Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

KATY, ¿una alternativa legal, orgánica y segura al MDMA?

Clara Paolini

Foto: Wouter van Doorn
Flickr bajo Licencia Creative Commons

Sus componentes son 100% legales, orgánicos y se supone que el efecto se asemeja al subidón de una dosis de MDMA pero sin el riesgo de sufrir un golpe de calor ni el demoledor bajón depresivo del día después. Según sus inventores y distribuidores, KATY es la alternativa definitiva para aquellos que busquen acercarse al éxtasis mental y corporal evitando las innumerables desventajas de las drogas de diseño, pero ¿hasta qué punto logran estas pastillas cumplir su promesa?, ¿son tan naturales e inofensivas como pretenden venderlas?, ¿qué diferencia hay entre este “suplemento alimenticio” y las anfetaminas sintéticas?, ¿de verdad es posible alcanzar las mismas sensaciones de felicidad, energía, placer y embriaguez emocional sin sufrir consecuencias?

KATY, ¿una alternativa legal, orgánica y segura al MDMA?
Gif MDMA | vía GiphY

Encontrar una alternativa al MDMA, un reto necesario

A pesar de que a día de hoy disponemos de información detallada sobre el MDMA alertando a los consumidores sobre su composición y posibles adulterantes, sus efectos, contraindicaciones y sobre todo, su peligrosidad, el último informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías indica que en 2017 la demanda no ha hecho más que crecer: por detrás del cannabis y la cocaína, el MDMA es la tercera droga más consumida en España, y la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito estimó que unos 20 millones de personas la consumieron en todo el mundo por lo menos una vez en el último año.

El MDMA pertenece al club de las anfetaminas y las feniletilaminas, actúa fundamentalmente sobre el neurotransmisor serotonina y tiene efectos empatógenos: además de provocar la sensación de un aumento de la energía, euforia y una reacción más placentera a estímulos sensoriales, provoca que quien la tome se ponga emocional y blandengue. Numerosos estudios han demostrado que los posibles efectos adversos del MDMA pueden llevar a la muerte de diversas maneras: por deshidratación y golpes de calor, como consecuencia del aumento desorbitado de la actividad cardiaca y, sobre todo, por los efectos derivados la adulteración de la dosis que el usuario supone que consume, ya que los componentes esenciales están habitualmente mezclados con otras drogas de efectos aún más nocivos. Sin embargo, por más advertencias y campañas disuasorias que intenten disminuir el consumo de MDMA, la demanda crece a la par que la peligrosidad, y en este contexto, poner remedio parece una tarea urgente.

¿Qué es KATY?

¿Puede una pastilla alternativa, natural y segura ser la solución? Esa es la idea detrás de Limitless Life, una de las principales compañías distribuidoras de KATY, cuyo nombre es un guiño directo a su supuesta prima hermana Molly, el pseudónimo comúnmente utilizado para referirse al éxtasis o MDMA en formato cristalino. Según explican con un sospechoso tono publicitario en su página web: ”KATY es el nuevo suplemento legal, totalmente natural, orgánico y hecho a partir de plantas que te hará feliz. KATY estimula la producción de dopamina, serotonina y gaba. Aumenta los sentidos y proporciona esos momentos llenos de amor que estabas buscando sin ningún riesgo. KATY magnifica las experiencias sin una resaca de pesadilla. Desde la mejora de la vista, los sonidos y el tacto a la creciente claridad del pensamiento y las emociones, KATY le proporcionará la cantidad perfecta de placer”.

El reclamo parece sacado de Un Mundo Feliz de Aldous Huxley, donde un gramo de Soma cura los sentimientos melancólicos, ofrece todas las ventajas del cristianismo y del alcohol, pero sin ninguno de sus efectos secundarios.

¿De qué se compone exactamente?

Según promocionan en la web, “KATY es una mezcla de componentes nutricionales disponibles sin receta médica. Entre ellos se encuentran elementos donantes de colina (aumento de la respuesta sináptica), adaptógenos (mejora de la salud / bienestar general y mejora de la captación nootrópica), neuroestimulantes (mejora de la energía mental / física) y un número selecto de otros elementos que aportan un óptimo rendimiento”.

