Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Guía básica para pasar de las cañas a la cerveza artesanal

Clara Paolini

Que la cerveza artesanal es una moda que ha llegado para quedarse es un tópico que se escucha en todas partes, pero también una verdad que vemos corroborar día a día. Los bares especializados brotan como setas en las grandes ciudades, resulta cada vez más habitual ver botellines “raros” en las tiendas y quien no tiene algún amigo que sueña con lanzar su propia marca, al menos conoce a alguien que haya experimentado en casa con kits para fabricar su propia cerveza casera.

Aunque lo habitual sigue siendo disfrutar de una tarde de cañas sin prestar la más mínima atención a la marca que se consume, al menos ahora más gente es consciente de que hay vida más allá de la típica Mahou, Estrella o Cruzcampo, ¿por qué no explorar este nuevo abanico de posibilidades cerveceras? Las típicas cañas anónimas y las chinolatas callejeras seguirán formando parte de nuestro alegre menú alcohólico, pero de vez en cuando, merece la pena hacerle un regalo a nuestras papilas gustativas.

Hay una cerveza para cada momento, se huelen, se saborean y conviene retenerlas en el paladar en lugar de echarse directamente al gaznate. No es lo mismo zamparse una hamburguesa en cualquier establecimiento de comida rápida que en un restaurante de mantel, ni tiene nada que ver un vino de brik para hacer kalimotxo que un Rioja gran reserva, así que con la cerveza ocurre lo mismo. No hace falta ser un sibarita ni dejarse el bolsillo en productos gourmet para disfrutar de la gastronomía, pero de vez cuando, merece la pena explorar nuevos productos.

Puede que la vida fuera más fácil cuando para beber una cerveza bastaba con decir “una caña” o “un tercio”, pero también era más monótona y aburrida. Así que para todos aquellos sedientos y curiosos, respondemos a las principales dudas y mitos sobre la cerveza artesanal. Aquí va la lista sobre todo lo que siempre quisiste saber sobre la cerveza artesanal y nosotros nos atrevimos a preguntar.

cerveza-artesanal-queremos-cerveza
Y nosotros también, pero si es artesanal mejor

¿De verdad hay un ‘boom‘ de cerveceros artesanales en España o se lo han inventado los medios?

En los últimos años, la cerveza artesanal ha llenado titulares (La crisis dispara un 1.600% la fiebre por la cerveza artesana en España – El Mundo, El ‘boom’ de la cerveza artesanal en EspañaExpansión, La gran explosión de las cervezas artesanas españolas – El País), ¿pero es tan cierto como pinta?

Mª Paz González, de la tienda especializada Birra y Paz (c/ Menorca 9), opina que sí, que es cierto que es un sector en pleno crecimiento, pero también que los datos deberían relativizarse. El Mundo mencionaba en su artículo que España se sitúa a la cabeza de Europa en el aumento de micro fábricas de cerveza, ya que el número de este tipo de empresas ha crecido cerca de un 1.600% entre 2008 y 2015. “Porcentualmente parece una burrada pero ¿qué hemos pasado, de 1 a 5? Es un mercado en crecimiento, sí, pero poniendo los datos en porcentajes y no en cifras absolutas parece una barbaridad. Piensa que pasar de 1 a 2 es un crecimiento del 100%”, comenta Paz. Según su parecer el mercado sigue siendo “microscópico”, y buen ejemplo de ello es que sus clientes suelen bromear sobre que siempre son los mismos cuatro gatos los que visitan los diferentes establecimientos especializados y prueban las nuevas marcas. De ahí la sensación de que los amantes de la cerveza artesanal forman una pequeña secta donde reina la endogamia.

cerveza-artesenal-birra-y-paz-1
Mª Paz González, en su establecimiento Birra y Paz, tienda obligatoria para los amantes de la cerveza en Madrid en c/ Menorca 9.

