ministro británico, Tony Blair, acertaría: “Ella era la Princesa del Pueblo y así es como permanecerá en nuestros corazones y recuerdos para siempre”.

La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable 2
29 de julio de 1981, la boda entre Carlos y Diana. | Imagen vía Getty Images

De noble familia aunque de padres separados, el 29 de julio de 1981 contrajo matrimonio a sus 20 años con el príncipe Carlos de Inglaterra, 12 años mayor que ella, en la que sería descrita como la boda del siglo, con esos 750 millones de telespectadores de todo el mundo que hicieron batir los récord de audiencia, pero que se quedarían cortos frente a las 2.500 millones de personas que sintonizarían su funeral.

¡Cómo no quedar cautivados al verla bajar de aquel carruaje de cristal, el mismo que condujo al rey Jorge V el día de su coronación, y entrar a la catedral de St. Paul con su romántico vestido de mangas de farol y su larguísima cola de unos 25 metros, diseñado por David y Elizabeth Emanuel!

Tras casarse con el heredero de la Corona británica, tampoco podría decirse aquello de “y vivieron felices para siempre”. Como ella misma confesaría en la impactante entrevista que concedió a BBC en 1995: “Éramos tres en el matrimonio y eso es multitud”. Así, aludió a ese fantasma siempre presente entre ella y Carlos: Camila Parker Bowles, con quien él sostuvo un romance previo a conocer a Diana y que mantendría en el tiempo hasta convertirla en 2005 en su actual esposa.

El supuesto sueño coronado acabaría en pesadilla. En esa misma conversación, Lady Di, como era llamada, reconocería también su romance con el capitán de caballería James Hewitt.

La Reina de los Corazones

Nacida el 1 de julio de 1961 en Norfolk, ella logró lo impensable al menos después de fallecer: que la mismísima reina Isabel II le hiciera una reverencia al ver pasar su féretro cubierto con el estandarte real, rompiendo antiguos y rígidos protocolos. No era poco que, por Diana, su Majestad hiciera la primera transmisión en directo por televisión en medio siglo.

La monarquía cedió ante el clamor de todo un pueblo que con alfombras de flores que superaban los 100 metros y desconsolado llanto reclamaba que se le diera un tratamiento como lo que seguía siendo para ellos: su eterna princesa y, hasta más, “la Reina de los Corazones”.

La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable 1
Última imagen de Diana antes del accidente en París | Imagen vía Reuters

A sólo 24 horas del accidente de coche que a las 3 de la madrugada del 31 de agosto de 1997, en el túnel bajo el puente del Alma de París, acabó con su vida y la de su entonces pareja, Dodi al Fayed, ya unas 6.000 personas por hora le rendían sus respetos frente a los palacios reales, según el documental Diana: Siete días que estremecieron el mundo, de la BBC.

Frente a la conmoción general, que ponía en peligro la relación misma de la Corona con sus súbditos, en el Palacio de Buckingham se consintió transgredir una regla más y ondear la bandera a media asta.

La película La reina, protagonizada por Helen Mirren, narraría la crisis que supuso la muerte de Diana para la Casa Real británica y cómo fue gestionada con la ayuda de Tony Blair.

Paradójicamente, la Princesa de Gales lograría finalmente que la monarquía se acercara a la gente, a la vida real, tal cual ella hizo al encargarse personalmente de la educación de sus hijos y con esa empatía que la llevaba a visitar a un enfermo de VIH o a la madre Teresa de Calcuta, comprometiéndose con las más diversas causas como obras de caridad o la lucha contra las minas antipersona.

Para Dickie Arbiter, secretario de prensa del Palacio de Buckingham, ella era “una bocanada de aire fresco”. Esa misma frescura y su indiscutible carisma fueron testigos de cómo forjó grandes amistades entre celebridades, como sir Elton John, quien afirmaría que ella “te hacía sentir completamente a gusto, no había una rigidez o incomodidad, como la que existe a veces con otros miembros de la familia real”. Aunque de escurridiza mirada, Lady Di sabía cómo relacionarse.

La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable 3
Flores en el funeral de Diana | Imagen vía Wikimedia

Fue el cantante británico quien imprimió emoción en las exequias en la Abadía de Westminster con la interpretación en honor a su amiga Diana de una nueva versión de su balada Candle in the Wind, compuesta originalmente para otra mujer que también a su singular manera marcó la historia: Marilyn Monroe.

