Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Juan Zelada, de telonero de Amy Winehouse, a estrella de las Live Sessions

Lidia Ramírez

Foto: María Hernádez
The Objective

Juan Zelada es de esos artistas que lo mismo le da tocar para 50 personas que para 5.000. Tiene carisma, y un gran sentido del humor. Durante toda la entrevista no deja de sonreir y hacer chistes. “Soy simpático, cariñoso, muy ‘apañao’…”, dice entre risas.

–¿Algún defecto? –le pregunto–.

–Sí, que soy bajito.

Nos reunimos con el carismático músico una hora antes de que actúe en las Live Sessions del recién estrenado hotel Barceló Torre de Madrid, en la céntrica Plaza de España, que cada noche traerá lo mejor del soul, jazz o R´N´B.  Unas cien personas se arremolinan en el hall del lujoso hotel para escuchar en directo una de las voces más reconocidas del soul español, quien en 2006 obtuvo el primer reconocimiento en el mundo musical de la mano de Paul McCartney a la mejor composición de su promoción. “Me había preparado mil cosas graciosas para decirle, pero cuando lo vi frente a mí, me quedé en blanco. Me pellizcaba para saber que era verdad”, comenta, y agrega: “Me hubiera gustado que en aquella época hubiese habido redes sociales para inmortalizar el momento y publicarlo por doquier, porque no tengo fotos ni nada y mucha gente piensa que es mentira”, apunta riendo.

Zelada presenta su tercer disco, ‘Be somebody’, con el que el madrileño asegura haber vuelto “a la esencia de la banda”. “Ha tenido muy buena aceptación, este verano hemos tocado en muchos chiringuitos, festivales…Estamos muy contentos”, asegura el artista, quien en esta ocasión se enfrentó sólo, acompañado únicamente de un teclado, a su público. Un público que, aunque al principio algo tímido, se fue calentando gracias a la energía que emanaba el artista sobre el escenario.

Hemos elegido al mejor para arrancar con las #BlackisbackNights, ¡vaya show está dando @juanzelada en @barcelotorredemadrid! 👏🏿👏🏿👏🏿

Una publicación compartida de BlackisBack! Weekend (@blackisbackweekend) el

Zelada se forjó como músico en Inglaterra, donde vivió durante más de 12 años. Y de pequeños escenarios y actuaciones en cruceros, lo que no esperaba es que el destino le llevar a ser telonero durante un año de Amy Winehouse.  “Fue recién llegado a Londres, no tenía ni banda ni canciones propias. Todo fue muy inesperado”, recuerda. “De aquella etapa me quedo con la experiencia que cogí al actuar delante de miles de personas y lo mucho que aprendí de la banda de Amy”. Con la reina del soul y del jazz, fallecida en 2011, asegura que trató poco. “En ese momento ella estaba metida en el incomprensible circo del mundo mediático. Le rodeaba una historia muy triste. Pero sí recuerdo que le gustaba mucho jugar al billar”.

Esa experiencia le permitió grabar su primer disco, ‘High Ceilings & Collarbones’, en 2012, con el que consiguió sonar en BBC Radio, siendo el artista más escuchado durante seis semanas. “Creo que fue uno de los momento más felices de mi vida”.

–¿Recuerdas donde estabas cuando te escuchaste por primera vez en la radio?

–Sí, en el supermercado  –cuenta riendo–. Fue como de película. Creo que estaba comprando tomates o algo así. Y de repente era yo en la radio.

Ahora, Zelada, para quien el triunfo es algo muy subjetivo, “para mi triunfar es poder vivir de la música, y yo lo hago desde hace una década”, se encuentra componiendo su nuevo trabajo, que prevé saldrá a la venta a principios de 2018. “En él quiero involucrar al público para que conozca la parte orgánica de las grabaciones”,  concluye, no sin antes reivindicar la necesidad de apoyar a los artistas emergentes. “Es necesario que la cultura cambie, no sólo hay que escuchar lo establecido o lo que nos presentan, sino también intentar rascar y entender que hay muchas bandas haciendo muchos kilómetros para hacerse un ‘huequito'”.

