Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las 7 superpotencias culturales están en Florencia (y España no es una de ellas)

Redacción TO

Foto: Maurizio Degl Innocenti
AP Photo

La ciudad de Florencia acoge este jueves y viernes la primera reunión del G7 dedicada a la cultura, una iniciativa impulsada por Italia, un país que busca posicionarse en el primer plano de la defensa del patrimonio mundial. “En el origen de este proyecto está una evaluación que hicimos para el gobierno y que muestra que Italia dispone de un liderazgo cultural debido a la importancia de su patrimonio”, ha defendido Dario Franceschini, ministro italiano de Cultura.

Las 7 superpotencias culturales están en Florencia (y España no es una de ellas) 1
Irina Bokova, directora general de la UNESCO, siendo recibida por el alcalde de Florencia, Dario Nardella. | Foto: Maurizio degli Innocenti/AP Photo

“Italia busca transformar esta fuerza en acción en el plano internacional para introducir la noción de diplomacia cultural en la agenda de las naciones”, ha agregado. Este encuentro se celebra coincidiendo con la presidencia italiana del G7, cuyos jefes de Estado se reunirán a finales de mayo en la ciudad siciliana de Taormina.

En la reunión de dos días, los ministros de Cultura de los siete países se van a juntan en la ciudad de la Toscana para debatir el tema de la “cultura como instrumento de diálogo de los pueblos“. El jefe del gobierno italiano, Paolo Gentiloni, ha abierto oficialmente la cita cultural.

Las 7 superpotencias culturales están en Florencia (y España no es una de ellas) 2
Una reproducción del Arco del Triunfo de Palmira, en la Piazza della Signoria en Florencia | Foto: Maurizio Degl’ Innocenti/AP Photo

Franceschini ha destacado que los trabajos de preparación de esta cumbre deberían terminar en la elaboración de un documento final que perpetúe las reuniones del G7 en materia de cultura. “La atención de la opinión pública sobre la salvaguardia del patrimonio aumentó después de eventos traumáticos como la destrucción del sitio de Palmira por la organización Estado Islámico”, ha explicado el ministro italiano. El G7 reúne a Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá e Italia.

España no forma parte del grupo, a pesar de ser el tercer país del mundo en bienes materiales declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, con 45, sólo por detrás de Italia (51) y China (48), también ausente.

Continúa leyendo: 10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo

Nerea Dolara

Foto: Fotograma de El Gran Dictador

Ya que el presidente de EEUU parece no tener idea de lo que son el fascismo y el racismo (ya habrá otras 10 películas sobre este tema) ofrecemos una selección de películas para que abandone su ignorancia y se eduque.

Esta semana no ha sido la mejor en el ranking social humano de la tolerancia. Y no es que las demás lo sean y esta sea una excepción, pero presenciar al presidente del país más poderoso del mundo (teóricamente… China tiene más poder real, no nos engañemos), Donald Trump, responder tibiamente -por decirlo con un eufemismo- o de forma inaceptable -para decirlo más claramente-, a la manifestación de extrema derecha y de supremacistas blancos organizada en Virgina -que terminó con la muerte de una manifestante que había asistido a hacer frente al grupo de fascistas a manos de un neonazi al volante, y con varios heridos y demostraciones de violencia- hunde el alma a niveles de inframundo.

Trump parece asumir que un grupo de racistas y fascistas que gritan consignas nazis y del Ku Klux Klan y proponen aniquilar a los que no sean del mismo blanco o las mismas ideas que ellos pueden ser equiparables a unos manifestantes que pacíficamente optan por hacer frente a estos despliegues con consignas a favor de la tolerancia. Parece que Trump no tiene muy claro lo que es el fascismo (del racismo hablaremos en otro post). Así que aquí, desde lejos y dejando claro que fascismo y racismo no son cosas aceptables, le proponemos al presidente Trump una lista de películas para que se eduque, para que aprenda, para que desarrolle su intelecto y directamente deje de vivir en esa ignorancia a la que ya, en tan poco tiempo de gobierno, nos ha acostumbrado (aunque siempre la primera reacción sea el horror). Aquí tiene presidente -y por extensión todos los que piensen que tiene razón- una propuesta de festival de cine antifascista para que despierte sus neuronas.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 11
La casa de los espíritus muestra la terrible llegada al poder de Pinochet.

