Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Hashtag Fidel Castro

theobjective

La muerte del líder cubano Fidel Castro, el “soldado de las ideas” como él quiso ser conocido, icono revolucionario para unos, dictador y tirano para otros, ha despertado muchas reacciones en las calles y en las redes. Castro es indudablemente una de las figuras más polémicas y más influyentes del siglo XX.

Las redes sociales se han llenado de mensajes de solidaridad, respeto, repudio y celebración. Los hashtags que han llegado a ser Trending Topic son variados desde Fidel Castro hasta Comandante, Cuba Libre, Honor y Gloria a Fidel, y obviamente, Hasta la victoria siempre.

Aquí compilamos las reacciones de los líderes políticos españoles e internacionales con motivo de su muerte, y las reacciones en las calles de La Habana y Miami.

 

 

 

 

 

 

 

 

Silvio Rodriguez, el famoso trovador cubano tuiteó una entrada a su blog en la que expresa sus “hondas condolencias a sus familiares, al pueblo de Cuba, al Mundo y a todo el Universo por la pérdida de uno de los seres humanos más extraordinarios de todos los tiempos”.

Yoani Sánchez, famosa activista cubana ha descrito en Twitter tanto sus emociones como lo que se vive en la isla, aquí algunos de sus tweets:  

 

Por su parte, el disidente cubano Yusnaby Pérez comparte algunas de las reacciones en las calles de Miami:

  Y periodistas y corresponsales afincados en Miami muestran en sus cuentas de Twitter personales las escenas en las calles:  

 

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor

Jorge Raya Pons

Foto: Memes Literarios
Facebook

Hay historias de éxito que son inesperadas. Cuando a Sid se le ocurrió crear una página de Facebook donde se confabularan literatura y humor gráfico –comprendido como meme-, no imaginó que fuera a alcanzar una difusión tan grande.

Sid, el nickname tras el cual se encuentra el fundador de Memes Literarios, creó la página sin grandes pretensiones el 17 de diciembre de 2012. Lo hizo contando chistes sobre las vidas traumáticas de tantos novelistas, ilustrando bromas sobre las tramas de novela más alambicadas, compartiendo anécdotas comunes entre lectores habituales. Han pasado casi cinco años y la cuenta reúne a más de 1,3 millones de usuarios en todo el mundo. “Lo cierto es que la página se mantuvo en las sombras un buen rato”, dice Mifune, recordando un tiempo que queda lejano. “Jamás hubiéramos imaginado que alguna de nuestras publicaciones rebasaría los 20.000 likes y los 5.000 compartidos”.

Cuando Mifune se embarcó en el proyecto en septiembre de 2013, la máquina estaba en marcha y bordeaba los 17.000 seguidores. Ahora la página crece a toda velocidad y sin pausa, y varios miles de personas se suman a esta comunidad cada semana.

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 2

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 1

Los fundadores de esta comunidad supieron ver un nicho que sorprendentemente existía; entre los cientos de millones de usuarios de internet hay lectores de novela y poesía, y muchos de ellos pasan sus horas navegando en el timeline de Facebook. “La idea de Sid fue crear una página web con contenido humorístico que estuviera dirigida a gente inclinada a la lectura”, dice Mifune. “La inspiración nació de ver otras páginas bastante populares. Como no había ninguna específica para el humor literario, se decidió hacer una”.

En Memes Literarios abordan un humor que procuran que sea inteligente, no tanto por su elocuencia como por sus referencias. Hacen chistes maliciosos sobre los libros de autoayuda, sobre las novelas de Paulo Coelho, sobre las películas de Jodorowsky. Bromean sobre las adicciones de Bukowski, la disfunción familiar de los Kafka, los placeres oscuros del marqués de Sade.

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 3

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 4

Su gran logro reside en que lo hacen sin caer en la pedantería, sin resultar pesados. “Procuramos que nuestras bromas no caigan en la bufonería o en cierto humor cutre”, dice Mifune. “Hacer reír es una labor difícil, especialmente cuando el mundo de las redes sociales está plagado de memes y todo tipo de contenido humorístico. A esto agréguese que nuestra intención es hacer reír por medio de referencias literarias. La cosa tiene bastante dificultad. Sin embargo, nos gusta hacerlo, y nos gusta distinguirnos cuando lo hacemos, por eso partimos del supuesto de que hasta en el humor debe haber calidad. A diferencia de otros sitios, la mayoría de nuestras publicaciones son elaboradas por los mismos integrantes del staff”.