Continúa leyendo: Andrés Suárez: "Me cansé y aburrí de mí mismo, este nuevo trabajo es aire fresco"

Andrés Suárez: "Me cansé y aburrí de mí mismo, este nuevo trabajo es aire fresco"

Lidia Ramírez

Foto: Sony Music España

La primera vez que conocí (musicalmente) a Andrés Suárez fue en 2014. Iba en el coche cuando comenzó a sonar ‘Números Cardinales’, su primer gran éxito. Googleé su nombre y la fotografía que me apareció nada tenía que ver con la imagen que yo pensaba que había detrás de aquella dulce y melancólica voz. Pelo largo, abundante barba, pobladas cejas, chupa de cuero… Tenía más bien la apariencia de un cantante de rock o heavy metal que la de un tipo que le canta al desamor. De esto hace ya algo más de tres años, cuando apenas llenaba las salas de los locales donde iba a actuar, como el mítico Libertad 8 o las terrazas de La Latina. Ahora, con siete trabajos discográficos a sus espaldas, cuando reúne a miles de personas y agota en sólo unos días todas los billetes del WiZink Center (antiguo Palacio de Deportes de Madrid), hablamos con este ferrolano de marcado acento gallego unas horas antes de partir hacia América (donde tiene dos conciertos en Perú) para iniciar su gira más especial, la de la promoción de su último álbum ‘Desde Una Ventana’ (2017). Un trabajo del que Andrés espera, sobre todo, una cosa: que le permita tocar, tocar y tocar.

Hacía tiempo que un cantautor no se colocaba en lo más alto en la lista de ventas de España. Tú, con ‘Desde Una Ventana’, lo has conseguido. ¿A que crees que se debe?

Si te soy completamente sincero, no tengo ni idea. Si los que nos dedicásemos a la industria musical tuviésemos la clave del éxito sería muy triste, porque tendríamos la manera de saber cómo funcionan las cosas. Yo lo que quiero es hacer una buena obra y poder dormir tranquilo por las noches, y lo único con lo que se consigue esto es trabajando mucho. Si la gente ha elegido este disco para ponerlo en lo más alto de las listas, yo encantado y agradecido.

¿Se trata de tu mejor disco?

Tengo que creerlo, porque cuando uno hace su último disco está haciendo lo mejor que tiene en mano, sus mejores canciones, sus mejores versos, sus mejores frases… Por lo tanto, creo que este es mi mejor trabajo con total diferencia. Pero, ojalá dentro de poco hablemos de mi nuevo disco, que sería el octavo, y diga que es el mejor. Pero, de momento, estoy muy orgulloso con el resultado.

¿Alguna vez te has avergonzado de algún trabajo?

No, jamás. Nunca me he avergonzado ni arrepentido de nada.

Andrés se declara producto de la música que escuchaba de niño en los casettes del coche de su padre. La lista es larga y variada: de Juan Luis Guerra a Rosendo, de Jose Afonso a Franco Battiato, de Sabina a Milladoiro. Y de los vagones del metro de Madrid en los que, según cuenta el artista, “perdía dinero porque no ganaba ni para pagar el billete”, ahora se enfrenta a 24 conciertos con los que el próximo 11 de agosto en Arequipa, Perú, dará el pistoletazo de salida. Después Lima y vuelta a España donde recorrerá toda la geografía española hasta el 17 de febrero de 2018 donde, por el momento, tiene previsto cerrar su gira en León.

¿Cuál es el concierto que afrontas con más ilusión?

Tengo que ser muy consecuente con todos. Pero evidentemente los conciertos en Madrid me acojonan. También me impone mucho Galicia, porque es mi tierra. Pero todos los conciertos deben ser tratados por igual. Hoy la gente lo pasa realmente mal para pagar una entrada o un disco. Las cosas están muy jodidas. Y tienes que estar muy a la altura de aquella gente que paga 15 euros para escucharte. Cada concierto de esta gira lo voy a tratar como lo que son, mágicos.

Te muestras muy activo en redes sociales, ¿es esta una forma de agradecer a tus seguidores todo el cariño por el apoyo recibido?

Sin ninguna duda. Sabina decía que hay que escapar de la peste de tus fans, no estoy de acuerdo. Ellos son los que compran mi discos, las entradas, por lo que es más que necesario quererlos. Así que, qué menos que mostrarme en las redes sociales para ellos y decirles de algún modo “aquí estoy”.

