Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La pregunta de Samuel que ni sus padres, ni profesores, ni Educación han sabido contestarle

Lidia Ramírez

Foto: Fundación Secretariado Gitano
Fundación Secretariado Gitano

Hay preguntas que hacen historia. Samuel, un niño gitano de 10 años, tiene una pregunta que ni sus padres, ni su profesor, ni la directora de su colegio, ni un responsable de Educación han sido capaz de contestarle.

Samuel es un niño gitano que, mientras hace los deberes, ve en sus libros la historia y la cultura de pueblos diferentes y entonces, es cuando se hace la pregunta: “¿Por qué la historia y la cultura del pueblo gitano no aparecen en mis libros del cole?”. Una cuestión para la que nadie consigue darle respuesta, y con la cual se dirige al Ministerio de Educación en busca de una contestación. Con ‘La pregunta de Samuel’ las ONG del Consejo Estatal del Pueblo Gitano quieren visibilizar la ausencia de la historia y la cultura gitana en los contenidos escolares y sensibilizar a la sociedad española sobre la necesidad de conocer más y mejor al pueblo gitano para contribuir así a cambiar, desde la infancia, la imagen social negativa de las personas gitanas y eliminar estereotipos y prejuicios que conducen a la discriminación.

“En España viven más de 725.000 gitanos, el 1,5% del total de la población española”

“Lanzamos esta acción porque creemos en una escuela que promueva la igualdad entre las personas. Una escuela donde la diversidad se perciba como una riqueza y no como un problema, y donde impere la tolerancia y el respeto hacia las diferencias. Una escuela donde los contenidos sean también un reflejo del pluralismo cultural y forme a ciudadanos y ciudadanas que conozcan y comprendan mejor su entorno”, apuntan en una nota de prensa desde la Fundación Secretariado Gitano, y añaden: “‘La pregunta de Samuel’ es la acción que presentamos en 2017 para hacer una petición clara a los poderes públicos y al conjunto de la sociedad española: la incorporación de la historia y la cultura del pueblo gitano en el currículo escolar de Primaria y Secundaria Obligatoria”.

“La pregunta de Samuel: ¿por qué la historia y la cultura del Pueblo Gitano no aparecen en los libros escolares?” 1
El pasado 6 de abril, el Congreso aprobó una Proposición no de Ley en la que insta al Gobierno a declarar el 8 de abril como el Día Internacional del Pueblo Gitano. | (Foto: Vadim Ghirda/AP)

8 de abril, Día del Pueblo Gitano

El pasado 6 de abril, el Congreso de los Diputados aprobó con el voto unánime de todos los grupos parlamentarios, una Proposición no de Ley en la que insta al Gobierno a declarar el 8 de abril como el Día del Pueblo Gitano, reconociendo asimismo sus símbolos como la bandera, verde y azul, con una rueda roja de 16 radios, y el himno gitano internacional, el Gelem, Gelem. “Un importante acuerdo del que nos alegramos –aunque sea un poco tardío– sobre algo tan básico como el reconocimiento institucional de los símbolos de un pueblo milenario con presencia en la península Ibérica desde hace casi 600 años y que ha contribuido significativamente a la configuración de la cultura y la identidad españolas”, apuntan desde la Fundación, que insisten en que aunque es muy importante que el Congreso apoye unánimemente esta iniciativa sobre el reconocimiento institucional de los símbolos gitanos, “es necesario que se formalice una vía de conocimiento para el conjunto de la sociedad española y que se haga desde la base”.

“La pregunta de Samuel: ¿por qué la historia y la cultura del Pueblo Gitano no aparecen en los libros escolares?” 2
La rueda de la bandera expresa los deseos de libertad de circulación más allá de las fronteras establecidas. | Foto: Vadim Ghirda/Reuters

¿Cuántos gitanos viven en España?

En España, al no recogerse la etnia de las personas en los censos de población, es muy difícil cuantificar el número de habitantes gitanos. Sin embargo, a partir de estudios sociológicos, como el elaborado por el Secretariado Gitano en 1978, con una muestra de unas 20.000 personas, se calcula que viven más de 725.000 (alrededor del 1,5% del total de la población española), de los cuales alrededor de un tercio tienen menos de 16 años.

