Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La Constituyente profundizará el colapso de la economía en Venezuela

Omar Lugo

Foto: Carlos Garcia Rawlins
Reuters

La aprobación de una Asamblea Constituyente, que en las próximas horas dará más poderes al chavismo para barrer a la oposición y sacudir las bases del Estado venezolano, tendrá duras consecuencias económicas que afectarán la vida de millones de venezolanos, si se cumplen todas las amenazas de Nicolás Maduro y de Estados Unidos.

Una vez consumada la elección en medio de un proceso que ha sido cuestionado por opositores dentro del país y por gobiernos y organismos extranjeros, Maduro se dispone a seguir adelante con su plan y en las próximas horas su Constituyente abolirá la Asamblea Nacional, intervendrá la Fiscalía y comenzará a redactar una nueva Constitución tomando como modelo su propia propuesta, según anticipó hace días.

La Constituyente profundizará el colapso de la economía en Venezuela
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, celebra los resultados de la elección de la nueva Asamblea Constituyente. | Foto:
RONALDO SCHEMIDT / AFP

Tan pronto como este mismo lunes, el gobierno de Donald Trump se apresta a responder con una escalada de sanciones contra más funcionarios chavistas y contra el sistema financiero de su gobierno, incluyendo la neurálgica Petróleos de Venezuela (Pdvsa), que es uno de los jugadores clave en el mercado de hidrocarburos de Estados Unidos, según medios internacionales.

Mientras, una docena de países ha anunciado que no reconoce la elección “fraudulenta” de esta Asamblea cuya convocatoria no fue consultada con el pueblo. No está claro cómo la posición de esos gobiernos afectará las relaciones políticas y económicas con Venezuela.

El petróleo es la médula de las relaciones con EEUU

“Mi última impresión es que van a empezar gradualmente”, dijo el experto en petróleo y energía Francisco Monaldi, profesor del IESA y de la Universidad Rice, en Estados Unidos sobre las anunciadas sanciones.

Después, podría seguir con las sanciones individuales, agregar alguna prohibición a algunas transacciones financieras, por ejemplo a nuevos créditos, agregó.

“Luego podrían subir a prohibición de exportaciones petroleras desde Estados Unidos a Venezuela”, dijo sobre este punto clave para el mercado interno de hidrocarburos y para las exportaciones de Pdvsa a sus clientes, inclusive el propio Estados Unidos.

Pdvsa compra a proveedores privados de Estados Unidos unos 200.000 barriles por día de diluyentes para mezclarlos con el crudo pesado venezolano, señala Monaldi

Si hay sanciones y restricciones a estas compras se afectarían las exportaciones de crudo en más de 200.000 bpd, calcula el experto. “La artillería pesada, es decir, la prohibición de importaciones de crudo venezolano y las sanciones financieras generales, las dejarían como último recurso. Creo que incluso con sanciones limitadas (el gobierno de Venezuela) podrían caer en default”. impago de la deuda externa, estimó.

“Yo creo que si hay sanciones y default la producción en 12 meses puede caer más de 400.000 barriles por día”, agregó Monaldi a El Estímulo.

Datos de la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos, que depende del Departamento de Energía, revelan que en 2016 las ventas de derivados de petróleo a Venezuela promediaron 92.000 barriles por día. En abril pasado fueron 75.000 bpd en promedio. Se trata básicamente de gasolina terminada, componentes para gasolina y otros combustibles.

La Constituyente profundizará el colapso de la economía en Venezuela 3
Imagen de archivo de un tanque de la petrolera estatal venezolana PDVSA. | Foto: Fernando Llano / AP

La cifra no es despreciable: la de abril equivalió a más de 10% del consumo total del mercado venezolano de combustibles.

Un mercado donde los combustibles son técnicamente gratis. No hay nada más barato que un tanque de gasolina en toda la estructura de precios del país, gracias al populismo chavista.

