Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La fiebre del crossfit

Pablo Mediavilla Costa

Foto: Pablo Mediavilla Costa

La disciplina de fitness extremo ha conquistado medio mundo en apenas unos años

Si te suenan palabras como emom, burpee, amrap, wod o snatch seguro que practicas crossfit o tienes algún conocido que no pierde oportunidad para hablar del tema. Con apenas 16 años de vida, esta disciplina de fitness extremo está arrasando en todo el mundo por los rápidos resultados que ofrece a sus practicantes, grupos de hombres y mujeres que compiten y se divierten levantando pesas, ruedas de camión o escalando por una cuerda. En España y Portugal ya hay más de 300 gimnasios o, en el argot crossfitero, boxes dedicados a este entrenamiento y fenómeno social. Solo en Madrid capital hay 40.

“Empecé a hacerlo hace tres meses después de terminar una relación. Quería despejarme y encontrarme a mí mismo. Lo recomiendo al cien por cien, es adictivo”, dice Gurgen, de 37 años, en una pausa del entrenamiento en el box 28004 del centro de Madrid. Hoy hay diez hombres y cinco mujeres. Suena “Work It” de la rapera Missy Elliott mientras la clase empieza el calentamiento. Hay sonrisas y choques de manos, parece un grupo de amigos. Fran Ruiz es entrenador certificado de crossfit desde hace dos años y maneja las operaciones. “Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”, dice.

Inventado por los norteamericanos Greg Glassman y Lauren Jenai en el año 2000 en California, el crossfit es una mezcla de halterofilia, ejercicios aeróbicos y calistenia, movimientos de fortaleza que aprovechan el propio peso corporal. La clave está en la variedad y combinación de pruebas posibles y, en especial, en la intensidad con la que se hacen las repeticiones. Es un entrenamiento duro y también un deporte. Cada verano desde 2007 se celebran en Estados Unidos los CrossFit Games. Retransmitidos por la cadena ESPN, los mejores del mundo se dan cita para intentar alcanzar el título de World’s Fittest o, en inglés, El o La Más En Forma Del Mundo.

“Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”

Ese título de campeón mundial es una marca registrada porque el crossfit es también un negocio. CrossFit Inc. es la empresa de Greg Glassman se divorció de Lauren Jenai y compró su parte del negocio que controla este deporte y que obtiene alrededor de 100 millones de euros de beneficios anuales y tiene una valoración en el mercado de cerca de 4.000 millones de euros, según Forbes. Los gimnasios que quieren usar su nombre tienen que abonar una cuota anual de 3.000 dólares y los entrenadores que lo imparten deben certificarse en, al menos, uno de los cursos que ofrece la empresa. Además, en la web oficial se puede descargar una revista, visitar la sección para niños, comprar merchandising o consultar el WOD, Workout Of the Day o ejercicio del día.

El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.
El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.

Una prueba de su rápido crecimiento económico es la guerra que enfrenta a dos gigantes de la ropa deportiva. Reebok firmó en 2011 un contrato de patrocinio exclusivo por diez años con CrossFit Inc. Por su parte, Nike está al acecho de algunos de los mejores atletas de la disciplina y hasta ha sacado un modelo de zapatilla especialmente diseñado para practicarla. En los pasados Games, Reebok prohibió el uso de ese modelo a los participantes, lo que dio lugar a una campaña de Nike en las redes sociales con el lema Don’t ban our shoe, beat our shoe (No prohíban nuestra zapatilla, ganen a nuestra zapatilla) . La batalla por conseguir el patrocinio del universo crossfit en 2021, cuando acabe el contrato de Reebok, será cruenta y, presumiblemente, cubrirá de oro a Greg Glassman.

“Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”

Sigue la clase en el 28004. María, de 29 años, está levantado 30 kilos de peso (más la barra) con la técnica propia de la halterofilia. Piernas flexionadas, impulso y barra a los hombros. Tiene las abdominales marcadas y ha empezado a sudar. “Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”. Empezó a practicarlo hace un año y medio y es, por lo visto hoy, la más en forma de su clase.

Uno de los comentarios habituales sobre el crossfit es que ha sido abrazado por el público femenino, menos presente en las salas de levantamiento de peso de los gimnasios tradicionales. “Según mi experiencia hay un poco más de hombres casi siempre, pero en este box concreto hemos hecho un esfuerzo por atraer a las mujeres. A mí personalmente me encanta trabajar con ellas porque son en las que más evolución veo”, dice el entrenador Fran Ruiz.

