Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Especial Premios Goya 2017

Redacción TO

El mundo del cine se viste hoy de gala para celebrar la 31ª edición de la entrega de los Goya 2017, los premios que cada año otorga la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España a los mejores profesionales. Actores, actrices, directores, producción, música, vestuario… así hasta 28 categorías. Presentada por tercer año consecutivo por el cómico y actor, Dani Rovira, hemos compartido desde aquí todos los detalles de la gala de los ‘Oscar’ españoles.

00:56: ¡Ya tenemos película ganadora de la 31ª edición de los Goya! Tarde para la ira se hace con el galardón más deseado. De esta forma, el filme de Raúl Arévalo, se convierte en la tercera ópera prima en hacerse con la estatuilla a la Mejor Película en 31 años. La productora, Beatriz Bodega, recoge el gran premio. “Es un honor recibir este reconocimiento frente a estas grandes películas”, asegura la productora en el escenario. Raúl Arévalo llora en la butaca al escuchar las palabras de la productora del filme. ¡Felicidades a todo el equipo!

TardeDeIra

00:50: El Goya a la Mejor Dirección es para Juan Antonio Bayona por Un monstruo viene a verme.¡Y van nueve premios para esta cinta! “Quiero agradecer a la Academia por poner el micrófono más bajo. Estoy orgulloso de pertenecer a la familia del cine español”, dice un Bayona al borde de las lágrimas. El premio se lo ha dedicado a su padre porque le enseñó, entre otras cosas, “el poder transformador de la cultura”. “Sin la cultura seríamos incapaces de expresar lo que somos y lo que sentimos”.

JA-Bayona

00:43: ¡Doblete! ¡El Goya a Mejor Actriz Protagonista es para Emma Suárez por Julieta! En 1997 obtuvo su primer Goya por su papel en ‘El perro del hortelano’. Estaba nominada junto a Concha Velasco (‘Más allá del jardín’) y Ana Torrent (‘Tesis’).

Emma-Suarez

00:35: Nora Navas, vicepresidenta segunda de la Academia De Cine, y Lluís Homar entregan el Goya a Mejor Actor Protagonista que es para… ¡Roberto Álamo, por Que Dios nos perdone! Álamo comparte su premio con Eduard Fernández, Luis Callejo y Antonio de la Torre. “Mis maestros”, apunta.

Roberto-Alamo-2

00:28: Y el Goya a Mejor Guión Original es para David Pulido y Raúl Arévalo por Tarde para la ira. Tardaron ocho años en escribir el guión.

00:28: El Goya a Mejor Guión Adaptado es para… ¡El hombre de las mil caras! Segundo galardón para la cinta de Alberto Rodríguez quien apunta: “Es uno de los guiones más difíciles que hemos escrito juntos”.

00:25: Fernando Chinarro y la ganadora del Goya a Mejor Actriz de Reparto en 2016, Luisa Gavasa, entregan la estatuilla a Mejor Montaje . Bernat Vilaplana y Jaume Martí se hacen con ella otorgando el octavo ‘cabezón’ para Un monstruo viene a verme.

00:23: Como cada año la Academia recuerda a todos los profesionales de nuestro cine fallecidos en el último año.

00:21: La Academia del Cine Español es una de las impulsoras de la Federación Iberoamericana de Academias de Cine. El Goya a la Mejor Película Iberoamericana es para El ciudadano ilustre, la cinta argentina de Gaston Duprat y Mariano Cohn. El protagonista de El ciudadano ilustre, Oscar Martínez, ganó la copa Volpi al mejor actor en el último Festival de Cine de Venecia.

00:16: María Barranco y Andrés Velencoso son los responsables de entregar el Goya a la Mejor Actriz de Reparto que es para Emma Suárez por La Próxima Piel. Emma Suárez también está nominada a Mejor actriz protagonista por Julieta.

00:03: Unos de los momentos más deseados de la noche se van acercando. Recordamos los nominados a mejor actriz y actor protagonista.

Mejor actriz protagonista: Emma Suárez, Carmen Machi, Penélope Cruz y Bárbara Lennie.

mejor_actriz_protagonista

Mejor actor protagonista: Eduard Fernández, Roberto Álamo, Antonio de la Torre, Luis Callejo.

