Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto

Beatriz García

Foto: Alfonso Sánchez Portela
Museo Reina Sofía

 ‘La Lámpara Maravillosa’ (La Felguera, 2017) es el tratado iniciático con ejercicios espirituales de Ramón del Valle-Inclán ocultista, que está salpicado de símbolos cabalísticos, gnósticos y alquímicos. Un viaje al interior del gran peregrino de la vida que esconde algunas pistas para que esa misma luz brille en nosotros.

Inventor del esperpento y encendido tertuliano de los cafés del Madrid de finales de siglo XIX y principios del XX, donde llegó a perder un brazo en una discusión con un periodista que le propinó un bastonazo, Ramón del Valle-Inclán es una de las figuras más complejas, misteriosas y fascinantes de la literatura española. Un escritor tan hiperbólico que convirtió su vida en una suma de leyendas; entre ellas, que podía ir de Burgos a Madrid andando en dos horas, que había sido fraile trapense y también soldado en México. E incluso en una ocasión, y para muestra de lo poco que se tomaba a sí mismo en serio, cuando un redactor del diario La Voz se presentó en su casa haciéndole preguntas sobre su juventud, él contestó: “Yo no recuerdo nada de mis 20 años… Los escritores deben olvidar sus primeros 20 años”.
A su obsesión por el paso del tiempo y su celo por mantener oculta su vida privada bajo exageraciones y humor, se le suma una pasión de la que nunca nos hablaron en el colegio, lo que hubiera sido de agradecer porque muchos lo tomamos por un ‘paliza’: Ramón del Valle-Inclán era una hombre profundamente esotérico. Y a pesar de que muchos críticos hayan apuntado que los elementos sobranaturales de su obra son meros esteticismos e influencias de una niñez en la Galicia del siglo XIX, donde la creencia en duende, meigas y trasgos era común, lo cierto es que la mayoría de sus obras contienen referencias astrológicas, guiños a la cábala, la alquimia y símbolos mágicos. Y a poco que uno levanta el velo de Isis que cubre gran parte de su vida descubre cosas tan curiosas como un artículo titulado ‘Psiquismo’, que publicó en El Espectador de México, donde disertaba sobre su pasión por las médiums y en especial por Eusapia Palladino, una psíquica italiana de fama mundial en la época a cuyas sesiones de espiritismo asistían incluso premios Nobel, como el matrimonio Curie.

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto
‘La lámpara maravillosa’ | Imagen: La Felguera.

Un libro ‘iluminado’

Entre sus obras hay una en concreto que junto a su gemela ‘El Pasajero’ es tan misteriosa que ni siquiera los críticos han sabido cómo calificar, aduciendo algunos que se trata de una parodia de los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola. No obstante, ‘La lámpara maravillosa’, publicada por primera vez en 1916 y que acaba de reeditar La Felguera con los grabados originales de la edición de 1922, fue concebida por el propio Valle-Inclán como una hoja de ruta de su vida interior y un tratado para alcanzar el éxtasis y la iluminación lleno de alusiones a la alquimia, el gnosticismo, la magia y el hermetismo que debemos descifrar como si leyésemos la Tabla de Esmeralda o siguiésemos el laberinto de una catedral gótica. Un enigma escrito inspirado en la doctrina teosófica de Madame Blavatsky, que estuvo en boga entre intelectuales de la época como Rubén Dario.

Curiosamente, Valle dedicó ‘La lámpara maravillosa’ a un fenómeno de la época, Joaquín Argamasilla, carlista e hijo del Marqués de Santa Clara, al que en Estados Unidos se le conocía como ‘el hombre que tenía rayos X en los ojos’ porque era capaz de ver a través de objetos opacos. De hecho, Valle defendería al psíquico con uñas y dientes cuando el mismísimo Harry Houdini trató de desacreditarlo, afirmando haber descubierto su truco.
Sin ánimo de facilitar a nadie los misterios que esconde este libro de ejercicios espirituales –tampoco soy capaz- y porque el camino es largo, no especialmente recto y uno nunca sabe con certeza en qué punto se encuentra ni si existe un final, aquí van algunas ideas dirigidas a “peregrinos de la vida” y “paseantes curiosos”, como escribe en el prólogo su editor, Servando Rocha, que pueden amenizar la búsqueda.

