Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

La vida de Ahmad en España después de la guerra

Jorge Raya Pons

Foto: Jorge Raya
The Objective

En el barrio madrileño de Quintana, que une la plaza de toros con la mezquita de la M-30, se encuentra una pastelería árabe con las paredes pintadas de verde y un espejo largo que se extiende al fondo. Los clientes van y vienen y no es extraño que esta conversación sufra las interrupciones lógicas de una jornada de trabajo.

Antes de trasladarse a Madrid, Ahmad era arquitecto en la ciudad siria de Alepo y se había comprado un coche nuevo, tenía un piso y esperaba su segundo hijo junto a su mujer, que es española, de origen árabe. La conoció en unas vacaciones que ella pasó en Siria. “Yo la vi, y ahí empezó todo”, cuenta. Se casaron en 2008 y un año más tarde nació su primera hija. La vida avanzaba tranquila y en calma; Ahmad tenía su oficina de arquitectura y un negocio de decoración y reformas, y su mujer trabajaba en casa y cuidaba de su hija, muy pequeña. “Éramos felices”, dice, apenado. Me da a probar una baklawa, que es un dulce tradicional hecho de hojaldre y frutos secos, y nos sentamos en dos taburetes, frente al escaparate. Desde aquí vemos la calle.

La guerra de Siria comenzó en 2011, pero no llegó a Alepo hasta un año después. Cuando echa la vista atrás, Ahmad no crea divisiones en el tiempo, conjuga en presente y en pasado sin distinción; puede ser que en su memoria las longitudes sean más cortas. “El día más triste para nosotros fue un viernes por la mañana, eran las nueve. Ese día nos despertamos por la explosión de una bomba. Yo vivo en un edificio grande y enfrente hay un centro de policía secreta. Allí hicieron explotar un coche. Dormíamos con mantas gruesas, hacía frío, y se cayó toda la casa, todo por encima de las mantas. De haber estado despiertos, no seguiríamos con vida”.

Alepo dejó de ser una ciudad segura y Ahmad supo que debían abandonar Siria por un tiempo, no demasiado. “Vinimos a España en 2012. Mis suegros viven aquí desde hace cincuenta o sesenta años, casi toda la vida, y mi mujer estaba embarazada de nuestro segundo hijo. Decidimos dejar Alepo para volver en pocos meses. Pensamos que en ese tiempo acabaría la guerra, como en Egipto. Es lo que se hablaba. Algunos decían dos meses, otros decían tres”.

Pasaban las semanas en la casa de sus suegros y Ahmad hablaba a menudo con sus padres, que se quedaron en Siria, con la firme esperanza de regresar pronto. Pero siempre ocurría la misma historia. Sus padres le insistían, semana tras semana, en que siguiera esperando, porque cada vez la situación iba a peor, todo era más peligroso, todo era más complicado. Los meses se sucedían y con este ánimo Ahmad comenzó a comprender que no volvería a casa tan pronto como suponía, que los meses en España se convertirían en años y que sus hijos tendrían una infancia lejos de su país.

Ahmad asumió el golpe. Se dijo que ya no podían vivir en la casa de sus suegros, que era hora de buscar piso, de buscar trabajo. Tenía un dinero guardado que bastaría para los primeros meses de alquiler y mientras tanto, creyó, encontraría un empleo como arquitecto. Fue a todas las oficinas, a todas las empresas. Entregó currículums por internet, en mano. Y luego de aburrirse de no encontrar nada, desesperado, renunció a la arquitectura y buscó trabajo en otro sitio: en bares, en tiendas, en supermercados. Hasta que un día le comentaron que un restaurante libanés frente a la Plaza de las Ventas buscaba empleado: “Fui al día siguiente y hablé con el jefe, le conté mi situación. Me preguntó en qué podía ayudar, de qué trabajaba, y le dije que era arquitecto. Él me dijo que lo sentía, que como arquitecto no tenía cómo ayudarme. Pero yo le dije que se olvidara, que quería trabajar de lo que fuera, y entonces me dijo que podía ofrecerme ser camarero. No me lo podía creer, yo me puse súper contento; nos salvaron de dejar el país. No teníamos dinero para pagar el alquiler del mes siguiente y hubiéramos tenido que regresar a Siria”.

