Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

EyeSpeak, las gafas diseñadas para astronautas que dan voz a personas con discapacidad

Redacción TO

Foto: LusoVu

Una tecnología creada inicialmente para ayudar a los astronautas de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), cuando se encuentran en el espacio, está ayudando a dar voz a aquellas personas con discapacidad que antes no podían hablar. Se trata de una iniciativa que la empresa LusoSpace realizó para un estudio de la ESA sobre herramientas de visualización para astronautas, y que le llevó a producir sus primeras gafas de realidad aumentada en 2008 y, posteriormente, a adaptarlas a personas con discapacidad. Se trata de las gafas EyeSpeak.

Como relata João Pereira do Carmo, de la ESA, “en aquel momento, los astronautas apenas contaban con sistemas rudimentarios para sus paseos espaciales: una lista de comprobación escrita sobre el brazo y comunicación por voz con los controladores de tierra”. “Queríamos explorar las numerosas tecnologías que iban saliendo y que permitirían suministrar información importante en tiempo real directamente en su campo de visión”, añade.

Eyespeak, las gafas diseñadas para astronautas que dan voz a personas con discapacidad 2
Prototipo de las gafas destinadas a los astronautas de la ESA | Foto: ESA/LusoSpace

Hace cuatro años, al padre de Ivo Vieira, el CEO de la empresa que comercializa las gafas,  le diagnosticaron una enfermedad degenerativa. Fue entonces cuando Vieira decidió aprovechar la tecnología destinada a la ESA para desarrollar un nuevo medio de comunicación para las personas que tienen que vivir con limitaciones extremas. “Llevamos trabajando en realidad aumentada para astronautas desde 2005, así que cuando diagnosticaron a mi padre, se me ocurrió utilizar esta tecnología para mejorar su vida mediante un nuevo sistema de comunicación móvil”, explica Ivo Vieira.

La esclerosis lateral amiotrófica, o ELA, y otras enfermedades de las neuronas motoras van debilitando las funciones musculares de los pacientes, llegando a impedirles comunicarse verbalmente. No obstante, el movimiento ocular ofrece una oportunidad de comunicación, ya que no suele verse afectado. Es aquí donde las EyeSpeak entran en juego.

Eyespeak, las gafas diseñadas para astronautas que dan voz a personas con discapacidad
El diseño final de las gafas EyeSpeak | Foto: LusoVu

Las gafas EyeSpeak detectan el movimiento de los ojos a través de un teclado virtual representado en el interior de sus lentes. Las palabras y frases deletreadas por el usuario se traducen mediante el software integrado y se emiten por los altavoces situados en una de las patillas. Las gafas también permiten al usuario navegar por Internet, ver vídeos y acceder al correo electrónico de forma privada, ya que solo él podrá ver lo que se proyecta en el interior de la lente. No obstante, como la información digital aparece superpuesta en la lente, el usuario puede seguir viendo lo que sucede a su alrededor.

Teresa Nicolau, especialista en EyeSpeak, comenta que el dispositivo puede utilizarse en cualquier lugar y en cualquier posición física, independientemente de la orientación de la cabeza del usuario. Asimismo, estas gafas se pueden usar en cualquier condición de iluminación, incluso en el exterior, y es posible añadir filtros y un soporte para lentes correctivas.

EyeSpeak, las gafas diseñadas para astronautas que dan voz a personas con discapacidad 3
Ivo Vieira prueba un prototipo de las gafas EyeSpeak con su padre | Foto: LusoVu

Tras los primeros pasos en el desarrollo de la tecnología, en 2014 se lanzó una campaña en Kickstarter y, gracias a ella, en 2015 se produjeron 45 unidades del prototipo de EyeSpeak. El actual EyeSpeak 1, lanzado al mercado en marzo de 2016, se basa en un par de gafas Epson BT-200 AR, a las que se han añadido un micrófono, altavoces y una minúscula cámara controlada a través de un microprocesador. Hoy estas gafas son una realidad y permiten emitir una voz estándar sintetizada o la voz del propietario a partir de grabaciones previas.