Nominados_mejor_actor_

00.00: Hasta 62 documentales se postularon en esta 31ª edición de los Goya. Sin embargo, sólo uno ha conseguido llevarse el ‘cabezón’ a Mejor Película Documental: Frágil Equilibrio, de Guillermo García López.

23:56: Paula Echevarría y Álvaro Cervantes son los encargados de dar a conocer el título del Mejor Cortometraje Documental que es para Cabezas Habladores, de Juan Vicente Córdoba.

“Cabezas Habladoras” (Juan Vicente Córdoba, 2016) – Trailer from LINE UP Shorts on Vimeo.

23:54: El cine español ha recaudado un 5% más en el extranjero que el año pasado, 65 millones de euros. Julieta, de Pedro Almodóvar, ha recaudado más de 15 millones fuera de nuestras fronteras. Junto a este dato positivo, otro altamente negativo: solo el 8% de los actores españoles pueden vivir de su profesión.

23:52: Manolo Solo consigue las estatuilla a Mejor Actor de Reparto por su interpretación en Tarde para la ira.

23:48: Goya a Mejor Diseño de Vestuario para Paola Torres por 1898, Los últimos de Filipinas. Es el primer premio de la noche para la película de Salvador Calvo.

23:42: Un Monstruo viene a verme consigue su séptimo galardón siendo, de momento, el más premiado de la noche, al hacerse Pau Costa y Félix Bergés con el Goya a Mejores Efectos Especiales, y Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts, a Mejor Sonido.

23:39: El Goya a la Mejor Música Original es para Fernando Velázquez por Un monstruo viene a verme.

23:34: Ana Belén recuerda durante su emotivo discurso a su familia, a sus hermanos, a sus hijos que asegura “son el ancla que me ata a la tierra”, a sus padres que apunta que “le dieron las alas para poder volar”. “Y a Victor, mi compañero. Sin él la vida hubiese sido muy diferente e infinitamente peor”. “Salud para esta profesión que no se merece tanto desprecio de sus gobernantes”, finalizó su discurso.

Ana Belén durante recogiendo el Goya de Honor. (Foto: Paul Hanna / Reuters)
Ana Belén durante recogiendo el Goya de Honor. (Foto: Paul Hanna / Reuters)

23:26: ¿Sabías que…?

TriviaGoya4

23:19: Era la única estatuilla que ya se conocía a quien correspondía. Ana Belén recibe su Goya de Honor en reconocimiento de sus más de 50 años de trayectoria. Tras varias nominaciones en años anteriores, se trata del primer galardón que recoge coincidiendo con su vuelta a la gran pantalla después de diez años de ausencia. Ana Belén, que aparece en el escenario radiante con un vestido color gris claro con una gran flor, resalta la importancia de la lectura y la de estar con los ojos abiertos para para trasladar la verdad al escenario. La cantante y actriz también ha sido directora. Se puso tras la cámara en 1991, con Cómo ser mujer y no morir en el intento ¡Rostro y voz imprescindibles de nuestra cinematografía!

23:16: ¡La francesa Elle se hace con el Goya a Mejor Película Europea! 37 películas españolas de 2016 son coproducciones. Argentina y Francia son nuestros principales socios.

23:12: ¡Otro momento ilusionante! La catalana, Anna Castillo, de 23 años, consigue el Goya a Mejor Actriz Revelación por El Olivo. “Me quiero matar porque no me he preparado nada”, ha comentado la actriz que se presentó a la película para otro papel. Castillo ha dado las gracias a Iciar Bollaín por ser la mejor y la más grande y ha compartido el galardón con su gran amiga y también nominada, Belén Cuesta.

23:08: Goya a Mejor Dirección de Producción para Sandra Hermida Muñiz, por Un monstruo viene a verme. Tres de los cuatro candidatos a Mejor Dirección de Producción eran mujeres.