En los primeros años del siglo XXI se ha ido intensificando la emigración de personas roma/gitanas de Europa del Este (principalmente Rumania y Bulgaria) hacia España, en especial a partir de la incorporación de estos países a la UE en 2007. Así, en la actualidad, se calcula que residen en España unas 50.000 personas de etnia gitana procedente de estos países.

La pregunta de Samuel que ni sus padres, ni profesores, ni Educación han sabido contestarle 1
Gitanos búlgaros durante una protesta contra la política del expresidente francés Nicolas Sarkozy por el desmantelamiento de los campamentos de refugiados y deportaciones de gitanos. 18 de septiembre de 2010. | (Foto AP / Valentina Petrova)

En Europa, el país con mayor cantidad de población gitana es Rumanía, con 1.850.000 personas, representado el 8,32% de la población, seguido de Bulgaria (750.000 -10,33%-), Hungría (700.00 -7,05%-), España (725.000 -1,57%) y República Eslovaca (500.000 -9,17%-).

Así, en estos momentos de crecimiento –y cierta permisividad– de discursos que excluyen al ‘diferente’, los poderes públicos tienen la responsabilidad de mostrar al conjunto de la ciudadanía los valores de una sociedad intercultural, donde la diversidad cultural, especialmente de los pueblos con amplia trayectoria en nuestra sociedad sea reconocida como un valor y no como un elemento de exclusión.

“La pregunta de Samuel: ¿por qué la historia y la cultura del Pueblo Gitano no aparecen en los libros escolares?”

El desconocimiento, la falta de convivencia y los arraigados prejuicios han ido perpetuando en el tiempo una imagen social negativa de la comunidad gitana que ha generado un sentimiento antigitano en buena parte de la sociedad con consecuencias muy dañinas para el desarrollo personal, profesional y comunitario de esta comunidad. Combatir la discriminación requiere de una acción decidida por parte de los poderes públicos, no solo en una aplicación efectiva de la legislación, sino también impulsando acciones de prevención, sensibilización y de asistencia a las víctimas.

De esta forma, la celebración del 8 de abril como Día Internacional del Pueblo Gitano es una oportunidad para el reconocimiento a la que cada vez más instituciones y entidades se suman, y que este año está marcada por el apoyo institucional unánime de los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados. En este sentido, desde la Fundación Secretariado Gitano hacen un llamamiento también al conjunto de la ciudadanía a sumarse a esta celebración, a conocer y a reconocer en el pueblo gitano a una comunidad que forma parte de la sociedad española y europea, y cuya trayectoria histórica y aportaciones culturales y artísticas enriquecen al conjunto de la sociedad y son parte de nuestro patrimonio común. Ciudadanos con los mismos derechos que el resto, y que como tal, corresponde a todos defender y proteger cuando se menoscaban.

Save

Continua leyendo: Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos

María Hernández

Foto: Miguel Angel Molina
EFE

Las redes y una gran parte de la sociedad se han volcado desde este miércoles con Juana Rivas, una madre granadina que fue obligada por una jueza a entregar a sus hijos a su padre, condenado por maltrato en 2009. Este miércoles a las 16:30, Juana debía entregar a sus dos niños, de 3 y 11 años, a su padre, Francesco Arcuri, para que volvieran a Italia con él. No se presentó.

El ex marido se marchó tras esperar media hora en el punto de encuentro donde ni Juana ni sus hijos aparecieron.

Los vecinos de la localidad granadina de Macarena se han solidarizado con su Juana, poniendo en su casa y locales carteles que dicen “Juana está en mi casa”. Esta misma frase se ha convertido en hashtag y está siendo utilizada por los usuarios de redes sociales para mostrar su solidaridad con esta madre que lucha por evitar el sufrimiento de sus hijos.

