Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La fertilidad masculina en cuenta regresiva

Tal Levy

Foto: MIKE SEGAR
Reuters

“—¿Tú por qué crees que ya no podemos tener más bebés?
—Qué más da. En 50 años todo habrá acabado. ¡Ya es demasiado tarde!”.

¿La realidad se encamina peligrosamente hacia distopías como la de la infertilidad global esbozada en este diálogo de la película Hijos de los hombres, de Alfonso Cuarón? Sería el peor de los futuros: la humanidad al borde de la extinción.

Más allá de esa visión apocalíptica sobre lo que nos depararía un no muy lejano 2027, en nuestro presente se comienzan a dar claras señales de alarma.
En las últimas cuatro décadas se ha registrado un pronunciado y continuado descenso en la concentración espermática y en el recuento total de espermatozoides en los hombres de países occidentales, parámetros estos que permiten determinar la calidad del semen y que afectan no sólo la fertilidad masculina y por tanto la reproducción humana, sino que también tendrían implicaciones en la salud pública.

El declive es descrito en la reveladora investigación publicada en la revista Human Reproduction Update, de la Universidad de Oxford, como un canario en la mina de carbón, un llamamiento de alerta.

Tendencias temporales en el conteo de esperma: una revisión sistemática y un análisis de meta-regresión es, sin duda, un estudio de estudios, nunca mejor dicho, pues después de identificar 7.518 investigaciones previas relacionadas y someterlas a una rigurosa criba, se centró en el meta-análisis de 185.

La fertilidad masculina en cuenta regresiva 1
Gráfico via Human Reproduction Update.

Tras analizar los resultados de las muestras de semen de 42.935 individuos de 6 continentes y 50 naciones obtenidas entre 1973 y 2011, se halló una disminución de 52,4% en la concentración de esperma y de 59,3% en el conteo total de espermatozoides en los hombres de Norteamérica, Europa, Australia y Nueva Zelanda.

El estilo de vida occidental podría estar jugándonos una mala pasada hasta llegar a incidir sobre uno de los dones más preciados y que garantiza la supervivencia: la capacidad de fecundar.

¿No es paradójico que este descenso se haya detectado en los países occidentales desarrollados, donde hay un nivel de vida más alto, y no en África, Asia o América Latina?

Consultado por The Objective, el epidemiólogo Hagai Levine, quien lideró el equipo investigador, reconoce que debido a que no se han realizado suficientes estudios en las naciones no occidentales, hay poca información para adelantar conclusiones más allá de poder indicar que no se ha observado una fuerte caída allí. “Si más datos no arrojan diferencia, habría que mirar hacia factores del ‘estilo de vida moderno’, incluidos los químicos ambientales, el estrés, el hacinamiento y la obesidad, como posibles elementos explicativos y no el ‘estándar de vida”.

El investigador principal y jefe del Área de Salud Ambiental de la Escuela de Salud Pública Hadassah Braun de la Universidad Hebrea de Jerusalén señala, además, que en el mundo occidental los problemas de fertilidad masculina afectan también a la población pudiente, a los ricos.

La fertilidad masculina en cuenta regresiva 2
Ciertos ftalatos se usan para el fortalecimiento del papel plástico para envolver, jabón, productos cosméticos y envases de alimentos procesados. | Imagen via http://braindrain.dk

“Sospechamos que la exposición a los productos químicos artificiales, como los ftalatos, en el período prenatal, durante el desarrollo del sistema reproductivo masculino, puede ser una de las causas. Esta exposición comenzó en las naciones occidentales décadas antes que en las no occidentales”, agrega Levine.

El año pasado, la Comisión Europea identificó, a partir de evidencias claras de alteración en el sistema hormonal, 66 sustancias químicas dañinas para la salud, entre las cuales se hallan varios ftalatos como el Dietilexiloftalato (DEHP), el Butilbenziftalato (BBP), el Dibutilftalato (DBP) y el Diunddecilftalato (DUP).

Estos compuestos químicos que incrementan la flexibilidad de los plásticos pueden encontrarse en esmaltes de uñas, envases de comida, perfumes, detergentes, lacas para el cabello, materiales de construcción e incluso hospitalarios, aunque cada día se usan menos debido al marco de regulaciones que va en aumento, como cuando en 2005 el Parlamento Europeo dio un paso adelante al prohibir le presencia de estos componentes nocivos en los juguetes que se venden en la Unión Europea.
“Debemos monitorizar lo que está sucediendo ahora en los países no occidentales y estudiar las causas de la disminución en los occidentales”, asegura Levine.

El futuro en las manos

Factores ambientales y relativos al estilo de vida pudieran estar asociados al peligroso declive, el cual no ha mostrado evidencia alguna de estabilización en los últimos años, por cuanto la pendiente observada es bastante inclinada.

“En particular, las alteraciones endocrinas producto de la exposición a químicos o el tabaquismo materno durante momentos clave del desarrollo reproductivo masculino pueden tener un impacto en la vida prenatal, mientras que los cambios en el estilo de vida y la exposición a pesticidas pueden jugar un papel en la vida adulta”, se apunta en el estudio que fue encabezado por la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria Hadassah Braun de la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí de Nueva York, y en el que también colaboraron equipos como el de Salud Pública y Epidemiología de la Universidad de Murcia.

La fertilidad masculina en cuenta regresiva 3
Las alteraciones endocrinas durante momentos clave del desarrollo reproductivo masculino pueden tener un impacto en la vida prenatal | Foto: Bobby Yip / Reuters.

En el suplemento de actualidad de esta casa de estudios española, el profesor Jaime Mendiola, del Área de Medicina Preventiva y Salud Pública, quien participó en el proyecto, explica que pese a que ya desde 1992 era conocido el descenso en la concentración espermática, el tema generaba controversia debido a las limitaciones de las investigaciones anteriores. “Este nuevo estudio tiene un alcance más amplio y utiliza rigurosos métodos de meta-regresión, lo cual permite abordar adecuadamente la fiabilidad de las estimaciones de los estudios, pudiendo además tener en cuenta otros factores que podrían explicar dicha disminución”, afirma.

Los hallazgos son preocupantes debido a que una concentración espermática por debajo de 40 millones/ml, como la encontrada en un alto porcentaje de hombres de los países occidentales, se vincula a una reducción de la probabilidad mensual de concebir; más aún, porque la proporción de individuos con recuentos de espermatozoides por debajo del umbral dado para subfertilidad o infertilidad va en aumento, de acuerdo con el estudio.

Pero ¿cuál sería el plazo para revertir esta tendencia de modo de evitar sus peores consecuencias y cuáles serían estas?

