Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las mayores excentricidades del mundo de la robótica (o quizás no)

Redacción TO

Foto: Miso Robotics
Miso Robotics vía Facebook

Detrás de los fogones del restaurante CaliBurguer, en California, hay un nuevo asistente de cocina que funciona con inteligencia artificial. ‘Flippy’ le da la vuelta a las hamburguesas mientras se cocinan y después las sitúa cuidadosamente en los panes. El resto de los ingredientes los completa un cocinero humano, pero todo se andará…

Este robot, desarrollado por Miso Robotics y Cali Group, utiliza cámaras, sensores y un software de aprendizaje profundo. Además de dar la vuelta a las hamburguesas, ‘Flippy’ puede controlar la temperatura y el tiempo de cocción, así que, si todo va como debiera, en esta cadena de comida rápida no te encontrarás con una hamburguesa cruda o demasiado pasada (si esto sucede, desde luego nadie podrá utilizar como excusa lo de “todos somos humanos”).

David Zito, CEO de Miso Robotics, mencionó que “al igual que los vehículos sin conductor, nuestro sistema va aprendiendo de su propia experiencia para mejorar con el tiempo”. De esta forma, el robot podría ayudar en más tareas en el futuro como por ejemplo cortar vegetales o freír pollo.

Una vez que se apruebe el paso de ‘Flippy’ por la cocina de CaliBurger, la compañía planea colocar al robot en más de 50 locales en los próximos dos años, y se supone que su única función será realizar el trabajo repetitivo que puede frustrar a los humanos. No es difícil que alguien se asuste al pensar que los robots reemplazarán a las personas, aunque, al menos de momento, ‘Flippy’ está diseñado para trabajar en un equipo humano, algo que permitirá mantener el toque innato y poco robotizado de aquellos que tienen mano en la cocina.

Se casa con su mujer-robot por todo lo alto

Pero lo de que un robot te cocine una hamburguesa puede ser de lo más normal, teniendo en cuenta los avances de la robótica. Y si no, presta atención a este titular: “Un ingeniero chino se casa con una mujer-robot construida por él mismo”. Sí, como lo lees. Zheng Jiajia es un ingeniero experto en inteligencia artificial que se ha casado con su mujer-robot, en una ceremonia a la que asistió su madre, amigos y compañeros de universidad, informa la web Sina.com.

El matrimonio no tiene valor legal, ya que las nupcias entre humanos y androides por ahora no están contempladas en la legislación china, aunque no por ello la ceremonia fue menos pomposa: hubo banquete, regalos y el velo rojo sobre el rostro de la novia típico de las bodas tradicionales de esta cultura oriental.

La novia, creada por Zheng en 2016, se llama Yingying y según el novio, que tiene 31 años, comenzó una relación con él hace dos meses. Zheng, que no tenía novia desde hace años, optó por fabricarse su propia esposa después de que su familia y amigos llevaran tiempo presionándole para que se casara, según contó a la prensa.

Yingying es capaz de hablar mediante una conexión a un ordenador con textos y archivos de audio almacenados y también puede reconocer fotografías y objetos. De momento, aún no está programada para caminar pero su esposo y desarrollador afirmó que está trabajando en ello.

El joven Zheng, que trabajó unos años en la multinacional tecnológica Huawei pero en 2014 abrió su propia compañía, aseguró que piensa vivir con Yingying hasta que la muerte -o los problemas de batería- les separe.

Las mayores excentricidades del mundo de la robótica
Algunos expertos predicen bodas entre humanos y robots para 2050. | Foto: Shizuo Kambayashi / AP

Y quizás en unos años la boda entre este ingeniero chino y su mujer-robot no sea tan rara, y no lo decimos solo por Los robots del amanecer, del escritor Isaac Asimov, donde uno de los personajes mantiene una relación duradera con un robot (sexo incluido); sino porque algunos expertos ya predicen que en 2050 nos casaremos con los humanoides de manera legal y que este paso será “positivo para la sociedad”.

El profesional en inteligencia artificial, David Levy, afirma en el medio canadiense CBC que “hay millones de personas por ahí que, por diversas razones, no tienen a nadie a quien amar o alguien que los ame. Y para estas personas, creo que los robots van a ser la respuesta”.

