Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los 10 destinos más baratos para ir de vacaciones en 2017

Redacción TO

¿Pensando ya en una escapada? Si quieres viajar por poco dinero, toma buena nota de estos lugares que durante este año se adaptarán a tu bolsillo y son perfectos para unas vacaciones baratas. El sitio web de traslados al aeropuerto, Hoppa, ha publicado su informe anual sobre los destinos de vacaciones más económicos del mundo. Analizando 84 lugares, el informe ha realizado una media teniendo en cuenta el costo de un hotel para dos persona por una noche, una comida para dos, una botella de vino, un viaje en taxi de unos tres kilómetros, un café, un cóctel y una cerveza.

Desde los desiertos de Arabia Saudí hasta una ciudad costera y soleada en Colombia, recopilamos los 10 lugares más baratos del planeta para que nadie se quede sin vacaciones este año.

10. Sliema, Malta – 61,05 € 

Hotel para dos personas: 56,72 €

Comida para dos: 16,15 €

Botella de vino: 5,58 €

Taxi: 2,39 €

Taza de café: 1,19 €

Cóctel: 4,35 €

Pinta de cerveza: 1,76 €

Turistas por el paseo marítimo en la ciudad de Sliema, Malta. (Foto: Darrin Zammit Lupi | Reuters)
Turistas por el paseo marítimo en la ciudad de Sliema, Malta. (Foto: Darrin Zammit Lupi | Reuters)

9. Ciudad de México, México – 47,95 €

Hotel para dos personas: 51,98 €

Comida para dos: 18,56 €

Botella de vino: 7,58 €

Taxi: 1,95 €

Café: 1,97 €

Cóctel: 3,81 €

Pinta de cerveza: 1,16 €

8. Manila, Filipinas – 44,42 €

Hotel para dos personas: 44,66 €

Comida para dos: 15,49 €

Botella de vino: 9,47 €

Taxi: 2,21 €

Café: 2,56 €

Cóctel: 4,49 €

Pinta de cerveza: 0,36 €

Turista en el parque del Rizl, Manila, Filipinas. (Foto: Romeo Ranoco | Reuters)
Turista en el parque del Rizl, Manila, Filipinas. (Foto: Romeo Ranoco | Reuters)

7. Kiev, Ucrania – 44,26 €

Hotel para dos personas: 58,78 €

Comida para dos: 14,48 €

Botella de vino: 3,47 €

Taxi: 1,47 €

Café: 0,89 €

Cóctel: 2,83 €

Pinta de cerveza: 0,71 €

6. Siem Reap, Camboya – 42,52 €

Hotel para dos personas: 42,80 €

Comida para dos: 11,56 €

Botella de vino: 11,37 €

Taxi: 3,98 €

Café: 2,16 €

Cóctel: 3,15 €

Pinta de cerveza: 0,36 €

5. Antalya, Turquía – 41,66 €

Hotel para dos personas: 42,01 €

Comida para dos: 13,11€

Botella de vino: 4,94€

Taxi: 3,10€

Café: 1,88€

Cóctel: 4,47 €

Pinta de cerveza: 2,19 €

Turistas en una playa de Antalya, Turquía. (Foto: Kaan Soyturk | Reuters)
Turistas en una playa de Antalya, Turquía. (Foto: Kaan Soyturk | Reuters)

4. Bucarest, Rumanía – 41,57 €

Hotel para dos personas: 40,45 €

Comida para dos: 19,59 €

Botella de vino: 4,78 €

Taxi: 1,51 €

Café: 2,21 €

Cóctel: 4,22 €

Pinta de cerveza: 1,23 €

3. Cartagena, Colombia – 37,62 €

Hotel para dos personas: 35,43 €

Comida para dos: 11,58 €

Botella de vino: 7,58 €

Taxi: 3,98 €

Café: 1,26 €

Cóctel: 3,77 €

Pinta de cerveza: 1,31 €

Vista aérea de Cartagena, Colombia. (John Vizcaino | Reuters)
Vista aérea de Cartagena, Colombia. (John Vizcaino | Reuters)

2. El Cairo, Egipto – 37,04 €

Hotel para dos personas: 43,44 €

Comida para dos: 10,11 €

Botella de vino: 5,69 €

Taxi: 0,84 €

Café: 1,20€

Cóctel: 3,82€

Pinta de cerveza: 1,56€

1. Sofia, Bulgaria – 36,21 €

Hotel para dos personas: 35,38 €

Comida para dos: 16,51 €

Botella de vino: 4,57 €

Taxi: 1,94 €

Café: 1,46 €

Cóctel: 3,58 €

Pinta de cerveza: 1,00 €

Continúa leyendo: 6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores

Romhy Cubas

Foto: Julio Ubiña vía Ayuntamiento de Pamplona

Qué sería de García Márquez sin ese anclaje sentimental hacia Cuba y sus personajes, o de García Lorca sin aquella reveladora visita a la ciudad de Nueva York. Qué sería de los Fitzgerald sin las noches de jazz en París o de Capote sin sus veranos en la Costa Brava.