“Nuestras acciones determinarán el futuro”, asegura Levine a The Objective. “Debemos centrarnos en el peligro presente, que es claro e inmediato, y afrontar el problema ahora. La señal actual no sólo advierte que si seguimos viviendo de la misma manera podemos amenazar la fertilidad, sino que también es un signo de que hay algo que va mal con respecto a la salud en gran proporción de la población masculina en los países occidentales, por cuanto el bajo conteo de espermatozoides está asociado con una mayor morbilidad y mortalidad”.

Por tanto, no habría que esperar a que el canario deje de cantar, sino atender a su clara señal de alerta investigando con carácter de urgencia las causas y las consecuencias del descenso, como se indica en las conclusiones de la investigación.

Y no es que pudieran acabar relegados al pasado titulares como aquellos cuando el legendario Charles Chaplin tuvo un hijo a los 73 años, el laureado actor Anthony Quinn a los 81 años o hasta el premio Nobel de Literatura, Saul Bellow, a los 84 años; el futuro mismo de la humanidad estaría en riesgo.

Save

Continúa leyendo: 5 razones por las que Hijos de los hombres es más vigente hoy que hace 10 años

5 razones por las que Hijos de los hombres es más vigente hoy que hace 10 años

Nerea Dolara

Foto: Universal Pictures

La película de Alfonso Cuarón es una de visión obligada en este presente. Su futuro, en 2027, es hoy, en 2017, algo que es tan posible y tan acertado en su previsión, que es aterrador.

Una advertencia inicial, y recomendación encarecida: si no han visto esta película es hora de verla y si no quieren spoilers sería bueno no seguir leyendo. ¿Por qué verla? No sólo porque es una obra maestra del cine distópico, porque contiene secuencias de acción que se estudian en escuelas de cine o porque es la mejor película (con perdón de Y tu mamá también o Gravity) que ha hecho Alfonso Cuarón, sino porque es escalofriante cuánto se parece al presente (y no de la mejor manera).

Hijos de los hombres se estrenó a finales del 2006 y la crítica la alabó, como todo el mundo. La BBC la colocó en el puesto 13 de su lista de los 100 mejores filmes del siglo XXI, tiene una aprobación de 92% en Rotten Tomatoes y a finales del año pasado muchas publicaciones comenzaron a revisar la vigencia – de nuevo, escalofriante- de su trama. La historia, basada levemente en una novela de P. D. James, es la siguiente: En 2027, el mundo lleva casi dos décadas viviendo una crisis de fertilidad (a los lectores de A Hanmaid’s Tale esto les sonará familiar) que ha dejado al mundo sin niños. Pero el pesimismo y la oscuridad que llenan ese presente no sólo proviene de ese hecho. En el 2027, Gran Bretaña (donde se desarrolla la acción) lleva 8 años con las fronteras cerradas, refugiados e inmigrantes son encerrados en campos de concentración y la persecución de musulmanes es política de Estado. Con ese panorama vive Theo (Clive Owen), desilusionado, apático, deprimido… pero su vida cambia cuando su ex esposa (Julianne Moore), ahora miembro de una organización terrorista que lucha contra el gobierno, le pide ayuda. La tarea consiste en trasladar a una inmigrante ilegal hasta el lugar en que una supuesta organización conformada por médicos y científicos llamada The Human Project. ¿El giro? Kee, la inmigrante, esta embarazada y es la primera mujer en estarlo en 18 años.

Sigue una odisea por llevar a Kee a puerto seguro y salvar la única esperanza posible de que el mundo tal vez deje de ser el horrible lugar en que se ha convertido.

En 2006 el panorama que dibujaba Hijos de los hombres parecía posible pero lejano, una exageración. En 2017, diez años antes de que se desarrolle la historia de la película, parece predecir muy bien el futuro que nos espera. Aquí 5 razones por las que la película es completamente vigente en 2017.

5 razones por las que Hijos de los hombres es más vigente hoy que hace 10 años
Still de la película | Universal Pictures.

El trato a refugiados e inmigrantes

En Hijos de los hombres, Gran Bretaña ha cerrado sus fronteras y encierra (en jaulas y luego en campos) a quienes entran al país ilegalmente. El mundo ha vivido una gran pandemia y varias guerras por lo que los refugiados se acumulan sin recibir ningún tipo de ayuda. ¿Suena familiar? Tras la larga guerra en Siria la crisis de refugiados que ha llegado a Europa en los últimos años, y que ha sido catalogada como una de las mayores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial, ha sido manejada con la empatía y la colaboración de un iceberg. Salvo algunas excepciones, Europa se ha lavado las manos frente al contingente de millones de personas que piden refugio huyendo de sus hogares para evitar la muerte. Aún no hay jaulas, pero si hay soldados en las fronteras, cierres de paso y Estados que ignoran a las personas, obligadas a vivir en la calle o en campamentos de refugiados llenos de precariedad, y sus pedidos de refugio.

 

El discurso del miedo

Como bien señala este artículo de la BBC el discurso del miedo es también parte importante del mundo en que habita Hijos de los hombres. No es casual que las fronteras estén cerradas y se hable de cómo el mundo es un caos fuera de “la seguridad del Reino Unido” o que se satanice a inmigrantes y musulmanes como estrategia para un gobierno que elimina libertades en nombre de la seguridad. Si esto no te suena familiar es posible que hayas estado encerrado en una cueva en los últimos años. El discurso de miedo y de intolerancia, el prejuicio convertido en campaña política, no sólo ha conseguido llegar a la palestra sino que ha conseguido victorias de miedo como el Brexit o la presidencia de Donald Trump. Y el futuro próximo en elecciones europeas, las de Francia por ejemplo, no pinta mejor.

5 razones por las que Hijos de los hombres es más vigente hoy que hace 10 años 2
Still de la película | Universal Pictures.

El terrorismo

En Hijos del hombre el terrorismo es parte del día a día. En la escena inicial de la película una bomba estalla a metros de Theo en Londres. Es realista, escalofriante y cotidiano. La escena se rodó en las calles de Londres, sólo meses después del atentado que mató a 52 personas en 2005. El permiso fue complicado de obtener y sólo se les permitió un día de rodaje. Aún las bombas no son parte del día a día, pero la realidad es que, entre el Daesh y demás organizaciones terroristas, cada vez más y con estrategias cada vez menos rastreables, el terrorismo se ha convertido en uno de los miedos que acechan la rutina de quienes viven en ciudades de países que luchan contra estas organizaciones. Las noticias sobre atentados aparecen por lo menos una vez a la semana en los periódicos. Y, tristemente, la tendencia es hacia el aumento de estas expresiones de violencia.