Muchos analistas vislumbran que más temprano que tarde un gobierno asfixiado por la realidad tendrá que aumentar drásticamente los precios de la gasolina para al menos comenzar a cobrar lo que cuesta. Pero esta compra directa no es la única, en promedio otros 30.000 barriles diarios fueron a Curazao, donde Pdvsa opera la refinería Isla.

Venezuela posee una compleja estructura petrolera en Estados Unidos, cuya joya de la corona es Citgo, la filial de Pdvsa que mantiene excelentes relaciones hasta ahora con el gobierno de Trump y con el de la ciudad de Houston, Texas. Estos activos, que técnicamente han sido empeñados a la rusa Rosfnet a cambio de auxilios financieros, estarían en el ojo de cualquier conflicto.

Ahora bien, si se acelera un impago de la deuda, el país ni siquiera está preparado para manejarlo, lo cual podría conducir a un proceso desordenado y de fuerte impacto no solo dentro de Venezuela, sino además en todo el mercado financiero internacional.

“La política del actual gobierno de pago total del servicio de la deuda externa pareciera estar motivada por el temor de las consecuencias que pudiese conllevar un incumplimiento, particularmente por parte de Pdvsa. Esto podría dar lugar a que los acreedores embarguen los despachos de petróleo o intercepten los pagos que realizan los compradores de dicho petróleo”, señalan en un ensayo titulado “¿Cómo reestructurar la deuda venezolana?” los especialistas Lee C. Buchheit del escritorio Cleary Gottlieb Steen and Hamilton (Nueva York) y Mitu Gulati, de la Duke University.

“Existe un creciente consenso que Venezuela no podrá continuar durante mucho más tiempo con su política de cumplimiento total del servicio de su deuda externa. Los costos sociales son simplemente demasiado elevados”, dijeron en este paper fechado el 21 de julio, antes de que las sanciones fueran cuestión de horas.

Calculan “casi con certeza” que las obligaciones de la deuda venezolana exceden los $100.000 millones, de los cuales aproximadamente $60.000 millones corresponden a los bonos de la República de Venezuela y de Pdvsa (aproximadamente $35.000 millones adeudados por la República y $25.000 millones adeudados por Pdvsa). Esos bonos de deuda financiera son los que tendrían que ser negociados ahora más temprano que tarde.

“La imposición de sanciones sería desastrosa para Pdvsa y para el país, provocando un colapso de la industria petrolera venezolana que ya está en una situación muy precaria”, señaló Monaldi en un reciente artículo para el portal Prodavinci.

Se estima que las dos sanciones que se están considerando seriamente son las financieras y la prohibición de importaciones de crudo venezolano. La combinación podría ser brutal para una Pdvsa con severas limitaciones de flujo de caja, probablemente forzándola a un default financiero.

“La cesación de pagos de la deuda externa, sin una renegociación ordenada, tendría efectos aún más devastadores. Se traducirían en una recesión aún más profunda, en una mayor caída del consumo y en una escalada inflacionaria y de la depreciación del tipo de cambio”, agregó Monaldi.

El petróleo provee hoy 96 de cada 100 dólares por exportaciones que ingresan a Venezuela, cuya infraestructura manufacturera, agrícola y de servicios ha colapsado bajo el peso de políticas erradas que han provocado una depresión histórica. Se ha pulverizado un tercio del tamaño de la economía en tres años.

Sin fuentes alternas de divisas de generación propia, el país además tiene limitado su acceso a los mercados financieros. Todo este escenario se debe a políticas económicas equivocadas, estatistas, ineficientes, controles inservibles. Son todas estas políticas las que van a ser profundizadas al galope en una nueva constitución y con decretos ejecutivos de la Constituyente de Maduro.

Si se considera que Estados Unidos es prácticamente el único cliente que paga en efectivo por el petróleo venezolano, es previsible que se agravará la escasez de divisas y la incertidumbre que ha llevado el tipo de cambio en el mercado paralelo a subir 10 veces en un año, hasta Bs 10.000 hoy.

