Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El vídeo de la destrucción de Palmira

Redacción TO

El ejército ruso ha publicado un vídeo en el que muestra cómo avanza la destrucción de la histórica ciudad de Palmira, en Siria, a manos del autoproclamado Estado Islámico. Las imágenes son desesperanzadoras y revelan que el grupo terrorista seguirá con su plan de acabar con el patrimonio cultural de la región. Mientras tanto, y según comunica el Ministerio de Defensa ruso, las fuerzas de Al Assad siguen ganando terreno en su avance hacia Palmira.

Las imágenes fueron tomadas por un drone durante una misión sencilla de exploración del terreno y se centra en el estado en que han quedado el teatro romano y el Tetrapylon, donde solo quedan dos columnas de las dieciséis que lo conformaban. La ciudad, que en otra época fue el punto de encuentro de Persia, India y China con el Imperio Romano y el Mediterráneo, ahora se ve sometida por la barbarie.

La publicación de las imágenes coincide con la nueva ronda de conversaciones prevista entre el gobierno sirio y la oposición para poner fin a casi seis años de una guerra civil que se ha llevado por delante a cientos de miles de muertos y que ha causado un éxodo que se cuenta en millones de personas.

Continúa leyendo: 7 curiosidades de Gadafi que no sabías

7 curiosidades de Gadafi que no sabías

Rodrigo Isasi Arce

El 20 de octubre de 2011, milicianos del Consejo Nacional de Transición asesinaban a Muammar Muhamad Abu-minyar Al Gadafi. La ciudad que  le vio nacer, Sirte, se convirtió en su tumba. Una vez realizada la autopsia, el cuerpo de Gadafi fue expuesto públicamente durante cuatro días, junto con el de su hijo Mutassim y su ministro de Defensa, Abu-Bakr Yunis Jabr, en una cámara frigorífica de la ciudad de Misrata. Las imágenes de su cadáver inundaron las portadas de todos los medios internacionales. Según anunció el gobierno provisional, al amanecer del 26 de octubre el cadáver de Gadafi fue enterrado por dos miembros del Consejo Nacional de Transición en un lugar desconocido del desierto, para evitar que pueda ser objeto de futuras peregrinaciones de sus seguidores.

7 curiosidades de Gadafi que no sabías
Portadas de medios internacionales informan sobre la muerte de Gadafi | Foto: Brendan McDermid/Reuters

La captura y muerte del líder marcó el fin de la Rebelión en Libia y la total liberación del país. El Consejo Nacional de Transición finalmente asumió de manera provisional, oficialmente, el gobierno y el control total del territorio. Se ha escrito mucho sobre la vida y la muerte de Gadafi, pero al menos hay 7 curiosidades sobre él que no conocías. Descúbrelas en este vídeo.

Continúa leyendo: El hambre, el arma de guerra más barata y silenciosa

El hambre, el arma de guerra más barata y silenciosa

Lidia Ramírez

Foto: Acción contra el Hambre
Acción contra el Hambre

El hambre está prohibido por el Derecho Internacional Humanitario (DIH). Así lo recoge el artículo 54. del I protocolo adicional a los convenios de Ginebra relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales (1977): “Se prohibe atacar, destruir, sustraer o inutilizar los bienes indispensables para la supervivencia de la población civil, tales como los artículos alimenticios y las zonas agrícolas que los producen, las cosechas, el ganado (…) ya sea para hacer padecer de hambre a las personas civiles, para provocar sus desplazamiento, o con cualquier otro propósito”.

También lo prohibe el artículo 8 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (2002): “Se entiende por crímenes de guerra hacer padecer intencionadamente de hambre a la población civil como método de hacer la guerra, privándola de los objetos indispensables para su supervivencia, incluido el hecho de obstaculizar intencionadamente los suministros de socorro de conformidad con los Convenios de Ginebra”.

El hambre, el arma de guerra más barata y silenciosa 3
Un miembro de Asfusa mide el diminuto perímetro del brazo de un niño en Sudán del Sur. | Foto: Acción contra el Hambre

Sin embargo, contraviniendo el DIH, 815 millones de personas, el 11% de la población mundial, pasa hambre. Los conflictos y los desastres naturales son consecuencia directa de que en pleno siglo XXI y con alimentos suficientes para abastecer a toda la población mundial, la curva del hambre haya aumentado por primera vez en diez años.  Así, desde Acción contra el Hambre (ACH) advierten: “El hambre crece en países donde hay conflicto, la curva de los conflictos es paralela a la curva del hambre“, explica Olivier Longué, director general de la ONG, quien no se muestra muy halagüeño: “los datos del hambre no van a mejorar este año”.