“‘Desde una Ventana’ es mi mejor trabajo con total diferencia”

En ‘Desde una Ventana’ hemos podido apreciar un cambio de estilo en tus canciones. Ya no le cantas tanto al desamor ni al amor perdido. ¿Qué ha cambiado en la vida de Andrés Suárez que ha influido a la hora de escribir sus canciones?

Soy más feliz, tengo una situación mejor. Pero más allá de mi estado de felicidad, me cansé y aburrí de mí mismo. Aquella etapa llegó a ser demoledora. Todas mis canciones, absolutamente todas, hablaban de desamor, era demasiado. Reiterarse disco a disco puede destruir una carrera.

¿En qué te inspiras a la hora de escribir la letra de una canción?

Todas son cosas que me han sucedido y me han marcado de algún modo. Son vivencias que llevo en el alma y que hacen que me emocione al hablar de ellas. Mis abuelos, mi tierra, un desamor…

¿Eres muy enamoradizo?

Todos los que amamos esta palabra lo somos, soy muy intenso. Walt Disney nos ha hecho mucho daño.

Andrés Suárez: "Me cansé y aburrí de mí mismo, este nuevo trabajo es aire fresco" 1
El 23 de octubre actuará en Madrid en el Teatro Gran Vía, las entradas ya están agotadas. | Foto: Sony Music España

Las historias de Andrés Suárez tienen las dosis de romanticismo que requiere cualquier artista que vaya por el mundo narrando sus vivencias. Cantautor, transgresor, enamoradizo y optimista, el ferrolano asegura que no le preocupa el futuro y siente que “lo mejor está aún por llegar”.

La edición del nuevo álbum incluye un segundo CD gratuito para regalar a quien se desee, ¿cómo surgió esa idea?

Fue una idea de la gente de mi discográfica (Sony Music España) después de repetir mil veces que era mi mejor disco, y la verdad me pareció una idea genial, porque si yo consigo emocionar a alguien con mis canciones, tal vez tú consigas emocionar a alguien haciendo este regalo. Vivimos tiempos fugaces donde se nos olvida agradecer y dar las gracias, por lo que si alguien comparte una emoción multiplicamos todos.

“Reiterarse disco a disco puede destruir una carrera”

En este nuevo trabajo interpretas una canción junto a Rozalén. Sin embargo, son varios los medios que han asegurado que teníais una mala relación. ¿Qué hay de cierto en este rumor?

Fue un cotilleo periodístico en el aire en un momento en el que ni nos conocíamos. Cuando tuvimos la oportunidad de coincidir y charlar sobre ello nos moríamos de la risa. Rozalén me ha hecho un regalo participando en este disco, amo su voz y el alma que tiene en la garganta.

El pasado enero diste un concierto multitudinario en el WiZink Center de Madrid en el que agotaste todas las localidades, ¿ha sido este tu concierto más especial?

Sin duda, fue la noche más hermosa de mi vida. Fui muy feliz y no lo olvidaré jamás. Pero eso ya pasó, no quiero recordarla permanentemente porque se acabaría mi carrera.

Continúa leyendo: 18 canciones para enamorarte del flamenco

18 canciones para enamorarte del flamenco

Redacción TO

Foto: Cortesía de Rafael Riqueni

Entramos en el fin de semana con una nueva playlist, y lo hacemos con la selección que ha preparado para The Objective un artista único: Rafael Riqueni.

Si amas el flamenco, Rafael Riqueni no necesita presentaciones. Si estás comenzando a descubrirlo, te contaremos que Riqueni es uno de las grandes maestros de la Historia de la guitarra flamenca. Que ha sido acompañante de Enrique Morente, que incluso le produjo un álbum. Que ha ganado todos los premios que se pueden ganar: el Premio Nacional de la Crítica, el Premio Andalucía de Cultura, el Premio Giraldillo a la Maestría de la Bienal de Flamenco. Que nació en Triana en 1962 y que dio sus primeras actuaciones con 12 años. Que con 14 ganó dos de los principales premios del flamenco: el Premio Ramón Montoya de Guitarra de Concierto en el VIII Concurso de Córdoba y el primer premio en el VI Certamen Nacional de Jerez. Que ha sido embajador del flamenco en todo el mundo –ha actuado en Houston, Dublín, Nueva York…– y que sigue siéndolo.