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto 1
Un capítulo de ‘El Ministerio del Tiempo’, serie muy inspirada en los libros de La Felguera, está dedicado al hombre de los rayos x en los ojos. | Imagen: Televisión Española

Grandes normas de disciplina estética, según Valle-Inclán:

1. Medita para huir de la cárcel de barro.

Cuenta el escritor que un día vio a unos niños jugando y evocó su propia infancia, dándose cuenta de que el pasado, el presente y el futuro estaban contenidos en un instante que es eterno. Para abolir la ilusión de que existe un tiempo lineal nos invita a colocarnos fuera de nuestros sentidos: “Haz por comprender el misterio de las horas, por persuadirte de que no fluyen y que siempre perdura el mismo momento”, y nos explica que la vida y las emociones son los círculos concéntricos que provoca una piedra al caer en el agua. Llegó a la convicción de que volviendo a la infancia (no a través de los constreñimientos del pensamiento, que es pasado, sino de la contemplación), podríamos conocer el mañana. Así reza otro de sus enigmáticos ejercicios espirituales:

“Cuando mires tu imagen en el espejo mágico, evoca tu sombra de niño. Quien sabe del pasado, sabe del porvenir. Si tiendes el arco, cerrarás el círculo que en ciencia astrológica se llama anillo de Giges”.

Una curiosidad es que este anillo de Giges al que se refiere Valle-Inclán fue el mismo en el que se inspiró Tolkien en su ‘Señor de los Anillos’, a partir de una leyenda mitológica que menciona Platón en ‘La República’ sobre un pastor que encontró en el fondo de un abismo un caballo de bronce con un cuerpo en su interior que tenía un anillo mágico, y cuando le dabas la vuelta te volvía invisible. El filósofo lo utilizó para explicar que el hombre es injusto por naturaleza y que si fuéramos ‘invisibles’ a la ley como Giges con el anillo obraríamos las mayores maldades.

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto 3
Tolkien se inspiró en la leyenda de Giges para escribir ‘El señor de los anillos’. | Imagen: IMDB

2. Escúchate a ti mismo por encima de las demás voces.

A Ramón Valle, como se le conocía antes de que empezase a firmar como ‘Del Valle-Inclán’, le preocupaba mucho la aridez de la palabra y cómo conseguir transmitir sensaciones verdaderas con ellas a través no del engaño y la carga ideológica, sino de su musicalidad. Por eso, llamaba al ejercicio de la autoexploración, perderse en la senda de uno mismo para despertar emociones dormidas. “No aprendemos nada, todo se haya desde siempre en nosotros. Lo que no está en nosotros larvado o consciente, jamás nos lo darán las palabras ajenas”, escribió en ‘La lámpara maravillosa’.
Admite en el libro que vivió angustiado hasta que consiguió amar la soledad, mató la vanidad y dejó de importarle que los demás no le escuchasen, cuando escribe: “Pensé que estando solo podía ser mi voz”.

En su primer ejercicio espiritual nos invita a ser como los pájaros, que cantan para sí y escuchan sus propios trinos:

“Sé como el ruiseñor, que no mira a la tierra desde la rama verde donde canta”.

Porque no hay dos personas iguales y cuando se toma conciencia de la responsabilidad de cada individuo y se busca la impresión de ser mudo, de repente todas esas palabras vacías (“ánforas de barro”) adquieren un nuevo significado engendrado por uno mismo. No es que pensase que el lenguaje era yermo, sino todo lo contrario; creía en el poder cabalístico de la palabra, que era para él un grimorio y un pentáculo, y en que el idioma de un pueblo era “la lámpara de su karma”. De hecho, según explica el escritor Javier Sierra, el erudito gallego solía firmar sus cartas con un pentáculo mágico, una estrella de cinco puntas en el interior de un círculo.

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto 4
La famosa médium Eusapia Palladino en una de sus sesiones. | Imagen: Wikimedia Commons

3. Pasea como forma de alcanzar el éxtasis

“Por donde una vez pasamos, allí perduramos”, dice Valle-Inclán. El escritor hizo del paseo una forma de entrar en la belleza suprema de las cosas, como cuando se refugió en la Catedral de León porque le hervían las ideas en la cabeza y contemplando las vidrieras abandonó su egoísmo para transmigrar en el Alma del Mundo, una sensación de profunda unión con Todo. Y lo mismo le ocurrió mirando el mar, sintiéndose como las piedras fuera del tiempo. Por eso escribe: “Cuando se rompen las normas del tiempo, el instante más pequeño se rasga como un vientre preñado de eternidad”. De la misma forma que el arte es una suma de evocaciones antiguas y nos hace salir de ese loop de egoísmo y mediocridad en el que vivimos guiados por el pensamiento y el instinto: “Cuando creemos que vivimos para nosotros, vivimos para la especie”, asegura.