La casa de los espíritus (1993)

Adaptación de la novela de Isabel Allende sobre el golpe de Estado de Augusto Pinochet y sus consecuencias en la vida de una familia chilena. Los Trueba son una familia con dinero. El padre, de derechas y bastante déspota, controla los impulsos libres de la madre y se indigna cuando su hija se enamora de un rojo. Tanto se indigna con el ascenso de la izquierda que colabora con el golpe de Estado que lleva a Pinochet al poder. Su hija, una disidente, es detenida y torturada, y este ex ministro se da cuenta del poco poder que se tiene cuando un dictador asume las riendas… sin importar quién seas o hayas sido.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 18
Un retrato frío y terrible de la maldad humana.

La solución final (2001)

Esta poco conocida película es discreta y pavorosa. Básicamente una obra de teatro (se desarrolla mayormente en un espacio) y con actores de la talla de Kenneth Brannagh, Colin Firth o Stanley Tucci, este drama para televisión (es de HBO) retrata las reuniones sostenidas por los altos mandos nazis durante la guerra, durante las que se decidió tomar la que se llamaría la solución final: el exterminio de los judíos de una forma eficiente. Fría, cruenta y sin pizca de violencia explícita, es un retrato perfecto de la maldad humana sin tapujos. Horrible como pocas, merece una advertencia… porque el resultado de esa reunión es conocido por todos.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 17

Sonrisas y lágrimas (1965)

Es un musical bastante conocido, pero entre tanta historia de amor y canciones sobre cosas favoritas a veces se olvida que la familia Von Trapp no sólo es famosa por cantar en grupo sino por escapar de Austria a través de Los Alpes después de la anexión alemana. El coronel Von Trapp, como bien muestra el gif que ha rondado Facebook estos días tras los eventos de Charlottesville en que se le ve desgarrada una bandera con una esvástica, repudia a los nazis y su intransigencia con respecto a su opresión (no pretende ceder ante sus amenazas o sus insinuaciones) significa dejar atrás su país, su hogar y todo lo que conocen él y su familia.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 10
La ola es un ejercicio espeluznante por posible.

La ola (2008)

Esta espeluznante película alemana muestra el experimento que un profesor de bachillerato emprende con sus alumnos cuando debe enseñarles sobre autocracia. Los adolescentes están convencidos de que una dictadura cono la nazi jamás podría implantarse en la Alemania moderna, así que el instructor comienza a establecer condiciones fascistas en el salón de clase: deben llamarle por otro nombre, clasifica y agrupa a los estudiantes con mejores y peores notas, inventa un saludo propio, excluye a quienes discuten estas medidas… al final el ejercicio prueba ser eficaz y aterrador. Los alumnos, no todos pero la mayoría, caen ante las nuevas normas. Nadie está a salvo de los populismos, el fascismo es siempre una posibilidad horrorosa y la democracia no se puede dar por sentado.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 19
El pianista es una obra maestra que pesa en el alma.

El pianista (2002)

Películas sobre la Segunda Guerra Mundial podrían conformar esta lista exclusivamente, pero ha habido más ejemplos de fascismos en el mundo y la mayoría además son muy conocidas. Este clásico moderno de Román Polanski relata la terrible historia del pianista polaco Wladyslaw Szpilman. Basada en la historia real del músico, la película muestra su periplo en el gueto de Varsovia y luego su supervivencia gracias a un oficial alemán que decide mantenerlo prisionero y no matarlo para que le toque el piano. Alrededor de Szpilman y su historia se suceden las muertes de todos los miembros de su familia y la inmensa mayoría de los judíos y otros perseguidos en la Polonia invadida por los nazis.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 12
La lengua de las mariposas no es para débiles. Su última escena marca la vida.

