Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

Los náufragos no son los únicos que beben agua de mar

Christian Rubio

Imaginad que estáis paseando por la calle, bajo los poderosos rayos de sol, con un sofoco tremendo. Vuestro cuerpo comienza a flaquear por el calor, os tiemblan las piernas y más que sudor parece que os hayáis dado un chapuzón en la piscina. Es entonces cuando la anatomía humana, ese complejo y astuto organismo, está pidiendo a gritos una hidratación urgente. Y por supuesto hay que hacerle caso, no vaya a ser que nos deje tirados en cualquier rincón.

Y ahora imaginad que entráis a cualquier tienda para comprar esa bebida milagrosa que os deje como nuevos. Abrís la nevera del local y encontráis una botella reluciente, distinta a las demás. Leéis la etiqueta: “Agua de mar”. ¿La compraríais? Antes de responder, es necesario que resolvamos las múltiples dudas que rodean este agua cuya proporción en nuestro planeta representa cerca del 70% de su superficie.

Características del agua de mar: ¿agua + sal?

El agua marina está compuesta, según diferentes análisis, por hasta 95 elementos de la tabla periódica. Es decir, todos los componentes minerales que pueden encontrarse en la superficie terrestre, como el sílice, el yodo o el fósforo. Así lo asegura Mariano Arnal, de la Fundación Aqua Maris, una institución ubicada en Badalona que lleva años estudiando los beneficios de este agua. Su principal virtud, dice Arnal, es que ofrece un aporte completo y equilibrado para la nutrición humana.

Un buen baño en el mar es maravilloso, y los nutrientes que están diluidos en su agua aún más. (Yannis Behrakis / Reuters)
Un buen baño en el mar es fantástico, y los nutrientes que están diluidos en su agua aún más. (Yannis Behrakis / Reuters)

De esta manera, y teniendo en cuenta que numerosas enfermedades están originadas por un déficit de minerales, la aportación nutricional del agua de mar sólo conlleva beneficios para la salud. Incluso hay varias áreas como el sistema respiratorio, el digestivo y el dérmico que responden especialmente bien al tratamiento con agua de mar. Sin embargo, ¿qué cantidad sería la idónea para su consumo?

Lo primero que debemos aclarar es que en la moderación está la virtud. Arnal propone que cada persona tiene unas necesidades diferentes y cada uno debe encontrar las cantidades que le resulten saludables. “Por norma general, desde Aqua Maris planteamos un límite de 200-250 ml al día. Pero hay personas que pueden tolerar desde 20 ml como máximo hasta 500 ml”, afirma.

Comercialización: del mar a la tienda

“Hoy en día existen más de 10 empresas que comercializan agua de mar”, dice Arnal. Y es que la demanda de este agua ha experimentado un auge sorprendente en los últimos años. Un buen ejemplo de ello son los Laboratorios Quinton, con sede en la provincia de Alicante. Ante tal situación, la European Food Safety Authority ya se ha pronunciado al respecto con un completo artículo sobre los criterios mínimos de higiene que se deben cumplir para el uso doméstico del agua de mar.

Puede que no sea la mejor para hidratarse, pero el agua de mar aporta todos los minerales necesarios para el equilibrio nutricional. (Eric Thayer / Reuters)
El agua de mar aporta todos los minerales necesarios para el equilibrio nutricional. (Eric Thayer / Reuters)

Con la sal ocurre un caso curioso. El cloruro sódico representa, en residuo seco, cerca del 85% del agua de mar. Y en el 15% restante, diluidos en el agua, se encuentran los demás minerales tan nutritivos. Teniendo en cuenta este dato, Arnal asegura que “en la sal que encontramos en el mercado, la ley determina que la presencia de cloruro sódico ha de ser del 94% para la sal marina virgen y de un 97% para la sal pura. Por tanto, el porcentaje de minerales se reduce al mínimo”.

Otro fenómeno que ha crecido considerablemente es el cultivo con agua marina. En Aqua Maris llevan trabajando casi nueve años en el proceso, que consiste en “imitar a la naturaleza aportando el riego desde dentro de la tierra incluyendo, obviamente, agua de mar”. Según Arnal, los resultados son espectaculares si se aplica correctamente.

Despejando mitos

El desconocimiento en este tema ha provocado que surjan numerosos mitos en torno al consumo de agua de mar que, como toda leyenda, tienen su parte de realidad. Eso sí, con puntualizaciones. Se dice que los náufragos que la bebían desesperados para hidratarse durante sus largas travesías oceánicas, acababan volviéndose locos o muriendo por los efectos tóxicos de la sal.