“Adiós Rosa de Inglaterra, que crezcas siempre en nuestros corazones. Eras la gracia que aparecía donde vidas habían sido rasgadas, eras la voz de nuestro país y arrullabas a aquellos que sufren“, resonó para después convertirse en el sencillo más vendido.

Y emocionó hasta las lágrimas a sus hijos, Guillermo y Enrique, de 15 y 12 años, que hasta ese momento parecían imperturbables frente a la solemnidad protocolar y cuya máxima expresión había sido escrita: una tarjeta con una gran y sola palabra, Mummy, que el mundo entero advirtió encima del ataúd.

Las cámaras mostrarían al tenor Luciano Pavarotti con su típico pañuelo blanco secando, esta vez, su llanto. El tema tocó la fibra de muchos de los asistentes a la ceremonia funeraria, entre los que se encontraban Margaret Thatcher, Henry Kissinger, Bill Clinton, Jacques Chirac, Tom Hanks, Nicole Kidman, Steven Spielberg, George Michael, Sting, Richard Attenborough, Giorgio Armani, Valentino y miembros de las casas reales europeas.

Reveladores secretos

Transcurridas dos décadas, sus hijos han decidido hablar y compartir sus más íntimos recuerdos con la audiencia en Diana, nuestra madre: su vida y su legado, documental de ITV y HBO, que también transmitirá TVE, en el que se recriminan lo poco que hablaron por teléfono con su mamá la noche que murió por darse prisa para continuar jugando con sus primos en el Castillo Balmoral, en Escocia.

“Esa llamada telefónica se me ha quedado grabada en la mente”, dice Guillermo, duque de Cambridge, ya a sus 35 años. “Lo único que recuerdo es lamentar por el resto de mi vida lo corta que fue la conversación”, lo secunda un todavía no resignado Enrique, quien da un paso adelante al confesar que “siendo niño, nunca disfruté hablar con mis padres por teléfono”, porque era lo que más hacían, debido al divorcio y la retahíla de escándalos que le sucedieron.

Ambos la recuerdan con un formidable sentido del humor, riéndose a carcajada limpia, por lo que el príncipe Guillermo no tiene la menor duda de que, además de la mejor mamá, hubiese sido una “abuela encantadora” y así se lo repite a sus hijos.

Ellos, quienes divulgaron en las redes fotos nunca antes vistas de su archivo personal, lamentan el continuo asedio que sufrió su madre por parte de los paparazzi, que incluso siguieron el coche aquel día fatal en que falleció a sus escasos 36 años y todo por conseguir una imagen. “Si eres la Princesa de Gales y eres madre, no creo que sea apropiado que te persigan 30 hombres en moto que bloquean tu camino, que te escupen para hacer que reacciones y que quieren hacer que esta mujer llore en público para conseguir una fotografía”, expresa Guillermo.

Incluso luego de fallecida no dan tregua, por lo que la controversia en torno al papel y la ética de los medios se ha avivado en el mes del aniversario de su partida con el estreno en el Canal 4 británico de Diana: en sus propias palabras.

Su plato fuerte, quizá demasiado para sus hijos, lo constituyen las conversaciones informales de Diana con su entrenador de oratoria, Peter Settelen, grabadas entre 1992 y 1993, en las que ventila detalles y oscuros secretos como que recordaba su boda como “el peor día de mi vida” y que antes de casarse sólo había visto a su esposo en 13 oportunidades.

La noche anterior al matrimonio, de acuerdo con la biografía Príncipe Carlos: Las pasiones y paradojas de una vida improbable, de Sally Bedell Smith, el heredero al trono no paró de llorar. Después la historia sería conocida. En un titular del sensacionalista Daily Mail se ha llegado hasta leer: “Charles y Diana no tuvieron sexo por siete años”.

“Si pudiera escribir mi propio guión, haría que mi marido se fuera con su mujer y nunca volviera”, se escucha en el documental. Ciertos fragmentos de estos ejercicios de voz en los que habla cándida y abiertamente fueron vistos en Estados Unidos en 2004 en la cadena NBC, pero no habían sido transmitidos en Reino Unido hasta el pasado 6 de agosto.

De hecho, se intentó impedir su difusión. Para el abogado de Settelen, Diana sabía que su entrenador “no era su sacerdote, doctor, terapeuta o abogado”, por lo que entonces no habría secreto de confesión alguno. Pero lo cierto es que fueron grabadas para ayudarla a actuar en público y de ningún modo para aparecer públicamente y menos después de 20 años de muerta. El canal lo ha presentado como una contribución al registro histórico.