Así se puede ver en la infografía inferior facilitada por la organización donde se ha cruzado el mapa de los países en conflicto con el mapa del hambre en el mundo. De los 43 países que en el momento se encuentran en guerra, 34 cuentan con una tasa de desnutrición por encima del 30%. Entre ellos se encuentra Somalia, Yemen, Sudán del Sur y Nigeria, que además padecen una hambruna severa. En este sentido, Lucía Prieto, responsable geográfica de Acción contra el Hambre para África del Oeste y experta en el Sahel, advierte de la “aparición de epidemias” que traen consigo las guerras y que recrudecen aún más el hambre.

El hambre, el arma de guerra más barata y silenciosa 1

Y llegados a este punto cabe preguntarse, si el hambre está prohibido por el DIH, ¿por qué 815 millones de personas no tienen alimentos suficientes? La respuesta clara y tajante la tiene Manuel Sánchez-Montero, director de incidencia de ACH: “El hambre es el arma letal más barata y silenciosa que existe”, apunta, y agrega: “además, hay que tener en cuenta que se carece de los instrumentos necesarios para monitorear e identificar las acciones que dan lugar al hambre y medir la situación”. 

Y es que el uso del hambre como arma ha existido siempre. Así lo asegura Sánchez-Montero quien explica como hoy ya es una realidad que la mayoría de los conflictos son protagonizados no tanto por ejércitos regulares sino por grupos irregulares, incluso civiles armados, con pocos recursos tácticos. “Son tácticas muy accesibles y eso las hace muy atractivas para los actores de conflicto actuales, que cada vez más tienen por objetivo el control de poblaciones civiles desarmados y de fácil alcance, y lo sigue siendo también para algunos ejércitos”, concluye.

Continúa leyendo: Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos

Tal Levy

Foto: CHRIS WATTIE
Reuters

No fueron fuegos artificiales, como muchos de los asistentes al festival anual de música country Route 91 Harvest pensaron inicialmente, sino las detonaciones de la mayor masacre a tiros en la historia de Estados Unidos y el primer hecho violento de grandes dimensiones que debe enfrentar Donald Trump como presidente.

Después de 59 muertos y 527 heridos, no basta con afirmar que “se trata de un acto de pura maldad”, como dijo el mandatario en un breve discurso leído en un telepronter en el que anunció que viajaría el miércoles a Nevada, o que “hablaremos sobre las leyes de control de armas una vez haya pasado algo de tiempo”.

Las banderas de la superpotencia ondean a media asta en señal de duelo, de conmoción frente a una amenaza creciente: los tiroteos múltiples, indiscriminados, a los que urge hallar explicación y dar respuesta.

Y es que asomarse al mapa estadounidense de la ONG Archive Gun Violence que ilustra el número de incidentes armados registrados en lo que va de año es ver un territorio salpicado de rojo, como si de una pintura con aerosol se tratara, un rojo indeleble, teñido de la sangre de las 11.714 personas que fallecieron y las 23.755 que resultaron heridas en los 46.797 hechos violentos ocurridos desde el 1 de enero hasta el 3 de octubre de 2017.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 1
Mapa de Gun Violence Archive | Imagen vía ONG Gun Violence Archive

No sorprenden, entonces, los esfuerzos del presentador de “Jimmy Kimmel Live!” por contener las lágrimas al abordar el ataque perpetrado a las 22:08 hora local del domingo primero de octubre en las inmediaciones del hotel casino Mandalay Bay, de Las Vegas. Reconoció que sentía como si alguien hubiera abierto una ventana al infierno. El también comediante estadounidense Conan O’Brien dejó entrever en pantalla, al igual que muchos otros, su desazón: “No creo que debería ser tan fácil para una persona demente matar a tanta gente tan rápidamente… Algo tiene que cambiar”.