Tanto su abogada, María Castillo, como la responsable del Centro de la Mujer de Macarena, Francisca Granados, aseguran que desconocen el paradero de Juana
Rivas, que el pasado martes adelantó que no entregaría los hijos a su padre en el día establecido.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 1
La directora del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados y la abogada de Juana Rivas, Maria Castillo durante su comparecencia antes los medios después de que Juana Rivas, no se haya presentado en el punto de recogida. | Foto: Miguel Ángel Molina/ EFE

El caso de Juana no es único. Muchas otras mujeres se han enfrentado a la justicia para mantener la custodia de sus hijos y evitar entregárselo a su padre, la mayoría de la veces, maltratadores como el de Juana Rivas.

Estas son solo algunas de las madres que luchan a diario por mantener a sus hijos seguros.

Susana Guerrero, seis años de lucha

Susana, una madre de Talavera de la Reina, en Toledo, tuvo que enfrentarse a la justicia durante más de seis años para evitar que le dieran la custodia de su hija a su padre, que había sido condenado por violencia de género y acusado de abusar de la niña.

La jueza Ana Belén Gómez Dorado decidió que la custodia de Nayara, la hija de Susana, debía ser del padre debido al incumplimiento del régimen de visitas por parte de la madre. Sin embargo, ella decidió esconder a Nayara después de esta sentencia y se negó a cumplirla para protegerla de los malos tratos y abusos de su progenitor. Susana aseguraba que mantener a Nayara en paradero desconocido era lo más seguro para ella.

En mayo de 2017, el Tribunal Supremo finalmente ratificó una sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo que otorgaba la custodia de la niña a su madre, que permanecía escondida con su hija desde abril de 2016.

A pesar de la larga lucha, Susana asegura que esta decisión supuso “una batalla ganada” y que “ya no importan las persecuciones” que había sufrido durante años, dijo a Europa Press al conocer la decisión del Tribunal Supremo.

María Salmerón, condenada a prisión por defender a su hija

María Salmerón estuvo a punto de entrar en la cárcel por consentir que su hija de 12 años, que ahora tiene 16, se negara a ver a su padre, que había sido condenado por malos tratos. María fue condenada a seis meses de prisión por incumplir el régimen de custodia compartida impuesto por el juez.

Esta madre, que fue galardonada por el Gobierno por prestar su testimonio a la lucha colectiva contra el maltrato, logró finalmente un indulto y su pena de cárcel fue perdonada a cambio de trabajos sociales.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 3
Varios estudiantes se manifiestan contra la violencia de género. | Foto: Eloy Alonso/ Reuters

Sin embargo, el indulto no cerró el caso, pues la pareja aún tenía una batalla judicial que no podía resolverse hasta que la hija cumpliera 16 años y pudiera decidir con quién de los dos quería vivir.

María Salmerón llegó a acusar al padre de “torturas continuadas” a la niña, a pesar de que la querella no fue aceptada, y el padre le ganó en cuatro ocasiones en los juzgados en los casos por incumplimiento reiterado del régimen de visitas.

Ella asegura que su hija no quería irse con su padre y que hizo “lo que cualquier madre haría”.

María José Carrascosa, nueve años en la cárcel

Aunque en este caso no mediaron denuncias por los malos tratos, la lucha de María José Carrascosa por mantener la custodia de su hija, que en el momento de su divorcio tenía seis años, le costó pasar nueve años en la cárcel.

En 2005, en medio de un litigio con su exmarido por la custodia de su hija Victoria, María José, que vivía en Estados Unidos, se llevó a la niña a Valencia después de que un juzgado de esta ciudad le otorgara la custodia de Victoria.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 4
Todas estas madres solo buscan proteger a sus hijos. | Foto: Stephan Hochhaus/ Flickr

Sin embargo, un año más tarde, su exmarido, Peter Innes, la denunció ante la justicia de Estados Unidos por el secuestro de su hija. Ese mismo año, en un viaje de trabajo al país, las autoridades estadounidenses le retiraron el pasaporte y, a finales de año, fue detenida y condenada a 14 años de cárcel.

En 2015 acabaron los años de encarcelamiento de María José, que pudo regresar a España a ver a su hija de 15 años, que había pasado todos esos años con sus abuelos maternos.

