Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

13 rituales de Nochevieja que no dejarás de hacer...

Marta Ruiz-Castillo

…. si quieres tener éxito durante el año

Se acerca la noche del 31 de diciembre, ese momento en el que nos despedimos de un año y recibimos otro con la ilusión de que será mejor que el que estamos a punto de dejar atrás. Y los hacemos, sobre todo, con fuegos artificiales que llenan los cielos de colores y formas en cada rincón del planeta. La Nochevieja es un momento especial en todo el mundo, con tradiciones de lo más variadas que, en algunos casos, más bien deberíamos llamar supersticiones, pues son rituales que nos alejan de malos espíritus, nos auguran éxito en el amor, en las finanzas o en aquello que queramos conseguir. Aquí va una lista de lo que no hay que dejar de hacer en Fin de Año.

1. Uvas de la suerte

En España se despide el año comiendo 12 uvas con las 12 campanadas de medianoche. (Foto: Larry Crowe / AP Archivo)
En España se despide el año comiendo 12 uvas con las 12 campanadas de medianoche. (Foto: Larry Crowe / AP Archivo)

En España, la tradición es comer 12 uvas mientras suenan las 12 campanadas que dan la bienvenida al nuevo año. Se trata de pensar un deseo por cada uva. Además, los más puristas recomiendan comerlas de pie, incluso con el pie izquierdo en el suelo y el derecho en el aire para posarlo en cuanto terminen las 12 campanadas. En otros países lo que da buena suerte es comer judías pintas o cerdo.

2. Prósperas lentejas

Las lentejas dicen que atraen el dinero si se comen en Fin de Año o en Año Nuevo. Y con verduras, el éxito está asegurado. (Foto: Matthew Mead /AP File)
Las lentejas dicen que atraen el dinero si se comen en Fin de Año o en Año Nuevo. Y con verduras, el éxito está asegurado. (Foto: Matthew Mead /AP File)

Para que en el año que comienza la economía doméstica vaya viento en popa, cada vez está más extendida la tradición de comer lentejas. En países como Italia o Chile hace mucho que es una costumbre y, mientras en la cena de fin de año de los italianos está presente en la mesa esta legumbre para que no no falte el dinero durante los siguientes 12 meses, los chilenos toman 12 cucharadas de lentejas mientras suenan las 12 campanadas. En otros lugares del mundo, las lentejas se comen el 1 de enero para que no falte el dinero durante el año. Símbolo de dinero también son las berzas, el repollo, o las acelgas, cuya rugosidad dicen que atrae el dinero, y para que eso ocurra hay que comerlas la última noche del año. Lo que no debe comerse nunca en fin de año es pollo porque los más supersticiosos aseguran que el dinero deja de entrar en casa.

3.Ropa blanca para ahuyentar los malos espíritus

En Brasil, la Nochevieja se tiñe de blanco, el color que según la tradición atrae la buena suerte para el año entrantes y aleja a los malos espíritus. (Foto: Pilar Olivares / AP File)
En Brasil, la Nochevieja se tiñe de blanco, el color que según la tradición atrae la buena suerte para el año entrantes y aleja a los malos espíritus. (Foto: Pilar Olivares / AP File)

En lugares como Brasil, para despedir el año se visten de blanco, un color que la tradición asegura que ahuyenta a los malos espíritus y al mismo tiempo atrae el éxito. Así que, nada de vestidos negros o dorados la noche del 31 de diciembre.

4. Empezar el año con el pie derecho

En muchos lugares, nada más comenzar el nuevo año, se da un paso con el pie derecho como gesto de buena suerte para los siguientes 12 meses.

6. Fuera con lo viejo

En algunos lugares de Sudáfrica, el 31 de diciembre se tiran los muebles y electrodomésticos viejos.
En algunos lugares de Sudáfrica, el 31 de diciembre se tiran los muebles y electrodomésticos viejos. (Foto: Bobby Yip / Reuters)

En algunas zonas de Sudáfrica como Johannesburgo, el año nuevo se celebra tirando los enseres viejos por la ventana como símbolo de renovación para el nuevo año. Así que, cuidado, porque no es raro ver caer desde lugares altos todo tipo de mobiliario, sobre todo, electrodomésticos.