“Creo que hemos entrado en un periodo muy delicado y especial. La ANC será una realidad y las sanciones vendrán”, señaló al respecto el operador financiero Alberto Cárdenas.

“El impacto puede ser severo en las operaciones de Pdvsa, en su flujo de caja, logística, pagos, colocación de productos”, advirtió el analista.

“Creo que un escenario de sanciones el default es casi un hecho. Todo dependerá de la anarquía reinante en el país. Los pagos de final de año están guindando”, advirtió.

En efecto, Venezuela debe honrar en lo queda de este año unos $3.500 millones en pagos de la República y de Pdvsa. Si bien en el pasado ha logrado salir al paso a estos compromisos contra todo pronóstico, esta vez se le acaban las municiones.

Periodo especial

Ese es el nombre de la peor fase que vivió Cuba tras el derrumbe de la URSS y el hundimiento financiero de Rusia y todo el bloque soviético, lo que supuso el fin de generosos subsidios, préstamos, asistencia técnica y abastecimiento de energía.

Los cubanos de a pie llevaron la peor parte, y la isla del gobierno comunista se sumergió en la miseria, perdió buena parte de sus avances sociales y se quedó sin aliados…hasta que llegó al poder en Venezuela el incondicional Hugo Chávez a inyectarle oxígeno y petróleo al gobierno de los hermanos Castro (Fidel y Raúl).

Ahora Venezuela ya vive su propio peor período en su historia republicana, con migraciones masivas de jóvenes y familias enteras sin esperanza, colas por bienes esenciales, escasez, hiperinflación, criminalidad desatada, colapso del sistema de formación de precios, corrupción rampante y falta de expectativas.

Pero, si hay sanciones de Estados Unidos, esta jugada hundiría más aún la situación cotidiana del venezolano común y de paso le daría excusas perfectas al gobierno de Maduro para alimentar su retórica antiimperialista, cazar a sus opositores ”traidores de la patria” y aferrarse más al poder, con Constituyente y todo.

Para el economista Steve Hanke, uno de los estudiosos internacionales del fenómeno de la hiperinflación, en realidad el derrumbe político en Venezuela ya comenzó.

“Nadie sabe lo que Maduro va a hacer ahora y nadie sabe lo que la oposición haría si estuvieran en el poder. Pero Venezuela está exactamente en la misma posición que la URSS antes de la caída del comunismo”, dijo a El Estímulo vía email.

Venezuela atraviesa una mortal espiral socialista, justo como estuvo la URSS”, agregó este profesor de Economía Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

Según sus mediciones (no proyecciones) la tasa de inflación anualizada de Venezuela es de 947%, otro récord histórico. Todo eso sin sanciones de Estados Unidos.

Pese a dos décadas de retórica nacionalista, Estados Unidos sigue siendo el principal socio comercial de Venezuela, con un comercio bilateral que totalizó $22.900 millones en 2016, según datos del gobierno de la primera potencia mundial.

Estados Unidos le vendió a Venezuela $11.200 millones y le compró $11.700 millones, principalmente en petróleo crudo.

Las ventas de Estados Unidos fueron principalmente combustibles minerales: $1.700 millones, maquinarias ($868 millones), maíz (394 millones), químicos $312 millones y maquinaria eléctrica $289 millones.

Las compras de comida desde Estados Unidos incluyeron además del maíz, soya ($132 millones), trigo ($98 millones), arroz $84 millones y aceite de soya ($41 millones).

Todos estos alimentos han escaseado en Venezuela en los últimos años, por lo que es previsible que el gobierno tendrá que acelerar sus búsquedas de nuevos proveedores, pues, dependiendo del alcance de las sanciones contra Maduro, estas ventas serían restringidas.

