Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La inmortalidad incómoda de Roberto Bolaño

Rohmy Cubas

…pugnada entre Anagrama y Alfaguara

“Yo no me siento el mejor narrador chileno, ni siquiera me preocupa eso. A mí lo único que me interesa en el momento de escribir es hacerlo con una mínima decencia, que no me avergüence al cabo de un tiempo de lo que he escrito, no lanzar palabras al vacío.”

– Roberto Bolaño

Roberto Bolaño Ávalos fue la voz de una juventud latinoamericana sembrada en los huesos de militancias y unas ansias de cambios que se sucedieron en ideologías contrarias; chileno de nacimiento pero con esencia de peregrino, como expresaba el 2 de agosto de 1999 en la ceremonia de entrega del Premio Rómulo Gallegos en Caracas -“A mí lo mismo me da que digan que soy chileno, aunque algunos colegas chilenos prefieran verme como mexicano, o que digan que soy mexicano, aunque algunos colegas mexicanos prefieren considerarme español (…) e incluso lo mismo me da que me consideren español, aunque algunos colegas españoles pongan el grito en el cielo y a partir de ahora digan que soy venezolano…”- se aferró al peligroso oficio de la ficción con maneras bohemias muy cercanas a la soledad y tribulación del París de Cortázar.

Heredero del boom latinoamericano de Borges y Vargas Llosa en todo su esplendor, confió en el triunfo eventual de sus creaciones y se apoyó en su memoria para plasmar una juventud errante y apasionada. Hoy su legado compite pobremente con la intriga de sus personajes Arturo Belano y Mario Santiago en “Los Detectives Salvajes” (1998) gracias a que el pasado marzo se dio a conocer que los textos del autor predilecto de Anagrama –editorial que publicó más de la mitad de sus libros en vida- abandonan la casa de publicaciones, de la mano de su viuda y albacea Carolina López, para transferir los derechos a Alfaguara por una cantidad que se rumorea superior a los 500.000 euros.

Alfaguara editaría a partir de septiembre la obra de Roberto Bolaño (1953-2003), un total de 21 títulos, así como dos textos inéditos: El espíritu de la ciencia ficción, y un libro de cuentos. El acuerdo alcanzado por la agencia Wylie y el sello del Penguin Random House Grupo Editorial ha avivado una novela editorial entre los conocidos y familiares de Bolaño, que muy difícilmente podrá alzarse con la altura de su legado. La polémica llega con contrapunteos y “dedicatorias” mediáticas que recuerdan que los inéditos póstumos se entretienen más con las sombras del mercadeo que con la esencia de la pluma de autoría.

Bolaño, adicto al café y con escasas horas de sueño, se montaba en el rock de los setenta, en infusiones de manzanilla con miel y en incontables cigarrillos para escribir; dejó una narrativa de corto y largo aliento que mezcló la ficción con la poesía y la ironía lacónica del humor, se aferró a los recuerdos para recrear una juventud articulada en éxodos y despedidas. Su patria fue la lengua, su obra un gran homenaje a una generación en la que le tocó emigrar y pugnar: terco, polémico, contestatario y litigante hasta de las razones sin razón, erudito burlón y lector implacable, murió de una dolencia hepática degenerativa a los 50 años un 15 de julio del 2003 a las 2:3 0am en Barcelona-España, a quien bautizó como “la ciudad más hermosa del mundo”.

El contrapunteo de los albaceas

Para la editorial Anagrama, Ignacio Echeverría –íntimo amigo y una especia de albacea por convicción del chileno- y para el editor de la casa Jorge Herralde, la decisión de mudarse de la empresa aparece con dramas inconclusos y romances controversiales del pasado. La editorial, que ha sostenido que no se le dio la oportunidad de pujar y pelear el legado del escritor como es costumbre en estas dinámicas del mundo literario, culpa a Carolina López, la viuda de Bolaño, de haber retirado sus títulos porque “formábamos parte de aquellos amigos íntimos a quienes nos había presentado a Carmen Pérez -con quien tuvo una relación sentimental y extramatrimonial- como su novia” aseguró Echeverría el pasado septiembre en un artículo para El Cultural. Carolina López debate asegurando que la voluntad de Bolaño siempre fue que su esposa e hijos gestionaran su obra y que el conjunto editorial actúa movido por “el despecho y la falsedad de sus acusaciones”.