7. Frutos redondos

En Filipinas, las ventas de frutos redondos se multiplica ya que la tradición afirma que trae suerte. (Foto: Romeo Ranoco / Reuters)
En Filipinas, las ventas de frutos redondos se multiplica ya que la tradición afirma que trae suerte. (Foto: Romeo Ranoco / Reuters)

Las mesas de los filipinos en la última noche del año están llenas de frutos redondos que representan monedas. La tradición dice que cuantas más frutas redondas tengas en la mesa, más prosperidad obtendrás durante el año que comienza el 1 de enero.

8. Quemar imágenes

No, no hablamos aquí de la lista de cosas o propósitos que cada 31 de diciembre nos proponemos hacer a lo largo del siguiente año, quemando lo que no hemos hecho, y escribiendo una nueva lista para guardar todo el año, sino de una peculiar tradición que realizan en Ecuador. En Nochevieja, cogen una foto de algo que no queremos que nos acompañe el año que empieza y la queman. También es típico quemar espantapájaros para ahuyentar a los malos espíritus.

9. Éxito en el amor

Cada vez está más extendida la moda de llevar ropa interior en Nochevieja. (Foto: Ali Hashisho /Reuters)
Cada vez está más extendida la moda de llevar ropa interior en Nochevieja. (Foto: Ali Hashisho /Reuters)

Se ha extendido mucho en los últimos tiempos la tradición que asegura que llevar ropa interior de color rojo atrae la suerte en el amor durante el año. En algunos lugares, si lo que se buscan son unas finanzas saneadas para el año siguiente, se lleva ropa interior dorada o amarilla. Así que, si queremos amor y dinero, quizá lo que haya que hacer es combinar el rojo y el amarillo a la hora de elegir la ropa interior que llevaremos en Fin de Año.

10. Helados por los suelos.

En Suiza, sin duda, la tradición es curiosa. Si lo que quieres es un año de abundancia, nada tan fácil como tirar helado por el suelo.

11. Maletas vacías

Para los muy viajeros se recomienda salir a la puerta de casa en Nochevieja con una maleta vacía (Foto: David Goldman / AP)
Para los muy viajeros se recomienda salir a la puerta de casa en Nochevieja con una maleta vacía (Foto: David Goldman / AP)

Para quienes su deseo es viajar, lo que hay que hacer es salir a la puerta de la casa con una maleta vacía el 31 por la noche. En Colombia incluso dan una vuelta al barrio con una maleta vacía como única compañía.

12. Ruido.

Hacer mucho ruido en Nochevieja mantiene a los malos espíritus alejados. (Foto: Suzanne Plunkett / Reuters)
Hacer mucho ruido en Nochevieja mantiene a los malos espíritus alejados. (Foto: Suzanne Plunkett / Reuters)

Nochevieja y ruido son ya casi sinónimos. Cuanto más ruido se haga menor posibilidad habrá de que los malos espíritus se queden con nosotros. Así que, el 31 de diciembre lo mejor es despedir el año haciendo ruido, bailando y cantando. Y nada de llorar, porque hay quien dice que soltar unas lagrimitas la noche del 31 de diciembre trae mala suerte.

13. Bolsillos llenos

Llevar los bolsillos o l cartera con dinero en Nochevieja dicen que es lo mejor para tener dinero durante el año. (Foto: Wilfredo Lee /AP file)
Llevar los bolsillos o l cartera con dinero en Nochevieja dicen que es lo mejor para tener dinero durante el año. (Foto: Wilfredo Lee /AP file)

De dinero, claro. Hay quien cree que la noche de fin de año hay que llevar dinero en los bolsillos – aunque sea una moneda – para que durante los siguientes 12 meses no tengamos problemas económicos. Otro rito para atraer el dinero es colocar un billete debajo del plato durante la cena, después colocarlo dentro del zapato y al día siguiente, guardarlo en la cartera y llevarlo siempre encima hasta que termine el año. Cuanto mayor sea el billete más dinero atraeremos. Otras supersticiones aseguran que la noche del 31 de diciembre hay que tener la cartera llena de dinero para que esté así todo el año.

