Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las obras maestras de Budapest llegan al Thyssen

Jorge Raya Pons

Entre el 18 de febrero y el 28 de mayo, el museo Thyssen-Bornemisza expondrá una colección esperadísima, Obras maestras de Budapest, que representa en sí misma la Historia del Arte europeo. Una muestra privilegiada que acoge a los hombres más talentosos de cada siglo: Velázquez, Zurbarán, Goya, Murillo, Rubens, Rafael, Durero, Monet…

Se trata de 90 lienzos llegados desde el Museo de Bellas Artes de Budapest, en el corazón del antiguo Imperio austro-húngaro, que contiene una de las colecciones extranjeras más valiosas de pintura española. Una remodelación de su pinacoteca ha permitido que estos cuadros puedan exponerse temporalmente en Madrid.

La muestra, cuyos comisarios son Guillermo Solana, director artístico del Thyssen, y Mar Borobia, jefa del Área de Pintura Antigua, se organiza en siete secciones:

1. El Renacimiento en el norte, con pintura alemana y flamenca del siglo XVI y autores como Alberto Durero, Lucas Cranach el Viejo o Hans Baldung Grien.

Salomé, de Lucas Cranach, 1530. (Fuente: wikimedia.org)
Salomé, de Lucas Cranach, 1530. (Fuente: wikimedia.org)

2. El Renacimiento en el sur, con Leonardo da Vinci, Lotto, Rafael o Bronzino.

Estudio de patas de caballo, de Leonardo Da Vinci (1490-1492)
Estudio de patas de caballo, de Leonardo Da Vinci, 1490-1492. (Fuente: wikimedia.org)

3. El Barroco en Flandes y Holanda, con Peter Paul Rubens y Anton van Dyck.

Mucio Escévola ante Porsena, de Peter Paul Rubens y Anton van Dyck (1618-1620)
Mucio Escévola ante Porsena, de Peter Paul Rubens y Anton van Dyck, 1618-1620. (Fuente: wikimedia.org)

4. El Barroco en Italia y España, con pinturas de Annibale Carracci, Alonso Cano o Diego Velázquez.

Almuerzo de campesinos, de Diego de Velázquez (1618-1619)
Almuerzo de campesinos, de Diego de Velázquez, 1618-1619. (Fuente: wikimedia.org)

5. El siglo XVIII, donde destacan Sebastiano Ricci y Giambattista Tiepolo, de la escuela veneciana.

Canaletto-dolo
La esclusa de Dolo, de Canaletto, 1763. (Fuente: wikimedia.org)

6. La nueva imagen de la mujer, con Manet o Kokoschka.

Dama con un abanico, de Édouard Manet (1862)
Dama con un abanico, de Édouard Manet, 1862. (Fuente: wikimedia.org)

7. Del Impresionismo a las Vanguardias, un recorrido desde el siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial.

(Adolf Fényes, Bizcocho de semillas de amapola, 1910)
Bizcocho de semillas de amapola, de Adolf Fényes, 1910. (Fuente: wikimedia.org)

En cualquier caso, explica Mar Borobia a la revista Hoy es Arte, escoger entre las obras, crear una armonía, fue un trabajo laborioso: “Ha sido difícil que no sea simplemente un espacio dedicado a una obra maestra tras otra. Lo que queríamos es que también hubiera un hilo de conexión entre las escuelas, entre los artistas”. Y finalmente lo lograron, con un resultado prometedor y unos precios asequibles: las tarifas oscilan entre los 8 y los 12 euros.

Las Noches del Botánico vuelven a refrescar el verano madrileño

Redacción TO

Foto: Noches del Botánico

Madrid en verano se vacía. Como bien apuntaba Benedetti en Pausa de Agosto, la capital se convierte en la época estival en una calma unánime. El calor arrecia durante el día, y las pocas almas que aún vagan por sus calles salen al atardecer a beberse las terrazas. Por eso, los planes de ocio se adivinan imprescindibles en los meses de verano. Para animar y refrescar estas noches vuelve un plan más que apetecible de los veranos madrileños: las Noches del Botánico.

