Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La construcción 'low cost' intensifica la ola de calor en colegios públicos

Leticia Martínez

Foto: SERGIO PEREZ
Reuters

La ola de calor, que no ha dado respiro a nadie, ha dejado en los centros educativos temperaturas que han llegado a superar los 35º grados. Muchos de ellos, sobre todo los de nueva construcción, se enfrentan, además de al intenso clima, a unas instalaciones de poca calidad en las que se usan materiales que no solo son incapaces de aislar mínimamente el calor sino que lo atraen. Las constructoras, con un presupuesto excesivamente bajo adoptado para aumentar sus posibilidades de acceder al contrato público, edifican de manera deficiente, obviando las necesidades naturales de los centros, las cuales se han puesto de manifiesto una vez más durante la ola de calor.

“El problema se encuentra en la posibilidad por parte de los poderes adjudicadores de admitir bajas temerarias”, asegura Cristina Arenas, doctora en Derecho por la Universidad de Deusto y experta en Administración Publica y Contratación Pública. Esto significa que aunque la construcción de un colegio salga a subasta a un precio determinado, las constructoras pueden reducir el precio tanto como quieran o entiendan posible. Esto se ha traducido en una “rebaja” que llegó a alcanzar un 31%, unos 13 millones de euros, en 2015, según la memoria de la junta consultiva de contratación administrativa. La memoria de 2016 se publicará en septiembre de 2017, si bien los datos presentes en este artículo se basan en contratos de 2016 que ya están en línea.

“El contrato se adjudicará por procedimiento abierto mediante el criterio precio, en aplicación de los artículos 138.2, 157 y 150 del TRLCSP”, según establece el pliego de cláusulas de contratos públicos. Hasta ahora, la Administración podía rechazar las ofertas que fueran susceptibles de incurrir en el incumplimiento del contrato, pero “ahora con la transposición de la Directiva de la Unión Europea de 2014 el problema se agudizará, ya que el órgano de contratación sólo puede rechazar la oferta si los documentos aportados no demuestran la posibilidad de cumplir con el contrato”.

“El problema se encuentra en la posibilidad por parte de los poderes adjudicadores de admitir bajas temerarias”

Las consecuencias de aceptar unos presupuestos bajos se encuentran a simple vista. Las nuevas directrices del gobierno de construir centros educativos por fases ha dejado colegios de primaria e infantil inacabados o en proceso de reforma. Las constructoras por su parte llegan a paralizar las obras por falta de dinero, pero en la mayoría de los casos acaban las infraestructuras mal y rápido. “Cuando no se tiene el dinero necesario, las constructoras acaban usando materiales malos, prefabricados. Las cosas cuanto más rápidas peor están”, establece Lidia Cardenal, presidenta de la Confederación de Asociaciones de Padres de Alumnos. “Pedimos que se consideren las cosas, que las instalaciones se adapten al tiempo, a las máximas que alcanzamos todos los años. Pedimos todas las medidas posibles para todos los centros educativos de España”.

En el caso particular de la Comunidad de Madrid, las constructoras han llegado a recortar hasta un 30% de lo que se considera el presupuesto de licitación base, lo que se entiende como el precio de salida. Entre otros, el colegio Emperador Carlos V, en Getafe, sufrió una “rebaja” del 33,4%, unos 565.464 euros, el C.E.I.P. de Paracuellos del Jarama llegó a reducir un 34,41%, 807.436 euros, en su construcción y el colegio Diego Muñoz, en Valdemoro, tuvo que hacer frente a un recorte de 960.776 euros, es decir, a un 35,08%, como recoge Marco González en El Boletín.

“Lo que no es normal es que con temperaturas tan altas, tengamos que aguantar techos de chapa y cristal”, dice una profesora que ha preferido ocultar su identidad y el nombre del centro. “La cara de los niños lo dice todo. Dar clase a 26 niños de primaria a 35 grados, es una tortura. Nosotros nos hacemos los duros, pero el calor que hace es insoportable”. “A lo mejor es complicado y caro poner aire en todas las aulas, pero nos quitaríamos mucho si las cosas se hicieran bien desde el principio”, continua. “Y por supuesto, lo que no es de recibo es que el Consejero de Educación nos insulte y nos diga que hagamos abanicos de papel”.

