Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las elecciones generales de Holanda, en directo

Redacción TO

Foto: YVES HERMAN
Reuters

Holanda celebra hoy elecciones generales en medio de una expectación y un interés internacional inusitados debido a la incertidumbre sobre una posible victoria del populismo de ultraderecha.

00.25

Con el 10% de los votos escrutados, despedimos la cobertura en directo de las elecciones generales de los Países Bajos. Gracias por seguir la jornada con nosotros.

VVD-ALDE(Mark Rutte, liberal, actual primer ministro): 22.4%

GL-G/EFA (Jesse Klaver, izquierda verde): 13.2%

PVV-ENF (Geert Wilders, populista de ultraderecha): 12.2%

D66-ALDE (Jan Peter Balkenende, socioliberal): 11.9%

CDA-EPP (Jan Peter Balkenende, democristiano): 11.3%

SP-LEFT (Emile Roemer, socialista): 8.4%

00.10

La Izquierda Verde es la formación más votada en Ámsterdam, la capital, con un 19.3% de los votos. El partido de Rutte ha sumado un 15.2% de los apoyos en la ciudad, mientras que Wilders se queda con un 7%.

00.04

Si bien no hay datos definitivos, el segundo puesto que de momento ocupa el ultraderechista Geert Wilders no le permitirá liderar el país, pues todos los demás partidos han afirmado durante la campaña que no harían coalición con él para formar Gobierno.

Dutch far-right politician Geert Wilders of the PVV party votes in the general election in The Hague, Netherlands, March 15, 2017. REUTERS/Dylan Martinez
Geert Wilders | Foto: Dylan Martinez / Reuters

23.55

“Después del Brexit y después de las elecciones en Estados Unidos, Holanda ha dicho ‘no’ al populismo”, ha celebrado el primer ministro en su primera comparecencia ante sus seguidores en La Haya, una de las ciudades más pobladas de los Países Bajos.

23.48

Sin que se conozcan todavía los resultados definitivos, el actual primer ministro, Mark Rutte, se da ya por ganador, en unas declaraciones recogidas por la cadena holandesa NOS

“Esta noche celebramos, mañana vamos a trabajar para los Países Bajos”, dice el liberal conservador.

23.39

La televisión holandesa RTV informa de que el ultraderechista PVV de Geert Wilders ha sido la formación más votada en Rotterdam, la segunda ciudad del país.

Rotterdam con el PVV, se ha apresurado a responder Wilders por Twitter

23.34

A falta de que se conozcan los datos definitivos, distintos líderes europeos empiezan a reaccionar a los resultados. Eso sí, ningún líder español se ha pronunciado todavía.

“Felicidades a los holandeses por haber detenido el avance de la extrema derecha. Voluntad de trabajar por una Europa más fuerte”, ha tuiteado el ministro de exteriores francés, Jean-Marc Ayrault.

“¡Holanda, oh, Holanda! ¡Sois unos campeones! ¡Felicidades por estos fantásticos resultados!”, ha felicitado el portavoz de la canciller alemana, Angela Merkel.

“No al #Nexit La derecha anti-UE ha perdido las elecciones en Holanda. Compromiso común para cambiar y revitalizar la Unión”, ha tuiteado el primer ministro italiano, Paolo Gentinoli.

“Bien”, ha sido el breve comentario de la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon.

23.10

Los mercados ya reaccionan a la victoria de Rutte, prácticamente asegurada. En las últimas horas, el euro ha llegado a su máximo nivel desde hace más de un mes. Según Bloomberg, la moneda única podría lograr su mayor avance desde junio.

El euro sale reforzado de la victoria, prácticamente asegurada, de Rutte | Foto: Kacper Pempel / Reuters
El euro sale reforzado de la victoria, prácticamente asegurada, de Rutte | Foto: Kacper Pempel / Reuters

23.07

Los partidos con preocupaciones medioambientales han duplicado sus escaños, pasando del 15% al 31%.

22.47

Kathalijne Buitenweg, número 2 de la Izquierda Verde: “Nunca hemos tenido unos resultados tan buenos. Hemos cuadriplicado nuestros escaños. Y estoy increíblemente orgullosa del partido y de todas las perdonas que han votado y han hecho campaña. Está claro que la gente ya está cansada del actual clima de polarización y quiere un mensaje de positividad. Y estoy orgullosa de eso”.