El maestro andaluz ha publicado este año un nuevo álbum, llamado Parque de María Luisa, con la gigante Universal Music. Es su séptimo trabajo de estudio, y tiene varias fechas de actuaciones ya programadas. El 4 de noviembre estará en el Café Berlín, en Madrid. El 14 de enero, en el Festival de Flamenco de Nîmes. El 18 de enero, en el Festival de Tolouse.

Cuando contactamos con Riqueni, le pedimos una lista de canciones que le inspiran, canciones que harían que una persona se enamorara definitivamente del flamenco. El resultado es este; muchos de los presentes son referentes para Riqueni, y algunos incluso amigos.

Si te gusta la playlist, puedes escuchar la lista completa y seguir nuestras novedades en Spotify.

Continúa leyendo: España 155

España 155

Manuel Arias Maldonado

Foto: FRANCOIS LENOIR
Reuters

Tenemos tiempo -hasta la noche del lunes- para reflexionar sobre el paso sin precedentes que ha dado el gobierno con la activación del artículo 155 de la Constitución: en la vida, en fin de cuentas, siempre hay una primera vez. Pero salga lo que salga a estas alturas del Parlament, difícilmente se detendrá su aplicación, a pesar del carácter disuasorio implícito en la elucidación de las medidas que con él se proponen. Siguen unas notas al respecto.

1. Se ha venido discutiendo sobre si su aplicación está o no justificada, pues se interpreta que jamás hubo declaración de independencia; la última misiva del president vendría a confirmarlo. Sin embargo, el supuesto de hecho es incuestionable: tanto la violación de la Constitución que tuvo lugar en el Parlament los días 6 y 7 de septiembre como el daño al interés general de España (y por tanto Cataluña) pueden darse por acreditados. Si no hubo declaración de independencia (aunque mal puede “suspenderse” lo que nunca se declaró), ha habido cuando menos amenaza reiterada de declararla; a lo que se suma un estado de excepcionalidad social marcado por la movilización civil y el deterioro económico, con el consiguiente daño para los derechos e intereses de los ciudadanos catalanes.

2. Por supuesto, hemos oído ya muchas cosas: que la aplicación del 155 es “un fracaso de España”; que el artículo en cuestión es puramente ornamental; e incluso que es un artículo inconstitucional. Pero el comprensible malestar que pueda producirnos a todos su aplicación no debería conducirnos a la incongruencia (un artículo inconstitucional dentro de la constitución), los buenos deseos sin concreción de alternativas plausibles (“se podía haber evitado”) o la fuenteovejunización (fracaso de todos). Hemos llegado hasta aquí porque un gobierno autonómico se ha rebelado contra el Estado y, habiendo gozado de numerosas oportunidades para dar marcha atrás, no lo ha hecho. Habría sido deseable que la larga tradición española del amotinamiento no hubiera sido recuperada por el Govern, pero eso es exactamente lo que ha sucedido. Lo demás son paños calientes.

3. También la idea de que las medidas propuestas configuran un 155 hard pertenece al terreno de los buenos deseos, pues no se ha especificado en ninguna parte qué forma adoptaría un 155 soft. ¿O acaso puede intervenirse la autonomía, para devolverla a la legalidad, manteniendo en sus funciones a quienes la han vulnerado tan gravemente? Otra vez: que una medida nos disguste o abrume no significa que sea injustificada. Tampoco tiene mucho sentido pedir más concreción al artículo 155, pues su formulación ha de ser abierta; solo de ese modo podrá el gobierno de turno dar respuesta a un supuesto de hecho susceptible de adoptar muchas formas. En este caso, el pacto entre los partidos constitucionalistas está concebido para hacer frente a algo muy serio: la apropiación independentista de las instituciones catalanas y el empleo de todos los instrumentos públicos disponibles para la promoción de un fin -la secesión- que no cabe en el orden constitucional. Salta a la vista que ese fin se ha fomentado sin pausa mediante un ejercicio de persuasión colectiva basado en la propagación de una mentira tras otra. Aunque podemos formular el problema de otra manera: ¿de qué otro modo podría entonces el gobierno del Estado, en España o Alemania, desactivar la acción de un poder autonómico en rebeldía?