Por otro lado, a pesar de los buenos augurios, hay un dato importante a tener en cuenta: hoy por hoy, la oferta es mucho mayor que la demanda, lo que viene a decir que hay más productores de cerveza que consumidores reales. Sin embargo, como el resto de profesionales del sector, Paz se muestra positiva: “Se podría solucionar animando a la gente a probarlas, haciendo que sientan curiosidad, que experimenten. Sucederá como con el mercado del vino, que de aquí unos años habrá mayor conocimiento del producto y la gente sabrá valorarlo mejor”.

¿Por qué las cervezas artesanales son más caras?

Como suele ocurrir en el resto del mercado, en el mundo de la cerveza el baremo calidad-precio también impone su lógica. No es que las grandes marcas ofrezcan un producto mejor ni peor, sino que son diferentes. Las artesanales son más caras porque utilizan unas materias primas de más calidad y en mayor cantidad. Por ejemplo, el precio del lúpulo está por las nubes y los cerveceros artesanales suelen necesitar mucho más que en las de las grandes compañías en su proceso de fabricación.

cerverza-artesenal-cosmos
Alberto Calabrese y Samuel Liviano, las caras detrás de Cosmos, cerveza artesana de calidad.

Además, los lotes que producen son más pequeños y en esta industria, como en el resto de mercados, prevalece la economía a gran escala. Alberto Calabrese, uno de los socios detrás de la marca de cervezas artesanas Cosmos, explica que la cerveza artesanal respeta los tiempos de elaboración y maduración, intentando ofrecer calidad en un mercado donde predomina la típica Premium American Lager de las cañas: “Por lo general, la cerveza artesanal está elaborada con un 100% de malta de cebada, y no lleva lo que se conocen como adjuntos (cereales baratos que sirven para aumentar la cantidad de alcohol o abaratar la producción)”.

Hay quien dice que es más sana, otros que mantiene una economía de apoyo a las pequeñas empresas en lugar de a las grandes corporaciones mucho más beneficiosas, pero en lo que casi todo el mundo está de acuerdo es que pagar un poco más de vez en cuando, merece la pena.

¿Cómo elegir una cerveza artesanal entre los cientos de marcas y variedades?

En cualquier tienda o bar de cervezas artesanales mínimamente decente, quien esté detrás del mostrador o de la barra suele conocer el producto. Es más, lo más habitual es que no sólo sepa explicar el sabor y características de cada cerveza porque las haya probado casi todas, sino que también suelen estar encantados de recomendar, enseñar y hablar sobre su pasión con los no iniciados. Siempre es mejor compartir tus gustos para que no acabes tomándote una cerveza que la vas a rechazar, a lo mejor porque tiene unas características de olor o de sabor muy extremos. ¿Te parece algo denso y con cuerpo?, ¿ligero y frutal? Hay de todo y para todos, y tampoco está mal aventurarse a probar sin saber qué esperar, pero un consejo: si de verdad quieres disfrutar de algo te que gusta, es mejor preguntar que elegir tu bebida porque tenga una etiqueta bonita o un nombre atractivo.

cerveza-artesenal-guia-basica-1
Si tienes alguna duda, consulta a tu cervecero | Foto: Rafael Marchante / Reuters.

“Siempre es mejor que alguien te vaya asesorando o encaminando hacia algo que te guste y que luego tu paladar te vaya pidiendo otras cosas. Cuanto más tomas, más te gusta. Diría casi el 100% de la gente que toma este tipo de cerveza y lo hace de una manera sensata (no los que eligen cerveza por su maravillosa etiqueta), no la pueden dejar. Una vez que has dado este paso, la marcha atrás es irreversible”, asegura Paz, quien lo experimentó en su propia piel.

¿Hay gente a la que no le gusta la cerveza pero sí las artesanales?

Aunque suene increíble, sí, por supuesto. Paz me habla de una amiga cercana que lo único que tomaba eran claras; una de esas personas a las que no le gusta el sabor de la cerveza normal que suele tomarse de cañas. “Sin embargo, un día probó una IPA (India Pale Ale) y quedó enamorada. A partir de ese momento si toma cerveza tiene que ser de ese estilo; refrescante, que no sea demasiado extrema, que tenga mucho aroma…”. Para alguien que no le guste la cerveza pero quiera probar con las artesanales, Paz recomienda, por ejemplo, la American Pale Ale de La Axarca, que tiene un atractivo olor frutal a mango.

cerveza-artesenal-bebe-1
Aunque no te guste la cerveza, es muy posible que algunas artesanales lleguen a encantarte.

