Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La marihuana, la nueva mina de oro para los planificadores de bodas

Redacción TO

Foto: RRSS

Camareros con canapés, un cortador de jamón, marisco, bandejas con champagne, un hombre liando cigarros… ¿Cigarros? No, porros. La legalización de la marihuana recreativa en un puñado de estados americanos ha agudizado el ingenio de los planificadores de bodas que han visto en esta droga todo un tirón económico en Estados Unidos, sobre todo en aquellos estados en los que el cannabis es legal.

Ramos de novia hechos con plantas de marihuana, mermelada para los invitados elaborada con cannabis, boutonnieres de yemas y hojas de marihuana, vestidos de novia con motivos de esta planta… La industria de la marihuana llega pisando fuerte haciéndose un hueco entre los wedding planners, desde el servicio de cena hasta los paquetes de vacaciones. 

En Colorado, donde la marihuana recreativa ha sido vendida legalmente desde 2014, cada año tiene lugar Cannabis Wedding Expo, un evento donde los novios pueden reunirse con vendedores de marihuana para preparar su día más especial. “Cannabis Wedding Expo da a las parejas la oportunidad de interactuar con planificadores de bodas tradicionales y proveedores de cannabis para incorporar la marihuana en su boda con clase y con gusto”, apunta la empresa en su web.

Sn embargo, la empresa líder en este servicio es Love and Marij, que se definen como “vendedores amistosos de bodas de cannabis” ofrecen a las parejas todo tipo de ofertas.

Barra libre de marihuana

Muchos entusiastas de esta nueva moda piensan en el alcohol como una “toxina anticuada”, de la vieja escuela, cuyo abuso puede provocar “conflictos familiares ya que su consumo en exceso puede alterar a los asistentes”. Por ello apuestan por los ‘canna -bar’, barra libre de cannabis para todos los invitados –excepto menores, claro-.

La empresa Cultivating Spirits, que organiza todo tipo de eventos con esta droga como protagonista, ofrece dos horas de barra libre de cannabis por 300$, con un adicional de 100$ por hora más, incluyendo instrumentos como prerolled, vaporizadores y tubos de vidrio.

Di hola a una nueva moda dentro de una profesión en auge. ¡Porque ahora el cannabis es el nuevo champagne!

Continúa leyendo: El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés

El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés

Lidia Ramírez

Foto: Víctor Lax
Víctor Lax Photography

El día más importante para una mujer – también para algunos hombres – es el de su boda. Todo detalle cuenta: el vestido, el maquillaje, los zapatos, el banquete, las flores… y como no, el reportaje fotográfico. Además de nuestros recuerdos, las fotografías inmortalizarán para siempre todos esos detalles de uno de los días más especiales de nuestras vidas. En España tenemos la suerte de contar con el mejor fotógrafo de bodas del mundo, Víctor Lax, un aragonés afincado en Zaragoza que acaba de recibir el ‘Premio Fearless al Mejor Fotógrafo del Año 2016′, otorgado por la prestigiosa web Fearless Photographer. “Casi no me lo creo. Llevo muchos años persiguiendo este premio”, cuenta a The Objective Lax, quien asegura que a pesar de haber recibido este reconocido galardón tiene los pies muy en el suelo porque “no se vive de los premios, se vive de las parejas”.

Fearless Photographer, creada en Estados Unidos, reúne a más de 4.000 profesionales especializados en la fotografía de boda en el mundo, y al año otorga seis veces el ‘Premio Fearless al Mejor Fotógrafo del Año’, con el cual se pretende dar un mayor reconocimiento a la creatividad, la novedad y la frescura de un trabajo que en los últimos años ha vivido una profunda renovación, convirtiéndose en una de las disciplinas más exigentes en nuestro días.

En esta sexta edición del concurso se presentaron más de 15.000 imágenes de todo el mundo. Lax, que ha ganado 23 premios en los últimos tres años, diez de ellos en el 2016, se presentó con 15 fotos que han situado a España en lo más alto en el mapa de la fotografía de bodas a nivel mundial. “Detrás de cada premio hay un enorme trabajo y existen multitud de imágenes hasta poder conseguir algo importante, ahí reside la calidad real de cada fotógrafo”, nos cuenta el joven fotógrafo de 37 años, quien debido a la crisis y después de muchos años en prensa escrita, lleva ocho trabajando en nupcias.

