Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Anna Castillo: "Yo me atrevo con todo"

Néstor Villamor

Foto: Miguel Córdoba
Cortesía de la Academia de Cine

Con 23 años, era una de las nominadas más jóvenes de la última edición de los premios Goya. Y su papel protagonista en El olivo, de Icíar Bollaín, le valió la estatuilla a la mejor actriz revelación. Pasada ya la emoción inicial y superada la resaca de la ceremonia, Anna Castillo, uno de los nombres más solventes de la interpretación española de su generación, charla con The Objective sobre su premio, su carrera, su presente y su futuro. Barcelonesa de nacimiento, se trasladó a Madrid con 19 años para hacerse un hueco en el arte dramático. Hoy, Goya en mano, puede decir que lo ha conseguido. Lo que más le apetece ahora, dice, es “seguir currando”. Más adelante “me gustaría trabajar en Europa”, asegura, “vivir una temporada fuera por trabajo, tener que irme a Francia o a Italia, quedarme una temporada por allí” y “ver cómo se trabaja en otros lugares”. ¿Y Hollywood? La pregunta le provoca una carcajada. “Ahora mismo no es lo que más me interesa ni en lo que tengo el ojo puesto”, responde. Pero advierte: “Yo me atrevo con todo”.

“Desde pequeña siempre me gustó la interpretación, pero nunca tuve claro que quisiera ser actriz”, recuerda. “Era una cosa que me divertía”, pero “no decidí dedicarme a esto 100% hasta que no me vi dedicándome a ello”. De hecho, ella había empezado a estudiar Psicología. “Pero, de repente, cuando tenía 19 años, me vi en Madrid trabajando entre semana y los fines de semana y me di cuenta de que me estaba dedicando a eso”. Solución: dejó Psicología y se metió en la interpretación a tiempo completo.

Se enteró de que estaba nominada al Goya mientas desayunaba, acompañada por su compañera de piso y su gato, Capitán. “Grité muchísimo”, dice. La alegría fue doble, porque en esa misma categoría también estaba el nombre de su amiga Belén Cuesta, que optaba al premio por Kiki: el amor se hace. Acto seguido “la llamé llorando, muy contenta”, rememora. Competir con una amiga “fue más relajado”, porque la candidatura “te da mucha visibilidad pero a la vez te expone mucho: están todo el rato pendientes de ti, hay mucha entrevista y mucha promoción de golpe, y yo creo que vivirlo con una amiga lo normalizaba, lo hacía más cómodo, más divertido…”.

En El olivo trabajó a las órdenes de Icíar Bollaín, con un guión que la “emocionó mucho”. “Me lo leí del tirón, me gustó la historia y para mí era un reto” porque “era el personaje protagonista” y “tenía una carga emocional muy fuerte”. De su trabajo en la película se lleva “los dos meses de rodaje: el aprendizaje profesional, lo que significa hacer un prota, con la responsabilidad que tiene, pero sobre todo la parte personal”. Y profundiza: “Estuve con una gente maravillosa de la que aprendí muchísimo”. Trabajar con la realizadora de Te doy mis ojos fue para ella “muy fácil”. Y destaca la flexibilidad de su jefa: “No fue una directora que me dijera exactamente lo que tenía que hacer, sino que me daba la seguridad para que yo creara lo que yo quisiera”.

La actriz -entre cuyos referentes interpretativos, enumera, están Candela Peña, Penélope Cruz, Natalie Portman y Marlon Brando-, reconoce que no tiene “unas metas muy claras” en este momento. Eso sí, en el futuro “me gustaría formar una familia, me gustaría poder pasar más tiempo en Barcelona y me gustaría seguir dedicándome a esto”. De la situación política de su tierra prefiere no hablar, al menos con la prensa. “No me gusta mojarme”, zanja, pero desliza: “Todo el mundo tiene derecho a elegir y a decir de dónde se siente”. Y de su profesión admite que le “da mucho miedo” que solamente un 8% de los actores pueda ganarse la vida con su oficio. “La poca gente que estamos viviendo de nuestra profesión estamos en la cuerda floja y en cualquier momento caemos porque los números son aterradores”, se preocupa.

