Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La fiebre del crossfit

Pablo Mediavilla Costa

Foto: Pablo Mediavilla Costa

La disciplina de fitness extremo ha conquistado medio mundo en apenas unos años

Si te suenan palabras como emom, burpee, amrap, wod o snatch seguro que practicas crossfit o tienes algún conocido que no pierde oportunidad para hablar del tema. Con apenas 16 años de vida, esta disciplina de fitness extremo está arrasando en todo el mundo por los rápidos resultados que ofrece a sus practicantes, grupos de hombres y mujeres que compiten y se divierten levantando pesas, ruedas de camión o escalando por una cuerda. En España y Portugal ya hay más de 300 gimnasios o, en el argot crossfitero, boxes dedicados a este entrenamiento y fenómeno social. Solo en Madrid capital hay 40.

“Empecé a hacerlo hace tres meses después de terminar una relación. Quería despejarme y encontrarme a mí mismo. Lo recomiendo al cien por cien, es adictivo”, dice Gurgen, de 37 años, en una pausa del entrenamiento en el box 28004 del centro de Madrid. Hoy hay diez hombres y cinco mujeres. Suena “Work It” de la rapera Missy Elliott mientras la clase empieza el calentamiento. Hay sonrisas y choques de manos, parece un grupo de amigos. Fran Ruiz es entrenador certificado de crossfit desde hace dos años y maneja las operaciones. “Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”, dice.

Inventado por los norteamericanos Greg Glassman y Lauren Jenai en el año 2000 en California, el crossfit es una mezcla de halterofilia, ejercicios aeróbicos y calistenia, movimientos de fortaleza que aprovechan el propio peso corporal. La clave está en la variedad y combinación de pruebas posibles y, en especial, en la intensidad con la que se hacen las repeticiones. Es un entrenamiento duro y también un deporte. Cada verano desde 2007 se celebran en Estados Unidos los CrossFit Games. Retransmitidos por la cadena ESPN, los mejores del mundo se dan cita para intentar alcanzar el título de World’s Fittest o, en inglés, El o La Más En Forma Del Mundo.

“Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”

Ese título de campeón mundial es una marca registrada porque el crossfit es también un negocio. CrossFit Inc. es la empresa de Greg Glassman se divorció de Lauren Jenai y compró su parte del negocio que controla este deporte y que obtiene alrededor de 100 millones de euros de beneficios anuales y tiene una valoración en el mercado de cerca de 4.000 millones de euros, según Forbes. Los gimnasios que quieren usar su nombre tienen que abonar una cuota anual de 3.000 dólares y los entrenadores que lo imparten deben certificarse en, al menos, uno de los cursos que ofrece la empresa. Además, en la web oficial se puede descargar una revista, visitar la sección para niños, comprar merchandising o consultar el WOD, Workout Of the Day o ejercicio del día.

El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.
El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.

Una prueba de su rápido crecimiento económico es la guerra que enfrenta a dos gigantes de la ropa deportiva. Reebok firmó en 2011 un contrato de patrocinio exclusivo por diez años con CrossFit Inc. Por su parte, Nike está al acecho de algunos de los mejores atletas de la disciplina y hasta ha sacado un modelo de zapatilla especialmente diseñado para practicarla. En los pasados Games, Reebok prohibió el uso de ese modelo a los participantes, lo que dio lugar a una campaña de Nike en las redes sociales con el lema Don’t ban our shoe, beat our shoe (No prohíban nuestra zapatilla, ganen a nuestra zapatilla) . La batalla por conseguir el patrocinio del universo crossfit en 2021, cuando acabe el contrato de Reebok, será cruenta y, presumiblemente, cubrirá de oro a Greg Glassman.

“Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”

Sigue la clase en el 28004. María, de 29 años, está levantado 30 kilos de peso (más la barra) con la técnica propia de la halterofilia. Piernas flexionadas, impulso y barra a los hombros. Tiene las abdominales marcadas y ha empezado a sudar. “Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”. Empezó a practicarlo hace un año y medio y es, por lo visto hoy, la más en forma de su clase.

Uno de los comentarios habituales sobre el crossfit es que ha sido abrazado por el público femenino, menos presente en las salas de levantamiento de peso de los gimnasios tradicionales. “Según mi experiencia hay un poco más de hombres casi siempre, pero en este box concreto hemos hecho un esfuerzo por atraer a las mujeres. A mí personalmente me encanta trabajar con ellas porque son en las que más evolución veo”, dice el entrenador Fran Ruiz.