En una nota publicada por El País el pasado 24 de noviembre titulada “La verdad sobre Roberto Bolaño”, López rompe el silencio que la ha caracterizado en los medios para afirmar que “la reciente publicación de la novela inédita El espíritu de la ciencia-ficción y la cesión de los derechos de la obra de Roberto a Alfaguara y no a Feltrinelli (sucesora de Anagrama) se debe únicamente a razones profesionales. La propuesta que realizó Alfaguara en el marco de las negociaciones en las que intervino mi agente, Andrew Wylie, fue mucho más ventajosa para la obra de Roberto. No solo en lo económico. Alfaguara tiene una mayor presencia en Latinoamérica, donde sus libros cuestan menos, algo fundamental para garantizar el acceso de los lectores a su obra”. En la misma carta explica la ruptura de su relación tanto con Jorge Herralde y Roberto Echeverría a causa de desengaños y transacciones que se llevaron a cabo sin su autorización; a Echeverría le achaca el haber difundido por correo electrónico a terceros el manuscrito inédito de El secreto del mal (2007) sin autorización o contrato alguno.

Roberto Bolaño y su esposa Carolina López
Roberto Bolaño y su esposa Carolina López

A sus declaraciones se suman las del agente estadounidense Andrew Wylie, mejor conocido como El Chacal , quien reafirma que los motivos del cambio de casa editorial no fueron sentimentales sino “puro negocio”. De este lado del ring Anagrama cita una lista de agravios expuestos por reediciones del escritor que la viuda no autorizó. Del otro lado, el de los amigos y editores de Bolaño, Echeverría sostiene que la lista de proyectos en torno a Bolaño interferidos por los vetos de Carolina López es numerosa, y que esta venía cortando sus relaciones con “gran parte de quienes constituyeron el entorno más cercano a Bolaño durante los últimos años de su vida” (23 de septiembre artículo publicado en El Cultural).

El secreto del mal edición de Ignacio Echeverría en Anagrama.
El secreto del mal edición de Ignacio Echeverría en Anagrama.

Como prueba recurre a la reedición en Ediciones Universidad Diego Portales de Bolaño por sí mismo, una selección de entrevistas con Roberto Bolaño armada por Andrés Braithwaite, amigo del escritor y prologado por Juan Villoro, o el puñado de cuentos y de narrativas inéditas tituladas: El secreto del mal, que se pospuso por varios años por “la determinación de Carolina López de apartarme en lo sucesivo, siquiera fuera como consultor, de toda decisión sobre el legado de Bolaño”.

Bolaño tuvo dos hijos con López nacidos en 1990 y el 2001, con quien mantuvo una vida familiar en Blanes-Cataluña. Con Pérez de Vega tuvo una relación amorosa a los largo de unos seis años que abarcó viajes, actos públicos y reuniones con amigos. Fue Pérez la que lo trasladó al hospital Vall d’Hebron donde murió y quien llamó a su esposa Carolina para que acudiera al lugar.

Entre libros reembolsados y “bolañeros” desconfiados

A todo esto se suma la noticia de que las librerías que hayan comprado “en firme” los títulos de Bolaño pueden venderlos hasta acabar en existencias los títulos que el escritor  publicó en la editorial Anagrama; sin embargo; los establecimientos españoles que tengan los textos en depósito los deberán entregar a la distribuidora Les Punxes antes del día 31 de diciembre.

La novela inédita de Bolaño El espíritu de la ciencia ficción, que ya se puede encontrar en las librerías, está ambientada en un México análogo al de Los detectives salvajes dentro un núcleo de afectos bohemios y literarios que recorre la historia de dos jóvenes poetas latinoamericanos, Jan y Remo, que buscan vivir de la literatura en el México de los años setenta. Ellos confían en el mito de ganarse la vida con la literatura. En el libro se mezcla la narrativa realista con la onírica –los sueños de uno de los protagonistas-

La historia inicia con la transcripción de una hipotética y descabellada entrevista realizada por una reportera a un escritor premiado durante la misma noche de entrega del galardón.