Lady Di confiesa que era rebelde y que no debía jugar con fuego pues podía quemarse. Débil y fuerte a un tiempo, su infelicidad matrimonial la llevó a la bulimia y a intentos de suicidio, como cuando movida por la depresión se dejó caer, embarazada de 4 meses, por las escaleras para llamar la atención de su marido, sin poder ni siquiera así lograrlo. Tampoco la reina Isabel II mostraba interés en torno a su sufrimiento. Era despachada bajo la etiqueta de inestable.

Entre el glamour y la pena

Cautiva de las principales portadas de diarios y revistas, la Princesa Diana se convirtió en todo un icono de la moda, desde sus primeros trajes más clásicos hasta los más atrevidos. Marcó estilo con una elegancia no desprovista de desparpajo.

Es frecuente recordarla con ese largo vestido de terciopelo azul con el que bailó en la Casa Blanca con John Travolta en 1985, del diseñador Víctor Edelstein, uno de sus favoritos, quien afirmaba que ella parecía muy vulnerable. Fue subastado tras su muerte por 240.000 libras esterlinas y este año exhibido en Diana: Her Fashion Story, una muestra en el Palacio Kensington en la que pueden admirarse otros como aquel traje blanco que utilizó en 1989 y que rememoraba a Elvis Presley.

La princesa Diana: el juguete de los medios que logró lo impensable 4
Imagen promocional de la exposición Diana: Her Fashion Story | Imagen vía Kensington Palace

Su imagen ha sido estampada en camisetas, como la que lució el año pasado Rihanna, quien se ha declarado obsesionada por quien considera la mejor; al igual que Lady Gaga, de quien se ha llegado a decir se ha sentido la reencarnación de Lady Di, a la que definió como la más icónica mártir de la fama y que sirvió de inspiración para Paparazzi.

A decir de sus trajes, “la Reina de los Corazones” llevaba una vida glamorosa, pero en el interior la pena estaba siempre presente. De niña se sabía diferente a los demás y sentía que algo importante le depararía el destino.

Pese a que la policía investigó la muerte y aseguró que no existe indicio de conspiración para asesinarle, Mohamed al Fayed, padre de Dodi al Fayed, ha insistido en que no se trató de un accidente y ha apuntado hacia el servicio de inteligencia británico como responsable debido a que no podía dejar que Diana formalizara su unión con un musulmán y menos aún si estaba embarazada, como se especulaba, por ser ella la madre de quien en algún momento se espera sea el futuro rey.

El conde Charles Spencer, también crítico, ha señalado: “Siempre creí que la prensa al final la mataría. Parecería que cada dueño y cada editor de cada publicación que ha pagado por fotos intrusivas que explotan su imagen, alentando a individuos avaros y despiadados que arriesgan todo para conseguir una fotografía de Diana, tienen hoy las manos manchadas de sangre”.

Ilusiones, romance, glamour, engaño, intentos de suicidio, depresión, bulimia y hasta denuncias de complot, ingredientes estos todos de una historia que, aunque real, roza la telenovela. La eterna Lady Di, tan amada por las cámaras, nunca logró ser feliz del todo y eso que tenía el mundo entero a sus pies.

Save

Save

Continúa leyendo: "El secreto mejor guardado de los Reyes es la relación de amistad íntima entre Letizia y su cuñado"

"El secreto mejor guardado de los Reyes es la relación de amistad íntima entre Letizia y su cuñado"

Lidia Ramírez

Foto: Lidia Ramirez

Palabras inesperadas, hechos aún desconocidos, anécdotas, amigos, enemigos… es el nuevo libro sobre los Reyes. Sus autores, los periodistas Alberto Lardiés y Daniel Forcada, lo definen como “un libro sobre la corte, pero no un libro cortesano”. ‘La Corte de Felipe VI’ desvela muchos secretos sobre los amigos del hombre y los hombres del rey.

Haciendo referencia al título del libro, ¿cuáles son los amigos fieles del Rey Felipe VI?

Pedro López Quesada y Cristina de Borbón-Dos Sicilias son los grandes compañeros de Sus Majestades. Jaime Alfonsín, nuevo jefe de la Casa, se revela también como un hombre que jamás se ha entrometido en los asuntos amorosos de Don Felipe, y Jordi Gutiérrez, responsable de las relaciones con los medios, destaca por su buena relación personal con ellos, en especial con Letizia.

¿Y sus enemigos?

