Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La fiebre del crossfit

Pablo Mediavilla Costa

Foto: Pablo Mediavilla Costa

La disciplina de fitness extremo ha conquistado medio mundo en apenas unos años

Si te suenan palabras como emom, burpee, amrap, wod o snatch seguro que practicas crossfit o tienes algún conocido que no pierde oportunidad para hablar del tema. Con apenas 16 años de vida, esta disciplina de fitness extremo está arrasando en todo el mundo por los rápidos resultados que ofrece a sus practicantes, grupos de hombres y mujeres que compiten y se divierten levantando pesas, ruedas de camión o escalando por una cuerda. En España y Portugal ya hay más de 300 gimnasios o, en el argot crossfitero, boxes dedicados a este entrenamiento y fenómeno social. Solo en Madrid capital hay 40.

“Empecé a hacerlo hace tres meses después de terminar una relación. Quería despejarme y encontrarme a mí mismo. Lo recomiendo al cien por cien, es adictivo”, dice Gurgen, de 37 años, en una pausa del entrenamiento en el box 28004 del centro de Madrid. Hoy hay diez hombres y cinco mujeres. Suena “Work It” de la rapera Missy Elliott mientras la clase empieza el calentamiento. Hay sonrisas y choques de manos, parece un grupo de amigos. Fran Ruiz es entrenador certificado de crossfit desde hace dos años y maneja las operaciones. “Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”, dice.

Inventado por los norteamericanos Greg Glassman y Lauren Jenai en el año 2000 en California, el crossfit es una mezcla de halterofilia, ejercicios aeróbicos y calistenia, movimientos de fortaleza que aprovechan el propio peso corporal. La clave está en la variedad y combinación de pruebas posibles y, en especial, en la intensidad con la que se hacen las repeticiones. Es un entrenamiento duro y también un deporte. Cada verano desde 2007 se celebran en Estados Unidos los CrossFit Games. Retransmitidos por la cadena ESPN, los mejores del mundo se dan cita para intentar alcanzar el título de World’s Fittest o, en inglés, El o La Más En Forma Del Mundo.

“Me ha hecho más fuerte, ágil, flexible, resistente… He mejorado en todas las vertientes”

Ese título de campeón mundial es una marca registrada porque el crossfit es también un negocio. CrossFit Inc. es la empresa de Greg Glassman se divorció de Lauren Jenai y compró su parte del negocio que controla este deporte y que obtiene alrededor de 100 millones de euros de beneficios anuales y tiene una valoración en el mercado de cerca de 4.000 millones de euros, según Forbes. Los gimnasios que quieren usar su nombre tienen que abonar una cuota anual de 3.000 dólares y los entrenadores que lo imparten deben certificarse en, al menos, uno de los cursos que ofrece la empresa. Además, en la web oficial se puede descargar una revista, visitar la sección para niños, comprar merchandising o consultar el WOD, Workout Of the Day o ejercicio del día.

El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.
El entrenador de crossfit Fran Ruiz, 32 años, da instrucciones a la clase.

Una prueba de su rápido crecimiento económico es la guerra que enfrenta a dos gigantes de la ropa deportiva. Reebok firmó en 2011 un contrato de patrocinio exclusivo por diez años con CrossFit Inc. Por su parte, Nike está al acecho de algunos de los mejores atletas de la disciplina y hasta ha sacado un modelo de zapatilla especialmente diseñado para practicarla. En los pasados Games, Reebok prohibió el uso de ese modelo a los participantes, lo que dio lugar a una campaña de Nike en las redes sociales con el lema Don’t ban our shoe, beat our shoe (No prohíban nuestra zapatilla, ganen a nuestra zapatilla) . La batalla por conseguir el patrocinio del universo crossfit en 2021, cuando acabe el contrato de Reebok, será cruenta y, presumiblemente, cubrirá de oro a Greg Glassman.

“Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”

Sigue la clase en el 28004. María, de 29 años, está levantado 30 kilos de peso (más la barra) con la técnica propia de la halterofilia. Piernas flexionadas, impulso y barra a los hombros. Tiene las abdominales marcadas y ha empezado a sudar. “Me gusta porque es variado y entretenido. No es como el gimnasio que es todo repeticiones, siempre lo mismo”. Empezó a practicarlo hace un año y medio y es, por lo visto hoy, la más en forma de su clase.

Uno de los comentarios habituales sobre el crossfit es que ha sido abrazado por el público femenino, menos presente en las salas de levantamiento de peso de los gimnasios tradicionales. “Según mi experiencia hay un poco más de hombres casi siempre, pero en este box concreto hemos hecho un esfuerzo por atraer a las mujeres. A mí personalmente me encanta trabajar con ellas porque son en las que más evolución veo”, dice el entrenador Fran Ruiz.

El aspecto más polémico es el de las lesiones. Hay todavía pocos estudios al respecto, aunque suele apuntarse a la falta de preparación técnica en el levantamiento de peso, los niveles inadecuados de intensidad en relación a la forma física de los practicantes y la cualificación de los entrenadores. La compañía CrossFit Inc. ha respondido con estadísticas que indican un grado de lesividad (de 2,4 a 3,1 lesiones por cada 1000 horas de entrenamiento) que es inferior a correr o hacer triatlón. “Es un deporte para todo tipo de gente. Nosotros adaptamos los ejercicios a la persona y no la persona a los ejercicios”, afirma Ruiz.

Popularizado por estrellas de Hollywood como Channing Tatum, Cameron Diaz o Jessica Biel, el crossfit cuenta ya con sus propias leyendas como Rich Froning, campeón de los CrossFit Games durante cuatro años seguidos, del 2011 al 2014, y es practicado por cuerpos de seguridad y de bomberos y por algunas unidades del ejército norteamericano. La clase termina con un aplauso y algunos se quedan practicando ejercicios con la música de fondo. Javier, de 41 años, se acerca y me dice con una medio sonrisa: “desconectas mucho, te olvidas de todo, pero acabas muerto”.

Continúa leyendo: Ultras reincidentes

Ultras reincidentes

Melchor Miralles

Ignacio Racionero, un seguidor ultra del Atlético de Madrid que estuvo detenido y pasó 11 días en prisión preventiva por la muerte del seguidor de la Real Sociedad Aitor Zabaleta en el año 1998, ha sido detenido como presunto autor de las tres puñaladas que recibió ayer un seguidor de su mismo equipo, el Atlético de Madrid, miembro también del grupo ultra Frente Atlético, tras la derrota de su equipo frente al Sevilla en las proximidades del Estadio Wanda Metropolitano.

Racionero, que ha cumplido condena durante 10 años por diferentes atracos, especialmente a farmacias, fue identificado por tres testigos del apuñalamiento, y se encuentra aún detenido en dependencias policiales a la espera de pasar a disposición judicial.

Hablamos del Frente Atlético, pero todos los grupos ultras son lo mismo, y sus miembros reinciden y reinciden, y aún hay directivas de muchos equipos de fuste que dan cobijo a estos vándalos peligrosos porque durante los partidos jalean a los jugadores, e incluso hay jugadores que coleguean con los ultras que les aplauden. En este último caso la víctima no era siquiera del equipo contrario, era uno de los suyos, quizá le miró mal, o vaya usted a saber, porque estos ultras son antes que nada violentos, y tiran de navaja con facilidad, porque van armados y para ellos la vida no vale nada, y menos aún la vida de otro. Los testigos cuentan que la víctima estaba en un bar hablando de fútbol, comentando el partido con otros colegas del Frente Atlético, cuando Racionero, inopinadamente, apareció y apuñaló tres veces al chaval, que era uno de los suyos, y lo sabía, porque llevaba una camiseta del grupo

Racionero pertenece a Suburbios Firm, una facción del Frente Atlético, y fue expulsado por el Atlético de Madrid como socio tras un asalto a un entrenamiento del equipo en Majadahonda, por encararse e insultar a jugadores y entrenadores junto a otros diez ultras.

