Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La endometriosis, algo más que un dolor de regla

Lidia Ramírez

Foto: Flickr
Flickr

“Queremos que nos dejen de tratar como si estuviésemos locas y se comience a investigar esta enfermedad”, es la reivindicación que hacen desde la Asociación Afectadas Endometriosis Estatal (ADAEC). La endometriosis, también conocida como cáncer veneno, ya que su forma de reproducción es similar a la de un cáncer, es una enfermedad crónica en la que el tejido endometrial crece fuera del útero provocando la atrofia de otros tejidos y órganos generando intensos dolores pélvicos a las mujeres que la sufren.

Según datos de la Asociación más de 170 millones de mujeres y niñas en el mundo –en España unos dos millones , el 10% de la población femenina– sufren esta enfermedad. Una patología que no es reconocida, se diagnostica tarde y sobre la que no hay suficiente investigación. “Reivindicamos la aplicación de la vía clínica estatal y una unidad de referencia en España para tratarla”, apunta María Antonia Pacheco Cumbre, vocal de ADAEC,  que asegura que se tarda entre cinco y seis años en detectar la enfermedad ya que “los médicos no saben valorarla porque no hay investigación sobre ella”.

Desconocimiento médico

En España son contados los profesionales médicos y técnicos que tienen formación sobre ello, lo que provoca que los diagnósticos tarden años y existan innumerables listas de espera de mujeres que necesitan ser atendidas. De hecho la Asociación recoge en su web tan sólo una veintena de profesionales especializados en endometriosis con clínicas en Madrid, Cataluña, Baleares, Valencia, Asturias, País Vasco, Galicia y Canarias. “A pesar de ser la primera enfermedad en número ginecológica, apenas se sabe nada”, apunta María Antonia, y recalca: “estamos siendo tratadas con fármacos que son recetados a personas con cáncer de próstata avanzado, con los efectos secundarios que eso conlleva”.

Y es que la investigación sobre ‘enfermedades de mujeres’ es en muchos casos olvidada y discriminada. “Hay una clara perspectiva de género: mujer + dolor + regla… Hay médicos que han llegado a decir a afectadas que vayan al psicólogo porque el dolor no era real”, señala la vocal, quien asegura que en muchos casos no sólo sufren incomprensión por parte de los profesionales sino también del entorno familiar. “Si un médico te dice que no tienes nada ¿cómo le explicas tú a tu pareja que no puedes tener relaciones sexuales porque el dolor te lo impide?”

 “1 de cada 10 mujeres sufren endometriosis”

Según la Asociación, la única manera de diagnosticar la endometriosis con seguridad es mediante procedimientos quirúrgicos, ya sea laparoscopia o laparotomía. Ambas técnicas permiten evaluar los endometriomas grandes y las lesiones superficiales diseminadas en la pelvis; sin embargo, los pequeños y algunas lesiones profundas pueden escapar a la observación. “Son en estos casos, en los endometriomas pequeños, cuando los médicos nos dicen que vayamos al psicólogo porque no lo ven, y no lo ven porque no saben diagnosticarlo”. Además, en este proceso de diagnóstico también es importane valorar la fertilidad de las personas que la padecen, ya que se señala que entre el 30% y 40% de las pacientes con infertilidad tienen endometriosis y que aproximadamente la mitad de las mujeres que presentan esta patología son infértiles.