¿Con qué comida va bien la cerveza artesanal?

Las cervezas artesanales son muy buenas compañeras en una comida, y gracias a su amplísima variedad combinan perfectamente desde con entrantes hasta los postres. Lejos de los maridajes típicos que cabría esperar, en Birra y Paz hicieron uno de cervezas con helados, combinando variedades para ver cómo las artesanales modifican o complementan los sabores de forma sorprendente. Las cervezas  “tienen infinitas posibilidades para maridar, incluso más que los vinos. Lo que ocurre es que la cerveza siempre se ha asociado a un producto más barato, como una introducción a la comida y yo creo que hay que ir descartando este mito”, comenta Paz.

Como regla general, lo mejor es elegir cervezas que complementen el plato y que no tapen ni se queden por detrás de lo que estás comiendo, sino que le den la mano combinando, acentuando y bailando con los sabores. Por ejemplo, una American Pale Ale, como la Apollo de Cosmos, que es una cerveza con cierto amargor y bastante aromática va muy bien con comidas especiadas o picantes ya que hace que los sabores no sean tan agresivos en la boca, pero por el contrario, la Dark Matter de la misma marca, que es una cerveza negra Imperial Stout con 9º de alcohol combina mejor con postres de chocolate.

cerceza-artesanal-cosmos-apollo
La Cerveza Cosmos Apollo combina bien con platos picantes.

En general, las cervezas más ligeras van bien con platos grasos debido a su capacidad para refrescar y limpiar el paladar, así que si tienes delante de ti un plato con grasa, no elijas una cuádruple con mucho cuerpo y densidad que se te quede adherida a la boca, ya que ese tipo de cerveza puede que vaya mejor con alimentos más frescos o con los postres.

¿Cómo se bebe una cerveza artesanal?, ¿en botella, vaso o copa?

Todos los profesionales coinciden: “Nunca en botella. Jamás”. El sentido del gusto se desarrolla en el olfato, por lo que es indispensable servir la cerveza en una copa o vaso que acentúe los aromas. Servidas en botellín, las cervezas artesanales no revelan en su totalidad la variedad de olores y sabores, y además, no contaremos con una parte importante de la experiencia de la cata, que es la parte visual. El color, la textura, la espuma… “Si bebes directamente del botellín estarás valorando un producto de forma parcial, perdiéndote muchas cosas”, dice Paz.

cerveza-artesenal-vaso-copa-botella1
Un vaso para cada cerveza. | Imagen: www.elrincondelcervecero.com

Además, aunque no hace falta ponerse demasiado tiquismiquis, el tipo de vaso o copa en el que se sirva la cerveza sí importa. Como en el caso de los vinos, la forma determina las cualidades a resaltar de cada bebida, y dependiendo de cómo sea la cerveza, interesa más que la copa tenga un determinado diseño u otro. Sin embargo, a pesar de la variedad, hay ciertos vasos bastante polivalentes que sirven para casi todo tipo de cerveza artesanal, y algunos expertos dicen que basta optar por algo que permita hacer salir el aroma de forma apropiada.

¿A qué temperatura se deben beber las cervezas artesanales?

Aunque se suele preferir que las cañas estén lo más frías que sea posible, en el caso de la cerveza artesanal no es así. Cuanto más fría esté la cerveza más detalles quedarán escondidos, y servirla congelada no suele ayudar a captar el verdadero sabor y los aromas que desprende. Sin embargo, no hay una temperatura adecuada estándar, sino que dependiendo del tipo, conviene servirla a una diferente. Por este motivo, las cervezas artesanales están empezando a mostrar en sus etiquetas una recomendación de la temperatura ideal a la que deberían servirse, pero como regla general, este gráfico podría servir como orientación:

cerveza-artesenal-temperatura
Algunas es mejor beberlas más calientes de lo que imaginas. | Imagen: www.cervezaartesana.es

 ¿Se puede beber cerveza artesanal sin acabar siendo hipster en el intento?