La lengua de las mariposas (1999)

Esta película española muestra el peso que tiene la intolerancia y las bases absurdas y contagiosas que la alimentan. Un extraordinario profesor republicano logra establecer una entrañable relación con un estudiante asustado por ir a la escuela (le han dicho que los maestros pegan). Ambos enriquecen la vida del otro poco tiempo antes del alzamiento de 1936. Lo que sigue a la rebelión fascista es doloroso –el relato se desarrolla en Galicia donde los falangistas cometieron atrocidades contra simpatizantes de izquierdas antes incluso de que se hablara de una guerra– y, si son de corazón sensible, capaz de dejar cicatriz. Una película hermosa y dolorosa sobre el sin sentido de la guerra y la intolerancia. Un retrato doloroso, de los muchísimos, de la Guerra Civil Española.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 16
American History X: Un nazi que recapacita… deseemos que haya esperanza.

American History X (1998)

Una historia bastante más contemporánea, pero no menos horrorosa. Edward Norton interpreta a un neonazi condenado a prisión luego de asesinar a sangre fría dos jóvenes negros. Durante su estadía en la cárcel este fanático descubre la limitación e ignorancia de sus ideas cuando comienza a socializar con un preso afroamericano que le ayuda. Mientras tanto su hermano menor, Edward Furlong, admirador pleno de Norton se convierte en un feroz neonazi. Cuando sale de la cárcel intenta convencerle de que el camino que ha elegido es incorrecto. Y cuando lo entiende es demasiado tarde. Su voz, leyendo su último ensayo sobre los valores nazis y su invalidez, cierra la película: “El odio es equipaje. La vida es muy corta como para sentir ira todo el tiempo. No vale la pena”.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 14
Dos pesos pesados italianos en un retrato íntimo de la tolerancia.

Una jornada particular (1977)

Marcello Mastroianni y Sophia Loren protagonizan esta película de Ettore Scola. La historia es la siguiente: Loren está sola en casa mientras su esposo fascista y sus hijos malcriados asisten a los desfiles y actos organizados por la visita de Hitler a Mussolini. Mientras tanto su vecino, Mastroianni, se encierra en su piso sin poder trabajar, ha sido puesto en una lista negra por sus preferencias sexuales y sus ideas. Cuando el pájaro de él se escapa y termina en casa de ella, el par termina por pasar el día juntos. Y la vida de ambos cambia.

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 15
Incapaces de ver el horror que venía… quién iba a imaginar semejante maldad.

El jardín de los Finzi Contini (1970)

Esta adaptación de Vittorio da Sica no sólo es visualmente hermosa, sino terriblemente triste. Los Finzi Contini, una familia judía italiana de dinero, ven surgir el fascismo y el nazismo incrédulos de que tal locura vaya a durar mucho. Su clase social, sus valores liberales y el mundo -no son los únicos en juzgar su ambiente por quienes los rodean y piensan como ellos- en que han vivido les impide ver el peligro real en que se encuentran. Y cuando lo ven es demasiado tarde.

 

10 películas que Donald Trump debería ver para saber lo que es el fascismo 13
El Gran Dictador sin duda es una de las obras maestras de Chaplin.

El gran dictador (1940)

Charles Chaplin se adelantó incluso a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial con esta película: una condena abierta y directa al nazismo, al fascismo y en general a las dictaduras. Chaplin interpretó tanto al horrible dictador, como al barbero judío perseguido. La película fue un éxito en su momento y ha sido catalogada por la crítica general como una obra maestra y por los historiadores como una obra de importancia en su tiempo. El discurso final, una fuente de lágrimas, más aún que estos antivalores vuelven a brotar, merece ser oído una y otra vez.

Continúa leyendo: Visa Pour l’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores

Visa Pour l’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores

Beatriz García

Perpiñán acogerá del 2 al 17 de septiembre la 29 edición de Visa Pour l’Image, uno de los mayores certámenes de fotografía periodística del mundo.