La geografía es definitiva para el carácter de una persona, la tierra y la patria se pegan a sus sombras y evitarla se hace contradictorio, pero además del paisaje que establece la nacionalidad también existen otros paisajes -breves o prolongados- los cuales se revelan decisivos durante su estancia. Si hay una profesión que expresa mejor que ninguna el apego y desamor que viene con las raíces natales es la del escritor; es inevitable que las aceras y maneras de las ciudades que este pisa no se reflejen en sus historias y personajes.

Algunos prefieren dejarle a la imaginación lo que el cuerpo no llega a percibir, pero otros peregrinan por el mundo buscando las respuestas que en casa no lograron encontrar. Los pasaportes de estos seis escritores fueron sellados muchas veces –algunos más que otros- pero todos hicieron algún viaje: por trabajo, por placer o por necesidad, que marcó el centro de sus relatos, reincidiendo en sus obras casi inconscientemente.

Las carreteras y geografías de estos destinos plantaron las semillas para algunos de los clásicos literarios más evocados de los últimos siglos.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 1
Pasaporte de la escritora británica Virginia Woolf expedido en 1923 | Imagen vía: Open Culture

Virginia Woolf en Alemania

Originaria de Kensington, Londres, Virginia Woolf no fue una exploradora particularmente entusiasta en el campo geográfico; la escritora prefería plasmar sus ideas en tinta y papel, sin tomar largas carreteras o ferris hacia otros continentes. Sus preferencias de viajes se aferraban a su misma ciudad, primaveras con amigos y familiares en exclusivas casas de campo en donde el bohemio grupo literario de Bloomsbury pintaba, escribía e intercambiaba posturas, o caminatas a través del rió en la casa de Charleston, Sussex, de su hermana Vanessa Woolf.

La autora estuvo en Irlanda, Suiza, Francia e Italia, pero de sus viajes el más recordado y tal vez angustioso fue en 1935 cuando Virginia y su esposo Leonard Woolf, de camino a visitar Italia y Francia, atravesaron una Alemania que cantaba ideologías nazis bajo las alas de Hitler. Por las raíces judías de Leonard la oficina de extranjería en Inglaterra le advirtió a la pareja de los inconvenientes que podrían surgir en el camino, pero la dupla partió de todas formas junto a su mascota Mitzi, dejando como una especie de garantía de seguridad una carta del Príncipe Bismarck, quien trabajaba en la embajada de Alemania en Londres.

En Viajes con Virginia Woolf de Jan Morris el atajo de estos tres días es relatado con los mismos diarios de la poeta, quien escribía en la carretera:

“Sentada en el sol afuera de los controles alemanes. Un carro con una esvástica en la parte trasera de la ventana acaba de pasar a través de la barrera hacia Alemania. L (Leonard) está en la aduana… ¿Debería acercarme a ver lo que sucede? (…) Junto a los rines sentados en la ventana. Somos perseguidos al cruzar el río por Hitler (o Goering) mientras pasamos a través de filas de niños con banderas rojas. Le gritan a Mitzi. Levanto mi mano. Las personas se reúnen bajo el sol –con movimientos forzados como deportistas de colegio-. Las pancartas que se expanden en la calle dicen “El judío es nuestro enemigo” “Aquí no hay lugar para los judíos”. Así que silbamos con ellos hasta que salimos del campo de visión de aquella dócil e histérica multitud. Nuestra sumisión se convierte gradualmente en rabia. Nervios quebrados”

Leonard, en su autobiografía, recuerda el mismo incidente reconociendo que de no ser por su perra Mitzi los controles alemanes no hubieran sido tan amables. “Nadie que tuviera en sus hombros a una pequeña dulzura como aquella podía ser judío”, escribió.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 2
Pasaportes del escritor irlandés James Joyce y su familia, Nora Joyce y George Joyce | Imagen vía: Open Culture

James Joyce en Suiza

Suiza fue el refugio del escritor irlandés James Joyce y su familia durante ambas guerras mundiales, también fue el lugar en donde falleció en 1941 luego ser operado de una úlcera intestinal, tenía 59 años. Zürich es una ciudad clave para sus obras, aquí además de pasar por numerosas direcciones y apartamentos –más de cuatro- el autor escribió una fracción importante de Ulises, su obra más elogiada.