El realismo visual

Sí, vivimos en tiempos en que las salas de cine estrenan una película de superhéroes al mes -o así parece- pero el realismo visual ha llegado incluso a ellos. Pregunten si no a la trilogía de Batman de Christopher Nolan, llena de oscuridad e intentos de hacer plausible la existencia de este hombre vestido de murciélago o por la muy mal recibida Batman vs Superman o incluso la última entrega de Capitán América, en que Los vengadores pelean entre sí luego de que la ONU apruebe el control sobre sus acciones gracias a las masivas muertes de civiles en sus luchas con los malos o la recién estrenada Logan… Hijos del hombre es gris, tangible, sucia, cruda… Incluso una de sus tomas más famosas, el plano secuencia de la batalla en el campo de refugiados en que salpica sangre a la cámara, se ha convertido en un clásico… eso considerando que la sangre fue una casualidad que el director de fotografía, Emmanuel Lubezki, celebró como una casualidad que nunca podrían haber planificado mejor.

El realismo… real

La película es dura, no sólo gracias al entorno que rodea a Theo y Kee, sino por lo que les pasa a ellos y a quienes les ayudan. Es una parábola de la historia de la natividad en que el protagonista muere, quienes los ayudan también, y la “virgen” está flotando en un bote en medio del mar con su bebé esperando un barco que se ve a lo lejos y que bien podría ser una alucinación. Como se relata en esta pieza de Vulture, no fue fácil vender esta visión pesimista, con final poco esperanzador, a un estudio: “¿El tío se muere al final? ¿La chica está en un bote? Estás hablando de una película muy intensa y obviamente artística, que no va a ser barata y que tiene un ángulo político. No es algo fácil de vender”, recuerda Marc Abraham, uno de los productores. Para Cuarón era claro: “Nuestro punto de partida fue: hay un punto de inflexión (se refiere al 11 de septiembre). El futuro no es un lugar lejos de nosotros; estamos viviendo el futuro en este momento”.

Los finales felices se han hecho algo raro en el mundo audiovisual. El realismo y el pesimismo se han agarrado a las historias que vemos, posiblemente porque el presente que tenemos no es el más deseable ni parece ir en una buena dirección. También los finales abiertos se han convertido en signo de estos tiempos inciertos.

Además de estos factores cuenta también el de que este futuro es plausible tanto a nivel de historia como visual. El futuro es difícil de plasmar en el cine, la tecnología se queda atrás y la representación pierde vigencia (en Matrix aún se utilizan móviles con tapa), o directamente se imagina un futuro que nunca existiría (Firefly es un futuro en que se viaja por el espacio pero los mundos parecen haber vuelto al viejo Oeste). Hijos de los hombres muestra un mundo que 10 años después sigue siendo el nuestro, reconocible y aterrador.

Save

Continúa leyendo: Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale

Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale

Nerea Dolara

Foto: Hulu
Hulu

La serie basada en el libro de Margaret Atwood es vigente, hermosa y terrible. Es indispensable.

Hace unos meses el libro original que Margaret Atwood publicó en 1985 subió al primer lugar de ventas en Amazon. La presidencia de Donald Trump, acompañada por su desdén hacia las mujeres y la amenaza que supone, aunado al anuncio de una nueva serie fueron la anticipación a este fenómeno. The Handmaid’s Tale, en su versión para televisión, se estrenó hace un par de semanas cuando se emitieron tres episodios -los demás se estrenarán semanalmente los días miércoles- y el resultado es en partes iguales un fenómeno cautivador y terrorífico.

The Handmaid’s Tale es la historia de un país autoritario y machista, Gilead (antes Estados Unidos), centrado en un futuro cercano. Las mujeres fértiles han sido calificadas como propiedades del Estado debido a la baja tasa de natalidad de la población, haciendo uso de sus vientres y de sus cuerpos en una sociedad centrada en el control y el poder masculino. Offred, la protagonista, es una de las mujeres que tienen como cometido reproducirse. ¿Cómo? Son asignadas al hogar de uno de los comandantes que forman parte de la élite del poder y son ritualmente violadas con el propósito de la reproducción.

En un tiempo en que ver nuevas series es casi un lastre -ya tenemos tantas en rotación que agregar más implica no tener vida- hay algunos estrenos que valen la pena sin discusión alguna. The Handmaid’s Tale cumple con ese requisito. Vigente, hermosa, imaginativa y terrible, esta historia es de visión obligatoria. ¿Quieren razones?

Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale 1
Una de las escenas del primer episodio de “The Handmaid’s Tale” | Imagen vía Hulu

Razón 1: El mundo de Gilead y su vigencia

Esta razón es más masoquista que de disfrute. Gilead es un horrible lugar en que las mujeres son propiedad y tienen roles asignados a la fuerza. El origen de este mundo es difuso, pero tiene mucho que ver con el terrorismo -y la pérdida de libertades con la excusa de la seguridad- y con la disminución de la fertilidad (¿alguien recuerda Children of Men?) producto de excesos de radiación. El mundo en que residía Offred antes de Gilead era muy similar al nuestro y los avances de los autoritarios no fueron inmediatos, sino discretos. Hasta que de repente ya nada era igual y protestar ya no era una opción. En un presente en que el feminismo se ha subido a la palestra pública y es atacado por todos los flancos, más cuando el propio presidente de Estados Unidos comenta sonriente sus abusos y sus prejuicios contra las mujeres y lo convierte en un discurso admisible; en un tiempo en que las muertes y agresiones de mujeres aún generan comentarios sobre su ropa o sus acciones para provocar a sus agresores; en un momento en que existen activistas por los derechos del hombre que defienden la inferioridad de la mujer, en un presente en que las mujeres son atacadas en Internet con amenazas de violación y muerte por expresar opiniones feministas, y muchos otros factores más… en este tiempo una historia como The Handmaid’s Tale es una buena advertencia y un documento de rebelión.

Razón 2: La adaptación

Para los que se hayan leído el libro The Handmaid’s Tale resultará una adaptación fiel y correcta. Sin embargo, el libro es una historia narrativa con poca acción o trama – en el libro la pieza central son los monólogos internos de Offred, la protagonista- y en su transformación a serie incluye más desarrollo y una interesante ampliación del mundo que es Gilead. La serie tiene prevista más temporadas, por lo que es fácil predecir que la trama del libro culminará con estos primeros episodios y que luego la historia comenzará a explorar a sus personajes y a su universo libremente (un ejemplo reciente de esto es The Leftovers cuyas segunda y tercera temporada ya no tienen nada que ver con la novela en que se basa la primera).

Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale 2
Elisabeth Moss interpreta a Offred en la narración distópica de Hulu | Imagen vía Hulu

Razón 3: El voice over

Sí, toda persona que sepa algo de guión dirá que el voice over es el truco más antiguo que existe para soltar información al espectador, que es un recurso flojo y que muy pocas veces funciona. Todo eso es cierto, como también lo es que The Handmaid’s Tale es de las pocas excepciones de la regla. El monólogo interno de Offred, que la mayoría del tiempo debe permanecer callada o soltando frases manidas de contenido religioso, muestra a una mujer dispuesta a luchar, iracunda pero también asustada y en duelo. Es una ventana a la complejidad de estas mujeres que viven fingiendo una sumisión y una devoción que no existen. Es una liberación, una rebelión, en un mundo absolutamente controlado. Es el recurso perfecto para hacer contrapartida a la deprimente acción del día a día en Gilead y dar profundidad al personaje.

Razón 4: Elisabeth Moss

Como Peggy Olson se robó, en muchas ocasiones, el protagonismo en Mad Men. Esta actriz es la reina indie de la televisión de 2017. Reconocida ampliamente por su talento, siempre interesada en trabajar en proyectos de calidad, y protagonista de dos series que darán de qué hablar este año –The Handmaid’s Tale y Top of the Lake – Moss brilla como Offred. Su rostro, en muchas ocasiones en close up, destila los más mínimos pensamientos, miedos y sentimientos de su personaje. Es tal su compromiso con el papel y con la historia que Moss memorizó todos los monólogos de su personaje y en las escenas en que actúa en silencio para que se incluyan luego los monólogos, se repetía a sí misma los parlamentos enteros para que la imagen y el sonido cuadraran perfectamente.

Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale 3
Samira Wiley | Imagen via HULU.

Razón 5: Todos los demás miembros del reparto

Si se puede hablar de una agradable sorpresa en The Handmaid’s Tale esa es Alexis Bledel. Conocida por interpretar a Rory en Gilmore Girls, Bledel siempre ha sido objeto de chistes sobre su mala actuación. Pues Bledel puede mandar al demonio a todo el que alguna vez se haya burlado de su talento. Como Ofglen, Bledel es vulnerable y determinada, arriesgada y sumisa, dura y sensible. Su rostro, esos conocidos y enormes ojos azules, alguna arruga prematura que muestra los signos del sufrimiento de su personaje, es un océano de expresión, delicado, agresivo, sutil, impresionante. Con su actuación – prestar especial atención al tercer episodio en que su personaje no emite una sola palabra y se roba el protagonismo y genera una de las imágenes más dolorosas que veremos en televisión en 2017, una imagen que no se olvida – Bledel ha redimido su carrera y se ha ganado decenas de artículos donde la alaban. Samira Wiley – Poussey en Orange is the New Black – interpreta a la mejor amiga de Offred en los tiempos previos a Gilead. No es novedoso que Wiley sea capaz de emitir fortaleza y ternura a partes iguales, para todos los que han visto OITNB Poussey es uno de esos personajes memorables. Otra interpretación excelente es la de Yvonne Strahowski. Como la esposa del comandante, el personaje de Strahowski está en una terrible posición. Mucho más libre que las otras mujeres de Gilead – por ser una esposa – sigue teniendo que vivir la presencia de Offred en su casa como un regalo sexual a su marido. Su rostro y su postura muestran, de manera compleja y silente, su repulsión y, a la vez, satisfacción por el maltrato de Offred. En este reparto nadie está demás o no alcanza el nivel esperado.

Seis razones por las que tienes que ver The Handmaid's Tale 4
Las handmaids no están autorizadas a caminar solas. | Imagen via HULU.

Razón 6: El look general de la serie

The Handmaid’s Tale es visualmente hermosa. El terror y el abuso se desarrollan en espacios idílicos y los personajes llevan indumentaria discreta y recatada, pero poderosa. Las handmaids, por ejemplo, llevan vestidos rojo sangre y gorros infinitamente blancos. Resaltan al pasar en pares por las calles y cuando se mueven en grupo. Son especiales, odiadas y necesitadas, y su ropa marca ambas cosas, al igual que marca su rol como las creadoras de vida con las únicas prendas de un color llamativo. Las marthas -encargadas de las labores del hogar- llevan ropa gris y las esposas vestidos verde opaco. La cámara aprovecha los colores, las distinciones, y juega con ellos con resultados muchas veces sublimes. La cámara se aleja y se convierte en el observador ojo de “dios”, que observa desde lo alto y, a la vez, se acerca tanto a los rostros de Offred y Ofglen que es casi como si quisiese leer lo que están pensando. Es íntima pero también omnipresente.

Save

Save

Save

Save

Save

Continúa leyendo: Los beneficios de hablar solo

Los beneficios de hablar solo

Néstor Villamor

Foto: Noah Silliman
Unsplash

Hablar solo sigue siendo una actividad polémica. Por una parte, la percepción general es que se trata de un síntoma de inestabilidad mental o emocional; por otra, la ciencia no deja de tumbar ese estereotipo. Un estudio publicado en la revista Nature ha concluido que conversar con uno mismo ayuda a regular las emociones y mantener el autocontrol.

Pero este estudio, a diferencia de otros publicados anteriormente, da una nueva vuelta de tuerca al asunto. Para empezar, plantea que es preferible que el soliloquio no sea en voz alta, así que adiós al estigma. Y además, sugiere que estos beneficios aparecen cuando la persona habla consigo misma en tercera persona. Es decir, en lugar de preguntarse “¿Cómo me siento?”, es más beneficioso plantearse “¿Cómo se siente Carlos?”. De ese modo, sugieren los investigadores, Carlos tendrá un mejor control sobre sus sentimientos al poder percibirse con la distancia que siempre se tiene con cualquier interlocutor.

Como dice el estudio, “todos tenemos un monólogo interno en el que nos sumergimos de vez en cuando; una voz interior que guía nuestras reflexiones cotidianas”. Pero el modo en el que nos dirigimos a nosotros mismos tiene efectos diferentes en función de qué pronombre utilicemos. “Concretamente”, observa la investigación, “utilizar el propio nombre para referirse a uno mismo durante esta introspección en lugar del pronombre de primera persona ‘yo’ aumenta la habilidad de las personas de controlar sus pensamientos, sus sentimientos y su comportamiento bajo situaciones de estrés”.

Dos experimentos

Para llegar a tales conclusiones, los autores del estudio -liderados por el investigador de Psicología Jason Moser, de la Univeresidad Estatal de Míchigan- llevaron a cabo dos experimentos. En el primero, los investigadores pidieron a 37 voluntarios que hablaran consigo mismos acerca de lo que sentían cuando les enseñaban imágenes desagradables. Midiendo la actividad cerebral con un electroencefalograma, los científicos descubrieron que cuando la conversación se producía en tercera persona no solo se conseguía reducir la ansiedad antes, sino que se reducía en menos de un segundo.