 1
Protesta contra el presidente Bashar Al Assad en Maraa, cerca de Alepo, el 16 de marzo de 2012 | Foto: REUTERS/Shaam News Network/Handout

Otro comienzo

En este punto es difícil imaginar al arquitecto con casa propia, con el coche nuevo, con dinero en el banco. Ahmad estaba en España con dos niños que no podía alimentar y con la idea clara de volver a un país en guerra. Ahora cuenta que salieron adelante sin un euro de ayuda, que todas las solicitudes que presentaron fueron desatendidas por el Ayuntamiento de Madrid y por el Gobierno central, que no tuvieron nada salvo a ellos mismos.

Después de cinco meses en el restaurante libanés, con el fin de la temporada alta, su jefe le puso a trabajar en esta pastelería, que era otro de sus negocios. Aquí trabajó Ahmad durante dos años y medio. Porque, al tercero, su jefe le trasladó que tanto él como sus socios pretendían venderla. “No me explicaba por qué querían hacerlo. Me dijo que porque no daba los beneficios que esperaban. Volví a preocuparme, aunque me dijo que no lo hiciera, que tendría un puesto en la fábrica, que seguiría trabajando con ellos. Yo veía que la gente venía a la pastelería con ilusión, la pastelería funcionaba bien. Para mí fue un shock. Los pasteles tienen buena fama. La fábrica donde los hacen, que es de ellos, los hace muy bien. Así que le dije que si querían vender la pastelería, yo estaba dispuesto a comprarla, que podríamos seguir como socios: ellos fabricando y yo vendiendo. Y le pareció una buena idea”.

Ahmad trajo dinero de Siria, sus suegros aportaron otro poco, y a eso se sumó los ahorros de estos años. Los propietarios le pusieron facilidades con el precio de venta. El arquitecto sirio comenzó así a trabajar como autónomo, a mejorar las calidades de los pastelitos, a manejar sus propios tiempos. En su tercer año fuera de Alepo, Ahmad encontró un camino y de algún modo imprimió esa nostalgia en el nombre de su pastelería, a la que llamó Sham, como el territorio que abarca la Gran Siria.

 1
Miembros de la Defensa Civil y civiles, en una casa dañada por un ataque aéreo en Idilb en marzo de 2017 | Foto: Ammar Abdullah / Reuters

Volver a Alepo

La nueva vida de Ahmad se construyó sobre la tristeza y el miedo de tener a sus padres y hermanos en tierra de nadie, con la certeza bien presente de que cada día podía ser el último. Ahmad no ha hecho otra cosa que pelear por traerlos a España, pero una y otra vez se ha encontrado con una burocracia que lo impide. “He sufrido mucho”, me dice. “El Gobierno no concede ningún permiso de entrada al país a ningún sirio. Es lo que yo he visto, aunque eso no lo cuentan. He presentado todos los papeles que piden para darles el visado. Me he gastado mucho dinero. ¡Ellos se han gastado mucho dinero! Tienen que viajar de Alepo a Líbano porque la embajada española está allí…”.

Los familiares de Ahmad, como tantos otros sirios, han sufrido el cierre de la embajada de España en Damasco tras el estallido de la guerra civil en 2011. La delegación en Beirut, Líbano, asumió las funciones, pero no todo el mundo puede permitírselo.

“¡La embajada más próxima está en otro país!”, continúa Ahmad. “Son 24 horas de un viaje muy duro y muy caro que luego no sirve de nada”.

Ahmad me enseña la pastelería, me explica cada dulce. Después de cinco años en España, cuando iba a ser por unos meses, añora profundamente Alepo. Le pregunto cómo era la ciudad antes de la guerra. “Uff”, responde, emocionado. “Alepo era maravillosa”. Ahmad mantiene la esperanza intacta, es tenaz, y siente la seguridad de que regresará algún día, joven o viejo: “No he vendido mi vivienda (en Alepo) porque volveremos. Yo estoy trabajando al máximo aquí, mi mujer también, pero no me veo en España toda la vida. Planteo mis planes en Siria, no compro una casa aquí porque quiero volver. Me gusta España, es parte de mi vida, me he adaptado a las costumbres, a la comida… Pero yo nunca dejaré Siria”.