Joyce tuvo una relación complicada con su tierra natal, la guerra y el catolicismo lacerante en aquella época en el país aumentaron dicha rivalidad. Aunque su obra más conocida se inspira –literalmente- en una “odisea” geográfica, probablemente debido a la guerra, sus viajes fueron más por urgencia que por placer.

Su primer viaje a Suiza fue de corta duración, al no conseguir empleo se mudó con su pareja Norah Joyce hacia Trieste, entonces parte del imperio austrohúngaro. Al estallar la Primera Guerra Mundial Joyce es declarado persona non grata en Trieste y huye junto a su familia de regreso a Zürich. Fritz Senn, uno de los académicos con mayor conocimiento del escritor, explica que aunque este nunca fue muy sociable “con el tiempo Zürich comenzó a gustarle…le gustaban los ríos y prefería estar allí donde se juntan”, señala.

Joyce pasaba las tardes en el restaurante Pfauen, cerca del museo de arte y en el famoso Café Odeón. En la Kronenhalle, situada en la Rämistrasse cenaba con conocidos. En la Biblioteca Central de Zúrich pedía libros prestados sobre Homero y la Odisea y durante sus visitas a la ciudad, antes de establecerse con su familia, se hospedó en hoteles de lujo como el Gotthard y el Carlton Elite, situados en la Bahnhofstrasse.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 3
Fotos de pasaporte de Scott, Zelda y Frances Fitzgerald | Imagen vía: Open Culture

Los Fitzgerald en París

Francis Scott Fitzgerald y Zelda Fitzgerald fueron una pareja de escritores cuya pasión por el arte y lo bohemio se asentó en Europa con la llamada “generación perdida”, específicamente en París, Francia. El autor de El Gran Gatsby vacacionaba en lujosos hoteles y bares de la ciudad y frecuentaba los bares de jazz más famosos y ruidosos que podía encontrar. Su corta vida fue agitada, entre Nueva York, Francia, Suiza, Norteamérica y algunos intermedios los hoteles fueron su principal hogar, además de inspiración ante futuros relatos.

La pareja norteamericana encontró su mayor ala artística en sus viajes a la ciudad de los croissants y los cafés. En un principio se alojaban en lujosos hoteles como El Saint James Albany, en París, de donde fueron expulsados por “mal comportamiento” y el Hôtel du Cap-Eden-Roc en Antibes, en donde pasaron un verano de 1925 junto a su hija, frecuentando amistades como las de Picasso y Cole Porter.

De sus viajes, el que hicieron hacia la Villa St. Louis, una casa rentada frente al mar en donde Fitzgerald escribió El Gran Gatsby es de los más recordados. Desde esta terraza se podía ver el océano y el parpadeo de la luz del faro al otro extremo de la isla, el parecido con algunas de las escenas más emblemáticas de Gatsby, en donde a menudo el faro se interpone entre este y su amor imposible, Daisy, no es casualidad.

En la comuna de Juan-Les-Pins de la ciudad de Antibes hoy todavía se pueden ver las villas detrás de lujosos Yates, aquí los Fitzgerald vivieron por dos años entre ostentosas mansiones greco romanas y esencias de verano. Scott la recuerda como una de sus épocas más felices; sin embargo fue aquí en donde comenzó el colapso mental de Zelda que la llevaría a ser institucionalizada en América. En su libro Suave es la noche con la perfecta descripción del Hôtel du Cap-Eden-Roc se evidencia la influencia de aquellos años en la isla en donde el jazz a todo volumen no pudo evitar el colapso de su matrimonio.

La familia Fitzgerald dejó las Antibes luego de 1927 para nunca más regresar.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 4
Pasaporte del escritor Truman Capote | Imagen vía: Open Culture

 

Truman Capote en la Costa Brava de España

El retiro de Capote en la Costa Brava para escribir A Sangre Fría es conocido con poco detalle más allá de la gran atención que suponía la historia de los asesinatos, pero las playas de España significaron algo más en la vida de Capote que un espacio de verano. La influencia de sus paisajes se pueden leer en su relato Un viaje por España, en el cual resalta ese clima cálido y reflexivo que le permitió desenredar aquellos miles de folios recopilados en su calidad de reportero.

Además de pasar 18 meses en Palamós durante los veranos de 1960, 1961 y 1962 y acabar su novela más aclamada, fue aquí en donde se enteró de la muerte de su amiga, la “adorable criatura”, Marilyn Monroe. Cuentan que cuando Capote supo del suicidio compró una botella de ginebra y regresó al hotel Trias repitiendo desolado por la calles “¡Mi amiga ha muerto! ¡Mi amiga ha muerto!”.