Nuevos dilemas morales en las sociedades abiertas

Antonio García Maldonado

Foto: Jonathan Ernst
Reuters

Aunque el presidente Trump y su sospechosa ‘Russian-Connection’ hayan hecho saltar las alarmas en la Comunidad de Inteligencia, parece improbable que los intercambios de información entre distintos servicios dejen de incrementarse en los próximos años ante la persistente amenaza terrorista. El atentado de Mánchester ha vuelto a imponer la realidad del mundo frente a los sueños “emancipadores” de fantasmales soberanías recuperadas que nos mantendrán seguros en nuestro perímetro. Y este atentado ha sido una negación paradigmática de la justificación emocional del Brexit. Por un lado, el terrorista suicida que se inmoló en el Mánchester Arena, Ismael Abedi, no sólo tenía nacionalidad británica, sino que había nacido en el país. Por otro, parte de la red a la que pertenecía (su padre y su hermano incluidos) ya estaba en Libia, su país de origen, plenamente integrada en estructuras del ISIS. Es decir: ninguna frontera impermeable a ningún extranjero habría podido impedir este atentado. Incluso, sin porosidad alguna, quizá estarían aún en suelo británico los detenidos en Libia, y quién sabe si no habrían cometido otros atentados. Ambos han sido detenidos gracias a la cooperación en materia de seguridad e inteligencia con socios europeos, la misma con la que la primera ministra Theresa May amenazó en un primer momento a la próxima UE de 27. El Brexit es un sinsentido que pretendía solucionar una disputa del Partido Conservador a costa de hacer más vulnerable a Gran Bretaña en materia de seguridad.

“Lo que puedo decir es que compartir inteligencia es muy importante”, ha declarado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltemberg, al valorar el atentado y las posibles respuestas de los países de la Alianza Atlántica. Declaración que adquiere toda su dimensión cuando vemos, atentado tras atentado, que suele concurrir otro hecho adicional al de que el terrorista es un nacional de segunda o tercera generación de inmigrantes: el sujeto ha estado ya fichado, o de alguna forma bajo el radar de los servicios de inteligencia y seguridad de algún país. Por tanto, en un primer diagnóstico hay que concluir que el trabajo de recolección de información se hace bien, y que en el proceso de inteligencia que transforma esta información en materia sensible para ser considerada relevante por las instituciones, algo ocurre. Quizá es el propio sistema legal, para algunos demasiado garantista. Para otros, aún demasiado opaco. No existe un consenso a este respecto, y las opiniones suelen estar demasiado condicionadas por los apriorismos ideológicos. Pero siempre será un fracaso colectivo (no sé si evitable) escuchar que el terrorista “no era desconocido para las fuerzas de seguridad”. Algunos piensan que es el precio de la libertad. Yo tengo mis dudas, aunque no tengo certezas en contrario. Sólo sé que, paradójicamente, estaremos haciendo las cosas mejor cuando nos empiecen a decir que ninguna fuerza de seguridad, ningún servicio de inteligencia, tenía ni idea de quién se acaba de inmolar.

Facebook va a la conquista de la televisión

Redacción TO

Foto: Stephen Lam
Reuters/File

Facebook no quiere perder el tren de convertirse en el mayor gigante tecnológico del mundo. Para ello debe superar una asignatura pendiente que tiene su plataforma: los vídeos en streaming de contenido propio. Mark Zuckerberg tiene planeado lanzar una serie de programas en streaming a través del timeline, para que no tengamos que abandonar Facebook si queremos ver un programa televisivo o una serie, según publicó Business Insider a principios de este mes. Facebook pretende así retener a su público más joven, aquellos nativos digitales que han sustituido la televisión por los contenidos online, capturando parte de la inversión publicitaria destinada tradicionalmente a televisión.

Facebook y la conquista del espectro digital
Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, en Perú. | Foto: Mariana Bazo / Reuters File

El objetivo es claro: sumarse al carro del éxito que han cosechado plataformas online como YouTube, Netflix o Amazon. Para lograrlo, Facebook va a lanzar una docena de programas, algunos de producción propia, diferenciados en dos categorías. Por un lado, programas de alta factura y de larga duración y, por otro, producciones más económicas de unos 10 minutos, actualizadas cada 24 horas.

