Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los 10 vídeos más odiados de YouTube

theobjective

¿Cómo explicar qué es YouTube y por qué la gente ve cosas que odia a una señora de 90 años? En una definición simplificada, YouTube es una especie de videoclub gratuito y sin criterio para ordenadores donde cualquiera puede difundir vídeos sobre prácticamente cualquier cosa imaginable dentro de la legalidad. Cada minuto se suben 300 horas de vídeo a la plataforma, por lo que necesitaríamos unos cuantos millones de vidas para verlo todo y hay una ingente cantidad de morralla.

Después de Google y Facebook, YouTube es el tercer sitio más visitado de toda la web y parte del Triángulo de las Bermudas de la productividad. Se trata de un lugar creado por y para perder el tiempo, en el que a veces entras dos segundos para ver el último videoclip de tu banda favorita y cinco horas después, te preguntas qué estás haciendo viendo un tutorial sobre cómo masajear a una zarigüeya.

Puede que tras esta explicación, la señora de 90 años no entienda nada pero entenderá aún menos lo que viene a continuación.

A la gente que usa internet le gusta “odiar cosas” y YouTube es uno de los mejores lugares para hacerlo. A diferencia de otras webs o redes sociales, esta plataforma de vídeos lo pone muy fácil: basta con darle a un botoncito con la mano hacia abajo para sentirse como un César anónimo sentenciando a muerte a los gladiadores creadores de basura y quedarse tan a gusto.

¿Qué produce mayor satisfacción?, ¿dar al botón de ‘me gusta’ en un enternecedor vídeo de gatitos?, ¿o poder expresar el inexplicable odio que nos produce un YouTuber haciendo el ridículo? Teniendo en cuenta la cada vez más extendida población de haters, trolls y odiadores profesionales que inunda internet, todo apunta a que en el mundo cibernético, la primera opción es más placentera.

Teniendo todo esto en cuenta y como merecido homenaje al odio, hemos recopilado la lista de los vídeos más odiados de YouTube de menor a mayor grado de dislike. Y efectivamente, si llegas hasta el final encontrarás a quién imaginas:

10. Racistas, machistas y tradicionalistas horrorizados con el remake de Cazafantasmas

1.025.185 dislikes que demuestran que los fans de GhostBusters no estaban preparados para el reparto femenino del remake de la película de este año. El linchamiento machista y racista contra las nuevas Cazafantasmas sacó lo peor de internet, y la publicación del tráiler en YouTube fue sin duda el caldo de cultivo para la legión de absurdidades y faltas de respeto hacia sus protagonistas.

9. El polémico e inmenso culo de Nicki Minaj

Si viviera en España, Nicki Minaj sería considerada una choni, pero como es una conocida rapera originaria de Trinidad y Tobago, arrasa en las listas de éxitos provocando tantas pasiones como odios. Antes de ver el vídeo, un dato: En 2016, Minaj ha sido incluida en la lista anual de de la revista Time como una de las 100 personas más influyentes del mundo. Reír y llorar, todo es empezar.

8. Cuando la niña Disney bendice las drogas

He aquí el vídeo que confirmó que Hannah Montana se había convertido en la controvertida Miley Cyrus que conocemos ahora. Miley declaró públicamente (si es que hacía falta) que esta canción está llena de referencias a las drogas: “bailar con molly” (MDMA) o “intentar conseguir una línea (de cocaína) en el cuarto de baño”. En estos momentos ha conseguido 1.277.983 dislikes en YouTube, más todo el odio y repulsión por parte de los padres de sus fans.

7. Miley, la demoledora

Miley Cyrus (de nuevo), levantando la polémica al subirse a una gigantesca bola de demolición completamente desnuda. Ella intentó dar valor a su curiosa expresión “artística” explicando que “el video es mucho más, si la gente supera el el hecho de que estoy desnuda y realmente me miras puedes darte cuenta de que realmente parece que estoy aún ‘más rota’ de lo que inspira la canción”. Pero sigue siendo Miley en pelotas haciendo un surrealista show erótico sobre una gigantesca bola. A estas alturas ha recibido la visita de 1,338,725 mostrando su odio.

6. El niño que quiere ser el próximo Justin Bieber pero da (aún más) vergüenza ajena

Jacob Sartorius nació en 2002. Cuando tenía 11 años publicó su primer vídeo en Vine y en 2016 lanzó su primer single. Un 74.41% de la gente que ha visto su vídeo lo ha odiado, lo que le ha proporcionado un total de 1.519.429 de “no me gusta”. El jovencísimo cantante ha declarado que tuvo que cambiarse de colegio varias veces porque sus compañeros le hacían “bullying”, pero en lugar de esconderse prefirió hacer esto. Juzguen ustedes mismos.