El pacto de Estado contra la violencia de género

La subcomisión creada en el seno de la Comisión de Igualdad del Congreso para alcanzar un pacto de Estado contra la violencia de género aprobó este lunes por unanimidad 212 medidas con una dotación presupuestaria de 1.000 millones de euros en cinco años.

Uno de los puntos incluidos en estas medidas es la asistencia y protección de los menores. Entre las medidas adoptadas para garantizar su protección se encuentra la de permitir que la custodia compartida en ningún caso se imponga en casos de violencia de género. Además, también incluyen la prohibición de las visitas de los menores al padre en prisión y establecer el carácter imperativo de la suspensión del régimen de visitas en todos los casos en los que el menor haya presenciado, sufrido o convivido con manifestaciones de violencia.

Continua leyendo: Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas

Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas

Saioa Camarzana

Foto: Whitechapel Gallery
Whitechapel Gallery

 Londres es una de esas ciudades de las que hay gente, como una servidora, que nunca se cansa. Cada visita sirve para conocer rincones desconocidos y para hacerse una mejor idea de lo que es. Pero también de lo que fue. Porque detrás de capital inglesa hay una historia que no es, precisamente, de cuento de hadas.

Hace unas semanas los periódicos informaban del incendio de torre Grenfell, el más grande sucedido en las últimas décadas, aunque hubo uno peor. Cierto es que fue hace mucho más tiempo, en 1666 para ser exactos, y aquella catástrofe destruyó más 13.000 viviendas, 87 iglesias, parte de la Catedral de San Pablo, el ayuntamiento de la ciudad y dejó a más de 80.000 personas sin hogar. La cifra de muertos es desconocida.

Actualmente, a 60 metros del lugar exacto donde se propició el Gran Incendio de Londres alza una gran columna dórica conmemorativa que se sitúa entre Monument Street y Fish Street Hill.

No es la única desgracia que ha vivido la capital británica, ni mucho menos. Quizá sea más conocida la historia de Jack el Destripador, un asesino en serie de identidad ¿desconocida? que actuó por las calles del marginal barrio de Whitechapel en 1888. Decimos desconocida porque hay varias teorías, algunas más realistas que otras y algunas más atractivas que otras, pero lo cierto es que nunca se llegó a dar con el autor de aquellos sanguinarios crímenes que dejaron una factura de cinco mujeres. Sí. Tan solo fueron cinco aunque la prensa del momento, impulsada quizá por el morbo, intentara atribuirle al menos una docena más. Incluso reprodujeron una carta manuscrita que el tiempo demostró que fue escrita y enviada por un periodista.

Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas
Ilustración del encuentro de Annie Chapman, la segunda víctima de Jack el destripador via Jack the Ripper Tours.

Este asunto, además de poner en jaque a la policía británica, vaticinó el poder de los medios de counicación en percutir en la opinión pública. Algunos pensarán, entonces, por qué es tan conocido este primer asesino en serie conocido, se podría decir, en todo el mundo. Pues bien, la razón no es otra que la crueldad y la sangre fría con que atizaba nuestro personaje, quizá de ficción.

Las cinco mujeres a las que asesinó tenían una cosa en común. Todas eran prostitutas. Y aunque algunos documentales nos quieran mostrar que eran bellas mujeres que no nos engañen. Hay que echar la vista atrás y pensar en la época de la que estamos hablando. Entonces, 1888, Whitechapel era un barrio marginal y paupérrimo que quedaba al margen, por situarse fuera de la muralla de La City, en el que ni la policía quería adentrarse. La decadencia del lugar atrajo a industrias contaminantes y el humo y el hedor eran algunos de los protagonistas del barrio junto a toda una gentrificación de gente de zonas rurales e inmigrantes de otros países de Europa. Esto tan solo empeoró la situación de un barrio que se sumió en la miseria y atrajo a todo tipo de delincuentes.

La gente vivía en la calle y los pocos afortunados podían compartir una habitación de albergue mugriento (algunos incluso dormían sobre una cuerda tensada de pared a pared que desataban al llegar el alba) y para ganar algo de dinero y evitar la inmundicia muchas mujeres vendían su cuerpo. Se llegaron a contabilizar hasta 1200 prostitutas y alrededor de 60 burdeles. Y, claro, con eso también llegaba el alcoholismo. ¿Nos imaginamos ahora mejor la situación? Sí, un barrio de calles estrechas y adoquinadas lideradas por bandidos, prostitutas y alcohólicos. Nada romántico.

Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas 3
En 1888 en Whitechapel había 1200 prostitutas y 60 burdeles. Ahora surgen casas culturales, galerías y centros culturales.

En ese contexto actuaba Jack el Destripador. Y cada crimen su violencia era aún más despiadada. Nunca nadie llegó a verle aunque sí escucharon gritos de socorro en alguna ocasión. Claro que en un contexto de delincuencia todos hacían oídos sordos, al fin y al cabo, ¿quién iba a dar un duro por una prostituta o un criminal? Así es como Jack el Destripador pudo actuar hasta cinco veces sin que nadie le interrumpiera su desaguisado.

Las vísceras las colocaba de corona, el útero se lo llevaba y con un cuchillo y un corte perfecto las abría desde la vagina hasta el esternón. Aunque su última víctima, la más joven de todos, fue la peor parada. Si esta joven se mudó a Londres y ejerció la prostitución durante un tiempo, movida por el miedo a encontrarse con Jack, dejó de hacer las calles. El mismo día en que volvió se topó con quien no debía. Ambos se fueron al hostal, hoy en día residencia de estudiantes, donde ella residía y donde, al día siguiente, debía pagar su estancia. Nadie los vio entrar. Ni tampoco salir. Hasta que el propietario quiso saber si se encontraba para reclamar su dinero y a través de una ventana abierta vio lo que había pasado. Ni el mayor de los demonios, exclamó. La había depellejado.

“Las casas culturales proliferan, los bares hípsters se hacen a cada lado de las callejuelas, la galería Whitechapel lleva años mostrando arte contemporáneo…”

Pues bien, ese barrio de callejones en los que ni la policía se atrevía entrar en solitario se ha convertido ahora en otra cosa. Los peores lugares han sido reemplazados por altos edificios de oficinas y la zona está empezando a gentrificarse, uno de esos males que lleva años acechando a Londres. La peor de esas calles, la más sórdida, justo frente a la casa en la que perpetró su último crimen, ha sido tapiada por un edificio aún en construcción que ya solo sirve como una memoria antigua. No obstante, las rutas por los cinco lugares donde encontraron a las víctimas sigue siendo uno de los reclamos de la ciudad. Ahora bien, a pesar de que Whitechapel sigue siendo un barrio de clase baja, gris y un tanto sucio, no es lo que era. Las casas culturales proliferan, los bares hípsters se hacen a cada lado de las callejuelas, la galería Whitechapel lleva años mostrando arte contemporáneo y su situación próxima al demandado Shoreditch hace del barrio una de las zonas para gentrificarse.

Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas 6
Old Spitalfields, Box Park, Brick Lane… un domingo en Whitechapel | Foto: The Objective.

Además, estar cerca de la emblemática Brick Lane, donde el mercardillo de los domingos hace que sus calles se atesten de gente comprando ropa de segunda mano y comiendo ramen en sus puestos callejeros, hacen el resto. Además, no hay que olvidarse del Box Park justo al lado de la boca del metro de Shoreditch High Street (otro de los barrios más de moda el este de Londres desde hace ya unos años), donde se pueden encontrar todo tipo de souvenirs y ropa, es un buen primer bocado antes de seguir, si el gusto así lo requiere, por Blitz, una de las tiendas vintage más grandes de la zona. Oh sí, delicioso universo de ropa vintage el que atesora Londres.

Whitechapel, de Jack el destripador a barrio para salir de copas 5
Así luce el famoso pub The Ten Bells en la actualidad.

Ahora sí, para los curiosos el pub The Ten Bells, donde Jack conoció a dos de sus víctimas, sigue siendo el lugar de siempre: un bar típico inglés donde tomar una pinta y el lugar donde los riperólogos (todo aquel interesado en el personaje) se siguen reuniendo para intentar atar cabos, dar rienda suelta a sus teorías y charlar sobre uno de esos personajes que han dado la vuelta al mundo.