Zuckerberg cuenta como director de estrategia con Ricky Van Veen, cofundador de la web CollegeHumor, un portal que se encarga de recopilar las cosas más graciosas que se ven por Internet y que ha ido ganando tráfico entre los usuarios a lo largo de los años. Van Veen fue contratado por Facebook el pasado diciembre.

Por lo pronto, Facebook ha dado ya luz verde a un show de citas que producirá Condé Nast Entertainment, en el que los participantes se conocerán a través de la realidad virtual, antes de reunirse personalmente. La compañía confirmó este mes que estaba inmersa en un proyecto audiovisual con Facebook, sin aportar más detalles.

Facebook está analizando también la posibilidad de incluir deportes en sus contenidos y, por lo que se sabe, la compañía ya ha contactado con la Major League of Baseball. “El deporte es probablemente algo que querremos probar en algún momento”, afirma Zuckerberg.

El partido se juega en los anuncios

Con esta nueva incursión audiovisual, Facebook se va a enfrentar directamente con las compañías que han ido apostando por los contenidos audiovisuales en streaming. YouTube ya anunció a finales del mes pasado su intención de financiar programas originales protagonizados por estrellas de la talla de Ellen DeGeneres, Kevin Hart o Katy Perry. Estos shows tendrán anuncios publicitarios para financiar la producción y que, cualquiera con acceso a Internet, pueda verlos sin que tengan que acceder al servicio de suscripción de 10 dólares mensuales.

“Hace cinco años, el 85% de todas las series originales fueron apoyadas por anuncios”, ha destacado Robert Kyncl, jefe de negocios de YouTube en un evento celebrado en abril sobre la estrategia de la compañía. “Este año, ese número se ha reducido a poco más de dos tercios y, con mucho más contenido, llegando a los servicios de suscripción. Ese cambio se está acelerando, por lo que vemos estos programas como una forma de asociarnos con los anunciantes para resistir a esa tendencia”.

Facebook y la conquista del espectro digital 1
De izquierda a derecha: Chris Milk, CEO de Vrse; Mike Woodman, CEO de GoPro y Robert Kyncl, director de estrategia de Youtube. | Foto: Steve Marcus / Reuters File.

En esta línea también se mueve Facebook. La red social pretende monetizar los programas originales que produzca a través de los anuncios difundidos en el mismo vídeo, según ha asegurado Business Insider. Facebook ya lanzó el mes pasado una aplicación de vídeo para Apple TV y otros decodificadores.

“El objetivo es crear un contenido que ayude a la gente a aprender que la pestaña de vídeo es un gran destino donde pueden explorar y venir a Facebook con la intención de ver los videos que quieren”, dijo Zuckerberg durante la última reunión de Facebook con los accionistas. “El objetivo a largo plazo es crear un modelo de participación en los ingresos, una vez que se haya acumulado toda la economía alrededor del vídeo en Facebook”.

La fecha de lanzamiento de esta “nueva televisión” es mediados de junio. A partir de ese momento Netflix, YouTube, HBO Go, Amazon Prime y otras plataformas de streaming se encontrarán con un rival con posibilidades financieras prácticamente infinitas.

Los peligrosos mitos sobre las vacunas que ponen en riesgo la salud de todos

Jorge Raya Pons

Foto: Bryan Snyder
Reuters

En Italia se han encontrado con un problema: en menos de cinco meses han registrado 2.935 casos de sarampión y la causa de fondo parece llamativa. El 89% de ellos no fue vacunado y todo responde a un movimiento antivacuna cada vez más ruidoso, extendido e influyente. El gobierno decidió atajar la crisis adoptando un decreto por el que impone la vacunación obligatoria de los niños menores de seis años si quieren ser escolarizados. A edades superiores, podrán hacerlo siempre que estén dispuestos a pagar multas de hasta 7.500 euros.

“Con esta decisión enviamos un mensaje fuerte a la población”, advirtió la ministra de Salud, Beatrice Lorenzin, que se encontró con la oposición del Movimiento Cinco Estrellas, que insinuó que su decisión no responde tanto a argumentos sanitarios como a intereses de la industria farmacéutica.