Es la cita que todo amante de la fotografía marca en el mes de septiembre de su calendario. El festival Visa Pour l’Image volverá a convertir la ciudad francesa de Perpiñán en el epicentro del mejor fotoperiodismo del año durante dos semanas de exposiciones, charlas, premios y debates, que centran su atención en conflictos de actualidad como la guerra de Siria y la crisis de los refugiados, y otras realidades a menudo olvidadas por los medios, como la de las víctimas del terrorismo en Perú y su lucha por la justicia y la verdad.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 4
Noche de exposiciones en el Campo Santo | Imagen por Mazen Sagar

Para que no te pierdas ni un píxel del certamen, aquí tienes algunas de las exposiciones y eventos más destacados que podrás disfrutar del 2 al 17 de septiembre en Visa Pour l’Image:.

Instantáneas de la guerra y el horror

La guerra en Siria y la recuperación de Mosul de manos del Estado Islámico fue recogida por la lente de los fotógrafos Álvaro Canovas (París Match), Lorenzo Meloni (Magnum Photos) y Laurent Van Der Stockt (Le Monde), éste último nominado a la Visa D’Or Paris Match.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 6
‘El colapso del Califato’, Lorenzo Meloni (Magnum Photos)

Las tres exposiciones, que abordan la guerra desde diferentes perspectivas, son las grandes protagonistas del festival, junto a dos trabajos que reflejan la crudeza con la que los civiles viven los conflictos armados: No safe place (Ningún lugar seguro), de Renée C. Byers, sobre la pobreza y descontento de los refugiados afganos en Estados Unidos, y Lives on Wire (Vidas en el alambre), de la fotógrafa argelina Zohra Bensemra (Reuters), que muestra cómo los civiles se enfrentan al horror de la guerra y los desastres naturales en muchas regiones del mundo.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 7
‘The Sacramento Bee’ de Renée C. Byer.

 

Para preguntarte qué significa “desarrollo”

China se ha convertido en tan sólo tres décadas en la segunda mayor economía del mundo. El fotógrafo Lu Guang ha dedicado los últimos doce años de su vida a viajar por el país capturando con su cámara el lado más oscuro del crecimiento económico: los ríos contaminados, los poblados sin agua corriente y los niños abandonados en orfanatos.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 8
‘Desarrollo y polución’, Lu Guang.

Un viaje similar, aunque en otro continente, fue el que hizo Vlad Sokhin (Cosmos), que recoge los efectos del cambio climático en las zonas más remotas de Alaska y Nueva Zelanda y las luchas de los indígenas por permanecer en la tierra de sus ancestros.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 3
‘Warm Waters’, de Vlad Sokhin

La vida salvaje, los safaris de caza y el impacto del hombre en el hábitat de los animales son los temas centrales del innovador fotoperiodista de National Geographic Michael Nichols, que ha colaborado con grandes conservacionistas, como la primatóloga Jane Goodall.

Realidades invisibles que nos conciernen a todos

El fotógrafo Daniel Berehulak pasó seis meses trabajando con un reportero local en Manila para conocer de primera mano los crímenes de la campaña ‘antidrogas’ del presidente Rodrigo Duterte en Filipinas, que causó más de 7.000 fallecidos a manos de escuadrones de la muerte y fuerzas del orden. El trabajo de Berehulak, They are Slaughtering Us Like Animales (Nos están sacrificando como animales) está nominado a los premios Visa d’Or que entrega el festival.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 5
‘They are Slaughtering Us Like Animales’, de Daniel Berehulak

Ayacucho es uno de los veinticuatro departamentos que conforman Perú y también el título del trabajo fotográfico de Ángela Ponce Romero, galardonada con la Visa D’Or Humanitaria – Comité Internacional de la Cruz Roja por una investigación que denuncia la muerte, los matrimonios forzosos, los abusos y las desapariciones de civiles durante las oleadas de terrorismo de los años ochenta y noventa en el país.

Visa Pour L’Image, el gran festival del fotoperiodismo, arranca motores 9
‘Ayacucho’, de Ángela Ponce Romero.

Otra de las exposiciones esperadas es Dreamers (Soñadores), obra de la fotógrafa Darcy Padilla, que fue ganadora del Premio Canon de la Mujer Fotoperiodista el pasado año, y retrata la vida en la reserva india de Pine Ridge, uno de los lugares más pobres de Estados Unidos.