La endometriosis, algo más que un dolor de regla 1
El mes de marzo es el mes de la endometriosis, con actividades que están teniendo lugar en todo el mundo. | Foto: Flickr

El dolor menstrual NO es normal

Como la enfermedad está relacionada con la sangre menstrual, esta patología puede comenzar con la primera regla –aunque es más común que se manifieste entre los 25 y los 35 años–. Hay niñas que desde pequeñas ya sufren estos fuertes dolores y tienen que faltar al colegio. “Muchos padres incluso son denunciados por absentismo escolar”, apunta la vocal. Así, desde el momento de nuestro primer periodo las mujeres aprendemos que los cólicos y el dolor son parte de la menstruación; sin embargo, el dolor no es normal. Éstas son sólo algunas de las teorías machistas que han imperado en la sociedad y en el universo médico hasta la actualidad sin tener en cuenta las necesidades de la mujer. “Necesitamos difusión para que estas situaciones no sigan ocurriendo”, apunta la vocal de ADAEC que asegura que hay muchos mitos sobre la endometriosis, como que desaparece tras la menopausia. “Esto es absolutamente falso. Lo puedo demostrar yo con mi propio cuerpo”, asegura María Antonia que sufre una endometriosis nivel 4 – la más elevada – y que tras quitarle los órganos reproductores sigue teniendo obstrucciones intestinales y problemas de uretra.

“Estamos siendo tratadas con fármacos que son recetados a personas con cáncer de próstata avanzado”

Así, María Antonia anima a todas las mujeres a visitar la página web de la Asociación –adaec.org– donde se puede encontrar todo tipo de información sobre la endometriosis así como testimonios de otras afectadas: “para que las mujeres no se encuentren ni tan solas ni tan locas como las quieren hacer sentir”.

Durante todo este mes y bajo el hashtag #endomarch se está llevando a cabo una iniciativa mundial en la que se ofrecen charlas, jornadas, protestas y mesas informativas para tratar de dar mayor visibilidad a esta afección. En Madrid, hasta el sábado 25 de marzo se realizarán una serie de actividades a través del equipo Endomarch Team Spain. Puedes consultar el programa aquí.

Una "policrisis" europea marca el 60 aniversario de los Tratados de Roma

Néstor Villamor

Foto: TOBY MELVILLE
Reuters

Era 25 de marzo de 1957 y Europa todavía se lamía las heridas de dos guerras mundiales que, entre ambas, habían restado en hasta 100 millones la población del continente. Representantes de Italia, Alemania Occidental, Francia, Paíes Bajos, Luxembrugo y Bélgica firmaron los Tratados de Roma, que dieron lugar a la Comunidad Económica Europea (CEE) y a la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom). Es decir, lo que actualmente es la Unión Europea.

Los documentos, firmados en la capital italiana por Christian Pineau, Paul-Henri Spaak y Konrad Adenauer, entre otros, han contribuido a que un continente en guerras casi consecutivas durante toda su historia haya conseguido mantener la paz. Si a principios de siglo Francia y Alemania eran dos potencias enfrentadas y el Tercer Reich invadía Polonia, estas enemistades se antojan hoy tan remotas como que California declare la guerra a Arizona o que Nueva York invada Pensilvania.

Sesenta años después de la cita en Roma, el grupo celebra su aniversario en medio de una “policrisis”, como la definió el embajador italiano en España, Stefano Sannino, durante un acto en la sede de las Instituciones Europeas en Madrid, en el marco de las celebraciones de la efeméride. También participaron Aránzazu Beristain, directora de la Representación de la Comisión Europea en España, y María Andrés, directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España.

La Unión vive, según el diplomático, “una crisis económica y financiera muy dura y complicada que ha tenido un impacto muy fuerte para muchos de los Estados miembros, una crisis de seguridad con los atentados terroristas, pero también una crisis de seguridad exterior, con lo que ha pasado con Crimea entre Rusia y Ucrania”. Y además, “una crisis migratoria muy dura que nos divide mucho y donde por mucho tiempo no hemos entendido que se trata de un fenómeno estructural, no coyuntural”.