Para Alfaguara, el libro cobra especial rele­vancia porque “puede leerse como una suerte de previa historia de adolescencia de aquellos salvajes sabuesos literarios. Los años de formación poética, de ini­ciación al sexo y de incipientes pesquisas detec­tivescas de Bolaño”.

Bolaño en librerías via El Rincón del bibliotecario.
Bolaño en librerías via El Rincón del bibliotecario.

Pero las críticas sobre el pulso narrativo del texto inédito y las diferencia entre clásicos como Los detectives salvajes y 2666 han puesto a los “bolañeros” a reflexionar sobre la esencia de la obra, que para muchos reside más en las fotografías de los manuscritos de Bolaño, donde se puede intimar con su manera de trabajar y organizarse. Sus seguidores se disputan inevitablemente si este “inédito póstumo” sería autorizado por el chileno de seguir con vida, si lo consideraría como un trabajo concluyente y digno de publicarse o simplemente formaría parte de borradores que nunca pretendieron ver los estantes de las librerías; los más apasionados se preguntan si la comprensión global de la obra de Bolaño se verá o no afectada por esta nueva publicación.

Bolaño terminó El espíritu de la ciencia-ficción en Blanes en 1984. Según declaraciones de Pilar Reyes, su editora, “El manuscrito está fechado y firmado, y son tres las libretas que lo contienen, en tres etapas de la escritura: notas, primer borrador y transcripción en limpio. Existe una cuarta libreta con la entrevista que integra la parte inicial del libro, con indicaciones exactas del autor de dónde debe ensamblarse”.

El mito de la obra póstuma

Desde la muerte del escritor se han publicado siete títulos, editados todos por Anagrama: El gaucho insufrible2666Entre paréntesisEl secreto del malLa Universidad DesconocidaEl Tercer Reich y Los sinsabores del verdadero policía. A ellos se adhiere ahora  El espíritu de la ciencia-ficción, una novela iniciática que indica importantes antecedentes de una de sus obras más emblemáticas: Los detectives salvajes.

Bolaño no se encuentra presente para zanjar esta querella editorial de acusaciones y voluntades sospechosas. Es el albacea o el heredero quien decide, a falta de otra opción, este tipo de arbitrajes; aunque los textos póstumos y de ultratumba de estos mitos literarios raramente superan la obra publicada en vida.

Roberto Bolaño exhibiendo el Premio Herralde por Los detectives salvajes junto a JH y Sergio Pitol, ganador de la segunda edición del premio con El desfile del amor (1998) | Foto: Anagrama.
Roberto Bolaño exhibiendo el Premio Herralde por Los detectives salvajes junto a JH y Sergio Pitol, ganador de la segunda edición del premio con El desfile del amor (1998) | Foto: Anagrama.

Roberto Bolaño tuvo en eco mediático y un aplauso de la crítica mundial imbatible, se convirtió en un autor de culto que llegó al mercado Norte Americano y que antes de morir ya sonaba en deliberaciones de la Academia de Suecia. Para los íntimos y dolidos, cercanos de Bolaño, se está llevando a cabo una operación “borrado” de un segmento de su memoria retocada y censurada bajo el interés de su viuda y sus dos hijos; para su familia la decisión se sujeta a “negocios” y no a materias personales, pero como escribió el mismo autor por allá por los noventa: «Hay momentos para recitar poesías y hay momentos para boxear». Roberto Bolaño Los Detectives Salvajes 1998

Alain Badiou nos corrompe: ¿cuál es la verdadera vida?

Redacción TO

Considerado el heredero de Jean-Paul Sartre y Louis Althusser, la editorial Malpaso lanza La verdadera vida. Un mensaje a los jóvenes del filósofo francés Alain Badiou. En sus páginas, el autor reflexiona a sus ochenta años como si fuese un adolescente: ¿qué significa ser joven hoy?. A partir de esa pregunta se generan otras más interesantes que confrontan la cotidianidad para los millennials o la generación Z:  ¿en qué se diferencian los jóvenes de hoy de los de ayer? ¿A qué influencias están sujetos? ¿De qué manera los afecta la tecnología? ¿Qué opciones vitales y políticas tienen? ¿Por qué un filósofo de ochenta años debería ocuparse de estos asuntos y dirigirse directamente a los lectores más jóvenes?