Sus tres temporadas en la Costa Brava las pasó encerrado y en pijama, de hecho su compañía más constante fueron sus mascotas: un bulldog, un caniche ciego y una gata siamesa. Luego de vivir inmerso en la alta sociedad de Nueva York, el 26 de abril de 1960 llegó a la Costa, según relata Màrius Carol en su novela El hombre de los pijamas de seda, con 4.000 folios de apuntes sobre el caso. “Viajó en barco desde Nueva York, llegó a Le Havre y cruzó toda Francia en coche: llevaba 25 maletas”.

Primero se hospedó en una casa de la playa de La Catifa, de allí pasó a otra situada en el Comtat Sant Jordi, junto a Playa de Aro, y finalmente se instaló el último año en una imponente finca en Cala Senià. Capote comía zarzuela de pescado y recibía pocos invitados. De no ser por su compañero sentimental, Jack, el escritor hubiera comprado aquella casa de Palamós en la que se alojó en el verano del 62; sin embargo, la pareja partió a los Alpes suizos y esa fue la última vez que Palamós supo de Capote.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 5
Pasaporte del escritor estadounidense Ernest Hemingway emitido en 1957 | Imagen vía: Open Culture

Ernest Hemingway en Cuba

Hemingway fue un “mochilero” innato, a diferencia de otros escritores la guerra no le impidió viajar por el mundo, fue de hecho gracias a esta que partió como corresponsal en 1937 y conoció España durante la guerra civil, experiencia que luego retrataría en “Por quién doblan las campanas”. Nativo de Illinois en Estados Unidos, el autor de El viejo y el mar pasó por París, Pamplona, Madrid, varias ciudades de África, Venecia, Londres y Normandía. Aunque el mediterráneo sirvió como tremenda autoridad en sus obras, fue especialmente Cuba, La Habana y Fidel Castro los que sellaron su pasaporte durante veintidós años en los cuales vivió en la isla con su tercera esposa Martha Gellhorn.

En Cuba vivió en una finca –La Finca Vigía- en las Colinas de La Habana. Fue aquí donde escribió “El viejo y el mar” y en donde recibió la noticia de que había ganado el Premio Nobel de Literatura en 1954. “Este premio pertenece a Cuba, porque mi trabajo fue concebido y creado en Cuba”, recalcó el autor.

Su primer viaje a la isla fue en la década de los 20; sin embargo, se encontraría volviendo a sus mares hasta poco antes de su fallecimiento en 1961 en Idaho, Estados Unidos.

6 destinos geográficos definitivos para el pasaporte de 6 célebres escritores 6
Pasaporte del poeta español Gabriel García Lorca expedido en Granada en junio de 1929 Lorca | Imagen vía: Open Culture

Federico García Lorca en Nueva York

Todos los días se matan en New York
cuatro millones de patos,
cinco millones de cerdos,
dos mil palomas para el gusto de los agonizantes,
un millón de vacas,
un millón de corderos
y dos millones de gallos
que dejan los cielos hechos añicos. (Fragmento de poema Nueva York)

García Lorca nació y murió en España, pero no sería nadie sin Nueva York. Muestra de esto el apodo que él mismo utilizó para describir su viaje, el de un “poeta” en la ciudad. El autor de Romancero Gitano encontró en aquella urbe cosmopolita de los años veinte, muy diferente de la represiva España de la que procedía, un lugar en donde su homosexualidad no era cuestionada. Aquí frecuentó bares y amantes, y por primera vez sintió que había un lugar en el mundo para sus gustos y preferencias –artísticas y sexuales–.

En Nueva York pasó noches en vela escribiendo poesía, y de estas nace Poeta en Nueva York, hoy en día una de las obras centrales de la lírica contemporánea. En esta exhausta descripción poética de la ciudad en español revela las trabas sociales y de clases no solo del inmigrante en América sino del norteamericano, recordando además la llamada crisis del crack del 29, conocida como la más catastrófica caída del mercado de valores en la Bolsa en Estados Unidos.

Aunque su estancia fue corta, entre 1929 y 1930, en las aceras y barrios de Nueva York conoció una voz que no había encontrado en otros paisajes, recreando una de sus épocas más productivas como escritor y poeta.