Entre una de sus fotografías más ‘raras’ o curiosas, la de una pareja de novios rodeados de buitres. “Se trataba de un matrimonio amante de la montaña, así que nos fuimos a un paisaje rocoso y cuando menos esperábamos nos encontramos con decenas de estos animales”, nos cuenta risueño. “La imagen es toda una alegoría de la felicidad, a veces es tan difícil separar lo bueno de lo malo”.

El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 1
Fearless pretende dar un mayor reconocimiento a la creatividad, la novedad y la frescura en este tipo de fotografía. | Foto: Víctor Lax

En la actualidad, Lax trabaja en cualquier parte de España y del mundo. Sin ir más lejos, tras recorrer Noruega, los Alpes, Francia, Turquía y Estados Unidos con sus trabajos del pasado año, en 2017 viajará a Italia, Londres, Cantabria, Marbella y las Islas Baleares. Sus reportajes rondan los 3.000 euros por servicio completo y parte de su trabajo puede verse en su web oficial, victorlax.net, o en su cuenta de Instagram (@victorlax).

El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 3
Lax ha ganado 23 premios en los últimos tres años. | Foto: Víctor Lax
El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 6
Pareja de Graus en Escocia. | Foto: Víctor Lax
El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 4
Sus reportajes rondan los 3.000 euros. | Foto: Víctor Lax
El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 7
Parte de su trabajo puede verse en su web oficial, Víctor Lax Photography, y en su cuenta de Instagram (@victorlax). | Foto: Víctor Lax
El mejor fotógrafo de bodas del mundo es aragonés 9
Pareja en Albarracín, Teruel. | Foto: Víctor Lax

Continúa leyendo: 'Automatrimonio', hasta que la muerte me separe

'Automatrimonio', hasta que la muerte me separe

Lidia Ramírez

Foto: ILYA NAYMUSHIN
Reuters

¿Pensabas que nunca te ibas a casar por no haber encontrado a tu media naranja? ¿Habías desechado ya la idea de vestirte de novia y ser la protagonista de uno de los días más importantes de tu vida? Una vez más la realidad supera a la ficción. Ahora puedes casarte contigo misma y amarte, cuidarte y respetarte hasta que la muerte te separe.

En Japón y Estados Unidos el “sí, quiero” a la sologamia se ha convertido en todo un fenómeno y está pegando muy fuerte entre mujeres jóvenes millennials (aún no hay noticia de ‘autobodas’ de hombres solteros) que se quieren por encima de todas las cosas.

Automatrimonio, hasta que la muerte me separe

En 2014 salió a la luz el caso de Grace Gelder, probablemente la primera mujer que se casó consigo misma. En una entrevista concedida al diario The Guardian, Gelder explicó que la idea de adquirir compromiso con ella misma se cruzó en su  mente mientras escuchaba la canción de Björk que dice “My name’s Isobel, married to myself” (mi nombre es Isobel, casada conmigo misma). Tres años después, esta estadounidense ha dejado de ser la única que ha optado por este ‘estado civil’, y otros nombres como Yasmin Eleby, Sophie Tanner, Natsumi Akai o Nadine Schweigert han saltado a los medios por prometerse amarse y respetarse tanto en la prosperidad, como en la adversidad, en la salud como en la enfermedad, durante toda su vida. El tema de la fidelidad es punto y aparte, Gelder aseguraba tener relaciones con otras personas, un modelo de relación que ella ha denominado ‘sologamia abierta’.

Todo un negocio en torno al ‘automatrimonio’

Aunque en ningún país existe validez legal para este tipo de uniones y es algo simbólico, en esto de las ‘autobodas’ ya hay toda una industria de planificadores y proveedores que intentan que estas ceremonias sean tan espectaculares como las tradicionales, sin que en ellas falte ni un detalle. Singles Wedding, en Japón, ofrece packs que incluyen peluquería y maquillaje, sesiones de fotos y ceremonia por unos 2.250 euros. Pero aquí no termina su oferta, el paquete también incluye para aquellas que lo deseen, la opción de alquilar un hombre ‘decorativo’ de entre 20 y 70 años para que pose junto a la novia en su magnífico día.

En Estados Unidos, Self Marriage Ceremonies ofrece cursos de ‘automatrimonio’ de diez semanas de duración impartido por un coach que lleva años casando a solteros. Sesiones con un coste de 75 dólares en las que te ofrecen “la oportunidad de profundizar en ti mismo, explorar tu propia sabiduría y amor propio e integrar los principios de la ‘autounión’ con la vida diaria”, recoge la innovadora empresa en su página web.