23:04: Goya a la Mejor Canción Original para ‘Ai, ai ai’, por Cerca de tu casa, de Silvia Pérez Cruz. Sílvia Pérez Cruz, emocionada con el Goya, recuerda a todos los nominados, a Eduard Cortés, que le impulsó a componer toda la banda sonora. “En la canción cantan mi hijas y sus amigas, porque está dedicada a las nuevas generaciones”. Canta parte de la canción en homenaje a los desahuciados.

22:46: Parece que todo esfuerzo tiene su recompensa. Carlos Santos se hace con el Goya a Mejor Actor Revelación por su interpretación en El Hombre de las mil caras.”Muchísimas gracias a todo el equipo de El hombre de las mil caras, del primero al último”, dice el actor emocionado y sorprendido. El premio se lo ha dedicado a su hermana, Laura, a quien le ha dedicado unas bonitas palabras: “Mi hermana Laura, hoy, en el Día mundial contra el cáncer, no puede estar aquí. Sobran las palabras”. Silvia Abascal y Fernando Cayo le han hecho entrega de este tan preciado galardón.

22: 36: La estatuilla a Mejor Dirección Artística va para Eugenio Caballero por Un monstruo viene a verme. ¡Van tres para la cinta de  Juan Antonio Bayona!

22:33: María León y Toni Acosta otorgan el cuarto galardón al Mejor Maquillaje y Peluquería. Marese Langan y David Martí suman el segundo Goya para Un monstruo viene a verme.

22:31: ¡Timecode, de Juanjo Giménez es el título del Goya a Mejor Cortometraje de Ficción! Juanjo Giménez recoge el Goya junto a sus productores: “Este va para mi madre, mi mujer y familia”. Da un discurso en favor del corto. “Gracias por dejar a la Academia que los largometrajes compartan la gala con nosotros. Un largo es una gran carta de presentación”

22:27: Es el turno del Goya a Mejor Dirección de Fotografía de la mano de Silvia Alonso, Alex García y Silvia Castaño. ¡Óscar Faura se hace con la estatuilla por  Un monstruo viene a verme!

22:25: Mejor Dirección Novel: Raúl Arévalo por Tarde para la ira. “Gracias por hacer realidad mi sueño (…) Muchas gracias por quererme tanto”.

22:20: El malagueño comienza la gala haciendo un repaso por las películas nominadas.

22:17: La Film Symphony Orchestra estará durante toda la noche en la ceremonia.

TriviaGoya3

22:14: Dani Rovira destaca que “en 2016 hubo más de 100 millones de espectadores en España” siguiendo la gala.

22:11: Primera referencia al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Dani Rovira: “Que sepas, Donald, que aquí cine se escribe con ‘i’ latina”.

22:05: ¡¡¡Comienza la 31ª edición de los Premios Goya!!! Constantino Martínez Orts se encarga de dirigir a la Film Symphony Orchestra, que pone música a los momentos clave de la ceremonia y el actor Dani Rovira se pone al frente de la gala por tercera vez consecutiva.

21.46: ¿Sabías qué…?

TriviaGoya1

21.45: Con el hashtag #BoicotAlosGoya ha comenzado a difundirse el rumor de que el filme «Boye», de Sebastián Arabia, opta a ocho premios de la Academia. Es falso.

21.33: Ana Belén, Goya de Honor, recibirá por primera vez una estatuilla, coincidiendo con su regreso a la pantalla grande después de diez años de ausencia.

21.26: Estas cinco películas son las grandes protagonistas de la noche. El panorama está muy reñido. Un monstruo viene a verme, de J.A. Bayona, parte como la gran favorita con 12 nominaciones, seguida muy de cerca de El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, y Tarde para la ira, del director novel Raúl Arévalo, con 11 candidaturas. A la candidatura a mejor película también se suman otras dos películas: Julieta, que acumula 7 nominaciones, y Que Dios nos perdone, con un total de 6.

Mejor-Pelicula-Goya-2017

21.16: Llega Penélope Cruz, nominada a mejor actriz por La reina de España. “La sensación de venir a los Goya siempre es la misma. Siempre es la de la primera vez”.