De momento, ella tiene varios proyectos pendientes en cine: ya ha terminado de rodar Oro, de Agustín Díaz Yanes, y la adaptación a la gran pantalla de la obra teatral La llamada, de Javier Calvo y Javier Ambrossi, uno de los mayores fenómenos musicales de los últimos años en España. Ambas se estrenarán en 2017. “Y ahora estoy preparando Viaje alrededor del cuarto de una madre, que empezamos a rodar a finales de marzo en Sevilla”. Mientras tanto, le toca descansar del fenómeno creado por el Goya. Reconoce que la propia noche de la ceremonia no lo celebró hasta tan tarde como ella había esperado. “Aguanté menos de lo que pensaba porque a final la gala me pasó factura y me dejó muy cansada”. Por suerte, tiene hasta marzo para recuperarse antes de volver al cine.

Continúa leyendo: Jonas Bendiksen, el fotógrafo de Magnum que quiso retratar a Dios

Jonas Bendiksen, el fotógrafo de Magnum que quiso retratar a Dios

Néstor Villamor

Foto: Jonas Bendiksen
Magnum Photos

Cuando el fotógrafo de la agencia Magnum Jonas Bendiksen (nacido en Tønsberg, Noruega, en 1977) iniciaba su carrera profesional, en los años 90, estaba viviendo en Rusia y leyó en un periódico la historia de Vissarion, un antiguo policía de tráfico que decía haber recibido una revelación. Desde aquel momento, Vissarion, antes conocido como Sergey Anatolyevitch Torop, ha mantenido que es el mesías y ha logrado congregar a un grupo de entre 5.000 y 10.000 seguidores.

“La historia se me quedó rondando en la mente”, recuerda Bendiksen, “así que cuando empecé a pensar en la religión me pregunté si seguía ahí y si seguía diciendo que era el mesías; y luego empecé a encontrar otros que decían lo mismo”, cuenta a The Objective. Fue ahí cuando Jonas Bendiksen tuvo su propia revelación, aunque mucho más prosaica: se propuso recoger la historia de estos hombres en The Last Testament (Aperture/GOST, 45 euros), un libro en el que explora la cotidianidad de siete hombres que dicen ser la segunda venida de Cristo. “Pensé: ‘Vale, esta es mi oportunidad. Básicamente, puedo ir a visitar al propio Jesús'”. Pasó con ellos un total de tres años.

Jonas Bendiksen, el fotógrafo de Magnum que quiso retratar a Dios 1
Ceremonia de los seguidores de Vissarion en Rusia en 2015. | Foto: Jonas Bendiksen / Magnum Photos

Vissarion, el policía reencarnado en mesías, ha reunido en Siberia a toda una comunidad, que vive bajo preceptos de vegetarianismo, ecologismo, ascetismo y colectivismo (no en vano su revelación ocurrió alrededor de la caída de la URSS). El brasileño INRI Cristo, por su parte, ha congregado a 16 discípulas (la mayoría son mujeres) en Nueva Jerusalén, o sea, las afueras de Brasilia, desde que recibiera su primera revelación, en 1979 después de Cristo. “Todos se basan en la teología y el cumplimiento de las profecías de las Escrituras”.

Bendiksen cuenta la historia de todos ellos en su nuevo libro, un ejercicio de antropología religiosa en el que vuelve a tratar una de sus preocupaciones recurrentes: lo aislado, lo apartado. Ya lo había hecho en The Places We Live, en el que explora los lugares en los que viven distintas personas en situación de exclusión social, y en Satellites, en el que retrata la vida en repúblicas no reconocidas internacionalmente situadas en la periferia de la antigua Unión Soviética. “Me interesan las cosas, la gente, las ideas… que están un poco fuera de lo mainstream y que desafían la forma en que nos vemos a nosotros mismos”.

Y esta preocupación, en The Last Testament, se concreta en “esa necesidad o ese deseo de creer en algo”. Pero en el caso de estas creencias, Bendiksen señala una diferencia que resulta fundamental a la hora de entenderlas: los fieles viven en contacto con lo divino. “Aquí hay una presencia física. A veces la gente habla de Dios como una fuerza que determina la naturaleza y todo se vuelve muy abstracto. Aquí es físico y cualquier pregunta que tengas puede recibir respuesta”.