Tom Hanks se divirtió mucho con su amigo, la pelota Wilson, después de estar solo en una isla desierta en la película de Náufrago.
Tom Hanks y la pelota Wilson se hicieron grandes amigos en la película de Náufrago.

La cordura para su explicación está en el punto medio, como casi todo en la vida. Si se consume en exceso, el agua de mar es nociva para la salud. Pero tantos chefs no pueden estar equivocados, ya que son muchos los que la utilizan en la preparación de algunos de sus platos. Por ejemplo Quique Dacosta, al que entrevistamos en The Objective hace unos días.

Volviendo al principio del artículo, situándonos de nuevo en esa tienda donde está la reluciente botella de agua de mar, quizá podríais responder ya a la pregunta de si la compraríais o no. Es cierto que el agua de mar no destaca precisamente por su capacidad para hidratarnos y refrescarnos, pero sí por su riquísimo aporte nutricional. Si tenéis la oportunidad, ¿por qué no comprobáis los resultados por vosotros mismos?

Continua leyendo: La pareja de Tinder que se conoció un 'match' y tres años después en un plató de televisión

La pareja de Tinder que se conoció un 'match' y tres años después en un plató de televisión

Redacción TO

Foto: Tsering Topgyal
AP

A Josh Avsec y Michelle Arendas les ha salido muy barato su match en Tinder. Estos dos jóvenes estadounidenses comenzaron a hablar por la red social a finales de 2014 y han tardado tres años en conocerse, y lo han hecho en un plató de televisión en horario de máxima audiencia. Porque su historia no es la de una pareja de Tinder cualquiera.

Todo empezó con este tuit:

En la publicación, de principios de julio, el joven contaba: “Jajajaja el día que conozca a esta chica va a ser épico. Mirad las fechas de nuestros mensajes en Tinder”. Avsec adjuntaba dos imágenes con el mensaje. Tres años de relación reducidos a dos capturas de sus conversaciones, a ver quién puede decir lo mismo.

El 20 de septiembre de 2014, Josh saludó a Michelle. Esta tardó más de dos meses en responder con un “lo siento, mi teléfono murió”. Después de un par de mensajes seguidos de broma, la pareja empieza a espaciar sus contactos hasta casi un año. Entre medio se suceden las excusas típicas, que aquí, por fin, suenan ridículas: “Lo siento estaba en la ducha”, “Ey, acabo de ver tu mensaje, perdona estaba en clase”, “He tenido una semana complicada”, “Mis exámenes finales realmente me tienen muy atrapado” o “¡Ey, Josh! Quería contestarte rápidamente pero me he liado con el Día del Presidente. ¡Ya sabes cómo es!”.

El diálogo compuesto por solamente diez mensajes tiene más de 30.000 compartidos, 100.000 me gustas y 500 respuestas. Una de ellas fue la de la propia Michelle —de la que Josh ni siquiera sabía su apellido—: “Lo siento por tardar en contestar, pero necesitaba esperar un par de meses”. En ese momento, cientos de personas intervenían ya en la relación de la pareja pidiéndoles que, ¡por favor!, se conocieran de una vez.

En ese punto fue donde apareció, de nuevo, la celestina 2.0: Tinder. Los responsables de la aplicación les ofrecieron un viaje: “Es hora de que os conozcáis en la vida real. ¡Tenéis 24 horas para decidir en qué ciudad queréis que sea vuestra primera cita y os enviaramos allí!”.

La pareja, que habrá sido lenta, pero que ha demostrado que no tiene ni un pelo rubio de tonta, eligió Hawái. Y allí iban a encontrarse por primera vez, si no fuera porque la televisión americana vio el potencial publicitario que había traído la historia de los dos jóvenes, ambos estudiantes en Kent State University. Good Morning America les organizó su primer encuentro en horario de máxima audiencia. El vídeo en Facebook cuenta ya con más de tres millones de visitas. “Soy muy cabezona y no iba a ser yo la que arruinara una buena broma como esta”, contó Michelle.


Continua leyendo: Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos

María Hernández

Foto: Miguel Angel Molina
EFE

Las redes y una gran parte de la sociedad se han volcado desde este miércoles con Juana Rivas, una madre granadina que fue obligada por una jueza a entregar a sus hijos a su padre, condenado por maltrato en 2009. Este miércoles a las 16:30, Juana debía entregar a sus dos niños, de 3 y 11 años, a su padre, Francesco Arcuri, para que volvieran a Italia con él. No se presentó.