El aspecto más polémico es el de las lesiones. Hay todavía pocos estudios al respecto, aunque suele apuntarse a la falta de preparación técnica en el levantamiento de peso, los niveles inadecuados de intensidad en relación a la forma física de los practicantes y la cualificación de los entrenadores. La compañía CrossFit Inc. ha respondido con estadísticas que indican un grado de lesividad (de 2,4 a 3,1 lesiones por cada 1000 horas de entrenamiento) que es inferior a correr o hacer triatlón. “Es un deporte para todo tipo de gente. Nosotros adaptamos los ejercicios a la persona y no la persona a los ejercicios”, afirma Ruiz.

Popularizado por estrellas de Hollywood como Channing Tatum, Cameron Diaz o Jessica Biel, el crossfit cuenta ya con sus propias leyendas como Rich Froning, campeón de los CrossFit Games durante cuatro años seguidos, del 2011 al 2014, y es practicado por cuerpos de seguridad y de bomberos y por algunas unidades del ejército norteamericano. La clase termina con un aplauso y algunos se quedan practicando ejercicios con la música de fondo. Javier, de 41 años, se acerca y me dice con una medio sonrisa: “desconectas mucho, te olvidas de todo, pero acabas muerto”.

El intenso ejercicio podría acabar con tu libido

Redacción TO

Corres varios kilómetros diarios, haces abdominales, pesas, sentadillas, spinning…, y todo lo que sea necesario para lograr o mantener un cuerpo perfecto (según gustos, claro). Pues bien, si eres hombre, podrías estar cargándote tu libido, según sugiere un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte.

Los investigadores realizaron un cuestionario sobre el comportamiento sexual a 1.077 hombres físicamente activos (la mayoría eran atletas que habían participado en entrenamientos durante años). Preguntaron, por ejemplo, con qué frecuencia pensaban en sexo, y crearon un cuestionario de preguntas detalladas acerca de los hábitos de ejercicio, incluyendo la frecuencia y la intensidad con la que hacían deporte semanalmente.

Mucho ejercicio puede conllevar una bajada de la libido. | Foto: Sergei Chuzavkov / AP
Mucho ejercicio puede conllevar una bajada de la libido. | Foto: Sergei Chuzavkov / AP
Mucho ejercicio
Algunos de los hombres que respondieron a la encuesta eran atletas. | Foto: Nir Elias / Reuters Archivo

“El ejercicio vigoroso se asoció con la libido baja”

Los resultados han establecido patrones claros: los hombres con rutinas de ejercicio bajas o moderadas tenían una libido más alta que aquellos que habían realizado entrenamientos más intensos o prolongados. En efecto, el ejercicio vigoroso “se asoció con la libido baja” asegura al New York Times Anthony Hackney, director del estudio. Los científicos esperan seguir investigando para afinar más en los resultados y, sobre todo, poder determinar ese punto de inflexión exacto en el que se produce la disminución de la libido.

Los científicos esperan seguir trabajando para afinar en la relación entre el ejercicio intento y la disminución de la libido. | Foto: Scott Audette / Reuters Archivo
Los científicos esperan seguir trabajando para afinar en la relación entre el ejercicio intento y la disminución de la libido. | Foto: Scott Audette / Reuters Archivo

Claro que es una muestra pequeña de hombres y que, por tanto, es imposible saber si los resultados representan a un grupo tan amplio, pero lo que sí parece quedar claro es que los dos factores están relacionados. Los científicos apuntan que probablemente la fatiga física haga descender los niveles de testosterona después del ejercicio extenuante, y así, las ganas de más actividad (en este caso sexual) son nulas.

El profesor Anthony Hackney también ha afirmado que estos resultados podrían ser importantes para las parejas que quieren quedarse embarazadas. “Los especialistas suelen preguntarle a la mujer sobre sus hábitos deportivos. Basándonos en nuestros datos, creemos que también deberían preguntarle al hombre”.

Flores para DiMaggio

Jorge Raya Pons

Joe DiMaggio era un hombre alto y delgado con unos brazos para el béisbol que no podían tomarse a la ligera. El bateador DiMaggio ganó las series mundiales en siete ocasiones, jugó trece partidos de las estrellas y estableció un récord de hits consecutivos —56— que no ha batido nadie. Pero Joe DiMaggio no solo fue un jugador extraordinario, el mejor de todos, sino también una leyenda. Tanto es así que el escritor Ernest Hemingway le dedicó dos líneas en su novela corta El viejo y el mar:

“Me gustaría llevar al gran DiMaggio de pesca”, dijo el viejo. “Dicen que su padre fue pescador. Quizás fue tan pobre como nosotros y así comprendería”.