Entre sus componentes se encuentran: extracto de raíz de Vanuatu, una planta también conocida como Kava, con propiedades sedantes, anestésicas, euforizantes y enteogénicas; extracto de semillas del “árbol del intelecto” (Celastrus paniculatus), utilizado en la medicina tradicional hindú y ayurvédica por sus propiedades sedantes, antidepresivas y neuroprotectoras; extracto de té verde y camelia, vitamina E y B12 (excelente antídoto contra la resaca), extractos de cacao y de café y “aminoácidos concentrados de tipo I y II”.

KATY, ¿una alternativa legal, orgánica y segura al MDMA? 2
Cápsulas de KATY | Imagen vía Edmtunes.

No se especifica a qué tipo concreto se refieren estos últimos, pero teniendo en cuenta la importancia de algunos aminoácidos como la glutamina para los estímulos neuronales y los últimos descubrimientos sobre su poder para acelerar reacciones químicas, se suponen un componente importante para el resultado. Por otro lado, ha quedado demostrado que algunos alimentos como el cacao, presente en los ingrediente de KATY, contienen feniletilamina, una amina asociada al sentimiento del amor y de la que se derivan la feniletilaminas sustituidas, entre las que se encuentran drogas sintéticas como las anfetaminas y, por supuesto, los entactógenos como el MDMA. ¿Funciona entonces este curioso cocktail natural?

Experiencias con KATY, los consumidores opinan

Isabelle Kohn narra en la revista The Rooster su experiencia con KATY con las siguientes palabras: “Me sentí ligeramente enérgica y alerta, como si hubiera tomado una pequeñísima dosis de cocaína o me hubiera bebido un Red Bull a la misma velocidad que otra bebida. Una ligera euforia, un poco de calidez, calma y noté que estaba más sumergida en la música de lo que lo hubiera estado totalmente sobria (…) No creo que KATY hiciera bien en prometerme una experiencia de amor sin límites. Definitivamente había mucha gente entre la multitud a la que no quería confesar ningún amor. (…) Cuando llegué a casa tuve problemas para dormir. Cuando me desperté estaba aturdida y bastante decepcionada al darme cuenta de que tenía una ligera depresión, igual que tras una noche de Molly. Esto tiene sentido: KATY aumenta la dopamina y la serotonina, y cuando la droga finalmente sale de tu sistema, te sientes deprimido ya que los neurotransmisores luchan por volver a la homeostasis. Una cosa que me cruzaba la mente durante toda la noche era si esos leves sentimientos positivos que estaba experimentos eran reales o no”. Según apunta la periodista “la marca alrededor de KATY intensifica cualquier efecto placebo”, ya que  según los testimonios recogidos en la propia web y la intensa campaña de marketing detrás del producto, parecen garantizar efectos que puede que no se acerquen a la realidad.

Las opiniones vertidas en DMNW también invitan al escepticismo. Según la experiencia de sus redactores, los efectos son más parecidos a los de un suplemento alimenticio para hacer ejercicio que a los del MDMA, y el hecho de que aconsejen el consumo de bebidas alcohólicas en conjunto con la pastilla no parece del todo fiable. Por su parte, Haley Hamilton, escribe en primera persona sobre los efectos de KATY en Mel Magazine, pero desde una perspectiva más positiva “Pasé tres o cuatro horas con un ligero colocón pero no me sentí enfadada ni deprimida cuando fuimos a dormir. Tampoco di vueltas ni miré a regañadientes el amanecer a través de las persianas. Al día siguiente, me desperté a una hora razonable y no odié el mundo. Lo mejor de todo es que dos días después, no apareció el conocido efecto “Blue Monday”- donde sus receptores de serotonina están patas arriba tras un fin de semana con Molly – no me encuentro irritable o al borde del pánico como había experimentado con MDMA en el pasado”.

Los comentarios de Reddit sobre KATY ofrecen versiones parecidas a las anteriores. Hay gente a la que le gusta la experiencia y consideran que merece la pena optar por este suplemento en lugar de arriesgarse con las drogas sintéticas, otras personas claman que este suplemento no podría compararse ni por asomo a los efectos del MDMA y muestran su decepción, y los de más allá, intentan dilucidar si acaso su legalidad será un estado pasajero a la espera de efectos adversos aún por descubrir. Lo cierto es que la propia empresa ha alterado la receta tres veces desde la que la sacó al mercado, por lo que es incierto si en un futuro, se acercará o se alejará de la soñada alternativa definitiva al MDMA.