El ex marido se marchó tras esperar media hora en el punto de encuentro donde ni Juana ni sus hijos aparecieron.

Los vecinos de la localidad granadina de Macarena se han solidarizado con su Juana, poniendo en su casa y locales carteles que dicen “Juana está en mi casa”. Esta misma frase se ha convertido en hashtag y está siendo utilizada por los usuarios de redes sociales para mostrar su solidaridad con esta madre que lucha por evitar el sufrimiento de sus hijos.

Tanto su abogada, María Castillo, como la responsable del Centro de la Mujer de Macarena, Francisca Granados, aseguran que desconocen el paradero de Juana
Rivas, que el pasado martes adelantó que no entregaría los hijos a su padre en el día establecido.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 1
La directora del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados y la abogada de Juana Rivas, Maria Castillo durante su comparecencia antes los medios después de que Juana Rivas, no se haya presentado en el punto de recogida. | Foto: Miguel Ángel Molina/ EFE

El caso de Juana no es único. Muchas otras mujeres se han enfrentado a la justicia para mantener la custodia de sus hijos y evitar entregárselo a su padre, la mayoría de la veces, maltratadores como el de Juana Rivas.

Estas son solo algunas de las madres que luchan a diario por mantener a sus hijos seguros.

Susana Guerrero, seis años de lucha

Susana, una madre de Talavera de la Reina, en Toledo, tuvo que enfrentarse a la justicia durante más de seis años para evitar que le dieran la custodia de su hija a su padre, que había sido condenado por violencia de género y acusado de abusar de la niña.

La jueza Ana Belén Gómez Dorado decidió que la custodia de Nayara, la hija de Susana, debía ser del padre debido al incumplimiento del régimen de visitas por parte de la madre. Sin embargo, ella decidió esconder a Nayara después de esta sentencia y se negó a cumplirla para protegerla de los malos tratos y abusos de su progenitor. Susana aseguraba que mantener a Nayara en paradero desconocido era lo más seguro para ella.

En mayo de 2017, el Tribunal Supremo finalmente ratificó una sentencia de la Audiencia Provincial de Toledo que otorgaba la custodia de la niña a su madre, que permanecía escondida con su hija desde abril de 2016.

A pesar de la larga lucha, Susana asegura que esta decisión supuso “una batalla ganada” y que “ya no importan las persecuciones” que había sufrido durante años, dijo a Europa Press al conocer la decisión del Tribunal Supremo.

María Salmerón, condenada a prisión por defender a su hija

María Salmerón estuvo a punto de entrar en la cárcel por consentir que su hija de 12 años, que ahora tiene 16, se negara a ver a su padre, que había sido condenado por malos tratos. María fue condenada a seis meses de prisión por incumplir el régimen de custodia compartida impuesto por el juez.

Esta madre, que fue galardonada por el Gobierno por prestar su testimonio a la lucha colectiva contra el maltrato, logró finalmente un indulto y su pena de cárcel fue perdonada a cambio de trabajos sociales.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 3
Varios estudiantes se manifiestan contra la violencia de género. | Foto: Eloy Alonso/ Reuters

Sin embargo, el indulto no cerró el caso, pues la pareja aún tenía una batalla judicial que no podía resolverse hasta que la hija cumpliera 16 años y pudiera decidir con quién de los dos quería vivir.

María Salmerón llegó a acusar al padre de “torturas continuadas” a la niña, a pesar de que la querella no fue aceptada, y el padre le ganó en cuatro ocasiones en los juzgados en los casos por incumplimiento reiterado del régimen de visitas.

Ella asegura que su hija no quería irse con su padre y que hizo “lo que cualquier madre haría”.

María José Carrascosa, nueve años en la cárcel

Aunque en este caso no mediaron denuncias por los malos tratos, la lucha de María José Carrascosa por mantener la custodia de su hija, que en el momento de su divorcio tenía seis años, le costó pasar nueve años en la cárcel.

En 2005, en medio de un litigio con su exmarido por la custodia de su hija Victoria, María José, que vivía en Estados Unidos, se llevó a la niña a Valencia después de que un juzgado de esta ciudad le otorgara la custodia de Victoria.