Ricky Masucci, una de las sobrevivientes de la masacre, ha confesado a medios locales que “ni en un millón de años habría pensado que estaría corriendo sobre cadáveres o arrastrándome entre la gente para ponerme a salvo”. Lo cierto es que no se trata de un ataque más. Hay factores diferenciadores que hacen de este un suceso inusual.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 2
Guns & Guitars, la tienda que el pistolero Stephen Paddock frecuentaba | Imagen vía REUTERS/Chris Wattie

Un jubilado con fortuna

El presunto atacante no es joven, como en la mayoría de los tiroteos ocurridos en Estados Unidos desde 1966, cuyas edades oscilaron sobre todo entre 20 y 49 años según recoge The Washington Post, sino un ex contador de 64 años, superado en edad por un minero retirado de 70 años, William Bevins, que en octubre de 1981 asesinó a tiros a 5 personas en una tienda en Kentucky.

Stephen Paddock vivía a 130 kilómetros de Las Vegas, en una comunidad de jubilados en Mesquite, Nevada, y tenía una novia, Marilou Danley, que se encontraba fuera del país para el momento del ataque y no es por los momentos sospechosa, aunque la interrogarán tras su vuelta el martes en la noche al país.

De acuerdo con NBC News, curiosamente, el asesino envió 100 mil dólares a una cuenta en Filipinas, de donde es originaria su pareja, la semana anterior a los hechos, pero aún se desconoce el destinatario y el motivo.

“Es un tipo que vivía en una casa en Mesquite, que bajaba y apostaba en Las Vegas y comía burritos”, ha afirmado Eric Paddock sin poder explicarse cómo su hermano mayor disparó a mansalva a una multitud de desconocidos. La noticia la recibió como si de pronto un asteroide cayera del cielo.

También para las autoridades es todo un quebradero de cabeza intentar descubrir las razones por las cuales un hombre de edad avanzada que amasó una pequeña fortuna con negocios inmobiliarios y que tenía varias propiedades, aun cuando pasaba largas estancias en hoteles de casino; un contador que trabajó para la agencia de recaudación de impuestos, entre otros empleos, al que le gustaban los juegos de apuestas y los cruceros, de la noche a la mañana se convirtió en asesino.

Sin hijos pero casado y divorciado un par de veces, Stephen Paddock era un aficionado al póker que podía apostar decenas de miles de dólares en una sola sentada. Tenía una licencia de piloto, aunque su certificación médica no estaba renovada.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 3
El escenario del tiroteo durante el Route 91 Harvest Country Music Festival | Imagen vía REUTERS/Mike Blake

Una locación inusual

Una diferencia fundamental del tiroteo de Las Vegas con masacres anteriores reside en el hecho de que Paddock no ingresó en el lugar en el que se encontraban sus potenciales víctimas, sino que actuó desde afuera, lo que le permitía disponer de armas y municiones sin límite pues no tenía que superar las medidas de seguridad de los organizadores del concierto.

Estableció su posición de ataque, según señalaron las autoridades, rompiendo un par de cristales de su lujosa habitación de hotel, donde se hallaron unos trípodes cuyo uso habría podido dar al atacante una mayor precisión en sus disparos e, incluso, le habría ayudado a permanecer resguardado al no tener que estar asomado directamente a la ventana.

Todo apunta a que el crimen fue premeditado por cuanto cada detalle fue pensado, tanto que se hallaron cámaras de vídeo dentro de la suite donde se alojaba y en el pasillo, las cuales se cree estaban destinadas a vigilar si alguien se aproximaba.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 4
Mandalay Bay Resort and Casino , el punto de mira donde Stephen Paddock realizó los disparos | Imagen vía: REUTERS/Lucy Nicholson

Punto de mira

El disparar desde el piso 32 del hotel Mandalay Bay si bien, por un lado, dificultaba su acción al situarle a unos 450 metros de distancia de los 22.000 asistentes al espectáculo, por otro lado, le permitía disponer de un punto de vista privilegiado sobre la multitud congregada al aire libre y le aseguraba la posibilidad de causar daño sin que importara tanto la precisión de los disparos.

Las víctimas potenciales estaban desprotegidas. Los obstáculos que podrían salvarles si las balas hubieran sido lanzadas desde su misma altura no siempre servían para evadir las que venían desde arriba.