Qué no debemos hacer en Año Nuevo

Al igual que hay ritos para lograr nuestros deseos, hay también consejos para evitar que el año que entra resulte una catástrofe. Aquí van algunos de ellos:

Nada de hacer pagos o préstamos el 1 de enero, y evitaremos que se nos escape el dinero. Si hay que comprar o devolver algo en la tienda, mejor hacerlo el 31 de diciembre o esperar a que pase el primer día del año.

Tampoco es aconsejable sacar nada de casa el 1 de enero, ni siquiera la basura. Sólo se puede sacar algo si en su lugar colocamos algo, de modo que no se note el vacío.

El 1 de enero tampoco se aconseja hacer la colada o fregar los platos porque el agua se llevará la buena suerte de los próximos 12 meses por el sumidero, e incluso puede causar la muerte de un familiar en algún momento del año, según algunas tradiciones. Tal y como suelen ser los primeros de año, no parece difícil llevar a cabo este consejo, porque seguramente lo que más nos apetezca es estar tirados en el sofá sin hacer nada.

Continúa leyendo: El himno nacional de Marta Sánchez

El himno nacional de Marta Sánchez

Ignacio Vidal-Folch

Foto: Luca Piergiovanni
EFE

El mismo esfuerzo que Marta Sánchez culminó el otro día en el teatro de la Zarzuela, al cantar con letra propia y mucho énfasis y convicción el himno nacional— se viene repitiendo periódicamente. “Cómo es posible que el himno no tenga letra, vamos a resolverlo ahora mismo.”

Antes de éste, el último intento que recuerdo era una sugerencia de Joaquín Sabina que decía: “Ciudadanos / en guerra por la paz / y la diosa Razón, / mano en el corazón. / Ciudadanos /ni súbditos ni amos / ni resignación / ni carne de cañón. / Pan amasado / con fe y dignidad / no hay nada más sagrado / que la libertad…”

Aunque no me gusta mucho que los ciudadanos estén en guerra por la paz, ni me parece bonito que sean “pan amasado”, se entiende la intención progresista del poeta y no se me ocurriría criticar su buena voluntad, como tampoco hacer befa la especie de nostalgia por la tierra natal que parece haber movido a Marta Sánchez a escribir versos de emigrante como éstos:

“Vuelvo a casa, / a mi amada tierra, / la que vio nacer / mi corazón aquí. / Hoy te canto / para decirte cuánto / orgullo hay en mí, / por eso resistí. / Crece mi amor /cada vez que me voy, / pero no olvides que / sin ti no sé vivir…”

El hecho de que la mayoría de las palabras en lengua española sean llanas es la causa de muchos, muchos ripios, en la poesía y sobre todo en la canción, de muchos versos que riman “ti” con “mí”…

Marta Sánchez parecía genuinamente emocionada cantando el himno en el escenario de la Zarzuela, y me alegro de que su corazón palpite y sea ardiente, pero convengamos en que la autenticidad no garantiza el acierto de la empresa poética. Empresa que se me antoja fallida. Se mire como se mire, la mejor versión de una letra para el himno es la de Pemán –“Viva España, / alzad la frente hijos del pueblo español / que vuelve a resurgir…”—que le encargó el general Primo de Rivera durante su dictadura, si no estoy engañado. Aunque me parece un tanto surreal eso de que la patria siguiese “sobre el azul del mar / el caminar del sol”, en conjunto es una letra correcta, de estrofas bien escandidas y dentro de los parámetros de exaltación de lo que se le pide a un himno.