El aspecto más polémico es el de las lesiones. Hay todavía pocos estudios al respecto, aunque suele apuntarse a la falta de preparación técnica en el levantamiento de peso, los niveles inadecuados de intensidad en relación a la forma física de los practicantes y la cualificación de los entrenadores. La compañía CrossFit Inc. ha respondido con estadísticas que indican un grado de lesividad (de 2,4 a 3,1 lesiones por cada 1000 horas de entrenamiento) que es inferior a correr o hacer triatlón. “Es un deporte para todo tipo de gente. Nosotros adaptamos los ejercicios a la persona y no la persona a los ejercicios”, afirma Ruiz.

Popularizado por estrellas de Hollywood como Channing Tatum, Cameron Diaz o Jessica Biel, el crossfit cuenta ya con sus propias leyendas como Rich Froning, campeón de los CrossFit Games durante cuatro años seguidos, del 2011 al 2014, y es practicado por cuerpos de seguridad y de bomberos y por algunas unidades del ejército norteamericano. La clase termina con un aplauso y algunos se quedan practicando ejercicios con la música de fondo. Javier, de 41 años, se acerca y me dice con una medio sonrisa: “desconectas mucho, te olvidas de todo, pero acabas muerto”.

La diseñadora que crea ropa para mujeres diabéticas

Redacción TO

Foto: T1clothing

Natalie Balmain no es una diseñadora cualquiera. Sus prendas, con rotos y cremalleras muy estratégicos, tienen un uso muy específico: hacer la vida más fácil a mujeres que sufren diabetes. La marca británica T1clothing hace referencia a la diabetes de tipo 1 que padece la misma Balmain desde los 20 años y de la que espera crear más conciencia.

Hace cuatro años que a la creadora de esta colección le diagnosticaron diabetes y le recomendaron asistir a un curso para aprender a contar los carbohidratos de su consumo alimenticio diario de modo que pudiera controlar sus niveles de glucosa.“Para mí es un alivio poder hablar de esto. Y creo que todo el mundo debería para romper con los conceptos erróneos que circulan por ahí”, explicaba Balmain en un post que se publicó el pasado mes de abril en su web.

La diseñadora que que crea ropa para mujeres diabéticas
Prendas bonitas y funcionales, ese es el lema de Blamain. |Foto: T1clothing

“Tenemos una misión clara: promover la conciencia y la educación sobre la diabetes. Después de mi diagnóstico, seguí una terapia basal, que aunque me da más libertad para elegir lo que como, me obliga a tener que pincharme unas siete veces al día de media”, continuaba en el escrito. “Muchas veces era incapaz de llevar una falda de lápiz larga, un body ajustado o un mono sin tener que quitarme la ropa esa siete veces. Al final siempre vestía con lo mismo”.

La diseñadora que que crea ropa para mujeres diabéticas 1
Los monos son un prenda muy incómoda para muchos diabéticos. |Foto: T1clothing

Por eso, Balmain ha creado una línea de ropa con la que espera que las mujeres no necesiten elegir entre llevar lo que quieran o escoger lo que sea más funcional para el día a día. Las cremalleras, parches y rotos de sus prendas facilitan la administración de los pinchazos sin necesidad de desvestirse continuamente. Este es un nicho comercial pequeño, del que nadie ha sacado provecho aún, si bien Blamain podría ser la primera.

La diseñadora que que crea ropa para mujeres diabéticas 2
Los rotos,cremalleras y parches las llevan para facilitar los pinchazos |Foto: T1clothing

Con poco tiempo de vida, la marca de Balmain parece haber suscitado la atención de los medios. La BBC, la revista de moda Grazia y algún canal de televisión que otro, le han dedicado ya reportajes que loan su compromiso con la moda a través de la salud y la mejora de la calidad de vida de las mujeres diabéticas.

Hotel Mediterránea se une a la fiebre del pop up en Madrid

Redacción TO

A pesar de que la tendencia de las tiendas y los eventos pop up comenzó alrededor del año 2000 en Estados Unidos, es en los últimos 5 años que el concepto se ha visto bien afianzado en España. Desde los mercados de food trucks que aparecen una vez al mes, a las fugaces intervenciones de grandes marcas en espacios que parece que llevan ahí toda la vida, hasta marcas independientes que toman espacios abandonados y los convierten en pocos días en una tienda alternativa. El pop up está aquí.

Retorno al porvenir el evento propuesto por la marca española Hotel Mediterránea es un pop up que se inscribe dentro de la alternativa “más alternativa” ya que conjuga un espacio abandonado y una serie de propuestas multidisciplinarias mayoritariamente de diseñadores, productores, botanistas y artistas independientes españoles, franceses, italianos y latinoamericanos. En este caso el espacio es un antiguo espacio de venta de coches de lujo que de alguna manera resulta un escenario idóneo para mezclar algo de indumentaria y accesorios con arte, tecnología, música, viajes y hasta botánica.