Algunos de sus conocidos, en declaraciones a los medios, han calificado a Racionero como un tipo “inestable”, “que no distingue entre el bien y el mal”, y mantiene relaciones con el grupo ultra Hogar Social Madrid, a quienes apoya en sus acciones, siempre controvertidas.

Estos ultras reinciden. Por eso hay que vigilarles de cerca. Atacan, hieren y matan, y vuelven a hacerlo. La emprenden con los seguidores del equipo contrario o con quien sea, incluso con los suyos.

Los clubes y los responsables políticos y federativos han tardado mucho tiempo en tomarse en serio la lucha contra estos criminales que son bien vistos por quienes manejan la cosa por ser los que “ambientan” los partidos con sus cánticos y sus insultos a los adversarios. Se les ha bailado el agua, no se les ha combatido y perseguido como es debido, y las consecuencias han sido graves, y siguen dando disgustos y liándola, y como muestra lo sucedido el miércoles. Un chaval de 22 años herido de tres puñaladas tras el partido, y el presunto autor con múltiples antecedentes. No debía haber podido estar siquiera por allí, por los alrededores, armado con al menos un cuchillo. Algo ha fallado, y debieran contarnos qué y por qué. Porque, insisto, era reincidente. Podíamos estar hablando de otro muerto. La tercera puñalada que recibió, en la espalda, podía haberle costado la vida. Y el autor del ataque era conocido por sus antecedentes, graves, gravísimos. ¿Por qué estaba en los alrededores del estadio? ¿Llegó a entrar al Metropolitano y asistió al partido? No lo descarten, y sería gravísimo que hubiera sido así. Es necesaria una investigación porque estos hechos se pueden evitar, se deben evitar. Más aún con tanto reincidente como hay entre los ultras insoportables y canallas.

Continúa leyendo: Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca

Lidia Ramírez

Foto: Rocío Peralta

Predominio del blanco, los lunares, telas bordadas y perforadas… La nueva temporada 2018 de Rocío Peralta en sus trajes de flamenca es un viaje en el tiempo. En concreto al siglo XIX, a la Sevilla de la primera mitad de siglo de la Ilustración.

Primeras ferias de Sevilla –por entonces sólo de ganado–, parque de María Luisa en la capital andaluza, mujeres con faldas ensanchadas y de talle alto, mangas infladas, abanicos y sombreros con flores. Inspirada en estas localizaciones y en este cambio de tendencia que tuvo lugar alrededor del año 1820, la popular diseñadora de trajes de flamenca, Rocío Peralta, ha creado su nueva colección de moda flamenca 2018: Montpensier. 

Una nueva línea, que lleva preparando aproximadamente desde agosto, con trajes diseñados exclusivamente por la andaluza y que tiene un precio de en torno a unos 600 euros. Según apunta la creadora a The Objective, este año ha apostado “por el blanco, los colores alegres, como el verde y el rojo, y los lunares”.  Los lunares de todos los tamaños y colores, porque si algo caracteriza a los diseños de esta joven empresaria perteneciente a una de las familias más conocidas del Sur, son estos topos siempre asociados al mundo del flamenco.

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca
El blanco es uno de los colores predominantes en la nueva colección de Montpensier. | Foto: Rocío Peralta
Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 1
Rocío Peralta siempre apuesta por los lunares y los colores alegres. | Foto: Rocío Peralta

La semana pasada, Montpensier, que hace homenaje a la acaudalada familia Montpensier que vivió durante más de 40 años en Sevilla, era presentada en el Salón Real del emblemático Hotel Alfonso XIII, sede de la pasarela We Love Flamenco, una de las más esperadas y conocidas que presenta cada año la temporada flamenca. La pasarela, decorada con unos impresionante arcos de hojas y flores, te transportaba a la feria del Prado, cuando las vendedoras acudían a con los tratantes de ganado vestidas con modestas batas de percal adornadas con volantes. El baile por sevillana hasta las coplas más icónicas acompañaron como banda sonora la salida de las modelos. El duende y el arte no faltaron.