La cerveza y los hipsters están estrechamente relacionados, básicamente por el amor que profesa esta ‘tribu urbana’ a todo lo que sea alternativo, en edición limitada y fuera del circuito comercial de las grandes compañías, cumpliendo la cerveza artesanal dichos atributos.

Sin embargo, una buena noticia: la cerveza artesanal no la inventaron los hipsters, y partiendo de esa base, no hace falta acabar convertido en uno para disfrutar de sus infinitos sabores, texturas y variedades. Tanto es así que la cervecera artesanal sudafricana Garagista se desmarca del mito utilizando las bromas hacia los propios hipsters como reclamo:

cerveza-artesenal-hipsters
La cerveza artesanal anti hipsters | Imagen: Garagista.

“Mientras afinabas tu banjo nosotros estamos consiguiendo la afinación perfecta de nuestra cerveza, cada vez que bebes una Garagista el grupo favorito de un hipster se vuelve comercial, si tu bici solo tiene una marcha sigue pedaleando porque esta cerveza no es para ti o para aquellos que saben que Los Ramones hicieron música, no camisetas”.

¿Cualquiera puede cumplir el sueño de ser fabricante de cerveza?

Paz comenta que todo el mundo puede hacer su propia cerveza casera, pero vivir de ello no es tan fácil como parece. Hay una competencia feroz dentro del mercado, y lo que hace unos años valía ha dejado de servir. Por su lado, Alberto de Cosmos tiene una opinión parecida: “Hacer cerveza es fácil, lo que no es tan fácil es hacer un producto por el que el consumidor, cada vez más entendido, esté dispuesto a pagar. Por otro lado, montar una fábrica no es barato. La inversión mínima y poco recomendable es de 50.000€, pero si se quiere montar un fábrica de verdad que tenga posibilidades a largo plazo estamos hablando de un mínimo de 200.000€”.

De todas formas, no todos lo que se dedican a la cerveza tienen una fábrica y como ejemplifica el caso de Cosmos, cada vez son más los que se animan a dar el paso e intentarlo:  “Durante tres años decidimos formarnos lo máximo posible e hicimos nuestros experimentos, primero en el garaje de un amigo, después en el sótano de la Tienda de la Cerveza y finalmente en un pequeño local que alquilamos. A principios de este año decidimos dar el salto como nómadas (marcas que no tienen su propia fábrica) y actualmente nos encontramos en varias tiendas y bares de Madrid”.

Por qué la cerveza se considera (¿erróneamente?) una bebida típicamente masculina

A millones de mujeres les encanta la cerveza, pero sigue existiendo cierto cliché sexista que ha extendido la falsa creencia de que es una bebida para hombres. Si en un restaurante un hombre y una mujer piden una cerveza y un cocktail, lo más probable es que el camarero le sirva la cerveza a él sin molestarse en preguntar. Se trata de algo cultural y social que ya está cambiando, pero lo cierto es que entre los productores y profesionales del sector de la cerveza artesanal, hay más hombres que mujeres.

cerveza-artesenal-mujeresTal y como comenta Paz , ejemplo inmejorable de mujer cervecera, este hecho no deja de resultar paradójico porque inicialmente la cerveza no era un producto que elaborasen los hombres. “Eran las mujeres las que la hacían en casa, formaba parte de la dieta e históricamente ha tenido un componente femenino muy importante,  pero sí es verdad que hoy por hoy se asocia a un mundo masculino “.

Y por último, un secreto experto: ¿cómo beber cerveza toda la noche sin emborracharte?

