Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Georgina: “Yo necesito la música para vivir”

María Hernández

Foto: María Hernández
The Objective

Con una sonrisa permanente y una mirada curiosa, Georgina se mueve por la cafetería, analizando los detalles del decorado, la luz, la música de ambiente. Así nos encontramos en la taberna Juan Raro, en pleno corazón del barrio madrileño de Lavapiés, pocos días antes del comienzo de su nueva gira por España, la GeorGira.

La cantante venezolana vino a España hace casi 15 años de gira con la que entonces era su pareja musical, Tisuby. Se quedó por amor, y empezó su carrera de nuevo, desde cero, en un país donde aún no era conocida y en solitario. “No pensé que iba a ser tan de cero, tengo que reconocer que pensé que iba a ser mucho más fácil”.

“Vinimos con la promoción del último disco que sacamos juntas, Tisuby y yo, y la gira que hicimos aquí de 40 Principales, esas giras que se hacían antes de 40 ciudades promocionales, fue como de las mejores ocasiones de mi vida, lo pasé como una enana”, recuerda con nostalgia. “En ese proceso me enamoré de un chico de Madrid, y me enamoré también mucho de Madrid”.

“Me enamoré de un chico de Madrid, y me enamoré también mucho de Madrid”

Su amiga decidió volver a Puerto Rico y ahí fue cuando empezó la aventura de Georgina en solitario. “Empecé a descubrir lo que era el Arte Nuevo, el Búho Real, todas esas salas donde hacían música de autor, donde iba muy poquita gente pero pagaba y le daba igual y me encantó, me flipó ese ambiente”, explica Georgina, que poco a poco se fue ganando un hueco en el panorama musical español. “Comencé a tocar en sitios pequeñitos, conseguí que en la discográfica me dieran la libertad y conseguí que Warner me fichara porque me vieron en un sitio y me ofrecieron un contrato discográfico e hice tres discos”.

Georgina: “Yo necesito la música para vivir” 3
La cantante venezolana tiene intención de quedarse en España durante un tiempo. | Foto: María Hernández/ The Objective

Al preguntarle si no echa de menos su país, si volvería, asegura que le encantaría volver. “Tú no sabes la nostalgia”, dice. “No lo descarto, yo sueño con que en algún momento pueda volver”.

Lo que tiene claro es que no será ahora, “sobre todo porque ya tengo mi carrera hecha en España”, pero también por la situación en la que se encuentra Venezuela. “Es muy delicado, sobre todo la delincuencia, yo soy muy de andar por aquí por la calle con mi guitarra, con la bici, por la noche…”, dice, lamentando la situación en su país.

La expresión alegre de su cara desaparece cuando habla de lo que está ocurriendo en Venezuela. “Me da tristeza, me da impotencia también, no poder ayudar lo necesario, porque ya no estamos hablando de situación política o de delincuencia, que también, estamos hablando de hambre y no se están respetando los derechos humanos, que eso también es una cosa que nunca me imaginé que iba a pasar”.

“Estoy componiendo muchísimo, tengo un proyecto muy bonito”

Cambiamos de tema y volvemos a la música. Y con la música, vuelve también la sonrisa. En la GeorGira, Georgina incluye canciones de todos sus discos, pero reconoce que tiene algunas favoritas. “Creo que el último disco siempre tira más”, reconoce.

Además, nos resuelve rápido y de manera muy clara la duda sobre qué pasará tras la gira, si habrá nuevo disco o no. “Sí, estoy componiendo muchísimo, tengo un proyecto muy bonito”, asegura. “Queda Georgina para rato”.

Antes de sacar su tercer disco, Dilema, Georgina pasó tres años componiendo y tratando de decidir cuáles eran las canciones que mejor encajaban con esa nueva etapa de su vida. El resultado fueron más de treinta canciones, muchas de las cuales se quedaron fuera de su disco. “Hay muchas canciones que quedaron fuera que pienso recuperar, las pienso grabar en algún momento también”, dice.