Fue como “disparar a peces en un barril desde donde él estaba”, refirió a CNN el cantante de música country Jake Owen, quien se encontraba en el escenario junto a otros artistas al momento del tiroteo, aludiendo así a la facilidad que tuvo el tirador para alcanzar objetivos.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 5
El cuerpo de una de las víctimas está cubierto con una sábana en la intersección de Tropicana Avenue y Las Vegas Boulevard South después del tiroteo | Imagen vía REUTERS / Las Vegas Sun / Steve Marcus

Armas más letales

El audio de las grabaciones del ataque sugiere a los expertos que Paddock utilizó, al menos, un arma automática. De confirmarse su uso, sería una novedad pues Estados Unidos no ha vivido en tiempos recientes un incidente violento con este tipo de armamento, el cual se encuentra fuertemente regulado desde 1986, cuando el Congreso prohibió la venta de estas armas nuevas y estableció mecanismos de control sobre la reventa de las que ya existían en el mercado.

Mientras las armas automáticas, conocidas como ametralladoras, van escupiendo proyectiles sin cesar toda vez que el atacante mantiene presionado el disparador; con las semiautomáticas es necesario apretar este con cada tiro. También hay una importante diferencia de precio pues si un rifle semiautomático puede conseguirse por unos 340 euros, comprar un arma automática (de las vendidas antes de 1986) puede costar entre 15.000 y 21.000 euros.

Las autoridades revelaron que en la habitación de Paddock se hallaron 23 armas de fuego, entre estas un fusil AK-47 y una docena de rifles modificados con un “bump-stock”, un accesorio de venta legal que al ser añadido a las armas semiautomáticas permite que estas puedan disparar casi al mismo ritmo que las automáticas.

Según explicó un experto en armamento a la emisora NPR, a los aficionados a las armas de fuego no les suele gustar usar este tipo de accesorio porque hacen que los rifles pierdan un poco de precisión. En el caso de Paddock, cuyo blanco aparentemente era una masa indiferenciada de personas, esto no habría representado problema alguno.

A partir de la duración de las ráfagas, los especialistas creen que disponía de cargadores de alta capacidad, cuya venta está limitada en muchos estados, pero no así en Nevada, lo que le habría permitido disparar durante periodos más largos sin necesidad de recargar el arma.

Los disparos se prolongaron 9 minutos después de recibida la primera llamada al número de emergencia 911, reportó la policía. En la suite del atacante también se halló gran cantidad de munición, así como en su casa en Mesquite, donde se encontraron otras 19 armas y explosivos, además de algunas pistolas y escopetas confiscadas en otra propiedad suya en Reno.

Cinco claves distintivas de la masacre de Las Vegas, el mayor tiroteo múltiple en la historia de Estados Unidos 6
Banderas a media asta para honrar a los muertos y heridos en el tiroteo de Las Vegas en el Washington Monument | Imagen vía REUTERS/Kevin Lamarque

Antecedentes familiares más que penales

El tirador era un desconocido cuyo único historial policial es una citación registrada hace ya varios años, ha informado la Policía de Nevada. Ahora bien, aunque no disponía de antecedentes penales, su padre, Benjamin Hoskins Paddock, ya muerto, fue un ladrón de bancos en los años sesenta que utilizaba armas de fuego y llegó a estar en la lista de las personas más buscadas por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) a partir de 1969, cuando se escapó de prisión y permaneció en fuga hasta que fue apresado en Oregón en 1978. Había sido diagnosticado como psicópata con tendencias suicidas, lo cual ha despertado especulaciones toda vez que su hijo fuera encontrado muerto en el hotel tras la masacre de Las Vegas, por lo que se presume se quitó la vida. Si al padre le gustaba el bridge, al hijo al póker.

Stephen Paddock había trabajado en una predecesora de la multinacional de la industria aeroespacial y militar Lockheed Martin y de acuerdo con un portavoz de la tienda Guns & Guitars que le vendió un arma, él no dio indicio para pensar que era inestable.

Su hermano, Eric Paddock, le ha descrito como un “contador que jugaba póker, sin filiación política o religiosa evidente”, aunque reconoce que tenía armas de fuego pues sus hijos alguna vez fueron a disparar con su tío.

Pese a que el autodenominado Estado Islámico se atribuyó el ataque afirmando que Stephen Paddock era uno de sus soldados recién convertido, el FBI ha negado que exista conexión alguna y el jefe de la Policía de Nevada ha afirmado que se trata de un lobo solitario, lo que hace que sus motivos sean más difíciles de dilucidar.