Si lo que buscas al beber cerveza es justamente emborracharte, puede que no le veas mucho sentido a esta pregunta. Pero hay gente para todo, y si de verdad quieres probar los cientos de variedades y no morir en el intento, el famoso cervecero Jim Koch, dueño de Boston Beer Company y creador de la Samuel Adams, tiene un truco que no tiene nada que ver con la cerveza sin alcohol. En una entrevista publicada en la revista Esquire, este gurú reveló que el secreto para no acabar como Las Grecas es tan simple como efectivo: Levadura activa seca (como la que venden en el supermercado) mezclada con un poco de yogur.

Con este remedio, el AHD descompone el alcohol ingerido antes de que se integre al torrente sanguíneo, y por lo tanto, llegue al cerebro, mitigando así sus efectos. El propio reportero de la revista estadounidense se tomó seis cucharadas de levadura antes de meterse entre pecho y espalda seis latas de cerveza, y para su sorpresa no se emborrachó. ¿Beber cerveza sin emborracharse pierde la gracia? Eso deberás responderlo tú mismo, pero esperamos que después de este artículo al menos la que pidas de vez en cuando, sea artesanal.

cerveza-artesal-bares

Desatinos de Bruselas

Valenti Puig

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

La aberrante escenificación de la troika de la Comisión Europea aterrizando en Grecia, en plena convulsión económica para revisar las cuentas, es uno de esos errores de cálculo que el europeísmo oficialista perpetra demasiado a menudo. Si las normas –como es el caso- la capacitan para revisar las contabilidades nacionales en razón de riesgo o préstamo, la Comisión tiene el derecho y el deber de hacerlo pero, ¿no había otro modo que enviar a tres tecnócratas vestidos de negro y con samsonite? Tal vez eso generaba más aversión al proceso de integración entre la ciudadanía afectada por la crisis y, todo sea dicho, arruinada por la gestión del gobierno griego, un clásico en el incumplimiento de las normas comunitarias.

Un desatino más reciente ha sido la felicitación de Jean-Claude Juncker a Macron por su victoria en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas. El rol de Juncker consiste en felicitar a quien acabe siendo elegido definitivamente en la segunda vuelta. Si como hipótesis improbable imaginamos la llegada de Marine Le Pen al Elíseo, ¿cómo saludarle cuando has manifestado ostensiblemente y de modo institucional tu preferencia por Macron? Incluso con esta salvedad, un desatino similar es llamar antieuropeos a quienes han votado por Le Pen. En otra circunstancia, la consumación del Brexit dejaría Gran Bretaña fuera de las instituciones europeas pero no significa que los euroescépticos no sean ciudadanos de Europa.

Esta decantación de Bruselas es tan asombrosa como cuando, dados los postulados derechistas de Haider en Austria, se dijo de modo reiterado que eso requería expulsar a los austríacos de la Unión Europea. No era así. En realidad, Haider sigue en Austria y Austria sigue en la Unión Europea. Si Le Pen llegase al Elíseo el efecto sería catastrófico entre otras cosas por su negación del euro, pero no le corresponde a Juncker felicitar a Macron y sus votantes antes de saber los resultados del ballottage. Es más: esos parabienes pueden favorecer a Le Pen porque a casi nadie le gusta que desde Bruselas le digan cómo votar.  Todo eso corresponde a un europeísmo institucionalizado que no está a la altura de los tiempos, a diferencia de cuando -hace ahora sesenta años- Schumann impulsó el Tratado de Roma dando paso a un proceso de integración europeo que hoy tiene desencantados a sectores de la ciudadanía europea. Gran parte de la crisis europea corresponde ciertamente a la aparatosa distanciación entre la clase política –especialmente el microcosmos de Bruselas- y los que todos los días intentan sobrevivir pisando la calle y con el sueldo devaluado.

Flatulencia política

Daniel Capó

Foto: Ballesteros
EFE/Archivo

Leo en la Wikipedia que las ventosidades se componen en su mayor parte de nitrógeno, hidrógeno, dióxido de carbono, metano y oxígeno, y que su característico mal olor se debe a una proporción muy reducida de ese conjunto de gases –inferior al 1 %–, formada por distintos compuestos del azufre y del ácido butírico. Diríamos que las flatulencias no matan, pero sí incomodan e importunan, e incluso, en raras ocasiones, pueden ser el síntoma de alguna afección más grave. Como metáfora –Dante hablaba del culo como trompeta– sirve para ilustrar el estado político de nuestro país mejor que otras ocurrencias de brocha gorda con las que topamos a menudo. Me temo que, sin un barniz de humor, el uso de la escatología conduce a alguna que otra modalidad de mesianismo mal entendido.