Alain Badiou nos corrompe: ¿cuál es la verdadera vida? 1
La verdadera vida, un mensaje a los jóvenes | Imagen vía Malpaso.

Badiou no solo se hace esta pregunta, reflexiona hasta el cansancio en este breve ensayo crítico pensado no solo para intelectuales sino para los propios jóvenes. Este libro se divide en tres apartados: el primero contiene una reflexión general sobre la juventud en el mundo contemporáneo; el segundo está dirigido a los jóvenes, y el tercero, a las mujeres jóvenes.

Desde Platón a Nietzsche hasta llegar a los diálogos socráticos, Badiou los utiliza para argumentar su tesis.

No es un libro de filosofía para filósofos, es un libro para jóvenes, donde se retrata lo demoledor de la sociedad capitalista contemporánea para corromper a los jóvenes desde el pensamiento de los grandes filósofos clásicos para explicar cómo el éxito material y los placeres interminables pueden abrir un camino a la desilusión y a la infelicidad.

Badiou relata cómo los jóvenes hechizados por la tecnología, se han convertido en presas fáciles de tres alternativas que, de uno u otro modo, niegan la vida: el nihilismo o la autonegación, el radicalismo o el sacrificio y el conformismo o la abnegación.

La verdadera vida. Un mensaje a los jóvenes estará en las librerías a partir del 22 de junio. Aquí dejamos sus primeras páginas para hojear y abrir el apetito lector.

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Té frente a pinta: El futuro de Inglaterra según The Kinks

Clara Felis

Foto: Imagen del libro Atardecer en Waterloo

Mientras los padres brindaban con té en sus mejores tazas de porcelana, los hijos alzaban sus pintas en pubs y conciertos para defender que seguían en pie. Que eran indomables. Subversivos. Portadores del nuevo imperio británico. Jóvenes al fin y al cabo. Ambas generaciones intentaban olvidar las heridas provocadas por la II Guerra Mundial.  Unos mediante la indiferencia. Otros a través de la queja. Las guitarras. Los amplificadores. Los bailes frenéticos. El beat. El caos como equilibrio. Swinging London.

En este contexto cultural destacan dos nombres: Ray y Dave Davies. Hermanos y fundadores de The Kinks. La banda, que retorció la ironía británica hasta el límite, conserva en sus letras la mejor crónica social y política del actual Reino Unido. Dead End Street, Waterloo Sunset, A Well Respected man o Mr. Churchill says son algunas de las canciones que reflejan esa patria en decadencia. Pasado simple para los laboristas (Jeremy Corbyn). Presente continuo para los conservadores (Theresa May).

Cuando los Kinks tuvieron éxito estábamos en la época del Technicolor y el Swinging London, pero nuestro hogar era aún un documental en blanco y negro. No vi mucho cambio. Y mi familia tampoco lo esperaba. Nunca dejaron de esforzarse. Estaban concentrados en vivir, mientras que a Dave y a mí nos preocupaba todo ese gran movimiento social”, recordaría el propio Ray.

Este y otros testimonios de la banda se recogen en Atardecer en Waterloo (Sílex, 2017), el gran manual de la Kinkología (universo The Kinks) escrito por el periodista Manuel Recio y el matemático Iñaki García. En cada una de estas páginas se analiza el auge y la caída del reinado Davis, aquel que logró conquistar las Américas por medio de riffs y trajes eduardianos. “Los Kinks son un grupo tabernario. Cuando Ray Davies compuso Sunny Afternoon quería que se cantara en los pubs y bares, lo que a su vez les convierte en un grupo de salón o de pub. Lo que hicieron fue describir la sociedad británica de una manera costumbrista, literaria, e incluso poética que hacen que el oyente no inglés conecte con su sociedad. Esta es la magia de la formación, convertir los temas locales en universales”, remarca Manuel Recio.

Té frente a pinta: El futuro de Inglaterra según The Kinks 3
Manuel Recio antes de la entrevista. | Foto: The Objective.