Los peligrosos mitos sobre las vacunas que ponen en riesgo la salud de todos 1
Beatrice Lorenzin, ministra de Sanidad italiana. | Foto: Remo Casilli/Reuters

En 2015 se diagnosticaron 250 casos de sarampión en Italia; el año pasado fueron 840. El aumento ha sido del 1.174% en año y medio. El 48% de los casos de sarampión en la Unión Europea se produce en Italia y Rumanía, según la Organización Mundial de Salud (OMS). “Y aquí el sarampión es que te salgan granitos y mucho picor, pero en África causa la muerte a 150.000 niños cada año”, recuerda José Antonio Forcada, coordinador del Grupo de Trabajo en Vacunaciones del Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) y miembro de la Asociación Española de Vacunología (AEV).

Porque la pregunta que nos hacemos al ver unas cifras tan altas en un país tan similar, tan cercano como España, consiste en si esto podría ocurrirnos a nosotros, en si estamos en una condición de vulnerabilidad equiparable a Italia. Forcada, tajantemente, responde que no. “Nadie en su sano juicio se ha atrevido a abrir un debate sobre si sería necesario poner las vacunas obligatorias o no”, dice el experto. “En España estamos trabajando con una cobertura en los dos primeros años superiores al 95%, somos una excepción en el mundo. Yo creo que tiene mucho que ver con que los padres creen que son obligatorias”. Y claro, bromea Forcada, “nosotros tenemos una cultura en la que basta con que nos digan una cosa para hacer la contraria”.

Una familia de Olot denunció a una asociación antivacuna por aconsejar que su hijo, que murió de difteria, no se inmunizara

Este escenario de tasas de cobertura tan altas garantiza lo que en términos médicos se conoce como inmunidad de grupo: cuantas más personas estén vacunadas, más difícil será la circulación de estos microorganismos. Sin embargo, siempre existen casos aislados.

El 27 junio de 2015, en la localidad gerundense de Olot, un niño de seis años murió por difteria después de un mes hospitalizado. Los padres no lo habían vacunado y denunciaron a la asociación que les recomendó no hacerlo. Después de la muerte del niño, las autoridades descubrieron que otros 47 chicos del colegio permanecían vulnerables al no estar inmunizados a la bacteria que provoca esta enfermedad grave, que afecta a las funciones respiratorias, cardíacas y renales del cuerpo. “Es muy triste que en un país donde nadie tiene problemas para acceder a la vacunación se produzca un caso como este”, declaró el entonces conseller de Sanidad, Boi Ruiz.

También en Estados Unidos, en diciembre de 2014, un brote de sarampión en el parque temático de Disneyland, California, se extendió por todo el país y provocó 102 casos de infección en 14 estados. La circunstancia despertó la alerta sobre una enfermedad que las autoridades sanitarias creían erradicada; los niños afectados no habían sido vacunados y se volvió a poner el foco sobre la influencia de los lobbies antivacuna, tan influyentes en el país, que se han alimentado de una infinidad de mitos para crecer como la espuma.

Los peligrosos mitos sobre las vacunas que ponen en riesgo la salud de todos 2
La gran arma de los movimientos antivacuna reside en su capacidad para sacar a relucir los casos en que se han producido reacciones adversas, que son excepcionales. | Foto: Pascal Lauener/Reuters

“En España hay grupos antivacuna que piensan que es mejor que un niño pase una enfermedad a que lo vacunes”, explica Forcada. “Es gente que actúa de buena fe, siguiendo sus creencias, por tu naturismo. Pero luego está quien se aprovecha de las circunstancias, quien busca a las personas que han tenido alguna reacción para tener notoriedad, para ganar dinero, para vender libros”.

Forcada cree que estos movimientos exprimen los casos residuales para convencer a los sectores más escépticos: “Es verdad que a veces la noticia no es que el perro haya mordido a un hombre, sino que el hombre haya mordido al perro. Si de 200.000 niños vacunados hay cuatro que tienen una reacción adversa, no vemos que hay casi 200.000 a los que estamos librando de una enfermedad que puede matarles”.