Los continuos casos de corrupción que nos asedian desde hace años –el último, el que afecta al PP madrileño con la operación Lezo– vendrían a ser algo parecido a una digestión difícil. Y su pestilencia invita a creer que nos hallamos ante una especie de enfermedad terminal del sistema para la que no hay solución viable. Así, los profetas del apocalipsis definen España como un Estado fracasado y hablan de la corrupción endémica de los partidos y de la necesidad de superar el “régimen del 78”. Sin embargo –y a las pruebas me remito–, también cabe hacer la lectura contraria: las instituciones funcionan, la economía se recupera, hay debate parlamentario, los partidos buscan lentamente  adaptar y modernizar sus discursos y, por supuesto, se consolida el relevo generacional. En realidad, y a pesar del potente hedor de los gases de la corrupción, la historia de éxito de la España democrática –con todas sus imperfecciones– no es, ni mucho menos, desdeñable.

El lado desconocido de Amancio Ortega

Redacción TO

Foto: Iago Lopez
AP

Amancio Ortega es el segundo hombre más rico del mundo. Pero el dato es susceptible de cambiar en cualquier momento, porque la lista de millonarios que históricamente elaboraba solo de forma anual la revista Forbes se ha convertido ahora en una moderna clasificación en tiempo real y, como ya titulaba la propia publicación hace unos meses, “lo que fácil viene, fácil se va. Amancio Ortega y Bill Gates se turnan la posición de hombre más rico del mundo”. Porque el pasado septiembre, ambos intercambiaron el título en al menos cuatro ocasiones. Un mano a mano que hizo que durante las horas que duraron los dos sorpassos de Inditex, el gallego se convirtiera en la persona más acaudalada del planeta.

La mediática economía del padre de Zara contrasta con una vida discreta en La Coruña, donde vive con su segunda esposa, Flora Pérez Marcote. No concede entrevistas. No se ha escondido nunca pero tampoco se ha expuesto más de lo esctrictamente necesario. Así, nunca ha publicitado personalmente su lado filantrópico, plasmado en la fundación que lleva su nombre, cuyo objeto social es favorecer “el desarrollo de las personas”, según la propia web de la entidad.

Este reto se concreta en el trabajo en cuatro áreas: Cultura educativa (“Impulsando el cambio con el uso de nuevos instrumentos educativos y favoreciendo el acceso al conocimiento”), Infancia y juventud (“Situando a los estudiantes en el núcleo del proceso del aprendizaje potenciando sus habilidades”), Apoyo social (“Contribuyendo a encaminar las iniciativas de instituciones dedicadas a los sectores menos favorecidos”) y Sociedad/Personas (“Mejorando la calidad de vida de los beneficiarios, y facilitando soluciones, desde la igualdad de oportunidades”). O lo que es lo mismo: dar cantidades millonarias a la Seguridad Social.

Lucha contra el cáncer

Fue lo que hizo el pasado 29 de marzo, cuando anunció la donación de 320 millones de euros a la sanidad pública “para la adquisición de 290 equipos de última generación” para luchar contra el cáncer. El programa se había iniciado en Galicia y Andalucía y se extendió el mes pasado al resto de las Comunidades Autónomas.

Y la salud no es el único tema en el que trabaja la fundación del multimillonario. Cada año concede 80 becas a estudiantes gallegos y otras 420 a alumnos del resto de España para estudiar 1º de Bachillerato en Estados Unidos y Canadá. Los requisitos son estudiar 4º de ES0, tener una media igual o superior a 7 y una nota mínima de 8 en inglés en 3º de ESO, y no haber estudiado un curso en el extranjero previamente.