Una "policrisis" europea marca el 60 aniversario de los Tratados de Roma

Néstor Villamor

Foto: TOBY MELVILLE
Reuters

Era 25 de marzo de 1957 y Europa todavía se lamía las heridas de dos guerras mundiales que, entre ambas, habían restado en hasta 100 millones la población del continente. Representantes de Italia, Alemania Occidental, Francia, Paíes Bajos, Luxembrugo y Bélgica firmaron los Tratados de Roma, que dieron lugar a la Comunidad Económica Europea (CEE) y a la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom). Es decir, lo que actualmente es la Unión Europea.

Los documentos, firmados en la capital italiana por Christian Pineau, Paul-Henri Spaak y Konrad Adenauer, entre otros, han contribuido a que un continente en guerras casi consecutivas durante toda su historia haya conseguido mantener la paz. Si a principios de siglo Francia y Alemania eran dos potencias enfrentadas y el Tercer Reich invadía Polonia, estas enemistades se antojan hoy tan remotas como que California declare la guerra a Arizona o que Nueva York invada Pensilvania.

Sesenta años después de la cita en Roma, el grupo celebra su aniversario en medio de una “policrisis”, como la definió el embajador italiano en España, Stefano Sannino, durante un acto en la sede de las Instituciones Europeas en Madrid, en el marco de las celebraciones de la efeméride. También participaron Aránzazu Beristain, directora de la Representación de la Comisión Europea en España, y María Andrés, directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España.

La Unión vive, según el diplomático, “una crisis económica y financiera muy dura y complicada que ha tenido un impacto muy fuerte para muchos de los Estados miembros, una crisis de seguridad con los atentados terroristas, pero también una crisis de seguridad exterior, con lo que ha pasado con Crimea entre Rusia y Ucrania”. Y además, “una crisis migratoria muy dura que nos divide mucho y donde por mucho tiempo no hemos entendido que se trata de un fenómeno estructural, no coyuntural”.

El Brexit, “un fracaso”

El mayor reto al que se enfrentan los 28 países que, de momento, forman parte de la Unión es el divorcio de Reino Unido, el Brexit. “Lo digo muy sinceramente”, sentenció Sannino: “Es un fracaso para todos, para el Reino Unido y para la UE porque si un país se va es que no hemos conseguido dar las respuestas necesarias a sus inquietudes”. Es un momento “muy complicado”, reconoció el embajador. Con todo, Sannino apuesta por más Europa: “Muchas cosas se consideran como dadas y no lo son, son resultado de una lucha y de un esfuerzo, de políticas que se han desarrollado. El esfuerzo que todos los europeos tendrían que hacer es defender lo que hemos logrado. Yo soy de los que piensan que Europa tiene que hacer más, no menos”. En una línea similar se mostró María Andrés: “Si el Reino Unido era uno de los que más arrastraba los pies en el tema de seguridad y defensa, quizás su salida pueda proporcionarnos ese acicate para unirnos nosotros por nuestra cuenta y conseguir avanzar más”.

Efectivamente, Gran Bretaña ha sido uno de los países históricamente más reacios a la integración ya desde el famoso “No, no, no” de Margaret Thatcher. El Reino Unido no quiso adaptarse al espacio Schengen y rehusó adoptar el euro como moneda, entre otras medidas. Esta diferencia del nivel de integración entre países, conocida como la Europa a varias velocidades, planeó sobre la mesa a lo largo de todo el encuentro de Madrid. “El problema de la Unión Europea es que tenemos diferentes ritmos para diferentes políticas y muchas sensibilidades nacionales que a veces nos han impedido avanzar”, sintetizó Andrés.

Una "policrisis" europea marca el 60 aniversario de los Tratados de Roma
Nigel Farage y Marine Le Pen. | Fotos: Toby Melville y Pascal Rossignol / Reuters

Sin embargo, hay una crisis que recuerda a la que vivía el continente hace 100 años. “Los movimientos populistas” han sabido rentabilizar “los miedos de la sociedad”, alertó la directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España. Sobre este punto ha incidido también Andrés, a quien le preocupa la diferencia entre el voto de los ciudadanos de los Estados miembros en las elecciones nacionales y las europeas. “Como realmente no entienden o sienten la conexión con la Unión Europea como proyecto, tampoco entienden realmente la importancia de las elecciones europeas”, considera. “Cuando van a votar, usan las elecciones europeas como forma de castigo a sus Gobiernos nacionales”, opina, a la vez que critica que, en ocasiones, se utilizan estos comicios para “probar algo nuevo”. Y pone dos ejemplos concretos para apoyar su tesis: “Yo llevo escuchando muchos discursos antieuropeos en el Parlamento Europeo desde hace 10 años que no estaban presentes en los países. El UKIP [partido antieuropeísta de Nigel Farage que logró la salida de Gran Bretaña del club] no era fuerte en Reino Unido y Le Pen [cuyo eurófobo Frente Nacional, pronostican las encuestas, estará en la segunda vuelta de las presidenciales francesas] no era fuerte en Francia al principio, pero entraron con mucha fuerza en el Parlamento Europeo y es desde dentro donde ganan fuerza”.