Desde la propia empresa aseguran que normalmente se tarda dos semanas en aprender a usar el sistema, practicando una hora al día y, que en futuras actualizaciones, las gafas podrían permitir a sus usuarios controlar sus sillas de ruedas y otros aparatos en su entorno, como televisores.

La realidad aumentada aún no es empleada por los astronautas, pero su estudio inspiró directamente el desarrollo de EyeSpeak.

Continúa leyendo: Fitur 2018: el año de los cyborgs, la inteligencia artificial y el big data

Fitur 2018: el año de los cyborgs, la inteligencia artificial y el big data

Jorge Raya Pons

Foto: Jorge Raya
The Objective

En la nave 4 de Fitur, en el lugar reservado a Oriente Medio, los contrastes provocan que te frotes los ojos: llaman la atención las casetas discretas de Siria –que vuelve a vender turismo- y Palestina –que no se olvida de reivindicar Jerusalén- entre la gama amplia de colores de los puestos turcos e israelíes. La diferencia de presupuestos es enorme y todo se explica por las circunstancias particulares, más si cabe en un año donde la palabra tecnología está presente en cada rincón.

Ya lo decían los organizadores: si el año pasado se impuso la sostenibilidad, en este se impone el maching learning, la computación cognitiva, la inteligencia artificial y una red de términos que no nos resultan tan extraños. El sector turístico nos prepara para un futuro que ya no debe sorprendernos: los colchones sabrán cómo adaptarse a nuestro sueño, las puertas de los hoteles nos reconocerán facialmente –y no importará que olvides la tarjeta-, los usuarios podrán visitar los resorts con realidad virtual y desde casa, las empresas conocerán nuestros deseos antes de conocer nuestros nombres.

Fitur 2018: el año de los cyborgs, la inteligencia artificial y el big data
Myriam Younes, directora comercial de Expedia, durante su charla. | Foto: Jorge Raya Pons/The Objective

Este mundo que llega está hecho a medida para las nuevas generaciones: nada se les escapa sobre los Z y los millennials y esto lo da a entender Myriam Younes, directora comercial de Expedia, desde el inicio de su discurso. Younes proyecta las conclusiones de los análisis de su corporación sobre una pantalla grande y saca a relucir los atributos principales de los jóvenes: viajamos más al exterior que por el propio país, en avión mejor que en tren, y siempre con la clara intención de buscar experiencias, movimiento y conocer cultura. Una especie de culto, dice Younes, a la era del selfi y al concepto YOLO: You Only Live Once. Solo vives una vez.

La inteligencia artificial está presente todo el tiempo, en esta conferencia y en las restantes, que se suceden durante seis horas. Todos comparten el patrimonio común de resaltar que sí, que estamos expuestos y minuciosamente analizados, pero que no importa, que es el espíritu del tiempo y es nuestro beneficio, siempre que no caiga en las manos equivocadas. Es el punto, por ejemplo, de Marta García Aller, autora del libro El fin del mundo y periodista de El Independiente, que hace un alegato a la calma. Existe un peligro, claro, igual que existe la posibilidad de crear una sociedad con mayores privilegios y una tecnología que sea proactiva, que se anticipe a los problemas y produzca una realidad más cómoda.

Fitur 2018: el año de los cyborgs, la inteligencia artificial y el big data 1
Moon Ribas, entrevista durante un acto organizado por Fiturtech. | Foto: Jorge Raya Pons/The Objective

Algo verdaderamente interesante de Fitur es que, si bien todo parece girar en torno a los viajes y el turismo y el consumo, abre una ventana interesante a relatos nada convencionales. Es reconfortante encontrar escenarios tan entregados a la tecnología que, por momentos, uno olvida que se encuentra en una feria de turismo. En este caso, el Fiturtech invitó a la artista catalana Moon Ribas, quien se reconoce como cyborg neurológico. Moon tiene implantes en los pies y puede sentir el pulso de la Tierra. Emplea la tecnología para potenciar sensibilidades biológicamente imposibles. Los dispositivos que tiene bajo la piel le permiten saber si en algún punto del planeta, no importa si Granada o Japón, se está produciendo un terremoto. Ella puede sentirlo, literalmente. Mientras habla le tiemblan los pies, y lo reconoce. Antes, a veces, se despertaba en medio de la noche y se asustaba, pero ahora dice que está acostumbrada y puede continuar con la conversación y sin problema.