El Brexit, “un fracaso”

El mayor reto al que se enfrentan los 28 países que, de momento, forman parte de la Unión es el divorcio de Reino Unido, el Brexit. “Lo digo muy sinceramente”, sentenció Sannino: “Es un fracaso para todos, para el Reino Unido y para la UE porque si un país se va es que no hemos conseguido dar las respuestas necesarias a sus inquietudes”. Es un momento “muy complicado”, reconoció el embajador. Con todo, Sannino apuesta por más Europa: “Muchas cosas se consideran como dadas y no lo son, son resultado de una lucha y de un esfuerzo, de políticas que se han desarrollado. El esfuerzo que todos los europeos tendrían que hacer es defender lo que hemos logrado. Yo soy de los que piensan que Europa tiene que hacer más, no menos”. En una línea similar se mostró María Andrés: “Si el Reino Unido era uno de los que más arrastraba los pies en el tema de seguridad y defensa, quizás su salida pueda proporcionarnos ese acicate para unirnos nosotros por nuestra cuenta y conseguir avanzar más”.

Efectivamente, Gran Bretaña ha sido uno de los países históricamente más reacios a la integración ya desde el famoso “No, no, no” de Margaret Thatcher. El Reino Unido no quiso adaptarse al espacio Schengen y rehusó adoptar el euro como moneda, entre otras medidas. Esta diferencia del nivel de integración entre países, conocida como la Europa a varias velocidades, planeó sobre la mesa a lo largo de todo el encuentro de Madrid. “El problema de la Unión Europea es que tenemos diferentes ritmos para diferentes políticas y muchas sensibilidades nacionales que a veces nos han impedido avanzar”, sintetizó Andrés.

Una "policrisis" europea marca el 60 aniversario de los Tratados de Roma
Nigel Farage y Marine Le Pen. | Fotos: Toby Melville y Pascal Rossignol / Reuters

Sin embargo, hay una crisis que recuerda a la que vivía el continente hace 100 años. “Los movimientos populistas” han sabido rentabilizar “los miedos de la sociedad”, alertó la directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España. Sobre este punto ha incidido también Andrés, a quien le preocupa la diferencia entre el voto de los ciudadanos de los Estados miembros en las elecciones nacionales y las europeas. “Como realmente no entienden o sienten la conexión con la Unión Europea como proyecto, tampoco entienden realmente la importancia de las elecciones europeas”, considera. “Cuando van a votar, usan las elecciones europeas como forma de castigo a sus Gobiernos nacionales”, opina, a la vez que critica que, en ocasiones, se utilizan estos comicios para “probar algo nuevo”. Y pone dos ejemplos concretos para apoyar su tesis: “Yo llevo escuchando muchos discursos antieuropeos en el Parlamento Europeo desde hace 10 años que no estaban presentes en los países. El UKIP [partido antieuropeísta de Nigel Farage que logró la salida de Gran Bretaña del club] no era fuerte en Reino Unido y Le Pen [cuyo eurófobo Frente Nacional, pronostican las encuestas, estará en la segunda vuelta de las presidenciales francesas] no era fuerte en Francia al principio, pero entraron con mucha fuerza en el Parlamento Europeo y es desde dentro donde ganan fuerza”.

Con todo, la directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España se muestra optimista: “La Unión Europea se ha construido a base de crisis“.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica

Cecilia de la Serna

Foto: Meneo

La Esclerosis Lateral Amiotrófica, más conocida por sus siglas –ELA-, es una enfermedad neuromuscular en la que las motoneuronas, un tipo de células nerviosas que controlan el movimiento de la musculatura voluntaria, gradualmente disminuyen su funcionamiento y mueren, provocando debilidad y atrofia muscular. Según datos de la Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (FUNDELA), en España se estima que cada año se diagnostican casi unos 900 nuevos casos de ELA (de 2 a 3 por día) y que el número total de casos ronda las 4.000 personas, aunque estas cifras pueden variar. La Esclerosis Lateral Amiotrófica, conocida por afectar al físico Stephen Hawking, es además una enfermedad rara e incurable. La causa de la ELA de momento es desconocida, aunque ese desconocimiento es cada vez menos insalvable gracias al descubrimiento y utilización de herramientas más sofisticadas en el ámbito de la biología molecular, ingeniería genética y bioquímica. Por eso, la investigación es crucial a la hora de combatir la ELA y hacer que algún día sea curable.