Las redes sociales resuenan cada vez que la Fundación Amancio Ortega anuncia una nueva donación. Por un lado, hay quienes aplauden al empresario por actuar como un filántropo y destinar millones de euros a causas sociales. Por otro, nunca faltan los críticos que opinan que se trata de una fachada para tapar las supuestas irregularidades fiscales del grupo que dirige.

La loción de censura de Pablo Iglesias

Gorka Maneiro

A pesar de todo el ruido mediático que acompaña cada representación teatral de Pablo Iglesias, esta vez le ha vuelto a salir el tiro por la culata. Algunas de sus decisiones son tan torpes, que he llegado a pensar que el actual líder supremo de la formación morada tiene como firme propósito perjudicar gravemente a Podemos, desprestigiarlo y que, con el pasar del tiempo, termine perdiendo su fuerza inicial y toda la credibilidad de la que gozaba. A veces ocurre: a veces los líderes, rodeados de una cohorte de palmeros y libres de todo aquel que ose llevarle la contraria, toman decisiones incomprensibles que solo entienden o los muy despistados o los de su propia secta.

Ya sabemos que en política todo es discutible y que hay o puede haber distintas fórmulas para desplegar una determinada estrategia comunicativa y lograr un objetivo político. Y ya sabemos también que el marketing y la propaganda son consustanciales a la actividad política… salvo que uno pretenda lograr el apoyo ciudadano y cambiar el país a base de proposición no de ley registrada en el parlamento que corresponda. Pero es que resulta que, en este caso, y en algunos otros bastantes casos anteriores, Pablo Iglesias vuelve a errar en aquello en lo que más ha destacado: la propaganda para llamar la atención de los medios y de los ciudadanos… y salir fortalecido. Y en lugar de salir fortalecido como consecuencia de una jugada que ponga en un brete al gobierno de turno o a sus rivales políticos, sale profundamente tocado. Porque se está equivocando en las formas… y en el fondo.

En el caso de la moción de censura presentada por Pablo Iglesias, se condensan todos los atributos del líder carismático venido a menos: obviando por completo a parte de los diputados de su propio grupo, presenta ante la opinión pública una supuesta moción de censura contra Rajoy y su gobierno sin disponer de candidato alternativo que haya sido pactado con aquellos a los que necesita para sacarla adelante, sin mayoría absoluta y sin programa de gobierno que sustente la iniciativa. De tanto querer salir en los medios para, seguramente, tapar sus problemas internos y el último ridículo protagonizado por Irene Montero, se olvida que si sales a los medios sin contenido y solo con continente (o ni eso), es decir, desnudo políticamente, el ridículo puede ser de órdago… por mucho que goces del trato condescendiente de muchos de ellos.

Una moción de censura es una cosa seria pero es que una cosa seria lo es la propia actividad política, hoy convertida en un instrumento para el postureo y el espectáculo circense por muchos de nuestros representantes políticos. Hoy Pablo Iglesias y Podemos vienen a convertirse en uno de los actores principales que la desprestigian… en lugar de regenerarla con todos sus 71 diputados presentes en el Congreso de los Diputados, nada menos. Quién los tuviera. Y, consecuencia de su efectista pero ineficaz acción política y propagandística, en lugar de fortalecer una posible alternativa al Gobierno de Rajoy… lo que logra es fortalecer al propio gobierno. Y lo hace justo ahora en el que se acumulan las razones de todo tipo para sustituirlo. Por cierto, la moción de censura contra Mariano Rajoy y el PP se presentó hace un año… y Pablo Iglesias y Podemos votaron en contra.

La alternativa a un gobierno conservador o conservador-liberal cuando llegue no son laslociones de censura, los selfies o los tuits más o menos ingeniosos pero en el fondo inofensivos sino una propuesta política progresista que sepa emplear, claro que sí, las nuevas formas de comunicación política, sea cercana a los ciudadanos y despliegue un amplio abanico de propuestas políticas progresistas en las instituciones.

Antes o después, esa alternativa llegará.

TOP