La mayoría de sus canciones reflejan el optimismo de la cantante, su mirada viva y alegre. Considera que sus letras reflejan su personalidad, “la ironía, el optimismo, el amor”. Eso no cambió en su último disco, ni lo hará en un futuro, pero lo que sí ha cambiado ha sido el sonido. “Ahora estoy un poco más calmada en cuanto al sonido, me encanta la música folclórica, el sonido acústico, las cuerdas de nylon, los cuatro venezolanos, un poco de fusión”, explica.

Georgina: “Yo necesito la música para vivir” 2
Las canciones de Georgina reflejan su optimismo y alegría. | Foto: María Hernández/ The Objective

El nombre del disco, Dilema, parece no encajar del todo con el aire optimista e irónico de sus letras. “Durante esos tres años tuve que tomar muchísimas decisiones, siempre tuve que escoger entre dos o más cosas, siempre, siempre. Y ya el momento final tenía que escoger el nombre, y me desesperé. Y todo el mundo “¿ya tienes nombre?” Y yo “¡ay, qué dilema!”, recuerda entre risas Georgina. “Era mi palabra favorita durante el año y al final me gustó me gustó porque era como demostrarle a la gente que en ese momento estaba enseñando algo pero que podía venir otra cosa más”.

También ha cambiado su inspiración. Cuando era joven y aún cantaba con su amiga Tisuby, grupos como The Cranberries, Aerosmith, Alanis Morissette… música en inglés y un género muy distinto a la Georgina actual. Ahora, cantantes como Natalia Lafourcade, Álex Ferreira o Kevin Johansen inspiran son su inspiración en una época más calmada de su vida. “A lo mejor no tanto por el sonido, sino por las letras, por las rimas, por el sentimiento que transmiten. Hay que ir a lo más antiguo, a la raíz auténtica para de ahí empezar a funcionar cosas”, explica la artista.

“Yo necesito la música para vivir, el alma”

Esos mismos que la inspiran son aquellos con los que le encantaría colaborar. “Son personas que tienen un ambiente tan bonito por lo que hacen que ojalá tenga la oportunidad de colaborar con ellos”, dice Georgina, aunque recuerda con especial cariño el dúo que hizo con Pablo López. “Yo creo que es de los dúos más bonitos que he tenido el honor de hacer”.

Ahora Georgina tiene miles de seguidores en España y puede dedicarse a la música por completo, pero los comienzos no fueron nada fáciles. Combinando varios empleos, la artista logró poco a poco formar parte del panorama musical en España, y tiene claro que lo volvería a hacer si fuera necesario. “La música yo creo que nunca la dejaría. Realmente dejar la música sería dejar de tocar la guitarra, nunca volver a componer, nunca volver a grabar un disco”, reflexiona. “A lo mejor no verlo como un medio de vida, porque no generas lo suficiente como para mantenerte y necesitas un trabajo para poder vivir, pero yo necesito la música para vivir, el alma. Por eso yo creo que siempre, independientemente de que cambie o haga otra cosa extra, la música va a seguir yendo conmigo”.

Georgina: “Yo necesito la música para vivir” 1
Georgina muestra ahora su lado más tranquilo e íntimo. | Foto: María Hernández/ The Objective

Antes de comenzar su gira, Georgina quiere decirles a sus fans que “esta vez van a escuchar algo mucho más íntimo, directo”. “Yo creo que ahora ha llegado el momento en el que me voy a atrever con que se escuche una buena letra, una buena melodía y la gente va a escuchar eso. Más que todo letras, sentimiento, mucho más desnudo que antes”, anuncia.

Y para los que no la han escuchado todavía, la cantante recomienda empezar con su canción Canciones perdidas, “una ranchera que me salió hace unos años de un despecho muy grande, pero es una letra preciosa y es una de las canciones que más me gustan”.