Por el momento, el caso de KATY no ha hecho más que corroborar extendidas sospechas: existe un amplio limbo legal y médico respecto a las sustancias psicoactivas, un indiscutible interés por parte de los consumidores en encontrar alternativas a las tradicionales drogas de síntesis y una acuciante necesidad de hacer más seguro el uso de sustancias con fines recreativos.

Save

Continúa leyendo: Cómo distinguir las 5 formas de ansiedad y depresión

Cómo distinguir las 5 formas de ansiedad y depresión

Redacción TO

Foto: Xavier Sotomayor
Unsplash

La ansiedad y la depresión son enfermedades mentales a las que estamos tristemente habituados, ya sea por haberlas padecido o por tener a gente cercana que las padezca, y sus tratamientos a menudo son incompletos o inefectivos. Por esta razón, Leanne Williams, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Stanford, ha liderado una investigación por la que acota considerablemente el campo de estas dolencias, tal y como informa el portal Futurity. El objetivo no es otro que mejorar los posibles tratamientos contra los distintos tipos de ansiedad y depresión que existen en los humanos.

“Estamos tratando de desentrañar la superposición de síntomas en nuestro diagnóstico actual, y esto, en última instancia, puede orientarnos hacia cómo realizar tratamientos a medida“, explica el equipo de investigadores en un artículo publicado en la revista especializada JAMA Psychiatry.

Se trata de un paso importante en la lucha contra estas enfermedades, que suponen la causa principal de discapacidad y pérdida de productividad en todo el mundo con una tasa de recuperación de apenas el 30%, de acuerdo con el estudio. Esa importancia a la que hacemos mención radica de la dificultad de hacer diagnósticos certeros de las patologías de los pacientes. Las amplias categorías definidas hasta ahora por el estadounidense Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales para trastornos como la ansiedad y la depresión, que tienen tantos síntomas superpuestos, complican la identificación de marcadores biológicos y, por tanto, el hallazgo de una posible cura, según los autores de la investigación.

“En la actualidad, los tratamientos son los mismos para cualquiera que se encuentre dentro de estas amplias categorías”, explica Williams. “Al concretar el diagnóstico, se pueden prescribir mejores opciones de tratamiento”.

Cómo distinguir las 5 formas de ansiedad y depresión 1
Una mujer atiende durante un curso de autoayuda en Londres. | Foto: Lefteris Pitarakis/AP

Para llegar hasta estas conclusiones, los investigadores han recogido y procesado la información obtenida de 420 personas, tanto pacientes de ansiedad y depresión como ciudadanos perfectamente sanos. Los participantes se sometieron a pruebas de todo tipo, desde mapeos cerebrales y exámenes psiquiátricos hasta tests de autodiagnóstico. A partir de estos datos, los expertos averiguaron la funcionalidad de estas personas en sus casas y en sus trabajos y su capacidad para relacionarse socialmente.

Los autores del estudio pudieron confirmar sus conclusiones tras una segunda ronda de análisis que implicó a 381 personas, y desarrollaron incluso una serie de algoritmos para unificar los síntomas. Con base en la información que obtuvieron, determinaron que la ansiedad y la depresión se presentan en los humanos de cinco formas distintas:

Tensión: se caracteriza por la irritabilidad, sus pacientes son hipersensibles y excesivamente susceptibles

Excitación ansiosa: la capacidad de concentración se ve profundamente afectada, y con ella el funcionamiento cognitivo. Uno puede dejar de recordar lo que ha ocurrido unos instantes antes, según Williams. Además, produce síntomas como la aceleración del pulso, la sudoración y la sensación de estrés.

Melancolía: las personas experimentan dificultades serias para la interacción social, y esto produce una severa angustia.

Anhedonia: su síntoma principal es la incapacidad de sentir placer. Algunos pacientes presentan síntomas de esta forma de depresión y no son conscientes, pueden tener un alto grado de funcionalidad. Con todo, sufren una profunda angustia.

Ansiedad general: se caracteriza por exacerbar las sensaciones de preocupación y ansiedad, y se manifiesta de una manera mucho más física y evidente.

Los investigadores introdujeron a las personas analizadas en distintos cuadros de ansiedad y depresión en función de sus síntomas, y los resultados fueron los siguientes: el más habitual fue el caso de tensión, con un 19%, precedido de la excitación ansiosa (13%), la ansiedad general (9%), la melancolía (9%) y la anhedonia (7%).