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 5

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 6

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 7

Este staff, al que pertenece Mifune, cuenta con 25 personas. La mayoría de ellos son mexicanos, pero también hay argentinos, peruanos e incluso un catalán. Algunos de ellos se han hecho especialmente populares entre los miembros –Primate, Sheridann, Jaromir, Dies- y todos ellos guardan la característica común de firmar sus publicaciones con sus alias y no con sus nombres reales, un atributo tan ligado a los nativos de internet.

Ahora que ha pasado el tiempo y ellos mismos se sorprenden de su propio éxito, reconocen que han recibido alguna oferta suculenta para comprar el sitio. Sin embargo, tal como la han recibido la han rechazado. “La mayoría en el equipo hace esto por hobbie, dice Mifune, que bromea: “No hay planes de obtener alguna retribución económica de esto, pero no nos haría daño que hubiera donaciones”.

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 8

Memes literarios, el éxito tras la revolución ilustrada del humor 9

Paralelamente a Memes Literarios, sus autores pusieron en marcha la revista Marabunta –un contrapunto de literatura seria– y aprovechan las visitas torrenciales a su página de humor para llenar de lectores sus artículos y ensayos. Mifune concluye que sacan partido de la comunidad para hacer humor y servir de entretenimiento, pero también para asentarse como escaparate de propuestas culturales interesantes que, en muchas ocasiones, pasan desapercibidas: “Siempre nos hemos esforzado por hacerle saber al público que, si tienen algún proyecto, o si tienen alguna convocatoria para un concurso o un taller literario, por ejemplo, pueden contactarnos y pedirnos ayuda con la difusión. Siempre que quieran promover una actividad relacionada con la literatura, Memes Literarios estará abierto a la posibilidad de ayudarlos”.

El deshielo en las relaciones EEUU-Cuba, al borde del abismo

Redacción TO

Foto: Ramon Espinosa
AP

La apertura que el presidente Barack Obama inició a finales del año 2014 en las relaciones de Estados Unidos con Cuba, después de más de medio siglo de bloqueo a la isla, tiene los días contados si finalmente se ponen en marcha las medidas anunciadas por el actual presidente estadounidense, Donald Trump, en su visita al exilio cubano en Miami. “Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos, preparados y capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor”, ha declarado el Trump, que asegura que buscará un acuerdo mejor con la isla, siempre que el régimen castrista cumpla ciertas condiciones. Un importante paso atrás en los avances logrados por su predecesor.

Algo más de dos años después de que Obama comenzara el histórico deshielo con el gobierno de La Habana dirigido por Raúl Castro bajo la atenta mirada de su hermano el comandando Fidel, hasta su fallecimiento en 2016, Trump da marcha atrás en este proceso de apertura imponiendo importantes restricciones en varios sectores, como el comercio o el turismo.

Entre las medidas anunciadas por el presidente de Estados Unidos se encuentra la prohibición de cualquier transacción financiera con el Grupo de Administración de Empresas (GAESA), un holding estatal cubano que, según la opinión del Gobierno estadounidense, beneficia directamente a los altos cargos militares de la isla. Además, Washington restablecerá un grupo de 12 categorías en las que los estadounidenses interesados en viajar a Cuba tendrán que encajar sus viajes para poder recibir el permiso, explicó un funcionario de la Casa Blanca.

Trump anuncia las medidas respecto a Cuba en Miami. | Foto: Evan Vucci/AP
Trump anuncia las medidas respecto a Cuba en Miami. | Foto: Evan Vucci/AP

El proceso de normalización con Cuba, que sufrió un bloqueo por parte de Estados Unidos de más de medio siglo, no avanzará si el régimen de Raúl Castro no cumple unas condiciones muy específicas, entre las que se encuentra la convocación de unas “elecciones libres”.

Aunque Trump no pretende romper las relaciones con Cuba ni deshacer los mecanismos diplomáticos que estableció Obama, no profundizará en el proceso de apertura si el Gobierno cubano no hace concesiones en temas como las elecciones.

La apertura de Obama 

Tras 56 años de bloqueo, Obama y Raúl Castro anunciaron, a finales de 2014, el comienzo de un proceso de normalización bilateral que pretendía acabar una histórica enemistad. Estados Unidos pasó así a tener una embajada en Cuba, se amplió el número de categorías de viajeros que podían ir a La Habana, los bancos cubanos obtuvieron permiso para abrir cuentas en Estados Unidos y se desbloquearon las cuentas bancarias en Estados Unidos de ciudadanos cubanos residentes en la isla. Además, poco después, Cuba fue eliminada de la lista negra estadounidense de países patrocinadores del terrorismo.

