Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Hunter S. Thompson, un salvaje alarido de libertad y parodia

Jorge Raya Pons

Escribió Tom Wolfe que la vida de Hunter S. Thompson, como su obra, fue “un alarido largo y salvaje de libertad y parodia”. Wolfe y Thompson, con esas personalidades tan opuestas, mantuvieron una amistad extraña que solo se explica por la admiración que se profesaban.

Después de la muerte de Hunter el 20 de febrero de 2005 -se cumplen doce años-, Tom relató en The Wall Street Journal cómo se conocieron un día de primavera de 1969. Wolfe quedó rendido ante el libro arriesgado y meritorio que el periodista rebelde había escrito sobre su experiencia como infiltrado en los Ángeles del Infierno, una banda criminal de moteros, y decidió invitarlo a una comida en un restaurante de Nueva York. Caminaban juntos hacia The Brazilian Coffee House, atravesando la calle 46 Oeste, cuando Hunter decidió interrumpir el paso y entrar en una tienda náutica. Tom esperó fuera y contuvo su interés cuando Hunter regresó con una bolsa de compra. Una vez en la mesa, Wolfe no pudo resistirse:

—Dime, Hunter, ¿qué tienes ahí dentro?

“Tengo algo que podría vaciar este restaurante en 20 segundos”, respondió. Luego abrió la bolsa y sacó un botecito insignificante, algo parecido a una lata con espuma de afeitar, y decidió presionarlo. En ese momento, como recuerda Wolfe, nadie salió corriendo de la sala: simplemente quedaron congelados. Hunter hizo sonar una bocina de alarmas de la Marina audible a 35 kilómetros… en el agua.

Ejemplar de su libro sobre los Ángeles del Infierno. (Fuente: Wikipedia)
Ejemplar de su libro sobre los Ángeles del Infierno. (Fuente: Random House)

Esta fue la primera impresión que Tom se llevó de Hunter, que trabajó con dedicación y sin descanso durante sesenta y siete años para construir su templo. El autor de Miedo y asco en Las Vegas ejerció un periodismo agresivo y sin dogmas, a todas luces genuino, que puede resumirse en una premisa clara: “No hay disturbios hasta que uno los provoca”. Un periodismo que situaba al periodista en el centro de la acción, que lo convertía en el motor de los hechos; un estilo que terminó por bautizar como gonzo –son diversas las teorías sobre el origen de la idea- y que despertó el interés de publicaciones como Rolling Stone o Playboy, revistas hambrientas de innovaciones narrativas.

A principios de los 70, Tom Wolfe, que muchos años después definió a Thompson como “el mejor escritor cómico en lengua inglesa del siglo XX”, realizó un esfuerzo homérico tratando de reunir en un libro algunos ejemplos elocuentes de lo que consideraba una generación única de periodistas norteamericanos, algunos hombres -y todavía muy pocas mujeres- que estaban explorando las fronteras que separaban al periodismo de la literatura, que comprendían el arte de la crónica y la entrevista como un género literario en sí mismo. Hunter estaba en su lista, pero, lejos de celebrarlo, decidió escribirle una carta invitándole amistosamente a olvidar su nombre:

“Querido Tom…

[…]

Voy a hacer que tus fémures queden hechos astillas si vuelves a mencionar mi nombre en relación con esa cosa (no dice cosa) horrible del “nuevo periodismo” que andas promoviendo.

Ay, ¡esa codicia, esa maldad! ¿Cuándo va a terminar? ¿Qué carga mugrienta tiene tu alma que te hizo caer tan bajo? ¡El doctor Bloor tenía razón! ¡Las hienas se están apoderando del mundo! ¡¡¡¡Ay, Jesús!!!! ¿Qué más puedo decir? ¡Excepto advertirte, una vez más, que el martillo de la justicia amenaza, y que tu sucio traje blanco se convertirá en un sudario en llamas!

Cordialmente, Hunter”.