Continúa leyendo: Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos

Redacción TO

Foto: Navesh Chitrakar
Reuters

No prestamos demasiada atención a los movimientos de la rotación de la Tierra, pero son más relevantes de lo que el común de los mortales creemos. De vez en cuando, la rotación de la Tierra disminuye algunos milisegundos por día, y esto va a tener un enorme efecto en las vidas de millones de personas alrededor del globo. Según el Servicio Geológico de los Estados Unidos ha habido 7.574 a escala global en los últimos diez años. Una reciente teoría prevé que esta cifra pegará un importante repunte el próximo 2018.

En un estudio publicado en Geophysical Research Letters a mediados de este año, los científicos Roger Bilham, de la Universidad de Colorado, y Rebecca Bendick, de la Universidad de Montana predicen que, debido a la desaceleración de la rotación de la Tierra, el mundo sufrirá un aumento significativo de grandes terremotos en 2018.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron todos los terremotos desde 1900 que registraron una magnitud (según la escala del momento en que sucedieron) de 7,0 o mayor y descubrieron que aproximadamente cada 32 años hay un repunte en estos grandes sismos.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 2
Aproximadamente cada 32 años hay un repunte en grandes sismos en el mundo. | Foto: Kim Hong-Ji / Reuters

El factor común

El estudio revela, asimismo, que el único factor que se correlaciona fuertemente en esta repetición de grandes terremotos es una ligera desaceleración de la rotación de la Tierra en un período de cinco años antes del repunte, algo que ha ocurrido en el último lustro.

En el ecuador, la Tierra gira 460 metros por segundo. Dada esta alta velocidad, no es absurdo pensar que un ligero desajuste en la velocidad entre la corteza sólida y el manto y el núcleo líquido podría traducirse en una fuerza que, de alguna manera, empujaría los temblores a la sincronía.

La mayoría de los sismólogos coinciden en que la predicción de un terremoto es un terreno pantanoso. Y hasta ahora, Bilham y Bendick tan solo tienen ideas difusas y difíciles de probar sobre lo que podría causar el patrón que encontraron. No obstante, el hallazgo es demasiado provocador para ignorarlo, dicen otros investigadores. “La correlación que encontraron es notable y merece una investigación“, dijo Peter Molnar, reconocido geólogo norteamericano, a la revista Science.

La importancia de prevenir

Entonces, ¿es posible predecir los terremotos? Es una pregunta que molesta a los sismólogos, no porque no sea razonable, sino porque los científicos lo han intentado muchas veces y siempre han terminado en fracaso. Incluso después de muchos avances en sismología, como lo expresa Richard Luckett del British Geological Survey, “cuando ocurre un terremoto es esencialmente un evento aleatorio“.

Una teoría científica prevé que 2018 será el año de los grandes terremotos 1
Los devastadores terremotos de México en este 2017 dejaron centenares de víctimas mortales. | Foto: Nacho Doce / Reuters

Ante la aparente imprevisibilidad de la actividad sísmica, la única solución para evitar grandes desastres como los que sacudieron México hace unos meses es una previsión efectiva. España es un ejemplo claro de la falta de preparación a la hora de afrontar grandes terremotos. La evidencia está en el ocurrido en Lorca en 2011, que tuvo una magnitud de 5,1, y dejó nueve víctimas mortales e innumerables daños materiales. El 75% de las viviendas en España cumple con “poco rigor” la normativa de construcción sismorresistente, y es necesario con “urgencia” rehabilitar edificios para soportar terremotos, según el expresidente de la Asociación Española de Ingeniería Sísmica, Ricardo García Arribas. Por ello, y teniendo en cuenta esta nueva teoría científica, la inversión en una preparación mejor de nuestras infraestructuras y protocolos de actuación puede ser clave ante cualquier catástrofe.

Continúa leyendo: El futuro tendrá robots tan inteligentes emocionalmente como nosotros y no pasará nada

El futuro tendrá robots tan inteligentes emocionalmente como nosotros y no pasará nada

Rana Kaliouby

Foto: Murad Sezer
Reuters

Viajemos al futuro. Exactamente al año 2030. Una fecha en la que se espera que los humanos ya no seamos los únicos seres con inteligencia, sino que será la época de las máquinas inteligentes. La inteligencia artificial ya no se verá como una posible innovación, sino como una tendencia dominante. Ya no será solo aquello que tienen en una medida limitada nuestros teléfonos o algunos buscadores como los de Google o Netflix. La inteligencia artificial será ya cognitivamente inteligente, capaz de calcular tareas complejas e incluso de aprender por sí mismo. También será emocionalmente inteligente, consciente de nuestros estados mentales, sociales y emocionales más diversos, e íntimamente familiarizado con nuestros estados de ánimo y nuestras preferencias.