5. Aunque no te guste, sigue persiguiéndote

Un vídeo de hace ya unos años que supera los dos mil millones y medio de visitas, ejemplo perfecto de one-hit wonder. Aunque este caso tiene más que ver con la viralidad que con el propio odio, la canción Gnaman Style, de la banda de Corea del Sur Psy, se sitúa en quinta posición con 1.638.382 de reacciones negativas. No hace falta que le des al play; seguro que sabes de qué canción hablamos.

4. El YouTuber desagradecido

Cuando un YouTuber supera los 100.000 suscriptores la compañía le galardona con una placa de plata. Sin embargo, estos seres adictos a colgar sus vídeos en la red y que en muchos casos han convertido YouTube en su profesión, son impredecibles. Lo que debería ser un símbolo de orgullo, puede acabar hecho pedazos y así lo demostró Aruan Felix, el YouTuber que decidió romper su premio para ver lo que había dentro. ¿El resultado? 2.232.580 reacciones negativas por parte del resto de una comunidad que consideró el acto una falta de respecto.

3. Hoy es viernes, viernes, ayer fue jueves, jueves 

Cerca del 80% de los 102.204.672 de usuarios que han visto este vídeo de Rebecca Black lo han detestado. Considerada como “la peor canción de todos los tiempos”, su popularidad provocó millones de comentarios ácidos en redes sociales y la atención de medios como la BBC. La letra es todo un alarde de habilidad lírica: “yesterday was Thursday Thursday, today it is Friday Friday“.

2. A los gamers no les gustan las sorpresas 

Con 3.367.645 reacciones negativas y un 85.90% de usuarios odiando lo que ven, el trailer del juego Call of Duty: Infinite Warfare tiene la medalla de plata en el podio de la desaprobación de YouTube. Este artículo publicado en The Guardian explica por qué los usuarios aborrecen la nueva versión de uno de los juegos en línea más populares de todos los tiempos. Cosas de gamers.

1. Justin Bieber, medalla de oro

Sí, el vídeo más odiado de YouTube está protagonizado por quién imaginabas: Justin Bieber. Con más de 1.494.087.000 reproducciones, el videoclip de la canción Baby es por el momento el vídeo más aborrecido por los usuarios. Si no eres una “belieber” encontrar motivos para odiarle es sencillo, pero si eres una de ellas, puede que también: Esta semana Justin Bieber le dio un puñetazo en la boca a una de sus fans. Bravo Justin, bravo.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad

Clara Paolini

Foto: Wikimedia Commons

Mientras el mundo sigue intentando superar el adiós de Walter White, Vince Gilligan se encuentra dando forma a un nuevo proyecto: La historia del mayor suicidio colectivo de la historia.

El 18 de noviembre de 1978, 918 hombres, mujeres y niños estadounidenses se suicidaron en el remoto asentamiento de Jonestown, en Guyana. Mientras gritaban de dolor tras ingerir dosis letales de cianuro, Jim Jones, el líder de la secta el Templo del Pueblo, les increpaba a través de su megáfono: “Debéis morir con dignidad”. Él, sin embargo, prefirió seguirles hasta la tumba pegándose un tiro con una escopeta.

Casi 40 años después, HBO revive con Raven la historia de la utopía comunista que degeneró en aterradora masacre. El guión de Vince Gilligan, el aclamado creador de Breaking Bad, se basa en el libro Raven: The Untold Story of Jim Jones and His People, escrito por el periodista Tim Reiterman, quien formó parte del grupo de reporteros que acompañaron al congresista Leo Ryan en una misión de investigación a Jonestown poco antes de que la comunidad quedara reducida a un campo de cadáveres.

Así será la nueva serie del creador de Breaking Bad

La delegación buscaba investigar las denuncias de abusos de derechos humanos cometidas por Jim Jones y el Templo del Pueblo, realizando entrevistas a los componentes de la comunidad. Durante su estancia, un periodista recibió una nota que ponía: “Por favor, ayúdame a salir de Jonestown“, mientras que varias familias expresaron secretamente su deseo de abandonar el Templo, por lo que aunque desconocían lo que estaba a punto de acontecer, se esforzaron por quedarse con el objetivo de dilucidar lo que verdaderamente escondía aquella extraña comunidad hippie e intentar “salvar” a los desertores.