Hotel Mediterránea y la fiebre pop-up en Madrid
Algunos de los productos exhibidos en Retorno al porvenir. | Foto: The Objective.

Las chicas responsables de Hotel Mediterránea, Renata y Elizabeth, describen a su pop-up como una celebración de un estilo de vida en acelerada expansión que se caracteriza por el consumo ético. Y la estética derruída del antiguo consesionario de Ferrari y Maserati les ha servido para hacer alusión al fin de un orden, de una forma de representación, de un paradigma de consumo. Retorno al porvenir es entonces “el advenimiento de una era que no podemos llamar nueva. Es ahora, es ayer y es mañana.”

 El pop up abrió sus puertas en la tarde del jueves 21 con música y un cocktail y estará abierto hoy viernes y mañana sábado desde las 11 hasta las 20hrs en la calle Núñez de Balboa 3. Si pasan por ahí no duden en acercarse. Además de las marcas representadas por Hotel Mediterránea podrán observar propuestas de Andrés Gallardo, Rubén Rodrigo Silguero, BlueYellow, MinimapsPlanthae Gabinete Botánico y Lorena Madrazo.
Hotel Mediterránea y la fiebre pop-up en Madrid 1
Retorno al porvenir, un remix estético con un mensaje de cambio. | Foto: The Objective.

Fecha: Viernes 23 y sábado 24 de junio.

Hora: 11hrs-20hrs.

Dirección: Calle Nuñez de Balboa, 3

Save

Save

Yoga con cabras, meditación y muchas risas para luchar contra el estrés

María Hernández

Foto: Bryan Snyder
Reuters

Yoga para embarazadas, aeroyoga, yoga Bikram, yoga con perros… Existen numerosas formas de hacer yoga y cada poco aparece una nueva fórmula que se pone de moda entre los adeptos a esta disciplina. La última de ellas tiene un elemento muy original, y es que no busca solo ejercitar el cuerpo y la mente, sino que además quiere provocar las risas de todos los participantes de la clase. Unas yoguis muy especiales son las encargadas de lograr este objetivo. Se trata de cabras nigerianas enanas que circulan por la clase interactuando con los yoguis, buscando su cariño y su atención, subiéndose a sus espaldas e incluso tratando de mordisquearles el pelo mientras estos tratan de controlar la respiración y los movimientos de su cuerpo.

Esta sorprendente práctica nació en una granja de Oregón, Estados Unidos, de la mano de Lainey Morse, granjera y yogui. Tras sufrir una crisis personal, durante la que se refugió en sus cabras, Lainey decidió que debía compartir con el resto del mundo la felicidad que estos animales le transmitían. “Amo a mis cabras. Siempre me hacen sonreír, y lo mismo pasa con todo aquel que visita mi granja”, explica en su página web. Por este motivo, Lainey califica el yoga con cabras, en el que los participantes interactúan y acarician al animal para sentirse mejor, de terapia.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 5
Las cabras interactúan con los yoguis a lo largo de la clase. | Foto: Goat Yoga

Una terapia con animales

“El yoga con cabras es la nueva forma de terapia asistida por animales. El nombre puede sonar estúpido pero no es diferente a salir a pasear con tu perro. Estás en la naturaleza, creando vínculos con un animal y haciendo ejercicio”, nos explica Lainey. Su creadora asegura que, aunque no cura enfermedades, ofrece una distracción más que necesaria del estrés del día a día e incluso puede ayudar a superar una depresión.

“Si estás cansado de ver toda la negatividad del mundo, el yoga con cabras ofrece adorables, amigables y amorosas cabras que se pasean por la clase esperando a ser abrazadas por los humanos”. Así anima Lainey a todos aquellos que quieran probar sus clases, dirigidas tanto a yoguis expertos como a aquellos que nunca hayan practicado yoga.

Porque para hacer yoga con cabras no hace falta haber practicado antes esta disciplina, basta con tener ganas de alejarse de estrés, hacer un poco de ejercicio y, sobre todo, acurrucarse con estos pequeños y cariñosos animales.

¿Por qué cabras?