Las iniciativas contra esta enfermedad son variadas y diversas, y a menudo se habla de ELA en los medios, ya que la visibilización es cada vez mayor. Ahora, Madrid presenta una iniciativa más, que además de solidaria resulta divertida. El sábado 25 de marzo se celebra en el madrileño Mercado de la Cebada la fiesta Papa Loves Mambo en colaboración con la FUNDELA para concienciar a los más jóvenes sobre la ELA y para recaudar dinero en pro de esta causa.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 3

Papa Loves Mambo es una fiesta que se celebra esporádicamente desde hace algo más de seis meses y que reúne a artistas y DJs emergentes, y otros más consolidados, principalmente de música electrónica. Sus promotoras, Cori Matius y Elena Hernández, han hablado con The Objective para explicar qué hay detrás de su nuevo proyecto: “La iniciativa surgió en nuestra cabeza por una persona en concreto: la madre de una de nuestras grandes amigas. Como gesto de apoyo y de homenaje a ella y todas las personas que sufren ELA. Además, esta es una enfermedad sobre la que aún no se sabe demasiado, hemos leído mucho sobre ella y nos pareció una muy buena idea.”

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 2

La razón por la que han decidido organizar este encuentro con FUNDELA es clara: es la asociación que lucha contra la ELA con mayor ahínco en España. “La asociación tiene contacto con los laboratorios más avanzados que se dedican a investigar para descubrir nuevos tratamientos y mejorar los existentes para la enfermedad. FUNDELA es el puente para llegar a esos expertos y no se queda ni un solo euro ya que está formada por personas que compaginan su vida y sus trabajos con la organización de esta fundación, no viven de ello”, nos aseguran las promotoras.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 1

Resulta curioso que se organice un evento de estas características, benéfico, en un marco donde no abundan las iniciativas solidarias: el mundo de la noche. Ante la pregunta de si los jóvenes toman conciencia con este tipo de problemáticas, las organizadoras de la fiesta lo tienen claro: “La juventud de nuestra época en general está bastante concienciada de los problemas de la sociedad, aunque sí es verdad que este tema en concreto es bastante desconocido”. No obstante, nunca está de más crear espacios en los que fiesta y solidaridad se den la mano: “Sin duda si se creara cada cierto tiempo un vínculo entre la diversión, que es lo que principalmente queremos todos los jóvenes, y el conocimiento y concienciación de los muchos problemas para los que con poco se puede ayudar, estaríamos mucho más informados, concienciados y comprometidos con mejorar la vida de personas que lo necesitan”, aseguran.

¿Qué esperar de esta edición de Papa Loves Mambo? Por supuesto, esa diversión que desde la organización nos prometen. Y baile, mucho baile. Se trata de “un plan diferente para comenzar el sábado noche, una early party que empieza a las 9 de la noche y termina a las 2/3 de la mañana”, según nos adelantan las organizadoras. El evento reunirá hasta seis artistas y DJ’s, a los que encabeza el musicólogo y performer guatemalteco Meneo. Lo que une a este plantel de artistas es, en palabras de las organizadoras, “las ganas de colaborar en la bonita causa de este evento. Tenemos como cabeza de Cartel a Rigo Pex, más conocido como Meneo, que ha remezclado a artistas como Dover, Russian Red y The Zombie Kids. Ha pinchado en el Sónar, Primavera Sound y se le considera el inventor del Electropical”. A los ritmos tropicales y electrizantes de Meneo, se añaden las actuaciones de Josephine DJ, Susynth, Karitori DJs, Cori Matius ft. Unicorns Are Real y el DJ set de Ubícate nena. El plantel no parará de moverse ya que, según las promotoras, “cada hora se cambiarán para ofrecer una gran variedad musical y diversión sin duda asegurada”.