Mientras negociaban con los cabecillas de la organización la marcha de algunas familias, un miembro del templo trató de apuñalar al congresista Ryan. Sintiendo el peligro, la delegación y varios desertores se dirigieron a una pista de aterrizaje cercana, pero antes de que pudieran salir de allí, fueron atacados por los miembros del equipo de seguridad de la secta de Jones, armados hasta los dientes. Reiterman sobrevivió al asalto, pero Leo Ryan y otros cuatro miembros de su equipo no consiguieron salir con vida.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 1
Las tropas estadounidenses trasladan los cuerpos tras la masacre | Foto: STR / AP

Tras dar caza a la delegación, Jones ordenó a los habitantes de Jonestown que dieran el paso hacia un “suicidio revolucionario”. Según reveló el informe del FBI, desde hacía varios meses, Jim Jones organizaba pruebas de lealtad a las que denominada “noches blancas”, en las que simulaba suicidios masivos que incluían la ingesta de falsas pociones de veneno. “Durante estas noches blancas, Jones le daba a los miembros de Jonestown cuatro opciones: huir a la Unión Soviética, cometer un suicidio revolucionario, quedarse en Jonestown para luchar contra los invasores o huir hacia la selva”, recoge el informe.

La noche del 18 de noviembre de 1978, tras el asesinato de Ryan, el líder mandó a reunir a todos los integrantes de la comunidad de Jonestown, persuadiéndoles de la inminente llegada de fuerzas hostiles. Las amenazas al paraíso eran para él reales y consideraba que la única salida era una revolución de “muerte”. En las grabaciones de audio de aquel día, pueden escucharse las últimas palabras del líder en estado de delirio antes de la masacre: “Por el amor a Dios, ha llegado el momento de terminar con esto. Hemos obtenido todo lo que hemos querido de este mundo. Hemos tenido una buena vida y hemos sido amados. Acabemos con esto ya. Acabemos con esta agonía“.

Así es Raven, la nueva serie del creador de Breaking Bad 2
Plano aéreo de Jonestown | Foto: STR / AP

HBO no podría haber escogido un mejor equipo para convertir estos espeluznantes hechos en una serie de televisión. No es que Walter White, se parezca al demente Jim Jones, pero sin duda Gilligan demostró con Breaking Bad el oscuro y fascinante camino que recorre un hombre común hasta convertirse en un personaje inesperadamente peligroso.

Por otro lado, el momento elegido para la serie, parece de lo más oportuno. Raven, cuyo lanzamiento se prevé este año, se inserta en la tendencia actual que da impulso a programas, series y películas sobre sectas. Hulu’s The Path (protagonizada Aaron Paul, el actor que encarnó a Jesse Pinkman en Breaking Bad) debutó a principios de este año ganándose el favor de la crítica, y otras producciones seriéfilas como Aquarius, The Following y True Detective no han hecho más que corroborar que los relatos sobre siniestras comunidades sectarias están boga.

Además, Raven no es la única serie sobre Jonestown que se encuentra en desarrollo ya que el actor Jake Gyllenhaal (protagonista de Donnie Darko o Nightcrawler), está produciendo una serie con la que retratará diferentes perfiles de líderes sectarios para A&E, y en su primera temporada estará también centrada en Jim Jones y el Templo de los Pueblos.

En su equipo, la miniserie Raven contará con Octavia Spencer como productora ejecutiva y la dirección correrá a cargo de Michelle McLaren (quien ya dirigió capítulos de Breaking Bad y Game of Thrones), pero aún se desconoce el nombre del actor que interpretará a Jim Jones y la fecha de lanzamiento sigue siendo por ahora una incógnita.

Permanezcan atentos a sus pantallas y soporten la impaciencia porque la cosa promete.

¿Para qué sirven los clones?

Jorge Raya Pons

Foto: Paul Clements
AP Photo

Hace veinte años se anunció la clonación de la oveja Dolly y desde entonces, al menos en este campo, nada ha vuelto a ser como antes. Las ficciones se han ocupado de crear universos ilusorios donde los clones toman el planeta y todo se vuelve un desastre, con los humanos perdiendo el control y salvando los muebles en el último intento. Con todo, más allá de la literatura y del cine y de todas las formas de entretenimiento y especulación posibles, existe una realidad que nos recuerda que la clonación no es una ilusión peligrosa, sino un método necesario para el progreso de la especie humana.

Esas ficciones modernas son el reflejo de las preocupaciones del ciudadano medio, y ha sido la clonación reproductiva la que ha encendido más alarmas. Esto es extraño cuando se evidencia que la clonación de la que más cerca nos hallamos es la terapéutica, centrada en descubrir nuevos tratamientos contra enfermedades muy graves. Se trata de una ciencia radical y efectiva que consiste en sustituir órganos o tejidos enfermos por unos nuevos creados con células sanas. De este modo, el cuerpo reconoce esta parte de su estructura y no la rechaza, como ocurre con tantas técnicas convencionales.