Ella es bailarina y se desafía a comunicar esa sensación a través de la danza. En otra época también colgaban de sus orejas unos pendientes que medían la velocidad con la que camina y descubrió, por ejemplo, que inconscientemente uno camina más deprisa en Londres que en Roma, y eso dice mucho de las sociedades. Existe toda una lucha y una reivindicación en su caso: Moon presume de ser cyborg y -en consecuencia- transespecie. Porque asegura que cyborgs, sin saberlo, ya lo somos todos: ¿por qué decimos, si no, que nos hemos quedado sin batería? ¿Lo decimos por el teléfono o lo decimos por nosotros?

Continúa leyendo: Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas: "El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar”

Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas: "El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar”

Beatriz García

Foto: Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas
The Objective

Dicen Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas que no hay enfermedades, sino enfermos; que la medicina tiene sus límites y ningún médico debería olvidar mirar a los ojos a los pacientes y, sobre todo, que se discrimina a todo el que se sale de la norma. En sus libros combaten prejuicios médicos y descubren los mitos de un sistema sanitario tan patriarcal como la sociedad en la que vivimos. ¿Una señal de mala salud? Preocuparse demasiado por ella. Hablamos con el matrimonio de médicos, autores de Sano y salvo, La expropiación de la salud y El encarnizamiento con las mujeres (ed. Libros del lince).

Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas: "El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar”
Mercedes Pérez-Fernández y Juan Gérvas publicados por Lince Ediciones

Parece que el mundo se divida entre sanos y enfermos…

Eso entra dentro de lo que llamamos expropiación de la salud, motivo por el cual las personas han perdido su capacidad de definir su propia salud. Y el mejor ejemplo es el del bebé al que sus padres tienen que llevar a una cosa absurda que es la revisión del niño sano, o el del paciente que te dice: “Tengo diabetes, pero poco…” o “tengo esquizofrenia, pero a ratos”, y debes entender qué quiere decir, porque aún puede viajar y disfruta de la vida. Salud y enfermedad no son excluyentes ni siquiera en el momento de la muerte y es muy importante el respeto a las personas.

¿Son poco empáticos los médicos con los pacientes?

Una función que estudian los economistas es la relación de agencia, es decir, que el médico decide por usted con sus conocimientos teniendo en cuenta sus expectativas vitales, su cultura, sus valores o sus deseos. Hay gente para la que no andar es horrible y otros que no soportan los olores, y lo que llaman empatía es en realidad una falta de conocimiento profundo del paciente.

Nosotros solemos decir que no hay enfermedades, sino enfermos. No es lo mismo tratar a un enfermo con diabetes que se acaba de quedar viudo que a alguien que tenga familia. Afortunadamente, los estudios de medicina están cambiando para tener en cuenta primero a las personas.

Pero todavía sigue habiendo pacientes discriminados.

¡Usted no imagina lo que es tener el sida e ir a urgencias sangrando porque ha sufrido un aborto espontáneo, es un trato discriminatorio terrible y constante. Igual que ocurre con las mujeres en silla de ruedas, que son las personas con más probabilidades de morir de cáncer de mama porque el médico no les explora las mamas. No digamos ya las personas transexuales, que especialmente en algunos países llegan a tener una expectativa de vida de 30 años, y el rechazo en las consultas es continuo. Y también hay un tipo de discriminación brutal y normalizada, que es la presunción de heterosexualidad.

¿Nuestro sistema sanitario es reflejo de la sociedad en la que vivimos?

Y en algunos casos, peor. En un estudio brutal sobre las obesas en Nueva Zelanda, los comentarios e insultos de los que eran víctimas en las consultas y que registraron eran espeluznantes. Por no hablar de que tenemos una formación excesivamente centrada en la biología, donde el desarrollo científico y tecnológico nos deslumbra y desplaza los aspectos psicosomáticos, lo cual es absurdo porque está demostrado que los resultados son mejores cuando tratas con humanidad a los pacientes. En este sentido, el feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar.