Save

Save

Continúa leyendo: La Galicia más indómita a través de sus faros

La Galicia más indómita a través de sus faros

Marta Ruiz-Castillo

Foto: Camiño dos faros
Camiño dos Faros

Galicia recibió en 2016 una cifra récord de visitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística publicados por la Xunta el pasado enero. El Camino de Santiago se ha convertido en los últimos años en un reclamo para el turismo nacional e internacional y en verano, viajar a esta región del noroeste de España es, sin duda, una forma de pasar las vacaciones aunque el sol no esté garantizado todos los días. Entre las numerosas opciones para conocer un poco mejor esta comunidad autónoma, medio aislada hasta hace no muchos años con el resto de España debido a las precarias comunicaciones por tierra, está la Ruta de los Faros.

Una región como la gallega que mira al mar a través de sus 1.498 km aproximadamente de cabos, no podía dejar de contar con una ruta como esta que, a través de ocho etapas, acerca al caminante a los parajes más extraordinarios de la costa, cruzando largas playas de fina arena blanca, agrestes montes, dunas, bosques, aldeas, villas marineras, y castros que recuerdan el paso de los celtas por estas tierras mágicas.

Mágicas, sí, porque en el camino de los faros el caminante va encontrándose aquí y allá con pisadas verdes de los trasnos, los duendes gallegos y emblema de la Asociación O Camiño dos Faros, que en 2012 decidió unir Malpica con Fisterra a través de la Costa de la Morte, creando esta ruta.

La primera etapa comienza en la localidad de Malpica, donde se encuentra el faro más pequeño de los que recorren la costa gallega, y termina en la playa de Niñóns. A lo largo de sus 22 kilómetros el caminante pasa por seis tranquilas playas como las de Area Maior, al principio del camino, o la de Barizo, una pequeña playa frecuentada por los residentes de la zona que no cuenta con ningún  tipo de servicios. Destacan también las extrañas formas de las piedras en el entorno del faro de Punta NarigaEn esta primera etapa con acantilados espectaculares, las islas Sisargas son un punto de referencia en el mar.

Galicia a través de sus faros
A lo largo de las distintas etapas encontramos tranquilas playas de fina arena blanca como la de Niñóns. | Foto: Luis Álvarez Real

La segunda etapa sale de Niñóns y finaliza en Ponteceso.  El caminante descubre calas solitarias y ensenadas, los imponentes acantilados de Cabo Roncudo, y el faro Roncudo, donde el fuerte sonido de las olas rompiendo contra las rocas da nombre a esta parte de la costa. La Ría de Corme-Laxe, donde el paisaje cambia completamente, el Monte da Facha y las espectaculares dunas de A Barra completan esta segunda etapa.

Galicia a través de sus faros 1
Las huellas de los trasnos, los duendes gallegos, guían al caminante. | Foto: Luis Álvarez Real

La tercera etapa va de Ponteceso a Laxe, comenzando la ruta en el Estuario do Anllóns; desde aquí el sendero sigue hasta el castro de Borneiro y el dolmen de Dombate, lugares donde la historia atrapa al visitante antes de iniciar la subida al Monte Castelo de Lourido. Después comienza la bajada hasta la costa de Cabana, llena de furnas – grutas naturales producidas por la acción del mar – y playas en las que descansar tras la larga caminata.

Galicia a través de sus faros 2
La ruta tiene muchas subidas y bajadas, siempre con el mar como referente. | Foto: Luis Álvarez Real

Después de unas etapas con cierta dificultad, la cuarta es la más corta y la más fácil; va desde Laxe a Arou. En el camino se pasa por el Faro de Laxe y el Peñón de Soesto desde donde se baja a la playa de Traba y su laguna natural. A continuación, el camino lleva por un empedrado hasta Camelle donde está el Museo de Man.  Este original museo al aire libre fue creado por el artista alemán Manfred Gnädinger, más conocido por el nombre de “Man, el alemán de Camelle”, que llegó a esta villa en los años 60 y se estableció para vivir como un ermitaño realizando sus obras de arte. Man murió de pena el 28 de diciembre de 2003, después de que el fuel del Prestige tiñera de negro el mar en el que se zambullía cada día, y su preciado jardín de esculturas creadas por él con piedras y restos de naufragios quedara salpicado de chapapote. Tras el naufragio del petrolero y la desaparición de su particular Edén,  Man renunció a seguir viviendo.

La quinta etapa lleva al viajero por el corazón de la Costa da Morte hasta Camariñas, la localidad de los famosos encajes. Antes se pasa por el Cementerio de los Ingleses, Faro Vilán, que se adentra en el mar sobre un promontorio rocoso de 100 metros de altura, la Ermita de la Virxe do Monte, construida en el XVIII en lo alto del Monte Farelo, y el Castillo de Soberano.