Jonas Bendiksen, el fotógrafo de Magnum que quiso retratar a Dios 2
INRI Cristo, antes conocido como Álvaro Theiss, predica ante cuatro seguidoras en Brasil en 2014. | Foto: Jonas Bendiksen / Magnum Photos

Pero para dar respuestas satisfactorias, solo hay dos posibilidades: la auténtica creencia en lo que se predica o un guion magistralmente estudiado. Jonas Bendiksen tiene fe en que la primera alternativa es aquí la verdadera. “Para ser sincero, creo que las personas a las que conocí sencillamente pensaban que de verdad tenían una relación con Dios, sea como sea y venga de donde venga”, relata. “Algunos quizá crean que viene de Dios, otros quizá crean que viene de dentro de ellos. Han oído una voz, han recibido una revelación que dice que ellos son el mesías, la segunda venida. Y están actuando en consecuencia, haciendo lo que ellos creen que es lo mejor para la humanidad, para todos nosotros. En cuanto a la religión, yo soy escéptico y no me dio la impresión, a pesar de mi propio prejuicio, de que fueran grandes manipuladores del alma humana. Creo que si estás buscando a personas a las que se les dé bien manipular a la gente para obtener riqueza y poder, hay un montón de líderes eclesiásticos que hacen eso mucho mejor que estos tipos”.

El fotógrafo también señala una característica común a todos ellos: “Tienen una fe extraordinaria en sí mismos. Todos creen que son líderes importantes para la raza humana; es algo que requiere mucha fe en tu propia talla e importancia”. E ilustra su hipótesis con un ejemplo: “Ninguno de ellos pareció nunca muy interesado en quién era yo y ni una sola vez en tres años me preguntaron lo que yo creía. Ni siquiera me preguntaron dónde se iba a publicar esto, en qué revista o qué aspecto tendría el libro. Creo que me veían como alguien del exterior que estaba verdaderamente interesado y que podía funcionar como mensajero para difundir la palabra al mundo”.

Jonas Bendiksen, el fotógrafo de Magnum que quiso retratar a Dios 3
Jesús de Kitwe camina por un mercado difundiendo el mensaje del Cristo retornado. Zambia, 2015. | Foto: Jonas Bendiksen / Magnum Photos

A lo largo de la entrevista, es Bendiksen el que plantea la pregunta más inteligente de la conversación: “¿Qué hace a cualquiera de las afirmaciones de estos mesías menos plausibles que todas las demás cosas en las que cree la gente de fe en todo el mundo; qué hace a estas afirmaciones menos plausibles que las del Papa o que la creencia en la resurrección o en milagros? Es algo que me he preguntado muchas veces y, cuanto más profundizo en ello, más creo que no se puede decir que sea menos plausible”.

Continúa leyendo: ¿Cuánto dura un orgasmo?

¿Cuánto dura un orgasmo?

Redacción TO

Foto: Matheus Ferrero
Reuters

“De lo bueno poco”, reza el refrán, y cuando se trata de orgasmos este dicho no pierde vigencia. Mucho se ha dicho sobre los orgasmos. Casi todos los que lo han vivido aseguran que se trata del momento más placentero que se pueda experimentar pero ¿sabes cuánto dura ese magnífico y breve instante?

Aunque el tiempo que lleva alcanzar un orgasmo dependerá de muchos factores, su duración suele estar más estandarizada tanto para hombres como para mujeres, coinciden la mayoría de los estudios que se han hecho al respecto, como los dos más famosos publicados en 1980 por la University of Minnesota Medical School.

“El orgasmo comienza con una serie de 6 a 15 contracciones regulares de alta intensidad que ocurren en aproximadamente 20 a 30 segundos. Hay diferencias individuales (pero no diferencias de género) en lo que ocurre después de esta serie de contracciones regulares. Para algunos hombres y las mujeres, estas contracciones regulares son la experiencia orgásmica primaria. Estos orgasmos (denominados tipo I) son los más frecuentes. Otros hombres y mujeres, sin embargo, pueden continuar experimentando contracciones irregulares … por otros 30 – 90 segundos, llamados orgasmos tipo II “, concluyen estos importantes informes.

Aún así, aunque la diferencia sea mínima de acuerdo al género, una buena noticia para ellas es que mientras el orgasmo promedio de los hombres dura aproximadamente 8.7 segundos, el de las mujeres es de casi 11 segundos (10.9). Esto lo ha reafirmado el año pasado una encuesta realizada por el diario británico The Sun junto al minorista de juguetes sexuales Lovehoney. Así, aunque resulte más fácil para los hombres llegar a tener un orgasmo, las mujeres lo disfrutan por más tiempo.