“No vamos a ver que se haga un cerebro, pero veo factible que se haga un riñón o un tejido de hígado que se pueda implantar”

Jordi Barquinero es responsable del grupo de Terapia Génica y Celular del Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR) y conoce bien de cerca los progresos en estas investigaciones. “Creo que de aquí a diez años vamos a ver cosas muy atractivas”, adelanta. “No vamos a ver que se haga un cerebro, pero veo factible que se haga un riñón o un tejido de hígado que se pueda implantar”.

¿Para qué sirve un clon? 1
Un grupo de japoneses partidarios de la clonación de humanos, en una manifestación en enero de 2003. |  Foto: Itsuo Inouye/AP Photo

La clonación terapéutica se basa en coger una célula pluripotente y emplearla para desarrollar cualquier tipo de tejido adulto. Esta célula es como una célula embrionaria y a partir de ella se pueden crear estructuras. Si necesitas piel, la cultivas en las condiciones adecuadas y obtienes más piel, que se multiplica. Si necesitas un hígado, a partir de estas células puedes desarrollarlo. Parece futurista e improbable, pero los científicos ya trabajan en ello, aun encontrando numerosos inconvenientes, especialmente cuando se trata de tejidos complejos. “Por ejemplo”, explica Barquinero, “hacer un corazón nuevo, aunque tengas las células propias, es muy difícil. Estas células igual las puedes inyectar donde se ha producido el infarto y con eso, a lo mejor, favoreces que se regenere el tejido. Pero hacer un corazón entero es imposible, y hacer un cerebro es ciencia-ficción”.

La clonación terapéutica se basa en coger una célula pluripotente y emplearla para desarrollar cualquier tipo de tejido adulto

Los grandes avances de la clonación son aquellos que persiguen una finalidad médica, que permiten alargar los años de vida y la calidad de esos años. El ser capaces de crear un órgano a partir de una célula, sustituir un órgano enfermo y reemplazarlo por uno sano y propio, es un paso hacia el infinito. Quizá no sea posible crear un hígado por el momento. Pero el hecho de existir proyectos lo suficientemente ambiciosos y prometedores invita a imaginar un mundo donde la muerte queda cada vez más lejana.

Clonar seres humanos

La clonación terapéutica es, en cualquier caso, una materia distinta a la clonación reproductiva, respecto a la cuál existen muchas dudas sobre su utilidad en términos estrictamente prácticos. “Ayudaría a parejas que no pueden tener hijos”, dice Jordi Barquinero. “Aunque se me hace extraño que un padre o una madre quieran un hijo que sea el clon de uno de ellos”.

¿Para qué sirven los clones?
Investigadoras de la Universidad Nacional de Seúl, Corea del Sur, en 2004. | Foto: Lee Jin-man/AP Photo

Las implicaciones morales de clonar personas abre frentes irreconciliables, y Barquinero reconoce que es una cuestión que se le escapa. No obstante, Francisco Montero, filósofo y miembro del Comité de Ética Asistencial del Vall d’Hebron, escribió en 2014 un ensayo revelador sobre las dimensiones de esta materia. En el texto, se deshace del ruido de quienes rechazan la clonación de personas bajo cualquier circunstancia y defiende que “la misma naturaleza genera clones espontáneamente”, haciendo referencia a los gemelos monocigóticos y recordando que los seres humanos, desde siempre, hemos intervenido en la naturaleza y en nuestro entorno con la tecnología de cada época .

“Una persona no es solo su cuerpo. Es el aprendizaje adquirido y sus vivencias”

Es una cuestión delicada y que requiere de una reflexión profunda, provista de un contexto amplio. Lo que es seguro es que este clon humano, de nacer algún día, no sería más que la copia física de otro humano, nada más que eso. Barquinero se ocupa de destacar este aspecto: “Una persona no es solo su cuerpo. Es el aprendizaje adquirido y sus vivencias”. Esto significa que los recuerdos no se trasladan, las condiciones en que nacemos y crecemos son las que nos marcan. Y un clon no deja de ser un hombre nuevo; con todo por venir, con una vida por delante.