22.37

La izquierda verde celebra con humor sus buenos resultados. El partido liderado por Jesse Klaver ha logrado un 11% de apoyos y 16 escaños, según los sondeos a pie de urna.

22.35

La recta final de la campaña de estas elecciones ha estado marcada por la tensión con Turquía. El primer ministro neerlandés, Mark Rutte, vetó la participación de líderes turcos en mítines holandeses para promocionar el referéndum que dará más poderes al presidente otomano, Recep Tayyip Erdogan. Holanda actúa con “remanentes nazis y fascistas”, acusó Erdogan. Incluso la Unión Europea ha tenido que intervenir.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (Foto: Reuters)
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (Foto: Reuters)

22.24

Comparación, con datos de Ipsos, de los resultados de 2012 y los de 2017.

22.11

El populista antieuropeísta, antiinmigración y ultraderechista Geert Wilders reacciona en Twitter a los resultados: “¡Hemos ganado asientos! ¡Esa es la primera victoria! ¡Todavía no he acabado con Rutte!”

22.08

Con el 1% de los votos escrutado, estos son los seis partidos más votados:

VVD-ALDE: 26.2% (Mark Rutte, liberal, actual primer ministro)

PVV-ENF: 12.5% (Geert Wilders, populista de ultraderecha)

D66-ALDE: 12.3% (Jan Peter Balkenende, socioliberal)

CDA-EPP: 10.3% (Jan Peter Balkenende, democristiano)

GL-G/EFA: 9.4% (Jesse Klaver, izquierda verde)

SP-LEFT: 8.1% (Emile Roemer, socialista)

22.01

El Ministerio de Exteriores alemán celebra los resultados.

“Una holgada mayoría de los votantes neerlandeses han rechazado los populismos antieuropeos. Eso son buenas noticias. ¡Os necesitamos para una #Europa fuerte!”, ha tuiteado el organismo.

22.00

En las elecciones de 1977, el país estuvo 207 días sin formar Gobierno debido a la fragmentación del Parlamento. Actualmente, es el sexto país que más tiempo ha pasado con un Gobierno de interinidad. En estos comicios, según los primeros sondeos, 12 partidos tendrán representación y hará falta una coalición a cuatro (como mínimo) para formar Gobierno.

21.51

Según los primeros sondeos, será necesaria una coalición a cuatro para lograr la mayoría absoluta, de 76 escaños.

21. 50

Ya están contados los votos en dos de los 388 municipios de los Países Bajos. En ambos ha ganado el liberal de derechas Mark Rutte, actual primer ministro.

21.44

Estas eleciones son las que más participación han tenido en los últimos 31 años.

Votantes, en Ámsterdam (Foto: Cris Toala Olivares / Reuters)
Votantes, en Ámsterdam (Foto: Cris Toala Olivares / Reuters)

21.42

Los socialdemócratas están pagando en las urnas haber hecho una coalición con los liberales: el partido ha pasado de un 24.8% en 2012 de apoyos al 6%.

21.39

Los sondeos sitúan en primer lugar al actual primer ministro, Mark Rutte.

El actual primer ministro, Mark Rutte (Foto: Michael Kooren / Reuters)
El actual primer ministro, Mark Rutte (Foto: Michael Kooren / Reuters)

21.36

Los sondeos a pie de urna hablan de un 82% de participación, frente al 74.6 de la elecciones de 2012.

21.33

Los Verdes logran, según los sondeos, el mejor resultado de su historia

2003: 0.5%

2006: 1.8%

2010: 1.3%

2012: 1.9%

2017: 3%

Las elecciones generales de Holanda, en directo 1
Seguidores del Partido Verde GL celebran en La Haya los resultados a pie de urna. (Foto: Francois Lenoir / Reuters)

21.30

Estos son los partidos con representación parlamentaria, según los sondeos a pie de urna (datos de Ipsos MORI):

VVD-ALDE (Mark Rutte, liberal, actual primer ministro): 31 escaños

CDA-EPP (Jan Peter Balkenende, democristiano): 19 escaños

PVV-ENF (Geert Wilders, populista de ultraderecha): 19 escaños

D66-ALDE (Jan Peter Balkenende, socioliberal): 19 escaños

GL-G/EFA (Jesse Klaver, izquierda verde): 16 escaños

SP-LEFT (Emile Roemer, socialista): 14 escaños

PvdA-S&D (Hans Speckman, laborista socialdemócrata): 9 escaños

ChristenUnie (Gert-Jan Segers, democristiano): 6 escaños

Partij vo0r de Dieren (Marianne Thieme, animalista): 5 escaños

50+ (Henk Krol, laborista defensor de los mayores): 4 escaños

Denk (Tunahan Kuzu, laborista proinmigración): 3 escaños

Forum voor Democratie (Thierry Baudet, conservador): 2 escaños

21.15

Los sondeos a pie de urna dan al partido socialdemócrata de Hans Speckman el peor resultado de su historia.