Psychology Today, también coincide con la publicación de The Sun, al señalar que no hay grandes diferencias en la duración de los orgasmos de acuerdo al género sino que ello depende de la sensibilidad de cada persona. También sostiene que el tiempo máximo suele ser de 20 a 30 segundos, aunque este récord solo es para algunos afortunados. “Las grandes diferencias en los orgasmos suelen depender de las personas pero no del género”, afirmó Alan Fogel en la misma revista especializada.

Por otra parte, un hombre puede tener un orgasmo de 2 o 10 minutos de relaciones sexuales, en cambio, hay mujeres que tardan hasta 20 minutos en llegar, según la página web de información de salud Web MD.

Otro estudio publicado en The Journal of Sex and Marital Therapy, en 2015 encontró que casi el 37% de las mujeres estadounidenses necesitaron estimulación del clítoris para experimentar el clímax, en comparación con el 18% de las mujeres que dijeron que la penetración vaginal por sí sola era suficiente. De modo que para ellas suele ser más difícil.

Continúa leyendo: Los primeros cosméticos para adolescentes

Los primeros cosméticos para adolescentes

Redacción TO

Foto: Pete Bellis
Unplash

¿A partir de que edad debes comenzar a cuidar tu piel? Nuestras madres y abuelas no tuvieron tanta suerte cuando eran adolescentes. Sin duda, los productos de belleza para jóvenes eran un lujo en esa época. Sin embargo, en pleno siglo XXI, las jóvenes corren otra suerte y tienen a sus disposición cientos de cosméticos que, en la mayoría de las ocasiones, son usados de forma incorrecta.

Los expertos aseguran que una piel adolescente, joven, lisa, tersa, firme también tiene sus necesidades, aunque muchas menos que las adultas. De hecho, sólo con una limpieza adecuada y una crema hidratante diarias desde el primer año de menstruación hasta la mayoría de edad es más que suficiente y tu piel estará agradecida toda la vida. Ya habrá tiempo para antiojeras, serums específicos o tratamientos de belleza.

Limpiadoras

Lo más importante y lo que nunca debemos olvidar, según los expertos, es desmaquillarnos antes de acostarnos. Para ello debemos usar leches limpiadoras, toallitas o aceites desmaquillantes, y no usar el mismo jabón que usamos para lavarnos las manos, ya que seguramente su formulación no esté pensada para usarlo sobre la piel del rostro. De esta forma, lo mejor es que utilices productos específicos.

Marcas, una infinidad. Precios, todo un abanico: desde 10 euros hasta 60 euros el frasco. Desde Les Cosmétiques de Carrefour (5 euros), Lancôme Tonique Eclat (28 euros), Biotherm Biopur (21 euros) o Deborah (5 euros).

Por otro lado, es muy importante no olvidar limpiar la cara cada mañana y cada noche, ya que no realizarse una limpieza básica diaria, puede ser la causa de la aparición de esos incómodos granitos.

Cremas hidratantes

La pieles jóvenes necesitan agua y a estas edades las texturas muy ricas pueden parecer un poco pesadas; para no dejar de hidratarte por esta razón, elige cremas hidratantes frescas. De esta forma, hay que tener muy claro, que usar la crema que usa tu madre, una nutritiva o antiarrugas, por ejemplo, es un error ya que le estás aportando a tu piel elementos lípidos que no necesita.

Nivea tiene hidratantes a buen precio (5 euros), Hydrafresh, de L’Oréal Paris, también es un buen producto en relación calidad/precio (7,20 euros), y la línea hidratante Aquamilk de Lancaster sale por unos 32 euros el tarro.

En alta cosmética, Super-Aqua de Guerlain (58 euros), Hydramax de Chanel, (60 euros), Day Moisture Protection de Shiseido (43 euros)…

El primer maquillaje para adolescentes

En muchas ocasiones surgen las dudas de como maquillarse correctamente cuando estas empezando a conocer el mundo de la cosmética. Pues bien, para obtener un maquillaje fresco, no abuses de las sombras de ojos, de los delineados ni de los tonos fuertes o llamativos, ya que no favorecerán nada tu rostro y no parecerás nada natural.

De esta forma, según los expertos, para el primer maquillaje no es recomendable usar base de maquillaje. Las chicas jóvenes deberían usar únicamente un corrector compacto igual al color de su piel para ojeras, pequeñas imperfecciones o granitos.