Así es cómo Netflix quiere luchar contra la piratería

Redacción TO

Foto: Paul Sakuma
AP

Netflix, el servicio de streaming por excelencia, es en sí una alternativa a la piratería. Su modelo de negocio se ha expandido por todo el mundo en los últimos años, y los competidores han ido aflorando. La influencia de su servicio ha servido para que los usuarios dejaran de lado las prácticas fraudulentas que supone la piratería. Esto solo ha ayudado a paliar el problema, ya que el uso de servicios como Netflix o HBO, por citar a uno de sus más inmediatos competidores, para muchos se ha convertido en su primera opción a la hora de ver contenido audiovisual online, pero usando la piratería como un complemento para poder visualizar otros contenidos más concretos que no puedan encontrar en el portal de pago. A pesar de que no se haya eliminado esta práctica tan extendida, sí se ha minimizado. De hecho, Reed Hastings, CEO de Netflix, defendió en la pasada edición del Mobile World Congress en Barcelona que “en los países donde hemos lanzado nuestro servicio, creemos que hay menos tentación de realizar acciones de piratería, menos deseo”.

A Netflix nunca le ha importado demasiado la piratería, ya que nació como gestor de contenidos. No obstante, ahora que se ha convertido en una de las grandes productoras de series y películas a escala global, parece que ya le empieza a afectar esta problemática.

Así es cómo Netflix quiere luchar contra la piratería 1
Ahora que a Netflix le están pirateando los contenidos, se esfuerza por enfrentar este problema. | Foto: Netflix

Una de las medidas que ha implementado Netflix recientemente es la creación del Global Copyright Protection Group, con lo que que se adhiere a otros muchos estudios de Hollywood en la lucha activa contra la piratería.

Por otro lado, Netflix siempre ha monitoreado las herramientas que permiten el consumo pirata de contenidos online para estudiar su catálogo. Así lo desveló Kelly Merryman, vicepresidente de la división de adquisición de contenidos de la compañía, asegurando que analizan qué series son las que mejor funcionan en descargas en las redes BitTorrent y otras plataformas ilegales para determinar las nuevas series a adquirir para incluir en su catálogo. Ahora, la compañía usa esas mismas redes fraudulentas que tantas veces ha utilizado como base de sus adquisiciones para eliminar contenido. A la petición de retirada de enlaces Torrent a contenidos originales de Netflix, se suma la prevención de la fuga de nuevos títulos producidos.

1.700 millones de euros ‘robados’ sólo en España

En países como España la piratería supone un verdadero drama para los autores y creadores. El 87% de los contenidos digitales consumidos en 2015 fueron ilegales, lo cual causó un lucro cesante a todo el sector de casi 1.700 millones de euros. Las plataformas de streaming legales como Netflix pueden ayudar a parar la hemorragia, pero sólo los usuarios podemos asegurarnos de que el paciente no muera.

La nube que llueve tequila

Redacción TO

Foto: Caleb Jones
AP

Ya nadie quiere “que llueva café en el campo”. La agencia de publicidad Lapiz ha elaborado para el Consejo de Promoción Turística de México un fenómeno atmosférico que deja a la cafeína en la cuneta: una nube que llueve tequila. Literalmente. El objetivo es convencer a los alemanes (la idea se ha presentado en la galería de arte contemporáneo de Berlín Urban Spree) de que dejen a un lado el frío invierno germano y lo sustituyan por el trópico caribeño.

Para lograrlo, sus creadores han usado humidificadores ultrasónicos que vibran tequila a una frecuencia concreta. Esto hace que se convierta en una nube que, cuando se condensa, empiezan a llover gotas de tequila. Pero no acaba ahí la cosa: la nube está controlada por un ordenador, de modo que está programada para que llueva cada vez que lo haga de verdad en Berlín.

See it to believe it! The first cloud that rains tequila. Our latest work to promote Mexico in Germany. #tequilacloud #VisitMexico

Una publicación compartida de LAPIZ USA (@lapizusa) el

La idea se ha presentado en la época invernal de Berlín y la elección temporal no es casual, sino una forma poco sutil pero efectiva de recordarles a los alemanes que, mientras ellos soportan un clima gélido, en el hemisferio contrario espera el buen tiempo. Tampoco es circunstancial que el proyecto se haya ideado específicamente para Berlín. Alemania es el segundo país al que más se exporta tequila mexicano. Ya lo dice el propio spot comercial: “Olvida el invierno. Prueba el sabor de México“.

Una publicación compartida de Ernesto Adduci (@eadduci) el

¿Y cómo se consume el destilado salido de la creativa nube? Pues queda a discreción de cada uno. Hay quien coge un chupito y hay quien directamente mete la mano. Los creadores de la idea han cometido un único fallo: solo llueve tequila blanco. ¿En qué estarían pensando?

TOP