"El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar” 4
Rise and Repeal, manifestación en Irlanda | Imagen: Creative Commons

La píldora anticonceptiva sí fue un logro. ¿Es tan perjudicial como dicen?

Todo medicamento tiene beneficios y perjuicios. La píldora supuso un triunfo para la mujer porque produjo un cambio en el control de natalidad y el disfrute de la sexualidad. Sin embargo, se la sigue medicando a ella y no al hombre, cuando ya existe una vasectomía química que además es reversible y muy eficaz, pero no se populariza porque la sociedad es machista y el sistema sanitario, patriarcal.

Otra cosa también es que la mujer esté más preocupada por su cuerpo que el varón por razones históricas y es más fácil que caiga en manos de una medicina sin límites. Por ejemplo, antes de 2013 solo había un 5% de casos de ovario poliquístico, pero luego se redefinió y el número de casos aumentó al 25%; de esos, solo el primer 5% necesitan tratamiento médico y el resto de los diagnósticos son trastornos menores con los que se atemoriza a las mujeres diciéndoles que tendrán problemas de fertilidad.

“La mitad de los diagnósticos de cáncer con mamografías preventiva son sobrediagnósticos y no necesitan cirugía”.

"El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar” 3
La violencia obstétrica no ha disminuido como esperaría | Imagen: Google Creative Commons

¿Y la violencia obstétrica?

El primer problema es que si habla de violencia obstétrica en muchísimos ambientes, médicos y no, le negarán que exista. La segunda cuestión es que no es una violencia machista, sino social; la ginecología se ha feminizado en el mundo entero, pero la violencia obstétrica no ha disminuido como esperaría porque el problema es estructural y se considera a la mujer un objeto.

Uno de los mitos de salud de las mujeres que más me llama la atención es que las pruebas preventivas no sean buenas, especialmente en el caso del cáncer de mama.

Esa es la diferencia entre que algo sea intuitivo o contraintuitivo. Si le duele la espalda piensa que lo mejor es hacer reposo, cuando lo mejor es el ejercicio. Con los cribados para la prevención del cáncer sucede lo mismo: todo el mundo dice que es mejor un diagnóstico temprano, pero eso no es lo más oportuno. La mitad de los diagnósticos de cáncer con mamografías preventiva son sobrediagnósticos, de manera que le ‘arrancan la teta’, como dicen mis pacientes, le someten a una cirugía, quimioterapia, radio y la siguen de por vida por un cáncer que nunca la hubiese matado o hubiera remitido. Ojo, le estoy hablando de prevención, que no es lo mismo que notarse un bulto en el pecho o que le salga leche por el pezón.

Otro contraintuitivo curioso es la autoexploración de mama que tanto recomienda la Sociedad Española Contra el Cáncer, y que solo produce un aumento en el número de cirugías sin que disminuyan las muertes por cáncer.

¿Entonces qué hago? Pues disfrutar de sus mamas. También se puede evitar con menos radiografías del pecho, con menos dioxinas en el ambiente, menos obesidad, teniendo niños…

"El feminismo ha conseguido cosas que en la medicina están aún por llegar” 2
Campaña “Súmate al rosa” | Imagen: Fundación Cáncer de Mama

En uno de sus libros, La expropiación de la salud, dicen que preocuparse demasiado por la salud es un síntoma de mala salud. Hay verdaderos extremistas de la vida sana, ¿cómo nos expropian la salud?

Nos quitan la salud cuando intentan convencernos de que no hay que vivir con dolor. ¿Sabe quiénes son los únicos que no sufren dolor? Los leprosos. La infección mata los nervios de la sensibilidad. Tener dolor es un don, me refiero al dolor normal y no al patológico. Como tampoco nos pueden quitar el dolor por la muerte de un padre. Quieren anestesiarnos el dolor social incluso, y es lo que pretende la medicina con la expropiación de la salud en contra de la ciencia. La gente es muy capaz de enfrentarse a la muerte, a un terremoto…
Un buen ejemplo son los hospitales llenos de urgencias de gripe, gente preocupadísima porque le duele todo el cuerpo y tiene un trancazo. No necesitamos niñeras para cuidarnos los catarros y nos comportamos como niños porque nos expropian la salud.