1982: 30%

1986: 33%

1989: 32%

1994: 24%

1998: 29%

2002: 15%

2003: 27%

2006: 21%

2010: 20%

2012: 25%

2017: 6%

21.11

Los primeros sondeos a pie de urna dan la victoria, en minoría, al actual primer ministro, Mark Rutte, liberal. En segundo lugar, empatan el populista de extrema derecha antieuropeísta y antiinmigración Geert Wilders, el democristiano Jan Peter Balkenende y el socioliberal Jan Peter Balkenende (datos de Ipsos MORI):

VVD-ALDE: 21% (Mark Rutte, liberal, actual primer ministro)

CDA-EPP 13% (Jan Peter Balkenende, democristiano)

PVV-ENF 13% (Geert Wilders, populista de ultraderecha)

D66-ALDE 13% (Jan Peter Balkenende, socioliberal)

GL-G/EFA 11% (Jesse Klaver, izquierda verde)

SP-LEFT 9% (Emile Roemer, socialista)

PvdA-S&D 6% (Hans Speckman, socialdemócrata)

21.00

Cierran los centros electorales y comienza el recuento de votos, que se realizará a mano.

Comienza el recuento de votos tras el cierre de los colegios. (Foto: Cris Toala Olivares)
Comienza el recuento de votos tras el cierre de los colegios. (Foto: Cris Toala Olivares)

20.50

Faltan diez minutos para que cierren los centros electorales y se den a conocer los primeros sondeos a pie de urna.

20.38

La participación a las 19.15 es del 73%, un 8% más que en los comicios de 2012

20.17

Las urnas cierran a las nueve de la noche (hora local y española). Los primeros resultados en llegar serán los de las pequeñas islas del país. Se tendrá una idea bastante aproximada de los resultados a la una de la madrugada. Los votos se contarán a mano por temor a un ciberataque.

Las elecciones generales de Holanda, en directo
Una papeleta y un lápiz rojo en un centro electoral de Amsterdam. (Foto: Cris Toala Olivares / reuters)

20:00 

Desde las 07.30 horas y hasta las 21.00 horas permanecen abiertos los más de 10.000 colegios electorales para que 12,6 millones de ciudadanos elijan a su futuro gobierno.  A las 16 horas había ejercido su derecho al voto más del 43% de ciudadanos, según datos de la agencia Ipsos, lo que supone un aumento de 6 puntos respecto a las elecciones legislativas de 2012.

Sigue la cobertura especial de The Objective en Further Live.

Elecciones generales Holanda 2017
El primer ministro Mark Rutte, votó pasadas las 10.30h en su colegio electoral. | Foto: Michael Kooren / Reuters

Elecciones generales Holanda 2017 1
El líder del partido de la extrema derecha, Geert Wilders, acudió a votar en torno a las 10h. | Foto: Yves Herman / Reuters

Continua leyendo: El fantasma del populismo marca las elecciones generales en Holanda

El fantasma del populismo marca las elecciones generales en Holanda

Redacción TO

Foto: DYLAN MARTINEZ
Reuters

Este miércoles los holandeses están llamados a las urnas. Nunca antes unas elecciones generales en este país con 17 millones de habitantes habían acaparado tanta atención fuera de sus fronteras. Pero el creciente apoyo ciudadano, según las encuestas, al líder de extrema derecha Geert Wilders y su Partido de la Libertad (PVV), mantienen al resto de la Unión Europea alerta ante la posible llegada del populismo más exacerbado basado en un discurso similar al que en Estado Unidos llevó al poder a Donald Trump.

Wilders el populista

“Espero repetir su mismo éxito y devolver Holanda a los holandeses”, ha declarado en varias ocasiones Geert Wilders, refiriéndose a la victoria de Donald Trump en EEUU el pasado mes de noviembre. Parece que su discurso basado en cerrar las fronteras a los ciudadanos musulmanes – se refirió a los marroquíes como “escoria” – y su deseo de emular al Reino Unido con un “Nexit”, han calado hondo en determinados sectores de la sociedad holandesa.

