Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Las otras víctimas (in)visibles del terrorismo

Verónica Reguillo

Foto: Eduardo Munoz
EFE

Pakistán, 16 de febrero: 88 muertos (al menos, 20 eran mujeres y 9, niños). Irak, 19 de febrero: 5 muertos. Pakistán, 21 de febrero: 7 muertos. Egipto, 22 de febrero: 2 muertos. Afganistán, 28 de febrero: 12 muertos (todos policías). Afganistán, 8 de marzo: más de 30 muertos.

Son solo algunos de los últimos atentados yihadistas de este 2017 cometidos en países de mayoría musulmana. Más del 90% de las personas que viven en Irak, Afganistán o Pakistán profesan esta religión, según publica Pew Research Center, y son también los que más sufren la violencia de los grupos terroristas islamistas.

En el mundo hay 1.600 millones de musulmanes, es decir, alrededor de un 23% de la población mundial. Se estima que alrededor de 100.000 militan en grupos terroristas, lo que supone el 0,006%, sin embargo, en numerosas ocasiones los musulmanes son colocados en la posición de verdugos, olvidando que ocupan el primer lugar en la categoría de víctimas.

Las otras víctimas (in)visibles del terrorismo
En Siria, el número de víctimas se cuenta por miles. | Foto: Ameer Alhalbi / Reuters

Día para recordar

Este 11 de marzo se conmemora el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. La elección de esta fecha fue consecuencia directa del brutal atentado que azotó Madrid en 2004, que fue perpetrado por una célula terrorista de Al-Qaeda y en el que murieron 192 personas. Fue el mayor atentado yihadista en el viejo continente hasta ese momento, pero no sería el último.

Entre 2000 y 2015, alrededor de 430 personas han perdido la vida en Europa Occidental por un ataque terrorista islamista. Las bombas en Atocha, el atentado en el metro de Londres o las explosiones en la sala Bataclán, en Francia, han sido algunos de los actos que han conseguido sembrar el terror en Europa. Mientras tanto, Oriente también se desangraba. Cada víctima cuenta, cada víctima duele, cada víctima se llora, en todas partes del mundo.

Las otras víctimas (in)visibles 1
En noviembre de 2015, el Estado Islámico asesinó a 130 personas en un atentado en París. | Foto: Yoan Valat / EFE

“Menos del 3% de las muertes por terrorismo suceden en Occidente”

Las cifras de muertos en países como Irak, Pakistán o Afganistán se cuentan por miles. En un solo año, en 2014, hubo 32.658 víctimas, lo que supuso un incremento del 80% con respecto al año anterior. Los más afectados fueron los propios países musulmanes, mientras que las muertes por terrorismo ocurridas en Occidente no superaron el 3%.

Si nos centramos, por ejemplo, solamente en Irak, la ONU alerta de que en un año se produjeron 8.493 asesinatos de civiles y más de 10.000 fueron sometidos a vejaciones de todo tipo; hombres, mujeres y niños que sufrieron violencia sexual o fueron reclutados en los propios grupos terroristas. En este país de mayoría musulmana la guerra entre las Fuerzas de Seguridad Iraquí y el autoproclamado Estado Islámico está acabando con su propia gente.

Las otras víctimas (in)visibles 2
En Afganistán lloran a sus muertos tras una ataque. | Foto: Stringer / Reuters
Las otras víctimas (in)visibles 3
La batalla entre las fuerzas iraquíes y el ISIS se reproducen cada día en Irak. Foto: Zohra Bensemra / Reuters

En numerosas ocasiones, este colectivo se ha levantado en contra de los grupos islamistas que siembran el terror alrededor del mundo. En Reino Unido, jóvenes musulmanes británicos declararon su propia ‘yihad’ contra el Estado Islámico y contra todos los demás grupos terroristas. La Liga Juvenil Musulmana en el país anunció su lucha contra el EI diciendo que los militantes no tenían “ningún vínculo con el Islam o con la comunidad musulmana”.

