Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La mayor exposición sobre Auschwitz, la fábrica de la muerte más grande de la historia

Lidia Ramírez

Foto: Pablo Á
Musealia
“Ocurrió.
En consecuencia puede volver a ocurrir: esto es la esencia de lo que tenemos que decir. Puede ocurrir  y puede ocurrir en cualquier lugar”.
Primo Levi. Superviviente de Auschwitz.

Más de un millón de personas, mujeres, hombres y niños; judíos, polacos, gitanos y prisioneros de guerra soviéticos fueron torturados, esclavizados y asesinados por la Alemania nazi en una moderna fábrica de la muerte. Ocurrió en el corazón de Europa, no hace mucho, no muy lejos.

Hablamos del campo de concentración de Auschwitz, situado en Oświęcim a unos 43 kilómetros al oeste de Cracovia. Entre 1940 y 1945, Auschwitz se convirtió en el mayor centro de exterminio de la historia del nazismo, la mayor fábrica de la muerte de la historia; y más de 70 años después de su liberación continúa siendo hoy en día símbolo universal del Holocausto; uno de los episodios más oscuros de la historia reciente, que se saldó con el asesinato de más de 6.000.000 de inocentes.

Hasta ahora el mejor modo de comprender la magnitud de los horrores cometidos por la Alemania nazi en Auschwitz era viajar hasta la pequeña localidad de Oświęcim. Más de 2.000.000 de personas acuden anualmente allí para ver los auténticos restos del campo.

Ahora, por primera vez en la historia, una exposición coproducida por el Museo Estatal de Auschwitz–Birkenau recorre las principales capitales del mundo mostrando una extraordinaria colección de piezas originales de incalculable valor histórico y humano, testigos directos de uno de los episodios más oscuros de la humanidad. Bajo el título ‘Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos’, la exposición ha llegado a Madrid, el Centro de Exposiciones Arte Canal de la capital se convierte así en escenario de la presentación mundial de la exposición, que muestra en primicia mundial más de 600 piezas originales, y numeroso material fotográfico y audiovisual inédito. Este será su único destino en España, más de 2.500 metros cuadrados de muestra que se recorren en una hora media (como mínimo).

La mayor exposición sobre el campo nazi de Auschwitz, la mayor fábrica de la muerte de la historia 2
Barracón originario del subcampo de Auschwitz, Auschwitz III – Monowitz. | Foto: Pablo Á./Musealia

Pequeños objetos personales de algunas de sus víctimas, elementos estructurales de aquel colosal campo, documentación y material audiovisual inédito… Un riguroso y emotivo recorrido con un claro objetivo: conocer de primera mano cómo pudo llegar a existir un lugar así y cuáles fueron sus terribles consecuencias. Una reflexión inolvidable sobre la propia naturaleza del ser humano y la compleja realidad de Auschwitz, universo común de víctimas y verdugos. La gran mayoría de objetos y el extenso material fotográfico y audiovisual que componen la exposición no han sido nunca antes mostrada al público.

La mayor exposición sobre el campo nazi de Auschwitz, la mayor fábrica de la muerte de la historia 3
Brochas de afeitado pertenecientes a víctimas. | Foto: Pablo Á./Musealia

La mayor exposición sobre el campo nazi de Auschwitz, la mayor fábrica de la muerte de la historia 4
Máscara de gas en la exposición. | Foto: Pablo Á./Musealia

Organizada por Musealia, una pequeña empresa con sede en San Sebastián, la muestra se puede ver en el Centro de Exposiciones Arte Canal hasta el 17 de junio,  de lunes a domingo de 10:00 a 19:00. Las tarifas rondan entre los 6 y 12.50 euros.

Una exposición para sacudir la conciencia del mundo ya que Auschwitz sigue siendo, hoy en día, el mayor cementerio del mundo. Y ahora que los últimos supervivientes y verdugos están desapareciendo, difundir su legado es más importante que nunca.

Mensajes antisemitas contra la exposición 

El centro madrileño de Exposiciones Arte Canal ha informado que desde que comenzaron a promocionar la exposición en las redes sociales, han recibido una inquietante cantidad de mensajes antisemitas y negacionistas. Desde el Museo Estatal de  Auschwitz-Birkenau, institución que gestiona el antiguo campo de exterminio construido por la Alemania nazi, ya les advirtieron de que algo así podría ocurrir y les aconsejaron que nunca respondieran a los mensajes negacionistas y que los denunciaran y bloquearan.