Errepe, la línea prêt-à-porter de Rocío Peralta

Dejándose llevar por el “crecimiento natural” de la marca Rocío Peralta, la diseñadora ha creado una línea prêt-à-porter, Errepe, “con precios más asequibles a todo tipo de público”. “Se trata de una línea de flamenca industrializada con prendas que las compradoras puedan ponerse de un año para otro, no es como la línea Rocío Peralta que cada año tiene una tendencia y una temática”.

Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 2
Los precios oscilan entre los 170 y 345 euros. | Foto: Errepe.com
Rocío Peralta lleva la moda del s. XIX a sus trajes de flamenca 3
Errepe presenta una línea de trajes con cortes clásicos y tradicionales. | Foto: Errepe.com

Con precios que oscilan entre los 170 y 345 euros, Errepe presenta unos diseños más comerciales, con telas más clásicas de lunares y lisos, nada arriesgados. Con cuatro modelos de niñas y cinco de señora pero en mucha modalidad de telas, son trajes con cortes clásicas y telas tradicionales, para que, según la de Sevilla, estos no pasen de moda de una feria a otra.

“Nuestro mayor ‘boom’ de ventas es durante la feria de Sevilla, Jerez, Córdoba y El Rocío. Después viene meses de no actividad en la moda flamenca y con Errepe lo que queremos es ampliar el negocio para llegar también a las ferias de otros pueblos”, nos cuenta Rocío, con la mirada ahora puesta también en el mercado exterior.

Ya huele a feria

Pasadas las navidades, son muchas las mujeres que comienzan a elegir sus vestidos para lucir guapas en, para muchas, la fiesta más importante del año: la Feria de Abril o Feria de Sevilla. Uno de los eventos sociales más importantes y conocidos de Andalucía y España al que cada año acuden más de tres millones de personas de todas partes del mundo.

Los talleres, tiendas y estudios de los diseñadores de moda flamenca están ya que echan humo. Además, el Ayuntamiento ha abierto ya el plazo para abonar las tasas fiscales que correspondan de las casetas adjudicadas para la Feria de Abril 2018. Con una superficie total del recinto de 1.200.000 m², el año pasado 1.047 casetas conformaron el sitio con más arte y duende de Andalucía y, por qué no, de España.

Este año, la feria tendrá lugar del domingo 15 al domingo 22 de abril y su portada, diseñada por el arquitecto y pintor César Ramírez, ya ha comenzado a construirse. Con tres arcos de acceso, contará con una altura en sus torres laterales de 40 metros y más de 250.000 kilos de peso. Estará iluminada por 25.000 bombillas y tendrá 50 metros de frente. Además, se estima que se dedicarán unas 16.500 horas al montaje de la portada. Inspirada en la caseta arabesca del Mercantil de 1905, una institución a la que se rinde homenaje en el 150 aniversario de su fundación, tendrá un coste de unos 560.000 euros, aproximadamente.

Continúa leyendo: Vídeo: La impactante historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi

Vídeo: La impactante historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi

Rodrigo Isasi Arce

La adolescente de 16 años Ahed Tamimi se ha convertido en toda una heroína en Palestina y en una convicta en Israel, después de que el pasado día 15 de diciembre propiciara una bofetada a un soldado israelí. Cinco días después era arrestada y puesta a disposición de un tribunal militar. La joven se enfrenta ahora a una pena de siete años de prisión. Pero, ¿Qué es lo que llevó a Ahed a enfrentarse violentamente al soldado? Lee la historia completa aquí.

Continúa leyendo: La impactante historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi

La impactante historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Ammar Awad
Reuters

La adolescente de 16 años Ahed Tamimi se ha convertido en toda una heroína en Palestina y en una convicta en Israel, después de que el pasado día 15 de diciembre propiciara una bofetada a un soldado israelí. Cinco días después era arrestada y puesta a disposición de un tribunal militar. La joven se enfrenta ahora a una pena de siete años de prisión. Pero, ¿Qué es lo que llevó a Ahed a enfrentarse violentamente al soldado?