Conocido por sus declaraciones contra el islam, Wilders ha prometido cerrar las fronteras a los inmigrantes musulmanes, la venta del Corán en Holanda y acabar con las mezquitas, aunque esos cambios vayan en contra de la Constitución y de numerosas leyes locales. El programa de Wilders está recogido en un folio. No necesita más.

A sus 53 años considera su obligación mantener una cruzada contra “la islamización” de su país y compara el Corán con el ‘Mein Kampf’ de Adolf Hitler. Sus incendiarias declaraciones le han puesto en el punto de mira de grupos terroristas y ha recibido amenazas de muerte, lo que le ha obligado a llevar protección policial las 24 horas, además de renunciar a llevar a cabo mítines en lugares abiertos, en las últimas semanas.

Las elecciones en Holanda, marcadas por el fantasma del populismo 1
El ultraderechista Geert Wilders, del PVV, representa el populismo más exacerbado | Foto: Yves Herman /Reutes

Nacido en la localidad de Venlo, en el sureste del país, Wilders creció en una familia católica, junto a su hermano y a sus dos hermanas. Su interés por la política comenzó en los años 80, atraído por el poder, pero lo que de verdad le marcó fue, primero, el asesinato en 2002 del dirigente populista Pim Fortuyn, del que es heredero político directo, y dos años más tarde, el del cineasta Theo van Gogh. “Recuerdo que me temblaban las piernas, en estado de conmoción”, describió en un libro en 2012. “Puedo decir honestamente que sentí cólera, no miedo”.

Casado con una ciudadana húngara y sin hijos, su partido es oficialmente una asociación con un único miembro: él mismo. Diputado desde hace casi veinte años, si su partido es el segundo más votado, no será fácil ignorarle como líder de la oposición, desde donde ya ejerce después de una experiencia en el Gobierno del liberal Mark Rutten que acabó en un total desencuentro y con la convocatoria de nuevas elecciones en 2012.

Rutte frente al “populismo”

El primer ministro holandés y candidato a la reelección, Mark Rutte, aprovechó el debate electoral celebrado este lunes frente a su principal rival Geert Wilders, para hacer un llamamiento a los electores frente al “populismo” en Europa. “Quiero que Holanda sea el primer país en detener el populismo, en detener el efecto dominó” iniciado por el Brexit en Reino Unido, y representado en países como Francia – que celebra elecciones el próximo mes – por la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, que aparece como una de las favoritas en las encuestas.

Las elecciones en Holanda, marcadas por el fantasma del populismo 2
El primer ministro holandés, Mark Rutte, del partido liberal VVD, en un acto electoral | Foto: Dylan Martinez / Reuters

Los sondeos

El Partido de la Libertad (PVV) de Wilders llegó a situarse como la fuerza más votada, según las diferentes encuestas. Sin embargo, el último sondeo publicado el domingo por la web Peilingwijzer, que reúne seis encuestas distintas, apunta a que los liberales del actual primer ministro Mark Rutte y su Partido Popular para la Libertad y la Democracia (VVD) serán los más votados, eso sí, después de que en la última semana su candidato endureciera el discurso contra la inmigración, uno de los principales caballos de batalla de estos comicios.

Este sondeo da al VVD el 16 por ciento de los votos y entre 23 y 27 escaños en un Parlamento de 150. Wilders sería el segundo más votado con una horquilla de 21 a 25 escaños y el 14 por ciento de los votos. En tercer lugar aparecen los democristianos de la CDA, con el 12 por ciento de los votos y entre 18 y 20 escaños, empatados con los liberales progresistas del D66.

Los verdes del GroenLinks obtendrían el 10 por ciento de los votos con 15 a 17 escaños y los socialistas del SP rozarían el 10 por ciento de los votos, logrado entre 14 y 16 asientos, por delante de los socialdemócratas de Lodewijk Frans Asscher y su PvdA que caen a la séptima posición con entre 11 y 13 escaños de los 38 que obtuvieron en anteriores elecciones. Los expertos consideran que haber gobernado en coalición con los neoliberales en esta última legislatura les ha pasado factura. También es verdad que los partidos socialdemócratas parecen estar perdiendo apoyo social en el conjunto de Europa, más allá de las coaliciones a las que lleguen con otros partidos.