“Los resultados sugieren que un hablar solo en tercera persona puede constituir una forma de autocontrol relativamente fácil”

En el segundo experimento, los investigadores pidieron a los participantes que reflexionaran en silencio sobre experiencias dolorosas de su vida, tanto en primera como en tercera persona. Utilizando esta vez escáneres cerebrales, los científicos descubrieron que, de nuevo, la segunda opción ayudaba a los participantes a regular mejor sus emociones. “Juntos, estos resultados sugieren que un hablar solo en tercera persona puede constituir una forma de autocontrol relativamente fácil”.

Los beneficios que ha encontrado este estudio se suman a muchos otros sobre el mismo tema, del que la ciencia se está empezando a preocupar. Una investigación de hace cinco años publicada en The Quarterly Journal of Experimental Psychology mostraba que hablar solo (pero esta vez en voz alta) ayuda a encontrar objetos perdidos. El motivo, según los investigadores, es que oír en alto el nombre del objeto que se busca crea una asociación visual más poderosa.

Continúa leyendo: Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI

Marta Ruiz-Castillo

Foto: National Institute of Allergy and Infectious Diseases
Handout via Reuters

“La resistencia a los antibióticos causará 10 millones de muertes para el 2050”; “Las súper bacterias ya matan más pacientes que el cáncer de mama, y al menos al doble de personas de lo que estiman los gobiernos”; “La resistencia a los antibióticos constituye uno de los mayores desafíos que afronta la medicina moderna en la actualidad”; “La resistencia antimicrobiana (AMR, por sus siglas en inglés) es una seria amenaza de salud pública en el mundo”…todas estas frases alarmantes, que no alarmistas, proceden de organismos e instituciones como la Unión Europea (UE), expertos en microbiología e infecciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) o gobiernos como el español a través del Ministerio de Sanidad. Sí, la epidemia del siglo XXI que amenaza la salud del planeta está originada por gérmenes o bacterias que no se ven salvo a través del microscopio. Pequeños pero letales microorganismos que, hoy por hoy, están ganando la batalla a los fármacos.

La creciente resistencia de los gérmenes a los antibióticos es una amenaza real para el ser humano y para los animales que, sin embargo, no está teniendo una respuesta por parte de unos gobiernos y una comunidad científica que parecen estar subestimando sus consecuencias. Si no se adoptan medidas contra la AMR las infecciones provocarán diez millones de muertos para el año 2050, alerta la Unión Europea en un informe en el que se indica que “ha llegado el momento de actuar contra la resistencia a los antibióticos”. El documento es altamente preocupante, y se suma a otras informaciones que advierten sobre el avance estas bacterias que causan infecciones mortales ante la falta de medicamentos eficaces.

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI 2
Una muestra de la bacteria resistente Klebsiella con una mutación NDM 1 y expuesta a varios antibióticos en la Agencia de Protección de la Salud de Londres. | Foto: Suzanne Plunkett / Reuters archivo

Para conocer mejor qué es esto de la resistencia antimicrobiana, de sus consecuencias y cómo se está combatiendo, The Objective ha entrevistado a Joaquín Archilla, médico anestesista y miembro de la comisión de infecciones y política antibiótica del Hospital de la Cruz Roja de Madrid, que lo primero que admite es que “los gérmenes multirresistentes son un problema de primer orden hospitalario”. “Es una alarma real, es un problema de primer orden en el ámbito hospitalario y está empezando a ser también un problema ambulatorio”, añade.

Pero no coincide con la UE en cuanto a que no se estén adoptando medidas. “Lo que está haciendo el Gobierno no lo sé, pero sí están muy activas las sociedades médicas y de especialistas, y los hospitales sí se están tomando esta amenaza muy en serio”.

Y es que es en los hospitales donde los gérmenes, por la presión de antibióticos frecuentes en pacientes, desarrollan muchas más resistencias que los que están en el ámbito extrahospitalario. “El problema es que ya hay muchos pacientes crónicos, de edad avanzada con muchas patologías o enfermedades asociadas, que han estado con tratamientos antibióticos, que están colonizados por gérmenes que ya no es la flora habitual de cada persona en cuanto a sensibilidad a los antibióticos, sino que ya son gérmenes muy resistentes. Ese problema que hay a nivel hospitalario se está trasladado al ámbito ambulatorio y especialmente a lo que llamamos enfermos que están en unidades de cuidados sanitarios como residencias, centros de atención, unidades de estancia prolongada, y en este sentido se está dando un cambio muy importante”, comenta el doctor Archilla a modo de explicación sobre los motivos que han llevado a estos gérmenes resistentes a salir de, podríamos llamar, su hábitat original.

 “Frente a este grupo de bacterias el armamentario de antibióticos de que disponemos no ha evolucionado a la misma velocidad que la resistencia”.

En opinión del especialista, todo el tema de las resistencias es probable que esté muy relacionado, aparte de con problemas externos, “con el uso de antibióticos a nivel agrícola, el uso de antibióticos en las explotaciones ganaderas, la sobreutilización de antibióticos en humanos, fundamentalmente, prescritos en el ámbito de la sanidad primaria”, pero también con otros factores menos definidos como “el uso de antibióticos por los pacientes sin consultar con especialistas y, sobre todo, el tratamiento antibiótico cada vez más generalizado”. Todo esto ha ido haciendo que, poco a poco, “los gérmenes que tienen mecanismos microbiológicos, vayan generando cada vez más resistencias”.

Uno podría pensar que esta acción bacteriana no debería ser un problema y que las farmacéuticas trabajan para encontrar los medicamentos que detengan a estos súper gérmenes. El doctor Archilla nos saca del error con una sorprendente información: “frente a este grupo de bacterias el armamentario de antibióticos de que disponemos no ha evolucionado a la misma velocidad que la resistencia”.

Infecciones más resistentes y tipos de gérmenes

Las infecciones más resistentes en el ámbito ambulatorio son las de tipo urinario y las respiratorias, además de las de piel. “Sí que se ve que en este ámbito, los tratamientos convencionales con fármacos del grupo de la penicilina están creciendo mucho las resistencias y se están teniendo que utilizar otro tipo de antibióticos”. Lo preocupante, añade el doctor, es que “desde el punto de vista hospitalario está apareciendo una superclase de gérmenes resistentes que son capaces de producir unas sustancias enzimáticas que rompen y dañan los antibióticos, con lo cual, se hacen resistentes”. Entre estos están, sobre todo, los fármacos de amplio espectro.

Para entender mejor este mundo de los gérmenes, el doctor Archilla nos explica que se dividen en dos grupos fundamentales: gram-positivos y gram-negativos. “En los primeros, quizá el más frecuente es el neumococo, el estafilococo, y el enterococo; estos gérmenes, hoy en día, tienen un patrón de resistencia que está aumentando de modos considerable. Estos agentes eran sensibles a penicilinas pero desde hace bastantes años se está viendo que está creciendo la resistencia y se están utilizando antibióticos a nivel hospitalarios más fuertes”.