Sus principales enemigos son su cuñado Iñaki Urdangarin y su hermana Cristina. Cuando estalló el caso Nóos, Felipe recomendó a su hermana separarse de su cuñado y ésta no le hizo caso. También le pidió a Urdangarin desvincularse de la Casa Real y no lo hizo, la relación no es buena.
Felipe VI ha ido retirando de su lado a personajes con problemas, desde su propia hermana y cuñado, hasta Carlos García Revenga y el consejero Spottorno, sus dos ‘ovejas negras’. Justo lo contrario que hacía Juan Carlos I. Otro enemigo del Rey es Jaime Arturo del Burgo, cuñado de la hoy reina de España, esposo de su hermana, Telma Ortiz.

Uno de los capítulos más novedosos es el que habla sobre la relación entre Letizia, Jaime Arturo del Burgo y unos supuestos mensajes entre ambos. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

La casa de Ginebra de Jaime del Burgo fue asaltada. Alguien hizo llegar a uno de los cuatro grandes diarios nacionales unos mensajes y unos pantallazos que contienen conversaciones de la entonces princesa de Asturias, doña Letizia. Presuntas bombas con el contador en marcha que, sin embargo, nunca han sido publicadas y que, de momento, se guardan en un cajón sin que ese diario parezca interesado en publicarlas. En 2013 la relación entre los actuales reyes y Jaime del Burgo se quebró. Pasaron de ser amigos íntimos a una relación prácticamente inexistente. Es sin duda uno de los grandes secretos de la Corte.

La reina Letizia, no fue bien recibida al principio entre ‘la corte’ de Felipe VI, ¿no?

No. El círculo de amigos elitista de Madrid del Rey no la recibió muy bien porque consideraban que no era de su mundo. La veían como una plebeya, sin las características intelectuales ni culturales para ser reina. Algunos la llamaban, “la periodista”, “Letizia la ficticia” o “la chacha”.
Tampoco podemos olvidar la PALO, plataforma anti Letizia Ortiz. Personas ligadas a la nobleza, que arremetían contra su llegada por considerar que era una persona totalmente desacertada. Muchos de esos nobles veían a Felipe como el marido de sus hijas.

¿Es vista en esos círculos como la periodista que se separará del Rey y contará sus memorias en un libro?

Algunos ven en ella el germen de la traición. Pero nosotros vemos una historia de amor. Una periodista que se enamoró de un príncipe, y un príncipe que se enamoró de una periodista. ¿Qué necesidad tenía ella de meterse en este berenjenal? Era amor, y es digno de aplaudir.

Ahora, en su papel de Reina de España, ¿se ha ‘vengado’ de estos que al principio no la veían con buenos ojos?

Sí. Letizia tiene una personalidad arrolladora y se deja llevar por sus impulsos. Hay personas muy cercanas a Felipe VI que apenas pisan palacio. Ella le ha hecho la cruz. Estos son sobre todo los amigos pijos de Madrid del Rey. Ella ejerce mucha influencia en la nueva corte y, junto a Felipe, ha sido una pieza clave para apartar de la primera línea a personajes con los que mantenía muchas diferencias.

En el libro habláis de un polémico vídeo sobre Letizia que llegó a la redacción de TVE…

Esta es una de las novedades que aportamos. Un estudiante mexicano se presentó en TVE con un vídeo en el que Letizia se muestra a favor de la República. RTVE pagó por este documento y nunca ha visto la luz.

Eva Sannum, la modelo noruega que estuvo a punto de convertirse en esposa del entonces príncipe Felipe, también está muy presente en ‘La Corte de Felipe VI’…

No se puede olvidar que de no ser por el atentado del 11S, la Casa Real hubiera anunciado el compromiso entre Eva Sannum y el entonces príncipe Felipe. Se pospuso y a partir de entonces tuvo mucho que ver el papel que tuvieron periodistas como Pepe Oneto, o políticos como Peces Barba y el propio Aznar. En el capítulo tercero, publicamos -también es inédito- una conversación de Felipe con Pepe Oneto en el que el Príncipe defiende su romance con Eva Sannum. La modelo fue su gran amor perdido.

¿Se siguen viendo el Rey y Eva Sannum?

A mí me han dicho en varias ocasiones que los han visto cenando en algún restaurante de Madrid. Yo creo que son leyendas urbanas.