Y como no hay boda sin anillo, I Married Me ofrece toda una gama de sortijas que oscilan entre los 22 y 250 euros para recordarte cada día cuánto te quieres.

'Automatrimonio', hasta que la muerte me separe
Anillos que van desde los 22 euros hasta los 250 para no olvidar uno de los días más importantes de tu vida. | Imagen: imarriedme.com

Continúa leyendo: Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo

Marta Ruiz-Castillo

Foto: Museo Guggenheim Bilbao

El 19 de octubre de 1997 abrió sus puertas al público el Museo Guggenheim Bilbao,  tras la inauguración oficial el día anterior por el rey Juan Carlos. Un proyecto ambicioso situado junto a la ría de la capital vizcaína, una ciudad de Euskadi principalmente industrial que hasta entonces vivía un poco de espaldas al turismo, más allá de su excepcional oferta gastronómica. Veinte años después, sin duda, queda la esencia de sus gentes y, por supuesto, su oferta gastronómica, pero su transformación ha sido tal que la ciudad puede estar orgullosa de ser uno de los destinos turísticos por excelencia, con visitantes procedentes de todas partes del planeta. El Museo Guggenheim tiene mucho que ver con esa transformación de Bilbao, pero también la acción de las instituciones que se pusieron manos a la obra para que el emblemático edificio de Frank Gehry contara con un entorno y unas infraestructuras acordes al museo. Como así ha sido.

“El museo es, quizá, lo más representativo, como el barco tractor de esta transformación, pero no es lo único, ya que ha habido una apuesta firme por parte de las instituciones que dijeron ‘a ver, aquí hay que pensar en un plan para el futuro porque si no esto se nos cae a pedazos’. Todas estas acciones del metro, el tranvía, la regeneración de toda esta zona de la ría como eje vertebrador de la ciudad, el Palacio Euskalduna, los nuevos puentes, ahora el aeropuerto…todo tiene un sentido porque, si no, seguramente el museo no habría funcionado tan bien – si una persona que viene de Japón, ve el museo por dentro y dice qué maravilla, pero fuera ya no hay nada más, no vuelve. Aquí ha habido también siempre una oferta gastronómica pero hacía falta como un repaso general para que las referencias sean buenas”, nos comenta Begoña Martínez Goyenaga, subdirectora de Marketing y Comunicación del Museo Guggenheim Bilbao, en conversación telefónica.

Celebraciones durante todo el año

En el famoso bolero Volver, Carlos Gardel cantaba “que veinte no es nada”, pero si echamos la vista atrás, podemos decir que veinte años dan para mucho. En el caso del Museo Guggenheim Bilbao han sido dos décadas frenéticas de superación constante, de ofrecer lo mejor y con un estilo muy distinto a otros museos. Sus responsables han apostado por esa capacidad para asombrar para celebrar sus primeros veinte años de vida y, en este sentido, han querido que este 2017 se un año de conmemoración.

“Llevamos celebrando los 20 años a lo largo de todo el año y lo hemos abordado desde tres áreas diferentes”, explica Martínez Goyenaga. “Por un lado, a través de la programación artística, que este año ha sido muy dinámica y de muy alta calidad a lo largo de todo el año, con exposiciones muy fuertes. Por otro lado, desde el punto de vista de educación y divulgación tenemos el programa TopARTE, que consiste en buscar alianzas con otras entidades culturales del entorno. Por ejemplo, el museo cede sus espacios gratuitamente, el auditorio u otros espacios a entidades del mundo de la música, de la danza, del teatro, de la gastronomía…a todas las disciplinas del ámbito de la cultura en el sentido más amplio, y hemos tenido espacios del museo para que otras disciplinas hayan podido realizar y mostrar su trabajo. Hubo una muy buena respuesta, se presentaron un montón de proyectos y de una gran calidad. De hecho, ha sido tan positiva la experiencia que se va a extender en el tiempo y vamos a repetir el año que viene”.

“En tercer lugar, ha habido unos eventos de celebración con la ciudadanía durante el mes de octubre, en particular, durante la semana pasada. La estrella o plato fuerte ha sido Reflections, un espectáculo que se celebró entre el miércoles y el sábado pasados. La valoración que hacemos es tremendamente positiva porque se han acercado más de 300.000 personas a verlo a lo largo de los cuatro días; ha gustado muchísimo y la opinión de la gente es que ha merecido mucho la pena ver el museo de esta manera tan innovadora y de forma virtual”, comenta entusiasmada la subdirectora de Marketing y Comunicación.