“Pedimos que se consideren las cosas, que las instalaciones se adapten al tiempo, a las máximas que alcanzamos todos los años”

El director del mismo centro asegura que las temperaturas han alcanzado en algunas zonas los 36º y 38º grados. “Nuestro colegio arquitectónicamente está seguramente considerado como bonito, pero el otro tema es que sea funcional para lo que está diseñado. Todo este tipo de claraboyas y luminarias que tenemos hacen efecto lupa. En invierno tenemos más luz, pero luego llegan los meses cálidos y el cristal aumenta el calor de la parte interna del centro”.

IMG-20170620-WA0002
Temperatura en clase sin los 26 niños que la ocupan normalmente.| Foto: Cedida a The Objective de forma anónima

En cuanto a las medidas que propuso la Comunidad de Madrid, destaca la prevención contra el calor y la flexibilización de los horarios. Más allá de esto, los centros se han buscado sus propias soluciones. Por ejemplo, desde el colegio Diego Muñoz dejan claro que el calor ha obligado a muchos profesores a trasladar las clases a las zonas comunes de la primera planta del centro para aprovechar temperaturas un par de grados más bajas. El director del centro mencionado anteriormente también se ha propuesto mejorar la adaptación las instalaciones. “Estamos viendo la posibilidad de poner toldos en las luminarias. El aire acondicionado probablemente lo incluyan (los técnicos) en el presupuesto, pero  nosotros económicamente no nos lo podemos plantear. Luego nos han propuesto un sistema que no genera frío, pero que es capaz de extraer el calor, aunque me imagino que es tecnología moderna y por lo tanto bastante cara, así que no tenemos posibilidades“.

IMG-20170621-WA0006 (1)
“Las claraboyas actúan como una lupa”. | Foto: Cedida a The Objective de forma anónima

El arquitecto Javier Clavero también aboga por soluciones innovadoras que puedan adaptarse al clima. “Una buena solución para el aislamiento del frío o del calor es tener una fachada ventilada, que pueda servir tanto para obras de nueva construcción como de rehabilitación. Es un sistema constructivo que se compone de una capa de aislante sobre la cara externa del muro soporte, al que se ancla un revestimiento exterior, dejando una cámara de aire ventilada entre ambos que permite una menor dispersión del calor interior en invierno y una menor absorción en verano”.

Este medio ha intentado ponerse en contacto con la Consejería de Educación, pero no ha recibido respuesta alguna.

Continúa leyendo: Activado el nivel de alerta por la primera ola de calor en España

Activado el nivel de alerta por la primera ola de calor en España

Foto: JON NAZCA
Reuters

La primera ola de calor ha comenzado a instalarse en gran parte de España, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ha activado la alerta por temperaturas que superarán los 40 grados centígrados a partir del jueves y al menos hasta la próxima semana.

Unas temperaturas más propias del mes de julio que de junio que ya están dejando notar, sobre todo, en el suroeste del país. Ante esta situación meteorológica, las autoridades han activado el nivel de alto riesgo en algunas Comunidades Autónomas, especialmente en el cuadrante suroccidental  donde el episodio de altas temperaturas superará los 42ºC en las cuencas del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. Además, la ola de calor se extenderá a casi todo el territorio hasta comienzos de la semana próxima, ya que no se esperan cambios en la masa de aire.

Las temperaturas mínimas tendrán valores altos y no bajarán de los 20ºC grados centígrados durante las noches. En Castilla y León, el interior de Galicia, la cuenca del Ebro y Andalucía los valores máximos y mínimos se situarán entre 8 y 10 grados por encima de lo normal.

Esta ola de calor llega muy pronto en comparación al año 2016 y bate récords de temperaturas, si se comprara con el periodo de referencia de 1981-2010. En concreto, durante la madrugada del domingo al lunes los termómetro en Madrid marcaron 23,9 ºC, la más alta nunca registrada en las noches de junio del periodo mencionado.

Ante las elevadas temperaturas en la capital, el Liceo Francés ha activado por primera vez el protocolo y ha suspendido sus clases por las tardes el resto de la semana.