El antisemitismo tiene un bajo porcentaje en España en este tipo de ofensas (un 0,6% en 2016); sin embargo, en Europa la situación es diferente y así lo demuestra un estudio de la Agencia Europea para los Derechos Fundamentales (FRA) que afirma que este odio, en concreto, “representa un problema serio”. En 2014, los resultados de otra investigación desvelaron que un 26% de los judíos europeos afirmaba haber sufrido acoso verbal o físico.

Musealia ya ha puesto los hechos en conocimiento del Centro de Coordinación de Información sobre Radicalización (CCIR), dependiente de la Secretaría de Estado de Interior, y los ha denunciado a través de Twitter y Facebook.

Continúa leyendo: Supervivientes de Auschwitz conmemoran 71 años de su liberación

Supervivientes de Auschwitz conmemoran 71 años de su liberación

Foto: Kacper Pempel

Con motivo de la conmemoración de los 71 años de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, los supervivientes del holocausto se han reunido para rendir homenaje a las víctimas y advertir que el antisemitismo sigue vivo.

Por su parte, el Parlamento israelí alberga una muestra llamada “La Angustia de la Liberación” con la que rinde homenaje a las víctimas. Asimismo, el Museo del Holocausto, en Berlín, ha cedido obras hechas por artistas durante el Holocausto para una exposición inaugurada por la canciller Ángela Merkel. Con todo, las actividades han tenido lugar en medio de advertencias de que el antisemitismo ha resurgido en Europa, de 71 años después, según ha dicho Federica Mogherini, representante de la UE.

Continúa leyendo: Muere Max Mannheimer, la memoria del Holocausto

Muere Max Mannheimer, la memoria del Holocausto

Foto: ANDREAS GEBERT

Max Mannheimer, judío superviviente de los campos de exterminio nazis de Auschwitz y Dachau y una de las principales voces en el recuerdo del Holocausto en Alemania, ha muerto a los 96 años en una clínica de Múnich. La directora del Centro Conmemorativo del antiguo campo de concentración de Dachau, Gabriele Hammermann, ha confirmado que Mannheimer murió el pasado viernes tras dedicar la mayor parte de su vida a luchar contra el olvido.

Mannheimer pasó su vida recordando el horror que vivió en su juventud en un periplo en el que pasó por Dachau, Theresienstadt, Auschwitz y Varsovia y donde perdió a casi toda su familia. En el libro Tercera vida recogió sus memorias, donde cuenta cómo, famélico y enfermo de tifus, fue liberado al llegar las tropas estadounidenses a la localidad alemana de Tutzing, donde se encontraba en aquel momento junto a su hermano pequeño. La familia Mannheimer abandonó la zona ocupada por los nazis en enero de 1939, pero no consiguió huir de la persecución nazi y en enero de 1943, tras pasar por el campo de concentración de Theresienstadt, fue deportada a Auschwitz. Allí fueron asesinados la mujer de Max, sus padres y tres de sus hermanos. Junto con su hermano Edgar sobrevivió hasta la llegada de las tropas norteamericanas, donde comenzó su “tercera vida”, que dedicó a relatar su experiencia para que no cayera en el olvido.

Dedicó la mayor parte de su vida a dar voz a los seis millones de judíos que se estima que murieron a manos de los nazis, en charlas dirigidas a escolares o adultos en todo el país, y a combatir a la extrema derecha. “No sois responsables de lo que pasó, pero sí de que no vuelva a suceder”, era una de las frases casi siempre presentes en sus encuentros con los estudiantes.

Continúa leyendo: Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones

Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones

Lidia Ramírez

Foto: RRSS

La limitación velada del ascenso laboral de las mujeres en el interior de las empresas en este país es una realidad evidente.  La igualdad de género y, concretamente en el oficio de periodista, es una mentira. Una farsa. Así lo refleja el nuevo informe presentado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) titulado ‘Informe Anual de la Profesión Periodística 2017’, que este año hace ahínco en las mujeres periodistas y los profesionales autónomos. 