La Constituyente profundizará el colapso de la economía en Venezuela 4
El desabastecimiento en los comercios puede empeorar si países como EEUU aplican sanciones económicas a Venezuela. | Foto: Ueslei Marcelino / Reuters

Las inversiones directas de Estados Unidos en Venezuela sumaron un valor de activos por $9.100 millones, con un descenso de 20% respecto a 2014. La mayor parte está en el sector de manufactura, finanzas y seguros.

Las inversiones de Venezuela en Estados Unidos sumaban un valor de $4.200 millones en 2015, la mayor parte propiedad de Pdvsa.

Continúa leyendo: ¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?

Cristina Casabon

Foto: YVES HERMAN
Reuters

Crear interés global es uno de los principales potenciales del periodismo, pero debemos distinguir entre lo que podríamos hacer con internet y para lo que se usa la mayoría de veces. “Hay asuntos que afectan nuestras vidas, y estos asuntos son, cada vez más, globales. Existen fuera de nuestro propio interés inmediato o personal” dice Eli Pariser en El filtro burbuja (Ed. Taurus).

Debemos, como periodistas, ser conscientes de que el periodismo puede resquebrajarse desde dentro por el fenómeno de las fake news. Este tipo de noticias generan una reacción en cadena en redes sociales, una espiral negativa que se retroalimenta.

Pero a su vez, y como indica el Digital News Report de Reuters, se ha demostrado que, en promedio, la digitalización expone a más diversidad que a la que se exponen los lectores de papel. Gracias a Internet y a las redes sociales, el periodismo – bien hecho – puede ser un poderoso ingrediente en el antídoto contra los problemas a los que nos enfrentaremos en las próximas décadas: escasez de energía, terrorismo, cambio climático, superpoblación, conflictos bélicos… Éstos requieren de una red global, una comunidad global informada e identificada con problemas a escala global.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 3
Los periodistas se tienen que adaptar a una era digital. | Foto: Yuri Gripas/ Reuters

Para ello debemos seguir apostando por temas interesantes pero complicados. Es una cuestión ética priorizar la importancia por encima de la popularidad o la relevancia personal de un tema, de una noticia. ¿Puede seguir un medio competitivo apostando por estos temas y crear una mayor conciencia ciudadana?

En tiempos de la cultura digital, de la información en tiempo real, de los blogs y las redes sociales, se lee a veces, equivocadamente, que hay tantos periodistas como internautas.

En un momento en el que cualquiera puede “ser periodista”, un profesional de la información debe preguntarse cuál es el valor añadido que puede proporcionar. Y este valor se encuentra en la capacidad de introspección y de análisis. El periodismo consiste en investigar, verificar datos, situar en un contexto, jerarquizar, dar forma, comentar y publicar una información, en sacar a la luz historias que tienen relevancia global.

Si miramos al futuro, es ser más digitales, tener mejores equipos y especialistas, mejor acceso a datos y mejor capacidad analítica. Esta información digital cada vez más procede de informes, de fuentes de datos, y ésta es una parte muy interesante de la labor del periodista hoy en día; cómo procesamos esta información y la ofrecemos de forma amena al público, y cómo abarcar con datos actuales información a escala global, presentarla de forma atractiva, con infografías, con vídeos, mapas interactivos y otras muchas herramientas.

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro?
El trabajo de los periodistas es cada vez más digital y está más ligado a las redes sociales. | Foto: Francois Mori/ AP

El mencionado informe de Reuters se basa en una encuesta de más de 70.000 personas en 36 mercados para revelar el futuro del consumo de noticias digitales. Algunos de sus resultados clave para ver por dónde se dirige el periodismo muestran que aunque las perspectivas económicas de la mayoría de las empresas de medios siguen siendo extremadamente difíciles, no todos los indicadores empeoran. Algunos muestran que en el futuro más personas estarán preparadas para pagar si el contenido es lo suficientemente valioso, conveniente y relevante, y es por ello que los medios no debemos de dejar de apostar por información de calidad.