Un íntimo Picasso y el año en imágenes

Una de las sorpresas de esta edición es la inauguración de la exposición sobre la intimidad, la vida amorosa y la obra de Pablo Picasso, a partir de las instantáneas del fotógrafo de guerra y amigo íntimo del pintor David Douglas Duncan.

Cada noche y durante todo el festival habrá veladas de proyección donde se repasarán algunas de las historias que han marcado este año y dos meses, como los tributos a Leonard Cohen y Chuck Berry, la hambruna en África, la crisis de los refugiados o las últimas elecciones en Estados Unidos.

Además de mesas redondas, paneles de discusión dirigidos por profesionales de medios como Paris Match o Elle, jornadas para jóvenes fotógrafos y visitas gratuitas guiadas por algunos de los autores que participan en una de las veinticinco exposiciones de Visa Pour l’Image.

Save

Save

Continúa leyendo: 'American anarchist': la historia tras el manual que inspiró la masacre de Columbine

'American anarchist': la historia tras el manual que inspiró la masacre de Columbine

Jorge Raya Pons

Foto: Netflix

Apenas tenía 19 años cuando escribió aquel libro lleno de furia y frustración, pero lo cierto es que William Powell pasó el resto de su vida arrepentido. El libro se publicó en 1970 y recetaba los ingredientes para ser un guerrillero: un libro que combinaba ensayos sobre la libertad absoluta con fórmulas para convertir un rifle en un lanzagranadas o fabricar dinamita en la cocina de casa. “Tenía 19 años, estaba cabreado y pensaba que el gobierno estaba fuera de sí”, dijo Powell muchos años después.

Aquella obra, llamada The Anarchist Cookbook (El libro de cocina del anarquista, en castellano), generó un revuelo enorme: los setenta fueron tiempos de rebeldía, los manifestantes se radicalizaron, las manifestaciones se masificaron, y no era extraño que muchas concluyeran con heridos, con vehículos en llamas, con explosivos y disparos en los peores casos. Y era en estos cuando la policía, después de detener a los culpables, inspeccionaban sus casas y encontraban el libro de Powell.

'Anarchist cookbook': el libro para guerrilleros que inspiró la masacre de Columbine 1
William Powell, en un fotograma del documental ‘American Anarchist’. | Foto: Netflix

Ninguno de ellos tenía en cuenta la advertencia de la contraportada. “Lea este libro, pero mantenga en mente que los temas aquí tratados son ilegales y constituyen una amenaza”, dice. Y continúa: “Casi todas las recetas son peligrosas. Ese libro no es para niños, ni para idiotas”.

Durante muchos años, Powell rechazó entrevistas y reportajes, desapareció de la primera plana. Aquel libro que solo una editorial de vanguardia se atrevió a editar –ganando toda una fortuna tras vender más de dos millones de copias– le costó una imagen terrible que arrastró siempre: Powell acabó pagando caro el pecado de juventud. Los años de silencio quedaron atrás con la grabación de un documental dirigido por Charle Siskel y disponible ahora en Netflix bajo el título de American Anarchist.

En esta obra se conoce a otro Powell: al británico con problemas de integración en la escuela, hijo de diplomático, inmigrante en Estados Unidos. Al orador sereno y progresista, recluido en Francia, docente de alumnos con déficit de atención. Viajó por América y África, logró hacerse un nombre, pero le rechazaron una y otra vez en decenas de escuelas tras descubrir que había escrito un libro tan violento.

Aquel recetario sobre cómo destruir el sistema no pasaba de moda y volvió a coger fama en los 2000, después de que los dos asesinos del instituto Columbine, donde mataron a 12 alumnos y un profesor durante un asalto de 50 minutos, manifestaran la influencia de la obra de Powell: este hecho quedó reflejado en el documental Bowling for Columbine, de Michael Moore.