Las otras ‘Juanas Rivas’ que también lucharon por defender a sus hijos 4
Todas estas madres solo buscan proteger a sus hijos. | Foto: Stephan Hochhaus/ Flickr

Sin embargo, un año más tarde, su exmarido, Peter Innes, la denunció ante la justicia de Estados Unidos por el secuestro de su hija. Ese mismo año, en un viaje de trabajo al país, las autoridades estadounidenses le retiraron el pasaporte y, a finales de año, fue detenida y condenada a 14 años de cárcel.

En 2015 acabaron los años de encarcelamiento de María José, que pudo regresar a España a ver a su hija de 15 años, que había pasado todos esos años con sus abuelos maternos.

El pacto de Estado contra la violencia de género

La subcomisión creada en el seno de la Comisión de Igualdad del Congreso para alcanzar un pacto de Estado contra la violencia de género aprobó este lunes por unanimidad 212 medidas con una dotación presupuestaria de 1.000 millones de euros en cinco años.

Uno de los puntos incluidos en estas medidas es la asistencia y protección de los menores. Entre las medidas adoptadas para garantizar su protección se encuentra la de permitir que la custodia compartida en ningún caso se imponga en casos de violencia de género. Además, también incluyen la prohibición de las visitas de los menores al padre en prisión y establecer el carácter imperativo de la suspensión del régimen de visitas en todos los casos en los que el menor haya presenciado, sufrido o convivido con manifestaciones de violencia.

Continua leyendo: Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía

Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía

Redacción TO

Foto: Marcelo del Pozo
Reuters

Junto a la cultura y la naturaleza, la gastronomía se ha convertido en una de las razones por las que los viajeros se decantan por un destino u otro. En el caso de los españoles se convierte en una misión complicada encontrar un destino donde disfrutar de la comida más que en su país, y es que hay que tener en cuenta que España es uno de los destinos europeos preferidos por su gastronomía. Por ello, desde Musement, compañía que recomienda las actividades y rutas gastronómicas más autóctonas para que vivas cada ciudad como si fuese tuya, han recogido los destinos europeos que los españoles eligen por su gastronomía:
 

Italia: es un destino muy típico cuando los españoles buscan un viaje gastronómico, además del típico plato de pasta o pizza o los increíbles quesos, Italia ofrece una amplia gastronomía en todo el país. Empezando por el norte, donde las comidas típicas son las más contundentes y encontramos los ingredientes más conocidos como el queso Parmigiano Reggiano o el vinagre balsámico de Módena, predominan las sopas, cocidos, carnes hervidas en vino y mantequilla. En el sur, no podía faltar el pescado y marisco, tanto en pasta como acompañados por las típicas verduras del sur como las berenjenas, los pimientos o los grelos.

Una camarera sirve pizza en un restaurante de Italia. | Foto: Parmigiano Reggiano/Reuters

 
España: clasificado como ‘un país para comérselo’ es muy habitual el turismo de los españoles dentro del propio país cuando eligen un destino en busca de la comida perfecta. De hecho, los españoles son los europeos que más viajan dentro de su propio país para redescubrirlo. En concreto, San Sebastián es uno de los destinos típicos para disfrutar de su comida, siendo muy habituales las rutas gastronómicas por el norte. Al igual que en Italia, el sur también ofrece otro tipo de gastronomía. En este caso destaca el tapeo y la fritura de pescado, entre otros muchos platos.


 

Francia: su amplia variedad de vinos y sus ricos quesos convierten a la costa azul en el país vecino preferido por los españoles a la hora de buscar un destino gastronómico. Por otro lado, los franceses son de los turistas europeos que más gastan en España , sin embargo, los españoles no se quedan atrás en su país y también son una parte importante del turismo en Francia.

Los 5 destinos europeos preferidos de los españoles por su gastronomía 1
Un marcador de piedra muestra el logotipo de la casa Moet & Chandon Champagne en Hautvillers, en el este de Francia, durante la tradicional cosecha de vino de Champagne. | Foto:
Benoit Tessier/Reuters

 
 
Grecia: evidentemente no es un destino únicamente elegido por su gastronomía pero se convierte en una parte importante junto a las maravillosas vistas que las islas ofrecen. La Tyropita o la tarta de queso griega es uno de los atractivos gastronómicos del país, se puede servir como aperitivo porque es una tarta salada pero también se emplea como postre en algunas ocasiones. Del mismo modo que en destinos anteriores, el queso griego o feta no se quedan atrás como puntos fuertes de la gastronomía preferida por los españoles.