Su gira comenzó en Madrid en septiembre y continúa en Tenerife el día 5 de octubre y estará en Madrid el día 6, en el festival América Late para celebrar el 25 aniversario de Casa de América. Aún quedan muchas fechas por confirmar, y Georgina quiere que sus fans tengan claro que está “componiendo muchas canciones, que he salido del armario y he dicho, esto es lo que quiero hacer, esta es Georgina en acústico”. En definitiva, “que vienen cosas muy bonitas”.

Continúa leyendo: Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Redacción TO

Foto: Navesh Chitrakar
Reuters

No prestamos demasiada atención a los movimientos de la rotación de la Tierra, pero son más relevantes de lo que el común de los mortales creemos. De vez en cuando, la rotación de la Tierra disminuye algunos milisegundos por día, y esto va a tener un enorme efecto en las vidas de millones de personas alrededor del globo. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos ha habido 7.574 a escala global en los últimos diez años. Una reciente teoría prevé que esta cifra pegará un importante repunte el próximo 2018.

En un estudio publicado en Geophysical Research Letters a mediados de este año, los científicos Roger Bilham, de la Universidad de Colorado, y Rebecca Bendick, de la Universidad de Montana predicen que, debido a la desaceleración de la rotación de la Tierra, el mundo sufrirá un aumento significativo de grandes terremotos en 2018.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron todos los terremotos desde 1900 que registraron una magnitud (según la escala del momento en que sucedieron) de 7,0 o mayor y descubrieron que aproximadamente cada 32 años hay un repunte en estos grandes sismos.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 2
Aproximadamente cada 32 años hay un repunte en grandes sismos en el mundo. | Foto: Kim Hong-Ji / Reuters

El factor común

El estudio revela, asimismo, que el único factor que se correlaciona fuertemente en esta repetición de grandes terremotos es una ligera desaceleración de la rotación de la Tierra en un período de cinco años antes del repunte, algo que ha ocurrido en el último lustro.

En el ecuador, la Tierra gira 460 metros por segundo. Dada esta alta velocidad, no es absurdo pensar que un ligero desajuste en la velocidad entre la corteza sólida y el manto y el núcleo líquido podría traducirse en una fuerza que, de alguna manera, empujaría los temblores a la sincronía.

La mayoría de los sismólogos coinciden en que la predicción de un terremoto es un terreno pantanoso. Y hasta ahora, Bilham y Bendick tan solo tienen ideas difusas y difíciles de probar sobre lo que podría causar el patrón que encontraron. No obstante, el hallazgo es demasiado provocador para ignorarlo, dicen otros investigadores. “La correlación que encontraron es notable y merece una investigación“, dijo Peter Molnar, reconocido geólogo norteamericano, a la revista Science.

La importancia de prevenir

Entonces, ¿es posible predecir los terremotos? Es una pregunta que molesta a los sismólogos, no porque no sea razonable, sino porque los científicos lo han intentado muchas veces y siempre han terminado en fracaso. Incluso después de muchos avances en sismología, como lo expresa Richard Luckett del British Geological Survey, “cuando ocurre un terremoto es esencialmente un evento aleatorio“.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 1
Los devastadores terremotos de México en este 2017 dejaron centenares de víctimas mortales. | Foto: Nacho Doce / Reuters

Ante la aparente imprevisibilidad de la actividad sísmica, la única solución para evitar grandes desastres como los que sacudieron México hace unos meses es una previsión efectiva. España es un ejemplo claro de la falta de preparación a la hora de afrontar grandes terremotos. La evidencia está en el ocurrido en Lorca en 2011, que tuvo una magnitud de 5,1, y dejó nueve víctimas mortales e innumerables daños materiales. El 75% de las viviendas en España cumple con “poco rigor” la normativa de construcción sismorresistente, y es necesario con “urgencia” rehabilitar edificios para soportar terremotos, según el expresidente de la Asociación Española de Ingeniería Sísmica, Ricardo García Arribas. Por ello, y teniendo en cuenta esta nueva teoría científica, la inversión en una preparación mejor de nuestras infraestructuras y protocolos de actuación puede ser clave ante cualquier catástrofe.