“Yo no puedo entrar en la mente de un psicópata”, se ha escudado el sheriff de Las Vegas, Joseph Lombardo.

A diferencia de ataques vinculados con grupos extremistas islámicos efectuados durante espectáculos musicales, como el de Ariana Grande en Reino Unido este año o el de Los Eagles of Death Metal en Francia en 2015, en contra si se quiere del modo de vida occidental, a Paddock le gustaba la música country y hasta había asistido antes al festival Route 91 Harvest, eso sí, como espectador y no como un asesino indiscriminado.

Continúa leyendo: 11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente

Néstor Villamor

Foto: Sean Adair
Reuters

Saltaron las alarmas a las 8:19 de la mañana, momento en que la azafata del vuelo 11 de American Airlines de Boston a los Ángeles Betty Ong llama al centro de operaciones de la aerolínea para informar de que se han producido apuñalamientos en la zona de primera clase y de que la cabina del piloto no contesta. Teme que el avión haya sido secuestrado. Minutos más tarde, a las 8:46, el boeing se estrella contra al Torre Norte del World Trade Center de Nueva York. La confusión es máxima en los primeros instantes. Los medios de comunicación barajan la hipótesis de un atentado, pero la confirmación no llegaría hasta las 9:02, cuando el avión que cubría el vuelo 175 de United Airlines de Boston a los Ángeles impacta contra la Torre Sur. La esperanza de que fuera un accidente se desvaneció en ese momento.

Los atentados del 11 de septiembre, de los que se cumplen 16 años, provocaron 3.016 muertes (incluyendo a los 19 terroristas suicidas), dejaron más de 6.000 heridos, marcaron el comienzo del siglo XXI, estremecieron a Occidente e iniciaron una nueva forma de entender el terrorismo.

Los ataques

Si bien la imagen que ha quedado como icono ya no solo del 11 de septiembre sino del terrorismo en general es la de las Torres Gemelas de Nueva York, fueron cuatro los aviones que participaron en el ataque. Además del vuelo 11 de American Airlines y del 175 de United Airlines que se estrellaron contra el World Trade Center, un tercer boeing impactó contra el Pentágono y un cuarto se precipitó en un campo de Pensilvania.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 2
Momento en que el avión 175 de United Airlines impacta contra la Torre Sur. | Foto: Chao Soi Cheong / AP

En el atentado del avión que atacó el epicentro del poder militar estadounidense perdieron la vida 189 personas. En el siniestro del único aparato que no llegó a su destino final, que era el Capitolio o la Casa Blanca, fallecieron 44. Las 2.783 víctimas mortales restantes perecieron en el ataque de Manhattan.

Los responsables del 11 de septiembre

Inmediatamente después del ataque terrorista más letal de la historia, todas las miradas recayeron sobre la organización yihadista Al Qaeda, liderada por Osama Bin Laden. Inicialmente, Bin Laden negó tener algo que ver con los sucesos, pero en 2004 admitió ser el responsable y que la motivación principal fue la participación de Estados Unidos en la Guerra de Líbano de 1982.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 1
Osama Bin Laden, autor de los atentados. | Foto: Mazhar Ali Khan / AP

La siguiente declaración forma parte de un comunicado en vídeo de Bin Laden emitido en 2004 y cuya transcripción dio la vuelta al mundo.

“Os digo que Alá sabe que nunca se nos había ocurrido atacar las torres, pero después de que [la situación] se hiciera insoportable y fuéramos testigos de la opresión y tiranía de la coalición estadounidense-israelí contra nuestro pueblo en Palestina y Líbano, se me ocurrió.

Los acontecimientos que afectaron a mi alma de manera directa empezaron en 1982, cuando Estados Unidos permitió a los israelíes invadir Líbano y la Sexta Flota de Estados Unidos les ayudó. Empezó el bombardeo y muchos murieron y otros fueron aterrorizados y desplazados y yo no podía olvidar esas escenas conmovedoras, sangre, miembros cortados, mujeres y niños tirados por todas partes. Casas destruidas junto con sus ocupantes y edificios demolidos sobre sus residentes. Cohetes lloviendo sobre nuestros hogares sin piedad. La situación era como un cocodrilo que se encuentra con un niño indefenso sin más poder que sus gritos. ¿Entiende el cocodrilo una conversación que no incluya un arma? Y todo el mundo vio y escuchó pero no respondió.