Give the People What They Want

El auge del nacionalismo, la autonomía del Reino Unido con el resto de Europa o las diferencias entre clases quedan plasmadas en letras como Brainwashed, Yes Sir, No Sir o She’s bought a hat like Princess Marina’s. Es esta última uno de los espejos donde mirar y analizar los complejos y anhelos de la clase trabajadora. Aquella que intenta imitar en todo momento a la aristocracia para maquillar la áspera y esclava vida en la fábrica. “Ha comprado un sombrero como el de Anthony Eden/ porque le hace sentir como un señor/ No puede permitirse un Rolls o un Bentley/ Tiene que comprar un Ford de segunda mano”, relata la propia canción.

La nostalgia de una nación inglesa fuerte, la limitación territorial con Europa (“Brexit significa Brexit”) y los recortes en servicios sociales y educativos (impuesto a la demencia o la eliminación del comedor gratis para los escolares) son algunas de las propuestas en las que se ha basado el programa político de la primera ministra británica, Theresa May.  Debilitada por sus comparecencias en medios y su oposición a debatir cara a cara con Corbyn, la Dama de Hielo podría llegar a empatar con el líder laborista, según la última encuesta que divulgó el miércoles la cadena ITV (41,5% frente al 40,4% de los laboristas).

Té frente a pinta: El futuro de Inglaterra según The Kinks 1
Los Kinks en España. Sala Yulia Fonorama. | Foto vía Manuel Recio.

Un panorama político similar al que describen los Kinks en Give the People What They Want. En esta canción, cuyo nombre coincide con el del disco, la banda critica la falta de implicación colectiva ante los recortes y el populismo promovido por las clases políticas. Guitarras que luchan contra el hombre masa. Rasgueos de protesta ante el pensamiento único. (“Tienes que darle al pueblo lo que ellos quieren/ cuanto más hago/ más necesitan/ cada vez se hacen más difíciles y más difíciles de complacer”).

Country al estilo British

Un éxito en la América de los 80. Con él entraron el puesto 15 de las listas de ventas y lograron recuperar el prestigio que habían logrado en los 70. Todo lo contrario que en su Londres natal, donde se les seguía rememorando por You really got me o Sunny Afternoon. Los Kinks se habían convertido en un recuerdo de sí mismos. “Daba la sensación de que los medios del Reino Unido en aquella época sólo querían que siguiéramos produciendo en masa viejos hits sin dejarnos progresar más allá. Era complicado que nos radiaran en nuestro país”, reconoció el propio Ray por aquel entonces.

Es este el momento en el que el grupo deja de lado su peculiar barroquismo inglés y se vuelca en el estudio de los sonidos norteamericanos. Country y blues con acento British. Puro vanguardismo de los Kinks. “Entre las influencias de Ray hay una parte importante que se ubica en América, aunque es verdad que los Kinks son un grupo británico, y más concretamente londinense. El ejemplo de estos dos mundos se encuentra en Muswell Hillbillies. Un disco que rememora el barrio donde nacieron, de ahí el juego de palabras que guarda el nombre, pero también defiende la música de América”, remarca el escritor.

Tras despertar del intenso sueño americano, Ray, Dave y los suyos deciden volver a su Londres natal. Es allí donde podían transformar una historia anónima en himno nacional. Patriotismo outsider. Legado de Sir Ray Davies, caballero de la Orden del Imperio Británico.

Save

Save

Mario Vargas Llosa: "El populismo es la enfermedad de la democracia"

Lidia Ramírez

Foto: Lidia Ramirez
The Objective

El comunismo ya no es el enemigo principal de la democracia liberal -de la libertad-, sino el populismo“, escribe Mario Vargas Llosa en el prólogo del libro ‘El estallido del populismo’ (Planeta 2017), un análisis extenso y profundo del fenómeno populista, que en palabras del Nobel de Literatura es “el gran enemigo y la enfermedad de la democracia”.