Los Sindicatos han admitido además que las aulas, en donde se llegan a superar los 32 grados, no están preparadas para las altas temperaturas y han pedido a la Consejería de Educación mayores medidas. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios de Castilla-La Mancha ha solicitado a la Administración una reducción de la jornada lectiva, pues el calor podría afectar de manera negativa el bienestar de los alumnos.

Las autoridades recuerdan los consejos que los ciudadanos deben tener en cuenta para evitar golpes de calor, como reducir la actividad física en las horas de más calor o comer en exceso, buscar zonas sombreadas o cubrirse la cabeza, y sobre todo, mantenerse hidratado y refrescar el cuerpo de manera continuada. Además, aconsejan acudir al hospital o llamar al 112 si perciben una temperatura corporal extremadamente alta y un deterioro del nivel de conciencia.

Continúa leyendo: Abril rompe el récord mundial de temperatura

Abril rompe el récord mundial de temperatura

Foto: Stephane Mahe

El pasado mes de abril fue el más caluroso de la historia a nivel mundial desde que se tienen datos. Fue, además, el séptimo mes consecutivo en romper el récord de temperaturas. Todo indica que 2016 será el año más caluroso jamás registrado, por encima de 2015, que ostenta ese récord.

Según los datos de la NASA, el pasado mes de abril superó en 1,11ºC a la media de abriles entre los años 1951 y 1980. La tendencia al alza de temperaturas no para. Estas cifras ponen de manifiesto el empeoramiento de la situación del calentamiento global, por lo que los científicos han declarado una emergencia climática. La promesa de mantener la temperatura estable en 2ºC, firmada en el acuerdo del clima de París, ya se está poniendo en duda. Uno de los científicos más reconocidos en este terreno, Andy Pitman, no entiende la sorpresa de algunos: “Los científicos del clima han estado advirtiendo acerca de este problema por lo menos desde los 80. Y es una obviedad sangrienta desde la década de los 2000. Entonces, ¿dónde está la sorpresa?”

Continúa leyendo: Japón se achicharra: los termómetros alcanzan los 36ºC

Japón se achicharra: los termómetros alcanzan los 36ºC

Foto: Toru Hanai

Tokio se achicharra. A base de chapuzones, los ciudadanos de la capital nipona hacen frente a las altas temperaturas en un verano insoportablemente cálido para ellos. Los termómetros han registrado máximas de hasta 36 grados.

Continúa leyendo: El hielo del Ártico podría desaparecer aunque se cumplan los objetivos contra el cambio climático

El hielo del Ártico podría desaparecer aunque se cumplan los objetivos contra el cambio climático

Foto: JOHN MCCONNICO
AP Photo

El hielo del Ártico podría desaparecer en los veranos de este siglo incluso si los gobiernos logran cumplir los objetivos para limitar el cambio climático fijados por casi doscientos países, según explica un nuevo estudio científico. La cantidad de hielo ha ido reduciéndose de manera ininterrumpida durante las últimas décadas, dañando los entornos vitales tanto de los indígenas como de la fauna y la flora de la zona.

En el Acuerdo de París de 2015, los gobiernos de más de 190 naciones fijaron la meta de limitar el crecimiento de las temperaturas globales medias a 2 grados por encima de la era preindustrial, con la aspiración de llegar como mucho a los 1,5 grados.

¿Qué probabilidad hay de que desaparezca? 

Un crecimiento de dos grados podría significar aún un riesgo del 39% de que el hielo desaparezca en el Océano Ártico durante los veranos, han explicado James Screen y Daniel Williamson, de la Universidad de Exeter, en un estudio publicado en la revista Nature Climate Change. “El objetivo de los dos grados podría ser insuficiente para prevenir un Ártico sin hielo”, han afirmado. Sin embargo, con un calentamiento de 1,5 grados sí que se conseguiría mantener el hielo.

Los científicos estiman que las temperaturas crecerán unos tres grados si continúan las tendencias actuales, por lo que calculan que hay un 73% de probabilidades de que desaparezca el hielo si los gobiernos no recortan más las emisiones.

Este mes, la extensión de hielo del Ártico es similar a la de 2015, la menor en esta época del año desde que comenzaron los registros por satélite alrededor de 1970.

TOP