Coaliciones

En Holanda, nunca un partido ha obtenido la mayoría absoluta necesaria de 76 escaños para poder gobernar en solitario y no parece que esto vaya a cambiar después del 15 de marzo. A las elecciones se presentan 28 partidos de los cuales, al menos 14 podrían obtengan representación parlamentaria, según las encuestas. Un parlamento fragmentado que obligará a alcanzar acuerdos entre más de dos partidos para formar gobierno en el que, en ningún caso, estará el partido de Wilders. Todos los candidatos han dejado claro que no llegarán a ningún tipo de acuerdo con el PVV.

Las elecciones en Holanda, marcadas por el fantasma del populismo
Más de 20 partidos se presentan a los comicios del 15 de marzo | Foto: Dylan Martinez / Reuters

Wilders, por su parte, ya ha advertido de las graves consecuencias que tendrá para el país que su partido – si resulta ser el segundo más votado – no está en el próximo gobierno holandés. Sus contrincantes, sin embargo, no parecen dispuestos a que Wilders tenga de nuevo capacidad para bloquear decisiones del Ejecutivo, como ocurrió en 2012 cuando formaba parte del gobierno y hubo que adelantar las elecciones. Los expertos creen que finalmente habrá un gobierno formado por cuatro o cinco partidos, liderado por los liberales del actual primer ministro Rutte, en poder desde 2012.

Europa, alerta

Las elecciones en Holanda se ven con inquietud en el resto de Europa porque la campaña ha estado marcada por los temas de inmigración y de identidad, y se consideran como barómetro del avance de la extrema derecha, en un año con múltiples citas electorales, entre ellas en Francia y Alemania. En este sentido, Rutte no ha podido ser más descriptivo.

“Podemos decir que estas elecciones son los cuartos de final para intentar impedir ganar al mal populismo. Las semifinales son en Francia en abril y mayo, y luego la final es en Alemania en septiembre”, ha dicho Rutte sobre los retos que esperan a Europa en las urnas durante el presente año.

Para la Unión Europea, el desafío del Brexit ocupa su principal preocupación. Necesita contrarrestar la salida del Reino Unido y la creciente desafección europea por parte de los ciudadanos con una imagen de unidad, como la que presentaron la semana pasada los líderes de Alemania, Francia, España e Italia en su reunión de Versalles. El mensaje es claro: el populismo excluyente, xenófobo y radical no tiene cabida en la UE y es necesario aunar políticas a favor de un mundo cada vez más globalizado que defienda los intereses generales frente a los de unos pocos.

Continua leyendo: La Transición española terminó con Barcelona 92

La Transición española terminó con Barcelona 92

Cecilia de la Serna

Foto: EFE
EFE

Casi 17 años separan la muerte de Franco en el 75 y la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, que este 25 de julio celebran sus bodas de plata. En esos 17 años, España se esforzó por abrirse al mundo, por dar a entender que los años más oscuros de la dictadura franquista eran algo del pasado y, en definitiva, por parecer algo menos paleta. La gran oportunidad de hacerlo llegó en 1992, gracias a la trascendencia internacional de grandes eventos como la Expo de Sevilla y, especialmente, por la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad condal.

La Transición española terminó con Barcelona 92
Las mascotas de la Expo 92 de Sevilla, “Curro”, y de las Olimpiadas de Barcelona 92, “Cobi”, posaban juntas en el recinto de la Exposición Universal de Sevilla. | Foto: Efe

De camino al sueño olímpico

El propio recorrido de Barcelona hasta ser sede olímpica es una muestra de la voluntad conjunta de enseñar al mundo una España diferente, más moderna y libre. Frente a Barcelona competían otras ciudades, algunas entonces con más nombre y peso como París o Ámsterdam, que sin embargo no lograron batir a lo que representaba el milagro español post franquista.

Antes de 1992, Barcelona había sido candidata para los Juegos Olímpicos de 1924, 1936 y 1940, candidaturas de las que había salido sin pena ni gloria. Narcís Serra, quien ocupó la alcaldía barcelonesa del 79 al 82 -años clave de la Transición-, fue el que inició un proceso que pasó, primero, por la autorización del rey Juan Carlos I y, después, por la aprobación popular en masa de los barceloneses. El sueño olímpico fue transformándose en una probabilidad muy clara gracias a la euforia generalizada y a una importante trama diplomática.