El volumen, presentado en Casa de América y coordinado por Álvaro Vargas Llosa, está formado por un conjunto de ensayos elaborados por expertos historiadores, periodistas, economistas o politólogos como, por ejemplo, la periodista cubana Yoani Sánchez, el académico y político Mauricio Rojas, el economista Lorenzo Bernaldo de Quirós y la periodista e historiadora Cayetana Álvarez de Toledo, quienes ponen el acento en que “el populismo busca ante todo eliminar la libertad económica” e “impone un Estado que todo lo controla”.

        “El ingrediente central del populismo es el nacionalismo”

        -Mario Vargas Llosa

‘El estallido del populismo’ se divide en tres grandes bloques, el mayor dedicado a América Latina, precedido de uno sobre los Estados Unidos de Donald Trump, y seguido de un apartado final sobre Europa, principalmente los casos de España y el Brexit. Para Álvaro Vargas Llosa se trata de un libro “que puede leer tanto una española desencantada, como una americana en pie de lucha, como una francesa desilusionada”, ya que, señala, “el populismo se ha viralizado, tiene una vigencia universal y por ello queremos mover conciencias y alertar de sus peligros“.

El mosaico latinoamericano

El bloque más extenso es un recorrido país a país por America Latina, donde esta corriente política “viene disfrazada de progresismo estatizando empresas, congelando precios y aumentando los salarios”, apunta el Nobel. El ejemplo más práctico de ello es Venezuela, uno de los países potencialmente más ricos del mundo que se ha convertido en una nación “que se muere literalmente de hambre”. Sin embargo, no sólo Venezuela merece mención en este ensayo, el libro también estudia el fenómeno desde el México en que Enrique Krauze analiza el peligro de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial a las elecciones del año que viene, a la Argentina que dio uno de los ejemplos más arquetípicos de populismo con el peronismo, pasando por Chile o Cuba.

A la pregunta de si se puede calificar de populista a la Revolución cubana, Carlos Alberto Montaner lo tiene claro: “se puede y debe hacerse”. Por su parte, la periodista Yoani Sánchez destaca que Fidel Castro “ha sido el producto más acabado del populismo y del nacionalismo cubano”.

Mario Vargas Llosa: "El populismo es la enfermedad de la democracia" 4
Portada ‘El estallido del populismo’. | Imagen: Editorial Planeta

El caso Trump

El caso de Trump es diseccionado por Álvaro Vargas LLosa, que sostiene que el populismo irrumpe cuando hay determinado grado de descontento y miedo en una sociedad y un caudillo capaz de construir en la imaginación de suficientes persona un mito y una utopía. En este sentido el Nobel de Literatura hace mención a la función tan importante de los medios de comunicación. “Los medios sí pueden haber contribuido a difundir el populismo, hay medios responsables y medios irresponsables”,sin embargo, en esta ocasión destaca la labor de periódicos como el New York Times o el Washington Post, que sin ser medios militantes “ahora combaten lo que puede ser un deterioro de la democracia y las instituciones americanas”.

Europa, diferente

El bloque europeo es desgranado por Cayetana Álvarez de Toledo, Lorenzo Bernaldo de Quirós y Mauricio Rojas. Marine Le Pen en Francia, los separatistas de Cataluña y los jóvenes de Podemos en España, Geer Wilders en Holanda, Nigel Farage en Reino Unido… de izquierdas y de derechos, muy distintos entre sí, “con discursos fáciles y que encantan e hipnotizan a la sociedad”, siendo precisamente éste, el discurso, la clave del “fantasma” de esta corriente que supone “una degeneración de la democracia y que puede acabar con ella desde dentro”, apunta Mario Vargas Llosa, quien sostiene que “ingrediente central del populismo es el nacionalismo”.

        “El populismo de España busca la destrucción de nuestro país”

       -Cayetana Álvarez de Toledo

En España hay un populismo nacionalista, pero antiespañol, señala Álvarez de Toledo, un populismo que “busca la destrucción de España y la limitación de la libertad, la igualdad y la soberanía de los ciudadanos”; y mientras el votante populista es España es una persona “joven, de economía tranquila, y de clase media/alta, algo opuesto al discurso de Podemos que dice representar a la clase más necesitada de la sociedad”, cuenta Álvaro Vargas Llosa, en el norte de Europa el votante populista “responde a un perfil de persona más mayor, con menos educación y de clase baja”.