Veto de Donald Trump

A pesar de que el número de muertos afecta en primer lugar a los musulmanes, la adopción de políticas como las llevadas a cabo por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, criminalizan de manera general a este colectivo. El primer veto migratorio de Trump fue paralizado por la justicia, sin embargo, el presidente estadounidense ha firmado uno nuevo con el que pretende prohibir la entrada de refugiados al país y detener la emisión de visados a los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán. Trump juega con el argumento de la seguridad nacional.

Las otras víctimas (in)visibles 4
Las reacciones contra el veto de Trump a los Musulmanes fueros masivas. | Foto: Clemens Bilan / EFE

Sin embargo, si recordamos la tragedia del 11 de septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas en Nueva York, los terroristas procedían de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, pero Trump no ha incluido a ninguno de estos países en su lista negra. Un reportaje del Washington Post vincula esta decisión a que la organización comercial del presidente estadounidense tiene intereses comerciales en algunos de los países a los que no se les ha impuesto veto migratorio.

Sea como fuere, este tipo de políticas difuminan la realidad de unas víctimas que parece que duelen menos.

Nuestra última defensa

Ferrán Caballero

Después de cada atentado sale algún líder prometiendo que esta guerra la vamos a ganar, algún cínico preguntando qué pinta tiene la victoria y unos cuántos nostálgicos pidiendo que nos pongamos serios de una vez y afrontemos el problema de raíz. Esto pasa después de cada atentado, del desarme de ETA, y pasa también muy a menudo cuando hablan de Trump o del proceso independentista. Y es que hace tiempo que me parece ver a los más presumidos de nuestros demócratas un tanto desorientados buscando al guardián último de nuestras libertades. Hoy como ayer hay quienes lo buscan en los tribunales, y particularmente en el Constitucional. Otros desesperan esperando la decisión firme y valiente del Presidente o soberano. E incluso hay algunos que creen que la defensa última de la democracia es la movilización de la sociedad civil; la protesta; la calle.

Nos cuesta poco entender que las garantías del presente son insuficientes. Pero nos cuesta un poco más aceptar que no hay nada que pueda asegurar la supervivencia de los estados ni de sus democracias. No hay ejército que pueda acabar con el terrorismo, ni siquiera estando dispuesto a acabar también con todas y cada una de nuestras libertades. No hay check ni balance que pueda privar a Trump de toda capacidad de hacer el mal y que pueda seguir llamándose democrático. Nadie puede garantizar la supervivencia de la democracia contra la voluntad del pueblo y nadie puede salvarlo si este decide entregarse a un salvapatrias. No hay soluciones finales porque no hay garantía posible del triunfo de la ley sobre sus enemigos. El cuidado de nuestras frágiles e imperfectas democracias y libertades pasa por el cuidado de la conciencia liberal, que impone no exigir para los nuestros el poder que no estaríamos dispuestos a dar a los otros. Y de la virtud republicana, que impone no exigir a nuestros políticos mayor virtud de la que somos capaces de recomendarnos a nosotros mismos.

Los niños refugiados, nuestro futuro

Melchor Miralles

Foto: ALKIS KONSTANTINIDIS
Reuters

Tiene toda la lógica. El trato “pésimo” a los menores refugiados en Europa, que es un tercio de quienes buscan asilo, incrementa el riesgo de radicalización y su implicación en catos criminales, según advertencia del Consejo de Europa. “Lo que están pasando ahora definirá en quién se van a convertir, y también definirá, en algunos aspectos, nuestro futuro común”, explica a The Guardian Tomás Bocek, secretario general de migraciones. No estamos siendo capaces en la Unión de hacer frente al problema y de nuevo los niños, como siempre, los más débiles, son las principales víctimas.
 
Hay una idea generalizada que parte de un error. Buena parte de quienes huyen del horror en Siria, Afganistán o Irak no son pobres de solemnidad que huyen por su condición de parias. Se trata incluso de hombres y mujeres de élites, con una posición económica más desahogada, con estudios universitarios, que pueden pagar a las mafias que les terminan abandonando a su suerte.
 