Por entonces presidía el COI el español Juan Antonio Samaranch, quien sin duda jugó un papel fundamental en la elección final de Barcelona para acoger el evento más grande del planeta y quien, después de la clausura, llegó a afirmar que habían sido los mejores Juegos de la era moderna. Fue él el encargado de anunciar en Lausana, en un perfecto francés, que la segunda ciudad más grande de España organizaría los Juegos tras una no muy apretada lucha con la capital gala. Ya estaba hecho, y Barcelona se tornó en una fiesta. El comité de la candidatura voló rápido de vuelta hasta el Prat para poder festejar con los barceloneses este gran hito por las calles de la ciudad. “Aquello que es bueno para Barcelona es bueno para Cataluña y aquello que es bueno para Cataluña es bueno para España”, gritó al mundo el entonces alcalde de la ciudad condal, Pasqual Maragall. Todos incluidos, todos contentos. Desde los que formaron parte de ese comité inicial recuerdan a menudo que la idea que primó es que fueran los Juegos los que estuvieran al servicio de Barcelona, y no al revés.

España mira cara a cara al mundo

El reto que presentaba la celebración de estos Juegos era mayúsculo. Por un lado, la organización española debía ser capaz de mostrarse segura y seria, superando todos los clichés que allende de nuestras fronteras tenían –y todavía mantienen- sobre los españoles, y por otro debía ser capaz de sorprender al mundo. No es de extrañar que la organización del evento invirtiera tanto tiempo, esfuerzo y dinero en crear un auténtico espectáculo de primera para inaugurar y clausurar los Juegos Olímpicos. Barcelona debía mostrarse como es, sin complejos, para poder maravillar al mundo. Y lo consiguió.

No es casualidad que la gran ceremonia la dirigiera un publicista. Luis Bassat, fundador de la prestigiosa firma publicitaria Bassat, Ogilvy & Mather en España, fue el responsable de crear una inauguración que terminó convirtiéndose en “el spot más largo y mejor de mi vida”, en sus propias palabras. Se trataba, efectivamente, de venderse. No es baladí, ya que la exitosa organización de estos Juegos originó el boom turístico de la ciudad condal que en la actualidad le está pasando una factura desmesurada.

Las malas lenguas dicen que el encendido del pebetero, que se hizo a través del lanzamiento de una flecha por parte de Antonio Rebollo, estuvo trucado. Sin embargo, poco parece importar lo que las malas lenguas dicten, ya que esa imagen quedará siempre para la Historia.

Los seis grandes momentos deportivos de Barcelona 92

Deportivamente hablando, los Juegos de la XXV Olimpiada destacaron por ser un auténtico torbellino de emociones, inesperadas medallas y por suponer la mejor marca en el medallero histórico de España, con 22 metales en su haber. En total fueron 7.555 deportistas -de los que 3.008 eran mujeres- los que representaron a las 71 naciones que participaron. Además, por primera vez en muchas ediciones, ninguna nación intentó boicotear el evento.

La Transición española terminó con Barcelona 92 3
El ‘Dream Team’ del baloncesto norteamericano celebra su oro frente a Croacia. | Foto: Ray Stubblebine / Reuters

Quien destacó por encima de todos no fue un atleta, sino un equipo: el Dream Team, la selección estadounidense de baloncesto liderada por las ya leyendas Magic Johnson, Michael Jordan y Larry Bird. Este conjunto que se estrenaba en unos Juegos Olímpicos -se admitió por primera vez la participación de jugadores de la NBA-, logró 117 puntos de promedio en 8 partidos y ganó la medalla de oro derrotando en la final a Croacia, y atrajo además toda la atención de la Villa Olímpica.

La Transición española terminó con Barcelona 92 2
El entonces príncipe Felipe abandera la delegación española en Barcelona. | Foto: EFE

El ahora rey Felipe VI fue el abanderado español en la ceremonia inaugural, ya que participaba en la clase soling de vela, pero el atleta español que destacó por encima de todos fue Fermín Cacho. Gracias a su oro logrado, con gran sorpresa, en los 1.500 metros de atletismo, Cacho se ganó el respeto de sus competidores y el cariño de los españoles.

Otro momento deportivo que sigue en la retina de muchos es el denominado ‘espíritu de Redmond’. No lo hace por ser un extraordinario alarde de talento o fuerza, sino por encarnar el verdadero espíritu olímpico: nunca te rindas. Este atleta británico era uno de los favoritos para el podio de los 400 metros lisos, pero no pudo llegar siquiera a la final. A mitad de carrera de la semifinal, Redmond se lesionó y cayó al suelo, tras lo que se levantó y recorrió entre lágrimas los metros que le faltaban para llegar a la meta. Su gesta fue recordada por el COI con ocasión de los pasados Juegos de Río.