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI 3
Una muestra con la bacteria E. coli, en esta imagen de la Agencia de Protección de Salud de Londres. | Foto: Suzanne Plunkett / Reuters archivo

El otro grupo son los gram-negativos y ahí se encuentran las superbacterias. “Son un problema todavía más importante, entre los que están el E. coli, el proteous, la pseudomona…estos gérmenes de por sí ya son capaces de producir determinadas enzimas que pueden, a su vez, degradar los antibióticos del grupo de la penicilina, que se llaman betalactamasas”.

Cada vez hay más gérmenes que ya portan, como si dijéramos el gen que es capaz de producir esa betalactamasa”. Se les atacaban con antibióticos del grupo de la penicilina que se llaman los “carbapenenes”, de uso hospitalario de amplio espectro. Lo alarmante es que “estamos viendo que determinados gérmenes con resistencia intrínseca, incluso están produciendo una enzima carpabenamasa que los hace resistentes a estos antibióticos”.

Este grupo en concreto – los que producen betalactamasas y los que producen carpabenamasas – han sido motivo de estudio en España y más concretamente en la Comunidad de Madrid. En los dos últimos años, incluso se hacen protocolos de aislamiento de los enfermos colonizados para evitar la transmisión entre pacientes de este tipo de súper bacterias”.

Está creciendo el número de pacientes que no están infectados pero que están colonizados, que llevan los gérmenes resistentes en la piel porque han ingresado muchas veces en hospitales, porque han recibido antibióticos también muchas veces, y por eso es cada vez más frecuente ver infecciones de muy difícil manejo y tratamiento. Estas infecciones provocadas por gérmenes resistentes no es cosa de personas mayores como pueda parecer. “Este tipo de infección lo puede adquirir cualquier persona. Lógicamente, en el ámbito hospitalario cuando un paciente ingresa y recibe tratamiento antibiótico, su flora antibiótica cambia y en cinco días puede verse colonizado por este tipo de gérmenes. Eso hace que el tratamiento de antibióticos en los hospitales sea complejo”.

Respecto a las súper bacterias, “los gérmenes resistentes a todos los tratamientos”, son del tipo gram-negativos como la acinetobacter o la pseudomona, entre otros. Para intentar vencer su resistencia hay que usar dosis muy elevadas de fármacos. Y es aquí donde resurgen los antibióticos que “estaban guardados en un cajón por viejos y porque tenían muchos efectos secundarios” y que los médicos han tenido que rescatar para luchar contra gérmenes super resistentes.

Esto es así mientras la industria farmacéutica siga sin sacar antibióticos mejores. Si bien “parece que está empezando a sacar nuevas moléculas dirigidas un poco a estos gérmenes resistentes”, lo cierto es que “vamos un poco por detrás de las súper bacterias y de las resistencias”.

Causas de la resistencia y medidas de actuación

El doctor Archilla, al igual que la comunidad científica, afirma que el origen de la bacterias resistentes está, en gran medida, en “el mal uso de los antibióticos”, por automedicación, o porque muchas veces, “personas con infecciones que parecen claramente virales como la gripe, han empezado un tratamiento antibiótico innecesario que lo que ha hecho es seleccionar los propios gérmenes que tenemos habitualmente; al exponerlos a un antibiótico, unos se eliminan porque son sensibles, otros son moderadamente sensibles y los hay más resistentes”. “Si los exponemos a un antibiótico innecesariamente o lo tratamos inadecuadamente, eliminamos a la población sensible, probablemente también a la que sea moderadamente sensible pero nos queda la resistente; ésta lo que hace es que crece y de ser una población pequeña dentro de ese grupo de gérmenes pasa a ser la predominante”. Y esto es un poco lo que pasa en el ámbito hospitalario, donde se ataca a las bacterias con antibióticos. “Si lo hacemos con uno inadecuado, a dosis inadecuadas y en un tiempo excesivamente prolongado o excesivamente corto, al final lo que hacemos es que seleccionamos a la flora más resistente”.

“Existe un riesgo gravísimo del mal uso de los antibióticos que está generando unos gérmenes tan resistentes que, en algunos casos, no tenemos armamento para poder enfrentarnos a ellos” – doctor Joaquín Archilla

Por eso, añade el experto, las infecciones especialmente graves hay que atacarlas con la dosis adecuada de antibiótico, con dosis incluso más altas a las habituales los tres primeros días para conseguir la máxima erradicación de bacterias, sobre todo la flora que es menos sensible.

De modo que el mal uso de los antibióticos es una causa de la MRA y eso sí que ha sido una preocupación que ha llevado a la generación de ese programa de optimización de antibióticos que se está implantando en más hospitales, que es multidisciplinario – participan especialistas en UCI, en infecciones, microbiólogos – y que asesoran y supervisan el manejo de los antibióticos en el hospital. La finalidad es que los antibióticos y el mal uso de estos no sea el problema de la resistencia.

Para el doctor Archilla es importante que se informe a la población de la existencia de estas bacterias resistentes y que comprenda que es muy importante el uso responsable de los antibióticos, que la automedicación con antibióticos nunca debe hacerse. “Existe un riesgo gravísimo del mal uso de los antibióticos que está generando unos gérmenes tan resistentes que, en algunos casos, no tenemos armamento para poder enfrentarnos a ellos”, subraya el especialista.

Desde el punto de vista médico, lo que se puede hacer es poner en marcha programas como el de optimización de los antibióticos que ayude a que el manejo de los fármacos sea el más adecuado posible.

Un tercer aspecto importante es la prevención. “Si no podemos tratar las infecciones adecuadamente, luchemos por prevenirlas, para que no ocurran”. En ese sentido, en los hospitales sí que se han puesto en marcha actuaciones para prevenir las infecciones; el doctor Archilla nos cuenta que “hay programas que intentan prevenir dos infecciones muy comunes en el hospital, la respiratoria – con medidas tan sencillas como elevar la cama del enfermo para que respire mejor, medidas de descontaminación – y las infecciones que se cogen por los catéteres que se ponen a los pacientes – con medidas de asepsia, supervisión del catéter para evitar que se infecte… – esas medidas de prevención han hecho que se reduzca la tasa de este tipo de infecciones”.

“Otra forma preventiva es el lavado de manos con solución alcohólica. “Probablemente sea la más eficaz porque la mayoría de las infecciones se transmiten de paciente a paciente y por contacto con las manos.