En esos momentos difíciles, burbujearon en mi alma muchas ideas difíciles de describir, pero al final produjeron un sentimiento intenso de rechazo a la tiranía y dieron a luz a una resolución fuerte de castigar a los opresores. Y mientras veía esas torres demolidas en Líbano, me entró en la mente la idea de que deberíamos castigar al opresor de la misma manera y que deberíamos destruir torres en Estados Unidos para que probaran algo de lo que nosotros hemos probado y para impedir que mataran a nuestras mujeres y niños”.

Consecuencias

El 11 de septiembre de 2001 “es cuando el mundo toma conciencia de que existe un terrorismo que ya no es local, es un terrorismo global, capaz de actuar en cualquier región del mundo”, explicó recientemente en una entrevista para TVE Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Ante el temor desatado, Estados Unidos inició la Guerra de Afganistán, cuyo objetivo declarado era encontrar a Osama Bin Laden, enemigo público número uno. Washington acusaba al emir del Estado Islámico de Afganistán (que llegó a controlar casi la totalidad del país) de no entregar a Bin Laden y a otros miembros de Al Qaeda. El yihadista fue encontrado y abatido en la ciudad pakistaní de Abbottabad el 2 de mayo de 2011 gracias al contacto de un miembro de su círculo con la CIA. Llevaba años recluido en una casa fortificada. La cercanía del complejo con una academia militar sugirió que quizás hubiese recibido ayuda del ejército o del servicio de inteligencia de Pakistán, o de ambos.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 3
Casa en la que vivía recluido Bin Laden, en Abbottabad, Pakistán. | Foto: Faisal Mahmood / Reuters

El yihadismo después del 11 de septiembre

Pero el yihadismo no murió con Bin Laden. La organización que hoy preocupa más ya no es Al Qaeda, que sigue activa bajo el control de Aymán al-Zawahiri, sino el denominado Estado Islámico, el Daesh, que ya estaba fundado antes de la muerte de Bin Laden.

¿Cómo surge el Daesh? “Cuando los americanos entran en Afganistán, se produce una diáspora” en Al Qaeda, explica Ballesteros en la entrevista con TVE. Uno de los miembros de la organización que huye entonces del país, Abu Musab al Zarqawi, se instala en Irak poco antes de la invasión estadounidense. Allí crea Yama’at al-Tawhid wal-Yihad (Organización de Monoteísmo y Yihad). Posteriormente, recluta a policías y militares expulsados del ejército de Sadam Hussein.

“Se junta el agua y el aceite: alguien que no era yihadista de ideología, como eran los militares de Sadam, pero que sí que saben combatir, con alguien que tiene la ideología yihadista. Esos militares le explican a Al Zarqawi que es fundamental controlar el territorio”. Ahí aparece el Estado Islámico de Irak, que practica un terrorismo “que ya no se oculta” sino que “quiere controlar territorio”. Cuando los estadounidenses abandonan Irak en 2011, con este Estado Islámico de Irak ya debilitado, el grupo “vuelve a coger fuerza” y se traslada a Siria, un país “más proclive” para hacer la yihad y controlar terreno porque se encuentra consumido por la Guerra Civil. “Pero ahí ya hay un grupo de Al Qaeda, el frente Al Nusra“. Fruto del choque entre ambas fuerzas aparece el monstruo del Daesh.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 4
El Estado Islámico, la nueva amenaza. | Foto: Stringer / Reuters

Memoria

Mientras, Nueva York intenta cicatrizar pero no quiere olvidar el 11 de septiembre. El espacio sobre el que se levantaban las torres gemelas ha sido sustituido por dos piscinas con cascadas artificiales en recuerdo de las víctimas y la Zona Cero acoge un museo sobre los atentados. Los nombres de los fallecidos están inscritos en paneles que rodean las dos piscinas.

Es, según la organización, “un poderoso recuerdo de la mayor pérdida de vida resultado de un ataque extranjero en suelo estadounidense y la mayor pérdida de personal de rescate en la historia de Estados Unidos”.

11 de septiembre, el día que estremeció a Occidente 5
Dos piscinas ocupan el lugar en el que estaban las Torres Gemelas en homenaje a las víctimas. En los bordes, están inscritos los nombres de los fallecidos. | Foto: Mike Segar / Reuters

TOP