Thompson era apasionado y libre y tenía el carisma necesario para ser un aficionado a las armas y mantener la admiración de sus camaradas hippies. El día después de que Hunter se suicidara con un disparo de escopeta, como su venerado Hemingway, a sus amigos no les quedó otra salida que hacer cumplir su última voluntad: esparcir bien alto sus cenizas en unos majestuosos fuegos artificiales.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales

Redacción TO

Foto: Natural Cycles
naturalcycles.com

El control de la natalidad es un tema que siempre ha despertado gran interés y, en muchas ocasiones, también polémica. La incomodidad de algunos métodos, los efectos secundarios de otros y el hecho de que sean las mujeres quienes deben tomarlos han creado grandes debates sociales sobre cuál es la mejor manera de evitar un embarazo, o cuál es el método menos invasivo para el cuerpo de la mujer.

La aplicación Natural Cycles se ha unido a este tradicional debate, ofreciendo la posibilidad de utilizar un método anticonceptivo que, a través de un algoritmo, utiliza la temperatura de las usuarias para determinar si pueden mantener relaciones sexuales sin protección sin ningún riesgo de quedarse embarazadas. Esta aplicación no es la primera de este tipo que sale al mercado, pero sí es la primera que ha sido aprobada como método anticonceptivo en Europa, a pesar de que su aprobación había sido denegada previamente.

Alrededor de 150.000 mujeres han decidido ya confiar en este método creado por la científica Elina Berglund y reconocido oficialmente como un sustituto fiable de la píldora anticonceptiva. Natural Cycles utiliza la misma lógica que algunos métodos de fertilidad cuyo objetivo es precisamente el contrario, indicar a las mujeres cuándo es el día más indicado para concebir.

Cómo funciona

Lo primero que nos preguntamos es cómo funciona esta app. Natural Cycles utiliza la temperatura del cuerpo, que analiza con un algoritmo y junto a otros datos sobre el ciclo menstrual, para determinar si es un día seguro o no para mantener relaciones sin riesgo de quedarse embarazada.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 5
La temperatura se debe tomar antes de salir de la cama. | Foto: Natural Cycles

Aunque pueda parecer una tontería, la primera duda que aparece es cómo debe tomarse la temperatura para introducirla en la aplicación. Se necesita es un termómetro basal de dos decimales, a parte de la aplicación. Para medir la temperatura, algo que debemos hacer antes incluso de salir de la cama por la mañana, simplemente hay que introducir el termómetro bajo la lengua, tan atrás como sea posible, y tomar allí la temperatura. Una vez introducida en la aplicación, será utilizada para medir los niveles de hormonas y analizar el ciclo menstrual. Con todos estos datos, Natural Cycles te dirá si te encuentras en un día rojo o verde, determinando así si debes utilizar protección para mantener relaciones o no.

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 4
La app utiliza los datos del ciclo menstrual y un algoritmo. | Foto: Natural Cycles

Además de detectar la ovulación y datos de fertilidad, la aplicación ofrece predicciones bastante precisas sobre futuros ciclos.

¿Es realmente efectiva?

La compañía asegura que su aplicación tiene una efectividad muy alta, situándola solo por debajo de la del DIU y por encima del uso de preservativos.

Para hacer esta afirmación se basa en un estudio realizado en 100 mujeres, de las cuales solo cinco se quedaron embarazadas debido a un mal funcionamiento del algoritmo, que no reconoció adecuadamente sus días fértiles.

Diferencias con otros métodos

Más de dos tercios de las mujeres en edad reproductora en Europa utilizan métodos anticonceptivos de algún tipo. Sin embargo, el 10% de aquellas que corren el riesgo de tener un embarazo no deseado, no usan ninguno. Una de las razones principales por las que se da esta situación es la gran cantidad de efectos secundarios de los tratamientos con hormonas, como la tendencia a la depresión, los cambios en la piel, la hinchazón…

Natural Cycles, la app que presenta una alternativa a los anticonceptivos tradicionales 7
Los anticonceptivos hormonales tienen efectos secundarios. | Foto: Amber McNamara/Flickr

La aplicación ofrece la posibilidad de controlar la natalidad sin necesidad de tomar hormonas o de utilizar otros métodos anticonceptivos que a veces pueden resultar excesivamente caros. La principal desventaja que se le puede atribuir es quizá el hecho de que no es un método anticonceptivo que se pueda usar durante todo el mes, sino que hay ciertos días de fertilidad en los que es necesario utilizar otro tipo de protección, como el preservativo.