La Galicia más indómita a través de sus faros 1
Una escultura de la Casa Museo de Man, en Camelle. | Foto: Luis Álvarez Real

La sexta etapa, la más larga, es también fácil de hacer pues no hay subidas ni desniveles importantes. Hasta llegar a Muxía, lugar donde confluye el Camino de Santiago, el recorrido pasa por varias playas, la iglesia románica de San Xiao de Moraime del siglo XII y declarada conjunto histórico-artístico, hasta llegar al faro de Muxía y el famoso santuario de Nuestra Señora de la Barca.

A punto de culminar este viaje a través de los faros, en la séptima etapa se deja atrás Muxía para iniciar un recorrido muy agreste y con cierta dificultad que termina en el Faro Touriñán, punto más occidental de la España peninsular, y la Praia de Nemiña.

Para terminar, la octava y última etapa lleva al caminante hasta Fisterra, el fin del mundo, como llamaron los antiguos a esta parte de la costa gallega, llena de acantilados, playas y el castro de Castromiñán. Fisterra es también el final del Camino de Santiago para quienes, tras pasar por la catedral deciden seguir los pasos de los antiguos peregrinos y sentarse junto al faro para disfrutar de una espectacular visión del Atlántico donde las puestas de sol son excepcionales.

La Galicia más indómita a través de sus faros 2
Puesta de sol desde el Faro de Fisterra. | Foto: Turismo de Galicia

Los viajeros que se animen a ponerse una mochila a la espalda y un buen calzado para recorrer el Camino dos Faros recibe como recompensa, al final de cada jornada, una puesta de sol diferente y única.

Alternativas

Además de la Ruta dos Faros y sus inseparables trasnos, hay otras rutas más cortas, como la que propone la Xunta de la Galicia, de dos etapas, bajo el epígrafe Faros y Playas en el Fin del Mundo.

También se puede hacer una ruta distinta a los faros de Galicia por tren que acerca al viajero al punto más septentrional de la península ibérica. El programa de Renfe, puesto en marcha en 2013 tras un acuerdo con la Xunta de Galicia,  llega a Cabo Ortegal con sus Aguillóns, espectaculares farallones de roca; el mirador de Vixía Herbeira, sobre unos de los acantilados más altos de Europa; San Andrés de Teixido donde, según el dicho, “va de muerto quien no fue de vivo”; el cabo de Estaca de Bares, a cuyos pies se unen el Atlántico y el Cantábrico o la playa de las Catedrales, informa la compañía.

Continúa leyendo: El hombre que te da su asiento en primera clase si lo reconoces en el aeropuerto

El hombre que te da su asiento en primera clase si lo reconoces en el aeropuerto

Redacción TO

Foto: Kai Pfaffenbach
Reuters

Quédate con su nombre y con su cara si vas a viajar este año, porque si lo reconoces en cualquier lugar de un aeropuerto y eres capaz de recordar su nombre, este hombre te cambiará su billete en primera clase por el tuyo.

Gilbert Ott, creador del blog de viajes God Save the Points, quiere atraer a más personas para que sigan a diario sus consejos y trucos para conseguir ofertas en billetes de avión o aprovechar los puntos acumulados en una aerolínea después de varios viajes.

Para conseguir este objetivo se ha ofrecido a intercambiar su billete de avión en primera clase, a veces incluso con más lujos de lo habitual, por uno en clase turista si algún pasajero es capaz de reconocerlo y tiene la suerte de ir en su mismo vuelo.

“Si me encuentras en el aeropuerto, en la línea de facturación, en el embarque, en cualquiera de estas ciudades, tienes mi asiento en primera clase (o mejor)”, dijo a través de su cuenta de Twitter. En este mismo tuit incluyó un mapa con sus próximos destinos, dando así algunas pistas sobre dónde estar más atentos por si tenemos la suerte de poder viajar en uno de los asientos, o incluso camas, más lujosos de las compañías aéreas.

Sitting at the airport working, it appears no one wants an upgrade on tonight’s @british_airways flight. Shame, because I have 10 to give out…

Una publicación compartida de God Save the Points (Gib) (@godsavethepoints) el

Quédate con esta cara, porque hasta el 31 de diciembre de este año, cualquier persona que coincida en un vuelo con Gilbert Ott está de suerte. Sin embargo, el bloguero dijo a la revista Travel + Leisure que si alguien recuerda este concurso en 2018, también le cambiará el asiento.

Pistas para encontrar a Gilbert Ott

Aunque no dice exactamente a dónde va a viajar en cada momento, sí que ha dado algunas pistas sobre dónde viajará próximamente. Tokyo, San Francisco, Nueva York, Ciudad del Cabo, Dublín, Ámsterdam, Zúrich, o Doha son algunos de los lugares que Ott ha anunciado como sus próximos destinos, pero hay más.