4. En un sentido puramente político, la respuesta del gobierno encaja con la definición del soberano que proporciona Carl Schmitt: soberano es quien decide en un estado de excepción. En otras palabras: quien ejerce el poder efectivo cuando reina el desorden. En nuestro caso, el Estado acaba de afirmar su poder porque otro poder, el del gobierno autonómico catalán, venía afirmándose como soberano desde los primeros días de septiembre. Sucede que el poder estatal es aquí poder legítimo, pues sus acciones están amparadas por la Constitución y las leyes e incluyen un conjunto de garantías que son propias del Estado de Derecho: entre ellas, la recurribilidad ante el Tribunal Constitucional y el derecho de intervención en el Senado de representantes de la autonomía intervenida. O sea que Schmitt sí, pero menos.

5. Asimismo, se ha cuestionado que el gobierno pueda cesar al president. Pero mal podría cumplir el artículo 155 su finalidad cuando el problema que motiva su aplicación es precisamente la conducta de un presidente autonómico. Es por eso que el texto constitucional habla de “adoptar las medidas necesarias”. O sea: no tendría sentido intervenir el gobierno autonómico manteniendo al primer responsable de su extravío constitucional. Se aduce, sin embargo, que ha sido votado democráticamente. Esto no es del todo cierto en el caso del señor Puigdemont, pero aun si lo fuera el argumento descansa en una concepción algo primitiva -o bastante poco liberal- de la democracia: ¿habría de mantenerse en el poder a cualquier dirigiente elegido por los ciudadanos, haga lo que haga con el poder que los votos le han conferido? Esto no lo admitía ni el iusnaturalismo medieval, que confería informalmente a los súbditos el derecho de rebelión allí donde el príncipe se convirtiera en tirano. Vox populi, vox dei? Ante el auge populista, volvemos siempre a la misma pregunta. Y a la misma respuesta: por supuesto que no. Esa implacable profesora que es la Historia nos ha enseñado de mil formas distintas que no puede sacralizarse la decisión popular. De ahí las cautelas contramayoritarias que distinguen a las democracias liberales: desde la división de poderes al imperio de la ley. Y es que ningún mandato democrático puede justificar un comportamiento destinado a vulnerar de manera grave el orden constitucional. Sea cual sea la cantidad de gente que salga a la calle para gritar lo contrario.

6. Con todo, una cosa es la pregunta sobre la oportunidad del artículo 155 y otra la pregunta sobre su eficacia. ¿Servirá para resolver el explosivo problema que tenemos entre manos? Se trata, me parece, de un debate distinto que no admite conclusiones tajantes; nadie lo sabe. Desde luego, el artículo no fue pensado sino para situaciones como ésta; que la ocasión misma se haya presentado es prueba irrefutable de su necesidad. Si bien se mira, solo cabía una alternativa: seguir esperando a que la situación alcanzase el grado de putrefacción. Pero ni la sociedad española ni la catalana podían seguir de manera indefinida pendientes de la conducta de un govern que ha perseguido -explícita y abiertamente- un objetivo inconstitucional, ilegal e ilegítimo. Esto hay que recordarlo: se trata de un derecho inexistente para cuya promoción se han capturado las instituciones del autogobierno catalán y una parte nada desdeñable de sus presupuestos públicos. Por supuesto, hay riesgos: desde el posible desorden público al resultado de las futuras elecciones autonómicas. Pero esos riesgos se derivan de la naturaleza misma del fenómeno secesionista y el gobierno, junto con los partidos que lealmente lo apoyan, no tiene más remedio que afrontarlos. Si es posible, con los ciudadanos detrás: porque ciudadanos concernidos somos y no meros observadores externos.

Son días vertiginosos, porque vértigo produce asomarse al abismo. Para algunos, la aplicación del artículo 155 supone de hecho arrojarse al vacío. Puede ser. Pero quizá algún día se vea como el primer paso atrás que evitó la caída: la de todos. Pronto, queramos o no, saldremos de dudas.

Continúa leyendo: Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

Vídeo | La lucha histórica de Murcia que dice 'No al muro'

María Hernández

Los vecinos de Santiago el Mayor y del Barrio del Carmen, en Murcia, están más unidos que nunca. Y además, han conseguido sumar a su causa a la mayoría de los murcianos. Desde el 12 de septiembre se concentran cada día para pedir al Gobierno regional que, en lugar de construir un muro entre los dos barrios para llevar el AVE a la ciudad, empiecen las obras para soterrarlo.

Puedes leer el reportaje completo aquí.

TOP