En atletismo volvió a reinar Carl Lewis, que ganó el oro en salto de longitud y en el relevo 4×100. El ‘Hijo del Viento’, uno de los mejores atletas de toda la Historia, no defraudó en la cita olímpica de 1992, a la que llegó ya con 31 años.

También destacó el nadador ruso Alexander Popov, que ganó los 50 y 100 metros estilo libre. La atleta etíope Derartu Tulu consiguió otro de los grandes hitos deportivos de Barcelona 92 gracias a su triunfo en los 10.000 metros, convirtiéndose en la primera atleta africana en llevarse un oro.

Cada uno de estos momentos suponen leyendas y récords -a veces ya superados, y es que en 25 años hay tiempo para batir cualquier marca-, pero sobre todo suponen la historia narrada de unos Juegos que marcaron un antes y un después en el deporte de élite mundial.

Iconos de una generación

La celebración de unos Juegos Olímpicos suelen trascender lo meramente deportivo. En Barcelona, esta máxima se hizo evidente. Los iconos de Barcelona 92 fueron los iconos de toda una generación. Desde Cobi, la mascota creada por el diseñador español Javier Mariscal y que todavía protagoniza el merchandising de los más nostálgicos, hasta canciones como Barcelona -interpretada por Montserrat Caballé junto al ya por entonces fallecido Freddie Mercury– o Amigos para siempre, esa rumba catalana de los Manolos que cerraron por todo lo alto los Juegos.

Con atletas, canciones, mascotas y un sinfín de anécdotas, Barcelona 92 supuso un punto de inflexión en la última década del siglo XX español. El mundo tuvo la oportunidad de redescubrir una España que ya abrazaba a Europa desde la Comunidad Económica Europea, y que sin complejos se erigía como un puerto para la cultura y el deporte globales. Los que no tuvimos la ocasión de disfrutar de estos Juegos -o que lo hicimos con apenas un añito de edad- debemos rescatarlos con una nostalgia impostada. Los historiadores no atinan aún en coincidir en una fecha clave para el fin de la Transición española -desde el 23F hasta el primer gobierno de Aznar hay opiniones para todos los gustos-, pero si una fiesta puso fin a esa Transición esa fue la de Barcelona 92.

Continua leyendo: El caso en contra de la izquierda

El caso en contra de la izquierda

Axel Capriles

Foto: Palacio de Miraflores
Gobierno de Venezuela

Venezuela se ha convertido en una papa caliente para la izquierda política.
Es un caso embarazoso, incómodo. A pesar de que ser de izquierdas es un
significante vacío y el término nacido del lugar en que se sentaron los diputados franceses con respecto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente del 14 de julio de 1789 ha perdido todo sentido en los tiempos contemporáneos, una especie de atonía o inercia intelectual hace que la gente de izquierdas se vea a sí misma como progresista. No es inusual escuchar a miembros de partidos socialistas definirse como reformistas, vanguardistas, democráticos, plurales, a declarar como valores propios la igualdad, el pacifismo, la honradez, el altruismo, la defensa de los menesterosos, el ecologismo. Venezuela aparece, entonces, en el escenario mundial para poner en duda todos esos principios, como evidencia empírica del fraude y fracaso del socialismo, como prueba fehaciente del engaño ideológico. Si la revolución cubana ya había servido como demostración suficiente, la revolución bolivariana actualizó y descubrió de manera burda y escabrosa la devoradora pasión que utiliza los ideales más excelsos para asaltar y preservarse en el poder.

Vista la trama de corrupción urdida por la izquierda latinoamericana, la red
de cohechos entre Hugo Chávez, Ignacio Lula da Silva, Néstor y Cristina Kirchner, Evo Morales y Daniel Ortega, ser de izquierdas en América Latina ha pasado a significar ser autoritario, corrupto y farsante, ser depredador de su propio país. Venezuela es la yaga, el espejo en el que deben reflejarse los cómodos coqueteos con las veleidades revolucionarias. Ser de izquierdas significa saquear al pueblo en nombre del pueblo, empobrecer a la gente para dominarla, darle dádivas para subordinarla. El Socialismo del siglo XXI arrasó con los medios de producción y la economía hasta producir una rara especie de escasez y hambre en medio de una abundancia y riqueza natural poco frecuente. No sólo repotenció el personalismo y el caudillismo, sino que comerció con la dignidad humana y desintegró la hebra y los nudos que constituyen la trama social. La revolución bolivariana hizo realidad las profecías fatalistas de Simón Bolívar en su carta al general Juan José Flores, en 1830: “este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas. Devorados por todos los crímenes y extinguidos por la ferocidad…” volverá al caos
primitivo.