Estamos en 2030 y nuestros dispositivos, nuestros vehículos, nuestros aparatos domésticos conectados y ropa tecnológica inteligente tienen un chip emocional integrado que detecta nuestros estados de ánimo a través de nuestras voces y gestos. Actualmente interactuamos con la tecnología de la forma en que interactuamos unos con otros: a través de la conversación, la percepción y la emoción.

Contrariamente a lo que los escépticos de la inteligencia artificial (IA) pronosticaron alguna vez, toda esta IA con capacidad de emoción ha aumentado nuestra humanidad y empatía por los demás. Y no, no todos estamos sin trabajo. De hecho, han surgido nuevas industrias. Hoy hay más trabajo por hacer que nunca; más problemas para resolver.

El futuro tendrá robots tan inteligentes emocionalmente como nosotros y no pasará nada 1
Una fábrica de robots humanoides. | Foto: Stringer/Reuters

Por ejemplo, mi hija: Jana acaba de cumplir 30 años, es socia de Nemit, una empresa de impacto social que aprovecha el poder de la IA empática para brindar igualdad de acceso a la educación y la asistencia médica a personas de todo el mundo. Nemit emplea a 1500 personas en 58 países. La empresa aplica la IA emocional, al extraer perfiles de datos emocionales de las personas para personalizar las experiencias educativas y rastrear el bienestar mental y emocional de las personas, y evitar las crisis de salud antes de que ocurran.

Asistentes virtuales desde pequeños

Actualmente, Jana vive en Londres. De hecho, acaba de aterrizar en Heathrow con un ojo rojo. Mediante el seguimiento de una variedad de señales visuales y vocales, su asistente virtual Zee detecta que está agotada. Zee conoce a Jana desde que era una adolescente, y hoy sigue a Jana a todas partes, pasando por los diversos dispositivos de Jana con todo el contexto de sus actividades diarias, estados de ánimo y recuerdos. Zee sugiere que el programa de Jana para el día es demasiado agitado y ofrece eliminar algunas reuniones de su calendario. Zee también se contacta con mi asistente virtual para avisarme que mi hija aterrizó bien.

Además, Zee recuerda mantener esa cita con Liam, amigo de la escuela desde hace mucho tiempo de Jana y jefe de Operaciones Globales de Nemit. Al encontrarse en el espectro autista, Liam no siempre tuvo una vida fácil. La escuela secundaria fue un verdadero esfuerzo ya que descubrió que las interacciones sociales eran arduas. Era inteligente, solía estar solo, incluso era hostigado debido a su falta de aptitud social. Pero ahora usa anteojos sensibles a las emociones, que aumentan su destreza social y emocional, al traducir las expresiones faciales y vocales de las personas a números y puntajes de probabilidad.

El futuro tendrá robots tan inteligentes emocionalmente como nosotros y no pasará nada
Una niña observa un robot. | Foto: Andy Wong/AP

La empatía es la base de los negocios de Jana. La empresa aplica los últimos desarrollos en IA emocional para medir e impulsar la empatía en su equipo y socios en todo el mundo. Un tablero de control mantiene un registro del pulso emocional de su equipo, e indica que los niveles de ansiedad se elevan en el equipo de Jordan, muy por encima de su base de referencia. Zee está allí, programando un viaje a Amman lo antes posible.

Además de garantizar que las personas de todo el mundo tengan acceso a la salud mental, los asistentes digitales virtuales pueden actuar como compañeros de aprendizaje, utilizando su conocimiento de lo que lo motiva e inspira, para ayudarlo a estudiar y aprender. De esta manera, la IA podría usarse para crear condiciones equitativas en la educación y ayudar a reducir las brechas socioeconómicas en todo el mundo.