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI 4
Lavarse las manos con solución antibacteriana es una de las mejores formas de prevención de contraer infecciones. | Foto: Bob Jordan / AP archivo

Preguntamos al experto qué pasos se dan en los hospitales ante la presencia de una infección grave. “Cuando un paciente empieza con una infección en un hospital se sacan cultivos para detectar qué germen es y testar su sensibilidad a los antibióticos. Antes de que llegue el resultado, porque no se puede esperar sobre todo en infecciones graves a empezar con el tratamiento adecuado, existen pautas de tratamiento empírico, un antibiótico que se pone suponiendo cuál es el tipo de germen más frecuente en ese tipo de infecciones”. “No sabemos cuál es el germen que está atacando pero no podemos esperar al resultado del cultivo, así que se actúa pensando que los antibióticos que se ponen inicialmente van a ser efectivos frente a esa bacteria”.

Dado que los antibióticos que se usaban tradicionalmente ya no sirven para las súper bacterias, se pautan varios antibióticos a la vez.

Una vez que se tiene el resultado del cultivo lo que se hace es dirigir el tratamiento, ver el antibiótico que es más específico. “Con determinados gérmenes como el estafilococo, el enterococo, la pseudomona o el acinetobacter lo que ocurre es que – sobre todo con los dos últimos – vemos que tienen polirresistencias a todos los grupos de antibióticos que hacen que el tratamiento sea excesivamente complejo y aumenta la mortalidad”.

España ante el reto de las súper bacterias

España están en el grupo intermedio en este problema de la AMR: “España es un país donde hay suficientes fuerza científica para que se estén haciendo cosas en el ámbito de las sociedades médicas para bajar la tasa de resistencias. Se está trabajando. No sé desde el punto de vista del Gobierno pero sí las sociedades científicas. Este es un tema que está encima de la mesa y hay muchas especialidades que tienen una subespecialidad de infecciones porque es algo prioritario”, asegura el doctor Archilla.

Frente a algunos informes, las estrategias en el ámbito médico sí que están trabajando “porque en los hospitales, por lo menos en España, han creado el Programa de Utilización del Antibiótico, que entre sus objetivos está optimizar el uso de antibióticos para, entre otras cosas, prevenir multirresistencias”. El programa está diseñado para que en los hospitales haya determinados consultores que, ante pacientes con enfermedades graves, se encarguen de supervisar que la indicación de un tratamiento antibiótico se haga correctamente; que la duración sea la correcta.

“En ese sentido, creo que las sociedades médicas españolas, de microbiología, de medicina intensiva, de medicina interna, de neumología, de anestesia, sí que están participando en esos programas del uso de optimización de antibióticos porque se sabe que el problema de las resistencias es un problema que existe”, insiste el doctor.

Además, está el conocido Registro EPINE, que es anual, donde se recogen el tipo de infecciones más frecuentes en España en el ámbito hospitalario; se están recogiendo también cuáles son los gérmenes más frecuentes en ese tipo de infecciones y cuál es el patrón de resistencia – porque en cada hospital la tasa de resistencia es diferente y las causas también, de tal manera que a nivel nacional ya se tiene una tasa de gérmenes y la resistencia que éstos tienen.

Preguntamos al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y obtenemos una amplia respuesta por parte del departamento que se ocupa de este problema, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Sus responsables admiten que “la resistencia a los antibióticos constituye uno de los mayores desafíos que afronta la medicina moderna en la actualidad” y que la AMR “se considera ya uno de los problemas de salud pública más serios; se trata de una amenaza global que afecta tanto a la salud humana como a la veterinaria, así como a las actividades ganadera y agrícola, el medio ambiente, el comercio y la economía mundial”.

Por eso, desde hace unos años se están tomando medidas, añaden, a través del Plan Nacional Resistencia Antibióticos, cuyo objetivo es “dar una respuesta integral desde una perspectiva multisectorial al importante problema de salud pública que supone la resistencia a los antibióticos” que incluye “el ámbito de la medicina humana como el de la medicina veterinaria”. El Plan da, además, cumplimiento a los requerimientos de la Comisión Europea y Consejo de Europa.

El plan se estructura en torno a seis áreas prioritarias: vigilancia, control, prevención, investigación, formación y comunicación. Desde la aprobación del plan en el año 2014 por el pleno del Consejo Interterritorial del SNS y el pleno de la Conferencia Sectorial del Ministerio de Agricultura, se ha trabajado en torno a diferentes medidas, en cuya elaboración “colaboraron todas las Comunidades Autónomas, más de 260 expertos, más de 70 Sociedades Científicas, así como representantes de 6 Ministerios (Sanidad, Agricultura, Educación, Economía, Interior y Defensa)”.

También, con motivo del ‘Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos’ que se celebra el 18 de noviembre, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios lleva a cabo una campaña orientada a concienciar a la sociedad en general y los profesionales implicados en particular, de los riesgos asociados al uso indebido de los antibióticos, así como hacer un llamamiento al consumo responsable de éstos. La primera campaña de estas características por parte del ministerio se realizó en 2015.

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI 5
Los hospitales son donde más proliferan los gérmenes resistentes. | Foto: Mike Blake / Reuters archivo

La comunidad internacional ante la AMR

Por primera vez, el G20 reunido en mayo, se ocupó del problema de la resistencia a los antibióticos y sus fatales consecuencias, mientras que informes de organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Unión Europea han alertado sobre la urgente necesidad de adoptar medidas conjuntas para frenar a las súper bacterias.

Algo en lo que coincide la comunidad científica. “Tiene que ser una acción global”, nos comenta el doctor Joaquín Archilla, que enumera las acciones que, a su juicio, deberían llevarse a cabo. “Uno: los gobiernos deben poner en marcha medidas que por ahora sólo están llevando a cabo las sociedades científicas, médicas, para la utilización de antibióticos. Dos: la industria farmacéutica debe sentirse apoyada por los gobiernos para desarrollar nuevas moléculas; hoy en día el coste de una molécula farmacéutica es muy alto, el tiempo que lleva con los ensayos clínicos para poder ser aprobado por las autoridades también es largo; las cosas en este sentido sí que están cambiando un poco porque están apareciendo ahora nuevos antibióticos que van teniendo una cobertura mejor frente a lo que son gérmenes multirresistentes pero seguimos yendo por detrás de la resistencia bacteriana”.

La industria farmacéutica debe sentirse apoyada por los gobiernos para desarrollar nuevas moléculas

El citado informe de la UE que denunciaba la “inacción” de los gobiernos ante la AMR, a la que se refiere como “una seria amenaza de salud pública en el mundo”, subraya que estos gérmenes no sólo tienen un impacto sobre la salud de personas y animales, debido al fracaso en los tratamientos de enfermedades infecciosas, sino que conlleva además un “elevado coste económico”.