A pesar de que el caso Venezuela luce una caricatura, más que una
realidad, y se ha convertido en un compendio de los vicios humanos ocultos tras una doctrina política, su ejemplo ha servido para desenmascarar la sustancia de la izquierda política: ser el escondrijo de los complejos históricos y las fuerzas regresivas de la sociedad. Si la política es un terreno marcado por la distancia entre la palabra y los hechos, la izquierda es su más eximio representante. Lejos de ser una vanguardia reformista, los partidos socialistas, aún los más democráticos y modernos, defensores del Estado prestacional, son los principales obstáculos de la sociedad abierta capaz de auto-organizarse y auto-regularse al margen del dominio del Estado. Son el impedimento para el ajuste de la sociedad a los avances tecnológicos, la innovación y la evolución de la consciencia.

Continua leyendo: El ciudadano lee

El ciudadano lee

Valenti Puig

Foto: MIGUEL VIDAL
Reuters/Archivo

La política a golpe de “twitter” subordina aún más el ejercicio de la ciudadanía al todo a un euro o al “fast-food”. De forma más súbita que paulatina, dejamos de leer. Aunque un poco más comedido en los últimos tiempos, Donald Trump tuitea ahí donde Demóstenes o Lincoln recurrían a la grandeza de la palabra. Entre las últimas patologías tan agresivas del “twitter”, el nuevo director de los “mossos d’esquadra” en Cataluña hace un año tuiteó que ya era hora de irse de España porque los españoles le daban pena. ¿Qué historia de España habrá leído? ¿Conoce los artículos fundamentales de la Constitución de 1978? ¿Ha leído algo de provecho en toda su vida de agitador independentista?

Nuevos planes para la promoción de la lectura aparecen y reaparecen sin más resultado que la fotografía del político que la lanza, sin más beneficio que el de quienes lo organizan como “marketing” de un evento y con un coste económico tan estéril como erosivo para el dinero público. Así pegamos calcomanías de versos en los cristales del metro, repartimos versiones “soft” de Esquilo y explicamos los lugares comunes de la lectura a adolescentes que están más pendientes de su iPhone. Al hablar del sistema educativo finlandés como modelo a veces se deja de lado que la buena competencia lectora de los alumnos finlandeses algo tiene que ver con el vasto sistema bibliotecario finlandés, muy bien interconectado, de acceso fluido, hasta el punto de que el 80 por ciento de los finlandeses hacen uso regular de las bibliotecas.

También se olvida que en la Europa del siglo XIX, especialmente en Gran Bretaña, la novela era entretenimiento y a la vez un canal para la transmisión de las ideas reformistas. Por ejemplo: viajar en tren duplicó la demanda de novelas y sí fue como aparecieron las librerías en las estaciones ferroviarias, hasta el punto de que en Francia –por ejemplo- surgió una “littérature de gare”, asequible, de lectura placentera aunque con un nivel de estilo que hoy no mantienen ni los autores más celebrados. En la “littérature de gare” se transmitía más una idea del goce que una idea de la reforma. Todo eso desembocó en uno de los grandes inventos del siglo XX que fue el libro de bolsillo.

Las cosas han cambiado. No se ven lectores de libros ni en los trayectos de Vueling ni en los vagones del AVE. Prácticamente, tampoco se ven lectores de prensa. En los chiringuitos de estación hay más chuches que incentivos para la lectura. Sin embargo, la ciudadanía consiste en conocer los problemas de la
sociedad en la que uno vive –algo que favorecían las novelas decimonónicas- y contrastar las distintas formas de solventarlos. ¿Cómo conocer y contrastar según simplifiquen las mínimas pulsaciones de un “twitter”? A diferencia del nuevo director de la policía autonómica de Cataluña, un ciudadano lee. Con
Gutenberg llegó la posibilidad de libre examen. Era una práctica hoy obsoleta, especialmente cuando se es director de los “mossos d’esquadra”.

TOP