Continúa leyendo: Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Toast Ale, la cerveza a base de pan que se rebela contra el despilfarro

Redacción TO

Foto: Lindsey Parnaby
AFP

Cada año terminan en la basura toneladas de pan y una asociación británica ha tomado la determinación de poner fin al derroche con una solución sorprendente: son capaces de transformar el pan en cerveza.

En el condado de Yorkshire, al norte de Inglaterra, una fábrica está acostumbrada a ver cómo llegan kilos de pan duro procedentes de bares y establecimientos de la ciudad. Estos pasan a convertirse en ingredientes de una cerveza que han bautizado como Toast Ale, y que desde 2016 reduce el porcentaje de malta para sustituirlo por pan, todo por encargo de una asociación que lucha contra el despilfarro de alimentos y que se llama Feedback.

La idea nació de Tristram Stuart, fundador de esta asociación, quien se inspiró en los cerveceros belgas que lanzaron la cerveza llamada Babylon. Aquel nombre no fue una coincidencia.

“Me explicaron que los antiguos babilonios inventaron la cerveza para usar panes y granos que de otro modo se habrían perdido. Era el objetivo inicial de la cerveza”, explicó Stuart en una entrevista con la agencia AFP. “Hoy se tiran cantidades industriales de pan en todo el mundo, y las asociaciones de ayuda alimentaria no pueden repartir todo el pan que les ofrecen. Al mismo tiempo, hay esta fiebre en todo el mundo por las cervecerías artesanales”.

Esta circunstancia empujó a Stuart a crear una empresa que uniera a los suministradores con los cerveceros locales, y a su vez con organizaciones caritativas. Desde el primer momento dio una visión internacional al negocio, y el primer paso consistió en hacer de ‘Toast Ale’ un producto de calidad. La primera cerveza que se hizo nació en el programa de televisión del famoso chef británico Jamie Oliver, que se rindió en elogios. Ahora existen cuatro variantes, en función de los gustos de los consumidores. Tienen dos lagers, una Pale Ale y una India Pale Ale, y varios premios a sus espaldas.

Un trabajador de la fábrica, volcando el pan durante el proceso. | Foto: LINDSEY PARNABY/AFP

Su ejemplo ha servido para que otras cervecerías se hayan sumado a su iniciativa. Es el caso de Wiper and True, situada en Bristol, que creó la Bread Pudding, una cerveza fabricada con los mismos métodos y con un sabor que recuerda al famoso postre británico.

En el Reino Unido se han usado ya 9,75 toneladas de pan para producir más de 300.000 botellas de cerveza, vendidas a entre 2,5 y 3 libras la unidad –entre 2,80 y 3,40 euros–, un precio habitual en cervezas artesanales. Es un pequeño paso, pero queda mucho por hacer para reducir el problema del derroche: cerca de la mitad –el 44%– del pan que se produce en el Reino Unido anualmente acaba en la basura. El pan es el alimento que más se tira en ese país.

“Ver lo que ocurre en el mundo es verdaderamente deprimente”, estimó Tristram Stuart. Para ello ha encontrado una solución “deliciosa”. Tan deliciosa que su método se extiende con velocidad y ya se aplica en ciudades como Nueva York, Río y Ciudad del Cabo.

La receta para transformar fue publicada en Internet para que todos puedan iniciarse en la elaboración de cerveza con pan y contribuir a su manera a reducir el problema. “La han descargado ya 16.000 veces, mucha gente la usa”, dijo Tristram Stuart, entusiasmado. Pero ¿qué ocurrirá si se deja de derrochar pan? El fundador de Feedback responde tajante: “Entonces, no tendrá razón de existir”.

Continúa leyendo: 23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

23 canciones para agarrarnos sin complejos, por Daniela Spalla

Redacción TO

Foto: Daniela Spalla
Daniela Spalla Website

Cantante, compositora e instrumentista nacida en la ciudad de Córdoba, Argentina, Daniela Spalla comparte con The Objective una ecléctica selección de canciones para que nos agarremos sin complejos. Una playlist que promete.