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto 5
El Café de la Montaña, donde Valle-Inclán perdió su brazo izquierdo | Imagen:  Agente Provocador.

Hay que amar hasta las ortigas, absolutamente todo por difícil que parezca, porque para conocer la belleza debemos enamorarnos de ella, como Valle-Inclán se enamoró de su madrina cuando tenía 9 años, confiesa, más allá de la voluntad y el deseo, abandonando la búsqueda de la utilidad, que es la mente, con quietud y renunciamiento. El arte no emula a la vida, sino que es la vida (o podría serla), pero, ¿cómo? La pista nos llega a través de un ejercicio espiritual sobre el que meditar:

“Crea belleza, vive en belleza, y al contemplar tu pasado desde la ribera remota contemplarás amor”.

Que no nos engañe su excéntrica apariencia de dandi con botines y quevedos, su manía de burlarse del personal y de no tomarse en serio inventando pasados épicos y jocosos, o su gusto polemizar sacando de quicio a los tertulianos. Ramón del Valle-Inclán no solo  dejó algunas de las obras cumbres de la literatura española, como ‘Luces de bohemia’, o ‘Ligazón’ (en esta, por cierto, hay telepatía, clarividencias y sueños premonitorios), sino que además nos legó una lámpara maravillosa que habla del hombre, de su origen y su fin último. Como bien supo el anarquista que apareció en el entierro del escritor para arrancarle el crucifijo, se resbaló y cayó a la fosa llena de barro. Aunque esta tal vez sea otra de las leyendas…

El libro esotérico de Valle-Inclán para alcanzar la iluminación que no leíste en el instituto 7
Ramón del Valle-Inclán, el genio de la lámpara. | Imagen: Archivo Moreno/IPCE. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Otras obras de Valle-Inclán para seguir la senda mágica:

Sobre trasgos, duendes y pequeños demonios: ‘Voces de gesta’, ‘Cara de plata’, ‘La cabeza del dragón’ y ‘Romance de lobos’.

Astrología, oniromancia y clarividencia: ‘El embrujado’, ‘Ligazón’, ‘Los cuernos de don Friolera’, ‘El Marqués de Bradomín’.

Muertos y aparecidos: ‘Águila de blasón’, ‘Las galas del difunto’ y ‘Divinas palabras’.

Continúa leyendo: Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts

Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts

Redacción TO

Foto: Richard Lewis
AP

La llegada de septiembre significa para muchos el fin de las vacaciones, tener que enfrentarse a los temidos exámenes de recuperación o, en general, el fin del verano. Pero no todo es malo, porque el 1 de septiembre también es la vuelta a Hogwarts. Sí, la famosa escuela de magia de Harry Potter y sus amigos se ha vuelto a convertir, como cada año, en uno de los trending topics en las redes sociales. Millones de seguidores de este peculiar grupo de magos, que han marcado las infancias de varias generaciones, comparten durante este día sus fantasías y recuerdos sobre Hogwarts para hacer la vuelta a la realidad un poco menos dura.

Los libros y películas de Harry Potter han dejado en nuestra memoria numerosos momentos, frases y escenas que nunca olvidaremos. Las frases inspiradoras de Dumbledore, los constantes desafíos de Harry Potter a Voldemort o la indignación de Hermione ante la falta de conocimientos de sus compañeros han acompañado a los fans desde hace años. Pero si hay un personaje que nos ha hecho reír y emocionarnos a la vez a lo largo de toda la saga, ese es Ron Weasley, el fiel amigo de Harry Potter.

Para que vuelvan las ganas de ir a Hogwarts y de revivir la lealtad, bondad y, por qué no, la torpeza de Ron Weasly, aquí están algunas de sus mejores frases:

¿Arañas? ¿Por qué no podemos perseguir mariposas?

La fobia a las arañas de Ron es conocida por todos, pero fue en Harry Potter y la Cámara Secreta cuando el entrañable pelirrojo tuvo que enfrentarse realmente a uno de sus peores miedos. La imagen de un bosque oscuro lleno de arañas gigantes seguramente seguirá en la memoria de los espectadores durante muchos años pero, sobre todo, lo que no olvidarán es la cara de pánico de Ron Weasley, que lo único que hizo fue decir en voz alta lo que muchos pensamos más de una vez.

Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts 4
El miedo de Ron a las arañas

Una persona no puede sentir todo eso, ¡explotaría!

La ingenuidad de Ron estuvo presente en cada una de las partes de Harry Potter para dejar los momentos más divertidos y adorables. Entender a las mujeres no era su punto fuerte, y en Harry Potter y la Orden del Fénix lo dejó bastante claro. ¿Cómo iba a sentir todas esas emociones Hermione, si es imposible?

Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts 1
Demasiadas emociones para Ron. | Gif: Giphy

Si morimos por ellos Harry, ¡te mato!

La valentía no era precisamente la mayor virtud de Ron Weasley, que prefería dejarle la parte temeraria a Harry Potter. Su lealtad a él le impide abandonarlo incluso en las situaciones más peligrosas pero, por lo menos, aprovecha para reprochárselo. En Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, Ron no puede entender que deban evitar la muerte de Malfoy y se le ocurre una de sus mejores amenazas: si se muere por salvar a Malfoy, lo matará.

Necesita ordenar sus prioridades

Incluso con el paso de los años, Ron no dejó nunca de sorprenderse con las ideas de sus dos mejores amigos. Aunque adoraba a Hermione, a veces no conseguía entenderla. La pasión de su amiga por los libros, el estudio y, sobre todo, por seguir las normas, era algo que Ron nunca logró a comprender. Por eso, cuando ella dijo la famosa frase de “si no os importa, me voy a dormir antes de que vengáis con otra inteligente idea para que nos maten… O peor, que nos expulsen”, a Ron le bastó con la primera parte de la saga, Harry Potter y la Piedra Filosofal, que Hermione tenía que ordenar sus prioridades.

Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts 2
Hermione conseguía alterar a Ron demasiado a menudo. | Gif: Giphy

¿Tradicional? Me veo y huelo como mi tía Tessie. Mátame, Harry

Otra característica de este peculiar personaje que se puede apreciar desde el principio de la historia es su relación con la ropa heredada de sus hermanos. En Harry Potter y el Cáliz de Fuego, Ron se enfrenta al baile de graduación con un traje heredado, como una gran parte de su ropa, y explotó con su amigo Harry.

Creáme, profesora, yo llevo haciéndome esa misma pregunta seis años 

La profesora McGonagall es la encargada de castigar a Harry Potter y a sus amigos en varias ocasiones, pero en el fondo tiende a apoyar sus decisiones. Sin embargo, no puede evitar preguntarse por qué son ellos quienes siempre están en el centro de todos los problemas, y Ron, en Harry Potter y el Misterio del Príncipe, contesta que él lleva años haciéndose exactamente esa misma pregunta.

Las 7 frases de Ron Weasley por las que querrás ir a Hogwarts 3
Sí, esa misma pregunta se hizo Ron. | Gif: Giphy

Las arañas querían que bailara tap ¡y yo no quería!

Sí, volvemos a su fobia a las arañas. En el Harry Potter y el Prisionero de Azkabán, Ron lleva este miedo a un nivel extremo y llega incluso a soñar con arañas… bailarinas.

Continúa leyendo: ¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

¿Ha tenido Justin Bieber un despertar espiritual que pone en peligro su carrera?

Redacción TO

Foto: Andrew Kelly
Reuters

Cuando Justin Bieber canceló su gira mundial Purpose World Tour la semana pasada, además de sorprender a sus fans por lo abrupto de la decisión, el hecho de que no diera explicaciones ha alimentado una teoría de la que se ha hecho eco la revista especializada en famosos TMZ. Según la publicación estadounidense, el cantante de origen canadiense ha tenido un “despertar espiritual” vinculado con la Iglesia Hillsong Church, de tendencia cristiana.

La “intensa” relación de Bieber con el pastor Carl Lentz está detrás de la decisión de la estrella de cancelar los 15 conciertos restantes de su gira, que había comenzado hace 18 meses, según una fuente consultada por TMZ. Pero ni Lentz ni nadie de Hillsong Church le ha pedido al cantante que pusiera fin a su Purpose World Tour. “La Iglesia no le dijo a Justin que cancelara la gira”, ha dicho la fuente consultada por TMZ. “Ha tomado su decisión basado en una búsqueda espiritual y en su propia visión del camino que debe seguir en la vida”.