Para dar color a tus mejillas, lo mejor es que utilices un colorete en polvo. | Foto: Raphael Lovaski/ Unsplash

Para dar color a tus mejillas, lo mejor es que utilices un colorete en polvo. Y en cuanto a las sombras, las más recomendables son los colores pasteles, como: rosas, naranjas, azules suaves, beiges… pero nunca los combines con todos oscuros o con mucha purpurina.

Y en los labios,  siempre muchos brillos. 

Continúa leyendo: El fin del tequila se acerca y su propio éxito es el culpable

El fin del tequila se acerca y su propio éxito es el culpable

Redacción TO

Foto: Edgar Garrido
Reuters

Esta es una mala noticia para los amantes de las margaritas y los chupitos de tequila. Una escasez creciente de agave, la planta de la que se obtiene este licor, tiene seriamente preocupados a los productores y, si sigue así, también acabará preocupando a los consumidores.

Una de las peculiaridades del agave es que necesita siete años de crecimiento para estar en perfectas condiciones para que la planta pueda ser destilada correctamente. La falta de previsión sobre el gran aumento de la demanda de tequila en los últimos años ha provocado que no haya suficiente agave y no sea posible plantar más a tiempo para suplir esta demanda.

El precio del agave

La elevada demanda de tequila y la falta de agave han provocado que el precio de esta planta se haya multiplicado por seis en apenas dos años, según el Consejo Regulador del Tequila. Esto ha reducido los márgenes de los destiladores más pequeños y ha generado una gran preocupación en los agricultores, productores, jornaleros e incluso en las grandes empresas, que ven peligrar sus beneficios.

Esto está obligando a numerosos productores a utilizar plantas de cuatro o cinco años, por lo que todavía no han madurado del todo, para elaborar el licor. Estas plantas más jóvenes producen menos tequila, lo que supone que se necesitan más plantas para producir la cantidad habitual.

El fin del tequila se acerca y su propio éxito puede ser el culpable
El robo de plantas de agave se ha incrementado con la subida de precios. | Foto: Tracie Cone/ AP

Es el pez que se muerde la cola. Los productores no tienen suficiente agave para cumplir con sus pedidos y, al utilizar estas plantas más jóvenes, recrudecen la escasez de esta preciada planta. Los expertos aseguran que esta recogida temprana de la planta hará que la escasez sea aún peor en el año 2018, y continuará hasta al menos el año 2021, pues las nuevas plantaciones y estrategias tardarán años en dar sus frutos.

Los robos en las plantaciones

Es cierto que el principal culpable de la escasez de tequila es su propio éxito. El crecimiento de la demanda se ha convertido en un problema, pero no es el único al que se enfrentan los productores de esta popular bebida alcohólica.

La delincuencia organizada de México ha fijado el agave como uno de sus objetivos y, según el Consejo Regulador del Tequila, en 2017 se denunció el robo de 15.000 plantas, más del triple que en 2016. Los grupos criminales llegan a las plantaciones en mitad de la noche con camiones para robar el agave, explica el Consejo.

El fin del tequila se acerca y su propio éxito puede ser el culpable 3
El jugo del agave se destila tras siete u ocho años de crecimiento de la planta. | Foto: Tracie Cone/ AP

Sin embargo, aunque hablemos de robos, la culpa es en parte también del aumento del precio del agave, que lo convierte en un bien preciado para los ladrones, que no se fijaban en él antes de su escasez.

Aumenta la demanda de otras bebidas

El aumento de la demanda, la escasez de agave, el rápido aumento de su precio y los robos no solo están afectado a los productores, sino que también lo notarán pronto en su bolsillo los consumidores.

El precio del agave hace que el tequila tenga que venderse más caro, lo que implica una competencia más difícil con otros licores como el vodka o el whiskey que, según los expertos, serán más atrayentes para los consumidores cuando los comparen con el precio del tequila.

El fin del tequila se acerca y su propio éxito puede ser el culpable 1
El tequila está subiendo demasiado de precio para competir con otras bebidas alcohólicas. | Foto: Rick Bowmer/ AP

Sin embargo, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Tequila, Luis Velasco, afirma que “no tiene sentido que el tequila sea una bebida barata porque el agave necesita una gran inversión”.

Por tanto, el futuro del tequila podría estar en convertirse en una bebida de lujo o, como apuntan los expertos, en la desaparición de algunas de las empresas de este gran mercado y una reducción de la producción de grandes empresas como Sauza o José Cuervo.

TOP