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo 2 Espectáculo de luz y sonido como parte de los actos conmemorativos. | Foto: Museo Guggenheim Bilbao

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo 3 Reflections tuvo una gran acogida por parte del público. | Foto: Museo Guggenheim Bilbao

“El lunes pasado también se celebró otro evento- Chasmata – en el auditorio en el que se aunaba arte y ciencia. Es uno de los eventos de los cuales el museo se siente más orgulloso que se hizo en colaboración con la Agencia Espacial Europea, que nos aportó un montón de material para hacer posible la sonorización de lo que ellos han logrado a lo largo de los años a través de sus ondas espaciales, se ha convertido en música”.

Otras iniciativas han sido Dibujando el Museo, donde el público podía hacer dibujos de sus rincones favoritos, postearlos y compartirlos en redes, con los públicos de los Museos Guggenheim de Nueva York y Venecia.

Este miércoles se celebra la cena de gala anual con artistas, patronos y personalidades para conmemorar que hace veinte años el rey Juan Carlos inauguró el museo y, un día después se abrió al público. Un público en el que se ha volcado el Guggenheim Bilbao en las celebraciones, con “Reflections como plato fuerte; ha sido mucho trabajo, con un resultado espectacular y estamos muy contentos porque la ciudadanía así nos lo ha transmitido”.

Transformación

Nos detenemos en un apartado que bajo el epígrafe ‘Transformación’ englobada la frase “El arte lo cambia todo”. Frase clave de lo que es, de lo que significa el Museo Guggenheim Bilbao, como nos comenta su responsable de Marketing y Comunicación.

“Efectivamente, es una de las claves del museo. Me parece maravilloso que un museo sea capaz, tenga la fuerza suficiente como para transformar una ciudad, para cambiar la forma en que es percibida. Pasar de un pasado industrial a darle un nuevo rumbo y que todo haya salido tan bien. También porque creemos firmemente en la capacidad del arte para cambiar a las personas y, a lo grande, a la propia ciudad; ha cambiado para bien la ciudad, para ser más amigable, más interesante de cara al público que viene. También en esta frase queremos destacar la capacidad que tiene el arte para cambiar la forma de mirar, para que uno mismo sea más abierto, más cosmopolita; afrontar esos retos, esos desafíos que presenta el arte que a veces es incómodo, con esa respuesta del público. Nos parece que la frase define muy bien lo que ha pasado aquí y lo que sigue pasando y lo que tiene que seguir pasando”.

“Creemos firmemente en la capacidad del arte para cambiar a las personas y, a lo grande, a la propia ciudad”.

En Transformación, lo que el museo hizo fue una exposición fotográfica en la parte que da a la ría con paneles con imágenes del pasado, desde finales del siglo XIX hasta llegar al momento actual. “Sacamos esas mismas fotos desde el mismo punto de vista, desde la misma perspectiva, mostrando claramente qué transformación tan brutal ha habido, de pasar un poco de esas montañas, de los contenedores del puerto, ahora, a ver no sólo el museo en el mismo sitio, sino también los árboles, el paseo, las bicicletas, los niños…en una zona que antes era inviable porque estaba totalmente degradada.

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo 5 Mamá, la escultura con forma de araña de la artista Louise Bourgeois. |Foto: Museo Guggenheim Bilbao

La serie de fotografías es el resultado del trabajo de documentación llevado a cabo en los fondos fotográficos del Archivo Municipal de Bilbao, el Museo Vasco, la Autoridad Portuaria de Bilbao y los fotógrafos locales Mikel Alonso y Fede Merino, y completado por la réplica de esas mismas fotografías tomadas en la actualidad y desde cada enclave exacto.

Balance

El Museo Guggenheim desde el principio, desde que abrió sus puertas ahora hace veinte años, ha tenido el favor del público y la atención de la prensa nacional e internacional. “Desde el principio, ha sido capaz de generar una atención y una expectación capaces de atraer un millón de personas al año en una ciudad como Bilbao, que nunca antes había sido turística, con lo cual, nos puso en el mapa internacional hace veinte años”, cuenta Martínez Goyenaga.