Bocek, tras visitar campos de refugiados de Grecia, Macedonia, Francia, Turquía, Francia e Italia, lanza la advertencia. No podemos pretender otra cosa. Estremece escuchar a los niños y a los adolescentes. Están conformando su temperamento, su carácter, lo propio de la edad, a partir de vivencias extremadamente duras, que dejan huella en el corazón, el alma y la cabeza. Y no podemos pretender construir un ejército de pacifistas ofreciéndoles lo que ahora les suministramos. Es así, no es demagogia. O nos lo tomamos muy en serio o lo lamentaremos severamente. Porque son víctimas, porque podemos evitarlo, porque es nuestra obligación, por humanidad y, en última instancia, porque nos interesa.

El atentado de Londres, en imágenes

Redacción TO

Foto: Stephan Wermuth
Reuters
El atentado de Londres, en imágenes 8
Los primeros homenajes a la memoria de las víctimas del atentado de Westminster llegaron en la misma noche del miércoles. En este ramo de flores puede leerse: “Amor para todos. No tenemos miedo”. | Foto: Hannah McKay / Reuters

El atentado de Londres, en imágenes 15
La policía acordonó las inmediaciones del Parlamento tras conocerse el atentado. | Foto: Stefan Wermuth / Reuters
El atentado de Londres, en imágenes 10
Un helicóptero ambulancia llega a la zona de Westminster. | Foto: Daniel Leal-Olivas / AFP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 18
Una de las víctimas del atropello múltiple es atendido por otros ciudadanos. | Foto: Toby Melville / Reuters

El atentado de Londres, en imágenes 20
Otro plano de la víctima asistida en el asfalto del puente de Westminster | Foto: Toby Melville / Reuters

El atentado de Londres, en imágenes 13
Un herido recibe asistencia médica. | Foto: Matt Dunham / AP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 6
Los paramédicos tratan de reanimar a una víctima del atentado. | Foto: Toby Melville / Reuters

El atentado de Londres, en imágenes 5
Una de las posibles víctimas mortales, tendida en el asfalto. | Foto: Toby Melville / Reuters

El atentado de Londres, en imágenes 11
Varios hombres y mujeres siendo evacuados del Parlamento, a pocos metros del ataque. | Foto: Daniel Leal-Olivas / AFP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 14
El coche implicado en el ataque y, a la derecha, una víctima tendida en la acera. | Foto: James West / AP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 3
Un día después, la policía investiga en la zona afectada por el atentado, que sigue acordonada. | Foto: Tim Ireland / AP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 1
Los miembros del Parlamento británico homenajean un día después a las víctimas del atentado del 22 de febrero. | Foto: AFP Photo

El atentado de Londres, en imágenes
Una flor en los cordones que acotan la zona investigada por la policía. | Foto: Daniel Leal-Olivas / AFP Photo

El atentado de Londres, en imágenes 21
Ramos de flores colocados frente a la sede de Scotland Yard, en Londres, un día después del ataque. | Foto: Will Oliver / EFE
El atentado de Londres, en imágenes 23
Alemania ilumina la puerta de Brandeburgo con los colores de la bandera de Gran Bretaña | Foto: Fabrizio Bensch / Reuters

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas

Redacción TO

Foto: Alastair Grant
AP Photo

Bélgica recuerda este miércoles a las víctimas de los atentados yihadistas que golpearon Bruselas el 22 de marzo de 2016, y lo hace con la inauguración de memoriales cerca de la estación de metro y del aeropuerto, escenarios de los peores ataques que ha sufrido el país en su historia reciente. 32 personas fueron asesinadas.

El primero de los homenajes tendrá lugar en el aeropuerto de Zaventem, donde se guardará un minuto de silencio a las 07.58 hora local, momento en el que dos terroristas suicidas hicieron explotar las bomba que llevaban en su cuerpo.

A las 09.11, los trabajadores del metro protagonizarán una parada para aplaudir durante un minuto como muestra de homenaje a las víctimas del tercer atentado suicida de aquel fatídico 22 de marzo cometido en la estación de Maelbeek, en pleno barrio europeo de Bruselas.