Inicialmente, Bieber no dio más explicaciones que “circunstancias imprevistas” para justificar la cancelación de la gira. Anunció su decisión en una publicación de su página de Facebook.

“Debido a circunstancias imprevistas, Justin Bieber cancelará el resto de los conciertos del Purpose World Tour. Justin adora a sus fans y odia decepcionarlos. Da las gracias a sus fans por la experiencia increíble del Purpose World Tour durante los últimos 18 meses. Está agradecido y honrado de haber compartido esa experiencia con su equipo en más de 150 espectáculos exitosos a través de seis continentes durante este viaje. Sin embargo, después de cuidadosas consideraciones ha decidido que no actuará en las demás fechas [previstas]. Las entradas serán reembolsadas en el punto de venta”.

Esas circunstancias son las largas conversaciones que ha venido manteniendo en los últimos meses con el pastor Lentz, según TMZ. Sin embargo, los medios australianos han ido más allá y han sugerido que el cantante podría estar planeando incluso iniciar su propia Iglesia.

En cualquier caso, la Iglesia ha salido al paso de las declaraciones de los medios de comunicación de medio mundo y ha negado que el final del Purpose World Tour tenga algo que ver con ellos. “El reciente anuncio hecho por Justin Bieber sobre su gira no tiene relación con Hillsong Church”, ha zanjado un portavoz de esta confesión al diario británico Daily Mail.

En uno de sus conciertos del año pasado, el cantante había mostrado signos de cansancio. “¿Alguna vez os sentís con ganas de dormir todo el tiempo?”, preguntó a los asistentes a un concierto suyo en Brooklyn antes de tumbarse en el escenario, según la publicación Slate. “Pues así estoy yo todo el tiempo”. El manager del cantante, por su parte, ha dicho que “el alma y el bienestar” de Bieber son lo primero.

Continúa leyendo: Los riesgos psicológicos de la meditación

Los riesgos psicológicos de la meditación

Redacción TO

Foto: HUGO CORREIA
Reuters

Siempre nos habían contado, sobre todo en los últimos años, que la meditación solo tiene ventajas, que logra crear un vacío en la mente que nos produce una catarsis, una limpieza espiritual que nos libera de todas las energías negativas que absorbemos con las tensiones del día a día. Es cierto que la meditación, sobre todo en aquellos que la ejercen con cierto rigor y disciplina, alivia el estrés, combate la ansiedad, crea un efecto de depuración interior. Tanto es así que multitud de estudios, así como psicólogos y terapeutas, han recomendado su práctica abrazando su potencial curativo.

Con todo, nunca se había revelado que, detrás de este ejercicio milenario, se encuentra un ‘lado oscuro’. Detrás de esos puntos de desconexión, de ese vacío absoluto en el que se introduce nuestra mente, puede hallarse un cúmulo de emociones desagradables, pueden traer a la mente momentos terribles y recuerdos tortuosos, experiencias en absoluto deseables .

En el budismo zen existe una palabra para definir esta sensación: makyo. La palabra nace de la unión de dos términos japoneses que juntan el concepto de demonio con el concepto de mundo objetivo. Si uno padece este mal mientras medita, es mejor que se prepare para enfrentarlo. En cualquier caso, la realidad es que esta circunstancia se ha obviado en la infinidad de estudios que encumbran los beneficios de la meditación.

Los riesgos psicológicos de la meditación 1
Una familia de turistas medita en un parque natural de Bosia. | Foto: Dado Ruvic/Reuters

Así lo aseguran Jared Lindahl, profesor de Estudios sobre la Religión en la Universidad de Brown y especialista en neurociencia y budismo, y Willoughby Britton, psiquiatra y profesora de Psiquiatría en la misma universidad, en un estudio donde documentan los riesgos psicológicos que plantea la meditación.

La investigación, publicada en la página Plos One, abre un debate que parecía inexistente. “Tan sólo porque algo sea positivo y beneficioso no significa que debamos ignorar los posibles efectos negativos que pueda tener”, sostiene Lindahl.

La investigación ha detectado hasta 59 síntomas negativos distintos causados por la meditación

Para llevar a cabo este estudio, los profesores han entrevistado a 60 personas que han experimentado situaciones negativas mientras meditaban, entre los que se encuentran desde inexpertos que se estaban introduciendo en este campo hasta maestros budistas que han acumulado más de 10.000 horas de meditación a lo largo de su vida, ya pertenecieran a las tradiciones tibetana, zen o theravada.