Con todo, la directora de la Oficina del Parlamento Europeo en España se muestra optimista: “La Unión Europea se ha construido a base de crisis“.

Antonio Valero: "Ojalá hubiera más Sénecas en la política española"

Clara Paolini

Foto: Paco Navarro

El actor Antonio Valero (Burjasot, Valencia, 1955) lleva 40 años encima de los escenarios, detrás de las cámaras de cine y en platós de televisión, demostrando a cada paso una férrea pasión por la profesión.

Desde sus inicios en el Teatre Lliure y Els Joglars en los años 70, han llovido infinitas obras de teatro, éxitos televisivos (La forja de un Rebelde, Médico de familia, Cuéntame cómo pasó o Amar en tiempos revueltos) y un buen puñado de películas: Fue uno de los quinquis subidos en motocicleta en El Lute (Vicente Aranda, 1987), estuvo nominado a los Goya con El Color de las Nubes (Mario Camus, 1997) y ganó un juicio contra José Luis Garci por doblarle en El Abuelo (1998).

Ahora, se sube al escenario del Teatro Valle-Inclán de la mano del Centro Dramático Nacional para encarnar a Séneca bajo la dirección de Emilio Hernández. Al texto de Antonio Gala le acompañan poemas del mismo autor convertidos en canción, una dramaturgia descarada y un elenco capaz de revivir los males perennes de la política. Como resultado, un explosivo cocktail que en su complejo tejido envuelve de entretenimiento profundas reflexiones.

Un día antes del estreno, entrevistamos en exclusiva al actor minutos después del ensayo general.

Tras interpretar a Séneca durante hora y media encima de las tablas, ¿qué queda del personaje al bajar del escenario?

Una de las ventajas que hemos tenido siempre los actores es que aprendemos de los personajes y si éstos son interesantes, nos invitan a profundizar. En este caso es en la filosofía, en el teatro, en la poética y sobre todo en la acción política, que es el tema central de la obra. Se podría decir que con Séneca, cada día me hago un poco más estoico.

Séneca es un estoico, aunque también se le acusa de hipocresía por predicar moralismo rodeado de riquezas,  ¿es extrapolable esta situación a personajes de carne y hueso de la política actual?

Ojalá en hubiera más Sénecas en la política española. En general, el contexto político de España está impregnado de mediocridad. Séneca es un ser superior porque en sus circunstancias se jugaba la vida; la dignitas romana obligaba al suicidio cuando se perdía la dignidad. Ahora no se juegan nada y lo único que hacen es robar a manos llenas.

“Hay un desprecio real por parte del Gobierno hacia el mundo de la cultura y viceversa, porque viendo cómo nos tratan, también ellos nos producen asco y desprecio”

Séneca le enseña a Nerón la importancia de las artes y la cultura pero parece que todo queda un querer y no poder.

El problema de los políticos de ahora es más bien el no querer y el no poder. No tienen ningún interés por la cultura ni por las artes. El otro día Cristóbal Halffter, uno los grandes compositores de música contemporánea del país, hizo un demoledor discurso pidiendo protección para la cultura porque realmente no hay cultura en España. En estos momentos es como si no tuviéramos Ministro de Cultura, porque además es de deportes, que supongo que le interesa más, y de Educación, que mejor no aparecer por allí para que no le metan ningún puro. Podríamos prescindir de él.

Es un problema gravísimo de desamparo con respecto de las instituciones. El 82% de los actores está en paro; es muy bestia. Hay un desprecio real por parte del Gobierno hacia el mundo de la cultura y viceversa, porque viendo cómo nos tratan, también ellos nos producen asco y desprecio.

¿Cuál sería la posible luz al final del túnel?, ¿cómo se podría revocar esta situación?