Sí, justo frente al mercado de Old Spitalfields, situado en Commercial Street, al caer la tarde, antes de cenar una carne a la brasa con una guarnición y bebida por menos de 16 libras (ojo, algo así en Londres es de agradecer) en el Flat Iron (en el número 77 de Curtain Road) una visita al Ten Bells puede resultar de lo más curioso si te encuentras con una de esas reuniones de estos fanáticos. O, seguir de pintas, que hasta la Heineken en Londres sabe diferente.

Save

Save

Save

Continua leyendo: Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía

Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía

Redacción TO

Foto: Marcelo del Pozo
Reuters

Junto a la cultura y la naturaleza, la gastronomía se ha convertido en una de las razones por las que los viajeros se decantan por un destino u otro. En el caso de los españoles se convierte en una misión complicada encontrar un destino donde disfrutar de la comida más que en su país, y es que hay que tener en cuenta que España es uno de los destinos europeos preferidos por su gastronomía. Por ello, desde Musement, compañía que recomienda las actividades y rutas gastronómicas más autóctonas para que vivas cada ciudad como si fuese tuya, han recogido los destinos europeos que los españoles eligen por su gastronomía:
 

Italia: es un destino muy típico cuando los españoles buscan un viaje gastronómico, además del típico plato de pasta o pizza o los increíbles quesos, Italia ofrece una amplia gastronomía en todo el país. Empezando por el norte, donde las comidas típicas son las más contundentes y encontramos los ingredientes más conocidos como el queso Parmigiano Reggiano o el vinagre balsámico de Módena, predominan las sopas, cocidos, carnes hervidas en vino y mantequilla. En el sur, no podía faltar el pescado y marisco, tanto en pasta como acompañados por las típicas verduras del sur como las berenjenas, los pimientos o los grelos.

Una camarera sirve pizza en un restaurante de Italia. | Foto: Parmigiano Reggiano/Reuters

 
España: clasificado como ‘un país para comérselo’ es muy habitual el turismo de los españoles dentro del propio país cuando eligen un destino en busca de la comida perfecta. De hecho, los españoles son los europeos que más viajan dentro de su propio país para redescubrirlo. En concreto, San Sebastián es uno de los destinos típicos para disfrutar de su comida, siendo muy habituales las rutas gastronómicas por el norte. Al igual que en Italia, el sur también ofrece otro tipo de gastronomía. En este caso destaca el tapeo y la fritura de pescado, entre otros muchos platos.


 

Francia: su amplia variedad de vinos y sus ricos quesos convierten a la costa azul en el país vecino preferido por los españoles a la hora de buscar un destino gastronómico. Por otro lado, los franceses son de los turistas europeos que más gastan en España , sin embargo, los españoles no se quedan atrás en su país y también son una parte importante del turismo en Francia.

Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía 1
Un marcador de piedra muestra el logotipo de la casa Moet & Chandon Champagne en Hautvillers, en el este de Francia, durante la tradicional cosecha de vino de Champagne. | Foto:
Benoit Tessier/Reuters

 
 
Grecia: evidentemente no es un destino únicamente elegido por su gastronomía pero se convierte en una parte importante junto a las maravillosas vistas que las islas ofrecen. La Tyropita o la tarta de queso griega es uno de los atractivos gastronómicos del país, se puede servir como aperitivo porque es una tarta salada pero también se emplea como postre en algunas ocasiones. Del mismo modo que en destinos anteriores, el queso griego o feta no se quedan atrás como puntos fuertes de la gastronomía preferida por los españoles.


 

Bélgica: a diferencia del resto de destinos anteriores, su principal atractivo es la famosa gama de cervezas belgas que ofrece. Además, otra diferencia con el resto son sus condiciones meteorológicas, que no acompañan tanto en verano, por ello es uno de los destinos más elegidos para escapadas cortas durante el año.

Botellas de cerveza se muestran en una mesa de un bar en Bruselas. | Foto: Eric Vidal / Reuters

Continua leyendo: ¿Por qué te persiguen los mosquitos?