La actriz en la alfombra roja. (Foto: Juan Medina | Reuters)
La actriz en la alfombra roja. (Foto: Juan Medina | Reuters)

21.14: De 62 candidaturas para recibir la estatuilla en los Goya 2017 de esta noche, sólo 18 son mujeres, incluida a Sigourney Weaver – nominada a mejor actriz secundaria por su interpretación en Un monstruo viene a verme. Como era de esperar, hay formas originales para denunciar la desigualdad también en el mundo del cine, como la de Cuca Escribano.

 Cuca Escribano y su original forma de denunciar la desigualdad entre hombres y mujeres. (Foto: Juan Medina | Reuters)
Cuca Escribano y su original forma de denunciar la desigualdad entre hombres y mujeres. (Foto: Juan Medina | Reuters)

20.52: Casi todos los protagonistas ya han pasado por la alfombra roja. Lorenzo Caprile, Roberto Verino, García Madrid, Juanjo Oliva, Ana Locking, Basaldúa Ulises Mérida son algunas de las firmas de nuestro país que vestirán a los nominados y presentes en la gala.  Estos son los mejores looks:

DSADFADF
Paco León, director de ‘Kiki, el amor se hace’, película nominada en varias categorías. (Juan Medina | Reuters)
Paula Echevarria espectacular posando en la alfombra roja. (Juan Medina | Reurters)
Paula Echevarria espectacular posando en la alfombra roja. (Juan Medina | Reurters)
Maria Botto: (JuanJo Martín | EFE)
Maria Botto: (JuanJo Martín | EFE)
La modelo Nieves Álvarez, deslumbrante en la alfombra roja. (Foto: Juan Medina | REUTERS )
La modelo Nieves Álvarez, deslumbrante en la alfombra roja. (Foto: Juan Medina | Reuters)
La actriz Antonia San Juan (Foto: Juan Medina | Reuters)
La actriz Antonia San Juan (Foto: Juan Medina | Reuters)
La actriz y modelo Paz Vega en la alfombra roja. (Juan Medina | Reuters)
La actriz y modelo Paz Vega en la alfombra roja. (Juan Medina | Reuters)

Cortos imprescindibles que ver en Vimeo

Redaccion The Objective

Foto: Stephane Mahe
Reuters

Logran el máximo impacto en el mínimo de tiempo, sintetizan lo complejo eliminando toda impureza innecesaria y ofrecen la droga que es el cine en una poderosa píldora de efecto inmediato. Así son los buenos cortos, e internet está plagado de ellos.

Para disfrutar del buen cine no hace falta pagar, salir de casa, ni siquiera disponer de tiempo. La cantidad y calidad de cortometrajes disponibles online aumenta cada segundo, y aunque en su gran mayoría continúan siendo invisibles para el público amante de los blockbusters, también son el indispensable caldo de cultivo que ve emerger a grandes directores de cine independiente.

A pesar de lo limitado de sus presupuestos, un sistema de distribución en salas que roza lo inexistente y la creencia generalizada de que sean un género menor, los cortometrajes demuestran una buena dosis de pasión, talento e intensidad audiovisual pueden llegar a suponer una oferta irrechazable.  Para demostrarlo, aquí una lista de cortometrajes disponibles en Vimeo que no dejan indiferente a nadie.

La Huida | Víctor Carrey

Seleccionado en más de 200 festivales y con 80 galardones en su poder, La Huída expone con agilidad diferentes puntos de vista sobre una misma narración en poco más de 10 minutos. Un corto imprescindible de la filmografía patria.

Pipas | Manuela Burló Moreno

Comedia española en estado puro. Ganador de los premios al mejor Guión y a la mejor dirección en la XI Edición del Notodofilmfest y nominado a los premios Goya 2014, Pipas ha pasado de ser un sencillo corto a convertirse en todo un clásico.

Odessa | Cidney Hue

Antes de embarcarse en un viaje de 135 años al lejano planeta Odessa, la astronauta de la misión pasa su última noche en Nueva York.  Bajo la emocionante anticipación del descubrimiento, la nostalgia de un mundo a punro de dejarse atrás.

‘Bla Bla Bla’ | Alexis Morante

“Compartir coche es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar” y si no que se lo digan a cualquier persona que haya compartido trayecto en BlaBlaCar.  El que fue uno de los cortometrajes nominados a los Premios Goya 2017, logra condensar en 3 minutos y medio buenas dosis de humor, crítica, drama y suspense.