“La solución es un consenso universal. No es cosa de uno. En la sociedad soñada por mí se realizará cuando se use la propiedad correctamente, la parte de lucro se extinga y el dinero desaparezca…”.

“Tenemos que volver a replantear la función pública, la democracia, el qué queremos. Ya está bien del mundo del dinero y el beneficio”

Citando a Séneca.

Séneca dice que “ahora esa libertad de elegir corrompida se ha transformado en esclavitud bajo el que manda”. La democracia no era antes elegir una vez y someterse luego al elegido, como ahora, que parece que votas y ya se te pueden llevar la casa. Tenemos que volver a replantear la función pública, la democracia, el qué queremos. Ya está bien del mundo del dinero y el beneficio; la vida y la sociedad tienen que ir por otro camino.

La obra se basa en un personaje de hace más de dos siglos y el texto de Antonio Gala ha cumplido los 30 años, pero refleja una rabiosa actualidad.  ¿Es esa una de las principales cualidades del buen teatro?

Gala escribe la función hace 30 años basándose en los textos de Séneca, en sus cartas, en sus discursos… Y parece escrito para hoy. Uno de los personajes es una refugiada siria que habla de “las gentes que se quedan en el mar”, y estaba ahí, en los textos se Séneca, al igual que la corrupción. Es absolutamente increíble lo poco que han cambiado los males. Lo que no se entiende es cómo la sociedad civil aguanta a los políticos haciendo lo que están haciendo. En España, cuando ves a los Pujols, los Bárcenas, y yo que soy valenciano ya no te quiero ni contar…Las cantidades de dinero de las que hablan, son una barbaridad, y lo cobramos tú y yo es una puta mierda.

“Tenemos que empezar a buscar una sociedad lo más parecida al Renacimiento posible”

La historia se repite.

Por desgracia es una especie de bucle infinito para lo negativo. No es que digamos “igual nos toca otra vez el Renacimiento o el Siglo de Oro”, lo que sí que nos tocará es la Guerra de los Cien Años, la peste, el cólera…

 ¿Ninguna esperanza hacia un nuevo Siglo de Oro español?

Ya me gustaría. Son épocas muy creativas donde curiosamente el poder sí apoyaba la cultura. En el Renacimiento los poderosos tenían mucho dinero pero también lo invertían en crear belleza y apoyaban la cultura, elementos indispensables para la Humanidad. Este tipo de épocas ocurren muy de tarde en tarde. Tenemos que empezar a buscar una sociedad lo más parecida al Renacimiento posible; recuperar el espíritu del conocimiento, del saber, de la Ilustración…

“Los de la casta ahora ya son un poco castilla”

Nos queda un trecho.

Además nos escandalizamos por Trump, pero mira a Rajoy. Mira la la valla de Ceuta, estaba ahí antes de la idea de los americanos. Por desgracia, las dos últimas elecciones produjeron cierta ilusión de posible cambio para eliminar mayorías pero los de la casta ahora ya son un poco “castilla”. En el Ayuntamiento de Madrid ya vamos por el tercer Concejal de Cultura, ¿dónde está el puto proyecto para la cultura?

Si pudieras elegir, ¿a quién nombrarías Ministro de Cultura?

Al Presidente de Gobierno, fíjate lo que te digo. Yo lo que querría es un filósofo-rey, alguien que no pensara que la vida de la gente es economía. La vida de la gente es Humanismo y son los valores que tiene que ofrecer un Gobierno. Séneca dice en un momento: “¿De qué sirve elegir entre una forma u otra de gobierno?, ¿mejora acaso al hombre?” Cuando lo leí me hizo reflexionar. Elegir entre la izquierda o la derecha vale, ¿pero vamos a elegir porque va a mejorar al hombre? Educación, urbanismo, sanidad, leyes de dependencia, cultura… eso a es lo necesario.

Así es la carne de laboratorio que puede acabar con el hambre en el mundo

Jorge Raya Pons

Foto: Beck Diefenbach
Reuters

En cierto modo una de las preocupaciones del hombre (y de la mujer) de hoy deriva de las implicaciones éticas de comer animales en una sociedad que ofrece tantas posibilidades para no hacerlo. Los veganos son persuasivos y se esfuerzan por demostrar que una dieta sin carne es posible, que detrás de la producción de muslos, contramuslos y costillas hay horror y sufrimiento y una cadena de circunstancias poco estimulantes y suficientemente macabras como para convertir el acto de comer un chuletón de buey en un crimen contra nuestra propia integridad espiritual. Es un mensaje tramposo que persigue alcanzar el corazón de los no conversos y que apela únicamente a nuestra capacidad para emocionarnos y decir ‘No’ a pesar de ese instinto que nos empuja.