Durante la jornada se sucederán otros actos conmemorativos con la participación del Gobierno y familiares de los fallecidos y heridos, en los que también está prevista la presencia de los reyes de Bélgica, representantes de las instituciones europeas, que tendrán un especial recuerdo para la funcionaria comunitaria Patrizia Rizzo, fallecida en el atentado del metro.

En el aeropuerto se inaugurará el nuevo emplazamiento de la emblemática estatua ‘Flight in the Mind’ (El vuelo en el pensamiento) del artista Olivier Strebelle, que resultó dañada en los atentados del aeropuerto. La escultura era punto de encuentro de los viajeros y a partir de ahora estará situada en la avenida del aeropuerto, la Rue de la Loi.  El aeropuerto permanecerá cerrado entre las 06.00 y las 09.00 horas donde se produjeron los mortales atentados.  También en la estación de metro habrá un acto solemne y en sus proximidades se descubrirá la escultura ‘Tocados, pero siempre en pie’, del artista belga Jean-Henri Compère, en memoria de las víctimas. Por la tarde se oficiará un misa en la catedral de Saints-Michel-et-Gudule, mientras que en la iglesia Saint-Jean-Baptiste de Molenbeek habrá un concierto interreligioso. En el bosque de Soignes, cerca de Bruselas, se plantarán 32 abedules en recuerdo de las víctimas.

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas 4
Un detalle de la escultura del artista belga Jean-Henri Compere | Foto: AP Photo/Virginia Mayo

El colectivo ‘Todos Unidos’ ha invitado a los ciudadanos a llevar una flor y a sumarse a las distintas marchas organizadas en la ciudad que culminarán en la Plaza de la Bolsa.

Minutos de incertidumbre

Bruselas no ha vuelto a ser la misma ciudad desde el 22 de marzo de 2016. Aquel día que comenzó como cualquier otro pero que se convirtió en un infierno.  El Parlamento belga aún no ha dado a conocer el informe de la comisión de investigación sobre los atentados.

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas 1
Dos militares belgas patrullan las inmediaciones del aeropuerto de Zaventem el 23 de marzo de 2016 | foto: AP Photo/Geert Vanden Wijngaert

El relato de aquellas horas de incertidumbre, de los hechos acaecidos, permanece en la memoria de todos.

08.00h

En la terminar de salidas del aeropuerto de Bruselas se oyen disparos. De pronto, se produce un explosión en los mostradores de facturación y las personas que se encuentran en el lugar comienzan a correr. Unos instantes después se produce una segunda explosión. Todo es confusión entre los viajeros y el personal del aeropuerto. Enseguida se pone en marcha una operación para evacuar las instalaciones y ayudar a los heridos.

08.20h

Las autoridades ordenan interrumpir el transporte ferroviario al aeropuerto y el cierre de las vías de acceso por carretera.

08.40h

Se confirman las explosiones en el aeropuerto y se pide a los ciudadanos que permanezcan alejados de la zona ante el temor de que puedan producirse nuevos atentados.

09.10h

Se produce una explosión en un convoy que se disponía a abandonar la estación de metro de Maalbeek, situada muy cera de las oficinas de la Comisión Eropea, hacia Arts-Loi. La explosión se produce en el segundo vagón.

09.27h

El metro de Bruselas se cierra al público en todas las estaciones.

10.00h

El Centro de Crisis Belga ordena el cierre de todo el transporte público de la ciudad, incluidos autobuses y trenes y se pide a la ciudadanía permanecer donde está. El llamamiento se hace a través de tuits.

11.43h

El primer ministro belga, Charles Michel, condena los ataques.

11.50h

La Fiscalía federal de Bélgica confirma que las tres explosiones, dos en el aeropuerto y una en la estación de metro de Maelbeek, han sido ataques terroristas. Al menos una es causada por un terrorista suicida. Se pone en marcha una investigación.

15.20h

El autodenominado Estado Islámico reivindica la acción, asegurando que sus varios de sus miembros detonaron cinturones con explosivos.