Natural Cycles funciona a través de una suscripción mensual, que supone un gasto de unos 70 euros anuales. Su precio es, por tanto, inferior al de otros anticonceptivos. Pero este gasto es relativo, porque debemos tener en cuenta que se debe combinar al menos con preservativos, por lo que el gasto aumenta.

La exposición World Press Photo lleva a Barcelona las mejores fotografías del año

Redacción TO

Foto: Burhan Ozbilici
AP Photo

World Press Photo, la exposición de fotoperiodismo más importante del mundo, llega a Barcelona para repetir el éxito del pasado año, cuando congregó a 56.434 personas en cuatro semanas, según la Fundación Photographic Social Vision, que organiza la muestra. En esta ocasión abrirá las puertas el próximo sábado 29 de abril en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, el CCCB, y no las cerrará hasta el lunes 5 de junio.

El tema principal de la exposición es la crisis migratoria que vive Europa, pero también hay un lugar destacado para los conflictos políticos internacionales, la influencia de la tecnología en el mundo moderno y el impacto del ser humano en el medio ambiente. “Nuestra misión como Fundación es clara y queda reflejada en el lema Ver para entender”, dice Silvia Omedes, directora de Photographic Social Vision, en un comunicado. “A través de proyectos como World Press Photo Barcelona, la fotografía se convierte en herramienta de sensibilización social; por eso hacemos especial hincapié en ampliar la exposición con actividades paralelas y realizar visitas guiadas, para facilitar la comprensión de las imágenes en toda su profundidad y las historias que hay detrás”.

La exposición World Press Photo lleva a Barcelona las mejores fotografías del año 1
Una tortuga atrapada por una red de pesca. | Foto: Francis Pérez/World Press Photo

Entre los fotógrafos destacados se encuentran varios españoles que reivindican la fotografía como forma de denuncia. Francis Pérez ganó el primer premio en la categoría ‘Naturaleza’ con la fotografía Caretta caretta atrapada, donde la protagonista es una tortuga marina atrapada por una red de pesca cerca de la costa tinerfeña. En esta imagen se representa las consecuencias de la pesca indiscriminada, que afecta a cientos de especies de la biosfera.

La exposición World Press Photo lleva a Barcelona las mejores fotografías del año 2
Monarcas en la nieve ilustra la muerte masiva de mariposas en invierno. | Foto: Jaime Rojo/EFE

En la misma sección, logrando el tercer puesto, aparece Monarcas en la nieve, de Jaime Rojo, donde decenas de mariposas muertas se amontonan sobre el hielo del Michoacán, en México, después de una tormenta de viento y nieve. La deforestación en la región elimina el refugio de estos insectos, y con el cambio climático las tempestades cada vez son más violentas. Estos factores se juntaron justo cuando las mariposas se disponían a migrar a Estados Unidos y Canadá.

La exposición World Press Photo lleva a Barcelona las mejores fotografías del año 5
Dos niños lloran la muerte de su madre. | Foto: Santi Palacios/AP Photo

Santi Palacios obtuvo el segundo premio en la categoría ‘Temas de actualidad’ por la fotografía Abandonados, donde se muestra a dos niños, ella de 11 años y él de 10, llorando la muerte de su madre, ahogada en el mar. La imagen se remonta a julio de 2016, después de ser rescatados por el barco de salvamento de una ONG. Los niños habían navegado durante horas en un bote neumático con otros refugiados y fueron rescatados en el Mediterráneo, a unos 23 kilómetros al norte de Libia.

La exposición World Press Photo lleva a Barcelona las mejores fotografías del año 7
Dos mujeres nigerianas que representan la tragedia de los refugiados de todo el mundo | Foto: Daniel Etter/World Press Photo

En la categoría ‘Temas contemporáneos’ destaca el tercer premio de un fotógrafo alemán afincado en Barcelona: Daniel Etter. Su obra La trampa libia para los migrantes refleja a dos refugiadas nigerianas abrazadas y entre lágrimas en un centro de detención para refugiados en Surman, Libia, en agosto de 2016. En este centro se concentran cientos de mujeres que huyen de sus países y que encuentran en este país del Norte de África un infierno en su trayecto hacia Europa. En estos lugares, por ejemplo, ni siquiera se les proporciona agua o comida, teniendo que vivir en circunstancias profundamente precarias.