Al mismo tiempo, las redes sociales están cambiando la forma en que interactuamos con las noticias, las conversaciones en redes sociales y los debates, que estimulan al lector a abrirse a nuevos puntos de vista y realidades. El futuro del periodismo es la interconectividad y la interactividad.

La crisis de las noticias falsas podría ser lo peor, o lo mejor que le ha pasado al periodismo. Ciertamente, es una historia fascinante para seguir como periodistas y como lectores, y si no acaba por destruir esta profesión, la hará más fuerte. Google y Facebook están respondiendo de diversas maneras. Las noticias falsas ahora son examinadas por fact checkers y el algoritmo News Feed o el filtro de búsquedas de Google están mejorando los resultados de búsqueda y el muro de Facebook, la red social que envía más tráfico a los medios (alrededor de un 80% de los usuarios de redes sociales se informan a través de Facebook).

¿Cuál es el potencial del periodismo y cuál es su futuro? 2
Las redes sociales han empezado a luchar contra las ‘fake news’. | Foto: Elise Amendola/ AP

Solo queda apostar por un nuevo enfoque de los grandes medios hacia un compromiso con sus audiencias, hacia lo que se denomina “alcance de calidad” en lugar del contenido “quick bite”, aquel que busca más visitas sin tener en cuenta el valor de la información.

Más sensacionalismo, más bombo, o la opinión por encima de los hechos son los valores transmitidos del pasado que necesitan ser desaprendidos por los periodistas y medios. Si los profesionales de la información se aplican estos estándares, podremos hacer del periodismo una herramienta de influencia positiva, y podremos hacer que nuestra audiencia tenga mejor criterio en la selección de información e incluso que se suscriba a aquellos medios que ofrecen contenidos de calidad.

Artículo publicado originalmente en el World Economic Forum en español.

Continúa leyendo: La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla

Cecilia de la Serna

Foto: Collin Armstrong
Unsplash

La generación que sucede a los millennials -también conocida como ‘Y’- es, por estricto orden alfabético, la Generación Z. Podemos considerar Z a todos aquellos nacidos entre 1994 y 2010, aproximadamente. Este grupo demográfico de jóvenes, que supone el 25% de la población mundial, sale ahora de las aulas para incorporarse al mercado laboral y reclama su sitio en el mundo. Es una generación peculiar, marcada especialmente por la era digital, que se caracteriza por tener unos patrones comunicativos y de consumo únicos, lo que constituye todo un reto para las generaciones anteriores.

En la presentación del libro Generación Z, todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials, publicado por ATREVIA y Deusto Business School, que ha tenido lugar este miércoles 13 de diciembre en Madrid, se ha dado respuesta a algunas de las preguntas sobre esta generación. Al acto han asistido sus autores, Iñaki Ortega y Núria Vilanova, además de colaboradores como Antonio Huertas Mejías, presidente y CEO de MAPFRE, Víctor del Pozo, CEO de Retail de El Corte Inglés, y Begoña Sesé, CEO durante un mes en Adecco y que pertenece ella misma a la Generación Z. También han estado presentes Jordi Nadal, editor del libro y fundador de Plataforma Editorial, y personalidades como el exseleccionador español de fútbol Vicente Del Bosque, el vicesecretario general de Acción Sectorial del Partido Popular Javier Maroto o el exministro socialista Miguel Sebastián.

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla 1
Presentación del libro Generación Z, todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials. | Foto: Cecilia de la Serna / The Objective

Iñaki Ortega ha justificado la necesidad de este libro por la distancia entre generaciones. “Los autores de este libro nos parecemos más a nuestros padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos que a nuestros hijos”, ha dicho, por lo que es difícil comprenderles. “Los millennials se fueron protagonistas pero se han quedado a medio camino”, ha asegurado refiriéndose a la generación inmediatamente anterior a la Z. Para Núria Vilanova, que firma esta publicación junto con Ortega, lo que “obsesiona a los Z es transformar la realidad”, por lo que los valores y las creencias se colocan entre las prioridades de este grupo social.