La cifra final de muertos ascendió a 32, y el número de heridos superó los 300.  De los fallecidos, la mayoría – 17 – eran belgas. El resto incluyen ciudadanos de los Países Bajos, Estados Unidos, Alemania, China, Francia, India, Italia, Marruecos, Reino Unido, Suecia, Perú, Polonia y España. La Oficina de Información Diplomática informó de la muerte de la joven de 29 años, Jennifer García Scintu, siendo esta la única víctima mortal española de los atentados.

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas 5
Dos víctimas de las explosiones en el aeropuerto de Bruselas. La azafata Nidhi Chapheka lleva una chaqueta marilla en la foto | Foto: Ketevan Kardava via AP, File

Los terroristas

Las primeras investigaciones hablan de al menos tres terroristas en el aeropuerto, captados por las cámaras de seguridad. Uno de los atacantes muerto en una de las explosiones es identificado por sus huellas dactilares como Ibrahim El Bakraoui. Se sabe que un segundo atacante, aún no identificado, también ha muerto en los atentados.

Hay un tercer terrorista, con una chaqueta clara y sombrero que, se cree ha logrado huir del aeropuerto. Los investigadores descubren que deja una bolsa de viaje grande que no estalla en el momento previsto por los terroristas y que los artificieros se encargan de explosionar de forma controlada.

En cuanto al terrorista suicida del metro, es identificado por sus huellas dactilares como Khalid el Bakraoui, hermano de Ibrahim el Bakroaui.

Un taxista llama a la policía para contar que ha reconocido en las imágenes de las cámaras de seguridad emitidas por la televisión a los tres hombres como los que había recogido en Schaerbeek. Las fuerzas de seguridad realizan una redada en la dirección donde les indicó el taxista y se encuentran con productos químicos para hacer bombas, detonadores y otros dispositivos explosivos. En el cubo de la basura de la misma calle del domicilio inspeccionado, los investigadores encuentran un ordenador con pruebas que implican a Ibrahim el Bakraoui. La policía realiza otra redada en Schaerbeek donde es detenida una persona para ser interrogada.

Tras las investigaciones llevadas a cabo, las autoridades concluyen que Najim Laachraoui que mantuvo vínculos con los atentados de París de noviembre de 2015, es el cerebro de la operación en Bruselas. El hombre del sombrero es identificado como Mohamed Abrini.

La solidaridad con las víctimas

La solidaridad con las víctimas no tardó en llegar. La plaza de la Bolsa se llenó enseguida de flores, de banderas de todos los países, de velas, de mensajes de paz escritos en el suelo y las paredes y, el ‘Je suis Bruxelles’ (Soy Bruselas), dio paso al mensaje de ‘Nous sommes le monde’ (Somos el mundo).

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas 2
Velas y un mensaje de solidaridad (Bruselas, estamos contigo) en la plaza de la Bolsa de Bruselas, el 24 de marzo de 2016 | Foto: AP Photo/Alastair Grant

Representantes del colectivo musulmán en la capital de Bélgica también se acercaron a la plaza de la Bolsa para mostrar su repudia ante los atentados. Carteles con el hashtag #Notinmyname (No en mi nombre), que ya había sido utilizado en anteriores ocasiones, como la de los atentados del 13 de noviembre en París o el ataque contra la revista satírica francesa Charlie Hebdo, se dejaron ver de nuevo en las concentraciones en la plaza de la Bolsa.

Los centros educativos, los transportes y las tiendas no tardaron en volver a una “normalidadenrarecida, mientras la bandera nacional ondeaba aún a media asta y los militares belgas patrullaban algunas calles y puntos estratégicos de la capital.

Por su parte, fueron muchos los países que mostraron sus condolencias al gobierno belga y su sociedad, y su solidaridad con las víctimas. Algunos de los monumentos o edificios más emblemáticos se iluminaron con los colores de la bandera belga.

Un año después, Bruselas recuerda a sus víctimas 3
La Torre Eiffel iluminada con los colores de la bandera de Bélgica el 22 de marzo de 2016 | Foto: REUTERS/Philippe Wojazer

Por su parte, la sociedad internacional en general, se volcó a través de las redes con mensajes de apoyo a las víctimas.

TOP