A la exposición de World Press Photo se suma la difusión de los premios del Concurso Narrativas Digitales y la celebración de actividades paralelas, incluyendo talleres y clases magistrales para profesionales. La selección, tan asombrosa, se ha reducido a 143 fotografías. Sin embargo, se presentan a concurso algo más de 80.000, estando representados 125 países diferentes. Esto convierte a la muestra en la más ambiciosa y completa del mundo.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web

Redacción TO

Foto: Kim Jin-a
AP

“2.000 proyectos y contando”. La relación de Google con el código abierto (es decir, desarrollado y distribuido sin restricciones) es larga y ahora da un nuevo giro. El gigante tecnológico acaba de lanzar Google Open Source, una web en la que están contenidos todos los proyectos de código abierto en los que trabaja la compañía o incluso aquellos que apadrina o impulsa. El objetivo de Google Open Source es doble: por un lado, promocionar el uso y divulgación del código abierto; por otro, promocionar en concreto los softwares de este con los que la compañía tiene relación.

En Google siempre hemos usado el código abierto para innovar“, explica la empresa en un comunicado. “Queremos devolver algo, disfrutamos siendo parte de una comunidad. En ocasiones, lanzamos código para impulsar a la industria hacia adelante o para compartir las mejores prácticas que hemos desarrollado. Pero a veces simplemente es código interesante y divertido“, explica Google. “Comunidad” es precisamente la palabra clave de este tipo de software, pues el código de estos programas se hace público y, a partir de ahí, cualquier usuario puede utilizarlo para modificarlo, expandirlo o mejorarlo.

Todos los proyectos de código abierto de Google, disponibles en una única web 1
EL USUARIO PUEDE CONSULTAR EL CÓDIGO DE ANDROID | FOTO: GOOGLE

A diferencia del software libre, que simplemente es de acceso libre y gratuito, el de código abierto permite al usuario acceder a las tripas del programa. La propia Google lo explica en un comunicado: “El código abierto es más que simplemente código. Se trata de la planificación que ocurre antes de que se escriba cada código, del proceso de cómo ese código lo usan otros, de promover un ambiente receptivo donde pueda crecer una comunidad”.

La web que ahora presenta Google no es un almacén de código, sino algo más parecido a una biblioteca de consulta, con cada proyecto indexado para facilitar su búsqueda. Desde el sistema operativo Android al proyecto de navegador Chromium -la matriz de Chrome-, dos de los mayores éxitos de Google en el campo del código abierto. La página contiene, explica la compañía de Silicon Valley “las cosas que son de esperar: nuestros programas, organizaciones que apoyamos y una lista exhaustiva de proyectos de open source que hemos presentado. Pero también contiene algo inesperado: una mirada a cómo hacemos código abierto”.

La toxicidad del amor romántico

Cecilia de la Serna

Foto: LUCY NICHOLSON
Reuters

En estos tiempos modernos las relaciones fluyen de tal forma que hasta el propio concepto de amor se diluye. Los hábitos más tóxicos de los enlaces románticos que establecen dos personas de forma voluntaria no quedan muy claros. Hemos tenido que aprender y desaprender a amar reiteradamente. El concepto de ‘amor romántico’, aquel que nos enseñaron a golpe de novela de Flaubert o de Pretty Woman, ahora se ha revelado caduco. La caducidad de esta idea tiene que ver, sin duda, con el machismo que a menudo implica, y también con la toxicidad que invade cada una de sus esquinas. Por ejemplo, tras aprender que los celos eran una muestra inequívoca de amor, tuvimos que rectificar y entender que los celos llegaban de un sentimiento de posesión irracional, además de ser muy peligrosos ya que pueden llegar, incluso, a matar.

Hemos adquirido un buen puñado de hábitos que adoptamos en nuestras relaciones de manera natural, y que la mayoría de psicólogos dictaminan que son tóxicos. Estos son los más comunes:

El reproche constante

A lo largo de una relación, lo más normal es que se cometan errores. Errar es humano, al fin y al cabo. Sin embargo, esos errores no pueden ser tomados como un arma arrojadiza. Es común usar los fallos del pasado para justificar los conflictos del presente, algo que para los expertos es un signo de toxicidad en las relaciones. Lo más justo es siempre tratar los problemas individualmente a menos que estén conectados de forma legítima, y si los errores del pasado no tienen nada que ver con la problemática que enfrentamos en el presente, no deberían enlazarse. Elegir estar con una pareja implica también elegir sus acciones y comportamientos anteriores. En caso de no estar en armonía con ellos, o de no haber podido perdonarlos, lo más sano es cortar, en última instancia, con esa relación.