Uno de los puntos más interesantes del libro es la conversación que tuvo Juan Carlos con un alto cargo de la Casa Real en la que se lamenta de no poder divorciarse para estar con Corinna…

Juan Carlos I se planteó seriamente divorciarse de Sofia. Su relación con la reina es prácticamente inexistente desde hace años, su matrimonio es una gran mentira. Pero los altos cargos de la corona le impidieron hacerlo. “¿Soy el único español que no puede divorciarse?”, esta frase, que está en la solapa y en la sinopsis del libro, forma parte de esa conversación entre el Rey y un alto cargo de la Casa Real. Juan Carlos estaba enamorado como un adolescente de la alemana Corinna.

¿Qué relación tienen actualmente Corinna y Juan Carlos I?

Una relación de amistad. Sentimentalmente, la relación está rota. Y creo que no va a haber vuelta atrás.

¿Está solo el Rey Juan Carlos?

El Rey Juan Carlos está teniendo una jubilación muy jodida. Su matrimonio está totalmente roto, tiene una relación complicada con sus hijos… ¿Qué le queda? Unos cuantos amigos con los que irse de restaurantes. Este es el retrato en crudo de una familia desestructurada, recelosa entre sí, en la que unos intrigan contra otros, y unida con el único objetivo de mantener viva la Corona. A todo esto hay que añadir los problemas judiciales de Juan Carlos por dos casos de supuesta paternidad, problemas que no han gustado nada al actual rey.

¿Cómo es la relación entre el anterior rey y Letizia?

El Rey Juan Carlos es un hombre con el que nunca se ha llevado bien y que la ha criticado abiertamente. No le gustó su llegada a la Corte y ha mostrado muchos momentos de desdén. Sólo hay que ver los actos de proclamación del año pasado. En un acto público en 2007, el monarca agarró a su nuera, se acercó a los periodistas y les dijo “¿Veis que mal nos llevamos?”. Pero te aseguro que en estas más de cuarenta entrevistas todo el mundo garantiza que la relación no es la mejor posible.

¿A que se debe la mala relación entre Letizia y el matrimonio Urdangarin?

Letizia se ha sentido traicionada por sus cuñados, pese a que ellos le ayudaron muchísimo cuando llegó en 2003. Ellos fueron su principal apoyo. Sin embargo, el detonante de esta mala relación son unos correos desvelados por las institución Nóos e intercambiados entre la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en los que se aprecia cómo la criticaban en un momento en que ella creía que la relación era buena, justo unos meses antes de que se convirtiese en la esposa del entonces príncipe Felipe.

Otro de los temas interesantes tratados en el libro es la crisis matrimonial entre Felipe y Letizia ¿Qué ocurrió en el verano de 2013 entre la pareja?

En el verano de 2013 la pareja se encontraba en Mallorca y Letizia decidió marcharse dejando a Felipe VI con sus hijas en el palacio de Marivent. Ella estaba harta de lo encorsetado de la Corte y de no poder hacer nada con libertad. Letizia no encajaba en el entorno de la regatas de Mallorca. Ella con esa personalidad arrolladora da modernidad a la monarquía del siglo XXI. La Reina Sofia es una gran profesional de la Corona. Sin un solo error en su papel institucional pero sin aportar nada de salsa. Nosotros la aplaudimos y varias fuentes nos han asegurado que gracias a ella el Rey conoce mucho mejor los problemas de la gente. Y si se compara la actuación de Letizia de estos últimos años con la de la Infanta Elena, la Infanta Cristina o incluso la de Don Juan Carlos, ella saca notable.

¿Crees que ‘La Corte de Felipe VI’ estará en la mesita de noche de los Reyes?

Me consta que la casa real ironiza y bromea con el libro y que han dicho que se harán con un par de ejemplares. Estoy convencido de que acabará en la mesita de noche de los reyes de España.

Continúa leyendo: Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones

Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones

Lidia Ramírez

Foto: RRSS

La limitación velada del ascenso laboral de las mujeres en el interior de las empresas en este país es una realidad evidente.  La igualdad de género y, concretamente en el oficio de periodista, es una mentira. Una farsa. Así lo refleja el nuevo informe presentado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) titulado ‘Informe Anual de la Profesión Periodística 2017’, que este año hace ahínco en las mujeres periodistas y los profesionales autónomos. 

Si se consideran los puestos con carácter directivo en las redacciones, el porcentaje de hombres duplica al de mujeres. Así las cifras muestran que, del total de directivos contratados, las mujeres redactores jefas en los medios impresos suponen un 4,3% frente al 5,6% de los hombres; las directoras de programas son el 1,7% frente al 4% de hombres; y las directoras de webs el 0,9% frente al 2,4% de hombres directivos, por ejemplo.