Si se consideran los puestos con carácter directivo en las redacciones, el porcentaje de hombres duplica al de mujeres. Así las cifras muestran que, del total de directivos contratados, las mujeres redactores jefas en los medios impresos suponen un 4,3% frente al 5,6% de los hombres; las directoras de programas son el 1,7% frente al 4% de hombres; y las directoras de webs el 0,9% frente al 2,4% de hombres directivos, por ejemplo.

“De 80 periódicos sólo 8 tenían una periodista al frente”

De esta forma, la lista de los diarios impresos que se agrupaban el año pasado en la Asociación De Editores De Diarios Españoles muestra que de 80 periódicos sólo 8 tenían una periodista al frente, y sólo en 3 el responsable de la gerencia era una mujer. Situación bastante parecida muestran también los organigramas de las televisiones y las radios: de unos 84 directivos de primer nivel, en compañías como Atresmedia, Mediaset, RTVE, Movistar TV, Cadena SER y Cope, sólo 13 son mujeres.

En palabras del periodista Luis Palacio, que ha dirigido el estudio, el “factor de discriminación hacia las mujeres” en las redacciones es evidente.

Por el contrario, en el ámbito de la comunicación empresarial e institucional la situación cambia radicalmente, puesto que de las personas con nivel de dirección el 52% son mujeres y el 48%, hombres.

Mujer, periodista y directiva: cuando el techo de cristal llega a las redacciones 1
Victoria Prego, presidenta APM, Luis Palacios, director del Informe y Nemesio Rodríguez, vicepresidente de la APM, durante la presentación del Informe Anual de la Profesión Periodística 2017. | Foto: Fernando Villar/EFE

Así, como consecuencia de que haya más mujeres que hombres en los tramos salariales más bajos (por debajo de los 1.500 euros) y menos en los más altos  (por encima de los 2.000 euros), por regla general, las mujeres cobran menos que los hombres. En este sentido, el Informe muestra como hay un 14,7% de las mujeres frente a un 6,3% de los hombres que cobran entre 600 y 1.000 euros; entre 1.000 y 1.500 el porcentaje es de 25,4% (hombres) frente al 18,7% (mujeres); y las diferencias aún son mayores cuando las cifras se disparan a ingresos medios de entre 2.000 y 3.000, donde sólo un 12% de las mujeres tienen este sueldo, frente al 19% de los hombres periodistas; situación aún más sesgada es cuando cuando hablamos de sueldos entre 3.000 y 4.000 (11,1% hombres – 1,3% mujeres).

Además, analizando las cifras oficiales de paro registrado de periodistas según el Servicio Público de Empleo (SPEE), se constata que el 64% de los parados registrados son mujeres, frente al 34% de hombres. Según Palacio esto, en parte, se debe a que las tituladas en periodismo representan en torno a dos tercios del total, por un tercio de sus compañeros varones; el 65% de mujeres por el 36% de hombres, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECYD), en unas circunstancias en las que “hay muchos más periodistas que los que el mercado puede absorber”, señala durante la presentación del informe Victoria Prego, presidenta de la APM.

En relación a posibles casos de “machismo” o “acoso” a las mujeres en las redacciones, la Asociación ha dicho que no han recibido ninguna petición de amparo sobre este tema.

 Periodistas y comunicadores autónomos: una situación incómoda

Otro de los asuntos en los que se centra el Informe es en la situación de los periodistas autónomos de nuestro país. Una situación que aunque va disminuyendo –2015: 862; 2016: 661; 2017: 648– aún representan  la cuarta parte de los periodista que trabajan informando (25%) o haciendo comunicación empresarial o institucional (27,1%), la mayoría “forzados por las circunstancias (79%) y no por elección propia (21%)”, precisa Luis Palacio, quien destaca la figura del ‘falso autónomo’ que representa en torno al 18% de los autónomos que trabajan en periodismo, según las encuestas realizadas para este informe.

En cuanto a los medios en los que trabaja este sector de profesionales, la mayoría lo hacen en nativos digitales (37 %), seguidos de los que lo hacen para revistas en papel (31,5 %), colaboradores de digitales de medios convencionales (20,4 %) y prensa diaria en papel (19,1 %). Y por lo que se refiere a las retribuciones, si en 2016 los porcentajes que cobraban por encima de los 100 euros por reportaje, entrevista o artículo de opinión eran los más altos; en 2017, el mayor porcentaje por reportaje los reciben quienes cobran entre 50 y 100 euros, mientras que la mayor parte de las colaboraciones en forma de entrevista o de artículos de opinión se pagan a menos de 50 euros.