“Si se dejara de vacunar, podrían rebrotar enfermedades y tener consecuencias muy graves”

Con todo, aboga por mantener el régimen actual, ahora que la información funciona, que no existen grandes campañas y se confía en el trabajo de concienciación diaria de los sanitarios, que explican a los padres la importancia de vacunarse y prevenir causas mayores. En cuanto a los antivacunas, cree que la clave consiste en ignorarlos: “Una lucha encarnizada contra ellos sería amplificar el ruido”.

Las vacunas, recuerda, han permitido que enfermedades como la polio, que hace medio siglo persistía en España provocando muertes y parálisis, hayan desaparecido. Esta enfermedad permanece únicamente en Nigeria, Pakistán y Afganistán. Por este y otros motivos, incide en la importancia de vacunar contra enfermedades como la meningitis C, la tos ferina o la difteria. “Si se dejara de vacunar”, concluye, “cualquiera de estas enfermedades podría rebrotar y tener consecuencias muy graves”.

La banalidad de Trump

Ferrán Caballero

Entrevistaban en La Vanguardia a Timothy Snyder para hablar de su último libro, “Sobre la tiranía. Veinte lecciones que aprender del siglo XX” y no tardó en salir la comparación entre Trump y Hitler que ya asomaba en el titular: “Trump destruye la verdad para acabar con la democracia”. Una comparación que no es sólo recurso periodístico, sino el ánimo mismo del libro, pensado y planteado para advertirnos de los peligros que acechan a la democracia y se encarnan en Trump y sus semejantes. La comparación no es sólo legítima sino necesaria, viene a decir Snyder, y lo explica diciendo que criticarla por exagerada es “una maniobra diseñada para soslayar la reflexión histórica y la experiencia”.

Yo mismo la critico, claro. No porque sea un error intelectual o un error moral. Sino porque es un error a secas. No es que no describa bien el asunto, porque ya sabemos que toda comparación es limitada y que “una semejanza de relaciones no es una relación de semejanza”. Ni que sea cosa poco ética o de mala educación. No es que esté mal, es que es un error. Cuando uno reduce todo lo malo a Hitler lo que hace no es banalizar el nazismo sino banalizar la crítica. Porque, en realidad, ni siquiera hace falta querer cargarse la democracia para cargarse la democracia. No hace falta un plan ni una intencionalidad. Es mucho peor, porque basta con la incompetencia o la frivolidad.

Cuando criticamos a nuestros propios populistas y extremistas por sus oscuras intenciones, por sus simpatías chavistas y sus pretensiones totalitarias, les estamos haciendo más un favor que una crítica. Les estamos dando la oportunidad de refugiarse en la bondad de sus intenciones, hasta de volver a la matraca de que el comunismo era una noble idea pero fue mal aplicada o que el chavismo pretendía liberar al pueblo mientras que los del Íbex sólo pretenden llenar sus bolsillos. Pero es que sus intenciones son irrelevantes. De lo que se trata aquí no es si Trump, Le Pen o Iglesias pretenden o no pretenden en realidad acabar con la democracia liberal y los derechos individuales. De lo que se trata es de que en cada una de sus acciones y en cada una de sus declaraciones debilitan este orden y nos acercan un poquito más a la jungla y al totalitarismo.

Dijo Burke que para que el mal triunfe basta con que los hombres de bien no hagan nada. Ni siquiera es necesario que los malvados traten de imponerlo. El mal se impone por si mismo porque la corrupción es la naturaleza misma de las cosas. De ahí que quien no trabaje para su preservación y mejora trabaje, lo quiera o no, lo pretenda o no, para su destrucción. De ahí que quien no trabaje en la defensa de la verdad y las instituciones trabaje, queriéndolo o no, en contra de la libertad y de la democracia. De ahí que cuando centramos la crítica en el juicio de intenciones no sólo estamos limitando la crítica sino dificultando la defensa. De ahí que cuanto más insistimos en llamar nazis a los adversarios menos les acompleja la crítica y con más facilidad se defienden de ella apelando a los nobles sentimientos de las buenas gentes que sólo quieren salud, dignidad y trabajo. Centrar la crítica en los actos y los discursos y no en las oscuras intenciones debería hacernos más comprensivos con los demás y más exigentes con los propios. Es muy probable que Trump no sepa lo que hace cuando presenta “hechos alternativos”. Pero eso lo hace más peligroso, y no menos.

TOP