Este evento cultural obtuvo el año pasado un rotundo éxito al confirmarse, en su primera edición, como la gran sorpresa de la escena musical y cultural de la ciudad. Fueron más de 40.000 los asistentes que acudieron a esta gran cita y la clave del éxito residió, en un cartel musical imperdible, como el que se presenta en esta edición.

Las Noches del Botánico vuelven a refrescar las noches de verano 3
40.000 personas refrescaron sus noches gracias a este festival el pasado verano. | Foto: Noches del Botánico

Frente a las cancelaciones de última hora de Tony Bennett e Il Volo, destacan grandes nombres propios nacionales e internacionales como Anastacia, Tequila, Rosendo, Orishas, Devendra Banhart, Buika con la colaboración de Chucho Valdés, Jamie Cullum o Franco Battiato. Estos y otros nombres no tan reconocibles pero igual de talentosos animarán las noches madrileñas del 29 de junio al 29 de julio en el Real Jardín Botánico de Alfonso XIII, ubicado en la Universidad Complutense, un marco incomparable.

Las Noches del Botánico vuelven a refrescar las noches de verano 1
El cartel del festival previo a las cancelaciones de Tony Bennett e Il Volo. | Imagen: Noches del Botánico

Esta iniciativa es una realidad gracias al acuerdo suscrito con la Universidad Complutense de Madrid. Además, este año se une a la celebración del 90 Aniversario de la Ciudad Universitaria, un espacio singular e histórico para el encuentro con la cultura.

El ambiente íntimo de las Noches del Botánico convierte a este evento en una experiencia casi mágica, en la que hasta las cálidas temperaturas mínimas pasan desapercibidas. Es precisamente este carácter de cita especial el que le ha valido el Premio Fest al mejor festival nacional de pequeño formato y a ser uno de los finalistas en los Iberian Festival Awards. Además de música, los asistentes pueden visitar su mercadillo de diseño y los distintos foodtrucks que este año ampliarán su oferta gastronómica. Quedarse en Madrid este mes de julio va a ser mejor de lo que pensábamos.

#MarkYourPride: la iniciativa viral para protestar por los derechos LGTB en Rusia

Redacción TO

Foto: Ben Nelms
Reuters

Ser gay, lesbiana, transexual, bisexual o intersexual en Rusia no es un trago fácil. Allí, tanto la ley sobre propaganda gay como la homofobia que impera en la sociedad rusa les complican las cosas a los que viven la vida con una sexualidad o identidad de género no normativas. La indignación de la comunidad internacional por esta situación es de carácter general. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos acaba de poner en evidencia el carácter homófobo de la “ley sobre propaganda gay” rusa. Ahora tú también puedes poner tu granito de arena.

Si vas a acudir este año al gran evento mundial del Orgullo Gay en Madrid, o a cualquier otra fiesta LGTB alrededor del planeta, tienes una forma muy sencilla de dar visibilidad a los derechos de la comunidad LGTB en el país, de dar voz a los silenciados. Con esta meta ha nacido #MarkYourPride, una iniciativa de la Federación Estatal LGTB (FELGTB) que se propone llenar de banderas arcoiris la plaza Roja de Moscú.

Es tan sencillo como hacer una foto de tu celebración del Orgullo, con mucho color y llena de amor, subirla a Instagram y geolocalizarla en Red Square, Moscow, o lo que es lo mismo, en la Plaza Roja de Moscú. Una forma ingeniosa y fácil de que el mundo le diga a Putin que está al lado de los perseguidos por su condición sexual o identidad de género.

El Prado se apunta al WorldPride con un itinerario de arte homoerótico

Cecilia de la Serna

Foto: Museo Nacional del Prado

Durante dos intensas semanas, Madrid celebra el WorldPride 2017, un acontecimiento de trascendencia global con el que la reivindicación y la fiesta se darán la mano entre unos tres millones de personas. Muchas son las actividades de ocio, deportivas o culturales que acompañarán a madrileños y foráneos en torno a la diversidad, y la mayor pinacoteca de España no podía faltar. Por eso el Museo del Prado inaugura una nueva forma de ver su colección permanente, La mirada del otro: Escenarios para la diferencia.

Este proyecto, que se inscribe en el marco de las actividades relacionadas con la celebración del WorldPride Madrid 2017 y viene acompañado por una publicación patrocinada por la Comunidad de Madrid, es un itinerario inédito en la pinacoteca madrileña.