El 15 de diciembre Mohammed Tamimi, de 15 años de edad y primo de Ahed, se dirigía a participar en unas protestas en Nabi Saleh contra la decisión de Donald Trump, una semana antes, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Los militares israelíes se habían concentrado en una construcción amurallada conocida como la ‘villa’, destinada a ser una clínica de salud alternativa que todavía no ha abierto debido a la situación en la región. Mohammed, que no sabía que los militares estaban allí, se acercó y se encaramó a la valla que rodea el edificio, pero, en cuanto se asomó por encima del muro, un soldado israelí disparó a su cabeza a pocos metros de distancia.

Una bala recubierta de goma penetró por la mandíbula del adolescente, rompíendosela, y llegó hasta su cabeza, donde se quedó alojada. Las personas que estaban alrededor corrieron a socorrer al joven y le llevaron en un automóvil privado a una clínica situada en el pueblo de Beit Rima, donde recibió primeros auxilios. Junto a Mohammed se encontraba otro primo de 20 años de edad, que relata al diario israelí Hareetz que una vez finalizados los primeros tratamientos, y debido a la gravedad de las heridas, decidieron trasladar al niño en una ambulancia palestina a un hospital.

La sorprendente historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi
Mohammed Tamimi se recupera de sus heridas en su casa familiar en Nabi Saleh, el 5 de enero. | Foto: Majdi Mohammed/AP Photo

“Los soldados en el puesto de control a la salida de Nabi Saleh ordenaron detener la ambulancia, y tras observar el estado del paciente y consultar a sus superiores por radio, ordenaron al conductor de la ambulancia que se dirigiera a Ramallah, y no permitieron que Mohammed ingresara a Israel para recibir tratamiento médico“, se puede leer en Hareetz. Finalmente fue ingresado en el Hospital  privado Istishari, donde los médicos decidieron operar y sacar la bala.

Aproximadamente 24 horas después, Mohammed comenzó a recuperar el conocimiento y ahora se recupera en su casa. Una cicatriz recorre toda su cabeza, los puntos de sutura quedan marcados en su cara, el craneo está deformado y los médicos temen las secuelas que le pueden dejar las heridas en la vista y el oído. Durante los próximos seis meses, el adolescente no podrá acudir a la escuela ni salir de su vivienda, por sus lesiones. Algunos de los huesos de su cráneo tuvieron que ser removidos en la operación.

Solo unas pocas docenas de metros separan el lugar donde los soldados dispararon a Mohammed y la casa de Ahed. Los familiares cuentan a Hareetz que cuando Ahed se enteró de lo sucedido, rompió a llorar. Unas horas después, la muchacha increpaba a los militares y golpeaba a un soldado.

Pero no todo acaba aquí para la familia Tamimi, el 3 de enero de 2018, otro primo de Ahed, en este caso Musab Firas Al Tamimi, de 17 años de edad, recibió un disparo de un soldado israelí, en este caso, la bala no estaba recubierta de goma y atravesó el cuello del joven palestino. Consiguieron trasladarlo a un hospital cercano, pero los médicos, no pudieron hacer nada para salvar su vida. Musab es la primera víctima mortal de este año del conflicto entre Palestina e Israel. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) informaron que habían decidido abrir fuego contra el joven ya que “parecía tener un arma”, aunque de momento no ha sido conformado y el hecho está siendo investigado.

La sorprendente historia detrás de la bofetada de Ahed Tamimi 1
Varios hombres portan el cuerpo de Mosab Al Tamimi durante su funeral cerca de la ciudad cisjordana de Ramallah, el 4 de enero de 2018. | Foto: Mohamad Torokman/Reuters

Ahed, Mussab y Mohammed, no son las únicas víctima de la familia Tamimi. En el pasado, el Ejército israelí mató a Mustafa y a Rushdi, primo y tío, respectivamente, de la pequeña Ahed. Los soldados también hirieron en una ocasión a su madre, y arrestaron durante más de un año a su padre, Bassem Al Tamimi. Pese a todo lo sucedido, la familia Tamimi sigue luchando para conseguir liberar a Ahed y acabar con la “ocupación” israelí.

TOP