Siguiendo su blog o su página de Twitter es fácil encontrar alguna pista más sobre sus próximos vuelos y destinos, sobre los que da alguna información varios días antes de su viaje para animar a los más curiosos a descubrir a qué ciudad se refiere con sus adivinanzas y misteriosas fotografías.

Con el hashtag #catchmeifyoucan (atrápame si puedes), Ott avisa en Twitter en algunas ocasiones del aeropuerto en el que se encuentra, sin decir exactamente dónde, provocando una especie de persecución en la que el ganador acaba volando en un viaje cómodo, con champán y buena comida.

Además, en su página web, Ott publica periódicamente las aerolíneas con las que tiene previsto viajar. American, British Airways, Japan Airlines, Delta, Alaska, Qatar, Swiss, Lufthansa, Thai Airways, Cathay Pacific, Finnair y Etihad forman la última lista proporcionada por el bloguero para los viajeros que vayan en su busca.

Otra manera de encontrarlo puede ser acudir a las salas VIP de las aerolíneas en los aeropuertos, donde los pasajeros de primera clase suelen tener acceso.

Diez personas ya consiguieron su asiento en primera clase en un vuelo de British Airways, después de correr por el aeropuerto para dar con el escondido bloguero.

Por si no tienes un viaje planeado

Si no tienes intención de viajar en los próximos meses o no coincides con Gilbert Ott en el aeropuerto, sigues teniendo la oportunidad de que te regale dos billetes en primera clase.

Además del reto #catchmeifyoucan, el creador de GodSaveThePoints.com ha lanzado un concurso en el que el ganador recibirá dos asientos en primera clase en cualquier vuelo de Alaska Airlines en Estados Unidos o en un vuelo entre países de Europa de British Airways, aunque asegura que se puede llegar a un acuerdo si la persona ganadora vive en otro lugar.

Lo único que hay que hacer es escribir un comentario en su página web, señalando con un enlace la publicación favorita de todo el blog y por qué.

El ganador será elegido de manera aleatoria, así que si no consigues atraparlo en un aeropuerto, todavía quedan oportunidades de viajar en primera clase gratis.

Continúa leyendo: Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España

Redacción TO

Foto: Wikimedia Commons

Agosto ya está aquí y con él comienzan las vacaciones de media España. Un mes casi siempre ligado al nivel más alto del termómetro, en el que el calor suele ser compañero de viaje allá donde vayamos. Sin embargo, son muchos los destinos que nuestro país esconde en los que viajar en agosto no tiene por qué estar ligado a superar los 35 grados.
Gopili.es, el primer buscador de viajes multitransporte, te descubre cómo escapar del calor con los destinos más bonitos y, sobre todo, más frescos de España. Además, te da algunas pistas para hacerlo desde Madrid, Barcelona y Zaragoza de la forma más económica.

1. Islas Cíes, Galicia

El Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia (Sálvora, la Isla de Ons y las Cíes) bien podrían considerarse un auténtico paraíso en pleno norte de España. Su temperatura media anual está entre 13 y 15ºC por lo que, en verano, es un sitio ideal que descubrir. La playa de Rodas le roba la respiración a cualquiera (y no por un golpe de calor) y su belleza quedará grabada en tu memoria como una postal.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 2
Playa de Rodas. | Foto: Wikimedia Commons

Para llegar, la opción más económica desde Madrid es viajar a Vigo en tren (desde 79€) y luego tomar el ferry de Vigo directo a las islas por 18,50€. Si viajas desde Barcelona, la opción más barata es tomar un tren por 90€ pero si lo que deseas es rapidez, por 30€ más, puedes encontrar vuelos directos a Vigo. Por lo contrario, si Zaragoza fuese tu lugar de partida, la mejor opción es el coche compartido, con el que por unos 50€, en menos duración que el tren, podrás llegar a Vigo.

2. Reserva Natural de Cala d’Hort, Islas Baleares

Cala d’Hort, es una de las playas más conocidas de Ibiza y no solo por sus hermosas aguas turquesa y sus impresionantes vistas. Se encuentra situada frente a los islotes de Es Vedrá y Es Vedranell, dos enormes rocas que desde tiempos de Cleopatra han sido objeto de leyendas y refugio de corsarios.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 4
Cala d´Hort | Foto: Wikimedia Commons

Desde Barcelona y Madrid, la mejor opción relación precio y tiempo sigue siendo el avión, cuyo precio oscilará entre los 100€ para esta semana. Por otro lado, viajar desde Zaragoza nos llevará un poco más de tiempo, ya que tendremos que irnos, por unos 10€, en coche compartido hasta Barcelona y de ahí, coger el avión hasta Ibiza.