La Generación Z está destronando a los millennials y el mayor reto consiste en comprenderla 2
De izquierda a derecha: Iñaki Ortega, Núria Vilanova, Antonio Huertas Mejías, Víctor del Pozo, Begoña Sesé y Jordi Nadal. | Foto: Cecilia de la Serna / The Objective

El reto de retener a los Z en la empresa

El CEO de MAPFRE, Antonio Huertas Mejías, ha cifrado en 2.000 los Z que trabajan en su compañía. El responsable de Retail de El Corte Inglés, Víctor del Pozo, ha elevado la cifra hasta los 8.000. Y esto, teniendo en cuenta el periodo etario que comprende la Generación Z, es tan sólo el comienzo. Por ello, comprenderles y adaptar el entorno laboral a sus necesidades se adivina cada vez más prioritario.

Núria Villanova ha insistido en la idea de la gran exigencia que supone “atraer y retener” a los Z. “El empleo del futuro va a ser diferente”, ha dicho, añadiendo que habrá que trabajar para que estos jóvenes “no desconecten” de sus empresas. Uno de los ejemplos que ha puesto sobre este cambio de mentalidad es la cada vez más invisible frontera entre trabajo y ocio. “Olvidémonos de tiempo de ocio y de trabajo, todo está mezclado”, ha asegurado Vilanova, que además es fundadora y presidenta de ATREVIA y del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI).

Una generación que ya está cambiando el mundo

Entre los colaboradores de esta pionera publicación en España está Begoña Sesé, que durante un mes ostentó el cargo de CEO de Adecco, y que ha redefinido el concepto de liderazgo. “No es lo mismo un jefe que un líder”, ha dicho, añadiendo que lo que “frustra” a la Generación Z es la falta de líderes. Además, Begoña Sesé ha explicado la relación de su generación con el mundo que vivimos que, “fruto del consumismo”, necesita un cambio que los Z están dispuestos a encabezar.

Medioambiente, Derechos Humanos, justicia social… los temas que preocupan a los Z son variados, y condicionan su vida de manera más intensa que en el caso de otras generaciones. Este compromiso los guía y anima a buscar entre las herramientas digitales que manejan a la perfección las soluciones para cambiar el mundo. Y ese cambio nos toca a todos, incluidos los millennials ahora destronados, por lo que comprender a los Z desde las generaciones anteriores es clave para colaborar en un futuro que ya está aquí.

Continúa leyendo: Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Llega a Madrid el nuevo Paraíso de la música electrónica

Cecilia de la Serna

Foto: Unsplash

Tras más de dos décadas olvidada en la ruta festivalera patria, la capital parece estar al fin copando el protagonismo que muchos esperaban. A las ya consagradas citas musicales que suponen algunas, como el Mad Cool o el DCODE, se une una propuesta hasta ahora inédita en Madrid: la primera edición de Paraíso, un nuevo festival que tendrá lugar en un espacio verde muy próximo al centro de la capital. Concretamente, como el ya citado DCODE, Paraíso pisará la hierba del Campus de la Universidad Complutense, y durará dos días: el 8 y el 9 de junio de 2018.

El lema de Paraíso es “Música electrónica y otras artes”, que es -además de un eslogan prometedor- toda una declaración de intenciones. Este festival de nueva generación ha nacido, según sus organizadores, “para ofrecer al público la oportunidad de vivir una experiencia multisensorial”.