Los investigadores se dieron cuenta de que entre los entrevistados se manifiestan hasta 59 síntomas distintos, todos causados de una manera inesperada. Decidieron clasificarlos en siete dominios para abordarlos con mayor minuciosidad, organizándolos en los siguientes campos: cognitivo, perceptivo, afectivo, somático, autoconsciente, conativo y social.

Los riesgos psicológicos de la meditación 2
Un grupo de escolares indios, en una sesión de yoga. | Foto: Amit Dave/Reuters

Respecto a las experiencias que advirtieron que se producían con mayor frecuencia se encuentran sentimientos de ansiedad, episodios de pánico, espasmos involuntarios, abstracción emocional, insomnio, hipersensibilidad a los ruidos y a la luz, distorsión del espacio-tiempo, nauseas, alucinaciones, irritabilidad y reaparición de traumas ya olvidados. De acuerdo con el documento, los niveles de intensidad con que se producían oscilaban en categorías entre leves y severos, causando en algunos casos emociones profundamente dolorosas.

Con todo, el estudio también insiste en que esta circunstancia no debe alejarnos de la meditación, sino hacernos más conscientes de sus riesgos. En este sentido, Lindahl escribe la palabra challenge (desafío) en los lugares en los que podría aparecer la palabra adverse (adverso). Lo hace de manera premeditada, puesto que estas emociones deben ser combatidas, no ignoradas. Incluso muchos de los encuestados afirmaron que, a pesar de haberse encontrado con sentimientos no positivos, no habían sido necesariamente negativos, no les han causado daños irreparables.

A fin de cuentas, el objetivo de la investigación residía en descubrir la parte no revelada de la meditación, las consecuencias potencialmente peligrosas de su ejercicio. Se trata de un estudio que abre la puerta a muchos otros, como vaticinan los propios autores, que se pregunta por el papel de la meditación como herramienta terapéutica.

Continúa leyendo: Y tú, ¿ya sabes lo que dice tu carta astral?

Y tú, ¿ya sabes lo que dice tu carta astral?

Verónica F. Reguillo

Foto: HANDOUT
Reuters/Archivo

¿Qué necesitas para hacer tu mapa natal? Tres datos imprescindibles: día, hora y lugar de nacimiento. Ojo, los datos deben ser exactos en cuanto a la hora. ¿Y para qué sirve?, le preguntamos al presidente de la Asociación de Astrología de Cataluña, Ismael Gil. Para conocernos mejor, que no es poco, contesta. La carta astral “es una radiografía del alma del individuo”; te da información de las posiciones de los planetas en el momento de tu nacimiento, y cómo esas posiciones influyen en tu personalidad y determinan tu carácter.

Quizás, en numerosas ocasiones tendamos a pensar que lo importante en la astrología es prever y conocer el futuro, pero los profesionales en la materia dan prioridad a otra cosa. “Lo más importante de la carta astral no es prever el futuro; lo más importante es conocer al individuo y ayudarle. Si tú te conoces, sabrás lo que te conviene, y si sabes lo que te conviene lo tendrás mucho más fácil para tomar decisiones óptimas para ti”, dice Ismael Gil.

Y tú, ¿ya sabes lo que dice tu carta astral? 2
El sol, la luna y el ascendente, las tres claves de la carta astral. | Imagen: Astróloga Ariana Mauricio

Según la astrología, todo lo que ocurre en el macrocosmos influye en el microcosmos, es decir, hay una “interdependencia universal”. Me pregunto si todo gira en torno a un destino ya escrito que viene determinado por nuestro mapa natal, pero Gil lo matiza: “El carácter hace al destino y viceversa” y añade, además, que “tú no vas a poder cambiar el destino cuantitativamente, pero sí lo puedes cambiar cualitativamente; para ello se requiere un factor vital que es el conocimiento” de ti mismo. En definitiva, “la clave es el individuo y su capacidad de respuesta ante lo que pasa”.

En este sentido, en el del destino ya escrito y determinado por los astros, la profesora y astróloga Helia Ramos incide en la importancia de las circunstancias personales de cada uno. “Podemos tener dos cartas astrales prácticamente iguales, pero influye muchísimo el entorno en el que hemos nacido a nivel de circunstancias, de educación, etc. Podemos tener unas habilidades y unas aptitudes, pero igual una persona que ha nacido en un área rural y no tiene posibilidad de estudiar, no va a llegar a lo que puede llegar otra persona que tiene otro entorno”.