¿Por qué te persiguen los mosquitos?

Jorge Raya Pons

Foto: Jaime Saldarriaga
Reuters

Hace unas semanas se dio a conocer un estudio científico que despertó interés por pintoresco: la razón de por qué te pican los mosquitos más que a otras personas quizá se deba al olor que desprenden tus calcetines. El estudio, realizado por investigadores del London School of Hygiene and Tropical Medicine, trataba de averiguar si existían, además, factores genéticos que expliquen esta fijación. A falta de evidencias para sostener la hipótesis, comprobaron que el olor y el color de los calcetines marcaban la diferencia.

Francisco Collantes, profesor en Zoología de la Universidad de Murcia, comparte algunas de las conclusiones de esta investigación. A fin de cuentas, los mosquitos nos detectan por “el olor que desprendemos con la sudoración”, que a su vez está marcada por los compuestos químicos que producimos y por nuestra flora bacteriana.

Un ejemplar de mosquito tigre. | Foto: AP Photo

También les atrae el dióxido de carbono que expulsamos al respirar y al transpirar, les atrae la temperatura de nuestro cuerpo, son capaces de detectar formas. Todas estas cuestiones nos llevan a preguntarnos, de manera definitiva, qué nos convierte en el blanco de estos insectos. “Está siendo objeto de estudio”, dice Collantes, haciendo una pausa. “Recuerdo un estudio que lo vinculaba al grupo sanguíneo, pero tenía errores metodológicos. Ahora están viendo cuestiones relacionadas con el complejo principal de histocompatibilidad…”.

En otras palabras, los científicos han sido capaces de responder a la pregunta de qué despierta la atención de los mosquitos, pero no a por qué hay personas con más tendencia a sufrirlos que otras. El propio Collantes considera que esta podría ser una creencia popular, que esta condición no tiene por qué ser real.

“Si no hubiera importados, no habría riesgo”

“Una cosa es que te piquen y otra es que tú te des cuenta”, argumenta el científico. “Normalmente, si no lo ves, en el momento de picarte no lo sueles notar en el caso de los mosquitos normales, ya que dejan un poco de anestésico. Al cabo de un rato notas que te sale la reacción. Si al otro le sale y a ti no, ¿tu conclusión cuál es? A mí no me han picado. Cuando hablamos de por qué a unos les pica y a otro no hay que ver si te han picado. Y si es así, si han dejado reacción”.

Más allá de reacciones epidérmicas, la cuestión reside en el peligro potencial de sufrir las picaduras de mosquitos una vez se han diagnosticado casos importados. Esto es, personas que viajan o proceden de lugares donde están presentes enfermedades como el zika, el dengue o la chikunguña y entran en España infectados. Se produce lo que los expertos denominan riesgo epidemológico: si un mosquito picara a este paciente y luego lo hiciera a una persona sana, esta podría contagiarse. “Si no hubiera importados, no habría riesgo”, dice Collantes.

Larvas de mosquito tigre, criadas en el agua. | Foto: Wilfredo Lee/AP Photo

Hay mosquitos especialmente peligrosos, y el mosquito tigre es uno de ellos, muy presente en todo el litoral mediterráneo. Por ello, el profesor remarca la importancia de la prevención para evitar que se produzcan no solo picaduras, sino también epidemias. Esto es posible “sobre todo” con “el control de los focos larvarios”. Esta clase de insecto busca las aguas estancadas, ya sea en los maceteros o en el cuenco del gato, para formar criaderos. Estos, en apenas siete días -todo depende de la temperatura-, se convierten en verdadero nidos de mosquitos. Por tanto, resume, “lo más eficaz para que no te piquen es evitar criarlos, porque el mosquito tigre no es de grandes desplazamientos”.

Así, más allá de las trampas específicas, que son caras, de los repelentes o de las mangas largas, lo que mejor funciona es la higiene y la concienciación. “Esta no es una cosa de las que más cala”, dice Collantes, que lamenta que los medios de comunicación y las autoridades no informen lo suficiente al respecto. “Estas medidas no se pueden aplicar si el usuario no las conoce”.

TOP