En fin: Pemán celebra la patria orgullosa y solar de los navegantes y descubridores imperiales y de los trabajadores (“los yunques y las ruedas”); Sabina, una patria izquierdista, indómita, libertaria; y Marta Sánchez el regreso permanente al país soleado del que se siente orgullosa y donde le gustaría ser enterrada: “Y si algún día / no puedo volver / guárdame un sitio para / descansar al fin.”

Yo diría que sería mejor dejar correr este asunto de la letra de la Marcha Real; deberíamos tener en consideración el hecho de que las letras de los himnos nacionales tienen un mensaje agresivo y belicoso –“La Marsellesa” es repugnante en este sentido; del “God save the Queen” actualmente se omite el párrafo más combativo– que hoy día resulta muy desagradable, pero sin esa combatividad no tienen mucho sentido.

Yo diría que es mejor hacer de la necesidad virtud, o sea alegrarnos de que el himno español no tenga letra y celebrar esa carencia como una superioridad de la inteligencia nacional que no se quiso rebajar, cuando tocaba, cuando todos los países lo hacían, a cantar a coro fanfarronadas.

Sería lo mejor, insisto, pero ya sé que insisto en vano. La tentación de poner letra al himno debe de tener un atractivo grande y atávico. Marta Sánchez lo ha hecho de la mejor manera que ha sabido y merece un respeto. Quedamos a la espera de la próxima intentona.

Continúa leyendo: 4 consejos para evitar que se propague la gripe en tu oficina

4 consejos para evitar que se propague la gripe en tu oficina

Redacción TO

Foto: Kelly Sikkema
Unsplash

Si sientes que tú puedes ser el siguiente, será mejor que sigas leyendo con atención. Las oficinas y las aulas son nidos de virus, un lugar perfecto para el contagio de enfermedades, y este año la gripe ha llegado con una fuerza inusual. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) señaló a mediados de enero que la mutación del virus de la gripe este año ha reducido la eficacia de la vacuna hasta un 25% y, desde el comienzo de la temporada, al menos 157 personas han fallecido por gripe en España.

La higienista estadounidense Nellie Brown, directora del Programas de Salud y Seguridad en el Trabajo de la Universidad de Cornell, ofrece cuatro consejos fundamentales para mantenernos a salvo del contagio o, en caso de ser nosotros los enfermos, evitar que otros contraigan nuestra enfermedad, tal y como recoge la revista especializada Futurity.

4 consejos para evitar que se propague la gripe en tu oficina 1
Foto: Elizabeth Lies/Unsplash

1. Mantén la oficina limpia (y también tus manos)

Desinfecta a fondo la oficina. Ocúpate de que las superficies de las mesas y de que los objetos estén limpios con los productos germicidas adecuados. Recuerda lavarte las manos concienzudamente y con frecuencia. No emplees pañuelos de papel más de una vez.

2. Aleja tus manos de los objetos comunes

No es necesario caer en un caso de abierta paranoia, pero debemos tomar ciertas precauciones si no queremos ser los siguientes en caer. Sobre todo si has visto que la persona enferma ha cogido o utilizado el objeto anteriormente, evita emplearlo. Y si eres el portador del virus, por favor, piensa en tus compañeros a la hora de tocar el mobiliario. Eso nos conduce al siguiente consejo.

3. Evita acudir al trabajo si estás enfermo

Quédate en casa. En serio. No vayas a la oficina o a clase. Si tienes gripe, es mejor que no expongas al resto al contagio. Además, es lo que necesita tu organismo pare recuperarse. Si estás dolorido y con fiebre y tu cuerpo te pide descanso, será mejor que se lo proporciones.

4. Si eres el jefe, no penalices a quien se ausente por enfermedad

Dile al empleado que se quede en casa. Que no acuda a la oficina. Que vaya a trabajar no le conviene a nadie, ni a la empresa ni al mismo trabajador. Porque, además del sufrimiento del paciente, te expones a que otros trabajadores se contagien. Y eso es un peligro –también– para el negocio.