Aún así, y pese a los datos negativos del Informe, Prego ha recalcado como dato positivo que “hay un poco menos de paro”: 7.137 personas, frente a las 7.890 de 2016.

Continúa leyendo: Las intimidades literarias de Gabriel García Márquez, al descubierto

Las intimidades literarias de Gabriel García Márquez, al descubierto

Jorge Raya Pons

Foto: TOMAS BRAVO
Reuters

El archivo con todos los manuscritos que sobrevivieron de Gabriel García Márquez está en Estados Unidos. Él, que se rebeló contra todos sus gobiernos, nunca lo habría imaginado. Vendieron el fondo de documentos que había guardado durante años por más de dos millones de dólares a la Universidad de Texas –a través de la institución Harry Ransom Center–. Parece mucho dinero cuando Gabo –como le llamaron quienes le conocían– vivió con lo justo durante casi media vida. Aquella circunstancia cambió, sin embargo, cuando alguien quedó deslumbrado por Cien años de soledad.

Algunos días, García Márquez compartía con quienes le acompañaban la historia de cómo la idea del libro le alcanzó como un rayo, de cómo quedó prendido e incapacitado para hacer otra cosa que escribir. “A mis 38 años y ya con cuatro libros publicados desde mis 20 años, me senté ante la máquina de escribir y empecé: ‘Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo’. No tenía la menor idea del significado ni del origen de esa frase ni hacia dónde debía conducirme”, dijo en una ceremonia en Cartagena de Indias en 2007. “Lo que hoy sé es que no dejé de escribir ni un solo día durante 18 meses, hasta que terminé el libro”.

Gabo, que nació en el Caribe colombiano y siempre se reconoció periodista, escribió otras obras que son infinitas –como El coronel no tiene quien le escriba y El amor en los tiempos del cólera– y dejó miles de páginas que ahora pueden consultarse gratuitamente y en línea. Son folios y folios –unos 27.000– y artículos y fotografías y ficciones a medias que revelan sobre García Márquez tanto como sus memorias: en ellos están sus métodos de trabajo, sus anotaciones, sus vicios de escritura. La universidad tejana ha comenzado un laborioso y encomiable esfuerzo para digitalizar todo cuanto llegó a sus manos, y los resultados son verdaderamente estimulantes si uno es lector devoto del maestro de Aracataca.

Cómo consultar en línea todo el catálogo de Gabriel García Márquez
Gabriel García Márquez, en Monterrey en 2007. | Foto: Tomás Bravo/Reuters

La página tiene habilitados unos buscadores que permiten, incluso, filtrar por palabras clave, y también un mecanismo sorprendente con el que se pueden comparar simultáneamente borradores distintos de una misma obra. Entre los documentos hay pasaportes de sus abuelos, de él mismo, fotografías de su infancia, todo un torrente de información que desvela las facetas misteriosas de su vida, sobre las que tanto mintió a sus biógrafos.

Toda esta hazaña no habría sido posible –quién sabe– si García Márquez no hubiera publicado Cien años de soledad. Aquello fue una posibilidad real al menos en dos ocasiones, según sus recuerdos. La primera, cuando la mecanógrafa Esperanza Araiza (Pera) resbaló saliendo de un autobús, bajo la lluvia, y provocó que los papeles de su borrador final se empaparan todos en un charco. Luego tuvo que secarlos pacientemente y uno a uno para rescatar los 18 meses de trabajo de su amigo.

La segunda, cuando el escritor y su esposa, Mercedes, se dispusieron a enviar a la editorial Suramericana por correo las 590 cuartillas que entonces eran la novela. El trabajador de la oficina pesó las hojas y les dijo: “Son 82 pesos”. Pero ellos eran pobres y solo tenían 53. Tuvieron que enviar la mitad de la novela, con el escaso atino de escoger la segunda mitad y no la primera. Unos días después, les escribió el editor y les dio el dinero restante a cambio de que le hicieran llegar la primera parte. La historia de García Márquez –quizá distorsionada– viene a demostrar que la fortuna, a veces, es caprichosa. Ahora sus intimidades literarias y familiares quedan abiertas para los curiosos y los investigadores.

TOP