Porque Joe DiMaggio creció en San Francisco en una familia con una larga tradición pesquera, de cuando migró desde Sicilia, en una casa abarrotada donde eran nueve hermanos, cinco varones y cuatro mujeres, además del padre y de la madre. Y a pesar de vivir trece exitosos años profesionales en Nueva York, donde jugó para los New York Yankees, tras su retiro decidió volver a casa y abrir un restaurante frente al mar, al que llamó DiMaggio’s.

Flores para DiMaggio 1
Joe DiMaggio conectando con la pelota en un partido de 1949 | Foto: John J. Lent / AP

Era verano de 1966 y Joe tenía 51 años y un pelo gris “que le escaseaba en la coronilla, pero solo un poco”, cuando el periodista Gay Talese apareció sin previo aviso en la puerta de su restaurante y subió las escaleras que llevaban hasta el salón. Desde allí, a lo lejos, pudo ver a DiMaggio conversando con otro hombre. Talese es un tipo discreto y no quiso interrumpirles, así que en lugar de dirigirse directamente envió a un trabajador del restaurante para comunicar su llegada. El trabajador —luego descubrió que era el sobrino de Joe— cumplió con el encargo y DiMaggio optó por abandonar la sala por la puerta de la cocina. Fue el encargado del restaurante quien se ocupó de atenderle.

—¿Se ha marchado Joe? —preguntó Talese.
—¿Qué Joe?
—¡Joe DiMaggio!
—No lo he visto —mintió el encargado.
—¿Cómo que no lo ha visto? ¡Si estaba de pie junto a usted hace un segundo!
—No, ese no era yo —insistió el encargado, sereno.

Talese no soportó las mentiras y le dio la espalda, furioso, saliendo del restaurante y dirigiéndose hacia su coche, y tuvo que alcanzarlo el sobrino de Joe para traerlo de vuelta, esta vez con la promesa de que su tío hablaría con él. Una vez en el restaurante, le invitó a ponerse al teléfono. DiMaggio, que estaba en el otro lado de la línea, habló sin cortesías: “Está violando mis derechos; yo no le pedí que viniera; supongo que usted tiene un abogado; tiene que tener un abogado; ¡consígase un abogado!”.

En realidad, el gran bateador no era tan tímido como receloso de su intimidad, y conocía de primera mano que los periodistas que se acercaban a su restaurante no querían saber sobre él, sino sobre Marilyn Monroe, fallecida cuatro años antes, de la que se había divorciado en 1955. Pudo averiguar más adelante que Talese viajó con otras intenciones.

Joe era la clase de hombre que no sabe amar a una mujer de otro modo que reteniéndola, ignorando que esta es la forma más rápida de perderla. Joe y Marilyn tuvieron un matrimonio breve, de nueve meses. Sin embargo, Joe llenó de flores la tumba de Marilyn durante 20 años, tres veces por semana. No quedó nada de Joe DiMaggio tras su muerte. El bateador de leyenda murió casi 40 años después, el 8 de marzo de 1999, con Marilyn en el recuerdo, con sus fotos por toda la casa, incapaz de amar a otra mujer. DiMaggio se fue viejo y triste y demostrando que un hombre puede ser destruido, pero también derrotado.

Flores para DiMaggio 2
Joe DiMaggio en el funeral de Marilyn Monroe, el 8 de agosto de 1962 | Foto: Staff / AP

Nike lanza su primer hiyab para las atletas musulmanas

Redacción TO

Foto: Eugene Hoshiko
AP

La marca deportiva ha dado un paso más en el mercado y ha conseguido impactar de lleno en las redes sociales. Su nuevo producto es el ‘Nike Pro Hiyab’ para las atletas musulmanas femeninas. El tejido es ligero, transpirable y mantiene el pelo seco, muy diferente de los tradicionales hiyab para deportistas, fabricados con algodón.

Nike ha anunciado que lo pondrá a la venta en la primavera de 2018, después de un año trabajando en ello.
El velo tiene una unión elástica que permite al usuario ajustar el hiyab a su cabeza y a su deporte.

Las reacciones en las redes sociales no se han hecho esperar. Lari, aspirante a la candidatura para los Juegos Olímpicos de Invierno, el próximo año en Corea del Sur, publicó fotos de ella misma con el velo en su página de Instagram. Lari es de Abu Dabi y representa a los Emiratos Árabes Unidos. “¡No puedo creer que por fin está aquí!”, decía en su cuenta.