Tampoco nos dejan morir tranquilos

El encarnizamiento en los últimos días es inconcebible y una expropiación brutal. Nosotros solemos decir que el hospital no es un lugar para nacer ni tampoco para morir, que el documento vital de la gente debería ser sus últimas voluntades en vida: “Quiero que haya música de Bach por la mañana y por la tarde ver películas musicales”. De nacer no nos enteramos, pero de morir sí. Es una pena que eso también se pierda.

Continúa leyendo: Lo mejor del CES 2018: una ventana al futuro

Lo mejor del CES 2018: una ventana al futuro

Redacción TO

Foto: David Becker
AFP

El CES 2018, como en cada una de sus ediciones, despierta una expectación enorme: se trata de la punta de lanza de las novedades que marcan el futuro. Aquí se desvelaron los secretos que ahora todos conocemos y tenemos en nuestras casas: los videocassettes, la tecnología CD-ROM, los DVD. Han pasado más de 50 años desde la primera celebración –1967– de la feria tecnológica más grande del mundo, afincada en Las Vegas, y un año más está cargada de sorpresas –y sobresaltos–: en el segundo día, que fue la jornada del miércoles, se apagaron las luces durante dos horas y media. Los responsables de Polaroid se lo tomaron con humor: sus cámaras eran las únicas que seguían funcionando. El resto de compañías, no tanto. Con todo, está anécdota indeseada no empaña en exceso el resultado final.

Por un transporte barato y ecológico

¿Existirán, algún día, los coches voladores? Intel tiene su apuesta: se llama Volocopter y funciona con los mecanismos de un dron, sin piloto y con despegue y aterrizaje vertical. El vehículo levantó el vuelo durante unos instantes sobre el cielo del CES, realizando así su primer ejercicio en Estados Unidos. Pero no fue la única sorpresa en la feria.

Lo mejor del CES 2018: una ventana al futuro 1
Un Volocopter biplaza, durante la presentación de Intel en el CES. | Foto: Rick Wilking/Reuters

La californiana Lyft transportó a pasajeros –en rutas fijas y perfectamente acotadas– en coches autónomos que, solo por precaución, tenían a un conductor en el asiento delantero. No fue necesario que pusiera las manos sobre el volante. Un trabajo parecido al que tenía preparada la francesa Navya, que desarrolla lo que considera como taxis del futuro: una suerte de cápsula plenamente eléctrica y con capacidad para seis personas.

Luego hicieron acto de presencia compañías tradicionales, como BMW o Mercedes, que presentaron coches lujosos y espectaculares que vendían velocidad y alto consumo, aventurando que quizá no sea el fin definitivo de los combustibles fósiles: pueden permanecer como una alternativa lujosa.

La televisión nunca muere

Samsung ha despertado el asombro de los asistentes del CES 2018 con ‘The Wall’, un televisor de 146 pulgadas y una tecnología novedosa, llamada MicroLED, que rompe absolutamente con los LCD actuales: llaman la atención las características de sus diodos, tan diminutos que se miden en micrómetros, y la calidad poderosa de la imagen, con una gama cromática amplísima.

Lo mejor del CES 2018: una ventana al futuro 2
La primera televisión con tecnología MicroLED despertó mucha expectación. | Foto: Steve Marcus/Reuters

LG no se ha quedado atrás y ha llevado una televisión que es, literalmente, plegable. Está guardada en una caja y se despliega a lo largo de 65 pulgadas. En esa caja están los botones y puertos de entrada, y se abre camino en la era del 8K. La diversidad de colores es también magnífica.