“De 80 periódicos sólo 8 tenían una periodista al frente”

De esta forma, la lista de los diarios impresos que se agrupaban el año pasado en la Asociación De Editores De Diarios Españoles muestra que de 80 periódicos sólo 8 tenían una periodista al frente, y sólo en 3 el responsable de la gerencia era una mujer. Situación bastante parecida muestran también los organigramas de las televisiones y las radios: de unos 84 directivos de primer nivel, en compañías como Atresmedia, Mediaset, RTVE, Movistar TV, Cadena SER y Cope, sólo 13 son mujeres.

En palabras del periodista Luis Palacio, que ha dirigido el estudio, el “factor de discriminación hacia las mujeres” en las redacciones es evidente.

Por el contrario, en el ámbito de la comunicación empresarial e institucional la situación cambia radicalmente, puesto que de las personas con nivel de dirección el 52% son mujeres y el 48%, hombres.

Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones 1
Victoria Prego, presidenta APM, Luis Palacios, director del Informe y Nemesio Rodríguez, vicepresidente de la APM, durante la presentación del Informe Anual de la Profesión Periodística 2017. | Foto: Fernando Villar/EFE

Así, como consecuencia de que haya más mujeres que hombres en los tramos salariales más bajos (por debajo de los 1.500 euros) y menos en los más altos  (por encima de los 2.000 euros), por regla general, las mujeres cobran menos que los hombres. En este sentido, el Informe muestra como hay un 14,7% de las mujeres frente a un 6,3% de los hombres que cobran entre 600 y 1.000 euros; entre 1.000 y 1.500 el porcentaje es de 25,4% (hombres) frente al 18,7% (mujeres); y las diferencias aún son mayores cuando las cifras se disparan a ingresos medios de entre 2.000 y 3.000, donde sólo un 12% de las mujeres tienen este sueldo, frente al 19% de los hombres periodistas; situación aún más sesgada es cuando cuando hablamos de sueldos entre 3.000 y 4.000 (11,1% hombres – 1,3% mujeres).

Además, analizando las cifras oficiales de paro registrado de periodistas según el Servicio Público de Empleo (SPEE), se constata que el 64% de los parados registrados son mujeres, frente al 34% de hombres. Según Palacio esto, en parte, se debe a que las tituladas en periodismo representan en torno a dos tercios del total, por un tercio de sus compañeros varones; el 65% de mujeres por el 36% de hombres, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECYD), en unas circunstancias en las que “hay muchos más periodistas que los que el mercado puede absorber”, señala durante la presentación del informe Victoria Prego, presidenta de la APM.

En relación a posibles casos de “machismo” o “acoso” a las mujeres en las redacciones, la Asociación ha dicho que no han recibido ninguna petición de amparo sobre este tema.

 Periodistas y comunicadores autónomos: una situación incómoda

Otro de los asuntos en los que se centra el Informe es en la situación de los periodistas autónomos de nuestro país. Una situación que aunque va disminuyendo –2015: 862; 2016: 661; 2017: 648– aún representan  la cuarta parte de los periodista que trabajan informando (25%) o haciendo comunicación empresarial o institucional (27,1%), la mayoría “forzados por las circunstancias (79%) y no por elección propia (21%)”, precisa Luis Palacio, quien destaca la figura del ‘falso autónomo’ que representa en torno al 18% de los autónomos que trabajan en periodismo, según las encuestas realizadas para este informe.

En cuanto a los medios en los que trabaja este sector de profesionales, la mayoría lo hacen en nativos digitales (37 %), seguidos de los que lo hacen para revistas en papel (31,5 %), colaboradores de digitales de medios convencionales (20,4 %) y prensa diaria en papel (19,1 %). Y por lo que se refiere a las retribuciones, si en 2016 los porcentajes que cobraban por encima de los 100 euros por reportaje, entrevista o artículo de opinión eran los más altos; en 2017, el mayor porcentaje por reportaje los reciben quienes cobran entre 50 y 100 euros, mientras que la mayor parte de las colaboraciones en forma de entrevista o de artículos de opinión se pagan a menos de 50 euros.

Aún así, y pese a los datos negativos del Informe, Prego ha recalcado como dato positivo que “hay un poco menos de paro”: 7.137 personas, frente a las 7.890 de 2016.

TOP