Se estima que la AMR ya es responsable de 25.000 muertes al año en la UE, mientras que en todo el mundo, las muertes por infecciones de gérmenes resistentes ascienden a 700.000 cada año. “Se prevé que la inacción cause al año millones de muertes en todo el planeta y para el 2050 todo apunta a que pueda convertirse en una causa más común de fallecimientos que el cáncer”.
La UE alerta también sobre el impacto en la economía, con tratamientos cada vez más costosos y pérdidas económicas debido a una reducción de la productividad causada por enfermedades. “Sólo en la UE se estima que la AMR coste al año 1,5 billones en costes sanitarios y pérdida de productividad. El Banco Mundial advierte de que para 2050, las infecciones causadas por resistencias a los fármacos podrían causar un daño comparable a la crisis financiera de 2008”.

Se trata de un importante reto global desde el punto de vista económico y social que es posible frenar sólo por los países o las administraciones públicas.

El problema requiere una aproximación basada en lo que se ha dado en llamar ‘Una Salud’ en la UE. Esto implica abordar la AMR desde un punto de vista holístico, multisectorial, que implique a diferentes sectores (salud pública, seguridad alimentaria, bioseguridad, medioambiente, investigación e innovación, cooperación internacional, salud y bienestar animal así como el uso de sustancia antimicrobianas no terapéuticas) para frenar este complejo problemas.

En junio de 2016, la Comisión Europea publicó los resultados del Eurobarómetro sobre la concienciación respecto a la resistencia antimicrobiana. Las principales conclusiones fueron que el conocimiento en el conjunto de la UE sigue siendo reducida y que el consumo de antibióticos se había reducido en 6 puntos porcentuales durante el último año, si bien, un tercio de los europeos había tomado antibióticos en los últimos 12 meses.

Por otro lado, los científicos han advertido de que el mundo está en la antesala de una “era postantibiótica” donde cada día las infecciones se harán más difíciles de tratar y se convertirán en potencialmente mortales, a menos que haya una acción global.

En Estado Unidos, las muertes por súper bacterias ya han comenzado a producirse, generando alertas en la comunidad científica y médica. En enero de 2017 se hizo público el fallecimiento de una mujer de Nevada en septiembre a causa de una extraña infección resistente a 26 antibióticos. La víctima contrajo una enfermedad cuando fue ingresada en un hospital de la India después de fracturarse una pierna en agosto de 2016. Dicha fractura derivó en una infección de su cadera que los médicos intentaron tratar con todo tipo de antibióticos sin que ninguno diese resultado. La bacteria resistió los 26 antibióticos existentes y legales que se le suministraron a la mujer a su regreso a EEUU, incluso la colistina, una de las armas más potentes de la actualidad contra la resistencia de las bacterias que, junto al carbapenem, es empleada por los médicos como último recurso cuando todos los demás fallan.

Este caso es similar al de una peligrosa súper bacteria resistente a los antibióticos en Corea del Sur el pasado mes de noviembre que presenta el gen MCR-1. Este gen descubierto originalmente en China en 2015, resiste a los antibióticos más potentes, incluidos la colistina y el carbapenem, habiéndose detectado casos de este tipo en más de 20 países de todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Europa.

Ante todas estas informaciones, documentos e informes, en la reunión del G20 -las 20 economías más avanzadas del planeta – celebrada en mayo, los ministros de Sanidad de reunidos en Berlín abordaron el problemas del MRA. Se acordó trabajar de manera conjunta para frenar el aumento de las bacterias resistentes y comenzar a aplicar planes de acción nacional para finales de 2018.

Alemania, que presidía el G20, dijo que era un “importante avance” que todos los países hubieran acordado abordar el problema y trabajar a favor de prescripciones obligatorias para tomar antibióticos.

Bacterias resistentes, el mortal enemigo del siglo XXI 6
Los ministros de Sanidad del G20 acordaron en mayo en Berlín adoptar medidas contra la AMR. | Foto: Fabrizio Bensch / Reuters

Después de poner de manifiesto que la globalización causa enfermedades infecciones que se propagan más rápidamente que antes, las 20 naciones también se comprometieron a reforzar los sistemas sanitarios y mejorar sus capacidades para reaccionar ante pandemias y otros riesgos para la salud. “Al incluir la salud global en la agenda del G20 afirmamos nuestro papel de reforzar el apoyo político a iniciativas existentes y a trabajos dirigidos a los aspectos económicos relacionados con la salud global”, se indicó en el comunicado.

Primera lista de bacterias resistentes

La Organización Mundial de la Salud publicó en febrero de este año la lista de bacterias para las cuales son urgentes y necesarios nuevos antibióticos.

Se trata de la primera lista realizada hasta el momento de “patógenos prioritarios” resistentes a los antibióticos, un catálogo de 12 familias de bacterias que suponen una gran amenaza para la salud humana. La lista se elaboró con el objeto de guiar y promover la investigación y el desarrollo de nuevos fármacos, como parte de los esfuerzos de la OMS para abordar la creciente resistencia global a las medicinas antimicrobiales.

La lista destaca en particular la amenaza de bacterias gram-negativas que son resistentes a múltiples antibióticos. Estas bacterias han logrado encontrar nuevas vías para resistir a los tratamientos y pueden contagiar material genético que permita a otras bacterias convertirse en resistentes también a los antibióticos. “Esta lista es una nueva herramienta para garantizar que la investigación más desarrollo (I+D) responda a las urgentes necesidades de la sanidad pública mundial”, dijo la doctora Marie-Paule Kieny, Asistente Directora General de la OMS para Sistemas de Salud e Innovación. “La resistencia a los antibióticos está aumentando, y nos estamos quedando sin opciones para tratamientos. Si se lo dejamos sólo al mercado, los nuevos antibióticos que necesitamos con urgencia no van a estar listos a tiempo”.

La listas de la OMS se divide en tres categorías, de acuerdo con la urgente necesidad de nuevos antibióticos: prioridad crítica, alta y media.

El grupo más crítico de todos incluye bacterias multirresistentes que suponen una amenaza particular en hospitales, residencias de ancianos, y entre pacientes cuyos cuidados requieren aparatos como respiradores o catéteres. Se incluyen acinetobacter, pseudomonas y varias enterobacterias, incluidas Klebsiella, E. coli, Serratia, y Proteus. Todas pueden causar infecciones graves y mortales como infecciones sanguíneas y neumonía.

Estas bacterias se han vuelto resistentes a un gran número de antibióticos, incluidos carbapenems y cephalosporins de tercera generación, los mejores antibióticos que hay para tratar a las bacterias multirresistentes.

Los segundos y terceros niveles de la lista, de prioridad elevada y media, contienen otras bacterias cada vez más resistentes a los fármacos que causan enfermedades comunes como gonorrea y salmonella. La OMS espera así facilitar las acciones contra la AMR en el mundo.

TOP