Sony, por su parte, ha presentado un aparato estéticamente admirable y muy práctico, aunque prohibitivo en lo económico –30.000 dólares–. Con su ‘4K Ultra Short Throw Projector’, exhibe algo parecido a una mesa metálica elegante que, en realidad, es un proyector de primerísima calidad de hasta 120 pulgadas y un sistema de sonido de gran potencia.

El compromiso con un buen sonido también lo tiene LG, que presume de su ‘Roku Smart Soundbar’, una barra de sonido que viene a compensar las carencias que habitualmente tienen los televisores tan planos. Esta barra funciona como un altavoz inteligente y tiene un mando de control remoto.

De ordenadores y tablets

No es exactamente un ordenador, pero se adapta a todas las plataformas. El año pasado fue el año de Alexa, el asistente virtual de Amazon, tremendamente aplaudido. Google no ha querido quedar atrás en la carrera y se ha esforzado por hacer ruido en esta edición, en gran medida conscientes del gran producto que tienen entre manos: su asistente virtual, que quiere incorporar a ordenadores, teléfonos, coches y cualquier superficie susceptible de tener pantalla táctil. El asistente tiene un potencial enorme y Google ya ha impulsado sinergias con gigantes tecnológicos de toda clase, desde Sony o Lenovo hasta JBL.

Lo mejor del CES 2018: una ventana al futuro 3
Scott Huffman, vicepresidente de Ingeniería de Google, presenta el nuevo asistente virtual, que competirá con Alexa, de Amazon. | Foto: Steve Marcus/Reuters

El delgado ‘Lenovo Miix 360′ ha suscitado curiosidad: su delgada apariencia esconde un procesador Qualcomm Snapdragon muy potente, y su batería de 20 horas de autonomía lo convierte en un aparato atractivo, sobre todo para quienes buscan algo a medio camino –o en ambos caminos– entre el ordenador portátil y la tableta a un coste asequible: 800 dólares.

Más delgado es, si cabe, el portátil que Acer ha bautizado como ‘Swift 7′. Mide menos de nueve milímetros de grosor y saldrá a la venta por 1.699 dólares. Tiene pantalla táctil y un procesador Intel Core i7.

En cuanto a los gamers, se felicitaron por el ratón inalámbrico que ha traído a Las Vegas la norteamericana Razor. Su ‘Firefly Hyperlux’ tiene una gran sensibilidad y es muy ligero: no tiene batería y su energía la absorbe de la propia alfombrilla sobre la que se desliza.

Robots bailones y otras sorpresas

Los asistentes quedaron atónitos con el pole dance con los que varios robots les deleitaron. Son obra del artista británico Giles Walker y están enteramente compuestos de materiales reciclados. Pero más allá de la anécdota, la feria ha dado de sí sorpresas como una nueva Game Boy.

Es obra del fabricante Hyperink, que la ha llamado ‘Ultra GB’ y la ha dotado de un puerto USB-C con que cargarla y conectarla, también, a otras consolas para realizar partidas de multijugador. Por supuesto, soportará los juegos de las viejas Game Boy. En cualquier caso, no hay fecha prevista para su lanzamiento –se estima que a finales de 2018– y tendrá un precio cercano a los 100 dólares.

El teléfono espera a Barcelona

Si bien el CES suele ser terreno de abono de grandes ideas e innovaciones, el ámbito telefónico no ha tenido grandes novedades: la gran esperanza era el Galaxy S9, pero parece que esperará a febrero, en el Mobile World Congress de Barcelona, para ver la luz. Con todo, Asus aprovechó la ocasión para sacar su nueva gama de teléfonos de clase baja: los ‘ZenFone Max Plus’, que tienen características peculiares, como el desbloqueo por reconocimiento facial y una batería especialmente resistente, que dura 25 horas en reposo. Además, tienen 32 gigas de almacenamiento interno.

Como nota particular, Alcatel ha hecho un receso temporal para regresar a los teléfonos con tapa: es el caso del ‘Alcatel Go Flip’, que tiene doble pantalla y una tecnología absolutamente obsoleta. Aun así, puede grabar vídeos en alta definición y conserva los atributos menos adictivos de los primeros teléfonos móviles.