Lanzar indirectas de forma pasivo-agresiva

Las indirectas son tóxicas precisamente por eso, por no ser directas. En lugar de manifestar un deseo o un pensamiento abiertamente, la pareja trata de empujar a través de insinuaciones lo que está ocurriendo. Lo que revela este hábito, también muy extendido, es la imposibilidad -o al menos dificultad- de la pareja de establecer una comunicación fluida, abierta y clara entre sí. Es fundamental expresar con total claridad los sentimientos y deseos en una relación, y dar a entender que, aunque nadie está obligado a hacerlo, el apoyo para escuchar y afrontar los problemas está ahí.

Culpar al otro de las emociones propias

Para los expertos, culpar a la pareja por nuestras propias emociones es una sutil forma de egoísmo, y un ejemplo clásico del pobre mantenimiento de los límites personales. Esta práctica termina desarrollando siempre tendencias codepedendientes en la relación. Asumir la responsabilidad de las emociones propias es la forma más sana de sobrellevar los días menos buenos de una pareja. Esto está directamente relacionado con la idea de sacrificio en las parejas. A menudo, las relaciones más tóxicas adquieren la dinámica de realizar sacrificios el uno por el otro, un elemento que como algo puntual y desinteresado no tiene por qué ser perjudicial, pero como algo habitual sí lo es. Cualquier sacrificio debe hacerse como una elección autónoma y no como una expectativa, advierten los expertos.

Concebir la relación como un secuestro

Una relación no es un secuestro, ni una pareja es un rehén. El chantaje emocional puede convertirse en un denominador común en el día a día de la pareja. Cada pequeño contratiempo en el flujo de la relación termina resultando en una crisis de compromiso. No estar de acuerdo con algún aspecto de la personalidad del que tenemos enfrente está bien, es algo normal en la construcción de la identidad del ser humano. Sin embargo, el que no nos guste algo no significa que lo tengamos que convertir en una forma de secuestrar al otro. Si nuestra pareja es, por ejemplo, impuntual, no podemos convertir ese rasgo en objeto de amenaza y dejar en el aire el buen funcionamiento de la pareja por ese rasgo concreto. Las personas cambiamos, pero no estamos aquí para cambiar a nadie.

Comprar el bienestar de la relación

Una relación de pareja no es un mercado ni las emociones pueden convertirse en un trueque. Por supuesto, los regalos o agasajos son bienvenidos como muestra de aprecio, y eso está bien. No obstante, no pueden ser nunca una vía de escape a los problemas. Si cada vez que surge un conflicto, la pareja lo cubre con la compra de regalos o con la planificación de un viaje, no estará enfrentando nunca esa problemática. Para los expertos, cubrir los problemas reales con placeres superficiales nunca es una opción, y al final se refiere de nuevo a uno de los puntos claves de toda relación tóxica: la imposibilidad de comunicar sus emociones o de enfrentar las contrariedades.

La toxicidad del amor romántico 1
El amor debe basarse en la confianza, no en la codependencia. | Foto: Jacquelyn Martin / AP

Mostrar “celos amorosos”

Como ya adelantábamos al comienzo, los celos nunca pueden ser concebidos como una muestra de afecto. Esta práctica puede arrastrar comportamientos totalmente tóxicos, siempre generados desde la desconfianza y la falta de autoestima, como la intromisión en la privacidad del otro. Que la confianza es la base de toda pareja es ya una muletilla que se ha repetido hasta la saciedad, pero no por ello deja de ser verdad. Nadie es nuestro más allá de nosotros mismos, por ello ese sentimiento de posesión sobre la pareja no lleva nunca a nada bueno. Una pareja es, en última instancia, un compañero de vida, no un ser que detentamos.

Estos son solo unos ejemplos de hábitos generalizados en la vida en pareja que los psicólogos suelen establecer como la raíz de la mayoría de los problemas emocionales. El concepto de amor romántico o idealizado está cayendo por su propio peso, en pro de la construcción de relaciones más sanas y racionales. No es cuestión de querer mucho, sino de querer bien.

TOP