Las entradas de esta fiesta benéfica cuestan 10 euros (11,10 con gastos de gestión) y pueden adquirirse en este enlace. Date prisa, ¡hay aforo limitado!

Un monumento recordará a las víctimas del avión de Germanwings dos años después de la tragedia

Redacción TO

Foto: Robert Pratta
Reuters

Ocurrió hace hoy dos años. El vuelo 9525 de Germanwings, que debía llevar a sus pasajeros desde Barcelona hasta Dusseldorf, nunca llegó a su destino. El copiloto, Andreas Lubitz, estrelló el aparato de la filial de bajo coste de Lufthansa en mitad de los alpes franceses. Incluida la de Lubitz, se perdieron 150 vidas, 50 de ellas españolas. Los muertos siguen muertos. Los familiares siguen en duelo. Pero las víctimas tienen, a partir de hoy, un monumento que recuerda su tragedia.

En el aeropuerto de El Prat, familiares y amigos de las víctimas guardaron ayer un minuto de silencio y dejaron una ofrenda floral a la una de la tarde en un monolito conmemorativo instalado en la terminal 2 del aeródromo de Barcelona. Y hoy asistirán a un servicio ecuménico (que incluye a todas las confesiones cristianas) en la Catedral gala de Digne-les-Bains a las 10:20. Después, acudirán al punto en que colisionó el aparato para inaugurar, a la una y media de la tarde, una estatua en su honor en Le Vernet, la montaña donde se estrelló el airbus. Se trata de una escultura de grandes dimensiones que contendrá “objetos de recuerdo de cada una de las familias”, según la presidenta de la asociación de víctimas de la tragedia, Silvia Chaves, citada por Europa Press.

Un monumento recordará a las víctimas del avión de Germanwings dos años después de la tragedia 1
Labores de rescate del avión. | Foto: Gonzalo Fuentes / Reuters

El copiloto, al que se le atribuye la autoría del suceso, era un joven que aparentemente lo tenía todo. Había logrado convertir su vocación en su trabajo. Acababa de mudarse a un barrio acomodado de Dusseldorf con su novia, con quien tenía planes de boda. Tenía amigos y una familia que lo quería. Y sin embargo, las pruebas dejaron lugar a pocas dudas: él había estrellado el avión a propósito. “El copiloto activó el botón que inició el descenso por algún motivo que aún desconocemos. Pero que se puede interpretar como una voluntad de destruir el aparato”. dijo dos días más tarde del impacto el fiscal Brice Robin. Las cajas negras confirmaron su versión. Dos minutos después de que el piloto, Patrick Sondheimer, abandonara la cabina para ir al lavabo, comenzó el descenso. Sondhmimer, al darse cuenta, intentó volver a su puesto, pero descubrió que la puerta estaba cerrada desde dentro. “¡Por el amor de Dios, abre la puerta!“, gritó el piloto a su subordinado entre forcejeos y hachazos para intentar acceder a la cabina. Durante esos momentos de tensión, Lubitz guardó silencio. Cinco minutos después, el Airbus se estrellaba. Eran las 10:40 de un martes con cielos despejados.

Problemas psicológicos

El goteo de información que empezó a llegar a partir de entonces desveló que Lubitz tenía problemas psicológicos graves. Había pasado en los años anteriores por unas 40 consultas médicas por diversos trastornos psíquicos y depresiones, tenía tendencias suicidas y el día de la catástrofe estaba de baja médica, hecho que ocultó a sus superiores. Todos los dedos apuntaron entonces a la aerolínea. ¿Por qué permitió que el joven subiera al avión?