En 2016, las negociaciones entre Obama y Castro comenzaban a dar sus frutos. Volvían a estar en marcha los vuelos comerciales entre los dos países, el dólar volvía a estar en circulación entre los cubanos y las instituciones financieras de la isla y se firmaron varios acuerdos en importantes sectores como el de la salud.

 1
La visita de Obama a Cuba fue la primera en 88 años de un presidente estadounidense a la isla. | Foto: Ramón Espinosa/AP

2016 también fue el año en que Estados Unidos se abstuvo por primera vez en la votación sobre el embargo a Cuba. Tras 25 años recibiendo un rotundo no por parte de Estados Unidos e Israel, la votación de la resolución de “poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, realizada cada año en la Asamblea General de la ONU, se sucedió por primera vez sin ningún voto en contra.

Durante los años de la Administración Obama hubo muchas primeras veces en lo que a Cuba se refiere, y una de las más importantes fue la visita del expresidente estadounidense a La Habana para poner abiertamente de manifiesto el inicio de una nueva era. Fue la primera vez en 88 años que un presidente estadounidense pisaba suelo cubano.

La suma de todas estas medidas, de todas estas primeras veces, quería poner fin a décadas de tensiones. Sin embargo, la llegada de Trump al Gobierno de Estados Unidos pone en riesgo todos estos avances diplomáticos y económicos llevados a cabo durante los años que Obama estuvo en el poder.

El eterno embargo a Cuba

Las tensiones entre Estados Unidos y Cuba se remontan al año 1960, cuando el entonces presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower embargó de manera parcial las exportaciones estadounidenses a Cuba, con la excepción de alimentos, medicinas y suministros médicos, en respuesta a la expropiación de bienes estadounidenses por parte de Fidel Castro. En 1961, pocos días después de dejar la presidencia, Eisenhower ordenó el cese de las relaciones diplomáticas con la isla.

El embargo se convirtió casi en total bajo el mandato del presidente John F. Kennedy, que amplió las restricciones sin casi ninguna excepción en 1962. Dos décadas después, Estados Unidos se alejó aún más de Cuba al incluirla en la lista de países considerados patrocinadores del terrorismo por su apoyo a comunistas de África y América Latina en los años 60 y 70, así como por dar refugio a miembros de grupos terroristas como ETA y las FARC.

Los enfrentamientos con Fidel Castro fueron la causa del bloqueo. | Foto: Handout/Reuters
Los enfrentamientos con Fidel Castro fueron la causa del bloqueo. | Foto: Handout/Reuters

Sin embargo, este bloqueo total ha sufrido varios cambios en las últimas décadas. En 1996 se produjo el más destacado con la ley Helms-Burton, que endureció las restricciones comerciales impuestas al país. Esta norma amplió las penalizaciones a países extranjeros que comercializaban con la isla, permitió a los ciudadanos estadounidenses reclamar las propiedades confiscadas en Cuba, algo que finalmente no fue posible.

Además, el derribo por parte de Cuba de dos avionetas civiles estadounidenses causó la suspensión de todos los vuelos comerciales entre Estados Unidos y Cuba por parte de Bill Clinton, también en 1996. No obstante, fue el propio Clinton quien flexibilizó ligeramente las posibilidades de visitar la isla.

En el año 2003, George W.Bush revirtió estas medidas, pero también hizo algunos gestos conciliadores, como permitir a las empresas estadounidenses vender comida a Cuba por motivos humanitarios.

La llegada de Obama a la Casa Blanca fue el paso definitivo hacia el acercamiento entre los dos países. La Administración Trump está dispuesto a echar por tierra esos pequeños pero importantes avances.

Nunca será presidente

Rafa Latorre

Foto: JUAN MEDINA
Reuters

La moción de fogueo fue la etapa final del viaje al pasado que Podemos emprendió en Vistalegre II. Es como si el Delorean hubiera llegado al fin a su destino y de él se hubiera apeado un Pablo Iglesias harto de complejos y travestismo. Al fin otra vez en 2014.

En el Congreso un tortuoso ejercicio de filibusterismo parlamentario demoró la conclusión inevitable: que además de los de Podemos solo los diputados de Bildu y Esquerra Republicana de Cataluña prefieren que España la presida Iglesias a que la presida Rajoy. Que presida España, no a ellos, que lo que ellos desean es dejar de pertenecer a España y que el resto nos quedemos disfrutando solitos del caudillaje pablista.