3. Canfranc, Aragón

Es el corazón del Pirineo aragonés, concretamente de la provincia de Huesca. Su temperatura durante el verano es ideal para disfrutar del aire libre y escapar del calor. Este pueblo ofrece una oferta gastronómica muy atractiva en su mayoría establecimientos de tradición familiar. Ideal para rutas de montaña y viajes en familia.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 5
Fachada central de la Estación Internacional de Canfranc. | Foto: Wikimedia Commons

Una opción muy económica para llegar es el coche compartido. Desde Zaragoza, la ciudad más próxima al pueblo, podrás llegar por tan sólo 8€, mientras que desde Madrid, el precio se incrementa hasta los 24€, mientras que desde Barcelona, la opción más económica es el autobús hasta Huesca, por 17€, más un cercanías interno por 6€ hasta el pueblo.

4. Santiago de Compostela, Galicia

La ciudad de peregrinos es imprescindible por mil razones. Cultura, gastronomía, tradición y arquitectura son simplemente algunos de los secretos que tiene preparados esta ciudad para ti. No en vano su Centro Histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y lo mejor es que en verano las temperaturas de esta ciudad son ideales para los que huyen del calor.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España
Catedral de Santiago de Compostela iluminada por los fuegos artificiales el día de San Santiago. | Foto: Miguel Vidal/Reuters

Llegar desde Madrid en coche compartido parte de los 25€ siendo esta la mejor opción para el bolsillo; en autobús desde los 46€, tren desde los 62€ y en avión desde 150€. Por su parte, desde Barcelona la opción más económica también es el coche compartido por unos 70€ pero, como en el desplazamiento a Vigo, si lo que buscas es comodidad, en una hora de avión puedes llegar a Santiago por 100€. Desde Zaragoza, el coche compartido lo tendremos desde 50€.

5. Cangas del Narcea, Asturias

Situada en la verde Asturias, alberga el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Un paraje increíble y el hogar del oso pardo cantábrico, especie protegida que también llega a esta reserva huyendo de las altas temperaturas. Aquí el termómetro tiene una media en verano de 19,3ºC, con máximas de 25ºC.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 3
Cuenca del Alto Narcea-Cangas del Narcea | Foto: Wikimedia Commons

Desde Zaragoza, tendremos que coger dos servicios de autobús, uno por 30€ hasta Oviedo y de ahí ir por menos de 10€ a Cangas del Narcea. Por su parte, desde Barcelona, puedes viajar a Oviedo por un precio entre 50 y 100 euros, dependiendo si vas en autobús (50€), coche compartido (55€) o avión (110€), y luego coger el mismo servicio de autobús. Por último, desde Madrid puedes llegar en coche compartido desde 30€ o en avión desde 95€ y luego, utilizando el servicio interno de autobuses.

6. Sallent de Gállego, Huesca

Parece una postal sacada de un cuento de hadas, pero es real y está en el Alto Aragón. Este imprescindible en el turismo rural español, recibe a los visitantes que buscan tranquilidad, disfrutar de la naturaleza y de la temperatura más agradable.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 6
Río Aguaslimpias a su paso por Sallent de Gállego. | Foto: Wikipedia

Llegar allí desde Madrid en tren por 64€, es la manera más sencilla y económica, mientras que, desde Barcelona y Zaragoza, la mejor opción sigue siendo viajar a Huesca en coche compartido y, una vez ahí, comprar un billete de tren por 10€.

7. Zumaia, País Vasco

Situada en uno de los litorales vascos más bellos, no deja indiferente ni a la gran pantalla. La película ‘8 Apellidos Vascos’ es muestra de ello. Si estas ya son razones que lo hace perfecto para una escapada, hay que sumarle sus temperaturas, con mínimas de 16,8ºC y máximas de 24,6ºC de media.

Los 7 destinos más frescos para huir del calor sin salir de España 7
Puerto de plaisance Marina. | Foto: Wikimedia Commons

Para llegar, la opción más económica desde Madrid a San Sebastián es el coche compartido con un precio aproximado de 25€, aunque si eres más de autobús, por 10€, existen servicios que te llevan al norte del paísPor último, tanto de Zaragoza como desde Barcelona, la opción más económica y rápida es el coche compartido. Por 17 y 25 euros, respectivamente, podrás llegar a San Sebastián. Una vez en San Sebastián, el transporte del ayuntamiento ofrece una línea directa hasta Zumaia.

TOP