Un monumento recordará a las víctimas de Germanwings dos años después de la tragedia
Andreas Lubitz, corriendo una maratón en 2009. REUTERS/Foto-Team-Mueller/File Photo

No fue hasta enero de este año cuando las autoridades alemanas cerraron el caso, inculpando únicamente a Lubitz. “Las investigaciones no aportaron pruebas suficientes ni tangibles sobre responsabilidades externas de personas aún vivas” en el entorno familiar o médico del copiloto ni en su empresa, declaró entonces a AFP Christoph Kumpa, portavoz de la fiscalía de Dusseldorf (Oeste), que dirigía la investigación en Alemania.

Sin embargo, el padre de Lubitz, Günter, sigue defendiendo el nombre de su hijo. “Hay claramente muchas cosas que no se investigaron en absoluto, tal vez porque no querían investigarlas”, declaró en una entrevista con el semanario alemán Der Zeit (El tiempo). “Nuestro hijo era una persona muy responsable. No tenía motivo alguno para planear un suicidio y llevarlo a cabo. Menos aún para arrastrar a la muerte a 149 inocentes”, sostiene. Y, en su apología, insiste en que no existe “ni una prueba fundamentada” de que el copiloto “planeara” una acción así y acusa asimismo a la “prensa sensacionalista” de manchar la imagen de Lubitz. Aprovechando la efeméride, el padre del copiloto celebra hoy una conferencia de prensa en la que presentará un informe elaborado por el periodista y experto en aviación Tim van Beveren con una versión alternativa de los hechos. Los familiares de las víctimas, la mayoría de las cuales eran alemanas, han criticado que haya elegido precisamente la fecha de la conmemoración de los fallecidos para presentar su informe.

El caso está cerrado. La polémica, como la herida, permanece abierta.

¿Tribunales partidistas?

Gonzalo Gragera

Foto: Tribunal Constitucional
TC

No sé si se trata de una etiqueta con la que colmar de visitas a los titulares de los periódicos o si bien es una realidad posible, total; desconozco si nos vence el interés de buscar una connotación ideológica a lo que no tiene más vuelta de hoja o si de verdad hay en el candidato una inclinación partidista manifiesta que pueda, en cierto modo, perturbar su oficio de autoridad pública. Es complicado establecer el límite, pues de la suposición y de la sospecha sobre la ideología del magistrado, y sobre si esa ideología afectará al principio de rectitud y de correcta interpretación de las normas que a tal cargo se le presume, no esperamos más que la especulación y la posibilidad, sin mayor garantía de que lo teórico se transforme en hecho. Todo esto viene a cuento del nuevo presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, de pensamiento conservador, y de su recién nombrada vicepresidenta, Encarnación Roca, más cercana a criterios progresistas, elegidos ambos por el Pleno del tribunal.

Cuando los medios informan de que han sido elegidos nuevos magistrados del Constitucional, buena parte de la atención de la noticia gira en torno a su pensamiento político, y, consecuencia de este inevitable interés, a si el método de la elección, en una democracia liberal, es el adecuado. Junto con el patriotismo constitucional, con la economía social de mercado, con el Estado aconfesional y con el cuidado de los derechos fundamentales y de las libertades públicas, uno de los cimientos de cualquier sistema político democrático moderno es la independencia de jueces y de magistrados. Pero que una persona, un cargo público, en la intimidad –por personal, no por necesidad de ocultar nada, claro- de su pensamiento, sea de tal o cual inclinación política, ¿es sinónimo de falta de independencia en el sistema judicial? ¿O, en cambio, hay que asumir con naturalidad la ideología y confiar, verbo tan de democracia, en que esto no suponga injerencia alguna?

Que no vendría mal una reforma en el proceso de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional es innegable. De hecho, hola Ciudadanos, cualquier partido reformista y liberal debería aspirar a tal. No obstante, acaso el equilibrio sea la intuición y aviso de la prensa y la confianza y paciencia de la sociedad. Unido al buen funcionamiento de la institución pública. A pesar de los alarmistas y de los incendiarios, es lo que suele suceder.

TOP