Continúa leyendo: La forma del agua: una carta de amor al cine y al romance entre especies

La forma del agua: una carta de amor al cine y al romance entre especies

Romhy Cubas

Foto: Fox Searchlight Pictures

En 1941 durante una exclusiva cena de la industria cinematográfica ofrecida por Orson Welles, el director sudamericano Gabriel Figueroa compartió la historia de una criatura anfibia mitad humana que emergía del río Amazonas una vez al año para raptar a una mujer y desaparecer sin rastro. En 1954 una de las personalidades presentes en aquella cena, William Allan, produjo La criatura del lago negro, un precedente elemental para la humanización de los monstruos y criaturas fantásticas en la pantalla grande.

Más de seis décadas después, el cineasta mexicano Guillermo del Toro ha logrado recuperar la esencia de una historia que se ancló en su imaginario desde que la vio a los siete años de edad. La forma del agua, la última película del director reconocido internacionalmente por el hermoso debut que fue El laberinto del fauno, es un etéreo homenaje al cine fantástico, los monstruos, la filmografía de los 60 y sobre todo un honorable final para La criatura del lago negro que raptó a Julie Adams a finales de los años 50.

Con trece nominaciones a la estatuilla de Oro de los Oscar este año y otras 150 nominaciones a premios y festivales alrededor del mundo, entre lo que se encuentran el recibimiento del León de Oro del Festival de Venecia y el Globo de Oro como mejor director, la película protagonizada por Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon y Octavia Spencer se enuncia como una carta de amor al cine. En ella el clima cultural, los derechos civiles y las dinámicas de poder recuerdan que en la “gran América” siempre han existido escenarios en donde la segregación busca establecerse como el denominador común de una sociedad.

Situada en los años 60 en Baltimore, previo al asesinato de John F. Kennedy, La forma del agua narra un romance único entre la conserje de una central de investigación del gobierno, Elisa -muda de nacimiento y con unas cicatrices extrañas en el cuello que evocan a las branquias de los anfibios-, y una criatura encerrada en las facilidades del lugar que es torturada en el nombre de la ciencia y la seguridad nacional.

Las referencias hacia La criatura del lago negro son evidentes, pero el film no se trata de un remake sino de una celebración al cine y la filmografía antigua, un homenaje a influencias cinematográficas como The Red Shoes ,The Harder They Come e inclusive la estética de  Andy Warhol.  Y es que para Del Toro el anfibio que sostiene a una aterrorizada Julie Adams en el póster de 1954 es una de los diseños más hermosos que ha visto. Desde que lo descubrió el esquema de un romance en donde la pareja de especies comparte helados y paseos en bicicleta ha sido clave para uno de sus proyectos más ambiciosos.  

La forma del agua: una carta de amor al cine y al romance entre especies
Tras cámaras de La forma del agua | Foto: Kerry Hayes/Fox Searchlight Pictures

La forma del agua relata una historia de amor con tintes de fábula en donde la transformación no es necesaria para la comprensión de dos individuos. La película hace justicia a uno de los temas más comunes de los filmes del director, que no solo se expresa mediante monstruos y criaturas sino mediante la idea de que en este mundo solo nos tenemos los unos a los otros.

Doug Jones, quien ha aparecido en varias películas de Del Todo como Mimic, Crimson Peak y Hellboy, en donde también interpreta a un hombre anfibio, es el cuerpo y movimiento detrás  de la noble criatura de La forma del agua.  Junto con la ayuda de la escritora Vanessa Taylor y el escultor Mike Hill, -quien ya ha diseñado un Frankenstein de tamaño real para la colección privada de horror de Del Toro- el alma del anfibio tomó vuelo con una simple instrucción del director: “Quiero que canalices dos cosas: el Silver Surfer [héroe de Marvel Comics], con su fuerza heroica y su sensualidad discreta, y a un matador. Cuando los observas, tienen mucha confianza y lideran con las caderas y la pelvis”, le indicó el director al actor según The Hollywood Reporter.