Diversos recorridos por 30 obras de distintas épocas que revelan, de una forma u otra, una mirada sobre la sexualidad de manera no normativa. No es en sí una exposición de facto, como la que exhibe la Tate Gallery de Londres (Queer British Art), sino una mirada diferente a obras que ya pertenecían al Prado. Sus comisarios rechazan utilizar la palabra “homosexual” para dar nombre a este nuevo itinerario, ya que el término no apareció hasta el siglo XIX y las obras del recorrido son anteriores.

El Prado se apunta al WorldPride con un itinerario de arte homoerótico
Orestes y Pílades o Grupo de San Ildefonso. | Foto: Museo Nacional del Prado

Cada uno de los diferentes recorridos propuestos, independientes pero complementarios entre sí, refleja “una realidad afectiva cuya consideración social ha sido cambiante con el paso de los siglos y en función de los lugares, y que ha ofrecido diversos y atractivos reflejos en el Arte”, aseguran los comisarios del itinerario. En ellos se subraya, por un lado, el carácter inadvertido, o incluso oculto, que se confirió en el pasado a las iconografías del amor más diverso y, por otro, “el hecho naturalmente inclusivo de su existencia”, apuntan desde el museo.

El viaje inclusivo del Museo del Prado lo iniciamos con esculturas de parejas clásicas como Orestes y Pílades, Adriano y Antínoo, Aristogitón y Harmodio o la de Safo de Lesbos, directamente llegada del almacén de la pinacoteca y que, hasta ahora, no se podía ver. Más allá del mundo clásico, destacan piezas de Botticcelli, Leonardo y Caravaggio y dos obras realmente excepcionales de la colección del Prado: El Cid de Rosa Bonheur y El maricón de la Tía Gila de Goya. Ambas son poco conocidas por el público pero visibilizan dos realidades complementarias de una artista y una iconografía claramente alusiva a los contenidos de este itinerario expositivo. Rosa Bonheur, primera pintora que recibió la Legión de Honor francesa y la Gran Cruz de Isabel la Católica, solicitó a las autoridades un permiso de travestismo para poder vestir con pantalones e ir a ferias de ganado, granjas y trabajar con animales salvajes.

El Prado se apunta al WorldPride con un itinerario de arte homoerótico 1
El Cid, de Rosa Bonheur. | Foto: Museo Nacional del Prado

La mirada del otro: Escenarios para la diferencia estará disponible en el Museo Nacional del Prado hasta el 10 de septiembre de 2017.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid

Rodrigo Isasi Arce

Foto: Rodrigo Isasi
The Objective

En el barrio de Chamberí, muy cerca de la parada de metro de Ríos Rosas, se encuentra la Escuela de Ingenieros de Minas. Lo que no todo el mundo sabe es que tras cruzar el patio central del edificio se encuentra la única mina de carbón de la capital de España, la mina experimental Marcelo Jorissen, inaugurada hace 50 años, en 1967, y que forma parte del Museo Histórico Minero Don Felipe de Borbón y Grecia. Se trata de la reproducción de un yacimiento real de carbón, cuya construcción se inició en 1963 por mandato del entonces director de la escuela, Marcelo Jorissen, y que se usó para que los alumnos de ingeniería de Minas pudieran hacer prácticas.

El acceso a la mina se lleva a cabo por una escalera que discurre paralela a un plano inclinado, supuestamente usado para la extracción de mineral. En el plano se conserva la vía para vagonetas. En su conjunto, la Marcelo Jorissen recrea el ambiente de una antigua mina de interior de carbón. Tras descender los 75 escalones, el visitante se encuentra con una fiel galería minera que se extiende hacia la izquierda, desembocando en el pozo, y hacia la derecha, donde se pueden contemplar diversos tipos de sostenimiento, vagonetas, vías, maquinaria de extracción, ventilación y desagüe.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid 4
Escalera de entrada a la mina | Foto: Rodrigo Isasi

Cuando se recorren los 50 metros de la galería, situada a más de 10 metros bajo tierra,  las luces en penumbra, la humedad del ambiente y la decoración ayudan a que parezca que se está en una mina real. El tamaño de la galería no pudo alargarse más ya que los túneles de la línea 1 del Metro no lo permitían.