Con todo, existe un factor científico e incuestionable que justifica que dejemos de comer animales. De acuerdo con los cálculos de las Naciones Unidas, la ganadería es responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, siendo las vacas las más señaladas. Este dato, tan sorprendente, se vuelve pequeño si atendemos a un informe de la organización ecologista Worldwatch Institute, que en 2009 fijó el porcentaje de emisiones en el 51%, haciendo énfasis en que la mayor parte de estos gases son partículas de metano y que cada una de ellas es 33 veces más dañina para la atmósfera que las partículas de dióxido de carbono, de las que andamos tan preocupados. Si a estas cifras añadimos que una tercera parte de las tierras fértiles del planeta se destinan a la cría de ganado y que la mitad de nuestros cultivos están dirigidos a su alimentación, podemos entender la necesidad de encontrar una alternativa a la carne que sea atractiva para el consumidor medio.

Así es la carne de laboratorio que puede acabar con el hambre en el mundo
El profesor Mark Post, en 2013, posando junto a la primera muestra de vaca cultivada. | Fuente: Reuters

En 2004, el profesor Mark Post, de la Universidad de Maastricht, en Holanda, comenzó sus primeros intentos de producir carne a partir de células musculares de vaca en su laboratorio. Este proyecto parecía un delirio y una locura, pero pasó poco tiempo hasta que pudo demostrar que partiendo de unas pocas células madre –extraídas de una vaca viva- se puede obtener más de diez toneladas de carne, que todo lo que se necesita es controlar el crecimiento y la reproducción de unas células que nutridas adecuadamente con agua y vitaminas se multiplican con rapidez y sin fin.

“Necesitamos menos recursos que la industria para producir carne, por lo que podemos aumentar la producción y alimentar a todo el planeta”, dijo el profesor en una entrevista de 2016 para la televisión alemana DW, dejando a las claras que está construyendo una nueva oportunidad para erradicar el hambre en el mundo. Los presagios son esperanzadores, pero la meta, por costosa, parece lejana: la primera hamburguesa de carne cultivada en su laboratorio se vendió en 2013 y la compró el dueño de Google, Sergei Brin, por 250.000 dólares.

Así es la carne de laboratorio que puede acabar con el hambre en el mundo 1
Una receta con pollo cultivado de Memphis Meats, ahora en 2017. | Fuente: Memphis Meats

Sin embargo, los pasos siguen sucediéndose y más allá de universidades hay empresas que marcan el futuro. “Es emocionante presentar las primeras carnes de pollo y pato procedentes de animales que no han sido criados”, dijo Uma Valeti, directora de la compañía norteamericana Memphis Meats, en un comunicado de prensa a principios de marzo. “Aspiramos a producir en masa esta carne que será deliciosa y sostenible”. Memphis Meats, que presenta con orgullo su trabajo, ha reconocido que cada kilo de pollo producido les ha costado 18.000 dólares, pero que esperan rebajar el coste hasta los 5 dólares en 2021, cuando su producto estará listo para ser comercializado. En su caso, agregan, las emisiones de gases invernadero son un 90% inferiores al de la industria tradicional.

El principal logro de la compañía no es tanto que hayan conseguido crear un producto con los nutrientes propios de un pollo de corral, como que éste tenga el mismo sabor que ese pollo de corral. Y aquí está la clave: el placer gustativo es, a fin de cuentas, aquello que nos retiene.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica

Cecilia de la Serna

Foto: Meneo

La Esclerosis Lateral Amiotrófica, más conocida por sus siglas –ELA-, es una enfermedad neuromuscular en la que las motoneuronas, un tipo de células nerviosas que controlan el movimiento de la musculatura voluntaria, gradualmente disminuyen su funcionamiento y mueren, provocando debilidad y atrofia muscular. Según datos de la Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (FUNDELA), en España se estima que cada año se diagnostican casi unos 900 nuevos casos de ELA (de 2 a 3 por día) y que el número total de casos ronda las 4.000 personas, aunque estas cifras pueden variar. La Esclerosis Lateral Amiotrófica, conocida por afectar al físico Stephen Hawking, es además una enfermedad rara e incurable. La causa de la ELA de momento es desconocida, aunque ese desconocimiento es cada vez menos insalvable gracias al descubrimiento y utilización de herramientas más sofisticadas en el ámbito de la biología molecular, ingeniería genética y bioquímica. Por eso, la investigación es crucial a la hora de combatir la ELA y hacer que algún día sea curable.