El voto de Bildu y Esquerra es por tanto de una sospechosa generosidad. Cuesta creer que algún día pueda presidir España alguien que solo cuenta con el apoyo de quien desea abandonarla pero cosas más raras se han visto en estos tiempos impredecibles de posmodernidad líquida.

En los días en los que se travestía de nórdico socialdemócrata Pablo Iglesias llegó a confesar que su principal defecto era la arrogancia. Es lo que podríamos llamar un defecto preñado, es decir que contiene otro defecto: la osadía. Iglesias es fino en el diagnóstico. Y, según parece, en el autodiagnóstico. Lo demostró cuando nos aleccionó a todos sobre cómo se pronuncia el nombre de Albert Camus y segundos después demostró que ignoraba dónde lleva los acentos Jordi Solé Tura, que le cae un poco más cerca.

Qué más da, pensará este Iglesias vintage. La arrogancia era un defecto en el pasado, hoy vuelve a ser un toque de distinción. Ha concluido el viaje, atrás queda la pretensión del refinamiento. Pablo Iglesias parece de nuevo exactamente lo que es y esa es una buena noticia para el PSOE, que sin embargo no está demostrando ninguna finura en el diagnóstico. Y, según parece, tampoco en el autodiagnóstico.

Lo insignificante

Aurora Nacarino-Brabo

Todo lo que es exagerado es insignificante. Lo dijo Talleyrand, que fue político y sacerdote: algo así como Pablo Iglesias. Esta máxima se aplica a casi todo en esta vida, y el líder de Podemos debería tomar nota. Lo que comenzó como una moción de censura contra Rajoy terminó por convertirse en una moción de censura contra Iglesias, que no recibía tantas calabazas desde bachillerato, o BUP, o lo que sea que se estudiara antes de los millennials.

A Podemos no se le da bien el trabajo parlamentario, así que pensó que una moción de censura era la estrategia perfecta para recuperar el centro mediático y retornar al clima electoral de polarización en el que mejor se desenvuelve. El momento era propicio, pues pillaría al PSOE a contrapié, inmerso en un proceso de renovación doloroso como un parto.

Parecía la jugada perfecta para acometer el penúltimo asalto a Ferraz, que es de lo que va todo lo que hace Podemos. Pero Iglesias se precipitó, dejando a los socialistas una salida franca: así no se hacen las cosas y votaremos abstención. Podemos se dio de bruces contra Ábalos, un secundario apaciguado y con el traje bien planchado, que evocaba un socialismo institucional y con tablas, y frente al que Iglesias lucía como un amateur exaltado.

Con todo, el principal beneficiario de este deceso simulado es Mariano Rajoy. El presidente no quiso delegar y subió a la tribuna a interpretar el papel en el que más brilla. Frente a las embestidas hiperbólicas de Iglesias, Rajoy parece un señor normal, que es una ambición secreta y húmeda que le queda muy lejos de la mano: Luis, sé fuerte.  El censurable iba tan sobrado que no dudó en proporcionar al censor la razón de sus fracasos: “El exceso es el veneno de la razón”, dijo con Quevedo, concediendo, de paso, que el discurso de Iglesias erraba en las formas pero no el en fondo.

Después, Iglesias trató con displicencia de semiculto a todo el fue pasando por el atril. Se prodigó en pedanterías, que es una afección muy disculpable en la adolescencia pero crecientemente ridícula e irritante conforme uno se aproxima a los 40, y no se ahorró el mal gusto de andar corrigiendo a los oradores. Sus señorías, que son más educadas, no le habían hecho notar que llevaba toda la moción llamando Dustis al ministro Alfonso Dastis.

Cerró el debate Rafa Hernando, que por alguna razón subió a la tribuna sin una copa de Soberano y sin palillo entre los dientes. Entonces Iglesias se puso tierno y digno porque suyo es el monopolio legítimo de la testosterona y la chulería. Hernando mintió con la generosidad que acostumbra, con los pulgares asidos al cinturón, y se volvió a su escaño con la cabeza alta, dejando a su paso un reguero de huesos de aceituna y cabezas de gamba.

Se apoderó del Congreso una sensación de acabamiento y una galbana como de viernes. Por los pasillos, silencio, y solo algún rumor: Montero fue mejor.

TOP