Mother | Morgan Jouquand

Las imágenes más espectaculares de la Tierra  en apenas unos minutos. Placer visual a borbotones.

La Ruta Natural | Álex Pastor

Ganador del Festival de Sundance hace ya una década, un cortometraje plagado de significativos detalles y narrativa magistral, previo a la incursión de Álex Pastor en el largo.

Que pase la siguiente generación

Cristian Campos

Foto: Manu Fernandez
AP Photo
De los asaltantes de la sede del PP en Barcelona sorprende, además de la carencia absoluta de sentido de la melodía con la que cantan, su juventud. Sorpresa relativa, porque cantar bien es difícil y requiere esfuerzo. En cuanto a la juventud, es un indicador estadístico infalible de vejez prematura. Con el tiempo casi todos rejuvenecemos intelectualmente para acabar votando conservador como pimpollos, pero a mayor cercanía a los potitos Nutribén mayor simpatía ontológica por Iglesias, Colau, Maduro, Castro, los nacionalismos, el socialismo y demás rebañaduras ideológicas de lo más vetusto del siglo XX.
El caso es que hacía al menos cincuenta o sesenta años que no gozábamos de una generación perdida como la de aquellos que ahora rondan la veintena. Si políticamente son una generación banal, hipersensible y victimista, unas plañideras de mesa camilla y vaso de Cola Cao, culturalmente son intrascendentes.
Los cabezas de cartel de sus festivales de música rondan la edad de jubilación. El trap, probablemente el culmen de su malotismo, le sonaría beato a cualquier cantante folk de los años sesenta, no digamos ya a los Ice-T y NWA de los años ochenta. No compran libros y cuando lo hacen resultan ser los de Marwan, Rayden y Defreds, lo más cerca que la poesía estará jamás de las tazas motivacionales de Mr. Wonderful. Cinematográficamente no se les conoce una sola idea original, un solo director a seguir, un solo ramalazo de talento que invite a pensar que quizá, ojalá, si acaso, tal vez, haya por ahí algo que rascar. Sólo Chazelle y Dolan se salvan de la quema, y sólo el segundo de ellos es lo que podría denominarse un director “generacional”. Sus youtubers son, en el mejor de los casos, interesantes como fenómeno antropológico y poco más.
Su moda es intrascendente y no surge espontáneamente de la calle o de tendencias políticas,  intelectuales, musicales o literarias sino de los intereses comerciales de la marca de moda de turno. Su egocentrismo y su narcisismo los convierten en desesperados attention whores cuya autoestima depende del número de me gusta que reciba su última foto en las redes sociales. Su uso de la tecnología es alienante, gregario e impersonal. Sus aplicaciones de ligoteo, un mercado de carne que convierte en vanguardistas a los autobuses cargados de mujeres solteras que de vez en cuando llegaban a tal o cual villorrio solitario de la España profunda con gran alharaca de los labriegos locales, de la prensa regional y de Televisión Española. Un chollo para los departamentos de marketing de la multinacional de turno, que los prefiere acríticos, uniformados y apelotonaditos.
Sus principales reivindicaciones en el terreno educativo se basan en peregrinas teorías pedagógicas que ya sonaban pánfilamente caducas en 1970. Eso cuando no se limitan a demandar menos exámenes y exigencia con una visión de la realidad que convierte a los defensores de la ley del mínimo esfuerzo y de la teoría de la ciencia infusa en severos calvinistas. Ideológicamente son pasto fácil de las políticas de la identidad, probablemente la superstición más individualista, disgregadora y egoísta de todas las que tenemos el privilegio de disfrutar en la actualidad. Su desconocimiento y desprecio de la ciencia es deprimente.
Parecen obsesionados con sus genitales y sus apetencias sexuales, esas que a nadie más que a ellos le importan un soberano pimiento, hasta el punto de convertirlas en rasgos definitorios, esenciales y sustanciales de su persona. Suelen describirlas con decenas de siglas y acrónimos por cuya pureza y ortodoxia discuten entre ellos hasta el delirio.
Cuando dejan de despellejarse entre sí por el dogma de fe de turno, organizan multitudinarias orgías de pensamiento gregario en las redes sociales. Los medios los llaman “linchamientos” pero no son más que botellones del miedo y el apocamiento, que ellos disimulan amenazando a todo aquel adulto que osa elevar su pensamiento por encima del simplismo del quinceañero medio. Su carencia de herramientas válidas para lidiar con la realidad los convierte en pasto fácil de aprendices de cacique, empresarios del sector de la cultura y populismos varios.
Son grandes devotos de los conceptos del safe space y el apropiacionismo cultural y con eso está todo dicho.
Que pase la siguiente generación, que esta ha salido defectuosa.