Las iniciativas contra esta enfermedad son variadas y diversas, y a menudo se habla de ELA en los medios, ya que la visibilización es cada vez mayor. Ahora, Madrid presenta una iniciativa más, que además de solidaria resulta divertida. El sábado 25 de marzo se celebra en el madrileño Mercado de la Cebada la fiesta Papa Loves Mambo en colaboración con la FUNDELA para concienciar a los más jóvenes sobre la ELA y para recaudar dinero en pro de esta causa.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 3

Papa Loves Mambo es una fiesta que se celebra esporádicamente desde hace algo más de seis meses y que reúne a artistas y DJs emergentes, y otros más consolidados, principalmente de música electrónica. Sus promotoras, Cori Matius y Elena Hernández, han hablado con The Objective para explicar qué hay detrás de su nuevo proyecto: “La iniciativa surgió en nuestra cabeza por una persona en concreto: la madre de una de nuestras grandes amigas. Como gesto de apoyo y de homenaje a ella y todas las personas que sufren ELA. Además, esta es una enfermedad sobre la que aún no se sabe demasiado, hemos leído mucho sobre ella y nos pareció una muy buena idea.”

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 2

La razón por la que han decidido organizar este encuentro con FUNDELA es clara: es la asociación que lucha contra la ELA con mayor ahínco en España. “La asociación tiene contacto con los laboratorios más avanzados que se dedican a investigar para descubrir nuevos tratamientos y mejorar los existentes para la enfermedad. FUNDELA es el puente para llegar a esos expertos y no se queda ni un solo euro ya que está formada por personas que compaginan su vida y sus trabajos con la organización de esta fundación, no viven de ello”, nos aseguran las promotoras.

Bailar contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica 1

Resulta curioso que se organice un evento de estas características, benéfico, en un marco donde no abundan las iniciativas solidarias: el mundo de la noche. Ante la pregunta de si los jóvenes toman conciencia con este tipo de problemáticas, las organizadoras de la fiesta lo tienen claro: “La juventud de nuestra época en general está bastante concienciada de los problemas de la sociedad, aunque sí es verdad que este tema en concreto es bastante desconocido”. No obstante, nunca está de más crear espacios en los que fiesta y solidaridad se den la mano: “Sin duda si se creara cada cierto tiempo un vínculo entre la diversión, que es lo que principalmente queremos todos los jóvenes, y el conocimiento y concienciación de los muchos problemas para los que con poco se puede ayudar, estaríamos mucho más informados, concienciados y comprometidos con mejorar la vida de personas que lo necesitan”, aseguran.

¿Qué esperar de esta edición de Papa Loves Mambo? Por supuesto, esa diversión que desde la organización nos prometen. Y baile, mucho baile. Se trata de “un plan diferente para comenzar el sábado noche, una early party que empieza a las 9 de la noche y termina a las 2/3 de la mañana”, según nos adelantan las organizadoras. El evento reunirá hasta seis artistas y DJ’s, a los que encabeza el musicólogo y performer guatemalteco Meneo. Lo que une a este plantel de artistas es, en palabras de las organizadoras, “las ganas de colaborar en la bonita causa de este evento. Tenemos como cabeza de Cartel a Rigo Pex, más conocido como Meneo, que ha remezclado a artistas como Dover, Russian Red y The Zombie Kids. Ha pinchado en el Sónar, Primavera Sound y se le considera el inventor del Electropical”. A los ritmos tropicales y electrizantes de Meneo, se añaden las actuaciones de Josephine DJ, Susynth, Karitori DJs, Cori Matius ft. Unicorns Are Real y el DJ set de Ubícate nena. El plantel no parará de moverse ya que, según las promotoras, “cada hora se cambiarán para ofrecer una gran variedad musical y diversión sin duda asegurada”.

Las entradas de esta fiesta benéfica cuestan 10 euros (11,10 con gastos de gestión) y pueden adquirirse en este enlace. Date prisa, ¡hay aforo limitado!

TOP