Pero la inclusión de Nike en el mercado islámico no es nueva. Durante los últimos años, la compañía ha estado haciendo una obra de teatro para sus clientes de Oriente Próximo, ha introducido tiendas en la región y ha lanzado su aplicación ‘Nike + Training Club’, en árabe . A nivel mundial, el mercado islámico se prevé que tenga una valor de más de 5 billones de dólares en el año 2020.

En el anuncio de su nuevo producto, la multinacional alegó que los atletas necesitaban el ‘Nike Pro Hiyab’. “Fue diseñado para nuestros atletas que nos decían que necesitaban este producto para obtener mejores resultados,” aseguró a Al Arabiya Inglés, Megan Saalfeld, una portavoz de Nike. La atleta Amna Al Haddad le dijo a Nike durante una visita al laboratorio de los deportes de la compañía en Oregón, que tenía sólo un velo que pudiera usar, y tenía que lavarlo a mano en el fregadero todas las noches durante las competiciones.

No todos están de acuerdo con Nike

A pesar de todo ello, hay internautas que no se han mostrado tan convencidos por lo nuevo de Nike. “Los hiyabs para el deporte ya llevan un tiempo y no puedo ver nada especial (excepto el símbolo de Nike)”.

“Pero antes de Nike, había empresas haciendo este trabajo. @Capsters @Resporton_Hijab y @friniggi + más que han estado haciendo esto durante mucho tiempo”.





El debate del Hiyab en el deporte


El velo es un tema de controversia en las discusiones del deporte mundial. Ibtihaj Muhammad se convirtió en la primera atleta estadounidense en usar uno, en los Juegos Olímpicos de Río. Sin embargo, muchas deportistas musulmanas se han visto sometidas a restricciones por distintas federaciones deportivas. Por ejemplo, en 2014, la FIFA, la federación de fútbol mundial, levantó las restricciones que tenía para el hiyab y otros velos que cubren la cabeza, sin embargo, la del baloncesto (FIBA), aún las mantiene.

Nike lanza su primer hiyab para las atletas musulmanas 1
Ibtihaj Muhammad fue la primera deportista estadounidense en competir con hiyab. | Foto: Jose Mendez / EFE

En los Juegos de Londres de 2012, la primera atleta femenina de Arabia Saudí en una competición de este tipo sufrió la polémica del hiyab en sus propias carnes. La lucha de judo en la que competía Whojdan Shahrkhani fue interrumpida al considerar que el velo suponía un riesgo físico.

El portavoz de la Federación Internacional de Judo, Nicolás Messner, dijo en su momento que el hiyab podía ser peligroso y producir estrangulaciones. Días más tarde, Shahrkhani pudo competir tras llegar a un acuerdo sobre un velo que todas las partes consideraron adecuado.

Algunos consideran que la iniciativa de Nike podría ser un paso hacia delante. Según cita Al Arabiya Inglés, la princesa Saudí Reema bint Bandar ha visto con buenos ojos el ‘Pro Hiyab’. “Me complace ver que una compañía global como Nike ve el valor en el apoyo a las mujeres de la comunidad musulmana ya que esto demuestra que el deporte puede realmente ser inclusivo”. Además añadió que “este es un cambio de juego que abre muchas puertas para las niñas en la región y en todo el mundo”.

¿Hay que regular el uso del tacón de aguja?

Ignacio Vidal-Folch

Foto: Gonzalo Fuentes
Reuters/File

En el desfile de Chanel en París, un poco coqueto, un poco ramplón, con sus espejos y sus jarrones con calas, y sus modelos desfilando por la pasarela en traje chaqueta rosado, y su decadente público de desocupados, me consterna ver que las chicas siguen llevando, como en los tiempos de la antigüedad más oscuros y represivos, zapatos con tacones altos, so pretexto de que realzan su figura, la estilizan.

Pervive la barbarie y el disparate cosificador de la mujer, que tanto la degrada al hacerla asumir la imagen desvalida, necesitada de ayuda, que está implícita en el erotismo masoquista del tacón de aguja, destructor del pie femenino.

Su uso -como el del también degradante burka- debería ser estrictamente regulado: prohibido y multado en horas hábiles de trabajo, por lo menos, y en toda clase de espacios públicos, hasta por lo menos las 23 horas. Después, que cada una haga lo que le apetezca. Que se droguen y emborrachen y se pongan tacones. Ancha es Castilla. 

TOP