Distopías en las que nunca acabará el mundo...o en las que puede que sí

Nerea Dolara

Inteligencia Artificial, calentamiento global, Estados totalitarios, esos son rasgos de futuros humanos que no parecen tan lejanos. Pero el cine y la televisión no sólo se imaginan distopías viables, también las hay imposibles.

Imaginar futuros catastróficos es un ejercicio muy común en la ficción. Una especie de fábula y una oportunidad de dejar a la imaginación volar libre (la mayoría de las veces de forma sádica) y crear un mundo que no se conoce aún. La oferta es amplia y diversa y, en un momento que parece bañado por señales de malos tiempos por venir (intolerancia, prejuicios, populismos, terrorismo, calentamiento global),  (a modo de quienes guardan mochilas de supervivencia o tienen planes para una epidemia zombie) y los que son muy poco viables.

(Advertencia de Spoilers)

Firefly (2002-2003). Poco viable.

Esta serie de Joss Whedon, que sólo duró una temporada y que se ha convertido en un producto de culto, se desarrolla en el año 2517 y asume un futuro en que, sí, hay viajes espaciales y muchos planetas “terrificados” (en los que han reproducido las condiciones de la Tierra) y un gran gobierno controlador, La Alianza, pero la realidad del día a día del grupo que vuela en una nave destartalada comandada por Malcolm Reynolds (Nathan Fillion) es el de un western espacial. Y sí, puede que todo lo demás sea viable, pero que el futuro se convierta en el Viejo Oeste espacial es poco probable -a menos que se asuma como un “juego”, sí, hablo de ti Westworld-, aunque muy entretenido.

Nunca me dejes ir (2010). Viable.

Basada en una novela de Kazuo Ishiguro, esta excelente película -que pasó muy desapercibida sin merecerlo- se desarrolla en un futuro cercano, aunque al principio no sea obvio. Si no se sabe nada de la historia es mejor evitar tener más información, parte del horror proviene de la revelación de lo que este futuro significa para los protagonistas y para nosotros como humanos. Kathy, Tommy y Ruth crecen huérfanos en una escuela algo sospechosa que resulta ser el lugar en que cuidan y educan a los clones de seres humanos con recursos e intención de vivir eternamente y que utilizarán, antes de que lleguen a sus treinta años, como donantes de órganos vitales… hasta que mueran en una de las cirugías. Los problemas morales y éticos no se toman en cuenta, tampoco el hecho de que estos clones sienten y piensan. La naturalidad con que se desarrolla la historia es lo que más hiela la sangre.

La carretera (2009). Viable

Esta adaptación de la novela de Cormac McCarthy en que un padre y un niño intentan sobrevivir en un mundo arrasado por un desastre -que parece nuclear- y en el que el canibalismo, la violencia y la deshumanización son la norma no parece muy alejado de lo que podría pasar si un gran desastre acabase con los recursos y el hambre y el miedo se apoderaran de la rutina. Al final se trata, como todos los escenarios que parecen posibles, de imaginar el desarrollo de la naturaleza humana en las peores condiciones… y según los ejemplos que tenemos a mano (aunque haya excepciones de bondad y solidaridad) las probabilidades no son buenas.

Distopías en las que nunca acabará el mundo...o en las que puede que sí 3
Fotograma de “Idiocracy”

Idiocracy (2006). Por favor no.