Nuevos trabajos sobre ética

Pero donde hay ganancias, también hay trastornos: la IA ha automatizado muchas tareas, lo que ha provocado la eliminación de algunos trabajos. Pero también hay trabajos nuevos: ingenieros que entrenan, evalúan y operan estos sistemas de IA. Los conductores de camiones, que alguna vez temieron que la nueva tecnología los dejara sin empleo, en la actualidad operan cada uno 100 camiones autónomos desde la comodidad de sus salas de estar. Hoy existen nuevos tipos de empresas de consultoría, muchas de las cuales ofrecen cursos de capacitación sobre cómo trabajar junto a los robots. En una sociedad que se preocupa acerca de si la IA se implementa de manera ética, existen nuevas oportunidades para los expertos en ética de la IA y los defensores de la justicia social.

En 2030, la inteligencia artificial emocional ha transformado no solo la manera en que interactuamos con la tecnología, sino lo que es más importante, cómo nosotros, como humanos, interactuamos unos con otros. La empatía es nuevamente el centro de cómo nos conectamos y nos comunicamos. De hecho, son las empresas y las personas las que trabajan para construir un manto de empatía en sus interacciones con los demás, en lugar de centrarse en la eficiencia o el resultado final, que están dando forma al futuro.

_

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

Continúa leyendo: Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Estas son las cinco sustancias más adictivas del planeta

Redacción TO

Foto: ERIC VIDAL
Reuters

¿Cuáles son las sustancias más adictivas para el ser humano? Parece una respuesta de fácil respuesta, pero esconde complicaciones. Los investigadores difieren, en muchas ocasiones, sobre qué hace que una droga sea adictiva. Porque en este factor interviene, claramente, el componente físico, pero también podría atenderse al componente social: su accesibilidad y disponibilidad, por ejemplo.

Con todo, la revista científica The Conversation ha elaborado una lista a partir de un estudio desarrollado por David Nutt en 2007, más enfocado en los niveles de dopamina que producen. En este caso, se analizó el potencial de las drogas para crear dependencia física, y determinaron que estas cinco drogas son las más adictivas:

Cocaína

Esta sustancia interfiere en las transmisiones interneuronales y en el uso de dopamina por parte del cerebro, impidiendo que las neuronas apaguen las señales de dopamina. Los experimentos con animales han demostrado que los niveles de este neurotransmisor se multiplica hasta por tres con el consumo de esta droga, que toman entre 14 y 20 millones de personas en todo el mundo, según la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC). Una cifra que, sin embargo, podría ser mayor. Esto se debe a la facilidad con la que sus consumidores se habitúan a tomarla: un estudio de la Encuesta Epidemiológica Nacional sobre Alcohol y Condiciones Relacionadas norteamericana concluyó que una quinta parte de quienes prueban la cocaína termina siendo adictos.

Nicotina

Se trata del componente más adictivo del tabaco. Cuando el fumador consume un cigarrillo, esta sustancia se absorbe con velocidad en los pulmones y se dirige al cerebro. Es, al mismo tiempo, una sustancia presente en millones de personas de todo el mundo. La OMS asumió que hay más de mil millones de fumadores en todo el mundo y que más de ocho millones de personas morirán por ello cada año de aquí a 2030. En pruebas con ratones, la nicotina aumenta los niveles de dopamina entre un 25 y un 40 por ciento.

Un soldado abre una amapola para mostrar la savia que se usa para hacer opio en Coyuca de Catalan, México. | Foto: Henry Romero/Reuters

Heroína

Esta sustancia semisintética, derivada de la planta del opio, provoca el aumento de la dopamina –una activación de las vías de recompensa neurológicas– generada por el cerebro hasta un 200%, tal y como se ha podido comprobar en experimentos con animales. Además de ser la que más dependencia genera, es una de las más peligrosas y dañinas a nivel humano y social.

Barbitúricos

Los conocemos como medicamentos, tradicionalmente empleados para mitigar los síntomas de la ansiedad o para conciliar el sueño. Esto es posible porque su efecto consiste en apagar la actividad en algunas regiones del cerebro. Con todo, su uso es peligroso y debe ser controlado, pues una sobredosis puede detener las vías respiratorias e inducir a la muerte. Su consumo en otras décadas era muy elevado y la posibilidad de adquirirla sin prescripción en países como Estados Unidos creó a miles de adictos.

Alcohol

Esta sustancia tiene muchos efectos adversos sobre el cerebro, y también provoca el aumento de la producción de dopamina, entre un 40 y 360% en animales. De acuerdo con la OMS, más de 3 millones de personas murieron en 2012 por los daños causados por el alcohol. Hay estudios que sostienen que el alcohol es la sustancia más peligrosa de todas.

TOP