 

Bélgica: a diferencia del resto de destinos anteriores, su principal atractivo es la famosa gama de cervezas belgas que ofrece. Además, otra diferencia con el resto son sus condiciones meteorológicas, que no acompañan tanto en verano, por ello es uno de los destinos más elegidos para escapadas cortas durante el año.

Botellas de cerveza se muestran en una mesa de un bar en Bruselas. | Foto: Eric Vidal / Reuters

Continua leyendo: ¿Por qué te persiguen los mosquitos?

¿Por qué te persiguen los mosquitos?

Jorge Raya Pons

Foto: Jaime Saldarriaga
Reuters

Hace unas semanas se dio a conocer un estudio científico que despertó interés por pintoresco: la razón de por qué te pican los mosquitos más que a otras personas quizá se deba al olor que desprenden tus calcetines. El estudio, realizado por investigadores del London School of Hygiene and Tropical Medicine, trataba de averiguar si existían, además, factores genéticos que expliquen esta fijación. A falta de evidencias para sostener la hipótesis, comprobaron que el olor y el color de los calcetines marcaban la diferencia.

Francisco Collantes, profesor en Zoología de la Universidad de Murcia, comparte algunas de las conclusiones de esta investigación. A fin de cuentas, los mosquitos nos detectan por “el olor que desprendemos con la sudoración”, que a su vez está marcada por los compuestos químicos que producimos y por nuestra flora bacteriana.

Un ejemplar de mosquito tigre. | Foto: AP Photo

También les atrae el dióxido de carbono que expulsamos al respirar y al transpirar, les atrae la temperatura de nuestro cuerpo, son capaces de detectar formas. Todas estas cuestiones nos llevan a preguntarnos, de manera definitiva, qué nos convierte en el blanco de estos insectos. “Está siendo objeto de estudio”, dice Collantes, haciendo una pausa. “Recuerdo un estudio que lo vinculaba al grupo sanguíneo, pero tenía errores metodológicos. Ahora están viendo cuestiones relacionadas con el complejo principal de histocompatibilidad…”.

En otras palabras, los científicos han sido capaces de responder a la pregunta de qué despierta la atención de los mosquitos, pero no a por qué hay personas con más tendencia a sufrirlos que otras. El propio Collantes considera que esta podría ser una creencia popular, que esta condición no tiene por qué ser real.

“Si no hubiera importados, no habría riesgo”

“Una cosa es que te piquen y otra es que tú te des cuenta”, argumenta el científico. “Normalmente, si no lo ves, en el momento de picarte no lo sueles notar en el caso de los mosquitos normales, ya que dejan un poco de anestésico. Al cabo de un rato notas que te sale la reacción. Si al otro le sale y a ti no, ¿tu conclusión cuál es? A mí no me han picado. Cuando hablamos de por qué a unos les pica y a otro no hay que ver si te han picado. Y si es así, si han dejado reacción”.

Más allá de reacciones epidérmicas, la cuestión reside en el peligro potencial de sufrir las picaduras de mosquitos una vez se han diagnosticado casos importados. Esto es, personas que viajan o proceden de lugares donde están presentes enfermedades como el zika, el dengue o la chikunguña y entran en España infectados. Se produce lo que los expertos denominan riesgo epidemológico: si un mosquito picara a este paciente y luego lo hiciera a una persona sana, esta podría contagiarse. “Si no hubiera importados, no habría riesgo”, dice Collantes.

Larvas de mosquito tigre, criadas en el agua. | Foto: Wilfredo Lee/AP Photo

Hay mosquitos especialmente peligrosos, y el mosquito tigre es uno de ellos, muy presente en todo el litoral mediterráneo. Por ello, el profesor remarca la importancia de la prevención para evitar que se produzcan no solo picaduras, sino también epidemias. Esto es posible “sobre todo” con “el control de los focos larvarios”. Esta clase de insecto busca las aguas estancadas, ya sea en los maceteros o en el cuenco del gato, para formar criaderos. Estos, en apenas siete días -todo depende de la temperatura-, se convierten en verdadero nidos de mosquitos. Por tanto, resume, “lo más eficaz para que no te piquen es evitar criarlos, porque el mosquito tigre no es de grandes desplazamientos”.

Así, más allá de las trampas específicas, que son caras, de los repelentes o de las mangas largas, lo que mejor funciona es la higiene y la concienciación. “Esta no es una cosa de las que más cala”, dice Collantes, que lamenta que los medios de comunicación y las autoridades no informen lo suficiente al respecto. “Estas medidas no se pueden aplicar si el usuario no las conoce”.

TOP