Hace unos años pensar que el mundo de esta película, en que un tipo mediocre es congelado y aparece en el futuro sólo para descubrir que el mundo se ha convertido en lo peor de la televisión basura y la publicidad engañosa -ah y que la contaminación es rampante y todo el mundo es idiota-, era viable parecía un mal chiste… una exageración ante, sí, el aumento de reality shows, productos que se inventan necesidades y una cultura que enaltece más a Kim Kardashian que a Cervantes. Ahora, con la llegada del mundo “post-hechos” no parece tan gracioso.

Bladerunner (1982). Viable.

En este futuro, 2019, el mundo está ultra contaminado, gobernado por las leyes salvajes del mercado, los animales están casi extintos en su totalidad y los replicantes, modelos de androides humanoides, son utilizados como mano de obra esclavizada fuera de la Tierra… los que se rebelan y viven en el planeta son cazados y asesinados.

Logan’s Run (1976). No viable.

A ver en este futuro la alegoría va de la obsesión con la juventud en nuestra cultura y el miedo a la sobrepoblación -miedo con base- pero la solución que ofrece este futuro parece demasiado exagerada… incluso en una lista en que el canibalismo y la inteligencia artificial asesina parecen posibles. En este mundo una vez que llegas a los 30 tus opciones son renacer o morir de forma brutal… o, como deja claro el nombre, correr a ver si escapas de la policía y logras vivir unos años más. ¿Le tenías miedo a los 30 años? Ya tienes la solución, sólo piensa en Logan y compañía, te relajará.

Distopías en las que nunca acabará el mundo...o en las que puede que sí 1
Fotograma de “Black Mirror”

Black Mirror (2011-). Viable

Cada episodio es diferente en esta traumática serie británica, pero en la mayoría de los casos el futuro cercano, y terrorífico, que exhiben es tan posible que las pesadillas son una consecuencia casi indeleble. Ya sea un mundo en que chips implantados en el cerebro para hacer re-play de todo lo que hemos visto en el día o uno en que todo se define por el ránking que tengas en una red social o uno en el que un dibujo animado se postula como presidente… el futuro que presenta Black Mirror es horrible, pero nunca parece muy lejano.

The Purge (2013). No viable.

En esta franquicia cinematográfica se resume en esta premisa: en este futuro hay un día al año, el día de la purga, en que es legal matar, violar y torturar a quien sea. La gente, armada con lo que se encuentre, sale a las calles a desatar sus peores instintos… si eres pobre estás peor -nada de rejas en tu casa y ya ni hablemos si tienes la poca fortuna de vivir en la calle- y si eres rico no estás salvado, pero pagas protección. No parece un gran horizonte al que aspirar y a nivel de posibilidad está en los porcentajes bajos…a qué gobierno se le ocurriría dejar a la gente armarse y matarse un día al año (conste, la duda no proviene de que un gobierno tenga la sensatez de no hacer esto, sino de que tenga la previsión de que gente armada y suelta no tiende a dejarse controlar).

Ex-Machina (2015). Viable

Esta película indie no es Terminator, pero propone la misma premisa… sólo que con mucha menos acción y mucha más discusión moral y filosófica. En un lugar remoto un científico ha creado la que cree es la primera expresión de verdadera Inteligencia Artificial. Para comprobarlo llama a uno de sus empleados, que, encerrado en ese espacio sin ventanas y aislado, debe interactuar con la robot diariamente y evaluar si tiene conciencia. No es difícil imaginar que las cosas no terminan bien y que los humanos no están retratados de la mejor manera.

Distopías en las que nunca acabará el mundo...o en las que puede que sí
Fotograma de “Wall-E”

Wall-E (2008). No viable

Siempre se espera que no llegue a esto, pero en el mundo de Wall-E la Tierra ha tenido que ser abandonada – la basura se quedó con todo el espacio y el aire es irrespirable – y los humanos recorren el espacio en una gran nave crucero, subidos a sillas móviles y pegados a pantallas: sin interactuar, sin moverse, sin saber lo que es una planta o la vida como se conoce en el presente. ¿Exagerado? Sí. Viable, por favor esperemos que no.

Cuando el destino nos alcance (1973). Por dios no.