Ante la vigencia universal del fenómeno populista, ‘El estallido del populismo’,  que se presentará en América Latina en julio y agosto, se convierte en obligada lectura, porque como dice uno de los autores, “aún estamos lejos de haber presenciado el fin de los avances del populismo”.

Chris Pueyo se vuelve a abrir en canal

Saioa Camarzana

Foto: Editorial Planeta

Empezó a escribir en clase de Matemáticas, luego trasladó el bullicioso pupitre a la intimidad de su habitación. Mandó relatos a concursos y su primera obra publicada fue El chico de las Estrellas. Pero Chris Pueyo llevaba ya tiempo escribiendo porque, como para muchos, se trata de una manera de canalizar sus vivencias. Si en aquella primera novela, que tuvo una buena acogida entre el público, se abría en canal contando su primer desamor, lo que ahora presenta es el poemario Aquí dentro siempre llueve (Editorial Planeta), un volumen de más de 130 páginas en las que uno puede encontrarse “libertad, rabia, sexo, soledad, amor, odio…”, dice Pueyo. Este joven escritor y poeta estará, además, firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid el 3 de junio en la caseta 136-137.

Pueyo fue uno de esos jóvenes que encontraron en las redes sociales una manera de dar salida a sus pensamientos y emociones. En ellas plasmaba aquello que le preocupaba y así consiguió convertirse en uno de los jóvenes más influyentes de las redes. No obstante, cuando el primer desamor llamó a su puerta su modo de superar el duelo fue la escritura. El chico de las Estrellas comenzó “en el momento en el que tenía cosas que contar. No esperaba en absoluto la acogida que tuvo”. Pero así fue y su nombre entró rápidamente en la lista de los nombres de literatura juvenil española que leer. No obstante, “lo difícil no era llegar, sino quedarse”, apunta.

Cuenta que no tiene un referente literario del que beber pero afirma que tiene “pequeñas listas de favoritos entre los que están Benedetti, Elvira Sastre, James Barrie, Albert Espinosa y Sabina”. La música, de hecho, tiene gran influencia en este joven escritor que escribe sobre lo que le atraviesa en cada momento. Aquí dentro siempre llueve “es un poemario dividido en seis capítulos donde me abro en canal para contaros lo que me ahoga”. Y lo que ahoga es la vida misma, claro. Para que la lectura se torne más dinámica y visual algunas de las páginas están ilustradas por Jota que, según dice Pueyo, “complementan a la perfección con lo que quiero decir. Somos como uña y carne y aunque no siempre sale lo que uno piensa a la primera, perseveramos. Creo que ahí está un poco el secreto”.

Chris Pueyo se vuelve a abrir en canal 1
Aquí dentro siempre llueve. | Foto: Editorial Planeta

Los temas que Pueyo trata en sus escritos son tan universales como el amor o el desamor, algo que no entiende de razas, de géneros, ni de condiciones. No obstante, el hecho de haber afirmado ser homosexual ha propiciado que muchos jóvenes homosexuales sigan al escritor y se sientan cercanos a él. Quizá se sientan próximos tanto por los temas como por la manera de acercarse a ellos. Aunque Pueyo no está seguro de si ese público en concreto se sentirá “más aprobado pero sí quizá amparados o reflejados en una sociedad a la que pertenecemos, nos merecemos y en la que seguiremos chillando mientras haya a quienes les moleste”.

Por esa misma razón está en contra de que se etiquete -sea en librerías, bibliotecas o tiendas- de literatura homosexual como si fuera un género más. Porque, se pregunta, “¿buscamos la igualdad o la diferenciación? Yo lo primero”, asegura. De todos modos, él quiere matizar que no escribe sus libros con ese público objetivo en mente sino que lo hace “para todo el que quiera leerlos”, haciendo entender que la literatura, por supuesto, es universal.

Pueyo, por otro lado, se muestra como una persona activa a la que no solo le gusta la literatura. La música, ha dicho en alguna ocasión, le gusta aún más que la escritura. Y también interviene en camisetas básicas que compra y, con pintura textil, escribe sobre ellas. “Sería algo así como pintar con letras”, señala. Sin duda lo suyo es la literatura.

Save

TOP