Le preguntamos qué destacaría de estas dos décadas. “Lo que más destacaría es que veinte años después, hemos sabido y conseguido mantener ese pulso de atención; seguimos en las mismas cifras de más de un millón de visitantes al año y para una ciudad como Bilbao que tiene como 300.000 habitantes es una burrada. No es Londres, no es París, no es Madrid, con lo cual, haber sido capaces de haber mantenido una programación artística muy exigente, de mucha calidad y muy dinámica”.

“Veinte años después seguimos en las mismas cifras de más de un millón de visitantes al año”.

El museo, añade, se transforma “varias veces al año de arriba abajo para ofrecer exposiciones que aporten, además, una mirada propia porque así lo permiten los espacios de este museo; si por fuera es espectacular, por dentro todavía es más versátil y tiene unas posibilidades que permiten que cada exposición sea diferente, encuentre su lugar y siempre nuestro objetivo es presentar una propuesta muy única”.

Gracias a ese trabajo, a ese esfuerzo diario de quienes trabajan aquí, “veinte años después hemos seguido manteniendo esa gente que viene a ver el museo, una vez pasada la moda, digamos, de sus inicios de acudir al ver el edificio fantástico de Frank Gehry, siendo capaces de estar en esa pelea diaria sin desgaste y con tan buenos resultados, que hacemos una valoración tremendamente positiva”.

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo 6 Un detalle del interior del museo. | Foto: Museo Guggenheim Bilbao

Los responsables del museo se sienten muy satisfechos porque han cumplido las expectativas, pero “no nos quedamos con eso”, subraya Begoña. “Somos muy conscientes de que seguiremos atrayendo la atención del público y las buenas críticas que estamos teniendo en la medida en que seamos capaces de seguir sorprendiendo, de seguir ofreciendo algo único al que viene a visitar el museo. Así que, satisfechos sí, pero ya mirando al futuro con las próximas exposiciones, trabajando un montón con mucha ilusión y con esa satisfacción de tener la confianza del público y el interés demostrado durante todos estos años”.

“Yo creo que la clave veinte años después, es seguir apostando por ser muy ambiciosos con la programación, con el diseño de las exposiciones, porque no queremos que sea igual a lo que ya se hizo en otro sitio, trabajamos siempre para sacarle esa chispa que nos da el museo para que sea único”.

Museo Guggenheim Bilbao, el arte de cambiarlo todo 4 Puppy, la popular mascota del museo. | Foto: Museo Guggenheim Bilbao

Continúa leyendo: Pla para desintoxicar

Pla para desintoxicar

José Antonio Montano

Foto: EFE
EFE

Para desintoxicarme de los nacionalistas catalanes leo a dos catalanes no nacionalistas, trenzados en un libro: el ‘Josep Pla’ de Arcadi Espada (ed. Omega). El libro era inencontrable, pero lo encontró Manuel Arias Maldonado en Palma de Mallorca. Lo trajo a Málaga, me lo prestó, yo me lo llevé a Madrid y de allí a Barcelona para la manifestación del 8 de octubre. Después le pedí al autor una dedicatoria para el dueño y puso, entre otras cosas: “mi mejor libro, lo escribió Pla”.

Tiene razón. El libro está montado con maestría, de manera que deja hablar a Pla –en sus “notas para un diario” de 1965 a 1968 y en otros textos– y sobre él habla Espada, acerca de Pla: expandiendo y ahondando, comentando al paso, sin traicionar a Pla. Me ha recordado al contagio que produce João Gilberto en los otros cuando cantan con él, que quedan imbuidos de su ‘tempo’, de su sosiego. Aquí lo que predomina es la antirretórica, o la retórica sutil de lo concreto, de lo físico y palpable, eludiendo lo sentimental. Esto último tiene tanto más valor por cuanto que en esos años Pla está desgarrado por un asunto amoroso, o mejor, erótico: acometidas solitarias (salvo en sus viajes a Buenos Aires, donde está ella) indisociables ya de la vejez. Tiene miedo de hacer el ridículo y procura no hacerlo. Rechaza además el énfasis.

Luego he vuelto a ponerme la entrevista a Pla de ‘A fondo’ y he regresado a ‘El cuaderno gris’. Al comienzo dice Pla, cuando siente que los padres lo miran decepcionados el día de su veintiún cumpleaños: “Tener hijos en forma de incógnita, de nebulosa, tiene que ser muy desagradable”. Produce nostalgia, pero también esperanza, saber que en la tierra hoy embrutecida por el nacionalismo pudo haber un Montaigne.

TOP