'Anarchist cookbook': el libro para guerrilleros que inspiró la masacre de Columbine 3
Uno de los alumnos que sobrevivió a la masacre de Columbine, durante el funeral de sus compañeros. | Foto: Gary Caskey/Reuters

En una entrevista publicada en la norteamericana National Public Radio, Siskel hace una serie de reflexiones sobre cuanto percibió en las palabras de Powell. “Sé que le afectó profundamente descubrir las relaciones entre el libro y los actos violentos”, dice. “En sus propias palabras, aquello le llenó de remordimiento, aunque luego distinguió entre remordimiento y arrepentimiento. Creo que no se arrepintió de haber escrito el libro, ya que de alguna manera le ayudó a definir quién era y maduró con la experiencia”.

Y continúa:

“Pero también creo que aunque el libro haya estado relacionado con algunos casos de violencia y haya sido influyente para la gente que lo ha leído, eso no le convierte en responsable en ningún sentido legal o causal. La información que está en el libro está disponible en Internet y en muchos otros lugares, incluso en aquel momento. Quiero decir: el propio Bill consiguió la información de la biblioteca pública, estaba ahí. Creo que la gente que estaba decidida a actuar violentamente habría encontrado la forma de hacerlo de cualquier otra manera. Así que dibujar una especie de vínculo directo es injusto. Con todo, mi sensación es que nada de eso ha servido de consuelo para Bill a lo largo de su vida”.

William Powell murió de un ataque al corazón el 11 de julio de 2016 a los 66 años, aunque pasaron muchos meses hasta que su familia lo hizo público. Powell murió, sin embargo, sin ver concedido su último deseo: la retirada definitiva de la obra que marcó su vida.

Continúa leyendo: Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Este es el líder de la "supremacía blanca" en Charlottesville

Anna Carolina Maier

Foto: Justin Ide
Reuters

El periodista Jason Kessler tiene 34 años y es uno de los organizadores de las manifestaciones por la “supremacía blanca” en Charlottesville, una ciudad situada en el condado de Albemarle (Virginia) en los Estados Unidos que en los últimos días ha vivido un ataque por parte de un supremacista blanco que se ha saldado con al menos tres muertos y una veintena de heridos.

Kessler nació en el lugar y es el presidente de una organización que se identifica como encargada de “defender la civilización occidental” de nombre Unity and Security for America (Unidad y Seguridad para América).

En su descripción, el grupo señala que busca defender los “valores occidentales incluyendo su historia, la cultura, los principios y los pueblos”.

“Creemos que la inmigración desenfrenada está dañado a nuestra civilización. Las intervenciones extranjeras innecesarias y los ataques contra la historia y el patrimonio occidental son perjudiciales para la supervivencia de la tradición que nos trajo la razón, la lógica, la medicina, los derechos humanos y nos llevó al espacio exterior”, destaca.

Este hombre se ha mostrado no solo en contra de los negros sino de los inmigrantes en general. Muchas de sus opiniones están publicadas en su blog personal.

En esa página web se describe a sí mismo como un “periodista, activista y autor”.

Añade que “es conocido” por sus trabajos de investigación publicados en medios como The Washington Post, The Daily Caller y The Daily Progress. Además escribió una “novela de crimen negro” así como un libro de poesía. Tiene una maestría en la Universidad de Virginia.

En mayo, fue responsable de organizar el primer mitín en Charlottesville en rechazo a una propuesta para quitar una estatua de Robert E. Lee – general estadounidense que encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América durante la Guerra de Secesión- de un parque local.

En 2015, cuando un supremacista blanco mató a nueve personas negras en Carolina del Sur, los estadounidenses comenzaron a pedir que se retiraran las referencias a personajes racistas. Esto incluía estatuas, nombres de calles y escuelas. Kessler aboga porque esto no se logre.

La retirada de la estatua del general Lee en Nueva Orleans a principios de 2017 también trajo controversia y manifestaciones en la ciudad que han desencadenado en hechos violentos como los del fin de semana que causaron tres muertos y varios heridos.

Kessler en otra ocasión fue arrestado por desobedecer a un policía. Ha dicho que no pertenece a la organización de extrema derecha Ku Klux Klan y también, en otro momento, comenzó un movimiento para intentar remover del cargo a Wes Bellamy, un concejal negro de Charlottesville.

TOP