De uno de los creadores del FIB

Este proyecto tiene la solvencia que solo la experiencia de los que están detrás de él puede otorgar. Desde el festival recuerdan que “Paraíso nace de la mano de un colectivo de profesionales con más de dos décadas de trayectoria en la gestión cultural. A la cabeza del proyecto se encuentra José Morán, cofundador y codirector hasta 2009 del FIB (Festival Internacional de Benicàssim)”. Algo que cuidan especialmente desde la organización de Paraíso es la imagen gráfica, que han creado de la mano del estudio madrileño Serial Cut. El resultado final es onírico, con elementos relacionados con el sonido y la naturaleza, la música electrónica y otros conceptos del festival, unidos mediante texturas orgánicas y evocadoras.

Tres escenarios para una experiencia completa

La gran incógnita es su cartel, que próximamente anunciará la organización en un primer avance, así como el resto de contenidos y disciplinas artísticas que formarán parte de la primera edición de Paraíso. Lo que sí aseguran sus organizadores es que “Paraíso se estrenará con un cuidado cartel compuesto por artistas que exploran los nuevos territorios de la electrónica y su confluencia con otros géneros y expresiones artísticas”.

El recinto del festival contará con hasta tres escenarios diferenciados, intervenciones artísticas, un área recreativa, varias zonas de descanso y un espacio gastronómico. Siguiendo la tendencia impuesta por muchos festivales, este será sostenible, con aforo limitado a 15.000 personas diarias, en el que la comodidad y los detalles harán que los asistentes disfruten de una experiencia única.

Reserva anticipada

A partir de ahora se puede reservar sin compromiso, y a través de la web de Paraíso, el abono a un precio especial de 35 euros y el pase premium a 95 euros. El plazo para confirmar la compra de la reserva finalizará 15 días después de la presentación del primer avance del cartel. Los asistentes de esta primera edición tendrán prioridad para acceder a las siguientes.

Continúa leyendo: El país más tonto del mundo

El país más tonto del mundo

Ignacio Vidal-Folch

Foto: Gonzalo Fuentes
Reuters

A falta de instrumentos de análisis muy pero que muy precisos, a falta de datos fiables de la máxima fiabilidad, no podemos estar seguros a ciencia cierta de cuál es el país más tonto del mundo, y de hecho hay una fuerte competencia entre varios para alzarse con ese discutible blasón. ¿Venezuela, que era un país de inmensa riqueza, pero votó como presidente a un militar golpista que lo ha llevado por el camino de perdición? ¿Eslovenia, o Croacia, que formando parte de un gran país en el sur europeo prefirieron librar unas cuantas guerras para convertirse en menudencias en el mapa? ¿O… España?

A quienes sostienen que el país más tonto es España, las noticias de ayer les brindaron un nuevo argumento: trascendió que un cuerpo de seguridad del Estado -los Mossos d’Esquadra- ha estado trabajando con diligencia en sabotear los intentos de espionaje de otro cuerpo de Seguridad del Estado -la Guardia Civil- a unos presuntos delincuentes de cuello blanco. Es decir, que unos funcionarios se han dedicado a combatir las iniciativas de otros funcionarios, a desactivarlas, a hacer estéril su trabajo. Hombre, esto es muy tonto, porque al final el que paga a mossos y guardias es el mismo: el contribuyente.

Nos encontramos aquí con la actualización, en clave de vodevil, del personaje de Penélope: la esposa de Ulises que destejía durante la noche lo que había estado tejiendo durante el día, y esto durante veinte años, hasta que por fin volvió el marido de la guerra de Troya poniendo fin a tan absurda y nula actividad que sólo perseguía un objetivo: que fuese pasando el tiempo.

Pero también nos recuerda a la figura del demente que anda por la calle dándose bofetadas en su propia mejilla.

El despilfarro increíble de un Estado que financia, en primer lugar, a unos organismos e instituciones -la Generalitat- que no invierten todo su tiempo y parte de su presupuesto en mejorar la vida de los ciudadanos de ese Estado sino en destruirlo; y luego poner a la Guardia Civil a vigilar esas instituciones; y luego encima financia a los mossos para que hagan inútil esa vigilancia ¿no es pagar tres veces por la misma tontería, con resultado cero?

TOP