Entre todos los animales del mundo, Lainey eligió las cabras para comenzar esta disciplina que, poco a poco, se está extendiendo al resto del mundo y que cada vez practica más gente. El porqué de esta elección es una de las primeras preguntas que se nos vienen a la cabeza cuando escuchamos hablar del yoga con cabras, pero la respuesta es mucho más sencilla de lo que imaginamos. “La razón por la que son cabras es porque son los animales que tenía”, así de simple es el motivo por la que Lainey decidió utilizar este animal y no cualquier otro.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 6
Las cabras buscan la atención y el cariño de los yoguis. | Foto: Brian Snyder/Reuters

“Después de pasar por un divorcio y de ser diagnosticada de una enfermedad autoinmune el pasado verano, pasé mucho tiempo con mis cabras en mi jardín trasero. Me hicieron olvidar que tenía dolores o estaba deprimida y hacían imposible estar triste. Me dieron una distracción feliz y eso es lo que están haciendo en todo el mundo ahora que hay otras clases de yoga con cabras abriendo en todos sitios”, dice Lainey, que se alegra de haber compartido su feliz remedio con el resto del mundo.

Sin embargo, aunque el principal, este no es el único motivo por el que las cabras son el animal ideal para realizar yoga con animales. Hay algo en ellas que transmite calma, “incluso cuando están rumiando están en un estado de meditación que es extrañamente relajante de mirar”, asegura Lainey. Además, son verdaderamente divertidas, por lo que en las clases de yoga con cabras no solo hay concentración, meditación y ejercicio físico, también hay muchas risas.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 4
Las risas son las protagonistas de las clases de yoga con cabras. | Foto: Goat Yoga

“Al contrario que otros animales que necesitan un vínculo con un humano, las cabras solo quieren estar cerca de ellos porque quieren atención. La idea del yoga con cabras es transmitir una sensación de calma y alegría en un mundo que lo necesita urgentemente, y las cabras son el animal perfecto para ello. No puedo pensar en otro animal que encaje tan bien”, explica la granjera, que asegura que estos pequeños animales se acurrucan junto a los yoguis en sus esterillas y se suben encima de ellos de manera espontánea.

Dónde se practica el yoga con cabras

El origen de esta práctica de meditación y felicidad es la granja de Lainey Morse, pero numerosos lugares conocen ya sus beneficios y han decidido incluir las clases de yoga con cabras en su oferta de cursos habitual.

Estos simpáticos animales ya ayudan de una manera muy original a personas en varios lugares de Estados Unidos a hacer algo de ejercicio a la vez que liberan el estrés de la rutina diaria.

Yoga y cabras, la nueva combinación de moda para combatir el estrés 2
Las clases han llegado a numerosos rincones de Estados Unidos. | Foto: Ross D. Franklin/AP

Las clases de yoga con cabras han cruzado ya el charco y han llegado a Europa. Una granja holandesa ha comenzado este año a ofrecer a sus clientes la posibilidad de participar en esta novedosa terapia. La yogui Brenda Bood llevaba tres años dando clases de yoga en la granja de cabras de Ridammerhoeve, pero no fue hasta que sus amigos le enviaron un vídeo de la granja de Liney Morse cuando decidió dar un paso más en su negocio e incluir las cabras en sus clases.

El Reino Unido no se ha querido quedar atrás y también se ha sumado a esta moda. La granja Pennywell de Devon, al sur de Inglaterra, ha comenzado a impartir clases de yoga con cabras, y parece tener mucho éxito, pues tiene lista de espera hasta septiembre.

Todavía no han llegado a España estas originales clases de yoga, pero ya son muchas las personas que manifiestan su curiosidad a través de las redes sociales por probar este ejercicio y, sobre todo, por abrazar y mimar a estas pequeñas cabras.

Esta es Coco, la 'it girl' japonesa de 6 años que viste mejor que muchos adultos

Redacción TO

Foto: @coco_pinkprincess
Instagram

97.000 seguidores y subiendo. Coco, una niña de apenas seis años, es la gran sensación de la temporada de Instagram. Esta it girl japonesa rompe esquemas con su irreverente a la par que elegante estilo.

Su interés por la moda, según su madre, comenzó a la tempranísima edad de 3 años, como un juego. No es de extrañar, dado que sus padres son dueños de una tienda de moda vintage, llamada Funktike, en pleno corazón de Tokio.

El estilo de Coco es tan peculiar que no responde al típico estereotipo de belleza femenina en la infancia. Coco trasciende la moda y se apodera, jugando, de su propia forma de vestir. Sus outfits ya la han convertido en un icono del estilo. No obstante, su importante trascendencia desde que copara las páginas de la revista Vogue ha logrado reabrir el debate sobre la exposición de los niños en las redes sociales.

No parece que a Coco le importe su fama, al menos sí parece divertirse. La responsabilidad última sobre la visibilidad de la pequeña en redes recae, siempre, sobre sus padres. Son ellos los que gestionan su cuenta de Instagram, y también los que hacen las veces de representantes frente a la prensa. Lo que no sabemos es qué pensará la Coco de 16, 26 o 36 años de todo esto. Para eso habrá que esperar algunas décadas.

TOP