Por otro lado el, apego de Del Toro por su último proyecto, que originalmente iba a ser filmado en blanco y negro, lo llevó a desembolsar $200,000 de sus propios fondos para presentar a Fox Searchlight un guión que según el director los hizo llorar a todos al final de la primera propuesta.

La forma del agua: una carta de amor al cine y al romance entre especies 1
Escena de La forma del agua | Foto: Fox Searchlight Pictures

Más que criaturas y monstruos

La humanización de los monstruos, que siempre han fascinado al director, y el romance silente entre dos especies distintas es de hecho una persiana para contextualizar polémicas pasadas que siguen teniendo vigencia hoy en día como: la discriminación racial, la intolerancia y un particular complejo de hombre blanco, poderoso y privilegiado.

“Lo configuré en 1962 específicamente, porque cuando la gente dice: ‘Hagamos que Estados Unidos vuelva a ser grandioso’, están soñando con esa era”, explica Del Toro a la revista estadounidense Deadline. “Es una época donde los autos tenían aletas de chorro, las cocinas eran automáticas. Todo era genial si eras blanco, anglosajón y protestante, pero si eras otra cosa, estabas jodido. No ha cambiado tanto”.

Esta elección tanto -personal como política- de escenarios y geografías temporales hacen que la película se conjugue en reversa a los roles desempeñados en filmes de época. “Quería convertir en malo al personaje con un buen traje y una mandíbula cuadrada (que suele ser el tipo bueno en las películas de ciencia ficción de los años 50)”, agrega Del Toro.

La forma del agua: una carta de amor al cine y al romance entre especies 2
Escena de La forma del agua con Sally Hawkins y Doug Jones | Foto: Fox Searchlights Pictures

Palabras innecesarias y miles de tonos verdes

Sally Hawkins hace que las palabras sean innecesarias con una actuación sutil y serena que se conjuga con todos los colores de la película. La actriz también contribuyó con el guión de su personaje; Del Toro se inspiró en una historia escrita por esta sobre una mujer que desconoce que es una sirena. El detalle de los rasguños con forma de branquias en el cuello de su personaje fue tomado de dicha historia.

El silencio de la película es sustituido con un soundtrack y una musicalización que riman con los pasos y el mutismo de sus personajes. La cinematografía etérea de Dan Laustsen se aferra a miles de tonos verdes para crear la atmósfera de ensueño de un cuento de hadas para adultos. Esa paleta infinita crea un juego de tonos que pasan por la aguamarina, los ásperos verdes oxidados de edificios antiguos e institucionales, el brillo de neón de una gelatina hasta el verde cerceta metálica de un nuevo Cadillac.

Por otro lado, no solo la crítica coincide en que La forma del agua es una de las mejores piezas de Del Toro desde El laberinto del fauno, el propio director reconoce un particular orgullo por la película.

“Para mí no se vuelve más personal que con La forma del agua. Estoy orgulloso de ella. Es la película favorita que he realizado“, dijo Del Toro a Collider. “Me encanta. Lo llamo ‘un cuento de hadas para tiempos difíciles’ porque es una pomada contra el mundo, donde nos levantamos todas las mañanas con peores noticias”.

La fidelidad de Guillermo Del Toro por los monstruos crea un homenaje moderno y un cuento de hadas gestado décadas atrás que por fin encuentra su final perfecto.