Daniela Spalla editó su primer EP, Magma, en 2010, después de haber estudiado canto y piano en Buenos Aires durante 5 años. Viajó a la ciudad de México a presentarlo junto a la artista mexicana, Ximena Sariñana, madrina musical de Daniela en tierras aztecas. En los años que siguieron, los viajes a México se volvieron cada vez más frecuentes, hasta que en 2013 se mudó a la Ciudad de México.

Ya desde sus últimos años en Buenos Aires, venía preparando lo que sería su disco debut, Ahora Vienen Por Nosotros. Con la colaboración de Rafa Arcaute en producción (Calle 13, Andrés Calamaro, Illya Kuryaki, Aterciopelados, entre otros), Daniela logró grabar 12 canciones que sintetizaban sus deseos de desplazamiento sentimental y geográfico. Ahora Vienen Por Nosotros se editó en 2014 y llevó a la artista a tocar por gran parte de la república mexicana, incluyendo festivales como Vive Latino, Pal Norte y Revolution Fest, y por países como Colombia, Estados Unidos, Argentina y Cuba. La placa también le valió una nominación al Grammy Latino como Mejor Nuevo Artista y fue elegida por iTunes México como el Mejor disco de un artista nuevo, también en 2014.

El último vídeo de Daniela Spalla pertenece a Costa Rica, canción con la además abre esta deliciosa y ecléctica playlist que incluye literalmente de todo un poco, desde las seductoras voces de Françoise Hardy o Adanowsky hasta una versión de Amparito por el grupo de merengue venezolano, Los Melódicos, pasando por el clásico de Nelson Ned: Déjenme si estoy llorando.

¡Disfrutad!

Continúa leyendo: ¿Qué pasa en Cataluña?

¿Qué pasa en Cataluña?

Laura Fàbregas

Foto: YVES HERMAN
Reuters

¿Qué pasa en Cataluña? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, y por qué los que no somos independentistas hemos tardado tanto en hablar?

La respuesta tiene que ver con el factor humano. Hemos tardado tanto en alzar la voz porque por mucho tiempo hemos sentido que formábamos parte de ellos: del mismo pueblo, no sé si un sol poble, pero sí un pueblo cívicamente unido. Hemos abandonado progresivamente el espacio público por temor al ostracismo o la muerte civil. A que nuestros más allegados pensaran que no éramos dignos de su confianza. Porque, digan lo que digan, la libertad más difícil no se ejerce ni contra el poder –en democracia, siempre algo abstracto y lejano– ni tampoco contra la publicidad. La libertad más difícil se ejerce contra los amigos. Contra los tuyos.

El sociólogo Émile Durkheim habló de “efervescencia colectiva” para explicar este fenómeno donde una sociedad comparte prácticas, hábitos y creencias como, por ejemplo, las Diadas. Durkheim ha sustituido a Montesquieu quien, probablemente, hoy sería un facha para la mitad de catalanes.

En Cataluña se han roto los valores de la ilustración. Los que hacen que un individuo pueda discrepar de los suyos a través de la razón independientemente de la compasión, el amor y las emociones que pueda sentir por ellos. Por eso tanta gente se sintió interpelada en la jornada del 1 de octubre al ver que una parte de los suyos recibía porrazos. Aunque pensara que eran ellos los que estaban equivocados. Como una madre que no quiere que metan a su hijo en la cárcel, aún sabiendo que es culpable. El valor está en decirle a su hijo que se ha equivocado, pero nadie discutiría el amor y lealtad de esa madre.

El nacionalismo destroza el terreno común que posibilita el debate, incluso entre familiares. Un liberal, un socialdemócrata e incluso un comunista pueden debatir sobre cuál es la mejor manera de generar riqueza y distribuirla. Un nacionalista no puede, porque aunque lo vista de racionalidad, el último eslabón de esta ideología apela a la parte emocional. Y si no estás con los tuyos, eres un traidor.

TOP