Vale, ninguno de los futuros presentados en la lista es deseable, eso es claro. Pero en este nada, y es nada, es deseable… y eso antes de conocer la revelación final. La economía del mundo ha colapsado, la contaminación es rampante, los recursos naturales casi han desaparecido y hay sobrepoblación… ah y la alimentación que provee el Estado a quienes tienen la “suerte” de recibirla es en forma de barras energética elaboradas con “plancton” o, como se descubre luego, con gente. Sí, es un muy mal futuro en el que existir.

(Fuera de la lista están las distopías más clásicas como 1984, Un mundo feliz, Fahrenheit 451 y otras narraciones míticas que han establecido muchas de las características de las historias posteriores).

Las 7 mejores cabeceras de serie de la historia

Redacción TO

Foto: Adam Arkapaw
HBO

Aunque puede que muchas personas pasen por alto estas cabeceras, consumidos por la impaciencia, hambrientos de más episodios, algunas de ellas son obras maestras en sí mismas. La mayor parte de la selección corresponde a series de la última década, salvo por una honrosa excepción. Y aunque otras grandes cabeceras han quedado fuera, esta es sin duda una muestra representativa de la deslumbrante creatividad de las series televisivas norteamericanas, con las productoras Netflix y HBO a la cabeza.

A continuación, la lista:

True Detective (Temporada 1):

La serie de un macabro crimen por resolver es absorbente desde los títulos de crédito. Esta superposición de capas con vistas a escenas de vicio y paisajes de Lousiana sugiere un clima oscuro que luego se reafirma en este guión extraordinario de Nic Pizzolatto. La melodía de Far from any road, de The Handsome Family, hace el resto.

Stranger Things:

Los sintetizadores del opening consiguen ponernos los pelos de punta. Las aventuras de estos niños de Hawking, que habitan el pueblo remoto de Hawkins (y, según parece, otros territorios más hostiles), cohabitan a la perfección con la música de Survive, pero también con canciones que trasladan a otra época: Jefferson Airplane, The Clash, Echo & Bunnymen, Joy Division…

BoJack Horseman:

Esta no será probablemente una elección justa; se trata de la única serie de animación de la lista. Pero BoJack Horseman tiene un espíritu que la hace especial, con esa nostalgia de actor deprimido y venido a menos que se recluye en el alcohol y las drogas y las fiestas salvajes en una mansión que preside una colina de Hollywoo (así, sin la D). La música es obra de Patrick Carney. Ajá, el batería de los Black Keys.

Los Soprano:

El recorrido de Tony Soprano, puro en mano, hasta las calles de Nueva Jersey, bordeando la grandilocuente Nueva York, como diciendo ‘Estas son mis calles, aquí mando yo’. Una serie que marcó a una época y a una generación y que imprime su esencia en esta cabecera, donde resulta imposible no reconocer la canción Woke up this morning, de Alabama 3.

“…and mama always said
you’d be the chosen one”.

Mad Men:

Apenas supera el medio minuto y parece revelar un final anticipado, con Don Draper, el protagonista, descendiendo a los infiernos o, simplemente, lanzándose por la ventana. En cualquier caso, es una de las cabeceras más evocadoras que se haya visto y la canción A beautiful mine, de RJD2, acompaña en la travesía.

Vinyl:

El polvo del vinilo y la cocaína y los escenarios locos del rock and roll de los setenta visitados desde las entrañas en esta serie que no llegó muy lejos a pesar de tanta creatividad desbordante. Mick Jagger, Martin Scorsese, Terence Winter y Rich Cohe apostaron bien fuerte por ella, pero no fue suficiente. La canción Sugar Daddy, de Sturgill Simpson, es la dignísima antesala de lo que está por venir.

Breaking Bad:

Si algo puede decirse de esta cabecera es que va al grano, sin florituras. Es ingeniosa y creativa, un viaje breve por la tabla periódica que reúne la vida y muerte de esta serie que ha convertido la Química (y la metanfetamina) en temas casi ordinarios. La música, aunque simple, se instala en tu cabeza y no te abandona y, tras el episodio final, se convierte en algo más que una sintonía. La compuso, por cierto, Dave Porter.

TOP