Further
Inocentadas, inocentes y muchas, muchas risas
Un muñeco de Darth Vader gasta la típica broma de colocar un post-it en la espalda de alguien diciendo "patéame" (Foto: Pascal/Flickr).

Inocentadas, inocentes y muchas, muchas risas

Durante el Día de los Inocentes sale a relucir el tipo de persona que somos: si formamos parte de los que disfrutan gastando bromas o si siempre somos el blanco de las inocentadas de aquellos que nos rodean. El 28 de diciembre es el día ideal para todos los bromistas, que buscan una excusa para llevar a cabo todas las inocentadas que, en realidad, están deseando hacer durante todo el año.
Pero seamos del grupo que seamos, está claro que hay bromas que a todos nos provocan unas buenas risas. Eso sí, cuando se las hacen a los demás. Porque son para disfrutarlas y, sobre todo, para reírnos con ellas, hemos recopilado algunas de las mejores bromas para animar, aún más si se puede, los últimos días de este año.

Nunca te despistes cerca de tus amigos

Las inocentadas pueden ser obra de cualquiera, pero desde luego son nuestros amigos los que se llevan la palma. Desde publicar en tu Facebook cuando sin querer lo has dejado abierto hasta las bromas más elaboradas, ese amigo graciosillo que todos tenemos busca siempre la menor oportunidad para provocar unas cuantas risas a los demás.

Este chico es un buen ejemplo de ello. Sus amigos decidieron hacer de su despedida de soltero un día memorable, y le hicieron pasar unos cuantos minutos estresantes. Creyendo que estaba a punto de hacer puenting cuando en realidad solo estaba atado a una valla, sus amigos se echaron unas buenas risas viendo cómo afrontaba el “gran salto” que iba a dar.

También puede ser peligroso quedarte dormido cuando tus amigos no lo están, ya que es el momento perfecto para elaborar con tiempo bromas de todo tipo. Este chico, de acampada con sus amigos, cometió el error de dormir más de la cuenta, y las consecuencias parecen no haberle gustado nada.

Los famosos, un blanco muy fácil

Los que también son un blanco muy común del ingenio de los bromistas son los famosos. Cantantes, actores, presentadores de televisión… son a menudo víctimas de las situaciones más cómicas y surrealistas que desatan las risas de los espectadores.

La presentadora de televisión y cómica estadounidense Ellen DeGeneres ha utilizado en numerosas ocasiones una de las formas más típicas y más simples de gastar una broma: un susto. Muchos de los invitados de su programa han sido sorprendidos por personajes de todo tipo, desde payasos que aparecen por la espalda hasta espantapájaros, pasando por ella misma escondida en el baño. El caso es que ninguno se libra de un buen susto y, por tradicional que sea, las reacciones de los invitados nunca dejan de hacer reír a sus espectadores.

Al presentador y también cómico Jimmy Kimmel también se le conoce por su amor a las bromas. Tantas inocentadas han hecho reír a los espectadores de su show Jimmy Kimmel Live! que era cuestión de tiempo que alguien decidiera vengarse. La cantante Rihanna decidió que el Día de los Inocentes, que en Estados Unidos se celebra el 1 de abril, era una buena fecha para que Kimmel probara su propia medicina. A ritmo de su canción Bitch better have my money, Rihanna le dio al presentador un despertar un tanto agitado.

Noticias falsas que se perdonan por un día

Como no podían ser menos, los medios de comunicación también se suman año tras año a esta tradición, gastando alguna que otra inocentada a sus lectores. Tanto es así, que muchos empiezan el día buscando la noticia falsa de su periódico o revista favorita. Aunque, la verdad, nos lo suelen poner bastante fácil.

En 2014, “El Confidencial” publicaba la noticia de un chico que había sido ingresado en un hospital psiquiátrico por una obsesión con Podemos y Pablo Iglesias. Aunque obviamente falsa, la historia está redactada cuidadosamente y cuenta con numerosos detalles que atraen al lector hacia la historia de Julián Asensio, este joven protagonista de una broma que seguro sacó una sonrisa a más de uno.

“Lee con atención las noticias, ¡no vaya a ser que acabes buscando las pesetas que aún tenías guardadas en casa!”

Un año más tarde, en 2015, el periódico “La Vanguardia” nos sorprendía con la noticia de que volvía la peseta. En uno de los vídeos de su sección E-Konomía, el economista Gay de Liébana nos intentaba convencer de que el Banco Central Europeo había decidido que España debía salir de la zona euro. Además, explicaba con detalle cómo serían las nuevas monedas y billetes con la cara de Felipe VI. Una inocentada muy clara que, si no fuera por lo inverosímil del tema, podría ser un tutorial sobre economía totalmente real.

Estos pocos ejemplos nos dejan claro que bromas y bromistas hay todos los días y en todos los lugares. Pero hoy más que nunca, cuidado con ese amigo graciosillo, que seguro que tiene algo preparado, y tú puedes ser el blanco. Y, por supuesto, lee con atención las noticias, ¡no vaya a ser que acabes buscando las pesetas que aún tenías guardadas en casa!

María Hernández Solana. Periodista y viajera empedernida. Adicta a la escritura porque escribir es un poco como viajar: también te lleva a otros lugares.