Continúa leyendo: Resfriado en perros: la importancia de tratarlo a tiempo

Resfriado en perros: la importancia de tratarlo a tiempo

Carola Melguizo

Foto: Ketaki Upasani
Flickr bajo Licencia Creative Commons

El resfriado es la enfermedad leve más extendida en el mundo y por desgracia, no es solo cosa de humanos. Los perros también pueden verse afectados y la sintomatología es bastante similar: tos, fiebre, estornudos, pérdida de apetito, cansancio extremo, secreciones oculares, dificultades respiratorias, etc. Con los cuidados adecuados, en pocos días el perro se recupera completamente, pero si no recibe atención veterinaria a tiempo, las complicaciones pueden ser muy graves, llegando incluso a poner su vida en riesgo.

Un perro, igual que un humano, puede resfriarse en cualquier época del año. Sin embargo, la exposición al frío, las corrientes de aire y los cambios bruscos de temperatura debilitan el sistema inmunitario, lo que hace que durante el invierno aumenten las posibilidades de contagio. Sobre todo, en el caso de los cachorros y los perros mayores. Ahora bien, aunque presente los mismos síntomas y la evolución sea similar, no se trata de una enfermedad zoonótica, es decir, no puede transmitirse entre animales y seres humanos.

A pesar de tratarse de una enfermedad infecciosas de tipo viral que, por lo general, se resuelve en dos o tres días sin necesidad de administrar ningún tipo de medicamento, es recomendable acudir al veterinario ante el primer síntoma que nos haga sospechar que nuestro perro está enfermo. En pocos días, un resfriado común puede empeorar y convertirse en una bronconeumonía, que es una afección respiratoria grave que si no se trata a tiempo puede resultar mortal. El tratamiento depende de cada caso, por eso es importante controlar la evolución de los pulmones a través de radiografías durante todo el proceso.

Es importante destacar que acudir al veterinario en una fase temprana, además de prevenir complicaciones y garantizar que el perro se recupere lo antes posible, permite descartar otras enfermedades que presentan síntomas parecidos. Por ejemplo, la tos de las perreras y el moquillo. La primera es básicamente una tos seca, muy fuerte, que puede incluso llegar a provocar vómitos, pero que por lo general se autolimita en pocos días y la segunda, es una enfermedad vírica que afecta tanto a las vías respiratorias como al sistema digestivo y al sistema nervioso y que con frecuencia resulta mortal. Ambas son altamente contagiosas.

El frío favorece la transmisión del virus | Freestocks en Flickr

5 consejos para combatir el resfriado en perros

Una vez diagnosticado por el veterinario, si no hay complicaciones, el perro puede volver a casa para comenzar su recuperación. El tiempo que tarde en curarse dependerá de su sistema inmunitario y, por supuesto, de los cuidados que reciba. Estos cinco consejos, basados en las recomendaciones del Consell de Col•legis Veterinaris de Catalunya, lo ayudarán a recuperarse más rápidamente y a hacer más llevadero el proceso:

Hidratación

El perro debe tener siempre agua limpia y fresca a su alcance. Es muy importante controlar que reponga líquidos. Si no lo hiciera, habría que ayudarlo a beber con una jeringuilla para evitar la deshidratación. También se le puede dar comida húmeda durante unos días, ya que tiene una mayor proporción de agua en su composición.

Reposo

El descanso es fundamental para que el cuerpo pueda luchar contra la enfermedad. Intenta que el perro esté calmado y no insistas en jugar con él. Deja que duerma todo lo que quiera y si hace frío, procura salir lo menos posible de casa.

Abrigo

Proteger al perro del frío es clave para su recuperación. Mantas y abrigos ayudan a mantener la temperatura corporal, aislando al can de la humedad y las bajas temperaturas, algo especialmente importante para las razas pequeñas.

Humidificación

Para mantener las vías respiratorias del perro hidratadas y disminuir así la irritación, es recomendable que respire aire húmedo. Esto se puede conseguir conectando un humidificador en la habitación en la que duerme o dejando correr el agua caliente en el baño durante unos minutos

Amor

Nada como el cariño de la manada para ayudar al can a subir las defensas. Está científicamente demostrado que las endorfinas mejoran el funcionamiento del sistema inmunitario, que es justo lo que un perro resfriado necesita.

TOP