¿Cómo interpretar el mapa?

El DNI de cada carta astral lo conforman el sol, la luna y el ascendente. A grandes rasgos, podríamos decir que cada uno de ellos determina algo distinto en nuestra personalidad:

– El sol marca nuestro signo del zodiaco. Va transitando un signo cada mes: 12 meses, 12 signos y 12 casas (cada signo gobierna una casa). Así, cuando naces, el sol está en un signo determinado al que perteneces, y que determinará tu carácter, según afirman los astrólogos. Así, el sol representa lo consciente, el ego, y las metas a las que nos dirigimos. En definitiva, define todo lo que tiene que ver con lo racional.

– La luna representa al inconsciente, a la parte emocional, los sueños, la intuición, la familia, la relación mantenida con la madre, y todos los hábitos aprendidos desde que nacemos.

– El ascendente es cómo te ven los demás, es tu imagen: esencia y presencia.

El presidente de la Asociación de Astrología de Cataluña, Ismael Gil, nos pone el símil de un coche: “El sol sería el motor, el ascendente la carrocería, y la luna, el estado en que conduces”.

Y tú, ¿ya sabes lo que dice tu carta astral? 3
El sol marca nuestro signo del zodiaco y tiene que ver con todo lo racional. | Foto: Bullit Marquez / AP Photo

Pero a pesar de que estos serían los tres puntos clave en nuestra carta astral, la posición del resto de planetas también da información importante sobre nosotros. Helia Ramos nos cuenta que Mercurio hace referencia a la mente, al conocimiento, a cómo aprendemos, de qué manera pensamos, mientras que Venus, por ejemplo, rige la parte más afectiva o “cómo disfrutamos” de las cosas.

Esta astróloga define nuestra carta como un “mapa congelado”, sin embargo, el constante movimiento de los planetas en el cielo sigue influyendo en nosotros, de tal forma que según “van progresando los planetas, van ocurriendo acontecimientos que se reflejan en nuestro mapa”. Helia Ramos añade que “la carta astral nos cuenta en qué momento nos encontramos a nivel psicológico o qué problemas podemos tener debido también a nuestro carácter”.

Signos de Fuego, Aire, Tierra y Agua

Se podrían definir una serie de características comunes en los distintos signos del zodiaco, aunque cada persona y cada mapa natal es un mundo, y por tanto deberían analizarse de manera individual. Sea como fuere, el presidente de la Asociación de Astrología de Cataluña nos da ciertas pautas para los distintos signos:

Los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) viven la vida en clave de acción; primero hacen y luego piensan.

Los signos de aire (Acuario, Libra y Géminis) viven la vida en clave de pensamiento. “Pienso, luego existo”.

Los signos de tierra (Tauro, Virgo y Capricornio) en clave de materialización. “Tanto tienes, tanto vales”.

Los signos de agua (Cáncer, Piscis y Escorpio) viven la vida en clave de sensación, de sentimiento.

La astrología se considera una terapia “que puede aplicarse a todo”, nos dice Ismael Gil. Por tanto, va mucho más allá de los horóscopos que vemos en distintos medios y que nos dice cómo va a ir nuestro día o nuestra semana. “Sería como confundir la medicina con un anuncio de aspirina. Quien la confunda, es problema suyo”, afirma el presidente de la Asociación de Astrología de Cataluña.

Y tú, ¿ya sabes lo que dice tu carta astral? 4
Según los astrólogos, cada vez hay más gente interesada en la astrología, pero en España aún no hay estudios reglados sobre la materia. | Foto: Craig Lassig / AP Photo

En la misma línea se muestra Helia Ramos quien asegura que la gente “tiene mucho desconocimiento de la astrología” y hace referencia también al “daño que han hecho personas que no son astrólogas, que saben dos cosas y que han empezado a decir barbaridades en la televisión o en otros medios”.

En astrología “nunca terminas de aprender” y se requieren, según los profesionales, varios años de especialización. Hasta ahora, en España, no hay estudios reglados sobre este tema a pesar de algunos intentos como los de la Sociedad Astrológica Española que busca lograr que se desarrollen dichos cursos. Helia Ramos se muestra optimista a pesar de todo, aunque es consciente de que “estas cosas en España van despacio”.

TOP