Continúa leyendo: 7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno

Carola Melguizo

Foto: David Whelan
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Las temperaturas mínimas se desploman. El temporal de viento, nieve y lluvia pone en aviso a varias provincias y nos obliga a extremar las medidas de seguridad necesarias para evitar las enfermedades respiratorias y los procesos catarrales, especialmente en el caso de los niños y de las personas mayores de 65 años, para quienes el invierno puede ser una auténtica amenaza. Los perros, en cambio, suelen ser los grandes olvidados, cuando la realidad es que el frío puede ser tan duro para ellos como para nosotros. A veces incluso más.

Algunas razas (pocas) tienen un pelaje grueso que las protege de las bajas temperaturas de forma natural, pero incluso en esos casos debemos prestar atención a las zonas que están más expuestas como las orejas y las almohadillas. Si tú tienes frío, lo más probable es que tu perro también. No hay que esperar que tiemble o lloriquee para ofrecerle abrigo. Sin embargo, el frío no es el único aspecto que debemos controlar. Para evitar complicaciones y garantizar que tu perro pasa un buen invierno, sigue estas recomendaciones:

  1. Cuida su alimentación.

    Es cierto que para combatir el frío se consumen más calorías, pero por lo general el nivel de actividad física disminuye durante los meses de invierno y corremos el riesgo de sobrealimentar al animal. Por eso es importante ajustar la cantidad de comida a sus necesidades, eligiendo siempre el alimento que mejor se ajuste a su edad, su tamaño, su peso y su estilo de vida.

  2. Mantenlo hidratado.

    Para evitar la deshidratación y la tentación de comer nieve o beber agua de lluvia, es muy importante que el perro tenga acceso a un cuenco de agua limpia y fresca en todo momento.

  3. Ajusta el horario de los paseos.

    El ejercicio es fundamental para la salud física y mental del perro. Los paseos diarios no son negociables, pero sí podemos hacer ciertos ajustes. Si tus otras responsabilidades diarias te lo permiten, evita salir con tu perro muy temprano por mañana o muy tarde en la noche, que es cuando las temperaturas son más bajas.

  4. Evita la exposición a sustancias químicas peligrosas.

    El anticongelante tiene un sabor dulce que resulta atractivo para los perros, pero es muy tóxico. Una pequeña dosis puede resultar mortal. Por otra parte, la sal y otros productos utilizados para el deshielo de las calles pueden causar irritación en las patas. Cuando se trata de perros muy sensibles o de condiciones meteorológicas extremas, se recomienda el uso de botas, pero si no es el caso, bastará con limpiar bien sus patas después de cada paseo.

  5. No le cortes el pelo.

    Al menos no demasiado. Para algunas razas es inevitable, ya que el pelo crece de forma contínua, pero no es recomendable dejarlo muy corto, mucho menos afeitarlo. Pero tampoco hay que exagerar con el largo, lo ideal es hacer un corte que le resulte cómodo al animal y al mismo tiempo lo proteja del frío.

  6. Protege sus almohadillas.

    A pesar de tener una piel resistente, preparada para los cambios de temperatura, el frío puede resecar y agrietar la zona de las almohadillas. Mientras más hidratadas estén, menos probable es que se vean afectadas. Para mantenerlas en buen estado, puedes utilizar una crema hidratante desarrollada específica para este fin. Hay muchas marcas en el mercado, algunas se pueden usar también en la trufa.

  7. Ayúdalo a descansar bien.

    Durante el invierno, los perros pasan mucho más tiempo durmiendo. Para garantizar un buen descanso,  la cama debe estar en un lugar cálido, sin corrientes de aire y debe tener un colchón lo suficientemente mullido como para no permitir que traspase el frío del suelo. Una mantita nunca está de más.

7 Tips para cuidar a tu perro en invierno
No todos los perros toleran el frío de la misma forma | Lari Hirvonen vía Flickr

Y por favor, no lo dejes nunca solo en el coche. El riesgo de hipotermia es real y las consecuencias pueden ser muy graves. Afecta el corazón, la respiración y en los casos más graves puede causar incluso la muerte.

TOP