En el jardín se alza un castillete real, regalado a la Escuela por la Compañía Minera Peñarroya. Este castillete metálico estuvo en funcionamiento en Minas del Centenillo entre los años 1897 y 1963. Por él se sacaron unos cinco millones de toneladas de mineral de plomo, según reza en un cartel adosado en su estructura. El pozo tiene las guías para las jaulas, y éstas, aunque desmontadas, se ven a pie de pozo.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid 1
Castillete real en el patio de la escuela | Foto: Rodrigo Isasi

Aunque en los años 60 se construyó con fines didácticos, para mostrar detalles de una explotación típica, hoy permanece con un valor casi exclusivamente de museo histórico. La explotación de las minas en la actualidad ha sufrido enormes cambios, tanto en el diseño, como en el tipo de maquinaria de extracción, ventilación y achique; afortunadamente, también en los mecanismos de seguridad.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid 3
Una de las secciones de la galería de la mina | Foto: Rodrigo Isasi

El edificio de la Escuela de Minas

La Escuela de Minas de Madrid ha sido, durante la mayor parte del siglo XIX y todo el siglo XX, el centro educativo más importante para la formación e investigación en las áreas tecnológicas de los recursos geológicos, del espacio subterráneo, de los materiales y de la energía. El edificio histórico que es sede social de la Escuela de Ingenieros de Minas de Madrid desde 1893 se encuentra en el número 21 de la calle Ríos Rosas, y fue construido expresamente para albergar dicha escuela, que había tenido varias sedes de alquiler, hasta su traslado a Madrid en 1835.

La autorización para la construcción del edificio se remonta al 15 de enero de 1886, y el proyecto se encargó al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, que ya tenía merecida fama por las diversas construcciones que había realizado en Madrid. El edificio es de planta rectangular, de 48 metros por 33. Su disposición general está constituida por un patio central cubierto, con galerías abiertas, rodeado de una ancha crujía por los cuatro lados, con otras más estrechas en los costados.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid 2
Patio central de la Escuela de Minas | Foto: Rodrigo Isasi

En las décadas finales del siglo XIX y durante la primera mitad del siglo XX la Escuela de Minas se fue dotando de maquetas ilustrativas de procesos industriales, máquinas, modelos a escala de labores mineras, pliegues, fallas y otros fenómenos geológicos, modelos cristalográficos en madera y otras representaciones, dedicadas sobre todo a la enseñanza de las distintas asignaturas y a las prácticas de los alumnos. Hoy día, aunque algunas de ellas tienen todavía una función didáctica, lo que causa admiración de estos mecanismos y modelos es la perfección de su construcción, el detalle con el que se reproducían los procesos, hasta el punto de que la mayor parte de estas maquetas funcionan todavía.

Existe, por ejemplo, una pequeña locomotora de vapor de mina, construida hacia 1920, que se puede hacer funcionar quemando alcohol. En ella son visibles los mecanismos de biela-manivela y, en general, todos los elementos mecánicos.

Hasta los años 70 una buena parte de las maquetas se exponían en el patio central de la Escuela, pero la necesidad de espacio al aumentar el número de alumnos exigió su retirada. Algunas de ellas pueden verse aún en la galería del piso superior que circunda el patio.

Marcelo Jorissen, una mina en el corazón de Madrid 5
La galería de la mina y algunas de las vagonetas para transportar el carbón| Foto: Rodrigo Isasi

Visitas Guiadas

Todos los primeros domingos de cada mes la Escuela de Minas organiza el mercadillo de minerales de 10:00 a 14:00 horas, donde se pueden encontrar todo tipo de fósiles, gemas, minerales, rocas y conchas tanto para coleccionistas como para aficionados y estudiantes. Además de acceder a este mercadillo, que se realiza en el patio interior, es también posible acceder a la mina, previa inscripción en la mesa de la entrada el mismo día, o a partir del día 15 de cada mes. Se realizan varios pases de visitas en grupo de no más de 30 personas.

Otra posibilidad es realizar visitas en grupo, con un mínimo de 15 personas. Para ello, los interesados deben llamar al teléfono 913 367 017 (Lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas) y solicitar fecha y día para poder realizar la visita en días laborables.

TOP